• No se han encontrado resultados

Foro. Crisis Alimentaría en México? 18 de junio de 2008

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2022

Share "Foro. Crisis Alimentaría en México? 18 de junio de 2008"

Copied!
7
0
0

Texto completo

(1)

Foro. ¿Crisis Alimentaría en México?

18 de junio de 2008

Ing. Víctor Suárez Carrera

Hay crisis alimentaria en el resto del mundo, pero en México estamos todavía evaluando, analizando, dilucidando si hay crisis alimentaria o no. El secretario de Agricultura ha dicho que no hay crisis alimentaria porque no hay desabasto.

Amartya Sen, Premio Nobel de Economía ha estudiado la ocurrencia de hambrunas en la India y en otras partes del mundo y ha constatado que las hambrunas han ocurrido no necesariamente por el desabasto alimentario, sino por la disminución, la caída en la capacidad adquisitiva de las personas.

Podemos encontrar supermercados llenos, pero con una capacidad de compra, una capacidad de consumo derrumbada, lo cual agudiza los problemas de la desnutrición y el hambre, lo cual agudiza los problemas de la obesidad y sus consecuencias de salud pública, lo cual agudiza la inseguridad alimentaria en la que vive la población y coloca al país en su conjunto en una situación de vulnerabilidad y de inseguridad que no solamente afecta al estado de nutrición de su población, sino las condiciones de existencia de un país, como un país independiente, como un país con una… territorial.

Así que yo más que pensar si hay crisis alimentaria en México o no. Habría que preguntar si hay crisis de legitimidad en este gobierno. Crisis de gobernabilidad, crisis de inteligencia en los servidores públicos, crisis de conflicto de intereses porque preguntándose esto después del entallamiento de la crisis de precios en el mundo y en México con el tortillaza de Calderón en enero del año pasado y a 18 meses, y todavía seguir en esto, es que tenemos un gobierno absolutamente disfuncional y una clase política absolutamente disfuncional que no se ocupa de los temas centrales que importan y afectan a la mayoría de los mexicanos.

No solamente vivimos crisis alimentaria antes de esta elevación de precio internacional por la existencia misma de 20 millones de mexicanos en condiciones de desnutrición y anemia, principalmente población rural, principalmente población indígena. Crisis alimentaria por la existencia de 35 por ciento de mexicanos

(2)

con problemas de obesidad derivado de mal nutrición impuesta por un sistema alimentario favorable a las corporaciones agroalimentarias.

Crisis alimentaria por la existencia de más de 50 millones de mexicanos en condiciones de pobreza. Crisis alimentaria por dependencia alimentaria de 42 por ciento, en 13, 14 años pasamos de niveles relativos de autosuficiencia a una dependencia de 42 por ciento.

Crisis alimentaria cuando estamos importando cada año más de 10 mil millones de dólares en alimentos. En estos 13 años ya estaríamos construyendo 10 refinerías con esos 10 mil millones de dólares anuales o más. A la vez que hubiéramos mantenido los dos millones de campesinos que tuvieron que migrar y tendríamos la posibilidad de menos pobreza y sufrimiento en el campo y en el país. Crisis alimentaria cuando tenemos un déficit comercial agroalimentario cercano a 5 mil millones de dólares, la mitad del déficit comercial total del país.

Si a eso le sumamos mil millones de dólares de déficit en fertilizantes más todo lo que tiene maquinaría agrícola, equipo, refacciones en sector agropecuario, el déficit que importa el sector es de 7 mil millones de dólares.

Y la elevación de precios en 40, 60 por ciento de la canasta alimentaria, esto solamente agudiza una situación de crisis existente y nos coloca en una situación de catástrofe. Pero como la clase política solamente opera sobre las catástrofes para darse cuenta de los problemas, tendríamos que preguntarnos si están esperando al cumplimiento del centenario de la Revolución, al Bicentenario de la Guerra de Independencia para que la catástrofe se presente, y casualmente las casualidades históricas hablan de que previo a la guerra de independencia, hubo una crisis alimentaria en este país. Previo a la Revolución Mexicana hubo una crisis alimentaria, son casualidades de los ciclos de la historia en este país.

Pero hoy tenemos que, con esta elevación de precios, dos millones de mexicanos más entran a la línea de desnutrición anemia. Seis millones de mexicanos entran a la línea de pobreza. La inflación, bueno si no les importa el tema alimentaria, el tema de la condición de vida de la gente, bueno, la inflación se está desbordando. Está ya a punto de brincar el 5 por ciento anual, y el presidente no entiende y pide reducción de tasas de interés.

(3)

Entonces, el tema es la catástrofe tantas veces anunciada por académicos, por organizaciones campesinas desde hace muchos años. En 1996 hicimos el Foro Nacional por soberanía alimentaria, bajo el título El hambre no espera. Y planteando una serie de propuestas de reorientación de políticas. Y así a lo largo de

muchos documentos y movimientos, hemos hecho propuestas para un nuevo pacto para el cambio en el campo mexicano en el 2000, planteando un programa de largo plazo en el marco del movimiento El campo no aguanta más en las seis propuestas para la salvación. Planteamos la necesidad de un programa emergente

2003 y un programa de largo plazo 2020, de cara a la soberanía seguridad alimentaria en el marco de la campaña nacional Sin maíz no hay país. Planteamos la necesidad de enfrentar esto, pero otra vez tenemos un gobierno autista, un gobierno disfuncional, un gobierno que solamente reconoce los intereses de los grandes grupos corporativos y agroalimentarios.

Pero, el problema es grave. No solamente hoy tenemos crisis sino lo que viene es aún más grave. Lo que está en la base de la crisis alimentaria, esencialmente y tenemos que reconocerlo, no son los precios del petróleo, no es el uso de biocombustibles a partir de alimentos. No es el crecimiento de la población ni el mejoramiento de la calidad de vida de la India y de China, y que aumenta el consumo. No es cambio climático global. No son esos los factores principales.

Los factores principales o el factor principal es la política de desmantelamiento, de la capacidad nacional de producción de alimentos en México y en el resto del mundo, bajo la concepción economicista de que la agricultura es igual que al resto de los sectores económicos y bajo la visión mercantilista de que los alimentos son mercancía, son comoditis que están en el libre juego de la oferta y la demanda, y que el sector agropecuario solamente cumple funciones económicas y no históricas, culturales, medio ambientales y de seguridad nacional y de soberanía nacional.

Es el criterio de política establecido en México, impuesto en México desde 1982, a la fecha. Reforzado por inclusión de México al GATT. Reforzado por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y las reformas salinistas.

Ésta es la causa fundamental por la cual hoy estemos enfrentando la mayor de la crisis alimentaria desde la Revolución Mexicana en este país y lo que nos plantea la realidad es justamente la catástrofe si no somos capaces de cambiar este modelo.

(4)

La crisis alimentaria es la crisis del modelo de agricultura y alimentación, y la crisis de las instituciones.

Tenemos que cambiar el modelo de agricultura y alimentación impuesto por las corporaciones, Fondo Monetario, Banco Mundial, OCDE, la misma FAO, que es otro organismo disfuncional, acaban de tener otra cumbre más de emergencia y la mismas recomendaciones, de más libre comercio, más ayuda alimentaria, pero no cambiar el modelo.

La FAO es disfuncional también. Cómo pueden pasar los años y ver que crece el hambre, la desnutrición mundial, OCDE, la misma FAO, que es otro organismo disfuncional, acaban de tener otra cumbre más de emergencia y las mismas recomendaciones, de más libre comercio, más ayuda alimentaria, pero no cambiar el modelo.

La FAO es disfuncional también. Cómo pueden pasar los años y ver que crece el hambre, la desnutrición, los factores de riesgo y no hacen nada hasta que pasa el estadillo. Y cuando pasa el estadillo se reúne todo mundo para recomendar las mismas políticas que originaron la crisis. Entonces ésta es una tarea de sociedad civil, sobre todo.

Así que mientras no cambiemos este enfoque de dependencia alimentaria, de desmantelamiento de capacidad nacional en México, en el mundo, lo que vamos a ver con los otros factores que están presentes estructuralmente, se van a acelerar.

Precios de petróleo, 200 dólares por barril; uso de biocombustibles, alimentos… biocombustibles al 2015, 25 por ciento de la superficie arable en Estados Unidos y en la Unión Europea estarán orientadas a producir materias primas para etanol y biodiesel, 25 por ciento.

No es un problema de que si hay capacidad o no de producir alimentos para todos, es un problema de política y de intereses. Hoy en el mundo no hay más, nunca en la historia de la sociedad hay tantos alimentos disponibles para satisfacer la necesidad de toda la gente. Nunca.

(5)

Pero hoy tenemos el mayor nivel de hambre en toda la historia contemporánea, al menos, inclusive más allá de lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial. Mil millones de personas con hambre y desnutrición, 2 mil millones con deficiencias alimentarias graves, por lo tanto hoy necesitamos enfrentar a fondo esta crisis.

Por supuesto que del gobierno federal no podemos esperar nada. Las medidas anunciadas por el presidente Calderón el 24 de mayo son una burla, una vergüenza, es más de lo mismo. Lo único que hizo fue darle más gasolina al fuego, más alimento a las causas que están creando esta crisis de precios de mal nutrición, de desabasto.

Solamente fueron concertadas estas medidas con las grandes corporaciones trasnacionales, con Maseca, con Bimbo, con ellos y eso fue lo que anunció. Más libre comercio, más dependencia de las importaciones, más concentración en los mercados y demagogia para impulsar la producción.

Por eso nosotros desde la campaña nacional Sin maíz no hay país, desde el Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas (Conoc), queremos poner el tema de que necesitamos propuestas alternativas de modelo, que estén basadas en políticas públicas alternativas de Estado, soberanía alimentaria, revaloración e impulso a la agricultura campesina, agricultura sustentable y reconocimiento del carácter multifuncional de la agricultura campesina y la gestión de infraestructura rural, derecho a la alimentación y lucha contra los monopolios y la publicidad engañosa en alimentos.

Tenemos una serie de propuestas, acciones para incrementar la producción y productividad sustentable con campesinos. Está claro que podemos producir los alimentos para este país razonablemente y en forma sustentable, proponemos que el Senado apruebe la Ley de Planeación para Soberanía y Seguridad Alimentaria, programa de mediano plazo para bajar importaciones al 2012, aprobación en el Congreso de una iniciativa de adición a la Ley de Desarrollo Rural para incorporar un mecanismo de administración del comercio exterior de alimentos básicos, acciones urgentes para ayudar a la agricultura campesina y técnica sustentable de producción, etcétera.

Hay muchas cuestiones, pero en este punto hay una cuestión clave “derecho constitucional a la alimentación”, el presidente Calderón se opone a que se legisle y se eleve a rango constitucional el derecho a la alimentación.

(6)

El presidente Calderón se opone a que haya una reserva estratégica de alimentos. Si Japón no hubiera hecho caso a las políticas de depender de las importaciones de arroz, subsidiado de Estados Unidos o de Tailandia y Vietnam, ahorita Japón estaría postrado. Pero ahora Japón tiene reservas de arroz para tres años y se da el lujo de donar a los países pobres.

Hoy China, con agricultura basada en media hectárea, tiene los mayores inventarios mundiales de alimentos y no es cierto que sea el factor que presiona la elevación de precios, porque China esencialmente es autosuficiente en alimentos y si han mejorado su nivel de vida y su nivel de consumo por seguir otra política económica diferente a la de México, por ejemplo, lo ha satisfecho ese mejoramiento con producción interna.

Y el factor estadounidense en todo caso sí influye. El incremento en el consumo per cápita de alimentos de la población estadounidense en los últimos 10 años se ha incrementado de tal forma que sí presiona, es igual que el consumo de energía, pero qué herejía que los chinos se atrevan a querer comer un poco mejor, porque ellos son causantes de la crisis. Verdaderamente estamos en un trastocamiento del pensamiento.

Así que tenemos varias propuestas ahí y en este sentido la reserva estratégica es clave, acceso universal a los alimentos a precios razonables. Hay una serie de propuestas aquí. Necesitamos moratoria la siembra de maíz transgénico. No necesitamos maíz transgénicos para incrementar la producción de maíz.

Dice el propio presidente Calderón al secretario de Agricultura que la producción de maíz ha pasado de 20 a 25 millones, del 2006 a 2008. Incremento de 25 por ciento, 12.5 por ciento anual sin tecnología riesgosa, bueno, lo podemos sostener con políticas públicas, esto nada más se dio por buenos precios y buen temporal.

Si a eso tuviéramos políticas públicas integrales de mediano y largo plazo, la respuesta productiva del país, de la diversidad de las agriculturas, estaría a la disposición.

Y también necesitamos demandar la moratoria al uso de los alimentos para la producción de biocombustibles en México. En este momento están por abrirse dos plantas de etanol, en Sinaloa, con maíz, que van a consumir un millón de tonelada de maíz para consumo humano; en Tamaulipas quieren abrir una de medio millón de toneladas con sorgo, quitándole abasto al sector pecuario, y todo con el beneplácito del gobierno federal y con subsidios públicos.

(7)

Es una cuestión ineludible declarar una moratoria al uso. Hay posibilidad de obtener presupuesto y fuentes para este programa de Soberanía Alimentaria, Derecho a la Alimentación y Revalorización de la Agricultura Campesina. Hay recursos públicos, pero lo que se requiere es capacidad y voluntad política.

Termino mi intervención citando a Armando Batra: “no a la economía del objeto. Sí a la economía del sujeto.

Lo que la sociedad necesita no es un libre mercado, sino una sociedad libre y justa, de modo que habrá que contravenir al mercado cuando haga falta con tal de garantizar la justicia y la libertad. Esto se llama

“economía moral” en contraposición a la desalmada dictadura del toma y… frente a un capitalismo contra hecho vicioso es necesario restituir la preeminencia de los acuerdos sociales sobre la maquinaria productiva.

Es forzoso restablecer la economía moral”. Y como termina la campaña en su slogan de esta segunda etapa Alimentos campesinos para México: el hambre no espera.

Muchas gracias.

Referencias

Documento similar

Dentro de las Naciones Unidas se encuentra la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), fundada en 1945, la cual refleja, en su Guía

[r]

[r]

[r]

Fuente de emisión secundaria que afecta a la estación: Combustión en sector residencial y comercial Distancia a la primera vía de tráfico: 3 metros (15 m de ancho)..

En cuarto lugar, se establecen unos medios para la actuación de re- fuerzo de la Cohesión (conducción y coordinación de las políticas eco- nómicas nacionales, políticas y acciones

D) El equipamiento constitucional para la recepción de las Comisiones Reguladoras: a) La estructura de la administración nacional, b) La su- prema autoridad administrativa

b) El Tribunal Constitucional se encuadra dentro de una organiza- ción jurídico constitucional que asume la supremacía de los dere- chos fundamentales y que reconoce la separación