• No se han encontrado resultados

IN TLAOLPALANCATZINTLI. EL MAíZ PODRIDO FRANCISCO MORALES

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2021

Share "IN TLAOLPALANCATZINTLI. EL MAíZ PODRIDO FRANCISCO MORALES"

Copied!
8
0
0

Texto completo

(1)

1

J IN TLAOLPALANCATZINTLI EL MAíZ PODRIDO FRANCISCO MORALES IN TLAOLPALANCATZINTLI EL MAíZ PODRIDO FRANCISCO MORALES

(2)

IN TLAOLPALANCATZINTLI

Ye huehcauh, ipan ce altepetl itoca Xilotepec onemia cente tlatqui­ huani ihuan inin, ihcuac oquitlacentIaliaya in pixquiztli, quimilhuiaya in miltequitqueh:

-Ahmo nenmopixquilizque, ahmo nenquimocentlalilizqueh tlaol­ palancatzintli, inon ximocahuilihtahcan, ximocxipachohuilican, ximo­ tlamochilican intIa quinextizqueh inontin tlein motihtixiah, maqui­ mohuiquilican, yehce neuhatI ahmo niccualihta.

Opanohqueh in tonaltin ihuan pixquiztli ye otlantaya ipan inon altepeuh itoca Xilotepec. Ayocmo huel mocaquiaya quenin iciuhca onehnemiah in cahuahtin tlen cenzacayah. Zan ocaquia in icuic toto­ meh cualcampa nozo ihcuac yemaquitiaya tonaltzintli ihuan ehehcatl ahmo mocehuiaya.

Ceppa inon tlacatzintli tlatquihuani, ica yu tIamania momoztla omotequitiliaya ipan imiltzin, omuicac cehcan itoca Cozcacuahco ica itlaquehualtzitzihuan. Cequi opeuhque tIamepanpohpohuah ihuan oc­ cequintin tlatexiuhcuiah.

Ihcuac yociahciuhqueh in tlatquihuanih oquinmilhui in milte­ quitqueh:

-Matocehuican tetepiton, ¿tldn ahmo nenmomachitia axcan tIa­ hueltotonatoc ihuan tinochtin yetitonalchachapacatoqueh?

Zatepan cequi ka huehuetzcaqueh ihuan tlatquihuani omocehui· to itzintIa ce huehyi tamazquicuahuitl. Ihcuac ompa ye motIaceca­ huiltiltaya, omomahyononotz: -¿Quenin ahmo nechpactia niccen­ tlaliz nopalancatIaol? Hueliz ahmo cualli in nicchihua. Ihuan opeuh quilnamiqui tIein oquimilhui in miltequitqueh ye miec tonaltin.

Ihuan opanohque yei tonaltin. Zan niman ocochiztemic.

Omocuepqueh tequitqueh ipan imil, ihuan ihcuac otlacuahqueh ihuan omotlacecahuilti zan tepiton oquihto:

-Axcan niquinpohuiliz in notlaquehualhuan tlein onictemic ye­ huiptla ihuan ihcuac nahciz nochan niquinnonotzaz in notlahzocihua

ihuan nopilhuan.

Zan niman otlan tequitl ihuan tlatquihuani oquintequimacac itIa­ quehualhuan.

Xitlecanacan tochan!

Hace mucho tif que, cuando reo -No cosech jándolo, ese píse can, que se lo 1

Pasaron los ( blo llamado XiII

naban los anima Sólo se escU(

se estaba ocultar Una vez ese en su milpa, fue Algunos comenza que nace entre l( Cuando se ca -Vamos a ( muy fuerte el ca Después algw: de un gran mad guntó: -¿Cómo Creo que no es 1

les dijo a sus pec Pasaron tres ( Regresaron nu mer y descansar -Ahora voy ¡ días, y cuando yo y a mis hijos. Después que ti - jAdelántense a IN TLAOLPALANCATZINTLI

Ye huehcauh, ipan ce altepetl itoca Xilotepee onemia cente tlatqui-huani ihuan inin, ihcuae oquitlacentIaliaya in pixquiztli, quimilhuiaya in miltequitqueh:

-Ahmo nenmopixquilizque, ahmo nenquimocentlalilizqueh tlaol-palancatzintli, inon ximocahuilihtahcan, ximocxipachohuilican, ximo-tlamochilican intIa quinextizqueh inontin tlein motihtixiah, maqui-mohuiquilican, yehce neuhatI ahmo niccualihta.

Opanohqueh in tonaltin ihuan pixquiztli ye otlantaya ipan inon altepeuh itoca Xilotepec. Ayocmo huel mocaquiaya quenin iciuhca onehnemiah in cahuahtin tlen cenzacayah. Zan ocaquia in icuic toto-meh cualcampa nozo ihcuac yemaquitiaya tonaltzintli ihuan ehehcatl ahmo mocehuiaya.

Ceppa inon tlacatzintli tlatquihuani, ica yu tIamania momoztla omotequitiliaya ipan imiltzin, omuicac cehcan itoca Cozcacuahco ica itlaquehualtzitzihuan. Cequi opeuhque tIamepanpohpohuah ihuan oc-cequintin tlatexiuhcuiah.

Ihcuac yociahciuhqueh in tlatquihuanih oquinmilhui in milte-quitqueh:

-Matocehuican tetepiton, ¿tldn ahmo nenmomachitia axcan tIa-hueltotonatoc ihuan tinochtin yetitonalchachapacatoqueh?

Zatepan cequi ka huehuetzcaqueh ihuan tlatquihuani omocehui· to itzintIa ce huehyi tamazquicuahuitl. Ihcuac ompa ye motIaceca-huiltiltaya, omomahyononotz: -¿Quenin ahmo nechpactia niccen-tlaliz nopalancatIaol? Hueliz ahmo cualli in nicehihua. Ihuan opeuh quilnamiqui tIein oquimilhui in miltequitqueh ye miee tonaltin.

Ihuan opanohque yei tonaltin. Zan niman oeoehiztemic.

Omocuepqueh tequitqueh ipan imil, ihuan ihcuae otlacuahqueh ihuan omotlacecahuilti zan tepiton oquihto:

-Axcan niquinpohuiliz in notlaquehualhuan tlein onictemic ye-huiptla ihuan ihcuac nahciz nochan niquinnonotzaz in notlahzocihua

ihuan nopilhuan.

Zan niman otlan tequitl ihuan tlatquihuani oquintequimacac itIa-quehualhuan.

(3)

~nte tlatqui­ luimilhuiaya zqueh daol­ lican, ximo­ iah, maqui­ a ipan inon min iciuhca n icuic toto­ ilaIl ehehcatI ia momoztla ::acuahco ica lh ihuan oc­ ui in milte­ la axcan tIa­ ? ni omocehui­ re motlaceca­ llCtia niccen­ Ihuan opeuh . tonaltin. mic. ,otlacuahqueh pnictemic ye­ notlahzocihua ~uimacac ida-EL MAíZ PODRIDO

Hace mucho tiempo, en un pueblo llamado Xilotepec vivía un rico que, cuando recogía la cosecha, les decía a sus peones:

-No cosechen, no vayan a reunir el maíz podrido; ese vayan de­ jándolo, ese písenlo, aviéntenlo. Si lo encuentran aquellos que rebus­ can, que se lo lleven, porque a mí no me gusta.

Pasaron los días y la pizca ya estaba por terminarse en aquel pue­ blo llamado Xilotepec. Ya no se escuchaba c6mo con rapidez cami­ naban los animales que acarreaban la mazorca.

S610 se escuchaba el canto de los pájaros al amanecer o cuando se estaba ocultando el sol y el viento no cesaba.

Una vez ese señor rico, como era su costumbre trabajar a diario en su milpa, fue a un lugar llamado Cozcacuahco con sus peones. Algunos comenzaron a limpiar los magueyes y otros a cortar la yerba que nace entre las piedras.

Cuando se cansaron, el rico les dijo a sus peones:

-Vamos a descansar un poquito, ¿qué no sienten que hoy está

muy fuerte el calor y todos nosotros estamos bañándonos en sudor? Después algunos se rieron de él, y el rico se fue a descansar abajo de un gran madroño. Y cuando éste ya estaba descansando se pre­ guntó: -¿C6mo es que a mí no me gusta reunir mi maíz podrido?

Creo que no es bueno lo que yo hago. Y empezó a recordar lo que les dijo a sus peones hacía varios días .

Pasaron tres días. Luego tuvo entonces un sueño.

Regresaron nuevamente a trabajar en su milpa, y después de co­ mer y descansar un momento, dijo:

-Ahora voy a contarles a mis trabajadores lo que soñé hace tres días, y cuando yo llegue a mi casa lo platicaré a mi querida esposa y a mis hijos.

Después que terminaron de trabajar, el rico ordenó a sus peones:

- jAdelántense a casa!

I

EL MAíZ PODRIDO

Hace mucho tiempo, en un pueblo llamado Xilotepec vivía un rico que, cuando recogía la cosecha, les decía a sus peones:

-No cosechen, no vayan a reunir el maíz podrido; ese vayan de-jándolo, ese písenlo, aviéntenlo. Si lo encuentran aquellos que rebus-can, que se lo lleven, porque a mí no me gusta.

Pasaron los días y la pizca ya estaba por terminarse en aquel pue-blo llamado Xilotepec. Ya no se escuchaba c6mo con rapidez cami. naban los animales que acarreaban la mazorca.

S610 se escuchaba el canto de los pájaros al amanecer o cuando se estaba ocultando el sol y el viento no cesaba.

Una vez ese señor rico, como era su costumbre trabajar a diario en su milpa, fue a un lugar llamado Cozcacuahco con sus peones. Algunos comenzaron a limpiar los magueyes y otros a cortar la yerba que nace entre las piedras.

Cuando se cansaron, el rico les dijo a sus peones:

-Vamos a descansar un poquito, ¿qué no sienten que hoy está

muy fuerte el calor y todos nosotros estamos bañándonos en sudor? Después algunos se rieron de él, y el rico se fue a descansar abajo de un gran madroño. Y cuando éste ya estaba descansando se pre-guntó: -¿C6mo es que a mí no me gusta reunir mi maíz podrido?

Creo que no es bueno lo que yo hago. Y empezó a recordar lo que les dijo a sus peones hacía varios días.

Pasaron tres días. Luego tuvo entonces un sueño.

Regresaron nuevamente a trabajar en su milpa, y después de co-mer y descansar un momento, dijo:

-Ahora voy a contarles a mis trabajadores lo que soñé hace tres días, y cuando yo llegue a mi casa lo platicaré a mi querida esposa y a mis hijos.

Después que terminaron de trabajar, el rico ordenó a sus peones:

(4)

438 FRANCISCO MORALES

Zatepan ye omohuhanaltÍ, ihcuac oyaya tlatlahco in icxiohtli oqui­ yacatzatzacuili ce cozamactli ihuan iicxitzalan opanotehuac. Zan ni­ man ayahmo huel huehca onehnemia, oquiyacatzatzacuili ce tecuan­ coatl. Ihuan zatepan ipan ce milnepantla, oquicac ochocataya ce conetzintli. In tlatquihuani oquihto:

-Ma nitechinantlehco. ¿Canin chocataz inon conetl? Ihuan ah­ mitla oquinexti.

Tepitzin omomahmauhti, opeuh iciuhca nehnemi ihuan oquihto: - Tlein axcan nopan omochiuh inon onictemic yequezqui tonaltin. Zatepan omohuahnalti ichan.

Ihcuac ye icaltenco oyaya, oquinamic ce iichpocacone ihuan oquilhui:

-¿Canin tiyauh?

In ichpocatzintli otlananquili: -Niauh nimitzmo namiquiliz.

-¿Tlein timochihuiliaya? -Ahmitla. Tetlananquili itahtzin. -¿Ihuan totlaquehualhuan? Oquíhto in tlatquihuani.

-Yehuantzitzin yomotlacualtihqueuh ihuan yomllicaque. Tetla~

nanquili ichpocatl. -Cualli ca. Omotenehui in tlatquihuani.

-Axcan chiahui tochan ompa nimitznonotzaz tlein nopan omo­ chiuh.

Ihcuac ye motlacualtihtaya oquinmopohuilili tIein opanoc ipan ohtli.

-Xinechcaquican:

Axcan ihcuac onihuaIaya onechyacatzatzacuilihqueh cequi yolea­ me, yehce tlein ocachi onechtequipacho ce conetzintli chocataya ipan ce milnepantla, axcan nicnemilia melahuac tlein onictemic ye yeí tonaltin.

'-¿Ve otimohtili? -Ihuan tehuatzin ayc timoneltocatzinoaya itech. pa in temiquiliztli. Oquihto ce itelpoch.

Omoztlati, zan cualcan ichantzinco omahxitito ce tocoltzin ica ina­ mictzin, ihuan oquimolhuili in tlatquihuani:

-Axcan timitzmonahuatilico cehcan momilahtzinco itoca Xochi­ zacatl ihcuac ca ompa tipanoyah oticeahqueh ehocataya ce piltzintli, zan mahtcatzin otopachouqueh, iheuac ye ompa otiyeyah ammitla otiquihtaque zan huel niman ticnextihqueh miec paIancacentli, niman toayaxiquipiltihque ihuan axcan timitzmohualhuiquililiah niean ca xitechmocelilili.

In tlatquihuaniJ zan huel miec omotlazoheamachilili ihuan oquihn­ motenehuili : ~l se dirigié se le atraves6 1 aun no camina en medio de u rico dijo: -Voy a su1 Después se I Cuando esu le dijo: -¿Dónde v. La hija res¡: -Vengo' a -¿Y nuestrl ron. Contestó h -Ahora Val Cuando ya camino. -Escú -Ahora cm ro lo que más r de una milpa, días. -¿Ya vio de sus hijos. Al día siguil su esposa y le d -Ahora he nombre Xochi~ taba llorando u bamos ya en el donde quiera y la recogimos en -Aquí está, El rico mue I 438 FRANCISCO MORALES

Zatepan ye omohuhanaltÍ, iheuae oyaya tlatlaheo in iexiohtli oqui-yacatzatzacuili ce cozamactli ihuan iicxitzalan opanotehuac. Zan ni-man ayahmo huel huehca onehnemia, oquiyacatzatzacuili ce tecuan-coatl. Ihuan zatepan ipan ce milnepantla, oquicac ochocataya ce conetzintli. In tlatquihuani oquihto:

-Ma nitechinantlehco. ¿Canin chocataz inon conetl? Ihuan ah-mitla oquinexti.

Tepitzin omomahmauhti, opeuh iciuhca nehnemi ihuan oquihto: - Tlein axcan nopan omochiuh inon onictemic yequezqui tonaltin. Zatepan omohuahnalti ichan.

Ihcuac ye icaltenco oyaya, oquinamic ce iichpocacone ihuan oquilhui:

-¿Canin tiyauh?

In iehpocatzintli otlananquili: -Niauh nimitzmo namiquiliz.

-¿Tlcin timochihuiliaya? -Ahmitla. Tetlananquili itahtzin. -¿Ihuan totlaquehualhuan? Oquihto in tlatquihuani.

-Yehuantzitzin yomotlacualtihqueuh ihuan yomllicaque. Tetla~

nanquili iehpocatl. -Cualli ca. Omotenehui in tlatquihuani.

-Axean chiahui tochan ompa nimitznonotzaz tlein nopan omo-chiuh.

Ihcuac ye motlacualtihtaya oquinmopohuilili tlein opanoe ipan ohtli.

-Xinechcaquican:

Axcan ihcuac onihualaya onechyacatzatzacuilihqueh eequi yolea-me, yehce tlein ocachi onechtequipacho ce conetzintli chocataya ipan ce milnepantla, axcan nicnemilia melahuac tlein onictemic ye yei tonaltin.

'-¿Ve otimohti1i? -Ihuan tehuatzin ayc timoneltocatzinoaya itech. pa in temiquiliztli. Oquihto ce itelpoch.

Omoztlati, zan cualcan ichantzinco omahxitito ce tocoltzin ica ina-mictzin, ihuan oquimolhuili in tlatquihuani:

-Axcan timitzmonahuatilico cehcan momilahtzinco itoca Xochi-zacatl ihcuac ca ompa tipanoyah oticcahqueh chocataya ce piltzintli, zan mahtcatzin otopachouqueh, ihcuac ye ompa otiyeyah ammitla otiquihtaque zan huel niman ticnextihqueh miec palancacentli, mman toayaxiquipiltihque ihuan axcan timitzmohualhuiquililiah nican ca xitechmocelilili.

In tlatquihuaniJ zan huel miec omotlazohcamachilili ihuan oquihn-motenehuili:

(5)

I

-r

r

I

¡

¡cxiohtli oqui­

~uac.

Zan ni­ ~ ce tecuan­ pchocataya ce ~? Ihuan ah-I ~uan oquihto: ~zqui tonaltin.

~cone

ihuan r

"

t

f

~tahtzin.

~i. Jcaque. Tetla­ ~uani. ~ nopan omo­ t , opanoc ipan

I

~

cequi yolca­ !choc~taya ipa~ .ctemlc ye yo ¡ ~tzinoaya itech­ f ~ltzin ka ina­ r ~ itoca Xochi­ ~ya ce piltzintli. jyeyah ammitla lcacentli, niman Iiliah nican ca

l

muan oquihn­ !J:L MAíz PODRIDO 439

Él se dirigió posterionnente, y cuando iba a la mitad del camino se le atravesó una comadreja pasando entre sus pies. Poco. después aun no caminaba tan lejos, se le atravesó una serpiente. Y después, en medio de una milpa, escuchó que estaba llorando un niño. El rico dijo:

-Voy a subir a esta cerca. ¿Dónde estará llorando ese niño? Después se dirigió a su casa.

Cuando estaba cerca de su casa, encontró a una de sus hijas y le dijo:

-¿Dónde vas? La hija respondió:

-Vengo a encontrarte, ¿qué hacías? -Nada, contestó su padre. -¿Y nuestros peones? Dijo el rico: -Ellos ya comieron y se fue­ ron. Contestó la muchacha: -Está bien. Dijo el rico:

-Ahora vamos a nuestra casa, allá te platicaré lo que me sucedió. Cuando ya estaban comiendo, les contó lo que le sucedió en el camino. -Escúchenme:

-Ahora cuando yo venía se me atravesaron algunos animales, pe­ ro 10 que más me preocupó es que un niño estaba llorando en medio de una milpa, ahora pienso que es cierto lo que yo soñé hace tres días.

-¿Ya vio usted? Y usted que no cree en los sueños. Dijo uno de sus hijos.

Al día siguiente, muy temprano, a su casa llegó un viejecito con su esposa y le dijo al rico:

-Ahora hemos venido a avisarle que en una de sus milpas de nombre Xochizacatl, cuando por allá pasábamos, escuchamos que es­ taba llorando un niño. Muy quedito nos acercamos y cuando está­ bamos ya en el lugar, ya nada encontramos. Entonces buscamos por donde quiera y lo que hallamos fue mucha mazorca podrida, luego la recogimos en nuestros ayates y ahora se la hemos traído.

-Aquí está, recíbala.

El rico mucho les agradeció diciéndoles:

!J:L MAíz PODRIDO 439

Él se dirigió posterionnente, y cuando iba a la mitad del camino se le atravesó una comadreja pasando entre sus pies. Poco. después aun no caminaba tan lejos, se le atravesó una serpiente. Y después, en medio de una milpa, escuchó que estaba llorando un niño. El rico dijo:

-Voy a subir a esta cerca. ¿Dónde estará llorando ese niño? Después se dirigió a su casa.

Cuando estaba cerca de su casa, encontró a una de sus hijas y le dijo:

-¿Dónde vas? La hija respondió:

-Vengo a encontrarte, ¿qué hacías? -Nada, contestó su padre. -¿Y nuestros peones? Dijo el rico: -Ellos ya comieron y se fue-ron. Contestó la muchacha: -Está bien. Dijo el rico:

-Ahora vamos a nuestra casa, allá te platicaré lo que me sucedió. Cuando ya estaban comiendo, les contó lo que le sucedió en el

camino. -Escúchenme:

-Ahora cuando yo venía se me atravesaron algunos animales, pe-ro 10 que más me preocupó es que un niño estaba llorando en medio de una milpa, ahora pienso que es cierto lo que yo soñé hace tres días.

-¿Ya vio usted? Y usted que no cree en los sueños. Dijo uno de sus hijos.

Al día siguiente, muy temprano, a su casa llegó un viejecito con su esposa y le dijo al rico:

-Ahora hemos venido a avisarle que en una de sus milpas de nombre Xochizacatl, cuando por allá pasábamos, escuchamos que es-taba llorando un niño. Muy quedito nos acercamos y cuando está-bamos ya en el lugar, ya nada encontramos. Entonces buscamos por donde quiera y 10 que hallamos fue mucha mazorca podrida, luego la recogimos en nuestros ayates y ahora se la hemos traído.

-Aquí está, recíbala.

(6)

440 FRANCISCO MORALES

-Este maíz -Inon tonacayotzin nimitzinmomaquilia, ihuan ocachi nimitzih·

podrido para re moaxiltililiz ica cuahcualli tlaolli ihuan monehne1oz. Axcan yenic­

menta, que nOf mahtoc noyuhqui inintzin motetlacualtilia, moteoozcaltilia hue1 zan te·

lo vamos a mel huan toconmocenmacehuitzinozque.

440 FRANCISCO MORALES

-lnon tonacayotzin nimitzinmomaquilia, ihuan ocachi nimitzih· moaxiltililiz ica cuahcualli tlaolli ihuan monehne1oz. Axcan yenic-mahtoc noyuhqui inintzin motetlacualtilia, moteoozcaltilia hue1 zan te· huan toconmocenmacehuitzinozque.

(7)

EL MAÍZ PODRIDO 441

-Este maíz yo se los doy, y les voy a completar con el maíz no ~chi nimitzih­

podrido para revolverlo. Ahora comprendo que también éste nos ali­

~Axcan yenic­

menta, que nos hace renacer, creo que entre nosotros, todos juntos

~.huel zan te­

10 vamos a merecer.

EL MAÍZ PODRIDO 441

-Este maíz yo se los doy, y les voy a completar con el maíz no podrido para revolverlo. Ahora comprendo que también éste nos

ali-menta, que nos hace renacer, creo que entre nosotros, todos juntos

(8)

I

I

I

PUBUG

Por sexta vez, ro 291-296), 16 (p estos Estudios, re bibliográficas, co lingüística nahua se verá, la cosech más grande, por Artes, gramátictl.! Campbell, Lyl! Amsterdam, ~ mar Library 1 Extensa obra acerca de la len! tor ofrece unas p del pipil en el c( te es un estudio fología y sintaxis en su obra Stud Uto-Aztecan Gra cográfica, integra variantes de los F en El Salvador. 1 nológica, además comparaciones co Siméon. La tercel inglés, recogidos mente citadas. D(

Referencias

Documento similar

Aurelio García Miján Rafael García Tirado Francisco José González López Carlos González de Ubieta Sainz de los Terreros.. Juan Antonio Hernanz Morales José Luis Herrero García

A., “La ciudad romanorrepublicana de La Cabañeta (El Burgo de Ebro, Zaragoza) y la implantación de los modelos arquitectónicos itálicos en el valle medio del Ebro”, en: J..

En su natal Caracas, donde se formó Bello como latinista, no pudo tener la oportunidad de aprender griego. Cuando nació, ya hacía 14 años que los jesuitas habían sido

Primeros ecos de la Revolución griega en España: Alberto Lista y el filohelenismo liberal conservador español 369 Dimitris Miguel Morfakidis Motos.. Palabras de clausura

He ahí la cita de Bentham y he aquí su comentario, que sintetizo y traduzco con sus subrayados: «Según los artículos 4 y 13 del Código Constitucional de España, la felicidad de

Así como yo he venido encontrado en el cultivo y reproducción del maíz un sentido que me ha acercado al entendimiento del tejido que abre el perdón como

“Rafaela Morales Muñoz y su marido Miguel Araque López venden a Manuel Reina Iglesia una participación de 621,75 pesetas proindivisas con las restantes de