DANIEL PROCLAMA AL DIOS SOBERANO

Texto completo

(1)

P. Rafael Ayala 22/01/2017

DANIEL PROCLAMA AL DIOS SOBERANO

Daniel 2:1-49

V.C.:2:37 “Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad“

La semana pasada se compartió un mensaje donde se hablaba acerca de la decisión de fe de unos jóvenes que amaban a Dios y manifestaron su fe proponiendo en su corazón no contaminarse con la cultura pecaminosa e idolatra del imperio Babilónico, sino que tomaron la decisión de agradar al Dios verdadero que es soberano en los cielos y la tierra. Amen.

Hoy estudiaremos un pasaje donde se va a manifestar la fe de estos jóvenes a través del sueño del rey.

Parte I. El Sueño del rey (1-12)

Por favor leamos el v1 “En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño.” El rey había logrado construir un imperio de gran extensión e importancia económica, y en ese momento Nabucodonosor se constituía como el hombre más poderoso del planeta. El luchó muchas batallas y conquistó muchas tierras. Él podía obtener todo lo que quisiera, riquezas, propiedades, mujeres; a pesar de tanto poder no podía conseguir la paz interior, esa paz que lo llevara a la cama sin sobresaltos, y con la cual pudiese estar tranquilo y en paz. Quizás debía tomar pastillas para dormir. En su cabeza habían pensamientos de cómo mantenerse en el poder o como frustrar los planes que hacían sus enemigos para quitarlo del reino. Ante toda esta situación, un día Nabucodonosor tuvo un sueño que lo perturbo más de lo normal, y quiso entender de qué se trataba.

Leamos los v2-3 “Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey. Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño.” Nabucodonosor convocó a todos los sabios para que le interpretaran el sueño, pero el requisito era que le describieran el sueño primero. El rey quería saber si lo que decían ellos era verdadero o falso. Los sabios rogaron al rey que les contara el sueño para ellos poder hacer la interpretación. Pero el rey no les contó nada, sino que más bien les dijo que

(2)

si no mostraban la interpretación los haría pedazos y convertiría sus casas en muladares (una especia de basurero), pero si le daban la interpretación correcta recibirían favores y regalos. Ellos a pesar de la ciencia y sus conocimientos insistían en preguntarle al rey el sueño, pero este se negaba a contarle el sueño. Ante esta negativa los sabios caldeos manifestaron su incapacidad y le dijeron al rey “No hay hombre sobre la tierra que pueda declarar el asunto del rey; además de esto, ningún rey, príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo. Porque el asunto que el rey demanda es difícil, y no hay quien lo pueda declarar al rey, salvo los dioses cuya morada no es con la carne.”

Cuando los sabios revelaron su incapacidad para interpretar el sueño, el rey estaba tan enojado y furioso que ordenó la ejecución de todos los sabios de Babilonia. ¡Maten a esos charlatanes y mentirosos! Entonces fue emitido un decreto donde se ordenaba la ejecución de todos los sabios de babilonia. Este edicto incluía a todos los sabios, es decir que también a Daniel y a sus amigos.

¿Qué podía hacer Daniel ante esta situación? Él podía desesperarse! era un edicto del rey, el rey más poderoso del mundo, y no tendría escapatoria. Daniel podía caer en desesperación, podía pensar en huir, podía pensar muchas cosas lógicas que lo sacaran de aquella situación. Pero él no se desesperó, no se angustió, no se nubló, sino que abordó y enfrentó el problema, y lo primero que hizo fue averiguar bien lo que sucedía. Entonces sabia y prudentemente se acercó y averiguó bien que pasaba.

Parte II. La actitud de Daniel (14-23, 27-28)

Vamos a ver con más detenimiento la actitud de Daniel:

1) Daniel enfrentó la situación. Leamos los v14-16 “Entonces Daniel habló sabia y prudentemente a Arioc, capitán de la guardia del rey, que había salido para matar a los sabios de Babilonia. Habló y dijo a Arioc capitán del rey: ¿Cuál es la causa de que este edicto se publique de parte del rey tan apresuradamente? Entonces Arioc hizo saber a Daniel lo que había. Y Daniel entró y pidió al rey que le diese tiempo, y que él mostraría la interpretación al rey.” Al escuchar Daniel al capitán, entendió que esto se escapaba de sus manos, y fue ante el rey y con la confianza puesta en el poder de Dios, pidió al rey que le diese tiempo, que el mostraría el sueño. La fe de Daniel es la fe que supera el miedo.

Daniel no actuó emocionalmente, no le formó un lio a Arioc y mucho menos al rey, sino que fue y actuó prudentemente. Era un hombre que vivía guiado por Dios. Si

(3)

tuvo temor, pero no perdió el control y actuó concretamente como un hombre que depende de Dios.

En nuestra vida cotidiana tenemos momentos de tranquilidad, momentos de algunos conflictos, pero también hay momentos donde tenemos grandes problemas o crisis, y es allí donde se manifiesta nuestro carácter, lo que hay dentro de cada uno de nosotros.

Cuando Jesus fue apresado, y las personas reconocían que Pedro andaba con Jesus, este lo que hizo fue negar a Jesus, porque esto era lo que había en su corazón. Recuerdo hace años que tuve la oportunidad de ir a un parque en Orlando, y me monté en una montaña rusa. Recuerdo que todos los hombres decíamos ser valientes para montarnos allí… pero cuando nos bajábamos había una sección de fotos que le tomaban a las personas montadas en la montaña rusa y allí nadie podía mentir. Salíamos en fotos gritando o con cara de horror o con los ojos cerrados, allí salía a relucir la manifestación de los temores de todos.

¿Cuál es nuestra actitud cuando enfrentamos una crisis? Nos quedamos paralizados o desafiamos, enfrentamos el problema?. Cuando tenemos problemas con las ovejas, o con los colaboradores, nos quedamos paralizados esperando que venga el pastor a resolverlos o actuamos por la fe. Nos deprimimos, nos quedamos durmiendo todo el día, nos metemos en Facebook para ver si conseguimos la solución por allí.

Debemos enfrentar la situación con la fe de que Dios solventará. Amen. Si el problema es con un hermano, lo buscamos y conversamos. Si el problema es por empleo, metemos diligentemente currículo y esperamos en Dios que nos acepten de acuerdo a su voluntad. Si tenemos problemas con la pornografía hacemos nuestros esfuerzos de no estar conectados cuando estamos solos. Debemos esforzarnos e ir en pos de solucionar el problema. Hay hermanos, que tienen un problema, pero esperan a que se solucione solo. Esta no es la actitud.

2) Daniel oró y pidió intercesión. Leamos los v17-18 “Luego se fue Daniel a su casa e hizo saber lo que había a Ananías, Misael y Azarías, sus compañeros, para que pidiesen misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin de que Daniel y sus compañeros no pereciesen con los otros sabios de Babilonia.” Daniel se fue inmediatamente a orar, pero no solo el, sino que humildemente pidió a sus amigos que oraran con él. Debemos orar buscando la solución de los problemas en Jesus. Dios nos dará el conocimiento y la sabiduría para resolverlos. Muchas veces por la angustia y la falta de fe nos olvidamos de orar, y nos engañamos pensando que ese tiempo de orar debe ser aprovechado para buscar la

(4)

solución del problema. Pero no! Debemos orar, para buscar en Dios esta solución. Y debemos ser humildes compartiendo nuestras luchas y problemas para que nuestros hermanos oren por nosotros. Actualmente se ha formado un grupo de intercesión en nuestra iglesia, a los cuales les podemos compartir nuestros problemas para que ellos oren también. Estos nos edificara más en humildad, en comunión, en amor. Amen.

Daniel no hizo como los discípulos que se dormían cuando Jesus les dijo que oraran, sino que más bien ellos tenían fe en Dios y por eso oraban. Leamos Mr 11:24 “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” Mt 7:7-8 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Jer 33:3 “Clama a mi, y yo te responderé y te enseñare cosas grandes y ocultas que tu no conoces”

Debemos orar hermanos, creyendo que Dios dará solución al problema en su tiempo. Amen.

3) Daniel Agradeció. Leamos los v19-23 “19Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. 20Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. 22El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. 23A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos has dado a conocer el asunto del rey.” Una vez que Dios le permitió conocer el sueño y la interpretación Daniel agradeció a Dios y le dio gloria y honra. Amen. Daniel vivía dando gracias a Dios por todos los beneficios obtenidos por Dios. Daniel entendía que el Señor había mostrado la descripción del sueño y la interpretación a Daniel, a través de una visión de noche. Entendía que eso no era por su propia sabiduría e inteligencia sino que era por la voluntad de Dios. Ninguno de nosotros podemos gloriarnos de algún conocimiento, sino que lo tenemos porque así Dios lo ha permitido. No podemos gloriarnos si alguno de nosotros predicamos bien, porque es Dios quien lo permite. No podemos gloriarnos de actuar bien en el teatro, porque es Dios quien lo permite. No podemos gloriarnos si tenemos una voz bonita para cantar porque es por Dios que los hacemos. Hermanos, somos polvo, es Dios quien hace lo bonito que sale de nosotros. Amen.

(5)

Otra cosa que también es importante entender, es que Dios en el antiguo testamento mostraba sus profecías a través de sueños y visiones, pero hoy día, Dios muestra su voluntad a través de la biblia. Ya Dios no necesita mostrar misterios a través de sueños o visiones sino que lo hace a través de la Biblia, ayudándonos con el Espíritu Santo. Este conocimiento nos redargüirá, nos exhortará a arrepentirnos, nos dará sabiduría de lo alto para hacer la obra de Dios de llevar el evangelio a todo el mundo.

4) Daniel mostró misericordia. Leamos el v24 “Después de esto fue Daniel a Arioc, al cual el rey había puesto para matar a los sabios de Babilonia, y le dijo así: No mates a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, y yo le mostraré la interpretación.” Daniel manifestaba amor intercediendo por los caldeos. Daniel pudo haber tratado de solventar el problema para beneficio de él y de sus amigos, porque total estos caldeos tenían unas vidas corrompidas por la idolatría y la mentira, pero no lo hizo así porque tenía amor de Dios en su corazón, no queriendo que ninguno de los caldeos se perdieran sino con esperanza de que todos se salven procediendo al arrepentimiento. Nosotros debemos vivir teniendo presente la misericordia de Dios. Debemos ser misericordiosos y mediar por los demás siendo sacerdotes de Dios en la tierra.

5) Daniel testificó a Dios. Leamos el v28 “Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama.” Y v30 “Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón.” Daniel dejó bien claro ante el rey, que el Dios de los cielos es el que releva los misterios. Daniel le dejaba saber esto al rey con la finalidad de que el rey también pudiera conocer a Dios y pudiera arrepentirse y convertirse a Dios. Es nuestro Dios el que debe ser glorificado en todo momento. Nosotros debemos orar para testificar a Dios delante de nuestros compañeros de trabajo, de nuestro jefe, de nuestros vecinos. Amen.

Parte III. Daniel Interpreta el sueño del rey (24-43)

Una vez que Daniel ya tenía entendimiento de estas cosas, fue ante Arioc para solicitar la audiencia con el rey Nabucodonosor. Daniel se había fortalecido con la oración y además había experimentado el poder de Dios. El rey aún estaba angustiado, pero el siervo Daniel

(6)

estaba tranquilo y en paz. Daniel entendió que era una oportunidad para exaltar el nombre de Dios y de predicarle al rey, una persona inalcanzable para muchos en ese momento. Daniel estaba ante el rey y le describió el sueño: Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Más la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra.

En seguida Daniel le interpretó el sueño, haciéndole saber a Nabucodonosor que él era rey por la voluntad de Dios, porque así Dios lo había permitido y seria rey hasta que Dios quisiera. La interpretación muestra que en los tiempos se levantaran seis grandes reinos. 1er Reino. Claramente es el imperio Babilónico. Dichos en los versos 37y 38 “37Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. 38 Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.” Este imperio se consolido en los años 605-538 aC.

2do Reino. Un imperio de menor poder e influencia que el babilónico. Según Daniel 8:20 podemos saber que es el imperio Medopersa. “En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia”. Este reino se llevó a cabo en los años 538-333 aC.

3er Reino. Según el v39b “y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra”. Y Daniel 8:21 “El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero”. Este macho cabrío es Alejandro Magno, y claramente podemos ver que es el imperio griego. Este se llevó a cabo en los años 331-146 aC.

4to Reino. De este reino se dice en el v40 que será fuerte como hierro y desmenuzará y quebrantará todo. No se tiene exactitud en la biblia, de cual es este reino más sin embargo nos podemos apoyar en la sucesión histórica para conocer que fue el imperio Romano.

(7)

Este se consolidó en los años 146 aC - 476 dC. y se caracterizó por ser muy poderoso y despiadado, que usó carros de hierro en sus batallas y destruyó todo a su paso.

5to Reino. Es un imperio futuro formado por 10 naciones. Este imperio es futuro y según los v41-42 podemos ver que tendrá ciertas características con la fuerza del hierro (imperio romano). Este reino será parte fuerte y débil (hierro con barro), pero no serán unidos porque estarán unidos por alianzas humanas que son imperfectas.

6to Reino. Reino de Dios. Luego habrá otro reino que no tendrá fin. Leamos los versos 44-45a “44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro.”

Aquí vemos un reino muy poderoso que jamás será destruido y que desmenuza a los imperios anteriores. Este es el reino de Dios que presenta a Jesus como el rey eterno que será colocado no por mano sino por el poder de Dios. Este reino no dependerá de las alianzas humanas ni del entendimiento humano, ni del criterio humano, sino que será un reino perfecto guiado por Jesus. Leamos por favor

1Pe 2:6-7 “Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;”

Isaías 28:16 “por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.”

Salmos 118:22 “La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo.”

Podemos tener la esperanza que Dios instaurará su reino eterno y perfecto, lleno de justicia y amor donde su luz admirable nos alimentará y nos dará plenitud. Amen.

Podemos ver que de esta profecía, se han cumplido una parte. Recordemos que esta visión se llevó a cabo en el primer imperio, pero con el pasar de los años todo se cumplió tal

(8)

como Dios lo había dicho. La palabra de Dios es fiel y perfecta. Y así como cumplió con todo lo descrito también cumplirá con su reino eterno. Amen.

Para nosotros esto nos planta la esperanza celestial. Los reinos de la tierra van y vienen. Por causa de sus pecados son juzgados por Dios, pero el reino de Dios, nuestra herencia, permanecerá para siempre. Debemos vivir con la esperanza de Dios en nuestras vidas, donde a pesar de los problemas y circunstancia sabemos que este sistema de cosas tendrá un fin, y que luego será Jesus el que reine. Amen.

Para finalizar podemos ver que el rey quedó sorprendido. Y se postró ante Daniel y dijo “Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio.” Debemos revelar a nuestro Dios ante los hombres y que estos puedan conocer a Jesus. El rey cumplió con lo que había dicho y otorgó favores a Daniel y sus amigos.

Oremos para tener un corazón como Daniel, teniendo fe y viviendo por la fe, manifestando a Jesus en todo momento con nuestras actitudes. Amen.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :