Adair, Dominique Souther Submissives 01 Holly

80 

Texto completo

(1)
(2)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

2222

A

A

g

g

r

r

a

a

d

d

e

e

c

c

i

i

m

m

i

i

e

e

n

n

t

t

o

o

s

s

Al Staff Excomulgado: A Dannen por la Traducción, a Agatha por

la Corrección y a Kiti08 por la Diagramación y Lectura Final de

este libro para El Club de las Excomulgadas.

Y a todas las lectoras que nos acompañaron y nos acompañan

siempre. A Todas…

(3)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

3333

Argumento:

Una sumisa traicionada. Holly ha visto el lado más oscuro del bondage, como

estilo de vida y su experiencia le ha dejado cicatrices, tanto físicas como

emocionales. Renuente a aventurarse de nuevo al mundo de los excesos

sensuales que le atraen, se ve obligada a hacer una elección entre enfrentar sus

miedos, salvar su vida, o perder su patrimonio y, posiblemente, su alma.

Un Amo en una misión. Ethan ha estado enamorado de Holly desde el

momento en que se conocieron en la escena de bondage en el Barrio Francés.

Perturbada por sus malas experiencias, idea un plan para tener a la mujer de

sus sueños en la cama, con la esperanza de que finalmente ella lo invite a

entrar en su corazón.

Un fin de semana. Un contrato. Tres días en los que Ethan utilizará todas las

herramientas eróticas de su considerable arsenal para ganar a Holly. Pero el

fin de semana es una prueba, una muestra adictiva de lo que podría ser, y

(4)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

4444

Prólogo

Prólogo

Prólogo

Prólogo

¡Ya era hora!

Los pasos sonaban en las gradas alertando a Holly del regreso de su Amo. Se

frotó la nariz contra el banco de cuero acolchado que le sujetaba parte superior

del torso. ¿Cuánto tiempo había estado esposada a esta maldita cosa? ¿Una

hora? ¿Dos? ¿Más?

Levantó su cabeza y trató de arquear su espalda, cualquier cosa serviría para

aliviarle su torcida columna vertebral y los hombros. Las esposas se sacudieron

contra las patas de acero del banco restringiendo sus movimientos a sólo

unos centímetros. Sus tobillos estaban también asegurados a la banca

dejando sus piernas abiertas y su sexo expuesto y vulnerable a cualquier

persona que pudiera entrar en la habitación.

En la mayoría de las ocasiones, esto sólo agregaba más emoción a los juegos

de la esclavitud. Esta noche era una rara excepción.

Después de asistir a una desastrosa fiesta de bondage en el Barrio Francés,

regresaron a la casa de Greg donde inmediatamente se la llevó al piso de

abajo, a su mazmorra. Le ordenó quitarse la ropa antes de que la azotara en

la plataforma dejándola sola con sus pensamientos.

Ella suspiró y apoyó la barbilla contra el banco. Decir que había estado en

conflicto sería una exageración. En su tiempo juntos habían asistido a

muchas escenas, pero nunca la había mandado a sexo con uno de sus amigos.

Holly se daba cuenta que eso era una petición común entre amos y esclavos

(5)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

5555

Cuando había comenzado su relación hace poco más de un año,

le dejó claro que, si bien ella anhelaba la esclavitud, trazaba una

línea en involucrarse sexualmente con extraños. Sólo habían algunas cosas que

no haría por su Amo y esa era número uno en su lista.

Hasta esta noche, su elección no había sido cuestionada mientras Greg respetara

sus deseos. Se mordió el labio inferior. Holly no tenía ni idea de por qué había

decidido hacerle la solicitud frente a una sala llena de asistentes a la fiesta ya

que sabía cuál sería su respuesta. Es cierto que había bebido un poco esta tarde

y estaba molesto por algo que había ido mal en el trabajo, pero eso no era

excusa para violar los límites de su relación de esa manera.

De más está decir que se había negado tratado de hacerlo lo menos

embarazoso para él como fue posible. Cuando él se negó a ceder a sus

deseos, se vio obligada a poner el pie y crear una pequeña escena antes de

que él accediera a irse con ella.

Sería un eufemismo decir que Greg estaba enfadado con ella por

desobedecerlo en público y no estaba muy feliz con él para hacerle la petición

en público en primer lugar.

Tal vez era el momento de repensar los límites de su relación.

La puerta se abrió y Greg entró al calabozo. Vestido con pantalón negro y

una camisa blanca holgada, su pelo rubio-cenizo caía como si el viento

hubiese hecho estragos en el. Su hermoso rostro estaba marcado con líneas

duras al caminar hacia ella, su andar era deliberado. En su mano llevaba una

copa de cóctel, Dewar's1 en las rocas, sin duda.

(6)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

6666

"No has sido una esclava muy obediente últimamente, Holly."

"Lo siento, Amo." Ella mantuvo su voz contrita. A pesar de que estaba irritada

con él por su anterior petición y por mantenerla atada durante tanto tiempo, su

cuerpo conocía este juego en particular bien. Un dolor suave floreció entre los

muslos.

"Te he estropeado, arruinado, de hecho. Una vez fuiste la sumisa perfecta y

últimamente me he vuelto negligente con tu formación " El tintineo del hielo

contra el cristal sonaba mientras hacía girar el líquido ambarino. "Esto es

evidente por tu conducta imprudente de esta noche."

Su barbilla se salió del taburete. "¿Imprudente? Nunca quise..."

"¡Silencio, puta!" Él le dio una palmada en la mejilla con tanta fuerza que se

mordió la lengua.

El sabor de la sangre impregnó su boca y Holly ahogó un gemido, una

sacudida eléctrica para su misma esencia. Con las mejillas encendidas, miró

a su amante. ¿Qué diablos pasaba con él? Habían jugado papeles explícitos

en sus juegos, pero él nunca recurrió a ponerle sobrenombres o a golpearla

en la cara. ¿Había perdido la cabeza?

"¿Cómo pudiste humillarme así?" De pie tan cerca de ella que podía oler el

licor en su aliento, su voz se alzaba con cada palabra. "Reusaste una orden

directa de tu Amo en frente de mis amigos. Ahora van a creer que soy débil,

que he sido indulgente con mi esclava " Tiró el contenido del vaso.

"Amo, tú sabes cómo me siento acerca de tener sexo con un desconocido."

Ella negó con la cabeza. El sabor de la sangre le daba náuseas. "Simplemente

(7)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

7777

Levantó el brazo y lanzó el vaso contra la pared donde se

rompió. Se estremeció cuando fragmentos del vidrio golpearon

sus piernas desnudas.

"Me aceptaste como tu Amo y yo voy a decidir lo que harás y con quien lo vas a

hacer. ¿Me oyes, esclava? "

Su estómago se enturbió y escupió sangre y saliva al piso de baldosas. Había

perdido la razón.

Greg se acercó a una mesa donde se organizaban una gran variedad de objetos

de la esclavitud. "Quitaré la carne de tu arrogante culo y te recordaré quien la

lleva en esta relación." Cogió un látigo de mango corto. "Te has atado tu

misma a mí, eres mía para ordenarte. Vas a obedecer."

Está borracho.

Presa del pánico, Holly sacudió los puños contra las patas del banco. "No

creo que esta sea una buena idea. Por favor, libérame y hablaremos de esto."

"No necesitas pensar, puta. Ese es mi trabajo." Le dio una mirada oscura, la

ira ardía en el fondo de sus ojos. Poniendo su mano en la espalda, caminó

alrededor de los pies de la plataforma y saliendo fuera de su línea de visión.

Cristales rotos crujían bajo sus zapatos.

Ya no confío en él...

Su piel se quemaba donde la tocaba. "Has estado bebiendo, Greg." Ella

sacudió los puños, más fuerte esta vez. "Quiero salir de aquí. Libérame este

(8)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

8888

"Eres mía, Holly." Su tono era monótono. "No importa lo que

quieras mientras estés aquí para servirme. Mi placer será el

tuyo."

Oyó el silbido de descenso a sólo unos momentos antes de que el látigo

golpeara en su las nalgas. Su cuerpo temblaba en respuesta y se mordía el labio

mientras el dolor lamia sobre su piel dejando un rastro de fuego a su paso.

"Greg…"

Ella gritó cuando el segundo golpe aterrizó y hundió sus dientes en el labio

inferior hasta que le sacó sangre. Antes de esta noche, nunca se había atrevido a

golpearla así de fuerte. Su mente se revolvía para escapar, pero no había

nada a mano. Su casa estaba aislada y no importaba que tan fuerte gritara

porque el vecino más cercano estaba a casi una milla de distancia. Su único

recurso era utilizar la palabra de seguridad antes de ir demasiado lejos...

"¡Eleanor!"

Su cuerpo se preparaba para un látigo que nunca sintió. Por un momento, se

quedó inmóvil, su columna vertebral estaba apretada y su respiración

agitada. Silencio. Después de unos instantes se permitió descansar en el

banco. Su respiración se hizo trabajosamente dura y su piel estaba lisa con

sudor.

Todo había terminado, todo había terminado.

"Puta", Greg gruñó. "No te atrevas a intentar ordenarme."

Sin previo aviso, el látigo volvió a caer. Ella gritó, su cuerpo se inclinó en

(9)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

9999

"¡Eleanor!"

Esta vez los golpes continuaron, y pronto sus nalgas y los muslos ardían. Las

lágrimas ya corrían por su rostro. No importaba lo fuerte que gritara, el látigo

continuaba su fiera caricia hasta que su mente se quedó confusa con el dolor.

Sus músculos se tensaron, las esposas se clavaron en su piel, aunque ella sabía

que nunca podría liberarse por sí misma. Estaba realmente a su merced.

"Amo," sollozó.

"Cállate, puta."

Otro latigazo desgarró su piel y ella se sacudió como si le tocara un hierro

candente. Sollozando, se hundió en la plataforma, con las rodillas que se

negaban a apoyar su peso por más tiempo. Detrás de ella escuchó la caída del

látigo al suelo y se estremeció. Algo húmedo corría por la parte posterior de

su pierna.

"Tú me llevaste a esto." La respiración de Greg era irregular y él la agarró por

sus caderas. "No tienes a nadie a quien culpar sino a ti misma."

Oyó el chirrido de su cierre y eso fue suficiente para sacarla de su dolor e

inducido delirium. Luchó contra sus ataduras, desesperada por liberarse y

escapar la mazmorra.

"No hagas esto, Greg. Nunca te lo perdonaré." Su voz era ronca y la garganta

le dolía por sus gritos.

Su risa era hueca y su corazón cayó a la boca de su estómago.

"No necesito tu perdón. Parece que sigues olvidando que eres mi esclava y

(10)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

10

10

10

10

Sus dedos se hundieron en su carne y ella empezó a gritar.

(11)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

11

11

11

11

Capítulo 1

Capítulo 1

Capítulo 1

Capítulo 1

Ocho meses después

"Tiene que estar bromeando."

Horrorizada, Holly miró al hombre que había sido su amigo durante los

últimos siete años. Doug Mains estaba cerca de los cincuenta aunque no

aparentaba más de treinta y ocho. Siempre bien cuidado, hoy llevaba un traje de

corte negro perfecto con una impecable camisa blanca y corbata de seda color

rojo sangre. Su cabello seguía siendo rubio (veía a su peluquero religiosamente

cada tres semanas), estaba peinado hacia atrás de su hermoso rostro. Incluso

ahora estaba consciente de la miradas de admiración que recibía de otras

mujeres en el restaurante.

"Nunca bromearía sobre algo como esto, Holly." La mirada color chocolate de

Doug era simpática. "Con el aumento de las tasas de interés y la subida de los

precios de propiedades en el Barrio Francés, nos pareció que no lo podías

rechazar. La economía está lenta, nuestros números de las ventas se

redujeron durante los últimos dos cuartos y los tenemos que compensar en

alguna parte."

Él se encogió de hombros ligeramente, avergonzado. "En consecuencia se

optó por vender la mayor parte de las hipotecas que teníamos en el barrio y

la suya era una de ellas. "

Su mano apretó la servilleta en su regazo. "Usted y Greg me habían

(12)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

12

12

12

12

"Creo que, a largo plazo, será un punto a su favor", continuó

hablando como si no hubiera dicho nada. "Debería haber

recibido una carta al día siguiente más o menos de haber terminado los detalles

del acuerdo."

Irritada más allá de las palabras, Holly le dio una bofetada a la servilleta

arrugada sobre la mesa. "¿Cómo puede ser esto para mi propio bien, Doug?

Usted acaba de vender mi hipoteca a un completo extraño que le dio el mejor

precio." Ella susurró, "¿Por qué no se lo vendió a uno de esos buitres de las

cadenas de librerías? Estoy segura que les encantaría tener mi lugar y

probablemente podría haberse embolsado más beneficios de esa manera."

Negó con la cabeza. "Usted sabe que yo nunca le haría algo como eso..."

"Oh, mira, escrúpulos. Pensé que tal vez los había dejado en casa con su otro

traje." Cruzó los brazos sobre su pecho, sin importarle si sonaba como una

completa perra. A pesar de que su hermano Greg, lo había metido a cuerpo

de rey, que había creído su relación con Doug seguía siendo sólida.

Al parecer se había equivocado.

"Holly..." El tono de voz de Doug le dijo que no estaba complacido con su

comportamiento. "Este es un negocio multimillonario y tuvimos que poner

suficiente capital de trabajo para lograr el negocio que estás buscando. Por

desgracia, gracias a la economía, nuestro informe de liquidez no fue

suficiente para obtener un préstamo con una tasa decente y nos vimos

obligados a liquidar algunos bienes para conseguir dinero rápido. Es

lamentable que su propiedad sea incluida en la oferta, pero teníamos que

(13)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

13

13

13

13

"Pero usted sabe lo mucho que ese edificio, y mi librería

significa para mí. Estaba tan contenta cuando usted y su

hermano acordaron nuestra fórmula de préstamo de negocios, porque pensé

que podía confiar en Usted" Su voz se quebró. Holly cogió la servilleta y la puso

en su regazo para tener algo que hacer con las manos. "También sabe como es

esa maldita cadena de librerías"

"¿La que usted llama el Imperio del Mal?"

"Esos son ellos y confía en mí, se merecen el nombre." La servilleta anudada en

sus manos. "Ellos han estado detrás de mí, haciendo todo lo posible para tratar

de mantenerme fuera del mercado, para que puedan regodearse en mi cadáver.

¿Cómo puedo saber si el nuevo dueño no va a vender mi hipoteca a ellos?"

Doug meneó la cabeza. "No creo que haya que preocuparse por eso,

querida."

Levantó el cuchillo y el tenedor y comenzó a cortar el salmón a la parrilla en

trozos del tamaño de un bocado. "El negociador de venta indagó una serie de

preguntas acerca de usted en nombre del nuevo titular." Sus ojos brillaban,

divertidos. "Y la mayoría de ellas fueron preguntas personales, no de la

(14)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

14

14

14

14

Capítulo 2

Capítulo 2

Capítulo 2

Capítulo 2

Los nervios de Holly estaban hecho nudos al momento en que caminaba por las

puertas relucientes de Clarke & Sons. El amplio vestíbulo era sobrio con sus

apagados grises y azules, y los pisos de mármol brillaban. A su derecha había

una impresionante caída de agua rodeada de exuberante vegetación y un área

de recepción circular situada en el centro del vestíbulo, entre las puertas y un

banco de los ascensores. Dos guardias de seguridad estaban sentados tras la

mesa y uno se levantó de su silla antes de que se le resbalara la chaqueta. Ella

no dejó de notar la pistola en la funda pegada bajo el brazo izquierdo.

"Buenas noches, señora. ¿Cómo puedo ayudarle? ", Su sonrisa era afilada,

evaluativa y ella no tenía duda de aunque nunca volviera a poner los pies en

este edificio, este hombre recordaría su cara.

"Holly Broussard, el Sr. Clarke me está esperando." Ella le ofreció una sonrisa

brillante que gritaba "mira lo inofensiva que soy", o al menos eso esperaba.

"¿Tiene usted alguna identificación?"

Wow, este era alguien de seguridad serio.

Holly sacó su licencia de conducir de su bolso y se lo entregó. Esa fuerte

mirada se concentró en el trozo de plástico después regresó a su rostro.

"Encantado de conocerla, Sra. Broussard." A continuación le entregó la

licencia, saliendo de detrás del escritorio. "Si usted me acompaña, señora."

Holly metió al bolso su licencia a continuación, se puso a caminar detrás del

guardia y la llevó lejos de los ascensores principales hacia otra puerta sin

(15)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

15

15

15

15

estar localizada. Puso su mano sobre la pantalla y después de

unos segundos el panel parpadeó a verde y la puerta se abrió.

"Por aquí, Sra. Broussard. Este ascensor la llevará directamente a la oficina del

Sr. Clarke en el piso superior." Él se movió hacia un lado, pero mantuvo su

brazo para sostener la puerta abierta. "Que tenga buenas noches, señora."

"Gracias." Ella entró en el ascensor y se alejó, permitiendo que la puerta se

cerrara.

El ascensor subió, dejando a su estómago en el primer piso. Ella apretaba el

cuero de su cartera. Esta tarde había pasado varias horas hurgando en Internet

investigando a Clarke & Sons.

Con dos hermanos gemelos, Ethan y Eric Clarke a la cabeza, era una empresa

familiar especializada en importaciones y bienes raíces, sin embargo, hace

poco compraron una popular cadena de restaurantes. En el último año la

empresa había recaudado más de diez millones de dólares en ganancias.

Pero ¿por qué habían comprado su préstamo? La cantidad a pagar era

inferior a cien mil, ni siquiera un punto en comparación con sus ambiciosos

proyectos empresariales. ¿Qué ganaría una empresa multimillonaria con la

compra de su préstamo a no ser que quisieran por defecto poder asumir el

control de su propiedad comercial?

El ascensor se detuvo y las puertas se abrieron. Enderezo sus hombros, Holly

salió al vestíbulo.

Ya era hora del espectáculo.

(16)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

16

16

16

16

Ethan Clarke se quedó mirando fijamente la televisión de

circuito cerrado cuando Holly Broussard entraba a la oficina

exterior. Su expresión era a la vez curiosa y cauta mientras miraba alrededor del

mesón de su secretaria. Su cabello rojo fuego estaba atado en un moño dándole

un giro casual en la nuca de su cuello y su impecable traje negro estaba cortado

destacando su figura de reloj de arena. Sus tacones eran tan altos que no sabía

cómo podía caminar con ellos.

Sin lugar a dudas era una de las mujeres más hermosas que había visto nunca.

La primera vez que se la habían presentado fue en una escena de la Bondage en

el cuarto trimestre del año pasado. Aunque que había estado del brazo de Greg

Mains, sus brillantes cabellos rojos y las piernas largas habían cautivado a

Ethan. En el momento en sus manos se habían tocado él sabía que tenía que

reclamarla como suya y lo haría pronto.

En el monitor, su secretaria, Gwen, condujo a Holly hacia una silla en la sala

de espera. Se dejó caer en un sillón de cuero y cuando ella cruzó esas

espectaculares piernas, pensó que su corazón se detenía.

Había fantaseado con la idea de robarla lejos de Mains. Conociendo al

hombre y sus debilidades, Ethan sabía que no le hubiera tomado mucho

cumplir con su misión. En su lugar, descubrió que Holly había dejado a su

Amo después de que violara su confianza y la golpeara, dejándola con

cicatrices y desconfiada de los hombres en general.

Ethan había esperado su momento, apenas logrando resistir la tentación de

matar a Mains con sus propias manos. El muy cabrón se merecía el sabor de

(17)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

17

17

17

17

hombre paciente. Sabía que tarde o temprano el destino se

encargaría de Mains con un golpe aplastante.

Si fuera por él, sería pronto.

Cuando había descubierto que Mains tenía la intención de vender el préstamo

de Holly a una cadena de librerías nacional. Ethan tuvo la oportunidad de

comprarlo. Por supuesto, había tenido que pagar más del doble del valor

nominal del préstamo, pero en su opinión ella valía la pena.

A Holly no se la había visto en la escena de Bondage desde su ruptura y sabía

de buena fuente que no hacía más que trabajar, y huir de su apartamento a su

librería. A pesar de que su gemelo, Eric, le había insistido a que sedujera a

Holly por medios normales, Ethan sabía que no iba a funcionar con ella. De

lo que vio y aprendió de ella, sabía que había dejado en claro a sus amigos

que no estaba interesada en una relación con alguien en este momento. Creía

que era el efecto secundario al romper su relación o el abuso que había

sufrido, no estaba seguro, pero él estaba decidido a averiguar más sobre esta

mujer.

Ethan apagó el monitor. Holly Broussard era la mujer para él, solo que aun

no lo sabía.

* * * * *

"Sr. Clarke." Holly tendió su mano hacia el hombre que ahora tenía el control

de su hipoteca. Se veía muy familiar. ¿Habría comprado en su tienda?

"Por favor, llámame Ethan." Le tomó la mano entre las suyas y una sacudida

de conciencia subió corriendo por su brazo. Su apretón era firme y fuerte. "Es

(18)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

18

18

18

18

"Por favor, llámame Holly." Ella sacudió la cabeza y le

preguntó. "¿Nos hemos conocido antes? ¿Alguna vez ha

comprado en mi tienda?"

El negó con la cabeza. "No he tenido el placer de visitar Book Ends. Nos hemos

conocido sin embargo. El año pasado, creo. Fue en una reunión social en el

barrio." Su sonrisa era suave, terrosa y sus dedos de los pies se encogieron solo

con el puro placer de mirarlo.

"¿El Gobernador Ball?"

"Ah, no. Nada tan auspicioso, me temo."

Un brillo especial en sus ojos, la alertó sobre el hecho de que probablemente

estaba refiriéndose a una de las escenas de las fiestas de bondage de las

cuales el bastardo era tan aficionado. Su estómago se apretó. Siempre supo

que en algún momento, sus actividades después de sus horas de trabajo

interferirían en su negocio en su vida pero ya era demasiado tarde para

preocuparse de eso ahora. Lo hecho, hecho estaba.

"Me dicen que es una librería increíble", continuó. "Tengo que hacer un

intento de hacerle una visita tarde o temprano."

"Por favor, hágalo."

"¿Necesita que me quede, Sr. Clarke?" La voz sensual de la secretaria habló.

"No, gracias, Gwen. En su camino puede enviarme esto por correo?" Con su

enfoque en la pila de sobres que estaban juntos, Holly tuvo la oportunidad

(19)

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

D

om

in

iq

ue

A

da

ir

––––

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

H

ol

ly

––––

S

ou

th

er

So

ut

he

r

So

ut

he

r

So

ut

he

r

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

Su

bm

is

si

ve

s

I

19

19

19

19

Era alto, varios centímetros más alto que ella y su complexión

muscular gritaba ¡sexo! Vestido sólo con unos pantalones

oscuros y una camisa blanca, era un espécimen digno de ser admirado. Sus

mangas dobladas revelaban su bronceado, antebrazos musculosos

generosamente salpicados con pelo oscuro. Tenía el pelo negro y cortado con

cuidado y con estilo, un poco más largo en la parte superior permitiéndole caer

sobre su frente. Sus facciones eran clásicas y su nariz lucía un ligero golpe como

si se la hubiera roto en algún momento. Sin embargo, era su boca que ganaba la

mayor parte de su atención. Generosa y sensual, y si su rostro no fuese tan

fuertemente tallado, se hubiera visto femenino. Holly se sintió curiosamente sin

aliento de solo mirarlo, una sensación de que no había experimentado en

mucho tiempo, desde mucho antes que El bastardo entrara en su vida.

"Por favor, tome asiento." Le guiñó un ojo con una sonrisa. "¿Quieres algo de

beber? ¿Vino, tal vez?" Él hizo un gesto hacia el sofá de cuero de baja altura

agrupado con varias sillas que se veían cómodas.

"Eso me encantaría, gracias." Holly se hundió en un sillón suntuoso antes de

abrir su portafolio.

"Pido disculpas por esta reunión de última hora. Esta semana ha sido muy

agitada y quería hablar con usted acerca de su préstamo y tranquilizarla al

respecto." Se acercó a un pequeño refrigerador y sacó una botella de vino.

"Estoy seguro que usted tiene un buen número de preguntas."

"Eso es cierto. Obviamente me gustaría examinar atentamente las

condiciones del préstamo." Miró la lista de preguntas que había creado

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :