GUÍA DE CAMPO CON ESPECIES DE LA FAMILIA CACTACEAE PRESENTES

142  Descargar (0)

Texto completo

(1)

CACTA

CACTACEAE, PRESE

CEAE, PRESENTES E

NTES EN LA

N LA RESE

RESERVA DE

RVA DE

LA

LA BIOSFE

BIOSFERA TEHU

RA TEHUACÁ

ACÁN – C

N – CUIC

UICATL

ATLÁN

ÁN

Rafael Lo

Rafael Loaiza Ramírez

aiza Ramírez

Juan

Juan Ma

Manuel Salaza

nuel Salazar Tor

r Torres

res

Re

Reserva de la Bi

serva de la Bi osf

osfera T

era Tehuacán – C

ehuacán – Cuic

uicatlán

atlán

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas

Instituto

Instituto Te

Tecnol

cnológico

ógico Supe

Superior

rior de Za

de Zacapoa

capoaxtla

xtla

México, 2008

México, 2008

(2)
(3)

ÍNDICE

ÍNDICE

Pág.

Pág.

PRESENTA

PRESENTACIÓN

CIÓN ...

...

...

...

... 66

INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN ...

...

...

...

... 88

POL

POLÍGONO DE L

ÍGONO DE LA

A RBT-

RBT-C

C ...

...

...

...

... 11

11

RESERV

RESERVA

A DE

DE LA

LA BIOSFERA

BIOSFERA TEHUACÁN

TEHUACÁN CUICATLÁ

CUICATLÁN ..

N ...

...

...

...

...

...

...

. 12

12

Dec

Decrreto

eto ...

...

...

...

...

... 12

12

Desc

Descriripc

pció

ión

n del

del Ár

Área Pro

ea Pro teg

tegid

ida Feder

a Feder al

al ...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

.. 13

13

Vege

Vegetac

tació

ió n ...

n ...

...

...

...

... 13

13

Desc

Descriripc

pció

ión

n geo

geogr

gráfi

áfica

ca ...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

...

... 14

14

Vías

Vías de

de acc

acc eso

eso ...

...

...

...

... 16

16

Características físicas ...

Características físicas ... 16

16

Geol

Geol og

og ía ...

ía ...

...

...

... 16

16

Fisiografía ...

Fisiografía ... 17

17

Eda

Edafo

folo

lo gía ...

gía ...

...

...

...

.... 19

19

Hidrología

Hidrología...

...

...

...

... 21

21

Cli

Cli mat

mat ol

ol og

ogía

ía ...

...

...

...

... 22

22

MORFOLOGÍA DE LAS CACTÁCEAS ...

MORFOLOGÍA DE LAS CACTÁCEAS ... 23

23

Raíz

Raíz ...

...

...

...

...

... 23

23

Tubérculos ...

Tubérculos ... 26

26

Costillas ...

Costillas ... 27

27

 A

 Aréo

réo las ...

las ...

...

...

...

... 29

29

Espinas ...

Espinas ... 30

30

Flo

(4)

 Ap

 Apor

or oc

ocact

actus

us mar

marti

ti anu

anus

s

...

...

...

... 47

47

Ce

Cephalocereus

phalocereus colum

colum na-

na-trajani

trajani

...

...

...

... 48

48

Coryphantha melle

Coryphantha melleospin

ospin a

a

...

...

...

... 49

49

Coryphantha pa

Coryphantha pallid

llid a

a

...

...

...

...

... 50

50

Coryphanta reduncispina

Coryphanta reduncispina

...

...

...

... 51

51

Cylindropuntia imbricata

Cylindropuntia imbricata

...

...

...

... 52

52

Cylindropuntia tunicata

Cylindropuntia tunicata

...

...

...

...

... 53

53

Disocactus ackermannii

Disocactus ackermannii

...

...

...

... 54

54

Echinocactus platyacanthus

Echinocactus platyacanthus

...

...

...

... 55

55

Echinocereus pulchellus

Echinocereus pulchellus

...

...

...

... 56

56

Escontria chiotilla

Escontria chiotilla

...

...

...

...

... 57

57

Fe

Ferocactus f

rocactus f lavovirens

lavovirens

...

...

...

...

... 58

58

Ferocactus haematacanthus

Ferocactus haematacanthus

...

...

...

... 59

59

Ferocactus macrodiscus

Ferocactus macrodiscus

...

...

...

... 60

60

Fe

Ferocactus recurv

rocactus recurv us

us

...

...

...

...

... 61

61

Ferocactus robustus

Ferocactus robustus

...

...

...

...

... 62

62

Hylocereus undatus

Hylocereus undatus

...

...

...

...

... 63

63

Isolatocereus dumortieri

Isolatocereus dumortieri

...

...

...

... 64

64

(5)

Lemaireocereus holl ianus

... 65

Mammil laria albil anata

... 66

Mammil laria c arnea

... 67

Mammil aria crucigera

... 68

Mammillaria discolor

subsp.

 och oterenae

... 69

Mammillaria discolor

subsp.

 schmollii

... 70

Mammillaria dixanthocentron

... 71

Mammillaria dixantrocentron

subsp.

 flavicentra

... 72

Mammillaria duoformis

... 73

Mammillaria haageana

... 74

Mammillaria hernandezii

... 75

Mammillaria huitzilopochtli

... 76

Mammillaria huitzilopochtli

subsp.

niduliformis

... 77

Mammil laria kanwinskiana

... 78

Mammil laria k raehenbuehlii

... 79

Mammil laria mystax

... 80

Mammil laria napina

... 81

Mammil laria oteroi

... 82

Mammil laria pectinifera

... 83

Mammil laria polyedra

... 84

Mammillaria solisioides

... 85

Mammil laria s phacelata

... 86

Mammil laria supertexta

... 87

Mammil laria tepexicensis

... 88

(6)

Opuntia auberi

... 97

Opuntia cochenillifera

... 98

Opuntia decumbens

... 99

Opuntia depressa

... 100

Opuntia huajuapensis

... 101

Opuntia hyptiacantha

... 102

Opuntia lasiacantha

... 103

Opuntia olmeca

... 104

Opuntia pilifera

... 105

Opuntia pubescens

... 106

Opuntia streptacantha

... 107

Opuntia tomentosa

... 108

Opuntia velutina

... 109

Pachycereus g randis

... 110

Pachycereus weberi

... 111

Peniocereus s erpentinus

... 112

Peniocereus vip erinus

... 113

(7)

Pilosocereus chrysacanthus

... 115

Polaskia chende

... 116

Polaskia chichipe

... 117

Pseudomitrocereus fulviceps

... 118

Rhipsalis baccifera

... 119

Selenicereus vagans

... 120

Stenocactus crispatus

... 121

Stenocereus pruinosus

... 122

Stenocereus stellatus

... 123

GLOSARIO ... 124

LITERA TURA CITADA ... 138

NOTA ... 140

(8)

a los diferentes estudios realizados por investigadores nacionales e

internacionales sobre la familia Cactaceae. Lamentablemente, en años anteriores

la información obtenida era utilizada solo para hacer publicaciones meramente

científicas, las cuales por la complejidad de su lenguaje solo eran consultadas por

gente especializada en el tema. Sin embargo, hoy en día se está tratando de que

cualquier proyecto o investigación que se lleve a cabo en dicha zona, es

importante dárselos a conocer a los pobladores, ya sea mediante informes

escritos, a través de pláticas, publicaciones, u otros medios informativos.

La Reserva, no solo alberga una gran diversidad de flora y fauna, también se

encuentra habitada por grupos humanos, los cuales tienen contacto directo con los

diferentes ecosistemas presentes, debido a que hacen uso de los recursos

bióticos para satisfacer sus necesidades.

A través del tiempo los residentes le han asignado un nombre común a cada

especie de planta o animal, estos pueden variar dependiendo del grupo étnico al

que pertenezcan, así como a la cultura y tradición que tienen arraigada; esto a su

vez ha propiciado que las especies se conozcan por diferentes nombres comunes,

los cuales en ocasiones generan confusión tanto para los investigadores como

para los mismos pobladores. Muchas de las veces el conocimiento empírico que la

gente tiene con respecto a la biodiversidad que les rodea, es una fuente de

información valiosa para los investigadores, porque les permite complementarla

(9)

con información técnico-científica, logrando así mejores resultados en la

investigación.

La información recopilada en este trabajo se espera que sea de utilidad para

aclarar cualquier duda que tenga el lector; así también, es un medio de difusión

que da a conocer la diversidad de cactáceas existentes dentro de esta Área

Protegida Federal.

Por todo lo anterior, esta Guía de Campo dentro de su incluido, presenta cada

especie en una ficha técnica la cual contiene el siguiente formato: nombre

científico de la planta, sinónimos, fotografía de la planta, descripción morfológica y

anatómica, nombre común, uso, distribución, hábitat, fenología, status de

conservación de acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT 2001, este dato es

importante porque permite conocer que tan expuesta se encuentra la especie a

desaparecer de su área de distribución que en ocasiones se llega a su extinción

total o parcial, debido principalmente a actividades antropogénicas de fuerte

impacto. Así como la zona de localización y mapa de distribución.

(10)

especies de cactáceas, debido a las variantes condiciones topográficas, climáticas

y posición geográfica que lo caracterizan, al grado de que algunos autores

consideran que probablemente estas plantas son las más características del

paisaje mexicano (Becerra, 2000).

Se calcula que la familia Cactaceae presenta de 100 a 110 géneros y más de

1500 especies, de las cuales México cuenta con 52 géneros y aproximadamente

850 especies. También se estima en nuestro país que cerca del 84% de las

especies reconocidas en el territorio nacional son endémicas. En el Valle de

Tehuacán-Cuicatlán se reconocen 24 géneros y 81 especies, de las cuales

 Acanthocereus subinermis, Hylocereus undatus, Opuntia auberi, Opuntia

cochenillifera y Pereskiopsis rotundifolia   son introducidas y las 76 especies

restantes son nativas de esta área, para esta zona se reconocen

aproximadamente 20 especies endémicas (Arias et al., 1997).

Los cactus están adaptados a condiciones de temperatura extrema, por lo que

generalmente son suculentas (jugosas); en la mayoría de las especies las hojas

están ausentes o modificadas a manera de espinas; poseen tallos fotosintéticos

(significa que transforman la luz solar en energía). Su característica principal es la

presencia de aréolas, las cuales son estructuras de regeneración y crecimiento

que se localizan en la base de las espinas, algunas especies del género

Mammillaria contienen una especie de algodón de color blanco-amarillento.

(11)

 Además, podríamos decir que son la familia más versátil de las plantas, ya que

poseen las formas más caprichosas del reino vegetal, habitan en el suelo pero

también las hay en los árboles viviendo como epífitas (plantas que no son

parásitos y solo se sujetan a los tallos de otras plantas).

En cuanto a sus formas son extremadamente variadas, las hay de forma globosa

como las biznagas de los géneros Mammillaria, Ferocactus, Echinocactus (este

género en particular alcanza grandes tallas con más de tres metros de altura y

varias toneladas de peso). Tenemos a las columnares como los tetechos,

garambullos, chendes, chichipes, cardones, pitayos y muchos más. También

poseen formas planas, como el muy conocido nopal del género Opuntia. Otros

presentan formas colgantes, cilíndricas, filamentosas o delgadas; ya que el no

poder sostenerse por sí mismos requieren de otras plantas para crecer más o

menos rectos como las pitahayas ( Hylocereus),  tencholotes (Cylindropuntia)  y las

colas de serpiente Peniocereus viperinus, entre otros.

 Asimismo, desde tiempos inmemorables, las cactáceas han sido aprovechadas

tanto para consumo humano y animal, con fines medicinales, ornamentales, o

para la construcción de casas, cercas y muebles. Sus riquísimos frutos también

se usan para elaborar productos como mermeladas, helados y licores, y algunos

gozan de prestigio mundial como el caso de las tunas, pitayas, jiotillas, pitahayas y

tetechos.

 Algunas especies de estás enigmáticas plantas, sufren saqueos por coleccionistas

sin escrúpulos que ven un benéfico a corto plazo sin valorar la importancia de su

permanencia en su hábitat. Otra gran amenaza que se cierne sobre esta familia,

es el cambio de uso de suelo para actividades agrícolas, lo cual provoca que las

densidades poblaciones de las especies vayan reduciéndose aceleradamente a tal

grado que ya no se puede llevar a cabo el intercambio genético entre la misma

especie, a su vez estas plantas tienden a desaparecer parcial o totalmente de su

hábitat; por todo esto necesitamos revalorar a estas útiles plantas como ya lo

están haciendo algunas comunidades de la Reserva, tal es el caso de la localidad

(12)
(13)
(14)

Decreto

EL 13 de agosto de 1996 el Gobernador del Estado de Oaxaca, el Lic. Diódoro

Carrasco Altamirano declaró como Área Natural Protegida con carácter de Zona

Sujeta a Conservación Ecológica al Valle de Cuicatlán. Más tarde el Lic. Manuel

Bartlett Díaz, entonces Gobernador del Estado de Puebla, decretó la Zona Sujeta

de Conservación Ecológica Tehuacán-Zapotitlán, el 28 de mayo de 1997, con el

compromiso

de

conjuntar

ambas

declaratorias.

http://www.conanp.gob.mx/anp/tehuacan-cuicatlan/decreto.pdf 

Finalmente, el 18 de Septiembre de 1998, el Presidente de México, Lic. Ernesto

Zedillo Ponce de León decretó la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán; esta

declaratoria se debió en buena medida a la valiosa colaboración de científicos

conocedores

de

la

zona.

http://www.conanp.gob.mx/anp/tehuacan-cuicatlan/decreto.pdf

(15)

Descripción del Área Protegida Federal (APF)

Una de las regiones de mayor endemismo y de gran belleza paisajística en México

es la Reserva de la Biosfera de Tehuacán-Cuicatlán, enclavada en el Valle del

mismo nombre. La gran cantidad de plantas endémicas, que se estima en un

13.6% (Dávila, et. al., 2002)¹ y la fauna asociada a esta condición de endemismo,

la hace que sea considerada una de las regiones más importantes de México por

su riqueza biológica, al grado que se considere como centro de especiación, sobre

todo de flora, de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la

Naturaleza (UICN)¹.

La Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, comprende la provincia florística

del Valle Tehuacán-Cuicatlán considerada parte de la región Xerofítica Mexicana

en el reino Neotropical (Rzedowski, 1978)¹. Asimismo y de acuerdo a la

clasificación de Rzedowski (1978)¹ comprende parte de la región Mesoamericana

de Montaña en la provincia de Serranías Meridionales, que se conoce como Sierra

Madre de Oaxaca o Sierra de Juárez, y comprende parte de la región Caribeña,

provincia de la Depresión del Balsas que se localiza en la parte sur del estado de

Puebla y norte del estado de Oaxaca¹.

Vegetación

Las comunidades de las plantas encontradas en la zona que conforma la región

florística del Valle de Tehuacán-Cuicatlán son variadas y complejas.

Los tipos de vegetación están determinados principalmente por factores abióticos

como tipo de suelo, altitud, orientación y temperatura, así podemos encontrar 9

tipos básicos de vegetación y otros tipos en la Reserva de la Biosfera

Tehuacán-Cuicatlán.

(16)

calcula que ocupa el segundo lugar en extensión en la Reserva con un 25%, y el

Bosque de

Quercus

(BQ), ocupa el 15.44 % aproximadamente en la Reserva. Este

tipo de vegetación es importante en las regiones montañosas de nuestro país,

 junto con los pinares (4%), constituyen la mayor parte de la cubierta vegetal de

áreas de clima templado y semihúmedo¹.

Descrip ción geográfica

La Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán se localiza en la región sureste del

estado de Puebla y la parte noroeste del estado de Oaxaca, en la zona de

confluencia de la Región Neártica y Neotropical. Se ubica en las Provincias

Fisiográficas Selvas Secas del Balsas, Xerófila del Valle de Tehuacán, y en menor

proporción en la Provincia de los Bosques Templados de las Sierras Meridionales.

Geográficamente se ubica entre los paralelos 17°32’24.00” y 18°52’55.20” de

latitud norte y los meridianos 96° 59’ 24.00” y 97° 48’ 43.20” de longitud oeste¹.

Los límites de la Reserva son: al norte por el Cordón Tierra Colorada, en el

municipio de Tecamachalco; al este está bordeado por la Sierra Mazateca en el

municipio de San Martín Toxpalan y Teotitlán de Flores Magón; al sur por la

Serranía de Monteflor, en el municipio de San Juan Bautista Atatlahuca y al oeste

(17)

por la Sierra de Zapotitlán y Santa Catarina Zapoquila en el municipio de Santiago

por la Sierra de Zapotitlán y Santa Catarina Zapoquila en el municipio de Santiago

Chazumba, Oaxaca.

Chazumba, Oaxaca.

Fisiográficamente se localiza entre la Sierra Madre del Sur, la Sierra Madre de

Fisiográficamente se localiza entre la Sierra Madre del Sur, la Sierra Madre de

Oaxaca, el Eje Volcánico Transversal y la Depresión del Balsas. La mayor

Oaxaca, el Eje Volcánico Transversal y la Depresión del Balsas. La mayor

superficie de la reserva se ubica en la Cuenca del Río Papaloapan de la vertiente

superficie de la reserva se ubica en la Cuenca del Río Papaloapan de la vertiente

del Golfo de México y una pequeña porción al suroeste, en la Cuenca del Río

del Golfo de México y una pequeña porción al suroeste, en la Cuenca del Río

Balsas en la vertiente del Océano Pacífico¹ (fig. 1).

Balsas en la vertiente del Océano Pacífico¹ (fig. 1).

Figura No. 1. Mapa de localización

Figura No. 1. Mapa de localización de la Reserva de la Biosfera Tde la Reserva de la Biosfera T ehuacán-Cuicatlán.ehuacán-Cuicatlán.

Con base en el Decreto de la Reserva el área está integrada por 51 municipios,

Con base en el Decreto de la Reserva el área está integrada por 51 municipios,

20 corresponden al estado de Puebla y 31 al estado de Oaxaca, abarcando

20 corresponden al estado de Puebla y 31 al estado de Oaxaca, abarcando

aproximadamente una superficie total de 490, 186-87-54.7 hectáreas¹.

(18)

Puebla-Veracruz hacía la ciudad de Oaxaca. Al este, está en porciones

Puebla-Veracruz hacía la ciudad de Oaxaca. Al este, está en porciones

atravesada

atravesada y en porciones

y en porciones bordeada por la carretera libre

bordeada por la carretera libre que conduce de

que conduce de Ajalpan

Ajalpan

a Teotitlán de Flores Magón en Oaxaca y de San José Tilapa a Tehuacán, en

a Teotitlán de Flores Magón en Oaxaca y de San José Tilapa a Tehuacán, en

Puebla. En la parte meridional de la reserva, entre el límite de Oaxaca y Puebla

Puebla. En la parte meridional de la reserva, entre el límite de Oaxaca y Puebla

pasa por la autopista de cuota, desde el Rodeo hasta San Pedro Tetitlán y al norte

pasa por la autopista de cuota, desde el Rodeo hasta San Pedro Tetitlán y al norte

de Magdalena Cuayucatepec hasta San José Ixtapa.

de Magdalena Cuayucatepec hasta San José Ixtapa. También existe otro acceso a

También existe otro acceso a

la Reserva por la carretera federal Puebla-Tehuacán pasando desde

la Reserva por la carretera federal Puebla-Tehuacán pasando desde

Tecamachalco hasta la ciudad de Tehuacán, y por la antigua carretera a Oaxaca

Tecamachalco hasta la ciudad de Tehuacán, y por la antigua carretera a Oaxaca

que llega hasta la ciudad de Cuicatlán¹.

que llega hasta la ciudad de Cuicatlán¹.

Características físicas

Características físicas

Geología

Geología

El territorio que comprende la Reserva de la Biosfera Tehuacán–Cuicatlán

El territorio que comprende la Reserva de la Biosfera Tehuacán–Cuicatlán

presenta aproximadamente un 85.6% de basamento rocoso de tipo sedimentario

presenta aproximadamente un 85.6% de basamento rocoso de tipo sedimentario

que se originó desde el Cretácico Inferior hasta el Terciario Inferior. Este

que se originó desde el Cretácico Inferior hasta el Terciario Inferior. Este

basamento sufrió diversos eventos deformantes que dieron lugar a las Sierras

basamento sufrió diversos eventos deformantes que dieron lugar a las Sierras

(Sierra Alta Compleja), a la Fosa Tectónica de Tehuacán, a las montañas

(Sierra Alta Compleja), a la Fosa Tectónica de Tehuacán, a las montañas

plegadas, lomeríos, colinas y mesetas de tipo sedimentario.

(19)

El primer movimiento fue en

El primer movimiento fue en dirección noroeste -

dirección noroeste - sureste

sureste dando origen a

dando origen a la Sierra

la Sierra

Madre Oriental (Sierra Negra, Mazateca, Pápalos y Monteflor) y a la Fosa

Madre Oriental (Sierra Negra, Mazateca, Pápalos y Monteflor) y a la Fosa

Tectónica de Tehuacán. El segundo movimiento tectónico fue de este-oeste

Tectónica de Tehuacán. El segundo movimiento tectónico fue de este-oeste

formándose el plegamiento que dio origen a la Meseta de Tepelmeme-Tonaltepec

formándose el plegamiento que dio origen a la Meseta de Tepelmeme-Tonaltepec

y Tetitlán-Coatepec. La tercera fuerza de empuje formó los pliegues de las

y Tetitlán-Coatepec. La tercera fuerza de empuje formó los pliegues de las

montañas plegadas de El Encinal, los lomeríos bajos de Zapotitlán-San Juan Raya

montañas plegadas de El Encinal, los lomeríos bajos de Zapotitlán-San Juan Raya

y las colinas sedimentarias de Caltepec al mismo tiempo que se depositaron

y las colinas sedimentarias de Caltepec al mismo tiempo que se depositaron

grandes capas de sedimento fluvio-lacustre en las partes bajas. Estas sierras

grandes capas de sedimento fluvio-lacustre en las partes bajas. Estas sierras

continuaron ascendiendo hasta alcanzar su expresión geomorfológica en el

continuaron ascendiendo hasta alcanzar su expresión geomorfológica en el

Terciario Superior (Mioceno). Posteriormente en el Terciario Superior en

Terciario Superior (Mioceno). Posteriormente en el Terciario Superior en

(Plioceno) hubo una gran actividad volcánica que produjo la acumulación de rocas

(Plioceno) hubo una gran actividad volcánica que produjo la acumulación de rocas

volcánicas sobre diferentes basamentos sedimentarios, sobre todo en los

volcánicas sobre diferentes basamentos sedimentarios, sobre todo en los

sedimentos fluvio-lacustres (Ochoa, 2001)¹. Ya en el Cuaternario la formación de

sedimentos fluvio-lacustres (Ochoa, 2001)¹. Ya en el Cuaternario la formación de

aluviales y residuales sobre el basamento rocoso, sea sedimentario, metamórfico

aluviales y residuales sobre el basamento rocoso, sea sedimentario, metamórfico

o ígneo culmina el proceso geológico¹.

o ígneo culmina el proceso geológico¹.

Fisiografía

Fisiografía

La Reserva se encuentra en un complejo sistema de cadenas montañosas y valles

La Reserva se encuentra en un complejo sistema de cadenas montañosas y valles

que provocan una gran diversidad biológica y de ecosistemas, se encuentra

que provocan una gran diversidad biológica y de ecosistemas, se encuentra

delimitada por la Sierra Mixteca al occidente, y por la parte oriente por tres

delimitada por la Sierra Mixteca al occidente, y por la parte oriente por tres

macizos montañosos: Sierra Zongólica en la parte norte, la parte intermedia por la

macizos montañosos: Sierra Zongólica en la parte norte, la parte intermedia por la

Sierra Mazateca y la Sierra de Juárez al sur, particularmente en la provincia de la

Sierra Mazateca y la Sierra de Juárez al sur, particularmente en la provincia de la

Sierra Madre del Sur, en la subprovincia de Tierras Altas de Oaxaca y Sierras

Sierra Madre del Sur, en la subprovincia de Tierras Altas de Oaxaca y Sierras

Plegadas, misma que se localiza al occidente del APF. El área centro-norte de la

Plegadas, misma que se localiza al occidente del APF. El área centro-norte de la

Reserva, que corresponde en su mayoría al Estado de Puebla, se caracteriza por

Reserva, que corresponde en su mayoría al Estado de Puebla, se caracteriza por

la presencia de Sierras alargadas en sentido suroeste-noreste. Es notable el Valle

la presencia de Sierras alargadas en sentido suroeste-noreste. Es notable el Valle

de Tehuacán, el cual es la línea divisoria entre las subprovincias Tierras Altas de

de Tehuacán, el cual es la línea divisoria entre las subprovincias Tierras Altas de

Oaxaca y Sierras Plegadas.

(20)

porción occidental y la Sierra de Juárez en la Oriental. Existen otros valles

intermontanos, además de los ya mencionados, tales como el Oaxaca y la Cañada

de Cuicatlán, en los que se han desarrollado poblaciones importantes como: Putla,

Huajuapan, Tlaxiaco, Tamazulapan y Nochixtlán, entre otras (INEGI 1984)¹.

La Región de Tehuacan-Cuicatlán presenta una compleja topografía, con

variaciones altitudinales que van de los 500 m.s.n.m. en la Cañada de Cuicatlán a

los 3,200 m.s.n.m. en la cima de las Sierras de Juárez y Mazateca. Debido a esto

se presentan condiciones climáticas provocadas por la presencia de corrientes de

aire que provocan temperaturas de 24.5ºC con efecto de sombra de lluvia

provocado por la presencia de las cadenas montañosas donde las nubes pierden

agua al ir avanzando hacia dentro de la masa continental. El Valle de Tehuacán y

las tierras altas de Oaxaca localizadas entre Asunción Nochixtlán y Cuicatlán

oscilan entre los 1500 a 2400 m.s.n.m., rango altitudinal que se encuentra en la

zona y provoca la presencia de comunidades vegetales que van desde los

matorrales xerófilos a los bosques templados subhúmedos¹.

(21)

Edafología

En la reserva existen una serie de cadenas montañosas que se unen, esto ha

dado lugar a los diferentes tipos de suelo, debido al origen de cada tipo de roca

que converge en la región; los cuales son los siguientes:

Litosoles (I).

 Son los suelos de mayor presencia en el APF, ocupa el primer lugar

en superficie aproximadamente de 270936,846 has., que equivale al 55.21% del

total del polígono de la Reserva; se localizan en mayor proporción en laderas,

barrancas, así como en lomeríos y en algunos terrenos planos, características que

concuerdan con la zona de estudio, observándose como consecuencia una

susceptibilidad a la erosión que va de moderada a alta. Estos suelos son arenosos

o arcillosos, no son aptos para el establecimiento de cultivos anuales; sin

embargo, en algunos casos restringidos se les puede dar un uso para el

establecimiento de frutales, empleo que se condiciona a la presencia de agua;

también en este tipo de suelo se desarrolla la vegetación secundaria; su uso más

común es para el pastoreo de ganado (Alternativas, 2003)¹. Son suelos con

susceptibilidad a la erosión que está sujeta a su ubicación topográfica y puede ser

desde moderada hasta muy alta.

Rendzinas (E).

Este tipo de suelo sigue en nivel de importancia, ya que ocupa el

2° lugar en extensión en la Reserva con aproximadamente 77,253.445 has., esto

representa 15.74% del total de la superficie de la misma. Se caracterizan por ser

suelos jóvenes poco desarrollados que se presentan generalmente sobre rocas

calizas, generalmente arcillosos.¹

Regosoles (R).

Abarcan aproximadamente un total de 21,785.389 has. Son

suelos jóvenes poco desarrollados, constituidos por material suelto, muy

semejante a la roca de la cual se originó; transportados por el viento, pueden ser

de origen piroclástico, resultado de actividades volcánicas recientes, dependiendo

del tipo de clima sustentan cualquier tipo de vegetación, con una capa superficial

abundante en humus y muy fértil¹.

(22)

Xerosoles.

  Este tipo de suelo abarca aproximadamente 3,883.574 has. de la

superficie de la Reserva; es decir 0.785%, estos suelos son típicos de zonas

áridas y semiáridas con vegetaciones de matorral xerófilo. En la superficie tienen

una capa de colores claros y pobre en materia orgánica, por debajo de esta capa

el subsuelo puede ser rico en arcillas. Algunas veces existen manchas, polvo o

aglomeraciones de cal: cristales de yeso o caliche, algunas veces endurecidos.

Pueden presentar problemas de salinidad (Alfaro, 2004)¹. Son utilizados para la

agricultura en áreas de riego pero presentan rendimientos erráticos cuando se

usan para la agricultura de temporal¹.

Castañozem (K).

  Comprende una extensión superficial de aproximadamente

6862,723 has., que corresponde a 1.39% del total del polígono de la Reserva. Son

suelos que se caracterizan por su color castaño o pardo, son de climas semisecos.

Tienen una capa superior oscura, gruesa, rica en materia orgánica y nutrientes,

puede haber cal o yeso en algún lugar del suelo (INEGI; 1998)¹, cabe mencionar

que son suelos que se erosionan con facilidad.

Feozems (H).

Este tipo de suelo abarca aproximadamente 10,376.692 has. de la

superficie de la Reserva; es decir 2.10%. Estos suelos tienen una fertilidad

natural elevada y producen buenas cosechas¹.

(23)

Vertisoles (V).

  Este tipo de suelo ocupa una extensión superficial dentro de la

Reserva de aproximadamente 6,608.394 has., lo que corresponde a 1.34%.

Presentan estructura masiva, alto contenido de arcilla (30%) (expandible en

húmedo formando superficies de deslizamiento llamadas facetas y que por ser

colapsables en seco, forman grietas). Su color más común es el negro o gris

oscuro. Son fértiles pero de difícil labranza, debido a su dureza. Presentan baja

susceptibilidad a la erosión y un alto riesgo de salinización. Suelos arcillosos,

pesados, que se agrietan bastante al secarse, son adhesivos y plásticos y muy

duros cuando secos¹.

Fluvisoles (J).

  Se encuentran en una extensión de aproximadamente 1,861.299

has. de la Reserva con 0.37 %, son suelos formados a partir de depósitos

aluviales recientes, por lo cual en su estructura que tiene textura gruesa (arenosa),

principalmente en la capa superficial, y además con piedras o gravas en todo el

perfil (pedregosa). La vegetación que en ellos se desarrolla es desde selva hasta

matorrales y pastizales. Muchas veces presenta capas alternadas de arena, arcilla

y grava que son producto de acarreo de las inundaciones¹.

Hidrología

La Reserva de la Biosfera en un 95% aproximadamente, forma parte de la

Cuenca del Río Papaloapan, vertiente hacía el Golfo de México, el 5% restante

forma parte de la Cuenca del Balsas que vierte hacía el Océano Pacífico¹.

Es importante mencionar que la Cuenca del Papaloapan es una de las más

grandes y más húmedas de México. Dentro de la Reserva esta porción de la

cuenca está conformada por tres subcuencas: a) la del Río Salado, b) del Río

Grande y c) del Río Atoyac-Balcón del Diablo; todas estas están ubicadas en la

Región Hidrológica No. 28¹.

(24)

de las Galerías Filtrantes, las cuales almacenan una gran cantidad de agua en el

subsuelo proveniente de la filtración del agua de los deshielos del Pico de

Orizaba¹.

Climatología

De los cinco tipos de clima designados por Köppen (1936, 1938 y 1948)¹ a nivel

mundial, 4 de ellos se reportan para México (García, 1981)¹, estos son: A Tropical

lluvioso, B Seco, C Templado lluvioso y E Frío o polar, este último ubicado sólo en

áreas reducidas correspondientes a las partes más altas de las grandes montañas

del centro del país (García, 1981)¹. En la Reserva de la Biosfera

Tehuacán-Cuicatlán, gracias al gradiente altitudinal que le da su compleja topografía y a la

barrera que establece la Sierra Madre Oriental a los vientos húmedos

provenientes del Golfo de México, están presentes tres de estos grupos (A, B y C).

Los sistemas montañosos que rodean o que forman parte del Área Protegida

Federal como la Sierra Madre Oriental, Sierra Madre del Sur y Eje Volcánico

Transversal determinan las diferencias en humedad, temperatura, precipitación

media anual y evapotranspiración potencial. En general, se calcula que el 73.5%

de la superficie de la Reserva presenta climas secos o áridos (BS

), seguido de los

templados (C) que ocupan

 el 24.6%, el resto son climas cálidos y semi-cálidos

 A(C)

acotado solo a la porción serrana que tiene vertiente hacía el Golfo de

(25)

MORFOLOGÍA DE LAS CACTÁCEAS

Las cactáceas presentan hábitos y estructuras anatómicas de adaptación

altamente especializados, que les proporcionan una fisiología particular. De estas

estructuras especializadas se consideran responsables: el medio árido y desértico

en que la mayoría crece, la adaptación posterior de algunas especies a la vida

epífita o trepadora en las selvas tropicales húmedas y posiblemente también los

diversos tipos de polinización que experimentan, principalmente por medio de los

insectos, aves y murciélagos (Bravo-Hollis, 1978).

 A continuación se describe de forma general las partes anatómicas y morfológicas

por las que se compone una cactácea.

Raíz

Procede de la radícula del embrión y, en algunos casos es adventicia; fija la planta

en el suelo, absorbe el agua con las sustancias nutritivas en ella disueltas y

pueden algunos géneros almacenarlos en sus tejidos.

Cannon, 1913; (citado por Bravo-Hollis, 1978), en su estudio acerca de las raíces

de las plantas desérticas, observó la existencia de 3 tipos de raíces.

Raíz principal: adquiere mayor desarrollo que las secundarias.

Raíces secundarias: crecen más que la raíz principal.

Raíz principal y las secundarias:  alcanzan el mismo tamaño (ver fig. 1c).

Raíz principal: constituye el sistema de fijación, pues se introduce verticalmente en

el suelo y su desarrollo es proporcional al tamaño y a la fuerza de atracción de la

planta (ver fig. 1a y 1b).

Raíz secundaria: intervienen particularmente en la absorción, pues la longitud que

alcanzan, la profundidad a la que llegan y el grado de ramificación que adquieren,

(26)

de desarrollo en que se encuentre (Bravo-Hollis, 1978).

de desarrollo en que se encuentre (Bravo-Hollis, 1978).

Napiforme

Napiforme: posteriormente se transforma a un

: posteriormente se transforma a un tubérculo

tubérculo

Tuberosa:

Tuberosa:  queda unida al tallo por medio de una parte angosta llamada

  queda unida al tallo por medio de una parte angosta llamada

cuello.

cuello.

Tuberosa fasciculada:

Tuberosa fasciculada:

las porciones terminales engruesan.

las porciones terminales engruesan.

Tuberosa claviforme:

Tuberosa claviforme:

raíz suculenta, parecida a un tubérculo con

raíz suculenta, parecida a un tubérculo con

terminación en forma de clavo.

terminación en forma de clavo.

Nodular:

Nodular:

con pequeños engrosamientos subesféricos.

con pequeños engrosamientos subesféricos.

 Además, en las cactáceas son frecuente

 Además, en las cactáceas son frecuentes la

s la raíces adventicias

raíces adventicias que se desarrollan

 que se desarrollan

tanto en la aréolas de los tallos como en las del pericarpio, en varias cactáceas

tanto en la aréolas de los tallos como en las del pericarpio, en varias cactáceas

arborescentes las aréolas basales del tallo producen raíces de este tipo que, en

arborescentes las aréolas basales del tallo producen raíces de este tipo que, en

ocasiones, sustituyen a las procedentes de la radícula. La propagación de las

ocasiones, sustituyen a las procedentes de la radícula. La propagación de las

especies por fragmentos de tallos es posible gracias a la producción de raíces

especies por fragmentos de tallos es posible gracias a la producción de raíces

adventicias.

adventicias.

Son también comunes en las cactáceas las

Son también comunes en las cactáceas las raíces aéreas

raíces aéreas; se presentan en

; se presentan en

trepadoras y epífitas. Aparecen en las paredes de los tallos y en los espacios

trepadoras y epífitas. Aparecen en las paredes de los tallos y en los espacios

intercostales, teniendo su origen en el cambium del tallo. Cuando estas raíces

intercostales, teniendo su origen en el cambium del tallo. Cuando estas raíces

crecen y llegan al suelo, se comportan como raíces terrestres. En las especies

crecen y llegan al suelo, se comportan como raíces terrestres. En las especies

trepadoras desempeñan funciones de fijación, pues se adhieren a los troncos o a

trepadoras desempeñan funciones de fijación, pues se adhieren a los troncos o a

las rocas.

(27)

Fig. 1a

Fig. 1a Raíz principal y raíces adventicias Raíz principal y raíces adventicias Fig. 1bFig. 1b Raíz principal y raíces adventicias Raíz principal y raíces adventicias

Fig. 1c

(28)

esféricos, digitiformes, foliares, cónicos o prismáticos, triangulares, muy pequeños,

esféricos, digitiformes, foliares, cónicos o prismáticos, triangulares, muy pequeños,

muy grandes, suaves o muy duros (Bravo-Hollis, 1978). Ver fig. 2a, 2b y 2c.

muy grandes, suaves o muy duros (Bravo-Hollis, 1978). Ver fig. 2a, 2b y 2c.

Los tubérculos se disponen en series espiraladas las cuales se desarrollan de

Los tubérculos se disponen en series espiraladas las cuales se desarrollan de

abajo hacia la porción apical, cuyo número es de 5, 8, 13, 21 o 34. En ocasiones

abajo hacia la porción apical, cuyo número es de 5, 8, 13, 21 o 34. En ocasiones

algunas especies, sin perder esta disposición espiralada, se organizan además en

algunas especies, sin perder esta disposición espiralada, se organizan además en

series longitudinales sin formar verdaderas costillas (Bravo-Hollis, 1978).

series longitudinales sin formar verdaderas costillas (Bravo-Hollis, 1978).

Fig. 2a

(29)

Fig. 2b

 Tubérculos de Coryphantha pallida

Costillas

Las costillas provienen de los podarios de la yema apical de la plántula, estas se

ordenan en series verticales. El número de las costillas es muy variable de

acuerdo a la especie, pueden presentar desde 2 hasta unas 100 costillas. Por lo

general, salvo en las plantas de pocas costillas, el número de ellas va aumentando

con la edad, por lo que el tallo, en su ápice, presenta un mayor número de costillas

que en su base. La forma también varía; hay costillas muy angostas y de arista

aguda, o anchas y de arista redondeada; en ocasiones son altas y muy

prominentes, aplanadas o plegadas y onduladas; a veces, en algunas especies,

las costillas rectas pueden tornarse espiraladas. Cuando las costillas son de 2 a 5,

altas, planas y delgadas, se denominan alas (Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 3a, 3b,

3c y 3d.

(30)

Fig. 3a

 Costillas de Marginatocereus marginatus

Fig. 3b

Costillas deNeobuxbaumia mezcalaensis

(31)

 Ar

 Ar éo

éolas

las

Las aréolas son los órganos más característicos de las cactáceas, se les

Las aréolas son los órganos más característicos de las cactáceas, se les

considera como yemas homólogas a las yemas axilares de las otras

considera como yemas homólogas a las yemas axilares de las otras

dicotiledóneas; las yemas de las cactáceas, o aréolas, forman hojas reducidas,

dicotiledóneas; las yemas de las cactáceas, o aréolas, forman hojas reducidas,

flores, nuevos tallos, espinas, glóquidas, cerdas, pelos, y a veces raíces

flores, nuevos tallos, espinas, glóquidas, cerdas, pelos, y a veces raíces

adventicias (Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 4a, 4b y 4c.

adventicias (Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 4a, 4b y 4c.

En casi todas las especies existe, en el centro de las aréolas, un meristemo de

En casi todas las especies existe, en el centro de las aréolas, un meristemo de

crecimiento integrado por dos porciones: la abaxial o externa que forma las

crecimiento integrado por dos porciones: la abaxial o externa que forma las

espinas, en otras especies da origen a pelos, cerdas o lana, y la adaxial que

espinas, en otras especies da origen a pelos, cerdas o lana, y la adaxial que

origina las flores o también pueden producir cerdas, lana o pelos. La abaxial entra

origina las flores o también pueden producir cerdas, lana o pelos. La abaxial entra

primero en actividad, y ya que se han formado las espinas se activa la parte

primero en actividad, y ya que se han formado las espinas se activa la parte

adaxial productora de flores (Bravo-Hollis, 1978).

adaxial productora de flores (Bravo-Hollis, 1978).

Fig. 4a

Fig. 4a

 Aréolas de Aréolas de Ferocactus flavovirensFerocactus flavovirens

Fig. 4b

Fig. 4b

 Aréolas de Aréolas de Pachycereus weberiPachycereus weberi juvenil juvenil

Fig. 4c

(32)

Comúnmente la espinación de las aréolas, es decir, el número, forma, tamaño,

Comúnmente la espinación de las aréolas, es decir, el número, forma, tamaño,

color de las espinas, así como su arreglo en la aréola es constante en todos los

color de las espinas, así como su arreglo en la aréola es constante en todos los

individuos de una misma especie; sin embargo, a veces existe gran variación, no

individuos de una misma especie; sin embargo, a veces existe gran variación, no

tan sólo entre diversos individuos, sino aun dentro de uno solo. Es frecuente que

tan sólo entre diversos individuos, sino aun dentro de uno solo. Es frecuente que

la espinación vaya transformándose con la edad de la aréola, ya sea por

la espinación vaya transformándose con la edad de la aréola, ya sea por

desprendimiento de algunas espinas o por cambio en su arreglo debido a la

desprendimiento de algunas espinas o por cambio en su arreglo debido a la

presión ejercida por el engrosamiento y endurecimiento de los tejidos adyacentes.

presión ejercida por el engrosamiento y endurecimiento de los tejidos adyacentes.

También hay plantas en que la espinación de las aréolas floríferas es distinta de

También hay plantas en que la espinación de las aréolas floríferas es distinta de

las aréolas simplemente vegetativas, tal como sucede en algunos miembros de los

las aréolas simplemente vegetativas, tal como sucede en algunos miembros de los

géneros

géneros Cephalocereus, Neobuxbaumia

Cephalocereus, Neobuxbaumia

y

y  Pachycereus.

  Pachycereus.

Estas modalidades

Estas modalidades

deberán tomarse en cuenta al hacer la descripción o identificación de una especie,

deberán tomarse en cuenta al hacer la descripción o identificación de una especie,

ya que se ha tomado a veces como especies diferentes los estados juveniles y

ya que se ha tomado a veces como especies diferentes los estados juveniles y

adultos de un mismo lugar (Bravo-Hollis, 1978).

adultos de un mismo lugar (Bravo-Hollis, 1978).

En cada aréola se aprecian por lo común dos tipos de espinas: las radiales más

En cada aréola se aprecian por lo común dos tipos de espinas: las radiales más

cortas y delgadas, dispuestas en la periferia y las centrales que son más largas y

cortas y delgadas, dispuestas en la periferia y las centrales que son más largas y

gruesas (ver figs. 5a, 5b, 5c, 5d y 5c).

gruesas (ver figs. 5a, 5b, 5c, 5d y 5c).

 A las espinas de las cactáceas, desde el punto de vista antropocé

 A las espinas de las cactáceas, desde el punto de vista antropocéntrico, se le han

ntrico, se le han

atribuido varias funciones: defender a la planta de la acción destructora de los

atribuido varias funciones: defender a la planta de la acción destructora de los

animales; protegerla de los rayos del sol por medio de la sombra que proyectan

animales; protegerla de los rayos del sol por medio de la sombra que proyectan

sobre el tallo; impedir en conjunto con la masa de pelos lanosos, la excesiva

sobre el tallo; impedir en conjunto con la masa de pelos lanosos, la excesiva

(33)

transpiración y condensar el agua atmosférica que a veces pueden penetrar a los

transpiración y condensar el agua atmosférica que a veces pueden penetrar a los

parénquimas (Bravo-Hollis, 1978).

parénquimas (Bravo-Hollis, 1978).

Las espinas también, aunque indirectamente, contribuyen en algunos casos a la

Las espinas también, aunque indirectamente, contribuyen en algunos casos a la

propagación de la especie, pues los animales transportan las ramas o frutos que

propagación de la especie, pues los animales transportan las ramas o frutos que

se les adhieren al pelambre (Bravo-Hollis, 1978).

se les adhieren al pelambre (Bravo-Hollis, 1978).

En las cactáceas hay distintos tipos de espinas según Ganong, 1984; (citado por

En las cactáceas hay distintos tipos de espinas según Ganong, 1984; (citado por

Bravo-Hollis, 1978) agrupó a las espinas de la siguiente forma:

Bravo-Hollis, 1978) agrupó a las espinas de la siguiente forma:

Gruesas o defensivas

Gruesas o defensivas: estas varían por su situación en la aréola, así como

: estas varían por su situación en la aréola, así como

por su forma, tamaño consistencia, color y número; las formas más

por su forma, tamaño consistencia, color y número; las formas más

comunes son: setosa, acicular, subulada, cónica, cilíndrica, aplanada, recta,

comunes son: setosa, acicular, subulada, cónica, cilíndrica, aplanada, recta,

curva, retorcida, ganchuda y plumosa; con superficie lisa, pruinosa o con

curva, retorcida, ganchuda y plumosa; con superficie lisa, pruinosa o con

estrías longitudinales o transversales; pueden ser opacas o translúcidas;

estrías longitudinales o transversales; pueden ser opacas o translúcidas;

desnudas o cubiertas con vainas papiráceas; pequeñas como de 1mm o

desnudas o cubiertas con vainas papiráceas; pequeñas como de 1mm o

muy largas hasta de 30 cm; de consistencia flexible o muy rígidas; a veces

muy largas hasta de 30 cm; de consistencia flexible o muy rígidas; a veces

presentan la punta retrobarbada; su colación varía desde el blanco hasta el

presentan la punta retrobarbada; su colación varía desde el blanco hasta el

negro pasando por diferentes tonalidades de amarillo, rojo púrpura, moreno

negro pasando por diferentes tonalidades de amarillo, rojo púrpura, moreno

o gris; en una aréola puede haber desde 1, hasta más o menos alrededor

o gris; en una aréola puede haber desde 1, hasta más o menos alrededor

de 100 espinas (ver figs. 5a, 5b, 5c, 5d y 5c).

de 100 espinas (ver figs. 5a, 5b, 5c, 5d y 5c).

Entre las espinas defensivas están comprendidas las glóquidas o “aguates”, son

Entre las espinas defensivas están comprendidas las glóquidas o “aguates”, son

muy delgadas, pequeñas, rígidas y, por lo común, muy numerosas; forman haces

muy delgadas, pequeñas, rígidas y, por lo común, muy numerosas; forman haces

en la región adaxial de la aréola; su estructura es semejante a la de las espinas,

en la región adaxial de la aréola; su estructura es semejante a la de las espinas,

pero mucho más sencilla, poseen en el exterior células fusiformes que dejan en la

pero mucho más sencilla, poseen en el exterior células fusiformes que dejan en la

superficie una porción libre (retrobarbada), a la que se debe que cuando se tocan

superficie una porción libre (retrobarbada), a la que se debe que cuando se tocan

penetran en la piel fácilmente y se extraen con dificultad.

penetran en la piel fácilmente y se extraen con dificultad.

Espinas suaves

Espinas suaves: se consideran las cerdas largas y rígidas. Existen además

: se consideran las cerdas largas y rígidas. Existen además

en las aréolas otras formaciones, como los tricomas que son más delgados

en las aréolas otras formaciones, como los tricomas que son más delgados

que las glóquidas y menos rígidos; están integrados por series de células

que las glóquidas y menos rígidos; están integrados por series de células

dispuestas en una hilera longitudinal; cuyo conjunto forma la lana o fieltro

dispuestas en una hilera longitudinal; cuyo conjunto forma la lana o fieltro

(34)

se les adhieren al pelambre (Bravo-Hollis, 1978).

(35)

Fig. 5b

 Espinas planas radiales y centrales de Ferocactus recurvus

(36)

Fig. 5d

 Espinas radiales de Coryphantha pallida

(37)

Flor

El desarrollo de la flor se inicia por una yema axial que está protegida por

escamas dispuestas en espiral y que se produce en el ápice de los tallos o

lateralmente. La forma total de la flor puede ser campanulada, rotada, tubular o

infundibuliforme. Generalmente las flores son regulares y de simetría radiada pero

a veces son zigomorfas. El zigomorfismo se debe a diversas causas, entre ellas a

la inclinación hacia debajo de los estambres y pistilo, como en Disocactus; el

doblamiento del tubo receptacular; la diferencia del tamaño entre los segmentos

del perianto o la oblicuidad de la garganta. Los géneros con flores irregulares se

consideran más evolucionados (Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 8b, 8c, 8e, 8f, 8g y

8h.

Las flores pueden ser diurnas, vespertinas o nocturnas; las primeras ostentan

colores vivos y brillantes, en tanto que las nocturnas son generalmente blancas,

de gran tamaño, aromáticas y provistas de nectarios (Bravo-Hollis, 1978). Ver fig.

8e, 8f, 8g, 8h.

Por lo tanto, con respecto a que si las flores son rotadas, con tubo receptacular

corto o largo y más o menos amplio, la forma de los nectarios, los colores, el

aroma, las horas del día en que se abren, etc., son condiciones de gran

importancia en la polinización zoófila; así las especies de flores diurnas de corola

rotada o de tubo corto ( Opuntia sp o  Mammillaria sp.), son polinizadas

generalmente por insectos lepidópteros (Mariposas), dípteros (Mosquitos o

Moscas), himenópteros (Abejas, Avispas u Hormigas), hemípteros (Pulgones,

Cigarras) o coleópteros (Escarabajos); mientras que las especies con flores

diurnas, de perianto que no se abre o de tubo receptacular largo, son polinizadas

por aves como los colibrí (troquílidos), en el caso de las especies de flores

nocturnas, con el tubo receptacular largo, más o menos ancho y odoríferas

(Neobuxbaumia, Pachycereus, Cephalocereus, Stenocereus ), son polinizadas por

insectos nocturnos y murciélagos que se alimentan de polen y néctar

(Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 8a, 8b, 8c, 8d, 8e, 8f, 8g y 8h.

(38)

Fig. 8a der. y 8b izq.

 Flor dePachycereus grandis

Fig. 8c

Flor de Opuntia sp.

Fig. 8d

Flor de Disocactus ackermanii

(39)

Fig. 8g

 Flor de Mammillaria haageana

Fig. 8h

 Flor de Ferocactus flavovirens

Fruto

El fruto de una cactácea es complejo; son muy variados en forma, tamaño y color.

Su anatomía depende del grado de desarrollo o reducción de los órganos del

pericarpelo, como son: los podarios, las escamas y aréolas con su producción o

no de lana, cerdas, espinas y en ciertos géneros hojas más o menos desarrolladas

(Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 9a, 9b, 9c y 9d.

En las especies del género Opuntia, el pericarpelo puede ser carnoso como el de

las “tunas” y “xoconoxtles”, o seco como el de algunas especies de Cylindropuntia;

su color varía desde el verde, amarillo o anaranjado, hasta el rojo púrpura. La

pulpa de numerosas especies, está integrada por los funículos que, cuando se

llenan de azúcares son comestibles como en las “tunas” y “pitahayas”; el pericarpo

carnoso de otras especies es también comestible “xoconoxtle”; no solo para el

hombre, sino además son consumidos por otros organismos como insectos, aves

y mamíferos, generalmente los murciélagos (Bravo-Hollis, 1978). Ver figs. 9a, 9b,

9c y 9d.

(40)

Fig. 9a

 Flor de Opuntia decumbens

Fig. 9b

Fruto deMammillaria carnea

(41)

Semillas

Las semillas presentan variaciones en cuanto a la forma, tamaño, estructura y

color de testa, en las características del embrión y de los tejidos almacenadores

de sustancias nutritivas (Bravo-Hollis, 1978).

Las semillas son diseminadas según los tipos zoócoros o barócoros. En el primer

caso lo hacen las hormigas al transportarlas a sus nidos, o las aves y mamíferos

cuando las ingieren y eliminan mediante heces fecales; en el segundo caso es la

acción de la gravedad, de la lluvia, viento, que las desplazan de los frutos maduros

y desecados y las esparcen (Bravo-Hollis, 1978). Ver fig. 10a.

Cuando las semillas, quedan situadas en condiciones propicias de suelo,

temperatura y humedad, se lleva a cabo la germinación.

(42)

más o menos numerosas que a veces pueden estar constituidos por cientos de

individuos (Bravo-Hollis, 1978).

Es frecuente en el medio natural, que los tallos o fracciones de tallos ( vástagos o

esquejes) se desprendan fácilmente de las plantas adultas; al tener un contacto

directo con el suelo, humedad, luz, temperatura, agua, permite la formación de

raíces y por tanto la generación de nuevas plantas. Este modo de multiplicación

que se lleva a cabo en poco tiempo, es aprovechado por los campesinos para

propagar los nopales ( Opuntia sp., Hylocereus undatus ), cactáceas columnares

(babosos, pitayos, etc.), que a su vez se utilizan como cercos vivos o para obtener

algún beneficio económico.

Hábito o forma de los tallos

Los tallos de las cactáceas tienen formas muy diversas. Buxbaum, 1950; (citado

por Bravo-Hollis, 1978) indica que esos hábitos son el resultado de una evolución

gradual acaecida desde sus antecesores arbóreos semejantes a las Pereskias,

hasta las formas reducidas a un artículo globoso como las del género Mammillaria,

considerado como el género más evolucionado.

Entre las adaptaciones más notables que el tallo adquiere en relación con la

aridez, hay que mencionar aquellas que les permiten almacenar y conservar el

agua en sus tejidos; el gran desarrollo de los parénquimas responsables de la

(43)

la transpiración al adquirir formas globosas; la atrofia hasta estados vestigiales del

limbo de las hojas o su transformación en escamas, espinas y glóquidas; el

engrosamiento de la cutícula y de las membranas celulósicas de los tegumentos;

la pruinosidad o las excresencias cerosas de las células epidérmicas; la

disminución y disposición hundida en los estomas. Por lo tanto, las cactáceas

forman parte del grupo de plantas llamadas xerófitas suculentas, así como los

agaves, crasuláceas, euforbiáceas, entran en este grupo. (Bravo-Hollis, 1978).

Los hábitos o formas que generalmente presentan las cactáceas de la Reserva de

la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán son las siguientes:

 Ar bo res cente:

 La planta posee un tronco bien definido, de donde salen ramas de

primer orden que a su vez, se ramifican hasta formar una copa muy amplia. Cada

rama es sucesivamente más delgada, aunque algo suculenta, cilíndrica e

integrada por varios entrenudos y nudos; en estos últimos están insertas hojas

alternas, dispuestas en series espiraladas, caducas en temporada seca (ver fig.

11a).

(44)

Fig. 11b

Opuntia pubescens

Columnar:

Poseen un tallo principal muy grueso de gran altura, pueden o no

presentar generalmente ramas ascendentes a diferentes alturas (ver fig. 11c).

(45)

Globosa a cilíndrica:

Se localizan en el suelo, sobre rocas o troncos. Los tallos

son cortos, suaves, y por lo común cuando crecen son cilíndricos, erectos,

postrados o pendulosos (ver fig. 11d).

Fig. 11d

Mammillaria dixanthocentron

Decumbentes, postradas o reptantes:

Estas plantas carecen de un tronco

definido, las cuales se ven como si se desplazaran por el suelo al crecer los

nuevos brotes (ver fig. 11f).

(46)
(47)

CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA

REINO: Plantae

DIVISIÓN: Magnoliophyta

CLASE: Magnoliopsida

ORDEN: Caryophyllales

FAMILIA: Cactaceae

SUBFAMILIAS: Cactoideae, Opuntioideae y Pereskioideae

TRIBUS: Cacteae, Cereeae, Echinocereeae, Hylocereeae y

Pachycereeae

GÉNEROS:

 Ac anth ocereus,

Ap orocac tu s,

Cephalocer eus,

Coryphantha,

Cylindropuntia,

Disocactus,

Echinocactus,

Echinocereus,

Escontria,

Ferocactus,

Hylocereus,

Lemaireocereus,

Mammillaria,

Marginatocereus,

Pseudomitrocereus, Myrtillocactus, Neobuxbaumia, Opuntia,

Pachycereus, Pereskiopsis, Pilosocereus, Polaskia, Rhipsalis,

Selenicereus, Stenocactus , Stenocereus.

Nota: Solo se hace mención de los géneros que se encuentran presentes en la Reserva de la Biosfera Tehuacán– Cuicatlán.

(48)

ancho; presenta de 3-5 costillas, con margen undulado; aréolas de 3.0-4.0 mm de largo; espinas presentes o ausentes, si están presentes de 6-10, 1.0-3.0 mm de largo, aciculares a ligeramente cónicas, pardo-rojizas cuando jóvenes, grises en la madurez. Flores de 15.0-21.0 cm de largo, blanquecinas con tintes rojizos. Frutos ca. 4.0 cm d e largo, de 5.0-6.0 cm de diámetro, globosos a cortamente oblongos, rojos, con pulpa jugosa y dulce; semillas de color negro.

Nombre común: Uso: Distribución: Hábit at: -Fenología: Zona de localización: “Nopal de cruz”

Los tallos tiernos se consumen como verdura y son preparados en diferentes guisos.

Especie endémica de México. Mpio de Teotitlán de Flores Magón; Mpio. de Sn. Juan Bautista Cuicatlán: Sta. Catarina Tlaxila, Sn. Juan Coyula, Santiago Quiotepec; Mpio. de Sn. Juan Bautista Atatlahuaca, Zoquiápam Boca de los Ríos; Mpio. de Santiago Nacaltepec: Sn. Juan Tonaltepec.

Se localiza en bosque tropical caducifolio y bosque espinoso; cultivada en huertos familiares. En elevaciones de 1000 1400 msnm.

Florece entre junio y septiembre  (ver mapa)

(49)

Descripción:

Es una planta epífita o rastrera. Tallos de 1.2-2.5 cm de ancho, cilíndricos, péndulos, verdes; presenta de 8-10 costillas; aréolas de 1.0-2.0 mm de largo, más o menos circulares; espinas 15-20, de 0.4-1.5 cm de largo, aciculares, algunas rígidas, otras ligeramente setosas, amarillas a pardo claras. Flores de 7.0-10.0 cm de largo, de color rojo, tienen forma de tubo y están acompañadas por escamas, lana y pelos. Frutos de 1.2-1.4 cm de largo, ca. 1.2 cm de ancho, ovoides, verde-rojizos, ornamentados con lana, espinas de 2.0-.3.0 mm de largo, setosas, blanco amarillentas, pulpa jugosa; semillas de 1.8-2.0 mm de largo, ca. 0.8 mm de ancho, pardo oscuras.

Nombre común: Uso: Distribución: Hábitat: -Fenología: Zona de localización : “Junco”  Ornamental. Se encuentra en el estado de Oaxaca. Mpio. SanJuan de los Cues: Nopalera y parte de lo que conforma a la Sierra Mazateca; Mazatlán Villa de Flores

Se localiza en bosque de . En elevaciones de 1800 2200 msnm.

Florece entre enero y abril.  (ver mapa)

Quercus

 Ap or oc act us mar ti anu s

(Zucc.) Britton & Rose, Cact. 2: 220. 1920.

(Zucc.) Barthlott, Bradleya 9: 88. 1991.

Britton & Rose,

Cact, 2: 220. fig. 299. 1990.

Disocactus

martianus

Aporocactus conzattii

(50)

40.0 cm de ancho; con tallo generalmente sin

ramificación; ensanchados en la base; ápice

inclinado ligeramente; es de color verde a gris

claro; presenta de 16-34 costillas, con aréolas

elípticas; espinas radiales 12-18, subuladas,

extendidas, blancas; espinas centrales 5-8,

0.5-8.0 cm de largo, setosas a subuladas,

gruesas y rígidas blancas; zona fértil de color

amarillo a grisáceo, se encuentra en la parte

apical a lateral (Pseudocefalio). Frutos de

3.0-4.0 cm de largo y de 2.0-3.0 cm de ancho con

forma ovoide de color pardo claro a oscuros;

semillas ca. 2.0 mm. Su floración es nocturna.

Flores de color blanco a rosa muy tenue, estas

miden hasta 7.5 cm de largo y son polinizadas

por murciélagos.

Nombre común: Uso: Distribución: ; : Hábitat: F e n o l o g í a :

Zona de loc alización:

“Cardón blanco”, “Órgano” y

“Viejito”.

La madera de las plantas muertas es utilizada

como leña.

Especie endémica del Valle de

Tehuacán - Cuicatlán. Mpio. de Tepelmeme Villa de

Morelos; Mpio de Concepción Buenavista: Ejido de

Sn. Miguel Aztatla; Mpio. de Sn. Juan Bautista

Cuicatlán: Mpio. de Sta. María Tecomavaca Mpio.

de Coxcatlán Calipan, Sn. José Tilapa; Mpio. de

Tehuacán; Mpio. de Zapotitlán Salinas: Sn. Antonio

Texcala.

 Se localiza en bosque espinoso, bosque

tropical caducifolio y matorral xerófilo, sobre suelos

calizos. En elevaciones de 600 a 1800 msnm.

Florece entre marzo y mayo

(ocasionalmente hasta julio)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...