Grupo 2.- Hiperinflacion en Bolivia (1980-1985)

134 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 1 I. INTRODUCCIÓN

A través del presente trabajo de investigación se pretende analizar los efectos que tuvieron la HIPERINFLACION alcanzada en Bolivia y la crisis económica entre 1980 y 1985.

Entre 1980 y 1985 Bolivia estuvo inmersa en un convulsionado contexto político que dejó como secuela profundos conflictos sociales, políticos, regionales y económicos. El crecimiento del PIB en el período fue negativo y muy variable, alcanzando en 1983 su valor más bajo (- 4%).

Los sectores más afectados fueron la minería, la industria manufacturera y la construcción, con una disminución de más del 20% entre 1980 y 1985. En el comercio exterior, si bien la balanza comercial mostró saldos positivos, estos resultados se debieron a una fuerte reducción de las importaciones.

Entre 1980 y 1983 las Reservas Internacionales Netas (RIN) del Banco Central de Bolivia (BCB) registraron saldos negativos debido al aumento de la deuda externa de corto plazo y se recuperaron a partir de 1983, como resultado de la puesta al día de los pagos atrasados por la venta de gas a Argentina y por la suspensión de pagos de una parte del servicio de la deuda externa.

La tasa de inflación de fin de período, que en 1980 llegó a 24% alcanzó el valor de 8,171% en 1985. La base tributaria fue cayendo permanentemente restando recursos al gobierno para cubrir sus gastos.

La inestabilidad política crónica refleja divisiones profundas en la economía y sociedad bolivianas. No solamente la distribución del ingreso y de la riqueza en Bolivia es fuertemente desigual, sino que también los sectores de la sociedad boliviana están altamente movilizados para pelear en batallas por sus participaciones en el ingreso y la riqueza.

(2)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 2 Desde tiempos de la colonia, Bolivia tuvo una dinámica económica basada fundamentalmente en la actividad minero - exportadora. Hasta finales del siglo XIX, el país dependía de las exportaciones de plata para financiar su desarrollo y, desde 1880 cuando el estaño empezó a mejorar su cotización respecto de la del metal argentífero, se produjo un desplazamiento hacia la producción del mismo. Bolivia tuvo un proceso hiperinflacionario que se ajusta en forma similar al proceso tradicional y representó la inflación más alta de la historia latinoamericana y la séptima más grande del siglo veinte.

II. CONCEPTOS BASICOS

2.1. Inflación y Deflación

En Economía, son términos utilizados para describir un aumento o una disminución del valor del dinero, en relación a la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con ese dinero.

La Inflación.- Es un aumento continuo y generalizado del nivel de los precios de los bienes y servicios que se producen y se prestan en una economía, resultando en una merma del poder adquisitivo del dinero.

La inflación es un fenómeno que se produce cuando las presiones económicas actuales y la anticipación de los acontecimientos futuros hacen que la demanda de bienes y servicios sea superior a la oferta disponible de dichos bienes y servicios a los precios actuales, o cuando la oferta disponible está limitada por una escasa productividad o por restricciones del mercado. Estos aumentos persistentes de los precios estaban, históricamente vinculados a las guerras, hambrunas, inestabilidades políticas y a otros hechos concretos.

La Deflación.- Implica una caída continuada del nivel general de precios. Como ocurrió durante la Gran Depresión de la década de 1930; suele venir acompañada por una prolongada disminución del nivel de actividad económica y

(3)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 3 elevadas tasas de desempleo. Sin embargo, las caídas generalizadas de los precios no son fenómenos corrientes, siendo la inflación la principal variable macroeconómica que afecta, actualmente, tanto a la planificación privada como a la planificación pública de la economía.

2.2. Clases de inflación.

Existen muchas maneras de clasificar o tipificar la inflación esto dependerá del tipo de análisis que se quiera hacer:

a. Según la velocidad o rapidez del aumento de precios, puede clasificarse en :

 La inflación reptante o rampante: cuando los precios no suben más que 10 % por año para los países desarrollados. Como esta tasa es de preocupación para los consumidores, algunos economistas dicen que la inflación reptante es aquella que los precios no suben más que el 5 %.

 La inflación trotante: cuando los precios suben entre 10 y 100 % anual o entre el 5 y 50 % para los países desarrollados.

 La inflación galopante: cuando los precios suben más que el 100 % por año.

 La hiperinflación: cuando los precios suben más del 300 % por año, o suben más del 100 % cada mes.

(4)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 4 b. Según el origen o causas del aumentos de los precios:

 La inflación inducida por el aumento de la demanda. Cuando surge un exceso de demanda respecto la oferta y esta tiene su origen:

- El aumento de los gastos públicos

- El aumento de los gastos del consumo privado o de las familias - El aumento de los gastos de inversión de las empresas.

 La inflación inducida para los costos de producción. Ocurre cuando los costos de producción aumenta. Este aumento puede tener origen económico, institucional o naturales.

 Inflación estructural. Cuando la organización disposición de la economía como un todo adolece de deficiencias notables.

c. Según el grado de control de los precios la inflación puede ser:

 La inflación abierta: Es aquella en que el nivel de precios o el aumento de los precios es reflejo de la libertad de los mercados o sea, no existe intervención estatal ni interferencias monopolísticas empresariales.

 Inflación cerrada: Es aquella en que el nivel general de precios o el aumento de los precios no refleja la libertad del mercado. Esto generalmente ocurre en los países socialistas donde el estado tiene un gran control de precios.

(5)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 5 d. Según el conocimiento que tenga la población sobre el aumento de

precios puede ser:

 Inflación visible, prevista o transparente: Es aquella que la población conoce o esta consiente de su existencia. Cuando la tasa de aumento de los precios no pasa del 5% anual la gente no se da cuenta de que existe inflación pero esto no ocurre cuando la inflación es trotante.

 La inflación imprevista: Cuando los precios suben de manera inesperada, de un momento a otro, estamos frente a una inflación imprevista o inesperada, generalmente esto ocurre cuando el gobierno promulga disposiciones que la población no esperaba. Puede iniciarse un inflación por el estallido de un conflicto Bélico, Nacional o Internacional, etc.

Diferenciación entre Inflación e Hiperinflación

La inflación se define como el cambio porcentual en el nivel de precios, el cual es un proceso continuo y persistente. La tasa de inflación se define como el porcentaje de variación del nivel general de precios en dos periodos consecutivos. La hiperinflación se define como una tasa de inflación anual del 300% o más, o lo que corresponde a una inflación de más de 100% mensual.

En economía, la hiperinflación es una inflación muy elevada, fuera de control, en la que los precios aumentan rápidamente al mismo tiempo que la moneda pierde su valor.

La definición usada por la mayoría de economistas es "un ciclo inflacionario sin tendencia al equilibrio". Se origina un círculo vicioso en el que se crea más y más inflación con cada repetición del ciclo. Aunque existe debate acerca de las causas últimas de la hiperinflación, se hace visible cuando hay un aumento imparable del suministro de dinero o una degradación drástica de la moneda, y se asocia con

(6)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 6 frecuencia con guerras (o sus consecuencias), depresiones económicas, y trastornos sociales o políticos.

El origen de la hiperinflación tradicional obedeció a factores externos, ésta se produjo tras la primera guerra mundial, sus economías presentaron altos déficit presupuestario financiado mediante la creación de dinero. Para detener la hiperinflación se realizó un programa ortodoxo o plan global de estabilización, el cual generó credibilidad en el público y la certeza de que el Banco Central no financiaría el déficit presupuestario emitiendo dinero.

En general, las hiperinflaciones tradicionales tendieron a ser de mayor duración y más extremadas que las de los países latinoamericanos y la característica más importante respecto a estas, fue la fuerte credibilidad y aceptación en los programas establecidos en Europa durante este tiempo.

2.3. Efectos de la Inflación

Los efectos de la inflación son varios y cambian a lo largo del tiempo. Al principio la inflación provoca un aumento de los beneficios, puesto que los salarios y los demás costos se modifican en función de las variaciones de precios y por lo tanto se alteran después de que los precios hayan variado, lo que provoca aumentos en la inversión de capital y en los pagos de dividendos e intereses. Puede que el gasto de los individuos también aumente debido a la sensación de que más vale comprar ahora porque después será más caro: la apreciación potencial de los precios de los bienes duraderos puede atraer a los inversores.

También el Gobierno se beneficia con un período inflacionario, por el sistema de impuestos progresivos al ingreso. En este sistema de recaudación la tasa de impuestos aumenta en la medida en que aumenta el ingreso. La inflación, por lo general, aumenta el ingreso monetario debido a que los salarios aumentan en un intento por mantener su poder adquisitivo. De este modo aumenta la proporción del ingreso recaudado por medio de impuestos.

(7)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 7 Sin embargo; a pesar de éstas ganancias temporales, la inflación distorsiona la actividad económica normal, cuanto menos regular sea la tasa de inflación, mayor será estas distorsiones.

En un proceso inflacionario los grupos de personas con ingresos fijos y todos los que se encuentran empleados, experimentan una disminución de sus ingresos reales, mientras que los ingresos reales de los empresarios experimentan aumentos sucesivos.

Por otra parte, los grupos de deudores se ven beneficiados con la inflación al pagar deudas con dinero cuyo poder de compra es inferior al que recibía, por ende, los acreedores son los que pierden en un período inflacionario al recibir un dinero con poder adquisitivo menor.

Si como consecuencia de la inflación y la reducción del poder de compra del dinero, disminuye la demanda, este hecho tendrá un impacto negativo sobre el nivel de empleo y sobre el producto, haciendo que ambos disminuyan.

La inflación también puede disminuir la capacidad competitiva de un país, especialmente cuando se mantiene una paridad fija, independientemente del movimiento interno de los precios.

En este caso la inflación podría provocar una pérdida del mercado interno y externo, pues al mantener una paridad monetaria fija, los bienes importados se hacen más baratos y desplazan a los bienes de producción nacional. Asimismo, con paridad fija los precios de los bienes nacionales en moneda extranjera se hacen cada vez más caros.

La disminución del mercado interno y externo para los bienes de producción nacional, no sólo conduce a la economía hacia un déficit en la Balanza Comercial, sino que además provocará la reducción del empleo y del producto en el país.

(8)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 8 En aquellas economías donde existe compra y venta de valores más concretamente Bonos, las personas que compran bonos sufren la pérdida del poder adquisitivo de sus inversiones, a menos que las tasas de interés que se pagan sobre Bonos sean mayores a la pérdida de poder adquisitivo del dinero. En cambio, las personas que invierten su dinero en la compra de bienes reales o moneda extranjera, podrán conservar el valor de su riqueza, y aún aumentarla.

Los prestatarios suelen beneficiarse de los efectos de la inflación, mientras que los prestamistas pierden dinero, ya que los préstamos hipotecarios, personales, comerciales y públicos se pagaran con un dinero que tendrá menor poder adquisitivo y los tipos de interés aumentaran después de que los precios se hayan incrementado. La toma de decisiones económicas, tanto pública como privada, puede depender de un factor psicológico inflacionista.

La inflación puede producir incertidumbre sobre los índices de precios y tasas de interés futuras, y por tanto, puede disminuir la inversión a largo plazo en nuevas plantas y equipos.

La gente es más, dada a canalizar ahorros en rubros tales como bienes raíces, metales preciosos y objetos de colección (arte, estampillas, antigüedades, etc.) porque el valor de todos ellos aumenta con el índice general de precios.

2.4. La medición de la Inflación

La inflación se mide a través de técnicas estadísticas especializadas. Los estadísticos en la medición de la inflación suelen construir “un índice de precios al consumir IPC” este índice toma en cuenta la variación ponderada de más de 300 bienes y servicios.

(9)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 9 2.5. Medidas de estabilización

Las medidas de estabilización anulan los efectos de la inflación y la deflación al restablecer el nivel normal de la actividad económica.

El requisito indispensable para luchar contra la inflación implica que la cantidad de dinero y de créditos crezca a una tasa estable en función de las necesidades de crecimiento de economía reales y financieras, la restricción monetaria durante las recesiones cíclicas permite la recuperación financiera.

Concretamente los gobiernos tienen que financiar su enorme déficit presupuestario, o bien pidiendo prestado o bien emitiendo dinero, si se adopta esta última medida, las presiones inflacionistas aparecen inevitablemente.

También es necesario emprender medida desde el lado de la oferta para luchar contra la inflación y evitar los efectos de estancamiento económico debido a la deflación.

Entre las posibles medidas a tomar desde el lado de la oferta se encuentra las medidas estabilizadoras del ahorro y la inversión; mayor gasto para el desarrollo y la aplicación de nueva tecnología.

III. ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Bolivia ha sido tradicionalmente uno de los países más pobres de la América Latina, con una economía minera y agrícola, un amplio sector indígena campesino, su ingreso por habitante ha estado siempre entre los más bajos de toda la región. La historia boliviana, ha mostrado durante largos períodos una inestabilidad expresada en innumerables golpes de estado y dictaduras de diferente tipo, en un contexto general donde las Fuerzas Armadas intervenían frecuentemente en la política del país y donde un sindicalismo más o menos revolucionario adquirió un poder desconocido en otras latitudes. Ocurrieron sucesos que definirían el curso de la historia, que a principios de los años ochenta

(10)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 10 se tornaría caótica y dolorosa, desatándose la peor crisis económica que haya vivido el país.

3.1. Reseña Histórica

Durante la etapa en que Bolivia experimentó con la Asamblea Popular, las demandas sociales aumentaron considerablemente. Todos los sectores daban la impresión de una absoluta insatisfacción. Una situación que, entre otros aspectos políticos, condujo una vez más a la sociedad boliviana al caos. Caos que, como es conocido, trajo como consecuencia el golpe de Banzer y la instauración de otro periodo dictatorial en la historia nacional. Frente a una crisis, una aparente solución que sólo abrió las compuertas a la nueva crisis.

Sin mayores medidas deliberadas que mejoren la economía, el gobierno de Banzer recibió la buena racha de precios de las materias primas en ascenso. Las calificaciones generales de la economía boliviana se tornaron positivas y la banca multilateral, así como la banca privada internacional, iniciaron un proceso de acelerado endeudamiento del Estado boliviano. Este periodo se caracterizó, precisamente, por el cuantioso aumento de la deuda externa nacional en millones de dólares. La gran cantidad de recursos que ingresaron al país permitió dar respuestas populistas y facilitó un gran aumento del gasto fiscal. Muchas obras se financiaron con sobreprecios y restricciones al libre comercio, como en el caso de la importación de cemento.

Dichas restricciones generaron un precio oficial y otro de mercado negro. Las condiciones anómalas del manejo del Estado prevalecieron y, ciertamente, los más beneficiados fueron los gobernantes de turno y sus seguidores. Las propicias condiciones económicas originadas en los centros industriales y sus mercados hicieron que la bonanza llegue a Bolivia, aunque no sea compartida por todos. Las millonarias adquisiciones gubernamentales adjudicadas crearon nuevos ricos, con un efecto de derrame que logró una base social lo suficientemente amplia como para formar un nuevo partido político. De allí nace ADN que, incluso, llegó a triunfar en las elecciones del sindicato minero de Huanuni.

(11)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 11 Contrariamente a lo que se piensa, todas las dictaduras militares, del signo que fueran, desde la caída del MNR y de la democracia en 1964 hasta 1978, gozaron del apoyo mayoritario de la población. Todas ellas se reclamaban las verdaderas herederas de la Revolución Nacional y despertaban simpatías en el grueso de los sectores populares, especialmente campesinos. Eran, en cierto sentido, gobiernos de la mayoría, pletóricos de prácticas y comportamientos populistas, pero no por ello democráticos.

A finales de 1977 se produjo el llamamiento a elecciones generales, en un ambiente de libertad irrestricta. En 1978 triunfó una coalición centro-izquierdista, en la que participaban el Partido Comunista Boliviano (PCB), de inspiración estalinista; el Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), de filiación socialdemócrata; el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), al mando del viejo caudillo Hernán Siles Zuazo; y hasta la Democracia Cristiana, otrora baluarte de los gobiernos conservadores. Esta concentración de fuerzas se denominaba Unidad Democrática y Popular (UDP), pero su triunfo fue desconocido por el general Juan Pereda Asbún, quien fuera ministro de Gobierno del general Hugo Banzer y candidato del régimen saliente.

Un grupo de militares institucionalistas truncó las aspiraciones de continuismo banzerista y convocó a nuevas elecciones generales en 1979. Donde volvió a triunfar la UDP. Lastimosamente, la nula experiencia de hermenéutica democrática de los nuevos actores políticos los llevó a un empantanamiento en el Congreso Nacional para la elección de los gobernantes, lo que dio lugar a una serie de interinatos, conatos de golpe de Estado y nuevas elecciones generales, que desembocaron en el cruento cuartelazo del 17 de julio de 1980, del general Luís García Meza.

Cientos de muertos, desaparecidos, presos, confinados, corrupción por doquier, protección oficial al narcotráfico e inexistente apoyo popular fueron las

(12)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 12 características de este régimen, que se prolongó más allá de García Meza hasta octubre de 1982. Para entonces, el país había madurado lo suficiente para no permitir una aventura más de este tipo.

El programa democrático fue entendido, entonces, como la recuperación de la capacidad para ejercitar la soberanía popular mediante el sufragio libre y universal, la adecuación del marco institucional y de las políticas públicas, para hacer realidad la vigencia permanente de los derechos políticos, económicos, sociales y también culturales; además de la autonomía y equilibrio de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

De 1982 a 1985 gobernó la UDP, que pagó el precio de consolidar la institucionalidad democrática, con la crisis financiera más profunda de la historia boliviana. En efecto, para 1982 el salario real de los trabajadores se había reduci-do en más del 40 por ciento respecto a 1971; las importaciones, tan necesarias para la dependiente economía del país, se realizaban al contado pues el crédito internacional prácticamente había desaparecido; la deuda externa representaba, en su pago anual, el 21 por ciento del Producto Nacional Bruto y la economía interna estaba paralizada por falta de ahorro interno, inversión privada y pública y fundamentalmente confianza de la gente.

A ello se sumaba un altísimo déficit de las finanzas públicas. El gobierno respondió con dos malhadadas medidas que empeoraron la situación: el control de cambios y la desdolarización.

Con el control de cambios se estableció un tipo de cambio único para el público que pretendía devolver la confianza a los ahorristas y depositantes y otro tipo de cambio diferencial para los bancos con el ingenuo propósito de repatriar dólares del exterior que permitan pagar las obligaciones contraídas, una vez que tanto los empresarios como las personas naturales paguen sus deudas en moneda local.

(13)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 13 La desdolarización, por su parte, pretendía que los inversionistas recuperen su capacidad de repago de sus deudas con la banca comercial de manera tal que queden nuevamente habilitados para contraer nuevas obligaciones y así completar el circuito y lograr la reactivación económica con nuevas inversiones.

El resultado de ambas medidas fue perverso. Los ahorristas que pudieron retiraron apresuradamente sus depósitos en dólares dejando sin divisas a los bancos, la banca no repatrió un solo dólar y se dedicó a especular comprando divisas baratas y pagando intereses y obligaciones en moneda nacional, los empresarios no reactivaron sus inversiones y también prefirieron la especulación, y finalmente estos dos mecanismos fueron fuente de corrupción y favoritismo de los mandos medios del gobierno.

Mientras tanto los sindicatos, agrupados en torno a la todavía poderosa Central Obrera Boliviana (COB), conseguían de rato en rato aumentos salariales que solamente figuraban en el papel ya que la inflación convertía a los mismos, en muy pocos días, en verdaderos retrocesos reales del poder adquisitivo de la gente.

La situación política colaboraba con este ambiente de caos y desconfianza económica. El MIR, partido responsable del área económica-financiera, bajo el mando del propio vicepresidente de la República, Jaime Paz Zamora, abandonó el gobierno en 1983 debilitando aún más la precaria situación de las fuerzas parlamentarias afiliadas al régimen. Por su parte, Acción Democrática Nacionalista (ADN), del general Hugo Banzer Suárez, y el MNR de Víctor Paz Estenssoro, desarrollaban una oposición salvaje e inmisericorde desde el Parlamento Nacional, convocando diariamente a los ministros de Estado, distrayéndolos de sus labores, y evitando la aprobación de cualquier ley que llegara por iniciativa del Poder Ejecutivo, incluida la del Presupuesto General de la Nación. De hecho, Bolivia vivió sin esa necesaria aprobación constitucional durante todo el período que le tocó gobernar a la UDP.

Ante esta dramática realidad, el presidente Siles Suazo buscaba desesperadamente una salida a la crisis, que naturalmente no llegó, básicamente

(14)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 14 porque no tuvo las condiciones de apoyo político mínimas, ni tampoco la decisión de aplicar las medidas de ajuste estructural que le reclamaba constantemente el Fondo Monetario Internacional y a la que se alineaban fervorosamente la mayoría de sus ministros. La propuesta implicaba el despido de miles de trabajadores y la desregulación de las empresas estatales, todo ello bajo la cobertura de la represión y la coerción. Pudo más la vieja vena humanista, nacionalista y estatista del caudillo de la revolución de abril y lejos de dejarse intimidar por los organismos internacionales de control financiero, prefirió el derrumbe de su gobierno sin arriar sus banderas. Siles Suazo auto limita sus capacidades de maniobra al establecer 100 días para poner todo bajo control, periodo que no salvó nada y la situación general se agravó.

Sectores sociales de toda índole exigieron aumentos salariales y el Gobierno cedió sin cesar frente a cada pedido. Una cadena sin fin se desató. Hubo demandas de aumentos salariales, los precios de los productos ascendían sin parar y el Gobierno estaba obligado a conceder. El IPC parecía un reloj sin control, en el que la inflación subía minuto a minuto.

Luego de negociar sin éxito durante dos años con el FMI, los sindicatos, los partidos de oposición y después que la inflación del 10 por ciento con la que había empezado su gestión se hubiese convertido en la segunda más grave hiperinflación de la historia de la humanidad, el Presidente decidió acortar su mandato en un año y convocó a elecciones anticipadas para entregar el poder en agosto de 1985.

El ejercicio sin límites de la libertad de expresión, asociación y protesta de los sindicatos y los partidos políticos de oposición, unido a la alta dosis de irresponsabilidad en el manejo de la cosa pública de los actores gubernamentales, generaron las condiciones para el advenimiento de un esquema más rígido, y funcional al establecimiento del neoliberalismo en el ámbito mundial. Sin embargo, esto no significó la desaparición de la democracia; por el contrario, ésta se fortaleció ya que nunca fue más fuerte que entonces cuando estaba asentada

(15)

so-MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 15 bre una oposición social de alcance general combinada con la aceptación de la libertad política.

Así, en la práctica, la existencia desde entonces de un conflicto general entre actores políticos, constituyó, paradójicamente, la base más sólida de la democracia.

3.1.1 La Dictadura Del Gral. Banzer

A Torres lo destituyo el Coronel Hugo Banzer Suárez (1971), quien implantó un régimen dictatorial, redujo en algo el papel del estado en la economía y logró resultados bastante positivos en cuanto a crecimiento e inflación. El gobierno de Banzer tuvo la suerte de gobernar en medio de una coyuntura económica internacional favorable, por el alza de los precios de los minerales y el petróleo y la abundancia de “petrodólares” en el mercado internacional de capitales. En efecto, Bolivia creció a tasas superiores al 5% anual durante ese período y logró mantener la escalada de precios dentro de límites bastante aceptables. Pero al convocar Banzer a elecciones para democratizar al país en 1977, la economía boliviana ya daba alarmantes señales de deterioro:

 La tasa de crecimiento del PIB caía

 Se dejaba de exportar petróleo por el agotamiento de los pozos petroleros descubiertos por la Gulf Oil Company.

 Las tasas de interés internacionales subían.

 La tasa de inflación presentaba ya inquietantes cifras, debido al aumento del medio circulante por un aumento del crédito al sector público y por la disminución de la producción que hizo aumentar los precios.

 El endeudamiento público externo evolucionó hasta hacer perder solvencia internacional. Durante la presidencia de García meza se declaró la moratoria de la deuda pública a la banca privada internacional haciendo al país oficialmente insolvente.

(16)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 16 Después de catorce años de gobiernos „extra-constitucionales‟ el clamor popular por la democracia se hizo indetenible, un movimiento de resistencia civil apoyado por la Iglesia Católica forzó eventualmente a Banzer a convocar a elecciones. Lo que siguió fue otro de esos típicos períodos de inestabilidad que tanto han contribuido a crear la imagen que tuvo Bolivia como el país de los golpes de estado. Por el palacio quemado pasaron una considerable cantidad de presidentes entre 1978 y 1982, como se anota a continuación:

Jefes de Gobierno en Bolivia durante la transición democrática (1978-1985)

Periodo Jefe de Gobierno Tipo de Gobierno

Fuente de autoridad

21Julio 78**28Nov. 78 Juan Pereda Asbún Militar, de facto Golpe de Estado 28Nov. 78**8Ago. 79 David Padilla

Arancibia

Golpe de Estado Golpe de Estado

8Ago. 79**1Nov. 79 Walter Guevara Arce

Civil,

constitucional

Elegido por el congreso

1Nov. 79 -16 Nov. 79 Alberto Natusch B. Militar, de facto Golpe de Estado 16Nov. 79 **17Julio 80 Lidia Gueiler Tejada Civil,

constitucional

Elegido por el congreso

17Julio. 80**4Agosto.81 Luis García Meza Tejada

Militar, de facto Golpe de Estado

4Agosto. 81**4Sept. 81 Celso Torrelio Villa, Militar, de facto Nombrado por García Meza

Waldo Bernal Perei Oscar Pammo Rodríguez

4Sept.81**19Jul. 82 Celso Torrelio Villa Militar, de facto Nombrado por junta militar

19Jul.82**21Oct.82 Guido Vildoso Calderón

Militar, de facto Nombrado por las Fuerzas Armadas

10Oct.82**6Agos.85 Hernán Siles Zuazo Civil,

constitucional

Elegido por el congreso

(17)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 17 Finalmente el Gral. Vildoso convocó nuevamente al Congreso de la República que, según la ley boliviana, designase al Presidente de la República, ya que ningún candidato había logrado mayoría absoluta en las elecciones de 1980. El congreso eligió a quien había obtenido la mayor votación en esa ocasión: se trataba nuevamente de Hernán Siles Zuazo, quien habiendo abandonado el MNR encabezaba entonces la Unidad Democrática Popular, una coalición de izquierda. En total se habían sucedido siete presidentes militares y tres civiles en apenas cuatro años.

3.1.2 Situación económica Antes de Siles

El endeudamiento que sostuvo Bolivia durante el régimen de Banzer concentro el grueso de vencimientos en el período (1979-1984), con lo que se provoca un fuerte estrangulamiento externo. Gran parte de este segmento estuvo destinado a componentes vinculados a la propia deuda.

Estos elementos confluyeron en la inestabilidad política del país y en una sucesión de cambios de gobierno ante la imposibilidad de hacer efectivas políticas económicas que permitieran resolver el problema del sector externo, como se verá más adelante con el Gobierno de Siles Suazo.

La deuda externa alcanzó en el período de 1972-1982 magnitudes insostenibles, llegando en 1981 a ser mayor que el Producto Interno Bruto (PIB) y casi cuatro veces las exportaciones de bienes y servicios. El servicio de la deuda (amortizaciones más intereses) representaba más del 30% de las exportaciones. Podemos clasificar en tres períodos la experiencia en materia de exportaciones; entre 1952-1964, extrema vulnerabilidad económica; 1965-1976, crecimiento y diversificación excepcionales; y 1977-1979, declinación.

Durante la fase de extrema vulnerabilidad económica, 1952-1964, la participación extranjera adoptó principalmente la forma de donaciones oficiales. El período 1977-1978 se caracteriza por una fuerte desinversión extranjera destacándose los

(18)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 18 préstamos externos. El auge de las exportaciones durante este período está basado en su mayor parte en un efecto favorable de los precios, y más al contrario el volumen físico de la mayoría de los productos no aumentaron, y en algunos casos experimentaron una disminución

3.1.3 La Vuelta a la Democracia: Gobierno Del Dr. Siles Suazo

Cuando Siles asumió la presidencia en octubre de 1982 la situación política estaba muy lejos de haberse consolidado y la economía, manifestaba ya signos preocupantes de deterioro. Las presiones de la izquierda y el sindicalismo, fortalecidos tras los últimos años de lucha, se sumaban a la presencia de una institución militar acostumbrada a intervenir desembozadamente en la vida política del país, todo lo cual conformaba un cuadro de debilidad institucional a la que no poco contribuía la carencia casi absoluta de una verdadera tradición democrática. La economía presentaba ya los signos característicos de la crisis final del modelo de crecimiento hacia adentro. "Durante el período de 1976 a 1981, el déficit del sector fiscal no financiero promediaba alrededor del 9,5% del PIB", lo cual inducía ya una elevada inflación y un progresivo endeudamiento. La situación financiera del país era grave: los ingresos fiscales disminuían en términos reales y del mismo modo descendía la capacidad de pago frente a los acreedores externos. Hacia mediados de 1981 se había llegado prácticamente a una cesación de pagos con el extranjero y el gobierno militar había apelado a un control de cambios para evitar el descenso de las reservas. La economía, se precipitaba hacia una severa crisis. En estas delicadas condiciones llegó Hernán Siles Suazo nuevamente a la presidencia de Bolivia. Bajo la amenaza latente del retorno de los militares a sus prácticas golpistas, ante un sindicalismo poderoso que reclamaba un rápido restablecimiento de su nivel de vida y estaba dispuesto a todo por conseguirlo, Siles escogió la consolidación de la democracia como su meta principal.

(19)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 19 Ello parecía comprensible pues la situación, como se ha observado, se caracterizaba por "un sistema político con alto grado de inestabilidad, un estado débil y reducidos márgenes de gobernabilidad"

Siles, lamentablemente defraudó en buena medida las expectativas del pueblo: si bien logró que la democracia se consolidara, su política económica resultó en definitiva desastrosa, ahondando la crisis del país hasta un punto realmente inconcebible. La gran paradoja de su actuación como gobernante es que, habiendo sido capaz de controlar la inflación provocada por Paz Estenssoro en su primer gobierno, en los años cincuenta, Siles acudió a una receta totalmente inconveniente para enfrentar la crisis, llevando así a Bolivia a una hiperinflación que sólo puede compararse con tiempos de guerra o de inmediata posguerra, tuvieron Alemania, Austria, Hungría o Polonia.

La Central Obrera Boliviana (COB), controlada por la izquierdista federación minera que dirigía Juan Lechín, pasó del apoyo al gobierno a oponerse frontalmente a la gestión de Siles, mientras algo semejante iba ocurriendo con los partidos políticos que constituían su base política de sustentación.

Los paros, huelgas, manifestaciones y tomas se producían cada vez con mayor frecuencia e intensidad. El país llegó a estar completamente paralizado en abril y en noviembre de 1984, y nuevamente en abril de 1985, por paros generales lanzados por la COB.

Pero el descontento, no era exclusivo de los trabajadores ni de los campesinos, movimientos de base regional adquirían cada vez más agresividad en sus reclamos y protestas, tratando de lograr una mayor autonomía frente al poder central. Todo el país reclamaba soluciones mientras la economía se hundía: el PIB entre 1980 y 1986 –años que enmarcan la crisis– experimentó un descenso del 10%, en tanto que la disminución del PIB per cápita fue mayor, alcanzando al 22%. El sector informal crecía velozmente, llegando a superar el 50% de la ocupación total, el descenso en los ingresos y la inseguridad en que se vivía

(20)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 20 modificó los valores mismos de la población. No tenían ya ningún sentido ni el ahorro ni los proyectos a mediano plazo. Se vivía con sobresaltos, sin saber si el sueldo podía alcanzar, sin tener idea de cuánto podían valer las cosas mañana. Una fracción significativa de la población abandonó entonces por completo la legalidad y se pasó a "la informalidad delictiva", en buena parte vinculada al tráfico de drogas.

Siles, sin apoyo y sin una política coherente ante la crisis, intentó al final tomar algunas medidas parciales para sanear la situación, como la eliminación del control de precios en el mercado de bienes, pero ya era tarde para la rectificación: sólo otro gobierno, con un nuevo acuerdo político que lo respalde, podía intentar la tarea de detener la hiperinflación y encarrilar nuevamente al país. Tratando de proteger al menos la reciente democratización de Bolivia, Siles con hidalguía optó por convocar a elecciones anticipadas mucho antes de que concluyera su mandato.

IV. MARCO CONTEXTUAL DEL PERIODO 1980-1985

4.1. Entorno Internacional

Durante el periodo de estudio (1980-1985) hubo sucesos internacionales que influyeron de una u otra manera en el desarrollo de la crisis de principios de los ochenta. Los más significativos fueron las dos recesiones cíclicas mundiales que tuvieron lugar dentro de una tendencia de bajo nivel de crecimiento económico a largo plazo:

La Recesión de 1974-1975: Se presentó como una crisis de sobreproducción industrial, pero con escasez relativa de materias primas, alimentos y energéticos. Especialmente los países exportadores de petróleo se beneficiaron de esta circunstancia, pues al subir los precios y la demanda de dichos productos se convirtieron en demandantes de mercancías, receptores de inversiones directas y de créditos de la banca internacional. Este último fenómeno dio origen al proceso de

(21)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 21 endeudamiento externo y a los problemas análogos para los países de América Latina.

La Resección de 1980-1982: Fue más profunda y generalizada. Fue una sobreproducción de mercancías en general: industriales, alimentos, energéticos y materias primas, que ocasionó graves problemas en la producción, el comercio mundial y los precios de los bienes primarios, afectando a países como Bolivia que dependen de estas mercancías en su comercio exterior.

4.2. Entorno Nacional Periodo 1980-1985

El caso de Bolivia

Bolivia fue el primer país que desarrollo una hiperinflación en los años ochenta y fue el único caso de estabilización exitosa de ese periodo.

El origen de la hiperinflación Boliviana se debió a tres grandes causas:

 Durante el proceso de endeudamiento de los países Iberoamericanos, Bolivia no estuvo ausente pues adquirió una gran deuda en los setenta y al subir los intereses en los mercados mundiales a principios de los ochenta, no pudo seguir pagando su deuda ni los intereses antiguos por medio de la solicitud de nuevos créditos, al estar insolvente para pagar su deuda, el intento de devolverla creó tensiones presupuestarias desencadenando elevadas tasas de creación de dinero.

 Los precios de las materias primas bajaron generando una disminución en la renta real y de los ingresos del estado.

 La gran inestabilidad política provocó una huida de capitales nacionales y extranjeros del país creando una espiral inflacionista que generó una depreciación de la moneda y una mayor brecha entre los gastos del estado y los ingresos.

(22)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 22 Al iniciar la década de los ochenta se contaba ya con una inflación trotante no mayor del 50%. La inflación trotante es aquella en que los precios suben entre el 10 y el 100% anual. En este fenómeno resaltan los siguientes datos:

 La devaluación de la moneda del 25%

 El aumento de las tasas de crecimiento de la emisión monetaria

 La disminución de la tasa de aumento del PIB a causa de la inversión pública y privada generada por la incertidumbre.

 Desde 1982 comenzaron a subir los precios domésticos impulsados por las medidas adoptadas y se desató una aguda espiral inflacionaria que elevó la tasa de inflación anual hasta el 20000% en 1985. siendo el mes de febrero el más inflacionario con un porcentaje del 184%.

En dos aspectos fundamentales pueden resumirse las equivocaciones del nuevo gobierno: en su manejo de las cuentas fiscales y en la política cambiaria que adoptó como parte del paquete de medidas económicas establecido en noviembre de 1982. Ambas líneas de acción resultaron a la postre decisivas para que toda la situación económica del país escapase de sus manos. El gasto fiscal aumentó bruscamente desde los mismos inicios de la nueva administración, mientras los ingresos, paralelamente, acusaban un fuerte deterioro. Si descontamos los efectos de la inflación, ya bastante elevada para el momento, y medimos las magnitudes en términos reales, en pesos de 1975 por ejemplo, encontramos que el gobierno elevó los gastos de 1.442 a 9.056 millones de pesos bolivianos entre el tercer y el cuarto trimestre de 1982, en tanto que sus ingresos, durante el mismo periodo, aumentaban apenas de 582 a 743 millones.

Semejante desequilibrio, que se mantuvo en los siguientes años de su gobierno, resultaba totalmente inmanejable y sometía a la economía en su conjunto a una tensión que esta era incapaz de soportar. La respuesta del gobierno a esta escalada fue más defensiva: se actuó siempre con retraso, implementando uno tras otros varios “planes económicos” que solo consistían en elevar los precios de algunos artículos, devaluar la moneda y casi siempre, fijar nuevas restricciones que solo agravaban la situación. Las devaluaciones solo servían para ajustar con

(23)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 23 retardo unos precios que ya, en el mercado abierto, habían alcanzado valores muchas veces mayores, por lo que no servían siquiera para paliar la crisis.

La brecha que mantenía el dólar oficial, por parte contribuía a agravar una situación donde el gobierno no poseía ya divisas, por lo que no podía cumplir entonces ni con sus compromisos internacionales ni con el abastecimiento del mercado local.

Tuvo que declararse, por ello una moratorio sobre los pagos de la deuda externa ya en 1982, al no poder cumplirse con la programación que se había acordado el año anterior. A esta siguieron otras moratorias parciales mientras se proclamaba, en 1984, que el país no pagaría al exterior más que una cifra equivalente al 25% de sus ingresos por exportaciones.

Si bien esta medida nunca llego a ejecutarse cabalmente, incluso porque era tanto el desorden causado por las continuas devaluaciones que resultaba imposible calcular exactamente esas magnitudes la banca internacional y los organismos multilaterales suspendieron por completo el otorgamiento de nuevos préstamos a Bolivia.

Bolivia: Cotización del Dólar Norteamericano, 1982-1985

Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central

Año Mes $ Oficial $ Paralelo 1982 Diciembre 200 283 1983 Diciembre 500 1,244 1984 Junio 2,000 3,250 Diciembre 9,000 22,100 1985 Enero 9,000 60,100 Febrero 50,000 120,000 Marzo 50,000 121,000 Abril 50,000 156,600 Mayo 75,000 248,500 Junio 75,000 448,000 Julio 75,000 801,000 Agosto 75,000 1,050,000

(24)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 24 A su vez debemos mencionar las circunstancias por las que atravesaba el país:

 Se alcanzó un alto grado de endeudamiento externo, cuyo servicio llegó a convertirse en una pesada carga, al subir la tasa LIBOR (1977) sobre la cual se basaban los préstamos de la banca internacional.

 El agotamiento del “estilo de desarrollo” o forma de funcionamiento de la economía en torno a la minería se hizo evidente al caer la producción de la COMIBOL, cuya participación en el PIB fue el sostén de la economía en otras épocas.

 Caen los precios y demanda de los productos de exportación en el mercado internacional desde 1979

 Declinan de las inversiones y la actividad productiva por el desmejoramiento de la situación financiera y la desestabilización del régimen dictatorial entonces vigente.

 Alto grado de estatismo de la economía.

 Inestabilidad política agravada a fines de la década de los setenta.

V. FACTORES QUE DESENCADENARON LA HIPERINFLACIÓN

5.1. SEQUÍAS E INUNDACIONES

Durante el año 1983 se desataron los cambios que se manifestaron en forma de sequías en el altiplano e inundaciones en los llanos orientales. La pérdida en la producción agrícola resultante de estos fenómenos fue uno de los factores más influyentes en el incremento de los precios, en especial de los productos alimenticios.

Se estimaba que los daños ocasionados por estos desastres naturales representaban el 5% del PIB de ese año y que la economía tomaría cinco años en recuperar esas pérdidas.

(25)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 25 La escasez de productos agrícolas y la caída en la producción hicieron necesaria la importación de alimentos, ocasionando un importante drenaje de divisas y una presión adicional a las escasas reservas internacionales del BCB.

5.2. Huelgas y Paros

En 1983 se produjeron 278 huelgas que ocasionaron la pérdida de 802 días de trabajo; en 1984 se produjeron 422 huelgas que interrumpieron más de 1500 días de trabajo. Como resultado de estas huelgas los trabajadores obtenían salarios más altos, situación que contribuía significativamente a la inflación y ésta afectaba precisamente a los trabajadores, pues sus ingresos eran fijos.

La posición de confrontación de la COB contra los paquetes económicos fue uno de los factores que más contribuyó al creciente proceso de inflación y al consiguiente empobrecimiento del país.

5.3. Pérdidas de la Comibol y la baja en la producción de minerales

El importante déficit fiscal originado en las operaciones de las empresas públicas, en especial las pérdidas de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), fue otro factor incidente en el proceso inflacionario del período. En 1984 su déficit representaba el 1.6% del PIB de ese año.

Este déficit fue causado por:

 Baja en la producción del estaño

 Caída de los precios del estaño en los mercados internacionales a partir de 1980.

 La participación de los sindicatos en la administración de la empresa que produjo altos niveles de ineficiencia administrativa.

 Alto grado de indisciplina y de robo de minerales por parte del personal.  La sobre valuación del tipo de cambio oficial repercutió sobre los costos

de producción.  Sobre empleo

(26)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 26  Las llamadas pulperías alimenticias, mediante las cuales se proporcionaba un subsidio a los mineros congelando los precios de algunos artículos alimenticios.

COTIZACIÓN LIBRA FINA DE ESTAÑO

Años Dólares 1980 7,61 1981 6,39 1982 5,78 1983 5,89 1984 5,54 1985 5,38

Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central.

VI. PROCESO DE EVOLUCIÓN DE LA CRISIS

6.1. Errores de Política Económica de la Administración de Siles Suazo

6.1.1 Desdolarización

En noviembre de 1982 se dictó el Decreto Supremo 19249 llamado de desdolarización, que tendría consecuencias importantes en la estabilidad económica, especialmente en el largo plazo y sobre el comercio exterior.

Dicho decreto establecía que todas las obligaciones contraídas en moneda extranjera o moneda nacional con mantenimiento de valor quedaban convertidas en pesos bolivianos al tipo de cambio del día de pesos 145.40 por dólar americano.

Además establecía que:

 Los depósitos en dólares debían ser redimidos al tipo de cambio oficial de 196 bolivianos por dólar.

(27)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 27  Los préstamos otorgados en dólares debían ser convertidos al tipo de

cambio de 145 pesos Bs.

 Se prohibían todas las operaciones en dólares.

 El Gobierno, a través del BCB era el único agente económico que podía operar en moneda extranjera.

 Se deprecia el boliviano a 196 bolivianos por dólar

 Se establecieron controles de cambio para ser administrados por el BCB

 Se obligó a los exportadores a entregar el 100% de las divisas de exportación

 Se establecieron controles al comercio exterior con numerosas licencias.

 Se incrementaron los precios por la venta de derivados del petróleo en un 180%

 Se fijaron precios máximos para productos subvencionados.

 Se incrementaron los impuestos a los créditos bancarios y las exportaciones no tradicionales.

 El costo presunto de la minería fue modificado para disminuir la carga impositiva del sector primario.

 El salario mínimo fue incrementado un 30%. Los demás salarios fueron incrementados de acuerdo a una escala.

 Se estableció la participación obrera en los directorios de la COMIBOL y YPFB.

Estas medidas centraron su atención en la fijación de la tasa de cambio, esperando frenar las expectativas alcistas y la especulación del mercado paralelo, de manera tal que el BCB se convirtiera en el único receptor de divisas. En su lugar el paquete debió centrar su atención en la reducción del déficit fiscal. Las fuertes trabas a las exportaciones e importaciones hicieron sentir pronto sus graves efectos, pues en los cien días establecidos por el gobierno el desabastecimiento de artículos era evidente.

(28)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 28 Las medidas del paquete estabilizador de 1982 no cumplieron su objetivo: se perdió la credibilidad en la capacidad del nuevo gobierno de aplicar una efectiva política económica.

Pero lo más lamentable es que esas medidas sembraron la semilla de otros elementos que a la larga contribuirían a acelerar aún más el proceso inflacionario:

 La cogestión en las empresas públicas.  El salario mínimo vital y su escala móvil. Motivos del Decreto de Desdolarización

 Político: Para limitar la influencia de la banca privada en la economía, de manera que el gobierno pudiera repatriar supuestas utilidades bancarias depositadas en el extranjero que se creían eran el resultado de recibir depósitos sin mantenimiento de valor que luego el banco prestaba con mantenimiento de valor.

 Económico: Para obligar a los bolivianos a convertir sus recursos en moneda extranjera a moneda nacional y recuperar de ese modo un importante flujo de capitales que había salido del país.

 Nacionalista: Para cambiar la mentalidad dolarizada de los bolivianos acostumbrados a realizar operaciones en dólares en vez de hacerlas en bolivianos.

Efectos de la Dolarización

 La banca privada tuvo que enfrentar el riesgo de cambio de 340 millones de dólares equivalentes a más del doble de su capital y reservas, que pudo haber causado su bancarrota.

(29)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 29  Los residentes nacionales, que mantenían depósitos por 116 millones de dólares a fines de 1981 y fueron obligados a convertirlos en bolivianos, por lo general obviaron el efecto del decreto al retirarlos inmediatamente y convertirlos a dólares en el mercado paralelo.

 Se favoreció al sector privado endeudado en moneda extranjera, en particular al sector privado moroso.

 Se incrementó la utilización del dólar mediante los mercados informales.

 Para financiar la conversión de los depósitos en moneda extranjera a pesos bolivianos el gobierno tuvo que emitir monedas, lo cual incrementó la oferta monetaria acelerando directamente la inflación e indirectamente la depreciación del peso boliviano.

6.1.2 Control de cambios

Con el control de cambios se estableció un tipo de cambio único para el público que pretendía devolver la confianza a los ahorristas y depositantes y otro tipo de cambio diferencial para los bancos con el ingenuo propósito de repatriar dólares del exterior que permitan pagar las obligaciones contraídas, una vez que tanto los empresarios como las personas naturales paguen sus deudas en moneda local.

VII. PRODUCCIÓN Y DESEMPLEO:

7.1. Producto Interno Bruto (PIB).

El producto Interno Bruto (PIB) es el Valor total de la producción corriente de bienes y servicios finales dentro del territorio nacional durante un cierto período de tiempo, que comúnmente es un año, se lo expresa en unidades monetarias (bolivianos).

Es el indicador macroeconómico más importante ya que a través del mismo se mide el Crecimiento Económico de una nación y es fundamental para alcanzar el Desarrollo Económico.

(30)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 30 Es importante tener en cuenta que los bienes y servicios que entran en el cálculo del PIB, conforme al método anterior, son finales, por tanto se excluyen de ese cálculo los bienes intermedios. Esto es así para evitar un problema de contabilización pues, en el precio de mercado de los bienes finales, se incluye el costo de los bienes intermedios necesarios para producirlos.

Entre 1980-1985, la producción de la economía nacional presenta una fuerte tendencia al deterioro, estando en un proceso de contracción y disminución de las actividades generadoras de productos y servicios

7.1.1 El PIB se lo puede ver de dos formas:

PIB nominal: Es el valor monetario de todos los bienes y servicios que produce un país o una economía a precios corrientes en el año en que los bienes son producidos. Al estudiar la evolución del PIB a lo largo del tiempo, en situaciones de inflación alta, un aumento substancial de precios, aun cuando la producción permanezca constante, puede dar como resultado un aumento sustancial del PIB, motivado exclusivamente por el aumento de los precios.

PIB real: Se define como el valor monetario de todos los bienes y/o servicios producidos por un país o una economía valorados a precios constantes, es decir valorados según los precios del año que se toma como base o referencia en las comparaciones. Este cálculo se lleva a cabo mediante el deflactor del PIB, según el índice de inflación (o bien computando el valor de los bienes con independencia del año de producción mediante los precios de un cierto año de referencia).

Para el periodo de 1980 el comportamiento del PIB era estable ya que el PIB nominal y el PIB real estaban relativamente paralelos con millones de pesos bolivianos 122.946. Para 1981 la actividad económica del país durante la gestión disminuyo aproximadamente -0.6 % nivel menor en un punto con relación a la registrada durante el año anterior. De esta manera, la tasa del periodo de análisis

(31)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 31 se constituye en la más baja de los últimos años, que fueron caracterizados por una permanente depresión en la mayoría de las actividades productivas del país. 1980-1981

Contracción significativa en la demanda de bienes de consumo a consecuencia de la disminución del poder adquisitivo de los ingresos reales. Por tal, la tasa de inflación registró un 32% de crecimiento respecto a 1980.

La oferta total de bienes cae a una tasa negativa de -12.7%. esto se debe a la disminución en el nivel de las importaciones -34.8%, siendo la mayor caída registrada en esta última década, lo que a su vez ocasionó una reducción importante de su participación en la disponibilidad total de bienes y servicios.

Los servicios en 1981 disminuyeron aproximadamente en un punto con relación al año anterior con una tasa negativa de -3.2% esto fue producto de la disminución significativa de las importaciones 20%, lo que ocasionó una caída en la participación dentro de la disponibilidad total de bienes y servicios 11%, frente al 13.3% del año anterior.

Uno de los rasgos más sobresalientes del comportamiento de la economía boliviana en el período 1980-1985, fue la persistente caída del nivel de producción. Resultado de los consecutivos desajustes y problemas por los que atravesaba la sociedad boliviana y que obstaculizaron el crecimiento económico y las posibilidades de recuperación.

En efecto, durante el periodo mencionado se observa un notable deterioro de la producción: la tasa anual de crecimiento del producto interno bruto (PIB) desciende de 0,6% en 1982

La demanda global descendió por la contracción en la formación bruta de capital fijo, puesto que su nivel disminuyó en 27.4%, limitando el uso de la capacidad productiva en las actividades económicas.

(32)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 32 La escasez de divisas no permitió la renovación de stocks, principalmente materias primas.

Debido a la crisis de producción y la falta de inversiones, como ser mineras e hidrocarburíferas, la oferta de productos exportables cayó en 4.6%, tasa mayor a la observada el pasado año -0.6%.

El consumo final tanto en los hogares como en el gobierno, declinó a tasas -9.4% y -16.7% respectivamente.

El Sector Agropecuario, tuvo una tasa de crecimiento negativa -2.2%. si bien su participación en el PIB aumentó con relación al año anterior, esta incongruencia se debe a que el resto de las actividades económicas tuvieron una caída mayor que la observada en esta rama. Y esto se debe a las condiciones climatológicas adversas, en especial en el oriente boliviano, que afectó a la producción bovina.

La producción de cultivos no tradicionales, disminuyó en sus volúmenes de producción, en especial de caña de azúcar y algodón en fibra (-16.2% y -40.1% respectivamente), esto más que todo se debió a lluvias fuera de época que dificultaron las cosechas.

Agricultura Tradicional, hubo en desabastecimiento de cereales, frutas, mientras la oferta de tubérculo, legumbres y hortalizas, si bien no creció mucho permitieron abastecimiento normal.

Cultivo de la Coca, su producción tuvo significativas tasas de crecimiento, especialmente en la zona del Chapare.

Minería, el descenso de la producción minera en 1977 se agudizó por la disminución del valor agregado en 12.2% en términos reales con 1981; esta disminución provocó: problemas laborales, escasez de insumos, agotamiento de yacimientos, etc.1980 a -1,7% durante 1985.

(33)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 33 1983

La caída del PIB Influyó negativamente en la oferta global. La tasa de crecimiento de la oferta global que se descontroló a partir de 1976, llegó a ser nula en 1980 y registró tasas negativas de -2.3% y -13.5% en 1981 y 1982.

La oferta global cayó en 8% debido a la baja del 7.6% en la producción de bienes y servicios y una disminución de las importaciones en 11.5% con lo que la contracción de la oferta global supero a la del PIB.

La demanda global cayó 8.4% en la demanda interna y de 5.4% en el volumen de exportaciones.

El Consumo Final, registró una caída de 7.5%, debido a la fuerte contracción del consumo en los hogares, además de una leve disminución en el consumo de gobierno. Esta baja se debe a una menor oferta de los productos de las ramas agrícolas, industria manufacturera y de aquellos bienes que provienen del exterior, pero la causa más importante fue el agudo proceso inflacionario que afecto principalmente a los asalariados y al creciente contingente de desocupados. Las ramas agrícolas tuvieron una de las mayores caída 22%, que se debió a las variaciones climatológicas en zonas agrícolas. Pese a esta caída mantiene una mayor participación dentro del PIB.

El descenso en la producción hubiese sido peor, si no es aceptaba el Plan Agrícola de Emergencia (PAE), que tuvo dos partes.

1. Prestar asistencia para la siembra de invierno, lo que no se cumplió totalmente por las persistentes lluvias en Santa Cruz y Beni.

2. Siembras temprana y de verano, que tuvo un mayor éxito y receptividad de parte de los agricultores, la contracción de ofertas de productos agropecuarios, que determinó un incremento en los precios 517.6% superaron los niveles de otras ramas de actividad. Esta medida favorecía

(34)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 34 los comerciantes intermediarios y de alguna manera a los campesinos que tienen acceso al riesgo, ya que al aumentar los precios de estos productos disfrutaron de términos de intercambio favorables.

1984

La oferta y demanda global fueron menores en 4.9 % con relación a la gestión pasada.

La disminución de la oferta global se debe a la reducción en los niveles del PIB y las importaciones.

La caída del 6.3% en la generación de productos de bienes tangibles, se debió a los bajos niveles de actividad productiva observados en los distintos sectores que a excepción del sector agropecuario registraron descensos importantes.

El nivel restringido de divisas afectó al flujo de importaciones, que hacía falta para reactivar la economía.

La asignación y entrega de divisas por parte del BCB, se redujo en 13.9%, llegando un total de 751.6 millones., de los cuales el 31% van al pago de amortizaciones. Y el 3.8% de dicha asignación se usó en la importación de insumos de sectores: minería, industria, agropecuaria e hidrocarburo.

La demanda global cayó de 11.8% en la formación bruta de capital fijo a 3.7% en el consumo global y 20.2 % en las exportaciones.

El Consumo final, cayó a 3.7%, el consumo de la administración pública mostró una tendencia estacionaria, registrándose de esa manera una disminución de la oferta de servicios sociales per cápita.

1985

La actividad económica en el sector formal siguió decreciendo, superando el 2.5 % la contracción del PIB.

(35)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 35 La oferta de bienes y servicios continuó cayendo, la demanda se vio incrementada y se acumuló deuda externa.

Agosto del 85` creció la sobre valuación del peso boliviano, el proceso inflacionario se aceleró y el déficit del sector público no financiero fue cubierto casi en su totalidad por el crédito del BCB.

El déficit de la administración pública ascendió a 25.9%.

Después de implementar una nueva política económica, la tasa de inflación descendió drásticamente y la oferta de bienes aumento nuevamente

En 1983, el PIB de la economía sufrió el mayor descenso, con una tasa de crecimiento negativa del orden del- 6,7% una de las mayores en la historia boliviana. Esta cifra nos muestra un descenso progresivo en la economía.

Tasa de Crecimiento del PIB real por Actividad Económica (en porcentaje) ACTIVIDAD 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1980-1985 SECTOR PRIMARIO 1.2 -0.8 1.4 -15.6 2.2 -3.3 -3.5 Agropecuario 1.4 -0.9 6.8 -26.7 18.7 3.1 -1.0 Minería 3.1 -4.3 -12.3 2.4 -21.3 -20.0 -11.6 Petróleo -2.8 6.4 7.6 -6.3 -2.5 -2.0 0.5 SECTOR SECUNDARIO -1.6 -8.0 -11.7 6.2 -10.6 -6.5 -8.6 Industria Manufactureras 1.3 -7.3 -13.9 6.7 -11.8 -9.2 -9.8 Construcción -11.6 -11.0 -2.4 -4.5 -6.7 2.6 -4.5 SECTOR TERCIARIO 1.0 3.8 -1.8 -0.2 -0.1 0.2 0.4 Electricidad Gas y Agua 7.2 14.0 0.4 -0.4 1.3 0.5 3.0 Comercio -2.1 8.3 -5.3 -4.0 -1.0 2.1 -0.1 Transportes y Com. 2.1 12.0 -5.2 2.1 0.7 1.0 2.0

(36)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 36 Analizando el cuadro también vemos que a nivel sectorial casi la totalidad de las actividades económicas fueron afectadas por la crisis en especial aquellos sectores que producen bienes.

Se puede ver que en las actividades terciarias hay un ligero crecimiento de 0,4% del 80 a 85.

El sector primario tuvo un decrecimiento anual de 3,5%y el sector secundario de -8,6%.dentro del sector primario lo tenemos a la minería con -11,6% y la manufactura con -9,8%. Establecimientos financieros -4.7 -12.0 1.4 1.2 1.0 2.0 -1.4 Propiedad de vivienda 0.1 0.6 0.3 0.2 0.1 0.1 0.3 Otros Servicios 0.5 -0.1 -3.0 -3.5 -1.6 -1.5 -1.9 Serv. Imp. De Bcos.

-24.6 -23.4 1.4 1.2 1.0 2.0 -4.1 Servicios Administración Pública 2.5 2.7 1.6 3.0 0.4 -2.0 1.1 Servicio Doméstico 2.1 2.8 -3.1 -3.0 -2.0 -1.7 -1.4 PIB A PRECIOS DE PROD. 0.6 0 -2.4 -6.7 -1.0 -1.9 -2.4 Más Impuestos Indirectos 0.6 14.1 -15.7 -0.9 2.9 5.0 0.6 PIB A PRECIOS DE COMP. 0.6 0.3 -2.8 -6.6 -0.9 -1.7 -2.4 Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central

(37)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 37 COMPOSICION DEL PIB POR ACTIVIDAD ECONOMICA

(En millones de $b. de 1980) ACTIVIDAD 1980 1981 1982 1983 1984 1985 SECTOR PRIMARIO 41970 41640 42217 35615 36384 35168 Agropecuario 22563 22350 23878 17507 20782 21417 Minería 12679 12133 10635 10889 8565 6852 Ext. Petrolera 6728 7157 7704 7219 7037 6899 SECTOR SECUNDARIO 22495 20689 18272 17138 15314 14320 Ind.Manufactureras 17974 16664 14344 13387 11814 10729 Construcción 4521 4025 3928 3751 3500 3591 SECTOR TERCIARIO 55193 57293 56254 56165 56133 56241 Electricidad, gas y agua 806 919 923 919 931 936 Comercio 13261 14360 13599 13055 12924 13195 Transporte y comunicaciones 7321 8196 7770 7931 7988 9067 Establecimientos financieros 7189 6324 6413 6490 6555 6868 Propiedad de vivienda 10059 10119 10149 10169 10179 10189 otros servicios 4881 4877 4731 4565 4492 4425 Serv.Imp.de Bcos. -1932 -1480 -1501 -1519 -1534 -1565 Serv.Adm.Publica 1294 13291 13504 13909 13965 13686 Servicio Domestico 668 687 666 646 633 622 PIB A PRECIOS DE PROD. 119658 119622 116743 108918 107831 105729 Más impuestos Ind. 3288 3753 3162 3132 3223 3384 PIB A PRECIOS DE COMP. 122946 123375 119905 112050 111054 109113 Fuente: UDAPE-BCB

(38)

MSC. LIC JAVIER ESCOBAR 38 TASA DE CRECIMIENTO DEL PIB

EN PORCENTAJE ACTIVIDAD 1980 1981 1982 1983 1984 1985 SECTOR PRIMARIO 34,1 33,8 35,2 31,8 32,8 32,2 Agropecuario 18,4 18,1 19,9 15,6 18,7 19,6 Minería 10,3 9,8 6,9 9,7 7,7 6,3 Ext. petrolera 5,5 5,8 6,4 6,4 6,3 6,3 SECTOR SECUNDARIO 18,3 16,8 15,2 15,3 13,8 13,1 Ind.Manufactureras 14,6 13,5 12 11,9 10,6 9,8 Construcción 3,7 3,3 3,3 3,3 3,2 3,3 SECTOR TERCIARIO 44,9 46,4 46,9 50,1 50,5 51,5

Electricidad, gas y agua 0,7 0,7 0,8 0,8 0,8 0,9

Comercio 10,8 11,6 11,3 11,7 11,6 12,1 Transporte y comunicaciones 6 6,6 6,5 7,1 7,2 7,4 Establecimientos financieros 5,8 5,1 5,3 5,8 5,9 6,1 Propiedad de vivienda 8,2 8,2 8,5 9,1 9,2 9,3 otros servicios 4 4 3,9 4,1 4 4,1 Serv.Imp.de Bcos. -1,6 -1,2 -1,3 -1,4 -1,4 -1,4 Serv.Adm.Publica 10,5 10,8 11,3 12,4 12,6 12,5 Servicio Domestico 0,5 0,6 0,6 0,6 0,6 0,6

PIB A PRECIOS DE PROD. 97,3 97 97,4 97,2 97,1 96,9

Más impuestos Ind. 2,7 3 2,6 2,8 2,9 3,1

PIB A PRECIOS DE COMP. 100 100 100 100 100 100

Fuente: UDAPE-BCB

A través de la composición porcentual del PIB por rama de actividades terciarias pasa de 44,9% en el año 1980 a 51,5% en el 85.

Este notable de aumento de las actividades de servicios en la economía se realiza a costa del sector secundario cuya participación se reduce de18,3% en el 80 a 13,1% en el 85.

En consecuencia debe notarse que este crecimiento desmesurado del sector terciario no tiene su base material de crecimiento en el desarrollo industrial, si no que al contrario se asienta en la incapacidad que tiene la industria para absorber

Figure

Actualización...

Related subjects :