Significado de La Palabra Filosofía

Texto completo

(1)

SIGNIFICADO DE LA PALABRA FILOSOFÍA SIGNIFICADO DE LA PALABRA FILOSOFÍA 1. Significado etimológico.

1. Significado etimológico.

La palabra filosofía procede del griego de la suma de dos palabras: filos que significa amante y Sofía que significa La palabra filosofía procede del griego de la suma de dos palabras: filos que significa amante y Sofía que significa sabiduría. Su significado etimológico es, pues, “amor a la

sabiduría. Su significado etimológico es, pues, “amor a la sabiduría”.sabiduría”.

Según una viea tradición, !it"goras #$%&'()% a. n.e.* fue el primero en utili+ar este trmino. -l ser preguntado sobre qu Según una viea tradición, !it"goras #$%&'()% a. n.e.* fue el primero en utili+ar este trmino. -l ser preguntado sobre qu tipo de sabiduría practicaba, !it"goras respondió que l no era un sófos #sabio*, sino un amante de la sabiduría#es decir, tipo de sabiduría practicaba, !it"goras respondió que l no era un sófos #sabio*, sino un amante de la sabiduría#es decir, un filósofo*.

un filósofo*.

s necesario, sin embargo, precisar este sentido desinteresado o carente de utilidad/ por el contrario, siempre 0a tenido, s necesario, sin embargo, precisar este sentido desinteresado o carente de utilidad/ por el contrario, siempre 0a tenido, como saber, una dimensión pr"ctica indudable. 1o se trata de una ocupación gratuita de la cual podamos prescindir, sino como saber, una dimensión pr"ctica indudable. 1o se trata de una ocupación gratuita de la cual podamos prescindir, sino de una actividad absolutamente necesaria para

de una actividad absolutamente necesaria para el desarrollo 0umano. 2na tarea, por el desarrollo 0umano. 2na tarea, por otra parte, que 0a sido constante enotra parte, que 0a sido constante en nuestro entorno cultural y que se 0a entendido, en primer lugar, como una actitud o disposición 0acia el conocimiento, y, nuestro entorno cultural y que se 0a entendido, en primer lugar, como una actitud o disposición 0acia el conocimiento, y, en segundo lugar, como una forma d

en segundo lugar, como una forma de conocimiento.e conocimiento. 2. Concepto socrático: la filosofía como ac

2. Concepto socrático: la filosofía como actitud.titud.

Sócrates #(3)'4)) a.n.e.* estableció por primera ve+ la oposición sabio'filósofo y descubrió su significado m"s genuino. Sócrates #(3)'4)) a.n.e.* estableció por primera ve+ la oposición sabio'filósofo y descubrió su significado m"s genuino. 5on ello logró distanciarse de

5on ello logró distanciarse de los sofistas y, sobre todo, consiguió dar a la palabra filosofía su legitimidad.los sofistas y, sobre todo, consiguió dar a la palabra filosofía su legitimidad.

l trmino sofista designaba, en un principio, a la persona 0"bil en cualquier oficio artesanal/ en este sentido, se l trmino sofista designaba, en un principio, a la persona 0"bil en cualquier oficio artesanal/ en este sentido, se consideraba sabio, por eemplo, al carpintero que era competente en la construcción de barcos y capa+ de ense6ar su consideraba sabio, por eemplo, al carpintero que era competente en la construcción de barcos y capa+ de ense6ar su oficio a un aprendi+. 7"s tarde se aplicó a la persona dotada de prudencia, cuyo prestigio era aceptado por la oficio a un aprendi+. 7"s tarde se aplicó a la persona dotada de prudencia, cuyo prestigio era aceptado por la comunidad. 8inalmente significó sabio, siendo los sofistas quienes asumieron plenamente esta acepción: sabios que comunidad. 8inalmente significó sabio, siendo los sofistas quienes asumieron plenamente esta acepción: sabios que poseían un conocimiento útil y maestros capaces de transmitir su saber.

poseían un conocimiento útil y maestros capaces de transmitir su saber.

n la refle9ión socr"tica, los sofistas son considerados, irónicamente, sabios que est"n orgullosos de sí mismos por  n la refle9ión socr"tica, los sofistas son considerados, irónicamente, sabios que est"n orgullosos de sí mismos por  creer

creerse se en en posesposesión del ión del sabersaber, pero , pero incapaincapacitadcitados os para desear algo para desear algo que ya que ya creen tenercreen tener, imposibilit, imposibilitados para ados para sentir lasentir la necesidad de la sabiduría y para

necesidad de la sabiduría y para afanarse en conseguirla.afanarse en conseguirla. Sócr

Sócrates, por el contario, se define a sí ates, por el contario, se define a sí mismo como alguien que no posee la mismo como alguien que no posee la sabidusabiduría/ m"s aún, se define como unaría/ m"s aún, se define como una persona que solo tiene la plena certe+a de no ser sabio #“yo solo s que no s nada”*. -rraigado en esta seguridad, persona que solo tiene la plena certe+a de no ser sabio #“yo solo s que no s nada”*. -rraigado en esta seguridad, Sócrates se confiesa enamorado de la sabiduría.

Sócrates se confiesa enamorado de la sabiduría.

Sócrates piensa que la sabiduría es una propiedad que solo conviene a los dioses y sabe que el ser 0umano solo puede Sócrates piensa que la sabiduría es una propiedad que solo conviene a los dioses y sabe que el ser 0umano solo puede sentir su llamada y ponerse en camino 0acia ella, procurando su compa6ía. 1adie puede ser sabio, sino amigo de la sentir su llamada y ponerse en camino 0acia ella, procurando su compa6ía. 1adie puede ser sabio, sino amigo de la sabiduría, es decir, filósofo.

sabiduría, es decir, filósofo.

l concepto socr"tico de la filosofía lleva en su seno el significado de amante, en el sentido m"s fuerte de la palabra: l concepto socr"tico de la filosofía lleva en su seno el significado de amante, en el sentido m"s fuerte de la palabra: amor apasionado que busca incesantemente la verdad. sta disposición se opone a la actitud que adoptan las personas amor apasionado que busca incesantemente la verdad. sta disposición se opone a la actitud que adoptan las personas respecto de sus creencias cuando las aceptan y defienden sin apenas 0aberlas contrastado. -nte esta actitud, el talante respecto de sus creencias cuando las aceptan y defienden sin apenas 0aberlas contrastado. -nte esta actitud, el talante filosófico se manifiesta profundamente crítico, como un compromiso con la verdad. s así como, desde Sócrates, el filosófico se manifiesta profundamente crítico, como un compromiso con la verdad. s así como, desde Sócrates, el trmino filosofía 0ace referencia a la actitud de la persona que persevera en el camino 0acia la verdad y que solo puede trmino filosofía 0ace referencia a la actitud de la persona que persevera en el camino 0acia la verdad y que solo puede emprender aquel que reconoce su propia ignorancia.

emprender aquel que reconoce su propia ignorancia. 3. La filosofía como conocimiento.

3. La filosofía como conocimiento.

La filosofía no solo se 0a definido como una actitud del individuo que reconoce su incapacidad para estar en posesión de La filosofía no solo se 0a definido como una actitud del individuo que reconoce su incapacidad para estar en posesión de la sabiduría #un dominio que !latón reserva a los dioses en el di"logo 8edro*, sino tambin como una forma de la sabiduría #un dominio que !latón reserva a los dioses en el di"logo 8edro*, sino tambin como una forma de con

conociocimiemientonto. . Sin Sin embembargargo, o, el el conconociocimienmiento to debdebe e ententendenderserse e comcomo o una una aspaspirairacióción n 0um0umanaana, , nunnunca ca satsatisfisfec0ec0a, a, aa desvelar los misterios del mundo.

desvelar los misterios del mundo.

n este sentido, el conocimiento es el resultado de la peculiar relación que el ser 0umano se 0a visto obligado a n este sentido, el conocimiento es el resultado de la peculiar relación que el ser 0umano se 0a visto obligado a mantener con la naturale+a. 8or+ado a adaptar el mundo a sus necesidades, el 0ombre tuvo que buscar en las cosas la mantener con la naturale+a. 8or+ado a adaptar el mundo a sus necesidades, el 0ombre tuvo que buscar en las cosas la utilidad que estas le ofrecían para conseguir sobrevivir. Sin embargo, una ve+ cubiertas sus necesidades, sintió la utilidad que estas le ofrecían para conseguir sobrevivir. Sin embargo, una ve+ cubiertas sus necesidades, sintió la necesidad de comprender las cosas que no

necesidad de comprender las cosas que no entendía.entendía.

5on este fin, indagando las causas de las cosas elaboró diversos modos de respuestas con los que 0a conseguido 5on este fin, indagando las causas de las cosas elaboró diversos modos de respuestas con los que 0a conseguido e9plicar de forma teórica las m"s diversas parcelas de la realidad. Son estas respuestas teóricas las que 0an venido a e9plicar de forma teórica las m"s diversas parcelas de la realidad. Son estas respuestas teóricas las que 0an venido a const

constituir el ituir el conocconocimientimiento o del del mundomundo/ / entrentre e ellas se ellas se encueencuentra el ntra el saber que saber que -ris-ristóteletóteles s denomdenominó inó filosfilosofía. La ofía. La filosofilosofíafía responde a la necesidad de 0acernos una

responde a la necesidad de 0acernos una concepción unitaria y total del mundo y concepción unitaria y total del mundo y de la vida.de la vida. ORIGEN PSICOLÓGICO DE LA FILOSOFÍA

ORIGEN PSICOLÓGICO DE LA FILOSOFÍA

“Los 0ombres comien+an y comen+aron siempre a filosofar movidos por la admiración/ al principio, admirados ante los “Los 0ombres comien+an y comen+aron siempre a filosofar movidos por la admiración/ al principio, admirados ante los fenómenos sorprendentes m"s comunes/ luego, avan+ando poco a poco y plante"ndose problemas mayores, como los fenómenos sorprendentes m"s comunes/ luego, avan+ando poco a poco y plante"ndose problemas mayores, como los cambios de la Luna y los relativos al Sol y a las estrellas, y la generación del universo. !ero el que se plantea un cambios de la Luna y los relativos al Sol y a las estrellas, y la generación del universo. !ero el que se plantea un problema o se admira, reconoce su ignorancia. #!or eso

problema o se admira, reconoce su ignorancia. #!or eso tambin el que ama los tambin el que ama los mitos es en cierto modo filósofo/ pues elmitos es en cierto modo filósofo/ pues el mito se compone de elementos maravillosos*. e suerte que, si filosofaron para 0uir de la ignorancia, es claro que mito se compone de elementos maravillosos*. e suerte que, si filosofaron para 0uir de la ignorancia, es claro que buscaban el saber en vista del conocimiento, y no por alguna utilidad. ; así lo atestigua lo ocurrido. !ues esta disciplina buscaban el saber en vista del conocimiento, y no por alguna utilidad. ; así lo atestigua lo ocurrido. !ues esta disciplina comen+ó a buscarse cuando ya e9istían todas las cosas necesarias y las relativas al descanso y al ornato de la vida. s, comen+ó a buscarse cuando ya e9istían todas las cosas necesarias y las relativas al descanso y al ornato de la vida. s, pues, evidente que no la buscamos por ninguna otra utilidad, sino que, así como llamamos 0ombre libre al que es para sí pues, evidente que no la buscamos por ninguna otra utilidad, sino que, así como llamamos 0ombre libre al que es para sí mismo y no para otro, así consideramos a sta como la única ciencia libre, puesto que esta sola es para sí misma”. mismo y no para otro, así consideramos a sta como la única ciencia libre, puesto que esta sola es para sí misma”. #-ristóteles. 7etafísica*.

#-ristóteles. 7etafísica*.

La admiración, el asombro, se produce ante un mundo enigm"tico, que plantea toda suerte de interrogantes. 2no de La admiración, el asombro, se produce ante un mundo enigm"tico, que plantea toda suerte de interrogantes. 2no de ellos preoc

ellos preocupa especialupa especialmente a los mente a los primeprimeros filósofros filósofos: el 0ec0o de os: el 0ec0o de que, a pesar de que, a pesar de los cambios que se producen en ellos cambios que se producen en el unive

universo, y a rso, y a pesar de lo pesar de lo diferdiferente que son entre sí ente que son entre sí los seres que lo los seres que lo compcomponen, este univeronen, este universo es so es un “cosmosun “cosmos”, un ”, un todotodo armónico, y no un “caos”, un desorden. s preciso encontrar una respuesta a este gran interrogante. - ello se 0abía armónico, y no un “caos”, un desorden. s preciso encontrar una respuesta a este gran interrogante. - ello se 0abía

(2)

dedicado ya la actividad mítica, pero la filosófica lo 0ace de otro modo: procura e9plicar tambin el origen y la regularidad del cosmos, pero recurriendo al logos, es decir, a ese tipo de e9plicaciones racionales que pretenden sustentarse en argumentaciones.

La duda, la incertidumbre, la conciencia de no saber y la necesidad de conocimiento, es el otro elemento que nos mueve a filosofar. 1o se trata en esta ocasión de la duda de quien teme equivocarse, y por eso no dice nada, no de la duda de quin 0a desesperado de alcan+ar la verdad #la duda escptica*. Se trata de dudar en el sentido de revisa críticamente aquello que todos damos por bueno o por verdadero, por sabido y demostrado. udar en el sentido de no quedarse satisfec0o con la primera solución que encontramos, sino seguir insistiendo para 0allar respuestas siempre nuevas a los interminables enigmas del universo y de la propia vida.

<al e9amen crítico apunta 0acia una de las tareas fundamentales de todo pensamiento filosófico: desvelar los presupuestos, lo aceptado sin refle9ión suficiente.

PREGUNTAS Y PROBLEMAS FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFÍA 1. EL PR!LE"# $E %EL SER&.

La refle9ión sobre el ser en general aparece en el mundo cl"sico y persiste 0asta la actualidad. n el pensamiento occidental esta cuestión se plantea desde la metafísica.

1.1. La metafísica.

l trmino metafísica aparece, en el desarrollo 0istórico del pensamiento, de una manera anecdótica, ya que se atribuye su invención a un recopilador de las obras de -ristóteles, -ndrónico de =odas, que en el siglo > a.n.e. las clasificó y designó como un conunto de escritos del filósofo griego con el nombre de “metafísica”' aquello que est" m"s all" de la física' porque eran los libros situados detr"s de los de la 8ísica. n todo caso, no 0ay pruebas concluyentes sobre el origen del trmino.

!latón ofrece la primera visión metafísica de la realidad y del ser con su teoría dualista sobre la misma. ?ay un mundo sensible, sueto al cambio, perceptible por los sentidos. ; 0ay otro mundo, el mundo de las >deas, que est" m"s all" de lo físico y que se constituye como verdadera realidad.

!ero es -ristóteles quien establece los fundamentos de esta rama de la filosofía. 1.1.1. Definición ari!"!#$ica %e $a &e!af'ica.

La metafísica es la pregunta por el ser d e las cosas, por la realidad en sus últimos principios.

“?ay una ciencia que estudia el ser en cuanto ser y las propiedades que le corresponden en cuanto tal. 1o se confunde con ninguna de las llamadas ciencias particulares, porque ninguna de estas otras considera en general el ser en cuanto ser, sino que, recortando una cierta parte del ser, investiga solamente las propiedades esenciales de esa parte” #7etafísica. -ristóteles*.

!ara -ristóteles, la metafísica es la 8ilosofía primera. s la ciencia que estudia el ser en cuanto ser y se diferencia del resto de las ciencias denominadas particulares.

La 8ísica, por eemplo, se ocupa del estudio de los seres en cuanto capaces de movimiento/ la medicina, en cuanto capaces de afectación de enfermedad. s decir, estas dos ciencias particulares estudian una parcela del ser y no su totalidad.

1.1.(. La )!ancia * $" acci%en!e.

Según -ristóteles, esa pregunta por el ser 0ace referencia a los seres concretos. !ero el trmino ser, por ser un trmino an"logo# es an"logo porque e9presa en cierto sentido cosas comunes y en otro sentido cosas distintas*, se puede predicar de distintas maneras porque puede ser entendido de diversas formas.

el ser se puede predicar su esencia, su forma determinada, su cantidad, etc. -sí, de un "rbol puedo predicar, decir, diferentes cosas/ su forma, estructura, colores, etc. Lo mismo de otro "rbol cualquiera.

Sin embargo, en ellos, como en cualquier ser, 0ay algo que se presenta como primigenio. @ue ambos son, con independencia de sus diferencias posibles. n esta e9ploración de trminos, introduce -ristóteles la noción de sustancia en oposición al de atributo o accidente.

La sustancia #aquello que e9iste por sí mismo y que est" compuesta, según -ristóteles, por materia y forma* es el ser en primera instancia. Si decimos: “Sócrates est" sentado”, Sócrates es la sustancia porque es el sueto, aquello que da sustento a las acciones que se le atribuyan #en este caso, “estar sentado”*.

Los atributos o accidentes dependen de la sustancia, son las afectaciones de la sustancia y no pueden ser con independencia de la sustancia. n este caso el accidente sería “estar sentado”.

1.1.+. Ma!eria * f"r&a.

2na ve+ definida la noción de ser y sustancia, -ristóteles afirma que las sustancias individuales est" compuestas de materia y forma. sta teoría se conoce con el nombre de 0ilemorfismo, que procede de los trminos griegos, 0yle o materia y morf o forma.

La materia es aquello de lo que algo est" 0ec0o/ la forma, aquello que 0ace que una cosa sea lo que es. !or eemplo, Sócrates es una sustancia compuesta de materia #teidos, 0uesos, etc.* y una forma #aquello que le 0ace ser 0umano*. <ú tambin eres una sustancia con tu materia y forma correspondientes.

(3)

n ambos casos, la forma es idntica pues ambos son seres 0umanos, sin embargo, la materia es distinta/ por eso, aunque los dos sean iguales en la forma, se diferencia uno de otro por la materia/ distinta proporción, distintos rasgos, etc. -ristóteles sitúa el principio de individuación de las sustancias en la materia.

1.1.,. E$ ca&-i" " &"i&ien!".

?asta aquí, la refle9ión de -ristóteles se refiere al ser en su aspecto est"tico. !ero una cuestión esencial en el pensamiento filosófico desde los inicios es la refle9ión sobre el ser en su sentido din"mico.

!ara -ristóteles, el cambio o movimiento es un 0ec0o evidente por la observación. 1o se puede negar que la realidad sea, pero tampoco se puede negar que est sometida al cambio. 5onocedor de la problem"tica suscitada en esta cuestión, en su obra denominada 8ísica abordar" los principi os que 0acen posible el movimiento.

 -ristóteles define el cambio como paso del ser en potencia al ser en acto. La clave e9plicativa de esta definición estriba en el trmino privación. ntre el no'ser y el ser cabe una posibilidad distinta a la nada, el llegar a ser. La privación es un llegar a ser/ y no una ausencia de ser, una nada, porque esa privación se da en un sueto permanente, una sustancia que es pero puede llegar se ser otra cosa.

l ser en potencia es ser como privación. l ser en acto es ser con esa privación ya actuali+ada. l movimiento sería ese paso, o actuali+ación, de la potencia al acto. 2n eemplo: partamos de un ser, una alumna que estudia AB de bac0illerato. s un ser concreto, una sustancia. sa alumna, con el paso de los meses, querr" ser universitaria. <iene, por tanto, esa privación: la de no ser aún universitaria. Sin embargo, esa privación, ese no ser aún, no anula su ser como estudiante de AB. sa privación debe entenderse como una potencialidad, un poder llegar a ser. l paso de bac0iller a universitaria no supone un salto en la nada porque la sustancia permanece #la estudiante*, pero a la ve+ cambia, actuali+a su posibilidad de ser universitaria.

1.1./. Di" c"&" &"!"r in&ói$ * c"&" ac!" 0)r".

<anto la 8ísica como la 7etafísica aristotlicas culminan con la afirmación de la e9istencia de un ios como fundamento último del movimiento y de la realidad/ ios como motor inmóvil y ios como acto puro. ios físico y ios metafísico. l argumento de -ristóteles es el siguiente: todo lo que es movido es movido por alguna cosa. 5omo es imposible que la serie llegue al infinito, es necesario que e9ista un primer motor que no sea movido por otra cosa distinta. !or tanto, el primer motor 0a de ser inmóvil. l ios físico de -ristóteles es el primer motor inmóvil, garantía del movimiento. Se presenta como inmanente al mundo, ya que el movimiento e9ige una pro9imidad física que posibilite ese primer impulso de cambio.

!ero, por otra parte, si ese motor inmóvil es fundamento y e9plicación del movimiento, lo es porque posee el movimiento en toda su actuali+ación, ya que si estuviera en potencia, en un llegar a ser, de adquirir movimiento, no podría mover. s eterno, por tanto es acto puro. se ios metafísico sí se presenta como trascendente al mundo/ como finalidad última de toda la realidad. !ero este ios no es un ios creador y providencialista al estilo de la tradición cristiana, aunque, en todo caso, la realidad, el ser, encuentran su e9plicación en una instancia de orden superior.

1.1.. Ti0" %e &e!af'ica.

<odo este recorrido por las teorías aristotlicas sobre el ser permite distinguir dos tipos b"sicos de metafísica que se desarrollan a lo largo de la 0istoria de la filosofía:

C l ser en cuanto tal, en sí mismo, obeto de la metafísica, puede ser entendido acudiendo a una instancia superior que d ra+ón del mismo. - este tipo de metafísica que recurre a otro plano de la realidad para e9plicar aquella que se nos ofrece por los sentidos se le denomina tradicionalmente una metafísica espiritualista. <ambin se incluyen en este apartado aquellas metafísicas que e9plican la realidad concebida como contenido del pensamiento.

C - una metafísica que no recurre a esas instancias distintas, de tipo pseudodivino, y que intenta dar una e9plicación ontológica y epistemológica del ser en cuanto fenómeno patente a los sentidos, se le denomina metafísica materialista. s una metafísica de corte físico e 0istórico.

 -ristóteles se presenta como origen y fundamento de la discusión posterior de estas cuestiones, pues a l se debe una primera estructuración argumentativa de qu es la metafísica en cuanto el estudio del ser y tambin la solución al problema del movimiento.

 1.2. Las metafísicas espiritualistas. 1.(.1. Me!af'ica e0iri!)a$i!a * Di".

stas metafísicas dan una e9plicación de la realidad atendiendo a un fundamento distinto a la misma/ y, por consiguiente y en una primera clasificación, trascendente a la propia realidad que se interroga.

ste fundamento último' como apuntó -ristóteles' 0ace referencia a un ios como principio y fin de la realidad. La cuestión de ios, su e9istencia o ine9istencia, su intervención o no en el mundo, no es un interrogante de car"cter  religioso únicamente. l problema de ios es uno de los de mayor calado filosófico.

1.(.1.1. E$ ca" %e Decar!e.

escartes #D$)3'D3$&*, al aplicar su duda metódica, obtuvo una primera verdad:”pienso, luego e9isto”. !ero, al obtener  esta verdad indudable, Equ tiene escartesF Solo un pensamiento que piensa, un yo pensante.

l único camino que puede seguir escartes desde su primera verdad' el yo pensante' para construir su sistema filosófico, ser" anali+ar las ideas que piensa. ste yo ni siquiera tiene aún corporeidad.

(4)

Se plantea escartes descubrir si, entre las ideas que piensa el yo, puedan e9istir algunas que no procedan del mismo yo que las piensa. Si esto fuera así, podr" romper ese encerramiento en el que se encuentra ese yo y proceder a la demostración de otras realidades e9tramentales y, especialmente, a la realidad de la e9istencia de ios.

n ese an"lisis, distingue ideas que representan sustancias e ideas que representan solo accidentes. Las primeras contienen una realidad obetiva m"s perfecta que las segundas. !or eemplo, la idea de la sustancia “silla” tiene una realidad obetiva m"s perfecta que la idea del accidente “peque6a” referida a la propia silla. ; muc0a m"s realidad obetiva aún que las ideas de sustancias tendr" la idea de ios, que es pensado como un ser supremo e infinito.

La cuestión es plantearse por qu 0ay ideas que tienen una mayor realidad obetiva que otras. Si la realidad obetiva de alguna de esas ideas no puede proceder, en modo alguno, del yo que las piensa, se si gue como consecuencia lógica que el yo pensante no est" solo en el mundo. @ue e9iste una realidad e9tramental aena a l.

l ra+onamiento cartesiano posee una mayor compleidad pero se puede resumir con un eemplo. l yo pensante puede poseer la idea de “silla”. La realidad obetiva de esa idea puede ser producida por esa misma silla o por un ser m"s perfecto que la silla en cuestión/ por eemplo, el mismo yo pensante.

Sin embargo, la idea de ios, ser infinito, no puede ser producida por el propio yo porque este yo no posee una realidad tan elevada y, por tanto, no puede ser el productor de una idea de tales características. !or tanto, 0a de e9istir ese ios que ponga esa idea en el cogito. !or tanto, ios e9iste. !orque, de no e9istir, no se podría tener esa idea. sta idea es, adem"s, innata #no adquirida en la e9periencia*, pues ese pensamiento no tiene aún realidad e9tramental de la que nutrirse.

5on escartes se inicia la modernidad. Sin embargo, su visión de la realidad sigue siendo de corte metafísico espiritualista. escartes necesita salvar a ios para presentarlo como garante de todo su sistema filosófico.

n todo caso, 0ay una diferencia radical con respecto al pensamiento cl"sico y medieval. !ara los medievales, ios da ra+ón del mundo. !ara los racionalistas, ios se presenta como una 0erramienta a usar para dar una e9plicación del mundo que pretende basarse en la racionalidad.

1.(.(. Me!af'ica e0iri!)a$i!a * 0ena&ien!".

entro del grupo de las metafísicas espiritualistas tambin se incluyen aquellas que e9plican la realidad como un contenido del pensamiento. n este grupo tenemos a ?ume #D%DD'D%%3*.

1.(.(.1. La ca)a$i%a%.

!ara ?ume no se puede conocer lo que est" m"s all" de las impresiones, es decir, m"s all" de los datos que nos aportan los sentidos. l conocimiento es, por tanto, solo conocimiento sensible.

E5ómo e9plica ?ume el proceso del conocerF ?ume basa el conocimiento 0umano en el 0"bito o costumbre, que es facilitado por la memoria. 5omo siempre que 0e puesto mi mano cerca del fuego me quemo, s, tengo el conocimiento de que el fuego quema.

sta costumbre se basa en la noción de causalidad. Siguiendo el eemplo anterior, el fuego es la causa que produce el efecto, el calor o la quemadura. !ero ?ume somete a crítica esta cone9ión causal en tanto que considerada como una cone9ión necesaria. E<enemos acaso impresión de ellaF E1os muestra la e9periencia el enlace que 0ay entre el fuego y la sensación intensa de calorF 1o/ simplemente tenemos dos impresiones separadas que se suceden. La cone9ión causal queda reducida a una mera sucesión. !or eso, en un sentido estricto, la costumbre no produce conocimiento sino creencia. !or estar fundado solo en el 0"bito de observar cierta sucesión'pero no en un cone9ión necesaria' no 0ay conocimiento cierto de los 0ec0os, sino solo probabilidad.

1.(.(.(. Fen"&eni&" * ece0!ici&".

Lo único que la mente conoce son, pues, sus propias percepciones #impresiones e ideas*, pero no podemos saber de dónde proceden las impresiones. ;, si la mente solo es capa+ de conocer sus propios contenidos, la ustificación de la realidad e9tramental se 0ace difícil.

?ume es bastante e9peditivo en este asunto. Solo se puede conocer lo que se nos muestra, los fenómenos #que, en el sentido etimológico, son aquello que se muestra*. Ee dónde proceden las impresionesF GerHeley #otro filósofo empirista como ?ume* dice que proceden de ios/ LocHe, otro empirista, dice que del mundo e9terior. !ero, para ?ume, esa pregunta no puede tener respuesta. <enemos impresiones y punto. !lantearse su origen es ir m"s all" de esas impresiones.

5omo consecuencia de este fenomenismo, ?ume adopta una postura escptica: no puede encontrarse un fundamento racional del mundo e9terior. @ue de la realidad no se pueda dar una ra+ón no implica que esa realidad no e9ista. Lo que afirma ?ume es que de esa realidad no 0ay conocimiento #universal y necesario*, solo creencia #probabilidad*.

1.(.(.+. La e2i!encia %e Di".

E; qu ocurre en el caso de la e9istencia de iosF LocHe y GerHeley se basaron en la inferencia causal para demostrar la e9istencia de ios.

?ume se plantea que tal ve+ ios pueda ser demostrado partiendo del orden que se observa en el mundo tomado en su totalidad y, desde ese orden, remontarse a ios como causa última de esa ordenación. !ero, nuevamente, esta argumentación no es legítima porque usa como fundamento la noción de causalidad.

La noción de causalidad no es m"s que la constatación de una conunción constante entre dos 0ec0os/ como a ios no se le puede observar, no 0ay conunción constante posible. ;, en todo caso, no es lícito suponer que la posible causa de algo tenga que poseer mayor perfección que su efecto.

(5)

5onviene aclarar que ?ume no niega la e9istencia de ios. 5omo en el caso de la realidad, niega que pueda ser  conocido.

1.(.(.,. La cr'!ica a$ *".

>nteresante, por su radicalidad, es la crítica de ?ume a la noción del yo. !ara el pensamiento moderno, la identidad del yo no era inferida mediante la causalidad sino mediante una intuición inmediata.

Si el yo se percibiera en una intuición #una impresión en terminología 0umeana*, no se podría cuestionar su realidad. !ero para ?ume no 0ay impresión del yo, solo percibimos las ideas e impresiones de ese yo. l yo no es una sustancia, sino una mera acumulación de impresiones.

1.+. Me!af'ica &a!eria$i!a. E$ &a!eria$i&" 3i!óric".

l pensamiento de 7ar9 es la encarnación m"s elaborada de las metafísicas materialistas.

l trmino materialismo puede aplicarse a un conunto de teorías filosóficas que solo admiten la e9istencia de principios inmanentes y materiales en la ustificación de la e9istencia de la realidad y del ser 0umano. <oda la realidad es e9plicable desde la materia.

l materialismo de 7ar9 se conoce como materialismo 0istórico. La materia, toda la realidad, no est" puesta ante el 0ombre para que este la contemple. La realidad se ofrece para ser transformada. ; esta transformación se da en el tiempo, en la 0istoria. !or eso, el materialismo de 7ar9 es un materialismo 0istórico.

n este conte9to, la labor de la filosofía no 0a de ser una labor meramente teórica consistente en un intento de e9plicación de la realidad desde la racionalidad. La filosofía tiene que ser pra9is, pr"ctica, y su papel es el de transformar  el mundo, no solo e9plicarlo.

1.+.1. La $)c3a %e c$ae * $a a$ienación.

La 0istoria del ser 0umano es la 0istoria de una continua alienación. -lienación entendida como una situación vital en la que el ser 0umano se encuentra desposeído de su propio yo. ;, al mismo tiempo, el progreso 0istórico es la solución a esa alienación. sta posible contradicción necesita ser aclarada.

7ar9 parte, en su an"lisis, de la sociedad concreta en la que vive. La revolución >ndustrial, favorece la aparición de una nueva clase social denominada proletariado. l proletariado vive en una situación de e9plotación y miseria. 8rente al proletariado est" la burguesía como clase social e9plotadora.

 -plicando el mtodo dialctico, 7ar9 concibe la 0istoria como un desarrollo de contrarios. Siempre, en cualquier poca 0istórica, 0a e9istido una clase social que 0a e9plotado a otra. La 0istoria es luc0a de clases. 2na clase social #tesis* oprime a otra #antítesis*. ste proceso debe superarse mediante la aparición de un nuevo sistema social que transforme toda la sociedad #síntesis*.

sta opresión 0istórica'alienación' se vertebra en tres planos distintos que, según 7ar9, deben ser anali+ados y sacados a la lu+ para el advenimiento de un nuevo sistema social definitivo: la sociedad comunista.

a4 -lienación religiosa. ios es una construcción del 0ombre/ de ese 0ombre sufriente y e9plotado que busca, en un 0ipottico m"s all", la felicidad que a0ora le falta. !ero este dios inventado, resulta ser una invención alienante. 7ientras el ser 0umano siga creyendo en un m"s all" que alivie las inusticias y sufrimientos de su vida real, no 0ar" nada para librarse de su opresión. se ser 0umano se resigna y no se subleva. !or eso, para 7ar9, “la religión es el opio del pueblo”.

-4 -lienación política. l stado cumple, en definitiva, las mismas funciones que ios en la religión. !orque aunque el stado sea creación 0umana, se convierte en un aparato que mantiene las situaciones de e9plotación, pues est" en manos de la clase capitalista que controla los medios de producción.

c4 -lienación económica. 8undamento de las otras dos. n la sociedad capitalista, el proletariado es una pie+a m"s en el proceso de producción. >nteresa que produ+ca, con independencia de las condiciones materiales en las que se d esa producción. l ser 0umano se convierte en una cosa, una mercancía m"s que vale un salario al que 0ay que sacarle cuanto m"s beneficio meor.

8rente a estas alienaciones sostenidas por la urdimbre social, llega el momento de la revolución, concebida como un cambio radical: abolición de la propiedad privada, sociali+ación de los medios de producción, solidaridad entre todos, abolición del stado. <ras la revolución se instaurar" un nuevo orden, una nueva sociedad: la sociedad comunista.

l surgimiento de esta nueva sociedad tendría diversas etapas' en primer lugar, una dictadura del proletariado que posibilite la desaparición de estructuras anteriores. n segundo lugar, la democracia, como instauración de esa dictadura como estructura política. n último lugar, el socialismo, de marcado enfoque económico y desarrollo social en el que desaparecer"n las clases sociales.

(. EL PROBLEMA DE LA BELLE5A.

l ser 0umano, ya desde la -ntigIedad, se 0a preocupado y se 0a preguntado por la belle+a. sta inquietud est" estrec0amente relacionada con el perenne deseo 0umano de percibir y crear o e9presar belle+a. La esttica es la disciplina filosófica que estudia desde un plano teórico estas inquietudes.

l trmino “esttica” procede del griego aist0etiHós, que significa “sensible”. esde una perspectiva etimológica, la esttica es la capacidad que tenemos todos los seres 0umanos de percibir sensaciones. esde una perspectiva general, la esttica se corresponde con la parte de la filosofía que se dedica al estudio de la belle+a y el arte.

l 0ec0o de que la filosofía se 0aya preocupado por la belle+a desde la -ntigIedad no significa que la esttica e9istiese entonces como rama con plena autonomía. !or el contario, la refle9ión esttica estaba estrec0amente conectada a los planteamientos ticos. s a Jant a quien se le considera creador de la esttica moderna como disciplina filosófica autónoma e independiente de la tica. La importancia de Jant radica, precisamente, en reconocer en el gusto una nueva

(6)

facultad del ser 0umano. -sí pues, a travs de esta facultad, se puede u+gar un obeto mediante el placer o displacer  que produce y se puede afirmar que el obeto que procure un placer desinteresado ser" bello.

5ontrariamente a lo que 0abía sido 0asta entonces lugar común entre los tratadistas de esttica, la belle+a no se presenta en la realidad natural, sino que, como defiende 8. Sc0elling, se reali+a en el arte. -sí pues, en la definición de la esttica no solo se relacionan los conceptos de belle+a y arte, sino tambin los de natural y artificial. e esta forma, se puede distinguir entre obeto artístico y obeto esttico. 2n obeto artístico es un obeto producido o creado por el artista. 2n obeto esttico es aquel con el que se califica a todos los obetos de la e9periencia esttica.

(.1. La -e$$e6a.

l primer obeto de preocupación de la esttica 0a girado en torno a la definición de la belle+a, pero no 0a e9istido ni e9iste unanimidad en esa definición. 5on respecto al origen 0istórico de la representación artística como búsqueda de la belle+a, no e9iste tampoco total acuerdo. l 0ec0o indudable es que, a lo largo de la 0istoria, se 0an ofrecido distintos criterios para definir la belle+a:

KGien moral. s b"sicamente la concepción griega de la belle+a como HaloHagat0ía, pues se identifica la belle+a#Halon* con el bien #agat0on*,tal como se presenta en la teoría platónica de la belle+a.

Kerdad. s propia del =omanticismo y, en especial, de ?egel. ste filósofo defiende que verdad y belle+a son dos e9presiones de una misma realidad. La verdad es la manifestación obetiva y universal de la realidad, mientras que la belle+a es su manifestación sensible.

KSimetría. sta idea fue e9puesta por primera ve+ por -ristóteles. espus, <om"s de -quino la retomó y muc0os escritores del =enacimiento, entre ellos Leonardo da inci, la admitieron. s el refleo de la idea de un canon en el arte. K!erfección del placer sensible. !uede entenderse como “representación sensible perfecta” o como “placer que acompa6a a la actividad sensible”.

(.(. E$ ar!e.

l ser 0umano siempre 0a demostrado una gran preocupación por saber qu es el arte y cu"les son sus características, algo que 0a refleado tambin la esttica. s tarea de la filosofía, pues, dar una respuesta a estas cuestiones.

(.(.1 Definición.

2na definición general es la que considera que arte es todo lo que el ser 0umano produce, en contraposición con las obras de la 1aturale+a. n este sentido, las esculturas, los ordenadores o la basura serían obras de arte, mientras que los animales, las estrellas o los "rboles serían obras de la 1aturale+a. 1o obstante, no resulta f"cil encontrar una definición universal, pues el arte no puede describirse ni por los materiales que emplea, ni por lo que se 0ace con esos materiales, ni por la finalidad de la creación. n cualquier caso, para que una obra de arte sea clasificada como “artística”, es necesario que se cumplan las siguientes condiciones:

Ks producto de la percepción de la realidad y de la imaginación del artista. - diferencia de la 1aturale+a, que crea sus propias obras según leyes y mecanismos predeterminados, el artista tiene conciencia de estar dedicado a un proceso de transformación de ideas en im"genes.

Ks fuente de conocimiento y de placer esttico individual y social. 7"s all" de la utilidad inmediata o remota, el obeto artístico es fundamentalmente causa de un determinado modo de placer y conocimiento.

Kst" abierto a nuevas interpretaciones o nuevas significaciones. ado su car"cter de elemento e9presivo y comunicacional, supone una constante apertura a nuevas lecturas por parte de las distintas personas, generaciones o pocas que observan una misma obra de arte.

K-yuda a formar nociones m"s e9actas de la vida. Mracias al arte, percibimos y entendemos la realidad m"s all" de la superficialidad de las costumbres y las rutinas.

K7eora nuestra sensibilidad. 7ediante el arte, podemos ser capaces de sentir pasiones delicadas y agradables, deando de lado emociones rudas y turbulentas. -dem"s, libera a la mente del apresuramiento producido por los negocios y el inters personal.

K8omenta la refle9ión y predispone a la tranquilidad. La obra artística produce un estado propicio para pensar y relaarse, adem"s de una agradable melancolía. stos son disposiciones de la mente que nos acercan al amor y a la amistad. K8avorece la relación social. l arte fomenta, sin duda, un intercambio de ideas y un esprit de finesse que aporta delicade+a y 0umanidad en el trato con nuestros semeantes.

(.(.( A0reciación.

9isten cuatro apreciaciones fundamentales del arte a lo largo de la 0istoria del ser 0umano:

K-rte como conocimiento. sta concepción tiene su origen en la -ntigIedad, pero fue en el =omanticismo cuando se insistió en el valor cognoscitivo del arte. 1ace de la idea de que el arte debe ser imitación de la naturale+a y, como se6alaba -ristóteles, esta tendencia a la imitación no es sino un aspecto del deseo de conocer. Ntros autores, como ?. Gergson, defienden tambin la condición de conocimiento de la obra de arte, pero no por ese supuesto car"cter de imitación de la naturale+a, sino porque estiman que el arte nos ofrece un conocimiento intuitivo de la realidad. 2n poema, una novela o una audición musical nos abrirían la mente a una comprensión m"s global y profunda del mundo y de nosotros mismos.

K-rte como actividad pr"ctica. -parte del car"cter teraputico del arte, 1iet+sc0e insistió en su car"cter utilitario como e9presión de la fuer+a del ser 0umano que lo sitúa en un estado de plenitud y perfección cercano a la divinidad. l arte libera al ser 0umano de preuicios y convenciones sociales. Lo lleva “m"s all" del bien y del mal”.

(7)

K-rte como sensibilidad. esde esta perspectiva, se considera primordial el car"cter sensible del arte. -sí pues, no puede ofrecer un verdadero conocimiento, sino m"s bien un mayor o menor deleite sensorial. ste aspecto 0a sido valorado de modo contrario: para !latón e9presaba el car"cter del mundo de mera apariencia que se da en la creación artística/ sin embargo, ?ume valora positivamente esa condición pues la posibilidad de perfeccionamiento tico va pareo a la educación esttica.

K-rte como producto mercantil. esde !latón, la mayoría de los filósofos 0abía reconocido el valor fundamentalmente educativo del arte. Sin embargo, a partir del =enacimiento se comien+a a formar un mercado de arte. Se reali+an pinturas por encargo o se levantan palacios para la floreciente y acaudalada burguesía. ste proceso culmina en la actualidad. 5omo 0a denunciado O. Genamin, la obra de arte se 0a “desacrali+ado” y se 0a convertido casi e9clusivamente en obeto de mercado cultural.

+. EL PROBLEMA DEL BIEN Y DEL MAL.

<radicionalmente, la cuestión del ser se 0a ligado a otros conceptos filosóficos muy importantes, como el bien, la belle+a, la verdad e incluso a ios. amos a ocuparnos de uno de ellos: el bien, y del concepto que se le opone: el mal. Se trata, como ocurre en el caso del ser, de conceptos abstractos derivados de su constatación cotidiana en situaciones particulares muy diversas: las guerras, el 0ambre, el odio, la traiciónP, en el caso del mal/ pero tambin el amor, la amistad, la solidaridadP, en el caso del bien. !or eso, lo primero que debemos 0acer es preguntarnos por la naturale+a del bien y del mal y, luego, debemos adentrarnos en el problema de la e9istencia del mal.

+.1. La na!)ra$e6a %e$ -ien * %e$ &a$.

Solemos decir de las cosas que nos rodean y de las acciones 0umanas que unas son buenas y otras son malas, oponiendo bueno a malo como algo positivo a algo negativo. !or eemplo, decimos que algo es bueno cuando es agradable, o bello, o usto, etc/ y malo, en caso contrario: desagradable, inusto o feo, etc. n vista de esta diversidad de usos de los adetivos bueno y malo, podemos preguntarnos si todas las cosas, acciones y 0ec0os que consideramos buenos, por un lado, y malos, por otro, comparten algún rasgo común esencial que podamos considerar el bien o el mal, respectivamente. Est"n presentes el bien o el mal en todas estas situaciones que calificamos de buenas o malasF n otras palabras, Etienen el bien y el mal una realidad positiva o e9isten tan sólo como conceptosF

• 7P"ición rea$i!a.  La tradición filosófica occidental 0a favorecido la idea de que el bien es una realidad

e9istente, a menudo identificada con el ser, mientras que el mal sería la negación del bien y la ausencia de ser. 2n eemplo de esta concepción lo encontramos en !latón, según el cual, decimos que algo es bueno porque participa de una realidad eterna e inmutable, la >dea de Gien. Qsta es la >dea suprema del mundo de las >deas, pues es la fuente del ser y de la cognoscibilidad de todas las dem"s. !or el contrario, el mal no puede ser una >dea, ya que implica ausencia de bien. l mal es algo indeterminado, asociado a la oscuridad y a la confusión.

• 7P"ición n"&ina$i!a. La posición contraria la sostienen los filósofos analíticos, que niegan la e9istencia del

bien y del mal como realidades obetivas independientes. !ara los positivistas, los adetivos bueno y malo no indican una cualidad natural de las cosas. !or eso, los que identifican el significado del adetivo bueno con una cualidad natural, como lo agradable, cometen una falacia naturalista. 5onfunden la esencia de lo bueno con los efectos que producen en nosotros las cosas que consideramos buenas. !ara los positivistas, el bien y el mal son trminos cuya función es e9presar un uicio valorativo. e esta manera, cuando alguien afirma que algo es bueno, no 0ace otra cosa que e9presar su opinión de que aquello es deseable o conveniente, y lo contrario, cuando dice que algo es malo.

+.(. 8Có&" e 0"i-$e $a e2i!encia %e$ &a$ en e$ &)n%"9

7uc0os pensadores que aceptan la e9istencia de ios se plantean el problema de la teodicea: Ecómo puede ios, siendo infinitamente bueno y todopoderoso, permitir la e9istencia del malF

 -sí pues, o bien no es realmente bueno, porque permite el mal pudiendo evitarlo, o bien desearía erradicarlo del mundo, pero no puede, de lo que se seguiría que es bondadoso, pero no todopoderoso. !or tanto, Ecómo podemos 0acer  compatible la e9istencia de un ios omnipotente y bondadoso con la e9istencia del mal en el mundoF

Qstos son algunos de los argumentos que se 0an sostenido acerca de esta cuestión:

• 'l mal es necesario para obtener un bien superior. Si pudisemos comprender la estructura y el funcionamiento

global del mundo, veríamos que el mal es inevitable de cara a la obtención de un bien mayor. Según Leibni+, el mundo en el que vivimos es el meor de los mundos posibles, pero no se puede conseguir este óptimo si no es a costa de males menores, de la misma manera que no podr"s escoger la carrera que te guste si no te sacrificas estudiando.

• 'l problema del mal es sólo aparente, fruto de las limitaciones del entendimiento 0umanos. La finitud de la ra+ón

0umana nos impide comprender cómo ios permite el mal, sólo ios en su ilimitada sabiduría puede dar cuenta de ello. -sí, para los estoicos, los males son únicamente males para nosotros, porque nuestro entendimiento no alcan+a a comprender que ese mal aparente es, en realidad, un bien para el <odo.

• 'l mal es un producto de la acción 0umana. Según san -gustín, ios nos 0a dado libre albedrío/ es decir,

libertad para escoger y actuar. -unque ello implique la capacidad de ir en contra de ios mismo y de 0acer el mal. !ara san -gustín, el mal es consecuencia de un uso in debido de la libertad que ios nos 0a concedido.

• 'l mal es consecuencia de la imperfección del mundo. !ara los neoplatónicos, el mundo es inevitablemente

imperfecto porque est" constituido por la materia, que es el tipo de realidad m"s aleado de la divinidad/ en la imperfección de la materia radica el origen del mal. !ara algunos pensadores modernos como =ousseau, la causa del mal est" en la sociedad, que corrompe a un ser 0umano bueno por naturale+a.

LAS TAREAS DE LA FILOSOFÍA

5uando nos preguntamos sobre los temas de la filosofía, muc0as veces respondemos que la filosofía trata sobre todas las cosas en general, pero esta respuesta es poco orientativa. 1ecesitamos algo m"s concreto. Epor dónde debemos

(8)

empe+arF l maestro Jant tambin nos ec0a una mano en este trance reduciendo la tarea filosófica a la respuesta de cuatro preguntas fundamentales que encerrarían la totalidad de la tem"tica filosófica. stas preguntas son:

D. E@u puedo saberF A. E@u debo 0acerF 4. E@u me cabe esperarF (. E@u es el 0ombreF

D. - la primera pregunta responde lo que tradicionalmente se conoce por <eoría del conocimiento o gnoseológica, y posteriormente se concretar" en una disciplina tan actual y vigente como la 8ilosofía o <eoría de la 5iencia, tambin conocida por pistemología. e lo que se trata aquí no es sólo de saber. Si así fuera, a esta cuestión respondería cada una de las ciencias con sus diferentes aportaciones al conocimiento 0umano/ así, la Giología, por eemplo, nos ilustra sobre el fenómeno cósmico de la vida, nos suministra un conocimiento científico sobre lo vivo, y lo mismo cabe decir de la 8ísica respecto del mundo material o físico o de la Sociología respecto de las sociedades 0umanas. Sin embargo, la pregunta filosófica, 0aciendo gala del mencionado af"n de radicalidad que la caracteri+a, pretende ir  m"s all", la 8ilosofía no se conforma con saber, sino que quiere saber Ecu"nto sabe con sus conocimientosF La 8ilosofía se cuestiona el alcance, la valide+, la fiabilidad de los conocimientos. ic0o de otro modo, la 8ilosofía pretende saber si los conocimientos que posee el ser 0umano son como los diamantes, esto es, para siempre. l filósofo, y queda dic0o que todo 0ombre lo es, se preocupa por averiguar si 0ay algún tipo de conocimiento definitivo o si realmente los conocimientos cambian o se desgastan con el paso del tiempo. 1o se trata sólo de saber cosas sobre el mundo físico, sino que, ri+ando el ri+o, puede uno preguntarse por la fiabilidad o no fiabilidad, por la fec0a de caducidad, de nuestros conocimientos de ese mundo físico o de la realidad en general. 2na ve+ que se entiende el sentido de esta primera pregunta Hantiana, se entiende al mismo tiempo no sólo su indiscutible inters obetivo' aunque cada uno de nosotros, subetivamente, pueda vivir muy feli+ son buscarle respuesta', sino adem"s que a esta cuestión no puede d"rsele respuesta desde ninguna de las ciencias concretas. Las ciencias estudian, cada una de ellas, su parcela de la realidad y suministran conocimientos científicos sobre las mismas. ;a el adetivo RcientíficoR incluye una respuesta t"cita a la cuestión: RcientíficoR es sinónimo de riguroso, v"lido, obetivo, demostrado, etc. !ero esta respuesta es algo que se da por sentado, no el resultado de una investigación peculiar sobre la valide+ del conocimiento científico que se ofrece como tal. e 0ec0o, sabemos que los conocimientos cambian con el tiempo: que conocimientos que en el pasado se tuvieron por definitivos, caducaron con el paso del tiempo. E!or qu iba a suceder de forma diferente con los actuales saberes científicosF EN es que 0ay realmente algún conocimiento que escape al paso del tiempoF stas cuestiones podrían, de 0ec0o, intentar responderlas los científicos, pero al intentarlo no estarían ya 0aciendo ciencia, sino filosofía de la ciencia, cada uno de ellos de su ciencia particular/ 0abrían dado desde luego un paso típicamente filosófico, un paso 0acia atr"s, 0acia el fondo de las cosas.

!ero adem"s de por su radicalidad, la 8ilosofía se caracteri+a por su universalidad, por su amplitud de miras. !ara responder a la pregunta por el conocimiento, no me basta con estudiar una parcela del mismo, sino todas ellas, no sólo una ciencia natural, sino todas las ciencias naturales, pero adem"s 0e de tener en cuenta las ciencias 0umanas y las formales. s decir, que sólo si en mi respuesta tengo presente el conunto del saber 0umano, ser" sta una respuesta netamente filosófica, producto de una investigación filosófica. -sí pues, la pregunta filosófica por el conocimiento 0umano pretende establecer si e9isten o no conocimientos definitivos o verdades absolutas, cu"les serían las características de stas, sus orígenes, los mtodos empleados para obtenerlas, etc.

strec0amente ligado a esta cuestión se 0alla el problema de la realidad que es obeto de conocimiento. Si afirmo que 0ay verdades definitivas, estoy diciendo que 0ay aspectos de la realidad que 0e sido capa+ de fiar para siempre, es decir, estoy afirmando que e9iste la realidad, lo obetivo, y que yo, sueto, soy capa+ de conocerla tal como es, al menos parcialmente. sto implica ya varios polos o momentos: la realidad, el sueto que la investiga, el conocimiento fruto de esta investigación, que es a su ve+ obeto de una investigación ulterior' metacognoscitiva, metacientífica, epistemológica' que determina la valide+ de ese conocimiento o del conocimiento en general. 5abe plantearse en este conte9to si realidad, sueto y conocimiento son de la misma naturale+a, por eemplo material, o no/ si 0ay m"s realidad que la que se percibe por los sentidos, o incluso si e9iste una realidad independiente del sueto que la conoce o es todo m"s bien un producto subetivo, una especie de enso6ación. <odas estas cuestiones caen dentro de una disciplina filosófica llamada 7etafísica.

A. 5on la segunda pregunta se abre un campo tan importante como el de la acción 0umana. ste es el campo del que se ocupa la filosofía pr"ctica, que para Jant es tan importante o m"s que el de la filosofía. Saber es fundamental, eso nadie lo duda y aunque, según -ristóteles, Rtodos los 0ombres desean, por naturale+a, saberR, la dedicación al saber, captar información, aprender, investigar, etc., son acciones que preceden al saber mismo y que se ven precedidas, a su ve+, de las correspondientes decisiones. s decir, antes de saber, tengo que querer saber y luego dedicarme a ello. La acción tiene, pues, una clara preminencia. <ambin es cierto que a la decisión que precede a la acción le antecede a su ve+ una refle9ión que no es ya, sin embargo, de car"cter teórico, sino pr"ctico. -sí, por  eemplo, me puedo preguntar Epara qu o por qu estudiar una determinada carreraF !odríamos encontrar  seguramente tantas ra+ones y argumentos como personas, pero a grandes rasgos se repetirían en muc0os casos la siguiente secuencia: para saber y para encontrar un RbuenR puesto de trabao. E; para qu un buen puesto de trabaoF !ues porque los buenos puestos de trabao est"n RbienR remunerados. E; por qu se quieren puestos de trabao bien remuneradosF !ues evidentemente para ganar dinero. E; para qu el dineroF !ara comprar esto y aquello, viaar, etc. E; para qu todo estoF 7"s tarde o m"s temprano aparecer" la felicidad como fin último por el que todo se reali+a y que no es a su ve+ medio de ningún fin ulterior. s decir, que la segunda pregunta Hantiana apunta a algo tan importante como la felicidad: de lo que se trata, en el fondo, es de lo que debo 0acer para ser feli+, para llevar una vida feli+. E9iste algo m"s importanteF esde el comien+o de su 0istoria, la 8ilosofía 0a abordado una y otra ve+ esta cuestión 0asta convertirla en la verdadera meta de su actividad: al filósofo cl"sico se le llamar" sabio, porque posee una sabiduría vital, esto es, porque sabe vivir. !ara alcan+ar una meta tan importante como sa 0ay que poner en uego todo lo dem"s: para ser feli+, tengo que saber lo que me 0ace feli+, me tengo que conocer a mí mismo, en cuanto individuo y en cuanto especie #!sicología, Giología*, pero tambin como alguien que no puede alcan+ar la felicidad aisladamente sino unto a los dem"s, en sociedad#Sociología, !olítica, conomía*, antes, no obstante, tengo que conocerme como ser libre, que puede elegir libremente lo que quiere 0acer, de lo contrario, todo lo dem"s perdería sentido: sólo puedo fiarme metas e intentar alcan+arlas si de antemano no est" escrito ya todo lo que voy a 0acer y todo lo que va a pasarme. <ampoco en la cuestión de la vida feli+ tienen las ciencias la última palabra aunque, a veces, pueda parecer lo contrario. -sí, el mdico, bas"ndose en conocimientos de car"cter  biológico, nos recomienda lo que debemos 0acer para lleva una vida sana/ muy frecuentemente la recomendación toma incluso tintes de prescripción, de obligatoriedad. Se est" identificando así, sin m"s, vida sana con vida feli+ y se est" eliminando la decisión personal refle9iva: todos deberíamos comer sano, que es sinónimo en todos lo s casos

(9)

de 0acer una cierta dieta, no fumar, no beber, y practicar footing, para vivir m"s. !ero vivir m"s no significa vivir  meor. !or otra parte, si 0ubiramos obligado a la 0umanidad entera a llevar ese modelo de vida sana, 0ubiramos perdido con seguridad grandes aportaciones artísticas, científicas o culturales en general, de individuos que llevaron tal ve+ una vida mdicamente Rpoco sanaR, pero no necesariamente una mala vida: así, Jant, por eemplo, fumaba, bebía y no 0i+o am"s deporte, pero escribió, llevando la vida que l muy meditadamente 0abía decidido llevar, la R5rítica de la ra+ón puraR, entre otras obras decisivas para la 0istoria del pensamiento 0umano.

=esumiendo: saber lo que debo 0acer para ser feli+ como individuo entre individuos es cuestión complea y decisiva, de la que se ocupa tradicionalmente la Qtica.

4. 1o obstante, 0ay que se6alar que no siempre se enfoca la problem"tica tica desde la perspectiva de la vida feli+, sino que con frecuencia se 0ace a travs de la lente de la acción correcta, o el buen comportamiento:RE@u debo 0acerFR significa entonces RE5ómo debo comportarmeFR para ser bueno y, dado el caso, obtener un premio po r ello, que no necesariamente 0a de ser una vida feli+ aquí y a0ora, sino tal ve+ en el m"s all", en la otra vida. e este modo entramos en el terreno de la tercera pregunta Hantiana, Equ puedo esperarF, que se refiere a la vida ultraterrena, a la creencia en un m"s all ", en un ser supremo que premia a los buenos y castiga a los malos. - estas cuestiones, que son m"s propiamente de fe, responde la =eligión, y escapan en parte al dominio de la 8ilosofía. Se pueden abordar sólo parcialmente de un modo racional' por eemplo, a travs de posibles argumentos racionales para demostrar la e9istencia de ios en tanto que principio de toda realidad o ue+ supremo garante del orden tico', y en esa medida caerían dentro del "mbito de la Qtica o de la 7etafísica #<eología natural*.

(. ; es precisamente la cuestión cuarta de Jant, Equ es el 0ombreF, la que las sinteti+a todas y es presupuesta por  todas las dem"s: sólo cuando se 0a respondido a sta, se puede responder lo que es el saber filosófico en tanto que saber eminentemente 0umano, y lo que es el conocimiento #0umano*, es decir, lo que puede llegar a conocer el 0ombre por ser l quien es y, por tanto, cu"l es su realidad, cómo se comporta o puede llegar a comportarse, etc. Si la 8ilosofía se e9pusiera, y no es ste el caso, como disciplina acadmica al uso, esto es, como algo acabado y establecido, 0abría que empe+ar realmente por aquí: con una definición de lo que es el ser 0umano, y proceder  luego a tratar sus diferentes aspectos: conocimiento, acción, mundo. La respuesta inicial a esta primera pregunta incluiría todas las dem"s.

Sin embargo, podemos plantearnos otra e9posición, m"s de tipo gentico, es decir, una e9posición que se centre m"s en plantear las cuestiones, en que se vea cómo se generan y surgen realmente los problemas,'que son algo vivo y siempre por resolver y no problemas ya resueltos, en rigor, por tanto, el pasado problemas muertos' y que invite con ello al propio pensamiento, que es la única fuente de l a que en 8ilosofía pueden manar las soluciones.

 -sí pues, nada m"s y nada menos que a la respuesta de esta última cuestión Equ es el 0ombreF, que las sinteti+a todas y que contiene las m"s populares pero no menos pretenciosas, Ede dónde venimosF, Eadónde vamosF, se dedica la 8ilosofía. !arece suficientemente importante como para no pasar de largo EnoF

LA OPINIÓN P:BLICA 1. 8;)# e $a "0inión 0<-$ica9

!ara entender qu es la opinión pública de un modo preciso, debemos prestar atención a los dos trminos que forman esta e9presión.

KSe $$a&a "0inión, y la opinión no implica certe+a ni verdad. s m"s, en filosofía se 0a distinguido siempre entre la certe+a con la que se abarca la verdad y la sensación cambiante con la que se alberga una opinión.

Npinión es lo que se piensa, se cree, en una me+cla de conocimiento y de simpatía o antipatía y otras emociones. s una especie de p"lpito m"s que una verdad bien fundada.

Sobre evidencias no 0ay opiniones, no privadas ni públicas. Si se produce una gran nevada o 0ay un fuerte período de sequías, sobre eso no cabe opinión, porque son verdades de 0ec0o, contrastables. !uede 0aber opinión en cambio sobre la imprevisión política al enfrentarse a esa sequía. >gualmente sobre el número premiado con el “Mordo” de 1avidad no 0ay opiniones: es el que es. @uien lo tiene, gana. @uien no, pierde.

5uando se 0ace una encuesta por la calle se pide la opinión de la gente y la gente contesta con lo que piensa, cree, con lo que le parece. 1o se busca rigor, porque se pregunta a veces por cuestiones muy difíciles a gente que no tiene por  qu conocerlas a fondo.

Ntra cosa es cuando se pregunta a la gente sobre algo en lo que tiene e9periencia directa y contrastada. 1adie a quien se pregunte si 0an subido los precios de forma especialmente notable desde la introducción del euro tendr" dudas. @ue 0an subido muc0o no es una opinión: es una evidencia, una verdad contrastable y contrastada.

K!ública quiere decir aquí general y, de un modo indirecto, mayoritaria. !ero es frecuente que la opinión pública est fragmentada, que 0aya variedad. Si no se dice nada m"s que “opinión pública”, se suele entender la mayoritaria. 1o necesariamente la que es realmente mayoritaria, sino la que se presenta como tal. ; esto depende, como se ve enseguida, de la influencia de los medios en crear' m"s o menos de la nada' una opinión pública.

(. O0inión 0<-$ica rea$ * "0inión 0<-$ica &e%ia!i6a%a.

s posible 0acer una distinción entre opinión pública real y opinión pública mediati+ada. La primera corresponde a lo que la gente, en su mayoría, piensa realmente/ algo, por lo dem"s, muy difícil de comprobar. ?aría falta una encuesta de opinión de amplia e9tensión, con suficiente precisión y claridad en la formulación de las preguntas, con muc0as garantías en la interpretación, ponderando muc0os factores, etc.

La opinión pública mediati+ada es la que es presentada como dominante en los medios de información y comunicación. sta última debería ser, en principio, el refleo de la real. !ero desde 0ace muc0os a6os se sabe que no es así: los medios procuran recoger la opinión pública, pero en realidad la crean.

 -ctualmente, para gran parte de la gente, opinión equivale a convicción, a verdad, aunque sea algo cambiante. !or  supuesto, se puede cambiar de opinión, pero, mientras se mantenga una, esa es la que mueve a la acción o, por lo menos, a una muy concreta, cargada de poder: el voto.

(10)

el estado de las opiniones en una sociedad determinada' y no tanto de profundas convicciones y de una búsqueda de la verdad' depende quin va a gobernar el país. -lgo así como el fenómeno de la publicidad: de la “idea” m"s o menos vaga que la gente e 0ace del producto, de su opinión, depende la venta.

 -limentar una verdad, convencer de una verdad es un trabao arduo. !ero no así despertar o transmitir una opinión. !ara esto no se necesitan argumentos, sino impresiones, sensaciones, emociones, tópicos m"s o menos disimulados, simplificaciones, incluso 0istorietasP <odo esto de acuerdo con una versión de la ley de mínimo esfuer+o que puede formularse así: para la mayoría, una verdad difícil no puede oponerse con 9ito a una simplificación emocional.

s cierto que, al darse pluralidad de medios, de diversas ideologías o sensibilidades, con distintos y a veces contrapuestos intereses, los intentos de crear opinión pública en determinados temas se ven contrarrestados por los intentos en sentido contrario. !ero por la ley de simplificación emocional, la opinión que la cumple se difunde en proporción geomtrica, mientras que su oponente lo 0ace en proporción aritmtica. ; es que l a primera tiene a su favor la facilidad mental y la fuer+a emocional.

+. O0inión 0<-$ica= $i-er!a% %e inf"r&ación * %e e20reión.

l trmino comunicación alude, en su misma raí+, a comunidad. Las e9plicaciones ideales sobre la sociedad de comunicación afirma que los medios de comunicación cumplen la doble tarea de: informar de forma vera+ sobre los 0ec0os y situaciones/ y mostrar el pluralismo de opiniones.

l pluralismo de opiniones es una consecuencia de la libertad de e9presión, es decir, de la libertad de cada persona de e9presarse sin coacciones y de la forma que quiera, con tal que respete los derec0os y libertades de los dem"s. l derec0o a la libertad de e9presión es b"sico en democracia/ por eso, es esencial conocer, no solo la teoría sobre esa libertad, sino la pr"ctica real, su verdadero uego en la sociedad.

n los regímenes no democr"ticos la libertad de e9presión est" ausente: el stado controla de diversas formas los medios de opinión, interviniendo en el nombramiento de sus directores, instaurando una censura previa, etc. n los regímenes democr"ticos, aunque puedan e9istir algunos medios que son propiedad estatal #como, en spa6a, <elevisión espa6ola y las emisoras de comunidades autónomas*, en principio se defiende un "mbito plural de la libertad de e9presión y, por la misma ra+ón, del derec0o de los ciudadanos a ser informados de ese pluralismo, que en eso consiste la libertad de información.

!ero este pluralismo es limitado: los medios públicos tratan siempre meor la actuación del Mobierno que la de la oposición. sta sencilla comprobación puede 0acerse cada ve+ que cambia el Mobierno: no solo cambia el director de la televisión pública/ tambin muc0os redactores, programas, etc.

Las empresas de comunicación que son de capital privado y buscan la rentabilidad y el beneficio presentan dos modalidades principales: unas est"n interesadas solo en vender eemplares y obtener publicidad, siendo m"s o menos neutras en cuestiones ideológicas/ otras, adem"s de eso, tienen un inters específico en transmitir una determinada ideología.

Las empresas de opinión tienden, adem"s a la concentración y a la e9tensión a varios campos: radio, prensa, televisión. !or ese camino pueden darse grupos de fuerte poder medi"tico, económico y político. Lo que debía ser comunicación comunitaria es comunicación al servicio de intereses particulares. s difícil que se llegue a un monopolio o dominio e9clusivo de un solo grupo en el mercado, pero son frecuentes los oligopolios, es decir, el mercado repartido entre pocos y poderosos grupos.

5uando se da esta situación, no se impide que alguien recin llegado eer+a su libertad de e9presión y de información y cree un medio independiente. !ero se trata de una libertad muy problem"tica y de difícil viabilidad.

s preciso un acercamiento crítico a la libertad de e9presión y de información para que no se conviertan solo en palabras vacías, que nada tienen que ver con las situaciones reales.

'(')L: E*ERC+C+ 1. L# ,+LS,(# - - 

 -dicione a cada respuesta una e9plicación o un eemplo, es decir, e9prese el !N= @2Q de su respuesta. Se le recomienda el uso del diccionario para las palabras que no sean muy claras.

D. ESólo pueden descubrir los científicos o tambin cada uno de nosotros podemos tener descubrimientosF A. E@u es un descubrimientoF

4. E@u es aprenderF

(. E5ómo sabe que aprendeF $. E@u es un conocimientoF 3. E5ómo sabe que conoceF

%. E5u"les son las diferencias entre conocimiento y descubrimientoF Sien%" c"3eren!e c"n $" an!eri"r>

. Se6ale tres de sus descubrimientos #pueden ser de cualquier a6o de su vida* ). Se6ale tres de sus conocimientos. #pueden ser de cualquier a6o de su vida* D&. E@u aprendió el a6o anteriorF

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...