TOLBAÑOS DE ABAJO

Descargar (0)

Texto completo

(1)

T O L B A Ñ O S D E A B A J O

/

2609

Tolbaños de Abajo se emplaza en un espectacular marco natural, en la zona meridional del valle de Valdelaguna próxima a la falda norte de la Sierra de Neila. Se accede desde Barbadi-llo del Pez por el desvío de la carretera de Salas de los Infantes a Nájera que recorre el valle, tomando en Huerta de Abajo una carretera local que conduce a ambos Tolbaños y vuelve al camino principal en Huerta de Arriba.

Escasas son las noticias que poseemos del lugar, las primeras siempre relacionadas con el monasterio de Arlanza. En enero de 1044 se documenta en la nutrida donación de Laín Gon-zález a los monasterios de San Pedro de Arlanza y Vallejimeno, en la que se recogen propie-dades en Tolvanios et alio Tolvanios. También al dominio arlantino cede en 1092 sus propiedades in ambos Tolbaniosdoña Mayor, e in Tolvanios, sin precisar cuál, lo acrecienta en 1144 Fernando Gustios.

El Libro Becerro de las Behetríasnos lo incluye dentro de la merindad de Santo Domingo de Silos como lugar “solariego de Pero Ferrandez de Velasco”, María, su hermana, y otros.

TOLBAÑOS DE ABAJO

Iglesia de San Quirico y Santa Julita

L

A IGLESIA PARROQUIALde Tolbaños de Abajo, situada en el extremo oriental del caserío y algo distancia-da del mismo, representa uno de esos ejemplares que tipológicamente se escabullen de los convenciona-les corsés aplicados a la historia del arte. El indudable carácter prerrománico de su cabecera nos pone ante la tesitura de adjudicarle una cronología con nulos apoyos

documentales, navegando de lleno en la nebulosa que supone aún el conocimiento del arte altomedieval, donde a las pervivencias de la arquitectura visigoda suceden modos constructivos inerciales de la misma, a nuestro entender escasamente arabizados y en cualquier caso ajenos al más definido mozarabismo del grupo leonés. Sobre tal sustrato se asentarán los modos del primer románico, que alcanzan

Panorámica de la iglesia de Tolbaños

(2)

Planta

(3)

T O L B A Ñ O S D E A B A J O

/

2611

estas tierras en su más inercial declinación, en lo que se ha venido a denominar “arte de la repoblación” o “arte con-dal”, cuya cronología aproximada debemos encuadrar entre los años centrales del siglo Xy buena parte del XI.

En este contexto de dudas situamos la cabecera y perí-metro de la nave principal de la iglesia de Tolbaños, levantada en pobre mampostería con refuerzo de sillares en los esquinales, en el centro de cuyo testero plano se abre una ruda saetera abocinada al interior. Los muros laterales de la capilla fueron rematados por una cornisa de listel y nacela en época plenomedieval, sustituida moder-namente y de la que restan vestigios en el muro meridio-nal. Al interior se cubre esta cabecera con una a todas luces rehecha bóveda de cañón sobre tosca y achaflanada imposta, dándole paso desde la nave un arco triunfal abo-celado levemente apuntado sobre impostas con bolas y

tacos. La primitiva nave, muy modificada, se cubre hoy con moderna artesa de madera.

En fecha imprecisa pero en cualquier caso no anterior a la primera mitad del siglo XIII, se añadió al cuerpo del tem-plo una colateral al sur, también en mampostería y donde se trasladó una portada románica del último cuarto del siglo XII. Se abre a la principal mediante dos formeros de medio punto, rematándose en una cabecera de testero plano cubierta por bóveda de cañón netamente apuntado y a la que da paso un toral de aristas achaflanadas. La antes cita-da portacita-da se compone de baquetonado arco de medio punto, dos arquivoltas igualmente molduradas con boceles (un haz de tres en la interior y tres cuartos de bocel en la otra) y tornapolvos biselado ornado con bolas. Apean los arcos en jambas escalonadas que entre las dos parejas de columnas dispuestas en los codillos se muestran con grueso

Exterior desde el este

(4)

Alzado este

(5)

T O L B A Ñ O S D E A B A J O

/

2613

baquetón. Se alzan dichas columnas sobre basamento y destrozadas basas áticas de grueso toro inferior, coronán-dose por desgastados capiteles donde han querido preci-sarse, con obtusa o clarividente visión, reflejos de la segun-da campaña del claustro bajo de Santo Domingo de Silos. Realmente, el desgaste del relieve no permite siquiera la clara identificación de los temas, pudiendo adivinarse que eran figurados los dos del lado occidental, con una figura cabalgando un corcel y un personaje tras ella que parece apoyado en un bastón y formas absolutamente irreconoci-bles el interior, lo que su pendantdel otro lado, adivinándo-se en el externo dos cuadrúpedos afrontados. Resta parte de la decoración de la imposta que corre sobre los capite-les, a base de arquillos de medio punto entrecruzados.

La torre se alza al norte de la iglesia, independiente y distanciada aproximadamente medio metro del muro norte de la nave. De planta cuadrada, se levantó en mampostería

Portada

Interior Cabecera de la colateral 050. Tolbanos de Abajo 6/10/09 08:37 Página 2613

(6)

con sillares de esquina, salvo el probablemente rehecho cuerpo de campanas, de sillería y donde se abre un vano de medio punto por lienzo. Se observan perfectamente los mechinales que permiten identificar las cinco andamiadas de la obra primitiva –altomedieval o románica– frente al carácter más moderno del remate.

A los pies de la colateral, sobre basamento circular escalonado, se alza una pila bautismal románica acorde al tipo más extendido en el área de la Sierra, de copa aproxi-madamente semiesférica (109 cm de diámetro por 53 cm de altura), con interior avenerado, bocel en la embocadu-ra, banda de toscos zarcillos, listel y mal definidos gallo-nes inferiores. Se alza sobre un pilar cilíndrico de 32 cm de alto, ornado con una greca, y una amplia basa de 13 cm de altura, de gran toro aplastado con semicírculos incisos y decoración de hojitas y botones vegetales. Es un rudo remedo de las vistas en Palacios de la Sierra, Barbadillo de Herreros, etc.

Texto: JMRM - Planos: ETG - Fotos: JMRM/JLAO

Bibliografía

BOTOVARELA, G., 2000b, p. 264; BILBAOLÓPEZ, G., 1996a, pp. 53, 63,

67, 107, 109, 294; CABALLEROZOREDA, L., 2001, pp. 221-233; ESCALO

-NAMONGE, J., 1995 (2001), p. 480; FRONTÓNSIMÓN, I. M., 1992, p.

58, n. 18; ILARDIAGÁLLIGO, M., 1990a, p. 408, 411; MADOZ, P.,

1845-1850 (1984), p. 466; MARTÍNEZDÍEZ, G., 1981, t. II, p. 615; MARTÍNEZ

DÍEZ, G., 1987, p. 198; PALOMERO ARAGÓN, F., 1989, pp. 716-719,

1036-1040; PALOMERO ARAGÓN, F., 1990b, pp. 229, 246; PALOMERO

ARAGÓN, F., 1999, p. 53; PALOMERO ARAGÓN, F., 2000, pp. 114-116;

PALOMEROARAGÓN, F. e ILARDIAGÁLLIGO, M., 1991-1992, t. I, p. 20; SERRANOPINEDA, L., 1925, docs. XL, LXXXV, CI; VALDIVIELSOAUSÍN,

B., 1999, p. 163.

Figure

Actualización...

Referencias