1 Corintios 1:1-17 El Fundamento de 1 de Corintios Por Chuck Smith

Texto completo

(1)

1 Corintios 1:1-17 El Fundamento de 1 de Corintios Por Chuck Smith

(INTRO - NARRADOR) Bienvenido a La Palabra de Dios para Hoy

presentando la enseñanza bíblica del Pastor Chuck Smith de Calvary Chapel en Costa Mesa, California.

El Pastor Chuck se encuentra guiándonos en un estudio versículo a versículo a través del libro de 1 de Corintios, donde nos ha estado proveyendo algunos valiosos pensamientos del trasfondo de esta carta de disciplina.

Y en la edición de hoy de La Palabra de Dios para Hoy, estaremos continuando con más del fundamento de este libro comenzando en 1 Corintios capítulo 1, versículo 1. Y ahora con el mensaje de hoy aquí está el Pastor Chuck Smith.

(CUERPO – PASTOR CHUCK)

Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro: Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. (1 Corintios 1.1-3)

En los primeros diez versículos de esta epístola, Pablo utiliza el nombre de Jesucristo diez veces. Así que él realmente está estableciendo el fundamento para nuestra fe en la repetición constante del nombre de Jesucristo. Y aquí en el versículo 2, tenemos, “el nombre de nuestro Señor Jesucristo”, y luego “del Señor Jesucristo”.

Señor no es Su nombre; es Su título, el Kurios. Jesús es Su nombre griego, el hebreo es Josué, que significa “Jehová es salvación”. Es el nombre que el ángel Gabriel le dijo a José que le pusiera, porque él dijo, “Él salvará a Su pueblo de sus pecados”. Así que Él fue nombrado según Su propósito, Jehová-Shua, Josué. Cristo es, nuevamente su designación, porque es la que corresponde a la palabra hebrea Mesías. Y así, nuevamente, no es Su nombre, sino que es Su misión.

(2)

Así que Señor es su título, el nombre es Josué, y la misión es Cristo, el Señor Jesucristo. Ahora, desafortunadamente, nosotros pensamos en primer nombre, segundo nombre y apellido, no es así. Y por eso, las personas hablan del Señor Jesús, sin

realmente pensar en eso como el título que indica relación, lo que de hecho es. Jesús dijo, “¿Por qué me llaman Señor, Señor, y no hacen lo que yo les digo?”

Dios le ha dado a Él un nombre que es sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús, que es el nombre, “Toda rodilla se doble y toda lengua confiese que Jesús es el Señor” para gloria de Dios el Padre. Así que nosotros probablemente

estaríamos mejor si ellos colocaran una coma luego del Señor para distinguir esto de Su nombre. E incluso una coma luego de Jesús para distinguir esto de Su misión como el Mesías, el Señor, Jesús, el Mesías.

Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; (1 Corintios 1.4)

Y así Cristo es por medio de quien la gracia de Dios es otorgada a nosotros.

porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él (1 Corintios 1.5)

Esa palabra enriquecido en el griego es una palabra interesante, plouto-ke'tus. Y nosotros tenemos la palabra plutócrata de esta palabra griega. “Ustedes se han vuelto plutócratas por Jesucristo. Ustedes fueron enriquecidos”. Y la palabra significa

“Lujosamente ricos”, que en todas las cosas ustedes son enriquecidos lujosamente por Él. Oh, la profundidad de las riquezas que son nuestras a través de Jesucristo. Ustedes fueron enriquecidos,

, en toda palabra y en toda ciencia; (1 Corintios 1:5)

Esta expresión era en lo que el griego estaba especialmente interesado. Era el logos, y esa es la palabra griega que se utiliza, pero también en el conocimiento.

así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, (1 Corintios 1.6)

Pablo les escribe de nuevo y dice, “¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? Nuestras cartas

(3)

sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres” (2 Corintios 3.1-2). Así que aquí ellos están siendo enriquecidos en Cristo en toda palabra y ciencia. Sus vidas son el testimonio de Cristo, y ese testimonio de Cristo era

confirmado por las vidas que ellos estaban viviendo.

de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; (1 Corintios 1.7)

Lo interesante para mí es que como Pablo escribe a la iglesia de Corinto, él menciona que ellos tienen toda clase de dones. Ellos no se quedan atrás en ningún don. Pablo dedica tres capítulos a los dones del Espíritu, la operación de esos dones, el uso apropiado de los dones del Espíritu. Porque ellos tenían todos los dones. Pero,

desafortunadamente, había un abuso de los dones del Espíritu en la iglesia de Corinto que necesitaba corregirse, y Pablo utiliza los capítulos 12 al 14 para corregir esos abusos. Pero lo que es interesante para mí es que esta iglesia del Nuevo Testamento de Corinto que tenía todos los dones, también era la iglesia que Pablo tuvo que reprender por su carnalidad.

Pero de alguna forma en nuestras mentes hay un cable torcido que se cruza y que causa cortocircuito, así que tenemos un falso concepto de que si una persona está

utilizando los dones del Espíritu, debe ser especialmente recto o santo. Y aquellos que tienen los dones del Espíritu operando a veces tienen la actitud, “Bueno, yo soy más espiritual que tú. Si tú solo fueras tan espiritual como yo, tú también podrías tener estos dones obrando en tu vida”. Y se hace mucho alboroto por los dones del Espíritu. Pero yo he observado que así como en la iglesia de Corinto, hoy día muchas de esas personas que hacen mucho alboroto por los dones del Espíritu son realmente las personas más carnales que conozco. Ellos realmente no caminan según el Espíritu. Toda su apariencia está marcada por la carnalidad. Todo su estilo de vida es carnal, a pesar de que ellos están constantemente hablando de los dones del Espíritu, y del poder del Espíritu, y de la unción del Espíritu Santo y demás. Aún así, cuando usted observa sus estilos de vida, ellos aún son extremadamente carnales, así como la iglesia en Corinto. No le faltaba ningún don, y aún así fue la iglesia que necesitó más reprensión por la carnalidad que existía en la iglesia. Desafortunadamente, hay una tendencia muchas veces a utilizar los

(4)

dones del Espíritu más o menos como una novedad, un juguete, como un juego de sala, donde nos entretenemos a nosotros mismos con los dones del Espíritu y la operación de los dones del Espíritu.

Ahora, por favor no piense que yo me opongo a los dones del Espíritu y su operación. Falso. Yo creo en la validez de los dones del Espíritu hoy, todo ellos. Yo solo desearía tener más dones, esa obra del Espíritu y los dones del Espíritu en mi vida. Yo, como Pablo, deseo los mejores dones. Yo deseo que Dios utilice mi vida, pero también deseo que el Señor me utilice de tal forma que no dirija la atención hacia mí mismo. O que no me levante y comience a caminar según la carne en lugar de caminar según el Espíritu.

La iglesia corintia fue alabada por Pablo porque ellos no tenían falta de ningún don mientras esperaban la manifestación del Señor. Y la palabra manifestación allí es

apocalipsis, que es la misma palabra utilizada para el libro de Apocalipsis, o Revelación,

el quitar el velo de nuestro Señor Jesucristo.

el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 1.8)

Él está hablando del futuro y Cristo en el futuro. La misma idea nos es dada en Judas donde él dice, “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,” (Judas 24).

Cuando sea llamado mi nombre allí en el juicio, y yo de un paso al frente, Dios dirá, “Lean los cargos contra este hombre”, y Jesús dará un paso al frente y dirá, “No hay cargos, Padre. Él es uno de los míos”. Usted puede estar seguro de que yo alabaré a Dios en ese momento. Sin culpa, así es como Jesús me presentará al Padre, confirmando esa obra en mí. “…irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.” Porque,

Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor. (1 Corintios 1.9)

Note cómo Pablo los coloca juntos, “Jesucristo nuestro Señor”, “El Señor Jesucristo”, “nuestro Señor Jesucristo”, colocándolo a Él en cada ocasión.

(5)

Ahora, ustedes han sido “llamados a la comunión”, esa palabra griega koinonía es una palabra difícil de traducir porque tiene tal profundidad de significado. Significa unidad, significa comunión, significa compañerismo, significa común, significa

compartir, todas estas cosas. No tenemos un equivalente en español, así que utilizamos diferentes palabras en distintos momentos cuando aparecen en el texto, porque todas ellas son palabras que definen o ayudan a definir la koinonía. Ustedes han sido llevados a un compartir en todas las cosas en Jesucristo. Esto es emocionante, porque todo lo que es de Él se vuelve mío, “Venid benditos del Padre, heredad el reino que fue preparado para ustedes desde la fundación del mundo”. Hey, pero no piense que esto es de un solo lado; esto también significa que todo lo que yo tengo le pertenece a Él. Bueno, espere un minuto.

No es interesante cómo yo me puedo emocionar mucho acerca de que todo lo que es de Él me pertenece a mí, y aún así, yo escondo mi pequeño sueldo de Él. Yo guardo mi poco dinero mientras que busco Su riqueza. Pero en realidad, todo lo que es mío es de Él. Yo necesito tener esa visión de las cosas. Señor, tú me has hecho un mayordomo, Tú me ha entregado Tu bienes para que podamos entrar en este compañerismo unos con otros. Que yo utilice sabiamente aquello que me has confiado para Tu gloria porque, Señor, realmente te pertenece a Ti porque nosotros tenemos esta koinonía, esta comunión, este compartir.

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. (1 Corintios 1.10)

Ahora Pablo comienza a tratar con algunos de los temas que han llamado su atención, estas divisiones que existían en la iglesia allí en Corinto. Y ahora él les está exhortando, “Os ruego, hermanos”, que estén unidos, que hablen las mismas cosas, no quiero las divisiones, estén perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada

(6)

uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? (1 Corintios 1.11-13)

Ellos tenían divisiónes. Y estaban aquellos que decían, “Yo soy de Pablo”. Probablemente aquellos que estaban probablemente abusando de la gracia de Dios, como dijo Pedro que algunos estaban haciendo, como capa de desenfreno. Y así cuando alguien los reprendía por sus acciones, ellos decían, “Hey, yo soy de Pablo”. Yo estoy bajo la protección de la gracia. Probablemente los intelectuales dirían, “Yo soy de Apolos”. Luego siempre están aquellos que quieren regresar a los fundamentos y dicen, “Bueno, yo soy de Pedro”. Y luego siempre hay un pequeño segmento que dice, “hey, nosotros somos los únicos que somos de Cristo”. Usted sabe, y ellos tienen esa santidad mayor que la suya y ellos son lo más y nadie más es nada porque nosotros somos la iglesia de Cristo. Y usted no tiene el nombre correcto y por eso usted no pertenece. ¿Está Cristo dividido? Qué vergüenza que traigamos nuestras insignificantes diferencias de tal manera que dividimos el cuerpo.

Ahora, yo creo que hay lugar para el desacuerdo, diferentes opiniones. Yo puedo permitir eso. Yo puedo aceptar si usted no comprende la Escritura de la misma manera que la entiendo yo. Si usted tiene una idea diferente del bautismo de la que tengo yo. A veces cuando bautizo personas ellos dicen, “¿Bajaría usted mi cabeza primero?” Yo digo claro, yo puedo tomar en consideración las distintas ideas que las personas tienen. Pero cuando no estamos de acuerdo, tenemos que asegurarnos de discrepar agradablemente para no crear una división. Bueno, usted sabe, él…. Y comenzamos a dividirnos por los asuntos. Ellos no deberían separarnos; Cristo no está dividido. Pablo dice, “Yo no fui crucificado por ustedes y ustedes no fueron bautizados en el nombre de Pablo”.

Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo, (1 Corintios 1.14)

Aquellos que dicen, “Yo soy de Cristo”, hacen un gran asunto de división sobre el bautismo y ellos lo fastidiarán acerca del bautismo. Y ellos declaran que usted no es realmente salvo hasta que se bautice. Ahora, si el bautismo de agua fuera tan esencial

(7)

para la salvación, entonces Pablo aquí estaría hablando blasfemias, realmente, cuando dice, “Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo”.

para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre. También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a

predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo. (1 Corintios 1.15-17)

Una declaración fascinante de Pablo que de una vez por todas debe derribar el concepto de la regeneración bautismal.

(CIERRE - NARRADOR) El Pastor Chuck Smith continuará con este estudio versículo a versículo de 1 Corintios en nuestra siguiente lección, cuando continúe una vez con el bautismo por agua. Y por qué es una señal externa de una obra interna del Espíritu de Dios en mi vida. Y esperamos que usted haga planes de acompañarnos.

(PROMO)

(CIERRE - NARRADOR) Y asegúrese de acompañarnos en la siguiente edición cuando el Pastor Chuck Smith continúe su estudio versículo a versículo a través del libro de 1 Corintios. Esto será aquí mismo para la siguiente edición de La Palabra de Dios para Hoy. Y ahora una vez más, aquí está el Pastor Chuck Smith.

(PASTOR CHUCK) Que el Señor esté con usted y le bendiga en esta semana de una manera muy especial. Que el Espíritu lo lleve a un compañerismo más cercano, más íntimo con Jesucristo. Que usted sea fortalecido por la obra del Espíritu en su vida. Que usted sea bendecido en el nombre de Jesús.

(CIERRE – NARRADOR) La Palabra de Dios para Hoy es patrocinado por Calvary Chapel en Costa Mesa, California.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :