La Regla de Oro (parte 1) Ni muy muy, ni tan tan

Descargar (0)

Texto completo

(1)

La  Regla  de  Oro  (parte  1)  

“Ni  muy  muy,  ni  tan  tan”  

 

I. Introducción  

a. Regresamos  al  sermón  del  monte  y  entramos  en  la  recta  final  del  mismo   b. En  esta  serie  vamos  a  entrar  a  ver  una  regla  que  es  no  solo  muy  famosa  

sino  también  compartida  por  casi  todas  las  religiones…  “la  regla  de  oro”   i. La  diferencia  entre  la  manera  en  que  la  creemos  como  cristianos  y  la  

manera  en  que  muchos  la  creen  es  fundamental  

ii. Esta  diferencia  es  lo  que  nos  libra  de  hacer  cosas  que  intenciones   escondidas  

iii. No  hacemos  a  otros  como  queremos  que  nos  hagan  a  nosotros  para   que  lo  hagan  a  nosotros  

iv. Lo  hacemos  porque  allí  se  resumen  la  ley  y  los  profetas   v. Mas  de  esto  en  dos  semanas  

c. Debemos  recordar  que  el  sermón  del  monte  es  uno  solo  y  aunque  lo  hemos   partido  en  diferentes  series  estas  si  tienen  relación  la  una  con  la  otra  

i. Entonces,  ¿cómo  amarramos  esto  al  “flow”  del  sermón  del  monte?   ii. Hay  cosas  que  atentan  contra  el  carácter  del  cristiano  

1. El  vivir  mi  vida  de  tal  manera  que  mi  espiritualidad  sea   solamente  pública  y  teátrica  (Mat.  6:1-­‐18)  

2. Vivir  ambiciosamente  y  no  generosamente  (Mat.  Mat.  6:13-­‐ 24)  

3. Vivir  dejando  el  reino  como  ultima  prioridad  (Mat.  6:25-­‐34)   4. Vivir  juzgándolo  todo  (Mat.  7:1—5)  

5. Vivir  sin  discernimiento  de  nada  (Mat.  7:6)    

“No  juzguéis,  para  que  no  seáis  juzgados.  Porque  con  el  juicio  con  que  juzgáis,  seréis   juzgados,  y  con  la  medida  con  que  medís,  os  será  medido.  ¿Y  por  qué  miras  la  paja  que   está  en  el  ojo  de  tu  hermano,  y  no  echas  de  ver  la  viga  que  está  en  tu  propio  ojo?  ¿O  cómo  

dirás  a  tu  hermano:  Déjame  sacar  la  paja  de  tu  ojo,  y  he  aquí  la  viga  en  el  ojo  tuyo?   ¡Hipócrita!  saca  primero  la  viga  de  tu  propio  ojo,  y  entonces  verás  bien  para  sacar  la  paja  

del  ojo  de  tu  hermano.  No  deis  lo  santo  a  los  perros,  ni  echéis  vuestras  perlas  delante  de   los  cerdos,  no  sea  que  las  pisoteen,  y  se  vuelvan  y  os  despedacen.”  Mat.  7:1-­‐6    

II. “No  juzguéis…”  (Mat.  7:1a)  

a. Es  importante  para  comenzar  hacer  notar  que  es  lo  que  el  texto  NO  dice   i. No  llama  a  los  hijos  de  Dios  a  ser  ingenuos,  sin  discernimiento    ni  

(2)

ii. La  Biblia  menciona  en  muchas  ocasiones  el  rol  que  los  cristianos   jugamos  en  traer  luz  a  lugares  de  tinieblas  

1. Jesús  muchas  veces  llamó  hipócritas  a  los  fariseos  (Luc  12:1     “En  esto,  juntándose  por  millares  la  multitud,  tanto  que  unos   a  otros  se  atropellaban,  comenzó  a  decir  a  sus  discípulos,   primeramente:  Guardaos  de  la  levadura  de  los  fariseos,  que   es  la  hipocresía.”)  

2. No  manda  a  que  nos  guardemos  de  los  falsos  profetas  (Mat   7:15  “Guardaos  de  los  falsos  profetas,  que  vienen  a  vosotros   con  vestidos  de  ovejas,  pero  por  dentro  son  lobos  rapaces.”)   3. Pablo  entrego  a  Satanás  a  alguien  por  su  pecado  (1Co  5:5  “el  

tal  sea  entregado  a  Satanás  para  destrucción  de  la  carne,  a   fin  de  que  el  espíritu  sea  salvo  en  el  día  del  Señor  Jesús.”)   iii. El  problema  es  que  nuestro  llamado  a  discernir  rápidamente  se  

convierte  en  justificación  para  criticar    

iv. Hablaremos  más  sobre  esto  en  la  segunda  parte  del  mensaje   b. ¿A  qué  nos  llama?    

i. No  seamos  juiciosos  

ii. No  tengamos  un  espíritu  crítico  

iii. No  tengamos  una  actitud  condenatoria   c. Aprendamos  a  ver  lo  bueno,  no  solo  lo  malo  en  otros  

i. Lo  malo  es  fácil  de  identificar  

ii. Recordemos  que  estamos  rodeados  de  personas  con  defectos,   siendo  nosotros  los  primeros    

iii. Jesús  vino  por  personas  “no  perfectas”…  tengamos  paciencia  y   misericordia  (Mat  9:13  “Al  oír  esto  Jesús,  les  dijo:  Los  sanos  no   tienen  necesidad  de  médico,  sino  los  enfermos.  Id,  pues,  y  aprended   lo  que  significa:  Misericordia  quiero,  y  no  sacrificio.  Porque  no  he   venido  a  llamar  a  justos,  sino  a  pecadores,  al  arrepentimiento.”)   d. Tengamos  cuidado  con  el  chisme    

i. “No  nos  gusta  pero  nos  entretiene”  (Mat  12:36  “Mas  yo  os  digo  que   de  toda  palabra  ociosa  que  hablen  los  hombres,  de  ella  darán   cuenta  en  el  día  del  juicio.”)  

ii. No  vale  decir  que  en  familia  no  es  chisme   iii. No  vale  creer  que  solo  nos  estamos  informando  

iv. No  vale  esconder  el  chisme  en  forma  de  petición  de  oración   v. Si  no  tenemos  nada  bueno  que  decir,  no  digamos  nada  

e. No  juzguemos  por  apariencias  (Jn  7:24  “No  juzguéis  según  las  apariencias,   sino  juzgad  con  justo  juicio.”)  

(3)

i. Aseguremos  que  a  la  hora  de  emitir  juicio  u  opinión  lo  hacemos   informados  y  no  solo  por  apariencias  o  por  rumores  

ii. Muchas  veces  juzgamos  a  las  personas  por   1. Como  se  visten    

a. Tachamos  de  informal  a  alguien  por  que  vino  en   shorts  

b. Decimos  que  una  chava  es  “fácil”  porque  se  puso  una   falda  más  corta  de  lo  que  nos  hubiera  gustado  (pero   no  dejamos  de  verla)  

2. Donde  estuvieron  

a. Creemos  que  porque  alguien  está  comiendo  un   ceviche  seguro  esta  “echándose  los  tragos”  

b. Vemos  a  alguien  pasar  en  carro  por  la  zona  viva  un   viernes  en  la  noche  y  asumimos  que  se  fue  de   parranda  

3. Con  quienes  están  

a. Tenemos  dichos  para  justificarlo  “dime  con  quién   andas  y  te  diré  quien  eres”    

b. Recordemos  que  Jesús  estaba  rodeado  de  

prostitutas,  cobradores  de  impuestos  y  pecadores   4. Cuando  dinero  tienen  o  no  tienen  

a. Si  tienen  dinero  y  no  sabemos  como  decimos  que   seguro  son  narcos  

b. Si  no  tienen  dinero  decimos  que  seguro  hicieron  algo   malo  para  terminar  así  

iii. Antes  de  juzgar  veamos  el  fruto  (Mat  7:20  “Así  que,  por  sus  frutos   los  conoceréis.”  

iv. El  Testimonio  

1. Hemos  usado  la  excusa  de  guardar  el  testimonio  como  algo   para  manipular  la  vida  de  otros  

2. Aunque  sí  tenemos  un  llamado  a  guardar  nuestro  testimonio   recordemos  que  si  tengo  que  escoger  entre  mi  reputación  o   la  eternidad  de  alguien  gana  la  eternidad  de  alguien  

3. Seamos  sabios  también  para  que  en  nuestra  rebeldía  no   abandonemos  la  sabiduría  y  la  prudencia  

v. Aun  si  estamos  informados  bien  y  nos  consta  debemos  ser  sabios   1. Si  no  lo  conocemos  y  no  ganamos  nada  de  eso…  HAGAMOS  

(4)

2. Si  lo  conocemos  amémoslo  lo  suficiente  para  ir  con  él  a   preguntar  o  confrontar  antes  de  chismear  y  démosle  el   beneficio  de  la  duda  

3. Si  no  nos  escucha  recordemos  que  Jesús  dejó  un  proceso   para  hacerlo  bien  (Mat.  18:15-­‐22)  

a. Repréndele  estando  solos   b. Trae  testigos  

c. Dilo  a  la  iglesia  

4. Si  lo  vamos  a  hacer  que  sea  para  traer  reconciliación  con   Dios  y  otros  en  esta  persona  (San  5:20    sepa  que  el  que  haga   volver  al  pecador  del  error  de  su  camino,  salvará  de  muerte   un  alma,  y  cubrirá  multitud  de  pecados.  

f. En  lugar  de  juzgar,  ayudemos  (Rom  15:1  “Así  que,  los  que  somos  fuertes   debemos  soportar  las  flaquezas  de  los  débiles,  y  no  agradarnos  a  nosotros   mismos.”)  

g. Cuando  juzgamos  o  acusamos  estamos  identificándonos  con  el  diablo  (Apo   12:10  “Entonces  oí  una  gran  voz  en  el  cielo,  que  decía:  Ahora  ha  venido  la   salvación,  el  poder,  y  el  reino  de  nuestro  Dios,  y  la  autoridad  de  su  Cristo;   porque  ha  sido  lanzado  fuera  el  acusador  de  nuestros  hermanos,  el  que  los   acusaba  delante  de  nuestro  Dios  día  y  noche.”)  

 

III. Al  juzgar  abrimos  la  puerta  en  nuestra  contra  (Mat.  7:1b-­‐2)  

a. Cuando  juzgamos  no  solo  abrimos  la  puerta  a  ser  juzgados  por  otros  sino   también  por  Dios  

b. Mucho  de  lo  que  hemos  aprendido  sobre  la  siembra  y  la  cosecha  no  habla   de  dinero  sino  de  juicio  (Luc  6:38  “Dad,  y  se  os  dará;  medida  buena,   apretada,  remecida  y  rebosando  darán  en  vuestro  regazo;  porque  con  la   misma  medida  con  que  medís,  os  volverán  a  medir.”)  

c. Cuando  juzgamos  nos  condenamos  a  nosotros  mismos  

i. Muchas  veces  juzgamos  en  las  áreas  donde  secretamente  luchamos   ii. Al  hacer  esto  nos  estamos  condenando  a  nosotros  mismos  

iii. Si  nuestro  pecado  se  llega  a  conocer  el  juicio  con  el  que  nos  van  a   juzgar  va  a  ser  mayor  

iv. Pro  6:2  “Te  has  enlazado  con  las  palabras  de  tu  boca,  y  has  quedado   preso  en  los  dichos  de  tus  labios.”  

v. Rom  2:1  “Por  lo  cual  eres  inexcusable,  oh  hombre,  quienquiera  que   seas  tú  que  juzgas;  pues  en  lo  que  juzgas  a  otro,  te  condenas  a  ti   mismo;  porque  tú  que  juzgas  haces  lo  mismo.”  

vi. Muchas  veces  atraemos  eso  a  nuestras  propias  vidas  (Ejemplo  de   Pedro…  por  hablador  fue  tentado  en  lo  mismo  que  juzgó  o  se  jactó)  

(5)

 

IV. Comencemos  por  nosotros  mismos  (Mat.  7:3-­‐5)  

a. Esta  ilustración  tiende  a  perder  poder  debido  a  su  familiaridad  

b. Esto  ocurre  tan  frecuentemente  que  la  ilustración  no  suena  tan  exagerada   c. El  mejor  ejemplo  de  esto  es  el  Rey  David  (2Sam.  12:1-­‐7)  

i. Se  roba  la  esposa  de  otro  hombre  y  lo  mata   ii. El  profeta  le  cuenta  una  parábola    

iii. David  se  enfurece  y  juzga  que  ese  hombre  debía  morir   iv. Ese  hombre  era  él  mismo  

d. El  juicio  a  otros  y  nuestros  propios  dones  nos  ciegan  a  nuestras  faltas  (Apo   3:17  “Porque  tú  dices:  Yo  soy  rico,  y  me  he  enriquecido,  y  de  ninguna  cosa   tengo  necesidad;  y  no  sabes  que  tú  eres  un  desventurado,  miserable,   pobre,  ciego  y  desnudo.”)  

e. Mientras  más  reflexiono  en  este  pasaje  más  me  doy  cuenta  de  lo  mucho   que  estoy  auto-­‐condenado  

 

V. El  peligro  de  no  juzgar  nada  (Mat.  7:6)  

a. Existe  un  riesgo  cuando  nos  damos  cuenta  de  que  no  debemos  juzgar  a   otros…  no  juzgar  nada  

i. Nos  podemos  volver  tolerantes  

ii. Nos  negamos  a  hacer  distinción  entre  el  bien  y  el  mal,  la  verdad  y  la   mentira  

iii. Podemos  llegar  a  tratar  a  todos  igual  sin  distinguir  el  fruto  o  la  falta   de  él  en  las  personas  

b. Los  perros  y  los  cerdos    

i. No  está  hablando  de  perros  de  casa  como  los  que  conocemos,  son   perros  semi-­‐salvajes  

ii. El  cerdo  palestino  no  solo  era  una  abominación  a  los  judíos  sino   también  era  probablemente  derivado  del  cerdo  salvaje  europeo,   capaz  de  algo  de  violencia  

iii. Jesús  está  hablando  de  gente  que  han  demostrado  ser  

persistentemente  viciosos,  irresponsables,  desagradecidos,  etc.     c. Al  advertirnos  de  no  ser  demasiado  juiciosos,  Jesús  también  nos  advierte  en  

contra  de  no  ser  ingenuos  o  sin  discernimiento  

d. Antes  de  ver  de  fondo  el  tema  recordemos  que  hay  5  versículos  destinados   en  contra  de  ser  juiciosos  y  solo  1  en  contra  de  no  serlo  

i. Esta  proporción  nos  muestra  donde  está  el  mayor  peligro   ii. Tratemos  de  evitar  juzgar  5  veces  más  de  lo  que  juzgamos     e. Como  cristianos  debemos  ejercer  discernimiento  y  criterio  en  nuestras  

(6)

i. No  le  vamos  a  dar  un  trabajo  que  demanda  responsabilidad  a   cualquiera  

ii. No  le  vamos  a  abrir  la  puerta  de  nuestra  casa  a  cualquiera,  a  pesar   del  llamado  a  ser  hospedadores  

iii. No  invertimos  nuestro  dinero  en  cualquier  lugar   iv. No  dejamos  que  cualquiera  cuente  la  ofrenda  

v. No  dejamos  que  cualquiera  tome  el  micrófono  y  comience  a   enseñar  

vi. No  damos  generosidad  a  cualquiera,  Dios  podría  estar  tratando  con   ellos    

vii. No  le  contamos  nuestros  sueños  a  alguien  que  solo  se  burlará   viii. No  le  damos  a  nuestra  hija  a  cualquiera  

ix. Ni  siquiera  insistimos  en  predicar  el  evangelio  a  cualquiera   1. Lo  más  precioso  que  tenemos  es  el  evangelio…  es  nuestra  

verdadera  perla  

2. Jesús  nos  indica  que  hay  lugares  donde  debemos  sacudirnos   el  polvo  de  los  pies  (Mat  10:14  “Y  si  alguno  no  os  recibiere,   ni  oyere  vuestras  palabras,  salid  de  aquella  casa  o  ciudad,  y   sacudid  el  polvo  de  vuestros  pies.”)  

3. Hay  muchas  situaciones  donde  los  cristianos  somos  llamados   a  insistir  en  nuestra  siembra  y  testimonio  de  la  verdad    

 

VI. Conclusiones  

a. No  juzguemos  

i. No  es  correcto  y  rara  vez  nuestro  juicio  es  justo  

ii. No  nos  gustaría  que  nos  juzguen  y  el  juzgarlo  todo  nos  lleva  a  ser   juzgados  

b. Hay  un  riesgo  también  en  no  juzgar  nada   i. Nos  podemos  meter  en  problemas  

ii. El  no  juzgar  nada  nos  lleva  a  ser  mediocres   c. Pidamos  perdón  por  nuestra  actitud  juiciosa  

d.  Llamado  a  ministrar  a  los  que  crecieron  en  iglesias  o  ambientes  muy   juiciosos  

       

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :