El contenido de un proceso cultural nuevoleonés la Biblioteca Pública del Estado, 1882-1951 ; La Biblioteca Universitaria, 1952-1983 por Celso Garza Guajardo

Texto completo

(1)

-.-• ' . - . • . . ... . : .

. " ' :

. . . • • - . • .

-•

-- --rf v...--'' ( ';• ,:.•,:

.

.

: ' . -V. ' •A ^ ' • V ,' V?: : ¿ h ' • ¿;-..• ; :... - ' ... •--.. - ... :••. %... ?:v ^ . v "

' ^ • - : , • • •

- • • - • •••

(2)

M ^

P

O

z m

O us

O ü , O

d O

m SE

CL

Z 7 3 9

. M 6

(3)
(4)

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE NUEVO LEON

CAPILLA ALFONSINA BIBLIOTECA UNIVERSITARIA TEL. 76-41-40 EXT. 158, APARTADO POSTAL 1726

CIUDAD UNIVERSITARIA MONTERREY, N. L., MEXICO

"EL CONTENIDO HISTORICO DE UN PROCESO CULTURAL NUEVOLEONES

*La Biblioteca Pública del Estado. 1882-1951.

*La Biblioteca Universitaria. 1952-1983.

Investigación realizada por:

Profr. Celso Garza Guajardo. 4 . X

SI

á S

Monterrey, N. L.

(5)

I N D I C E

RESUMEN 1

OBJETIVOS 6

INTRODUCCION CON REVISION BIBLIOGRAFICA 9

Síntesis de la problemática de la historia de la

Biblioteca en México 13

La bibliografía local y la historia de la Biblio

teca 17

MATERIALES 21

METODOS 30

Las Bibliotecas 33

Los impulsores y sus ideas 35

Fondos bibliográficos 41

Traslados de las bibliotecas y de los acervos . . . . 44

Los bibliotecarios y sus oficios 46

Los edificios 49

El contexto bibliotecario 51

Los presupuestos 53

Los catálogos históricos 56

Las clasificaciones 58

Planes especiales de la Biblioteca Universitaria. . . 60 Los primeros bibliófilos, amigos de las primeras bi^

bliotecas 66

RESULTADOS

Resultados I » 67

Resultados II 68

Resultados III 71

Cuestiones historiográficas desconocidas o poco co_

(6)

Catálogo de Obras del Fondo Benavides 85

CUESTIONES H I S T O R I O G R A F I A S DESCONOCIDAS O POCO

CONOCIDAS DE LA BIBLIOTECA UNIVERSITARIA 113

HISTORIOGRAFIA DE LA CAPILLA ALFONSINA 122

MEDIO SIGLO DE HISTORIA ORAL . 131

CONCLUSIONES 147

NOTAS

BIBLIOGRAFIA

(7)

R E S U M E N

El 16 de septiembre de 1882, el entonces Gobernador

-del Estado de Nuevo León, Licenciado Genaro Garza García inaugu

ró la Biblioteca Pública del Estado, la cual quedó instalada en

un local del antiguo Palacio de Gobierno, por las Calles de

Es-cobedo y Morelos de la ciudad de Monterrey.

El 27 de diciembre de 1899, la Biblioteca es

trasla-dada al nuevo Palacio de Gobierno, construido en la

administra-ción del General Bernardo Reyes. La biblioteca dispuso de una

sección especial en la planta baja de dicho Palacio, en el

cos-tado Oriente, por la calle de Juan Zuazua. La Biblioteca Públi

ca del Estado funcionó en dicho lugar hasta su clausura, en el

año de 1951.

El 9 de noviembre de 1952 se inauguró la Biblioteca

-Universitaria, la que es organizada formalmente durante la

rectoría del Licenciado Raúl Rangel Frías. A la inauguración de

la Biblioteca Universitaria asistió el entonces Presidente de

-la República, Lic. Miguel Alemán Valdez. Posteriormente, -la Bi_

blioteca es trasladada y reinaugurada el 20 de noviembre de

1956 en los bajos del monumento al General Mariano Escobedo, ya

con el nombre de "Biblioteca Universitaria Alfonso Reyes. Insti^

tución Pública".

(8)

Bibliote-ca Universitaria "Capilla Alfonsina", en terrenos de Ciudad Uni^

versitaria en un edificio cuya construcción original se había

-iniciado en 1976 en la explanada de Rectoría, lado sur. Al

ac-to inaugural asistieron el Presidente de la República, Lic.

Jo-sé López Portillo, el Gobernador del Estado Alfonso Martínez Do

mínguez, el Rector Dr. Alfredo Piñeyro López y el pleno del Con

sejo Universitario. La inauguración se veía fortalecida por el

hecho de que quedaba en custorio de la Universidad Autónoma de

Nuevo León, después de prolongadas gestiones, la biblioteca que

había organizado en vida Don Alfonso Reyes.

En abril de 1981, es clausurada la Biblioteca Univer

sitaría Alfonso Reyes, con motivo de las obras de la macroplaza

que se habían iniciado en el centro de la ciudad de Monterrey.

Sus acervos fueron incorporados a la nueva dependencia llamada

ahora Biblioteca Universitaria Capilla Alfonsina, la cual

esta-ba recibiendo un importante impulso desde la Rectoría, en todos

los órdenes: equipamiento, nuevos y valiosos acervos, p r e p a r a

-ción del personal e implementa-ción de actividades culturales y

de investigación.

En estos cien años de actividad bibliotecaria, públi^

ca e institucional, se han dado cuatro inauguraciones y dos

clausuras que conjugan, de acontecimiento en acontecimiento, es

fuerzos, planes y concepciones relacionadas con el devenir

educativo, los cambios sociales y culturales del Estado de Nuevo

(9)

Es un siglo de actividad bibliotecaria que concita a la

investigación.

El investigar la historia de la Biblioteca en Nuevo León,

en dos de sus etapas principales, lo hacemos presionados por un he

cho: es una historia que no está elaborada. Pero además, por un

reto, ¿en qué consiste la definición, la argumentación y las c o n

-clusiones de una investigación bajo una metodología científica al

estudiar la historia de la biblioteca en Nuevo León?

El reto planteó una hipótesis de trabajo que estaba

si-tuada más en el método de la investigación que en los objetivos de

reseñar la historia. En un diseño que permitiese explicar y

veri-ficar los aciertos, errores, aportaciones y experiencias de todo

el proceso de la biblioteca. Ese era el campo de la historia.

El método de investigación debería de darle sustento a

-la hipótesis. Haciendo de -la definición de los problemas y de los

elementos aportados para el análisis, el campo histórico de la

Bi-blioteca donde sea permitido esclarecer hasta dónde han estado

definidas y precisas las orientaciones culturales concretos, en lo

que corresponde al proceso bibliotecario, de las diversas clases

sociales y esferas gobernantes del Estado y de la Universidad en

-un tiempo dado.

La metodología en que se sustentaría la hipótesis y las

conclusiones en que ésta se realizaría, darían como resultado

con-firmar la consistencia del campo histórico de la biblioteca.

(10)

escribir la historia de la Biblioteca, se descubre el parsimonioso,

-constante y accidentado proceso bibliotecario nuevoleonés, donde

se entrelazan la historia de la Biblioteca Pública del Estado y

la historia de la Biblioteca Universitaria en una sola cadena de

acontecimientos.

El cúmulo de información que se logró es tan

abundante, que nos permite invertir los papeles: las bibliotecas, i n s

trumentos necesarios para la enseñanza y la investigación, las

-convertimos ahora en objeto de una investigación histórica para

autocalificarnos en la identidad cultural de nosotros mismos y

-en los altibajos culturales, con respecto a la biblioteca,que

--nuestra sociedad ha tenido en los últimos cien años.

La historia de la Biblioteca Pública del Estado de

--Nuevo León (1882-1951) y la historia de la Biblioteca Università

ria -en sus diversas denominaciones- (1952- ) no es.tan sólo

una acumulación cuantitativa de fechas, cifras y acervos i n s e r

tos en la historia del Estado y de la Universidad. Contiene,

si se observa a contraluz, una suma de ideas, de quimeras, de

-proyectos y de acciones reales de 4 generaciones por disponer so

cialmente, organizadamente de información sobre la cultura u n i

versal, nacional y local. En sus etapas, esas cuatro g e n e r a c i o

-nes han cifrado parte de su búsqueda del progreso y de su propia

identidad. Por ello, la historia de la biblioteca es parte de

-la historia cultural de Nuevo León y de -la Universidad. Es

(11)

Es un punto de referencia para el estudio del proceso social y

cultural que nos incumbe. Él nuestro, al que nos debemos.

El acervo de experiencias en el transcurso histórico

de la Biblioteca lo da su propio desarrollo, es algo que no se

requiere importar, ni marchar de aprendiz a otras partes. Es al

go nuestro y por nuestro,muy valioso. Necesario de ser analiza

do y conceptualizado para actuar con visión del pasado y con se

guridad en el presente.

En resumen, la investigación sobre la Historia de la

Biblioteca en Nuevo León pretende ser el rescate de grandes

esfuerzos y anhelos culturales, reconstruyendo nuestros propios

-planes e ideas, para poder ejercer la crítica y la autocrítica

sobre los esfuerzos y los anhelos culturales del presente y de

(12)

OBJETIVOS

Los objetivos parten de las necesidades que se poseen

y de los problemas que se desean resolver. En este caso, se

--trata de objetivos en el campo de la historia cultural de Nuevo

León, en relación con un siglo de historia bibliotecaria fraccio

nada en dos grandes capítulos: La Biblioteca Pública del Estado

y la Biblioteca Universitaria.

Las necesidades de la investigación surgieron a media_

dos de 1981, cuando sobre la marcha de la recién inaugurada "Bi_

blioteca Universitaria Capilla Alfonsina", desplegada como uno *

de los más importantes proyectos de superación académica de la

U.A.N.L., surgieron las siguientes reflexiones:

* ¿Cómo unir y extraer experiencias de todo un siglo de empeños

bibliotecarios en que se conjugan la Biblioteca Pública del

Estado y la Biblioteca Universitaria?

* ¿Se iban acaso a echar al olvido casi 70 años de

funcionamien-to de la antigua Biblioteca Pública del Estado (1882-1951) y

casi 30 años de actividad de la anterior Biblioteca

Universi-taria Alfonso Reyes (1952-1981)?

* ¿Cuáles habían sido las principales experiencias de toda esa

-labor y de qué manera pueden ser incorporadas a la nueva acti

(13)

Nos decidimos por unir esas historias y por extraer el

mayor número de experiencias posibles de ese pasado. No tan sólo

para que no cayesen en el olvido, sino, sobre todo, para que fue

sen útiles, ya que particularmente en el campo de la historia y ,

quizás más, en el campo de la historia cultural, quien no e s t u

-dia el pasado está destinado a cometer otra vez los mismos

erro-res .

Los objetivos de la investigación eran en sí la indaga

ción histórica en términos de un siglo y de dos bibliotecas, de

sus planes, de sus acervos bibliográficos y de los proyectos en

que transcurrieron. Así como también el análisis de las relacio

nes que los gobiernos estatales y las autoridades universitarias

han mantenido para con las bibliotecas, las formas de transición

de unas bibliotecas a otras y de un número regular de proyectos

registrados en el transcurso de ese tiempo. Tal era el objetivo

general de la investigación.

Los pasos concretos de la investigación, y, en cierta

medida los objetivos particulares tal y como se fueron c u b r i e n

-do, fueron los siguientes:

1.- Los orígenes, el transcurso y enlace de las dos bi^

bliotecas señaladas.

2.- El origen, las características y la importancia de

los acervos bibliográficos históricos que integran la Biblioteca

(14)

3.- Integrar en patrimonio cultural, las experiencias,

las etapas principales y proyectos en que han transcurrido ambas

bibliotecas.

4.- Los planes e ideas que antecedieron a la

Bibliote-ca Universitaria Capilla Alfonsina desde 1966. Ordenamiento.

5. La trascendencia de un proyecto cultural como el

-de la Biblioteca Universitaria Capilla Alfonsina en el

(15)

mL

INTRODUCCION CON REVISION BIBLIOGRAFICA

En este caso, más que una revisión se impone una re

flexión: Si en las bibliotecas están las bibliografías de las

--ciencias y materias, ¿qué debe de abarcar la bibliografía que es^

tudia el origen y el desarrollo de una biblioteca? ¿qué c o i n c i

-dencias y qué particularidades a su vez tiene la historia de la

bibliografía y la historia de la biblioteca?

Nuestra revisión bibliográfica se inicia con una

apretada.-presentación de estas dos historias, en el panorama nacional, de

la bibliografía y de la biblioteca, más que por el hecho de h a

-cer citas de textos y de autores.

Síntesis histórica de los estudios bibliográficos.

La bibliografía es la cultura sobre la cultura e s c r i

-ta.. Los estudios bibliográficos han evolucionado en el transcur

so del tiempo, desde la descripción externa y física de los l i

bros , han pasado a lo más preciso y especializados estudios de

contenidos, autores, ediciones, etc. En México, los estudios

-bibliográficos poseen una tradición que se remonta desde las prj_

meras décadas de la colonia, donde dieron comienzo, no p r e c i s a

-mente por el interés científico o literario, sino por la censura

(16)

mL

INTRODUCCION CON REVISION BIBLIOGRAFICA

En este caso, más que una revisión se impone una re

flexión: Si en las bibliotecas están las bibliografías de las

--ciencias y materias, ¿qué debe de abarcar la bibliografía que es^

tudia el origen y el desarrollo de una biblioteca? ¿qué coinci —

dencias y qué particularidades a su vez tiene la historia de la

bibliografía y la historia de la biblioteca?

Nuestra revisión bibliográfica se inicia con una

apretada.-presentación de estas dos historias, en el panorama nacional, de

la bibliografía y de la biblioteca, más que por el hecho de h a

-cer citas de textos y de autores.

Síntesis histórica de los estudios bibliográficos.

La bibliografía es la cultura sobre la cultura e s c r i

-ta.. Los estudios bibliográficos han evolucionado en el transcur

so del tiempo, desde la descripción externa y física de los l i

bros, han pasado a lo más preciso y especializados estudios de

contenidos, autores, ediciones, etc. En México, los estudios

-bibliográficos poseen una tradición que se remonta desde las prj_

meras décadas de la colonia, donde dieron comienzo, no p r e c i s a

-mente por el interés científico o literario, sino por la censura

(17)

. 1 o .

Las disposiciones de censura durante la época colonial

permitían, por otra parte, saber qué libros se leían o de qué

--obras se componían las bibliotecas de la época colonial.

En el transcurso del tiempo hubo estudiosos de la b i

-bliografía en la Nueva España, como Antonio de León Pinello, que

en 1629 publicó su obra "Epítome de la biblioteca oriental y

oc-cidental náutica y geográfica", donde se contiene una

bibliogra-fía especial sobre la Nueva España. Juan de Eguiare y Eguren

--(1695-1763) publicó la "Biblioteca Mexicana", en el cual se hace

un esfuerzo por demostrar los talentos bibliográficos mexicanos.

El desarrollo de la imprenta en la Nueva España, trae

consigo un paulatino aumento de la producción editorial, por así

decirlo, nacional. Estudios recientes permiten integrar un

cua-dro de tal hecho, de la siguiente manera:

Siglo XVI 312 impresos

Siglo XVII 1,832 impresos

Siglo XVII 7,379 impresos

Siglo XIX* cerca de 200,000 impresosC1)

Más los acervos de la bibliografía colonial no estaban

basados exclusivamente en la producción local, sino que además

-se traían de Europa vía España, muchas obras procedentes de los

(18)

países Bajos y de Francia o especialmente de Amberes, Bruselas y Lyón.

Durante el siglo XIX subsiste y se desarrolla el

estu-dio por la bibliografía mexicana a través de personajes como Joa

quín García Icazbalceta (1825-1895) bibliógrafo conservador,

au-tor de la "Bibliografía Mexicana del Siglo XVI", así como también

de su valiosa obra "Nueva colección de documentos para la

Histo-ria de México",en cinco tomos.

Otros bibliógrafos de la misma tendencia que Icazbalc^

ta, lo fueron José María Agreda y Sánchez y Fortino Hipólito

Ve-ra. En el mismo siglo pero situado en el campo liberal, son

va-liosos los estudios y contribuciones bibliográficas de

persona--jes como: Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893), Melchor Ocampo

(1814-1861), Alfredo Chavero (1841-1906), Pedro Santacilia

(1826-1910) y José María Vigil (1829-1909), autor este último de

los "Catálogos de la Biblioteca Nacional de México" en once

to-mos .

A José Toribio Medina (18511930), erudito i n v e s t i g a

-dor, debe la bibliografía mexicana sus valiosísimas obras "Biblio

grafía Hispanoamericana, 1493-1810" y "La Imprenta en México,

--1539-1821". La primera de 7 volúmenes y la segunda de 8.

Otros bibliógrafos mexicanos, más contemporáneos, lo

-son Don Genaro García (1867-1920) y Don Genaro Estrada (1867-1937).

(19)

los estudios bibliográficos han recibido un impulso considera

ble, no sólo para rastrear la bibliografía colonial y del siglo

XIX, sino también la más especializada y actual, destacando e n

-tre otros personajes como: Nicolás León, Juan B. Iguinz, Luis

--González, Agustín Millares Cario, José Ignacio Mantecón y Felipe

Teixidor, entre muchos otros.

Los estudios bibliográficos preceden y anteceden a

-los estudios sobre la historia de las bibliotecas, por el hecho

de que los bibliógrafos históricos y sus bibliografías ocuparon,

o se adueñaron -por qué no decirlo a veces- de la herencia de

--las bibliotecas. En el transcurso del tiempo, muchas bibliotecas

se traspasaron, se perdieron o emigraron y sólo quedaron de sus

riquezas la biografía del bibliófilo y a veces la biografía de

su bibliografía. Pero la trayectoria de la biblioteca, su o r i

gen y todos sus esfuerzos,muchas veces no son recogidos... o al

-menos, no se le recoge con igual empeño.

Dichos estudios no deben de realizarse por separado, =

al contrario, si se realizan paralelamente, se complementan,

per-mitiendo con ello una visión más completa de la vida cultural de

la sociedad.

Por el momento, los estudios bibliográficos son amplios

detallados, denotan cultura por sí misma y hasta son versátiles,

en cambio los estudios sobre las bibliotecas se presentan como

-imprecisos -¿innecesarios acaso?- y para colmo de pruritos cult£

(20)

esquiva-nías de la bibliografía y de los bibliógrafos.

Los estudios sobre la bibliografía ha corrido con mejor

suerte que los estudios sobre la biblioteca. En términos concep.

tuales de tiempo y espacio. La bibliografía ha tenido siempre

alguien que la ha salvado, rescatado, trasladado o hecho huir.

-Pero en fin, salvado. Es más, en los tiempos presentes se ha con

vertido en instantánea y electrónica. No así las bibliotecas.

Los orígenes de las bibliotecas y, sobre todo, de aque

lias que tienen relación con la historia, se han convertido,

cuando están en propiedad nacional, en una especie de viejos

es-cudos de armas, muchas veces arrinconaddos, pese a que tienen vi_

da y significado, y cuando están en propiedad extranjera, en

an-tigüedad de lujo que lamentamos haber perdido.

De las bibliotecas se olvida frecuentemente su h i s t o

-ria y su papel en la histo-ria. Por ello se les pierde... y es en

tonces cuando la bibliografía se vuelve presuntuosa y nos mira

de soslayo como interrogándonos con sus claves "¿pero cómo, es

que ustedes no tienen bibliotecas? ¿qué fue de sus antiguas b i

-bliotecas ?.

SINTESIS DE LA PROBLEMATICA DELA HISTORIA

DE LA BIBLIOTECA EN M E X I C O . ^

(21)

rece haber sido Fray Alonso de la Veracruz, en 1536, con destino

al convento de Tiripetío. En general, todos los monasterios

dis-pusieron de acervos bibliográficos. En el siglo XVII, el Obispo

de Puebla, Juan de Palafox y Mendoza, formo una colección de 8

-mil volúmenes, que aún existe. Fueron también notables las biblio

tecas de Carlos de Sigüenza y Góngora, Fernando de Alva Ixtlilxo

chitl y Sor Juana Inés de la Cruz. En 1762 el doctor Manuel Igna

ció Beye de Cisneros y Quijano fundó con sus propios libros la

biblioteca de la Real y Pontificia Universidad, primera que se

abrió al público, la cual se incrementó en los años siguientes

-con nuevas donaciones y -con los volúmenes de los colegios de la

Compañía de Jesús, cuando ésta fue suprimida (1767). Hizo el

ca-tálogo Basilio Manuel Arrillaga, pero se perdió al ser incautada

en ocasión de las Leyes de Reforma. El chantre de la Catedral de

México, Luis Antonio Torres Quintero, reunió un considerable

nú-mero de libros en el curso de la primera mitad del siglo XVIII;

los heredaron sus sobrinos Cayetano y Luis, y al morir éste, en

1788, aquél la donó a la sede metropolitana; en 1844 eran 12,295

volúmenes, pero sólo pasaron a la Biblioteca Nacional 10,210. En

1785 empezó a formarse la biblioteca de la Academia de San Carlos

con un donativo personal de Carlos III; la enriqueció Javier Cava

llari entre 1857 y 1867 y se mantiene en servicio en la Escuela

Nacional de Artes Plásticas. La de San Gregorio, reunida

origi-nalmente por los jesuítas, fue dirigida.en el siglo XIX por Juan

Rodríguez Puebla y luego por José María Díaz de Sollano; su rica

colección de manuscritos en lengua náhuatl fue trasladada a la

-Nacional. La de San Ildefonso, que llegó a tener 4 mil títulos,

(22)

Calles, con la del Seminario, fundada a fines del siglo XVII por

el arzobispo Francisco de Aguiar y Seijas.

La Biblioteca Nacional de Méxic€>, aunque creada por d<e

creto del 24 de octubre de 1833, abrió sus puertas al público

--hasta el 2 de abril de 1844. Treinta años después, tenía 104,337

volúmenes, de los cuales 100 mil procedían de los antiguos c o n

-ventos. Instalada en el ex templo de San Agustín, desde 1929 per

tenece a la Universidad Nacional Autónoma. En 1975 tenía medio

-millón de libros.

Algunas bibliotecas fueron vendidas al extranjero. La

de José María Andrade, adquirida por Maximiliano para fundar con

ella la Biblioteca Imperial de México, fue subastada en Viena en

1 869; contenía 7 mil volúmenes relativos al país. Bacroft adquji

rió el mismo año la de P.A. Fis_her, capellán del propio

empera-dor. La de José Fernando Ramírez, que se propuso como base para

la Nacional, fue vendida en Londres en 1880; la mexicana y guate

malteca del albate Brasseur de Borubourg se vendió en París en

-1894; la del barón Kaska, médico farmacéutico de Maximiliano, en

1911; la de Antonio Peñafiel, en 1912; la de José María de

Agre-da y Sánchez, cuyo catálogo publicó Luis González Obregón en

1916, fue a parar a California; la de Aubin, que contenía

manus-critos de la Colección Boturini, se venció a Goupil y llegó final

mente a la Biblioteca Nacional de París; la de William Baker

Stephen, rica en documentos y libros sobre el sur de Estados Uni^

dos, fue venida en Austin después de la muerte de su dueño; la

(23)

manuscri--. 1 6 manuscri--.

tos de Alamán, Guerrero, Santa Anna, Gómez Farias, Comonfort y

otros) se vendió al gobierno de Texas en 1921 y se encuentra en

-Austin; y la de Joaquín García Icazbalceta corrió la misma suerte.

Fue tal la dispersión de los acervos bibliográficos mexicanos,que

Henry R. Wagner, buscando el paradero de impresos del siglo XVI,

encontró 218 ejemplares en Estados Unidos, 124 en México, 50 en

Inglaterra, 25 en Chile y 24 en España, Alemania y Costa Pica.

Otras obras raras y valiosas procedentes de México se hallan en

-las bibliotecas de la Academia de Historia y del Palacio Real de

Madrid, en la Vaticana, en la de Florencia, en la Nacional de

Pa-rís, en el Museo Británico, en las universidades de Texas y

Tula-ne, en el Departamento de Guerra de Estados Unidos y en la

Funda-ción Hispánica de Washington."

Una de las más recientes contribuciones a la historia

de la biblioteca, ha sido el trabajo del Dr. Miguel Mathes, de la

Universidad de San Francisco, Calif., publicada en 1982 por la Se

cretaría de Relaciones Exteriores, titulada "Santa Cruz de Tlate

lolco: la primera biblioteca académica de las Américas". Es un

-erudito estudio sobre más de tres siglos de una biblioteca, de to

das sus vicisitudes durante la colonia, la independencia y la re

forma, hasta su dispersión y traslado a fines del pasado siglo

--1889- a San Francisco, Calif. El Dr. Mathes logró integrar

to-do el proceso de dicha biblioteca y rehacer el catálogo original

de las obras de la misma.

En el marco de esa problemática en México, nos propusi^

(24)

ca en Nuevo León, con sus orígenes y desarrollos, con sus errores

y aciertos.

Hace dos años, en una visita que hizo a la Universidad

el maestro Ernesto de la Torre Villar, le comenté el trabajo que

estaba intentando hacer sobre la Historia de la Biblioteca en Nue

vo León y le pedí algunas recomendaciones y , por supuesto, alguna

bibliografía y me contestó: "mejor investigue y escriba, esa es

la mejor bibliografía sobre la biblioteca".

LA BIBLIOGRAFIA LOCAL Y LA HISTORIA DE LA BIBLIOTECA

En el campo de la bibliografía local, los estudios que

nos acercan al camino para estudiar la historia de la biblioteca

en Nuevo León, son verdaderamente escasos.

Las cuatro obras que contienen alguna información,son

las siguientes:

NOMBRE

"Algunos apuntes acerca de las Letras y la Cultura de Nuevo León, en la Cultura, de 1810 a 1910"

"Siglo y medio de cultura nue voleonesa"

"Apuntes históricos de Nuevo -León".

"Bibliografía del Estado de Nue vo León. De 1820 a 1946"

AUTOR AÑO

Rafael Garza Cantú 1910

Héctor González 1946

Santiago Roel 1938

(25)

ca en Nuevo León, con sus orígenes y desarrollos, con sus errores

y aciertos.

Hace dos años, en una visita que hizo a la Universidad

el maestro Ernesto de la Torre Villar, le comenté el trabajo que

estaba intentando hacer sobre la Historia de la Biblioteca en Nue

vo León y le pedí algunas recomendaciones y , por supuesto, alguna

bibliografía y me contestó: "mejor investigue y escriba, esa es

la mejor bibliografía sobre la biblioteca".

LA BIBLIOGRAFIA LOCAL Y LA HISTORIA DE LA BIBLIOTECA

En el campo de la bibliografía local, los estudios que

nos acercan al camino para estudiar la historia de la biblioteca

en Nuevo León, son verdaderamente escasos.

Las cuatro obras que contienen alguna información,son

las siguientes:

NOMBRE

"Algunos apuntes acerca de las Letras y la Cultura de Nuevo León, en la Cultura, de 1810 a 1910"

"Siglo y medio de cultura nue voleonesa"

"Apuntes históricos de Nuevo -León".

"Bibliografía del Estado de Nue vo León. De 1820 a 1946"

AUTOR AÑO

Rafael Garza Cantú 1910

Héctor González 1946

Santiago Roel 1938

(26)

De estas cuatro obras es posiblehilvanar una muy suscin

ta información para la historia de la biblioteca. Así, por

ejem-plo :

El Lic. Héctor González en su obra "Siglo y Medio de

Cultura Nuevoleonesa" y sintetizando de hecho la información que

-es posible recoger en los demás autor-es, informa claramente lo

si-guiente:

"La Biblioteca Pública del Estado se inauguró el 16 de

-septiembre de 1882, siendo gobernador el Lic. Genaro Garza García.

Para la formación de esta biblioteca, el gobernador don Genaro G&r

za García, nombró una comisión de la cual fueron el mismo

Goberna-dor Presidente, el Lic. Emilio Cárdenas, Vicepresidente, el Dr. Jo

sé Martínez Ancira, Secretario, el Sr. Carlos M. Ayala, Tesorero y

el Lic. Hermenegildo Dávila y el Ing. Miguel F. Martínez, Vocales.

A los esfuerzos de esta comisión se unieron otros como los de la

Sociedad Literaria "Liceo Dr. Mier", que por medio de su órgano

-"El Vesubio", hizo una activa campaña de propaganda.

"Los habitantes de los municipios del Estado, contribuya

ron voluntariamente para la exortación de sus respectivos alcaldes,

atendiendo circular del Gobierno de Nuevo León".

Hasta aquí la Bibliografía escrita hasta ahora en el ca

(27)

En cambio, un camino colateral a la bibliografía f o r

-mal para introducirnos al tema, es el formado por dos referencias

alentadoras, las cuales si se saben recoger, guardar y ordenar,

son valiosos testimonios que contribuyen a integrar la imagen ma_

terial y espiritual de las bibliotecas y de sus épocas. Nos r e f ^

rimos a los recuerdos de los viejos bibliotecarios, de los prom£

tores de las bibliotecas y de los antiguos lectores, así como tam

bién a los sellos o a los ex-libris de algunos acervos.

Los recuerdos de los viejos bibliotecarios promotores

y lectores, constituyen una versión sobre la historia de las

bi-bliotecas, Son la bibliografía oral de la misma.

La presencia de un sello de propiedad que identifica,

indica una valiosa pista que nos habla del acervo original y de

su estado actual. El ex-libris, el sello o el autógrafo, nos in

dican los esfuerzos y los propósitos culturales de unos hombres

en sus respectivos tiempos por organizar sus bibliotecas.

Esta bibliografía informal -la oral de los recuerdos

y la callada de los sellos- estuvo presente en las primeras inda

gaciones. Algunos personajes relacionados con los empeños bibliote

cariosnos transmitieron sus impresiones, las cuales nos motivaron

profundamente. Por otra parte, al entrar en contacto con los

--fondos bibliográficos depositados en la Biblioteca Universitaria

es posible observar los sellos color sepia de la Biblioteca P ú

-blica del Estado; así como los sellos iniciales de la

Biblioteca Universitaria o los sellos particulares de propiedad de los

(28)

-; . • : 3"? -ir •, - í c ' Í - '

'.'}~f Í5'( . (>¿45 jJ2 ib V ^ O Í.

5 S t J ii%i

también ver el exlibris en color verde de motivos religiosos,

-del Obispo Valverde y T é l l e z , y toda una asociación m á s de sellos

que reflejan la serie de modificaciones que va sufriendo la B i

(29)

Como queda señalado, la bibliografía para la historia

de la Biblioteca de Nuevo León es totalmente escasa y se reduce

a unos cuantos párrafos en las obras ya señaladas. Por tal r a

-zón, no quedaba más que buscar y ordenar materiales bajo el

pro-pósito concreto de la investigación.

Se inició así una prolongada indagación en diversas

-pistas en las cuales era posible encontrar materiales concretos

o datos diversos para integrar el expediente de la investigación.

Las pistas sobre las que se trabajó para la integración de los

-materiales, fue la siguiente:

1.- Archivos que tuviesen relación con las bibliotecas.

2.- Los informes de Gobierno.del Estado de Nuevo León.

3.- Los informes de la Rectoría de la U.A.N.L.

4.- Los informes de los directores de las bibliotecas.

5.- Materiales oficiales o informativos publicados en el Periódi^

co Oficial, o en la prensa diaria.

6.- Boletines de la Biblioteca.

7.- Acopio de información oral.

El material ordenado y analizado en cada una de las

(30)

Como queda señalado, la bibliografía para la historia

de la Biblioteca de Nuevo León es totalmente escasa y se reduce

a unos cuantos párrafos en las obras ya señaladas. Por tal r a

-zón, no quedaba más que buscar y ordenar materiales bajo el

pro-pósito concreto de la investigación.

Se inició así una prolongada indagación en diversas

-pistas en las cuales era posible encontrar materiales concretos

o datos diversos para integrar el expediente de la investigación.

Las pistas sobre las que se trabajó para la integración de los

-materiales, fue la siguiente:

1.- Archivos que tuviesen relación con las bibliotecas.

2.- Los informes de Gobierno.del Estado de Nuevo León.

3.- Los informes de la Rectoría de la U.A.N.L.

4.- Los informes de los directores de las bibliotecas.

5.- Materiales oficiales o informativos publicados en el Periódi^

co Oficial, o en la prensa diaria.

6.- Boletines de la Biblioteca.

7.- Acopio de información oral.

El material ordenado y analizado en cada una de las

(31)

GOBERNADORES AÑO

Genaro Garza García 1883

Bernardo Reyes 1889-1909

Leobardo Chapa 1909-1913

Nicéforo Zambrano 1917-1919

Aaron Sáenz 1927-1931

Francisco A. Cárdenas 1933

Pablo Quiroga 1933-1935

Anacleto Guerrero 1936-1939

Bonifacio Salinas Leal 1939=1943

Arturo B. de la Garza 1943-1949

Ignacio Morones Prieto 1949-1951

Informes de Rectores de la Universidad Autónoma de Nuevo León:

* Interesan, en este caso, el período que tiene relación con

la creación de la Biblioteca Universitaria o con alguna de

sus fases de expansión.

* En la colección de la RevistaMUniversidad" de la U.A.N.L.,

del Núm. 1, de septiembre de 1942 al Núm. 13, de agosto de

1955, se contienen los informes anuales de 1943 a 1949 sobre

el proceso de adquisiciones en la primera fase de

organización de la Biblioteca Universitaria y de 1951 a 1955, de

organización y adquisición de fondos de la Biblioteca U n i

-versitaria como tal. Ambos períodos se caracterizan por la

labor del Lic. Raúl Rangel Frías, primeramente como D i r e c

(32)

a 1949 y luego como Rector de la IJ.N.L. , de este último

-año a 1955.

* Existe otro material de imprenta editado por el Rector Inte

riño, Ing. Nicolás Treviño Navarro en 1967, titulado "Infor

me de las labores desarrolladas en la Universidad de Nuevo

León durante los años escolares de 1961 a 1967", en el cual

se contienen los informes de los rectores que en ese

perío-do transcurrieron.

* Informes de la Rectoría del Doctor Luis E. Todd, 1973-1979.

* Informes de la Rectoría del Doctor Alfredo Piñeyro López -1979-1983.

Informes de los directores de las Bibliotecas:

* En la mayoría de los informes de gobierno, sobre todo de

1883 a 1920, se contienen anexos con los informes d e t a l l a

-dos de los directores de la Biblioteca Pública del Estado.

A partir de 1927, en los informes de gobierno sólo aparece

una breve relación, generalmente no mayor de media c u a r t i

-lla, en la cual se especifica el movimiento habido durante

ese año en la Biblioteca Pública del Estado, el total de

--obras existentes, las --obras adquiridas durante ese período

y el número de usuarios. No siempre la infoimación es completa.

Es de anotarse que en los informes del Gobernador Moro

nes Prieto, ya no aparece en ninguno de ellos, el menor dato

(33)

* Los informes sobre la Biblioteca Universitaria se

pue-den estructurar en el siguiente orpue-den:

En su fase de pre-organización de 1943 a 1949, lo que

se llamaba Biblioteca como tal, formaba parte del Depar

tamento de Acción Social Universitario que dirigía el Lic.

Raúl Rangel Frías.

La sección de la Biblioteca realizaba adquisiciones,

-las cuales aparecen en los informes anuales de dicho

depar-tamento. Publicados en "Armas y Letras".

A partir de la inauguración formal de la Biblioteca

--Universitaria en 1 952 , los informes pormenorizados de la Di^

rección de dicha dependencia, se pueden estudiar en el B o l £

tín "Interfolia", órgano de la Biblioteca Universitaria,

--donde aparecieron ininterrumpidamente, desde 195 3 hasta

1968, en que dejaron de publicarse dichos informes.

Los informes anuales de la Dirección de la Biblioteca

Universitaria Capilla Alfonsina, se pueden consultar en el

archivo de la misma.

Periódico oficial y otras publicaciones.

*En el Periódico Oficial del Gobierno del Estado, se contiene

en 1882 la iniciativa del Ejecutivo del Estado del mismo

• — —

año lanzado el 2 de enero para iniciar la organización de

-la Biblioteca Pública del Estado y el reg-lamento de -la

(34)

Ji. íi &A- :> ¿¿ í ñi'/Li; : ,'¡Oi iigUSfll E¡

s; if.'," Tronar-'!: c | £.íifirro^ífi , i 36 i

: 7 tv 7;< it'J í© i í ci i L 91 O

. » irf O : al # GíÍ 3 i 1. ;r>': £

I^jís üífflteésaE tefe^ua s s ^saieiibi LA ¿1.£¿<2

. o í á o i Ítk/Cf 2t&T$Q v Xsíoi^O

ooibtii-4 *

; • n í 11 31 : •; . obíí t 3 7 J ' í í \ ; ! \ .'v*f

Además, se p u e d e n estudiar en dicho periódico las

le-yes orgánicas de la U n i v e r s i d a d , de 1933 y de 1943.

En el Periódico Semanal semi-oficial del gobierno del Gral.

Bernardo Reyes "La V o z de Nuevo León" (1889-1909) se puede

estudiar con cierta regularidad el movimiento de usuarios

que se daba en la B i b l i o t e c a , así como también las listas

-de los periódicos locales, nacionales y extranjeros que se

recibían en la m i s m a .

En el periódico "El P o r v e n i r " se puede estudiar, aunque en

forma m u y aislada, algunos nombramientos y movimientos de

usuarios que se daban en la Biblioteca Pública del Estado

-en el período de 1920 a 1927.

La colección de la Revista "Armas y Letras" de 1944 a 1950,

así como la colección de la Revista "Universidad" de 1942 a

1955, y la colección del periódico "Vida Universitaria" de

1952 a 1956, contienen m a t e r i a l informativo con respecto a

las adquisiciones, a la organización y a los actos de inaugu

ración de la Biblioteca Universitaria de los años 1952 a

--1956.

Boletín "Inter Folia", órgano mensual de la Biblioteca Uni^

versitaria Alfonso Reyes B e publicó desde el 1o. de octubre

de 1953, hasta mayo de 1980. Es posible consultar la c o l e £

ción completa integrada por 310 números, donde se contienen

informes anuales de la D i r e c c i ó n , informes estadísticos m e n

(35)

así como en general, información sobre el proceso

bibliote-cario local y nacional.

7.- Historia Oral.

Se recogieron 7 testimonios orales que abarcan medio

-siglo sobre la Historia de la Biblioteca:

* Israel Cavazos Garza,

Director de la Biblioteca Universitaria- 1952-1963.

* José Angel Rendón, Director de la Biblioteca Universitaria

"Alfonso Reyes", 1963-1981.

* Manuel Uribe Muñiz, Jefe del Departamento de Bibliotecas de

la U.A.N.L., 1967-1969.

* Porfirio Tamez Solis, Director de la Biblioteca Universitari

Capilla Alfonsina, de 1981 a la fecha.

* Raúl Rangel Frías, Director del Departamento de Acción Social

Universitaria (1943-1949); Rector de la U.A.N.L. (1948-1955);

Gobernador del Estado (1955-1961).

* Dr. Luis E. Todd, Rector de la U.A.N.L., 1973-1979.

* Dr. Alfredo Piñeyro López, Rector de la U.A.N.L., 1979- .

El total de los materiales ordenados y estudiados,

per-mite analizar de fondo y de forma las principales etapas de la

Bi-blioteca Pública del Estado y de la BiBi-blioteca Universitaria, con

(36)

* Biblioteca Publica del Estado, 1882-1951

SUFICIENTE

1882-1883

1889-1911

1917-1919

1927-1949

MATERIALES

REGULAR

1884-1888

ESCASO

1811-1817

1920-1927

1949=1951

* Biblioteca Universitaria

1952-MATERIALES

SUFICIENTE

1933

1949-1952

1952-1963

1963-1980

1980-1984

REGULAR

1944-1949

1976-1979

(en lo que respecta a las ideas y desenlaces, con los proyectos del Centro de Informática y de la -Biblioteca Central).

ESCASO

1934-1944

En las etapas en que hay suficiente material, correspon

de principalmente a momentos en que se inicia la actividad o a p £

ríodos de estabilidad en los gobiernos e instituciones. En los p £

ríodos de agitación política estatal 1884-1888, o de la Revolución

Mexicana 1911-1917, o post revolucionaria 1920-1927, la informa

ción es menuda o regular. En los momentos en que se concluye una

fase de la Biblioteca o se da la transición de una etapa a otra,

(37)

La clasificación por períodos de material suficiente,

-regular o poco, tiene relación con la existencia o no de informes

precisos sobre la biblioteca en cuanto a ideas, programas de

tra-bajo, acervos, adquisiciones, estadísticas y otros detalles.

Del conjunto de esa información es posible estructurar

con solidez -sin dejar de reconocer algunos vacíos- la historia de

la biblioteca durante un siglo o, si se quiere, por períodos meno

(38)

METODOS

La ordenación de la información por épocas permitía iden

tificar las etapas principales y sobre todo, una visión panorámica

de la historia de la Biblioteca.

Esa primer parte se cubrió amplia y pacientemente. Más

no era eso precisamente lo que se buscaba. Además de ello, el

pro-blema en realidad era otro. ¿Qué era lo que se quería observar a

--través de esa visión panorámica histórica de la Biblioteca, ahora

que se estaba en ella? La interrogación traía consigo una respues

ta en base a otra interrogación. ¿Cómo integrar el contenido o el

campo m á s precisamente de la historia de la Biblioteca en Nuevo

--León?.

La primera y la segunda interrogantes nos llevaron a p r £

cesar la información con un ánimo seguro de sustentar la

hipóte--sis de contenido histórico que teníamos.

La hipótesis de que una historia de la Biblioteca debe

-contener el estudio de las ideas y proyectos que le dieron origen

y desarrollo, las formas de adquisición y contenido de sus acervos,

el tipo de dirección, estructura y planificación de la misma, los

recursos materiales, técnicos y financieros con que se han contado

para progresar, entre otras cosas, fueron los criterios para

desa-rrollar la metodología en la investigación.

El contenido que se buscaba sólo se podía confirmar si

-se logra-se una-basta información que permitiera, a su vez, varios

diseños esquemáticos, con sus previas conceptual!zaciones, a

(39)

do las aportaciones culturales de la misma. Verificando y cotejando

todo a la vez.

El diseño de la información obtenida y su

conceptualiza--ción, fue el siguiente:

1 . Las bibliotecas

2. Los impulsores y sus ideas

3. Los fondos bibliográficos

4. Los bibliotecarios y sus oficios

5. Los edificios

6. El contexto bibliotecario

7. Los presupuestos

8. Los catálogos históricos

9. Las clasificaciones

10. Los planes especiales de la Biblioteca Universitaria

11. Los primeros bibliófilos amigos de las primeras bibliotecas.

Cada ordenación informativa, contiene los siguientes c r i

-terios y apreciaciones:

1. Las bibliotecas. Indican el inicio y terminación de

-un proyecto. La creación de -una política cultural, el promedio de lo

posible, la suma de aciertos y de errores.

2.- Los impulsores y sus ideas. Resume las inquietudes de

quienes pusieron en marcha o gestaron etapas de la biblioteca. Trans_

miten las concepciones culturales de personajes y autoridades que

--tienen que ver con la biblioteca.

(40)

gen a la biblioteca. Sus adquisiciones indican un espíritu c u l t u

-ral y la protección que de él se hace. Los traslados de acervos y

de bibliotecas son las circunstancias peregrinas de la cultura e s

-crita.

4.- Los bibliotecarios y sus oficios. Los que

concreti-zan y vuelven cotidiana la política bibliotecaria. Inquietan aquie

tan y transforman las bibliotecas con sus esfuerzos, ideas y

técni-cas .

5.- Los edificios. Indican la relación entre las ideas y

la planificación real. Los alcances a que se aspira.

6.- El contexto bibliotecario. Para el caso de la presen

te historia indican la situación de otros procesos bibliotecarios

--en nuestro medio.

7.- Los presupuestos. El ritmo a que marcha la realidad.

Aquello con que se topan los proyectos y los esfuerzos.

8.- Los catálogos históricos. Lo que puede quedar cuando

la biblioteca deja de ser. Al menos así es en nuestra historia.

9.- Las clasificaciones. La cultura práctica y directa

que facilita el acceso a la biblioteca. El mar de claves donde el

-lector busca seguro del faro del bibliotecario.

10.- Los planes especiales de la Biblioteca Universitaria.

Lo que se pensó y lo que se realizó. Lo que sigue siendo presente.

(41)
(42)
(43)

-J <

•Z o

co tí w p.

Cd .|H UH co w z <.

o o CJ

<

o n c I—I C* w

e uho » • ed ed ed « co

> t ) E o

cd cd *h <u n3 ,û H H ai

ed rt o O U C 3 to rH H C)4Jt- p,

col ©1

©1 i cd i i 1 rH o •M

cj © •H co O cd © C > O o co rH •s cd T3 f- T3 © O c •H

>-.

cd cd T3 •H •H r-H < P-. C/Î O cj rH +-> O tú

<D .O

PC P-. o Pn a) 4-J •H PH ÍM C © <D • H !=> r. CJ 4-> O 4-J \o es

H c •H rH O © cr CJ C •H C "

CJ \0 C cd u rH O O cd \o e cd •H o © < to CJ cd •H •H VD O PC CJ \ © to E o S ÍH O •H • r-i H CJ H o O T3 O 4-> J- -O cd CJ C-C

co 0) •H U c / — \ o 4-> U cd

^O-W c/) O V) .o CU t/) IT) TO H •H O •rH O cd • H > <u c •H T3 •H o G CO > CJ T—1 W rH HH W +-> O

1 I cdl « - 11 -rH 1 1 CI ' o I +•> a P, c to o T3 •H cd •rH O to o cd o O CJ ^ c tó CJ to <4H 0> "Ö CJ <4H T—1

cd o o S-. rH C rH cd <-H cd +-> O < cu O cd <

+J •~H O > * P£ Í-M H cd

cd C CO •RH •H cd cd C

O C <U r-H C -H O H (UH •rH

CJ r H T> ^D to CU Tí rH Tn

f- 10 O I ED CJ ^ Cd

o IO

+J o V)

i i o TO CD C

+-» 0) (U T/) T/I 3 Cd o

o o o o crx: o > 3 P* ~ 0 i/l CTi/1 C O ¡3 O T> CU ß H N c > Cd c e ©

r-o ce Oí

< cd

CJ •fH

w u

t- cd

c +->

HH •H

to

CQ cd

HH ©

PQ > •H

•H to < C C

:=> O 14H W cd iH G CJ <

©

W •M cd

íX O i—i S • H rH s rH • H

o P-i

z •H cd

(44)

ed O •H rH o f—

o g; o -d y) o "G Cd •M •Jl O C/ì o

i •» o

\o

o - h rt

-a u u

•H cj o

G 3 +-> tic S-. o C +-> •n W H

P CX)

(/) «H -H

•H .O rd ed ed CD CD »O G CI 03 ^ O e Cd a

C / 3 co \cd g o G G 3 cs IT, G 5-. O O 3 G cn <D G

G ed

O N ÒC-H o G G - ed CD C/5 «H E O H OTi-H e o e

+J CO G

ed O H-U C M C O

OrCJ

c-d OJ - P-o V) o -c Cd G e IN O Oh o N 5-* G (D ed a cr c.'J -a £ rt o +-> H C/1 o V) <D CD G . C

MH O « Ifl o ^ CD CD G OT) 3 ' P , G I X

Cd CD rH •*• I-i *t3 ed CE OC G

•H ed O O G U - H

C (!) M O

CD CD « H •H 1/1 Cfl

U O - H - H

CJ X Cd

</)

c/i O - H +•> G

tn . 3 • ' i t/) i

G V) o ed a>

H (/)

u o G W CD CD bO G •rH 00 Cd

X G a> -H G

a> I o I 3 cr m o a» c bC Or-TJ\0

X <D X ed <D c/> »-J 3 e w o g TJ

A> - H G 3 W O <D cr m 3

« a I to

o >

" ed f/j c/> W13 tft o Cd O G a) > rH

Cd rH ÌH o G T3 O cd U 4-» CD cr ed

CD T3 ed H Cd T3 ufl o

U) «H +J

G CD G o G< G G w cd <D

U t/) • H Cd *d 5-. rH -M ed U U ed (D R-H (/) +-> <D G - T J CD G W G E O

o 3 CD <D ed O G

-a G. G *d G. O G, Wì w o

in

CD ed

G •M CD IN CD CD •dn a

CD G ed Cu u ed o •H G**d .O G CD \3 3 O P - G

cd ed cd »G > o <D ed CD G<

•M g r - i

CD CD in rH CD G ..O "d CD •H

K O H n3 ed Cd Cd -H •J +-> u •M O •rH ! CD I C/ì CD G. -G r-w cn oo W G 0 CD rH Cd -4-> O G r H

CD r H

E CD CD r-H 5-.

CD O p^ Uì Cd • rH CO <D CD o -H •H ,£3 rH O .o e • H CQ G V) cd iH \0 +->

FL) G 1 3 CD

e RH G

Cd Cd o O CD

i CD i Ol G ' G. CD CT" O C/5

5-. ^G * H

.0 0 -d £ c/> <D CD G Ti Cd

•h g.

U in o 5-«

•H *H ed •

g w o CD CD \G <D U •d ui C

Cd rH H" * rH i-i JZ T- o CD CD \G

X -H GH H U ^^J

H O CD rH i-ed

CD H CD

CD C/Ì X T I <D

O O >G

•h ed P Cd rH •H CD •H rH Cd G, O g o

ed -M rH Ti MH cr. ed -o g O

G G cd cr^o H -r-li) m u G Cd -r-i

(45)

ed CJ -H rH o f—

o G o -P to o "p cd •M in O IT. o

i •» o \o O -r-t Cd - D U O •H U O P P +-> tic S-. o C +-> •n W H

4J P . O (/) «H - H •H .O rd ed ed <D O »O P ed ed X P o g ed G 1/3 CO g O P P 3 ed IT, +-> P 5-. O O 3 P <A O P

P Cd

O N ÒC-H o P P - ed O W'H g O -H OTJ-H e o e

+-> Cd P

ed G H-d c DC P O

O c-d CJ

- G

o t/> •d o

-c ed o

e

. -H| in O

G o N P p o ed o

c e, c_> -a g

ed o

+H r H

t/1 o V)

<D <D p .e MH O Ifl Ifl o ^ o o e O T3 P • G P TN U ,

ed O rH • * ì-t nd cd ed bC P

• H ed O

O P u - H

C O M O CD O « H • H V) C «+-J

U O - H - H P W ^

CJ X Cd

</)

C/1

O - H +•> P

m

. 3 • • i co i

P C/> O ed O H (/) o o P C/> o o bC P •H 00 cd

X P O - H C

o

I o I p a-m O O P BC O R - T J \ 0

X O x Cd O V) p e w o e Tj

O P P (/) O ©

cr m P

« a I to

o >

" ed c/j in t/) 13 to KH o ed O P O > rH

Cd rH in O P T3 O cd U 4-»

o p cr cd

o td ed •H ed "O U"d o U) - H

P o p o p< p p w cd o

u t/) •H ed *P 5-. rH -M Cd U U Cd O H m +J O GTJ 0 n w ^ e o O P o o cd o P

- A A ^ T I G o G

Wì w o in o ed P 4-> <D t/) O O -P rH 3

O P Cd G u cd o • H P U * P

X P © \ P P O G P

cd ed cd ip >

CJ O ed

O G •MS'-'

CD A) l/J rH O P i d © •H PQ O H

H3 Cd Cd ed -H G +-> o •M

O •H

! O i in o G -P m cr> oo W P o o rH Cd -4-> O

P rH

CD rH g o o rH P O O G to ed •

r H CO

O O o -H • H X rH O .o g • H PQ P

V) Cd iH NO +->

© P 13 O

e rH P

ed ed o o o

I o « ol P ' G o o"o w xi o -d

e c/> a) O P nd Cd •H p.

U CO o 5-« •H «H p Cd • d P o :

g ai o o o \p o u •pin a -H

Cd rH «=t * rH J-. JZ T- o o o \p

X *H PH rH U P ,0

H O O rH P ed

o

rH O

O l/ì ti o

o O >P >H cd p

Cd rH •H O NO X •H rH Cd G CJ g ©

Cd -M rH *Td P V. Ci T3 g ©

P P ed cr^o H *rH O CO CJ p Cd -H

(46)

0

o l 0 G 1 0 1 • « G

Cd -H|rH 0 TS 1 0 r o l 0 1 0 g en « O

.G O 0 td T3 t CO 0 c G -3 1 +-> O \3 0 G en G 0 t d cd a G 4-> 0 0 en 1 3 H en 0 cd 0

o Td fl "d \o 0 £ H3 •H > en C 0 •H O 0 g H M C cd -H cd •H oc • 0 U 3 cd O G CJ > g 3 cd 13

Cd U V) 13 CJ G Cd g cd cd •r-» ÍH en 0 0 cd O G -H CD -H G 3 •H cd g M 0 X I g 3 O> en O 0 > 0 H CJ H 0 G 4-> cd •H G O 0 croo O cd id en •H c X I 0 cd •M en o £ G 3 0 •H I— rH •H - H

+-> cd \3 G 4-> cd \cü g 0 bC G cd C CTfl G U G O )

3 G ft 9 g 0 rH o 0 xi 0 G G 0 G 0 3

O Cd -M cd g G td G 0 O +-> 0 id cr 0 cd cd H H en 0 ft o 0 en cd cd U G +->

•f—» c O cd o cd 3 g W Cd \H \H cd cd en - O

W 3 0 0 H O en +-> C T H •H C-H X) - C O G •H (D - H

+-> -o g 3 en C 0 • CJ cd cd «G 3 en H A rH 0 O O o 0 3 cd C G xi 0 cd Q cd x> cd

o - d - H cd +-> u en cd o o CJ CD t e en O G 1 3 H C/) C O cd X +-> 0 +-> o o 0 • cd 13 - •

G X 3 Cd H •M * - cd G •M t/) 0 rH cd +-> O H 0 en

T3 cd -H cd +-> cd bûpq u (f) cd O o 0 O - H OC u C -4-> H 13 0

O cd rH •H •H X CA 0 0 •H O 0 Xi

13 0 G en 0 cd cd g H 0 X\cd 4-> en G G 13 ÇA u

•rH r—1 Cd Cd Cd G G NI •M X g C 0 VD G 0 o

> H rH U 3 rH C G CJ •H en Cd •H G g 0 en G G •rH •»•rH CJ cd 0 0 cd 0 X Cd •H 0 r-t ft •H \cd O en

•M O Cd O 13 0 £ 3 g > 3 rH G 3 X 0 > g -H cd

UT) -O O G O cr o 0 c r cd o cr •H H id G CJ rH

cd -H cd cd nd en o r—1 •H H O •M CQ 0 •H cd - H

M3 > +-» W G en rH G 13 en en en 13 G

Cd O -H LO 0 O 0 o cd C 0 -H •H cd cd G 0 0 VD 3 O r i ftlflH-d H ft -M xi cd o 1 3 U X rH t—3 0 G 1 3 +-> cd ft

a

' • G 0I I cd 3 I i o g co I \3 CU en

d d O H 3 o d

- C S u o cr-ö G C - H > CE D O O rH ü C4J 13 MH J=> W P O H

•M -H ftrH 3 O •M C

d> rH o en O 0

13 Ü T3 G G id

r i - a CÖ O (Ü

O 0 > 3 O

1 3 p U) [ h O ^ ' n

c O 0 G O

cd 0) en V) e/j w • 0 3 0 C ~ o c r

•H m -H o O rH O rH 'H U H H U T) . O 03 3 U C3 ]p G -M o -H (UH-tJ ft 3 w T3 > "Ö O-H

o c g 1 3 en

cd O 0 O O G

UTdcn-HiA^cdO O C Ofû 0 u > • M 0 R H C D 3 £ 0 ' H

O - H XZ P £ • H CT, Cd C O HD rH H «-cd * H V—*

X O cd rH G G rH

•H TJ ft cd cd OXl G

PQ - H G ft 3 - H O

3 C 0 G G - H

cd bû\0 G en G

I H 0 * H 0 0 p cd 0

R IFL u B Û F I 3 H FT

• cdl - CAIGI o l

5 S

• a

o o Cd U Ü

3 X rH

U • o 0 C > o +->\o H c: -H C-.

0 U T -Ë CD M in ft o ï ) m " W ft-M - H

O G G H F L - 0 3 G

0 cd O -H bjo o

1 3 M G C G U

0 O 0 O

cd > i d > O i 3 U Cd C C G cd •H t j o 1 3 H + J £ U 0 - H X> cd cd -OH

\ p o cd ft cd 0 i 3 cd 3

x i 1 3 cd 4-> +-> cd G 0 O U en cd -r-, cd 0 CM O ft 3

c o t d 0 en cd

O CO O G r H

•H I— VH O H G Cd 1 3 G . O G Q X C CD •H 0 ft (D « o n o :

cd W rH </) T 3 • cd 0 S v) i—3 Cd H (D ^Cd Cd 0

(47)

c/> <

»

O 1—1

Cd Cd! .

X i- • o o c- cd 3 3 U CT" tO • —

o I I

tO

tO P P

- O cd cd C " d H cd o o

O O X 3- H c d C J O

H - O C CJ u V) - H 0 CU 3

cd t/> +->

C/>| .

NO o O P 3 4-» CT to 0 O Vi

RD Cd Cd H - H G - D - H 3

3

3

0

O O u 3 CU cd O P er E T3

4-> O - d n ' H

o G cd cd 3 cu •H p- 3 P

to PH Cd to "H E +-> P

cd o

o cd X NO d u o o U id 3 o • H 3 U

- d H - H

cd es to -r-í O Cd

P H r-PwX

E

M 10 3 P O

3 O r H O 3

cd P

Td P«H 3 o

•» cd o

•H cd Td c cd to P cd o -3 O Cd +-> to p- 3- CO O

E O P

+-> Td •p to cd cd cd

3 P O co E Cd -H H CD

CJ o

PH 3

> o x 3 P

PJ Cd - H P 3 to P tJ

_ 0 c d 0 0 c d 3 0

r w £ o

H t3

P 3 I O I NO O CIO TO • H -4-J O 3

O 3 3 O

• H 0 I—t CJ KT, O - X P Cu O *> O

to u o

• H 3 3 3

•d 3 P 3 > O P

cd - H -PH O

3 > X X

(U o o 3 « O U

X CO O O

cd NO -o -d

p H T/)

o o ^ id 3 3 3 O X Q O O • O > P o o co co p

P-rH to < o o r t3 o

o P

• H o

p -P cd U +-> NCd 0 p p cd P cd p 3 O V) 0 - P O 3 O •H Td P 3 0 O-+-> 3 C •H NO 0 H cd 3 Z +-> • H o

P TD o

c N O H u CJ 0

—(

o

u

cd P P O 3

•H 3

P P NO r—1

E 3 CJ

o

*d e NO 3 -H O CJ

p-T - H

<p *d

Ned Cd P P TE P

o <-» cd PH PH

X

H cd

X -p 3 NO O PJ Ptd < o

o

r-P vD Ci

(48)

• H I - H |rH - O ' ' • W I O I Gioì - ' ' H (D ni -H -H ~H O H CD CD G l I Cd G ' ' < D O O • -H O -<-> C/ì I »

E N 4 _ > - H X G - H OI G , O C O CÖ I o 3 ft • H - H ' D C U D C3

G G O V) C « - H X I \ 3 c O - H H ( 5 O C D ^ T R E TÍ T 3 3 3 TN U H H

cd cd G - (D t/) U Ë ftO ÇUrO U H O H û 0 - H < D +-> <D cd O - H CD c o " i l a i i i  k ® 5 i n g X f f l ' H d ) d u h - o c ) t n a n ftp u S d O ' H ( j O) cd O ft - H O cd r H -H X CD G X cd d O cd O v d G

cd H m G d > en P - H c u - d o o en d c D + - » c d +-> o H - H M <D

CrtAJ I^OCD- H - H O ft U U C-rH CD - H cd ~ D - H . H C d O G G O H

H w O Q > s e c : 3)-H 0 Cd 3-d fi u w O-H O ffw U+J-d O 4-> .o cd en

ft d > G O cd :z> en W> 4 - »Î H P O U G CJ H G G H en o u - H Î-. cd Qj O H O H g cd ^ 0 0 f i w u c d i f l ' d c 3 w 0 j c 5 3 t f i 0 j 3 0 £ 3 ' d rt-j r H +-> G O O G •» g CD o - H .g CD en < D c d c d O c d > + J c n c d G o " h -H cd

«D cd > » G O -M T ) W H cd < D O X G G H \ c d G- H e n C - H ft en O G

Cr r t < D U O G O r H ftUi/lP^COOOO i—< cd O +-> \0 Td cd G rH CD -H . e/)r-H-H d) fl H G W G W O CJ G G O O H H H ^

• H cd u 3 H - d X o w c D c d ^ G c d c D - r H c d ^ G G - O cd H e n e d u u cd CD E V D d cd E c r G + J G C O U O c n c d & û c d e n o CD CD d . H - H - H +-> G CJ G cd - M cd cd FT \ 0 E G c d O G H c d e n c d - H d d G G

(/> rH u O O o CD > X - H H O - d H H h ftO.HHH O H O Cd rH O G G Cd - H

• H J D G " H CJ LH r H (D G fl) fi Cd Cd W Cd E U G U £ P H Ifl £ O O O O d U

H vH o r H « - d t d w) - d o c u ft o t n cd ft - H CD o o S ^ d E d o rvft 3 G Cd cd - H G ^ h G O oved O G H t d C d H t d 3 'H n n w d G cd

rH O-H G G Cd G G G H H + J O W Í H PVH rHCftCngCncdCdG CT r H

eded c D« 0 0 e D- H+ - > c d- H\ o u er - H G O d) vi E d i 3 O G i-. G d u en , G *cî- - H G cd £ - M G G O O C j v O O f t v u G- H ~ ? - . c n O G + - > - H G O

( D C D G cd cd cd O G G G G O U - H - H d G G G « 0 c n f t i 0 U C e n 0 0 d

+_> O H CD £ +-> O rfi Cd U £ -H rH ft O CdCD •< G "M GO- H r H O -H G FT

G o u cd d c n + j ft o *4H cd O cd G H d e j cd <D G H O e n d o o o

~ +-> C - H - H C N G Cd V H G G +-> CD cd cd cd O) r H - H O O f t E d ^ G G O C D X H C D < FT H C o ft-H 4 J D D D P H G - M c n G g o o c d +-> ^ o o d d c o d O d O G G C c r o o . o o d , o G

<n-H -H G cd O O O cd c D O C d H O < D \ c d O G - H C D C d ' O O O^ D O - H O O O G O

CQ G u £ c j d d d e n o E O - M E G + H c r u e n H C G H U c n + J O G d c r o CD - H

•H

O ft

CM LO

C7>

G

O 4->

O O ft

en

cd

\ H

G -ft

O bû C

cd ft

o

cd ft

o

• H FT

1 c d , o 1 1 •M I d cd i

• H cd G H CD c en +-> O d V D O en • H X

O ftft G en

ft CD O O O d H ft-H H

O CD G G

> cd d en cd <D O H H d G en C G Z G <D \ 0 CD cd

O G • H en G O en o O CD O d • H G G 4-> G o O ft G d o G G O O cd ftft d G O d • H (D •i—i

• H ~ G cd CD

en O 4-> O E G G Cd d • H cd O c r d

> en cd *H cd

• H cd cd • H b û G G G H G CD O O CD H CD d o 4-> d cd • H d cd cd cd

ft en E H

c cd en

O - H G en \cd U G O CD E

(49)

I V li '

co <

w Q

CO T— LO O en Ci

< i— »—

CJ u 1 1

C O LO vO

tí LO O

tí cn Ci Ci

T— r—

W Oí « S O z

•H Ics •Hi I -HIOI-HI

1 •H Ics II 3 I P P 1 O tn U rH 1 D <D cd P I—1 to rH 3 p X •tH O p tí P cd c o * er o -Np

> 3 o o i—i id o > cd tí

03 P tí • tí to u c - H P

G P 3 o O NCd 3 P C VD C 3 3

© 3 P o u E P O 3 -H tí P O P««H Td • H cd p Td > u cd o co cd tí +-» r H CO 3 - H - H 3 O P

O - U •M \cd to O 0) C > I / L H IFL O C cd C P O 3 P O O - H o • H cd 0 bQ P C O • tí © P rH • H P rH to O cd cd tí CO to 3 tí

u O O • H tí co o o -H cr c -H • H P CD P r H u o Td cj NO id NO CQ

CO cd Td S

o O di p m öl o O cd Td S <D • H > tí o • o cd Td tí co

tí o P tí o X +-» f-1 »—5 T 3 » H 0

to cd P p o C CO Cd C O •Td • H rH O r. O tí O c C - H > -Cd

Td to c > cd cd • H r H O - H tí O O +-> <D CD AO p P E cd TÍ P 3 M to

X P P O o cd cd • H cd cd 2 -H W

tí u N H ÇL, u - - tí

to O r H cd P 0 C 0 cd - 0 r H

O to O o O Td C VD 3 H \ 0 3 0 0

P > o P cd O -H 3 P H 3

O p p o p O H3 u u P H u-d P O cd 3 to O «H O 3 <0 O -H cd O 3 O böTd 2 o tí 3 p P W tíid -Td E 0

p 0 Td

3

p 3

0 0 p

CJ -M 0

tí 0 tí

< 0 0

0 tí CJ

co < y—i tí G

tí CJ

>—3

tí < tí

CJ t-H »—3

to

ol « p| i » • Ol 1 -H 1. •H|OI « ol 1 ol « II 1 O -H P rH 1 c P 0 0 p cd p 0 c o > cd e e «-H O 3 u c -H Td C

títí 0 3 to -H NO 3 tí to P O NO -H rH co P 0 tí CÖ C - * H - H 0 Td p tío O O

3 c 3 C O O tí C p Cd -rH P U P

tí 3 to • X NO 3 T d 3 X -tí tí P • H C

3 T- « • H P O cd 0 C O û - H

0 0 0 C 3 O - H — T d P rH to • p • 0 0 NO

ÖC'Td 0 •• NO u ce p 0 O 0 C f O T d T d rH O

P 0 •H O O IO C O U 3 c 0 O

Cd c 0 > U P c C 3 -H O E u • 0 to u to

U NO • H - H 3 O cd O P P P O 3 0 0 p 3 O O

•H r H +-> C ' H r H U P C d t í P rH T d > C ' H P rH •H 0 X 0 • H r H tí O P 0 c 3 • H 3 P O 3

E cd • H T — i T d tí Cd tí'H 0 t-H P 1—,- Cd •H C

0 tí tí p - H Cd r H O tO O - H to cd cd C P rH O

3 P O O tí PI P Td U O C P O «H X-H 0 O O X O O • H P 0 P U 10 • H U

3 Td 0 U CO * P > N Pi P CO to p tí cd

NlH Cd P cd CM 0 C 'H 3 O to p - H r H 0 C

P rH O C -rH M O C tí 0 0 c 0 > to

0 P O C • Cd E D cd to 3 tí-H Td - H 0 - •

P 3 C -H NO O to H 0 U NCd C E C C co CO

0 O 3 • H T d cd tí E « E O T d C 3 cd O O

0 0 £ M U -H E •> O P 3 NO r H r H rH

tí -3 3 -rH O 3 P O r H O to 0 •— P -H to - tícd cd

• H P to E NH 3 GC 0 P cd -H to >-vU Cd C C

cd Td p 0 P P P to u u Td 0 cd u co O 0

tí 0 3 rH P 0 - H Cd C * H O -H cd 3 O P O O - H • H

u tí O P, 10 CO rH O tO p > - o C O Û C P H M U

P O P O Di

O tí z

o

tSj t—I tí w

o

Q

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (195 página)