La cultura organizacional del Sector El Almendral en Valparaíso y su incidencia en la Prevención de Riesgos Locales. – Revista El Topo - Sociología Cultural y Urbana ISSN: 0719-3335

18 

Texto completo

(1)
(2)

Revista Eltopo. No.4. 2015 ISSN:0719-3335 119

:(pp.118 - 135)

Resumen

El siguiente articulo es el resultado de una investigación desarrollada en la ciudad de Valparaíso durante el año 2012 que pretendió realizar una aproximación a la Cultura Organizacional del sector El Almendral. Desde un enfoque cualitativo, se trabajó sobre la Prevención de Riesgos Locales tomando en consideración tres organizaciones so-ciales (Junta de Vecinos 128, Asociación Comercial del Mercado Cardonal y la Corpo-ración Por un Valparaíso Unido); su memoria e identidad local colectiva, interacciones humanas (intercambio de contenidos culturales), prácticas organizacionales (aprendi-zaje y resolución de problemas sociales) y el desarrollo de Capital Social Comunitario.

Los resultados dejan de manifiesto la relación entre los factores del Riesgo Locales,

las condiciones de Vulnerabilidad Multidimensionales y las capacidades de Resiliencia Locales (a nivel comunitario).

Palabras Claves:

Cultura, Organizaciones Sociales, Prevención, Riesgo Local, Memoria, Identidad, Prác-ticas Organizacionales, Capital Social Comunitario.

Abstract

The following article is based on a research developed in Valparaíso on 2012, which in-tended to make an aproximation to the Organizational Culture within the neighborhood of El Almendral. From a qualitative approach we worked on the subject of Local Risk Reduction taking in consideration three different Social Organizations (Neighborhood Council N°128, Trade Association of the Cardonal Market and the Corporation for a United Valparaiso); their historical - collective memory and local identity, human interac-tions (exchange of cultural contents), organizational practices (learning and problem resolution) and the development of Social and Community Capital. The results leave substancial evidence of the link between Local Risk factors, Multidimensional Vulnera-bility conditions and Local Resilience capabilities.

Keywords:

Culture, Social Organizations, Prevention, Local Risk , Memory, Identity, Organizational Practices, Social - Community Capital.

(1) | Javiera Ávila

Antropóloga Social. Bachiller en Humani-dades y Ciencias Sociales, Licenciada en Antropología Social. Universidad Austral de Chile.

1

(3)

INTRODUCCIÓN

Al hablar de Cultura no podemos desprenderla de su carácter colectivo y com-partido, por lo que es importante entender con un enfoque cultural tanto las prácticas organizativas como las formas de organización social. A grandes

ras-gos vamos a entender la Cultura como un “patrón de significados transmitidos

históricamente, incorporados en símbolos, un sistema de concepciones here-dadas y expresadas en forma simbólica, por medio de las cuales los hombres comunican, perpetúan y desarrollan su conocimiento y sus actividades en re-lación con la vida” (Geertz, 1987, pp.103). Por lo mismo consideramos que el concepto de Organización se entrelaza al anterior, si se plantea como “formas sociales inmersas dentro de contextos culturales plurales y por tanto, porta-doras potenciales de una multiplicidad de culturas diferentes, coincidentes o sobreimpuestas” (Sánchez op. cit, 2006, pp.382).

La Cultura por tanto, es una especie de pegamento social que cumple

concre-tamente una función en la definición de los limites diferenciales entre orga -nizaciones, generando un sentido de identidad para los miembros de éstas, facilitando paralelamente el desarrollo de un rol y compromiso colectivo e indi-vidual no acordes a intereses o deseos personales (Katz; Kahn, 1986). Genera unidad y un sistema de normas de acción - discurso que se retroalimenta y enriquece con la acumulación de experiencias y contenidos individuales y co-lectivos.

(4)

La inquietud por trabajar en torno a ésta temática, nace bajo el alero de la

ob-servación realizada en terreno sobre el trabajo institucional de la Oficina Regio

-nal de Emergencia en la V Región y específicamente en la ciudad de Valparaíso.

La Institución a cargo en conjunto con la Municipalidad, si bien poseen una estructura institucional fuerte en el manejo/preparación/monitoreo de emer-gencias, es más bien lo que denominamos una ausente presencia que deja un vacio no sólo en la gestión del riesgo a nivel local en su totalidad si no una muy marcada falta de Prevención a pequeña escala.

A partir de ello, nos adentramos en la Cultura Organizacional del sector para

verificar si concretamente existen formas de organización social evocadas a la

Prevención de Riesgos Locales, fundamentada en las condiciones de Vulnera-bilidad Multidimensional del Barrio, las Amenazas de origen natural y/o antró-pico, y las capacidades de Resiliencia.

Con un enfoque netamente cualitativo, basado en la unicidad (particularidad),

flexibilidad metodológica (método etnográfico) y progresividad interpretativa (es -trategia hermenéutica - dialéctica) de un Estudio de Caso (Solano, 2005; Stake, 2005) es que indagamos y caracterizamos la Memoria Individual y Colectiva de los miembros de las organizaciones sociales, sustentada en sus historias de vida y construcción de la identidad grupal. Analizando paralelamente los intercambios de contenidos culturales, prácticas organizacionales y desarrollo de Capital Social Comunitario. La articulación de estos elementos nos permitió profundizar no sólo en la Cultura Organizacional del sector si no también en la Cultura del Riesgo y sus implicancias en el quehacer colectivo del sector.

Memoria e Identidad Colectiva en relación al

Riesgo Local

La Organización Social es una instancia para recordar y pensar en comunidad renovando y completando la memoria colectiva (Halbwachs, 2004). La misma

sustenta la configuración de una identidad local colectiva (familiar y disímil), y

(2) | Vulnerabilidad, Amenaza y Resiliencia son los tres conceptos que contribuyen a la definición de la categoría “Riesgo”, sobre todo al abarcar la Prevención dentro de la Gestión del Riesgo.

(5)

los testimonios de sus miembros sobre recuerdos, vivencias y experiencias tanto individuales como grupales nos otorgan un atisbo (imagen) de las Orga-nizaciones Sociales del Barrio El Almendral (1. JV 128, 2. Asocomercar y 3. Cor-poración por un Valparaíso Unido ) y su implicancia en la gestión del Riesgo Local. Por lo mismo deberíamos concebir esta Imagen auto-adquirida (Pollak, 2006) sobre las Organizaciones Sociales del sector como la manifestación del sentimiento de identidad y entenderlo como un fenómeno construido social y colectivamente que respalda sus representaciones de sí mismas y percepcio-nes por parte del resto.

Si bien las Organizaciones Sociales se constituyen (objetivos y metas) diferen-cialmente de manera 1. funcional/vecinal, 2. gremial/comercial y 3. platafor-ma ciudadana, éstas poseen motivaciones e intereses en común (socializar, cuidar del barrio y ser parte de una organización que vele por el bienestar de la comunidad) que sustentan una Cultura Organizacional dentro de un Barrio

con una memoria e identidad colectiva bien definida. “CPUVU: Muchos socios

fundadores de la Corporación eran antes presidentes o dirigentes de Juntas de Vecinos u otros (...) Y empezaron a ver que podían hacer, a conversar, y llegaron a esto de formar este grupo de ciudadanos con ganas de hacer cosas por la ciudad que tanto queremos” (17/12/2011, Valparaíso). El fragmento representa el vinculo y entramado existente evocado al mismo proyecto social (razón de ser) mancomunado que le otorga la cohesión social necesaria a los colectivos individualmente y en su conjunto (Gili, 2009), como a la vez la

asig-nación diferencial de sentido a los colectivos y un significado (valor cultural y

social) a su Barrio y Ciudad.

Ahora es importante destacar dentro de la Cultura Organizacional del sector, el desarrollo de Capacidades ligadas al Capital Social Comunitario. Éstas pun-tualmente consisten en las Capacidades de Adaptación, Pertinencia y Perma-nencia.

En primer lugar, la Capacidad de Adaptación sugiere que “el pasado dejó mar-cas en las formas de pensar y sentir, conservadas inconscientemente y repro-ducidas por ciertas personas o miembros y en ciertos contextos externos e

(3) |Se hace referencia a testimonios re-presentativos que sirvan de sustento prác-tico a los planteamientos teóricos.

(4) |Abreviatura: CPUVU.

3

(6)

internos” (Halbwachs, 2004, pp.68). CPUVU: “Trabajamos con comisiones de trabajo, y dependemos de la autogestión de cada uno, porque si esperamos que nos solucionen las cosas no nos funcionan” (19/12/2011, Valparaíso). Con ello se plantea que los colectivos se sobreponen a un pasado - presente problemático y de forma organizada, han actuado sistemáticamente de manera resolutiva (auto-gestión).

En base a este mismo fragmento es posible desprender la Capacidad de Per-tinencia donde se esboza la manifestación de una imagen y sentimiento de identidad, persistente en la memoria por la conjugación de un hecho asociativo (Pollak, 2006): “El Problema sin Resolución” y la conciencia local sobre éste mismo.

Finalmente, la Capacidad de Permanencia hace referencia a un escenario crí-tico que experimentan las organizaciones sociales y a una actitud frente a las situaciones presentes, “Es necesario potenciar a las Juntas de Vecinos ya que están desapareciendo todas con sus representantes que están quedando vie-jos y porque además las autoridades (no todas pero la mayoría) utilizan a las

juntas de vecino para fines personales y propios, entonces no dejan que se de -sarrollen las organizaciones por si solas” (14/11/2011, Valparaíso). Es en éste punto donde los lazos y relaciones casi inquebrantables (de amistad y años de trabajo) cimentadas por el imaginario social colectivo (Gili, 2009) permiten en-frentar a los Hitos y/o Problemas y terminan por fortalecer la unión y cohesión social dentro de los grupos (Pollak, 2006); es el pegamento que los mantiene activos, unidos y funcionales.

(7)

construye a partir de hechos, acontecimientos o sucesos que responden a una proximidad (cotidiana) y lejanía (inesperada) en relación a los individuos que los experimentan y recuerdan.

A partir de una apertura en la Memoria Colectiva de los sujetos definimos el

Riesgo como, “lo que nos afecta directamente a todos, mas a unos que a otros”; “el miedo a lo desconocido a lo que puede suceder”; “que viene en un momento, y ahí cada uno depende de la situación y decisión que va a tomar”; “la forma en que reaccionamos”; “el instinto versus lo que sabemos”; “está ahí todos los días alrededor de nosotros, esperando a manifestarse” (Compilación fragmentos de Entrevistas 13/11/11-26/10/11-19/12/11, Valparaíso). Ésta

definición (Maskrey, 1993) se mueve entre la incertidumbre sobre las Amena -zas y su daño o impacto, la conciencia del entorno (Vulnerabilidades) y las

po-sibilidades de Reacción de los sujetos (Resiliencia). Presentan una definición

aterrizada a la realidad sin una sistemática visión de Manejo del Riesgo (como la posee la institucionalidad a cargo).

A continuación presentamos dos Esquemas sobre la Construcción Social y Co-lectiva del Riesgo Local a partir de los Factores de Rutina y Novedad (Pollak,

2006), derivado de lo que los sujetos logran identificar como componentes del

Riesgo <Vulnerabilidades y Amenazas> (todas vinculadas entre sí).

Figura 1:

Construcción Social y Local del Riesgo - Factor Rutina y Novedad

Fuente: Elaboración propia (5) |Ministerio del Interior.Oficina Nacional de Emergencia del

(8)

En el primer Esquema (Factor Rutina), se evidencia que lo sujetos homologan el concepto del Riesgo a los factores de Vulnerabilidad Multidimensional del sector. Todos ellos hacen alusión a un conjunto de falencias locales que pueden

afectar a la comunidad y específicamente a sus colectivos frente a un suceso

desastroso o la continuidad de éste (Busso, 2001). “Yo veo esto de la seguri-dad y de vivir decentemente en nuestro sector. Porque está realmente conta-minado. Lleno de mugre y basura, parece el basurero de Valparaíso y estamos hablando del Almendral que es Patrimonio” (14/11/2011, Valparaíso). Aquí se presentan Riesgos Físicos que afectan la Imagen Visual del Barrio (Comercio Informal, Delincuencia y Suciedad en calle Uruguay, Yungay, Brasil, Chacabuco, etc.) y Riesgos Sociales y Culturales que atañen a la Acción Social Colectiva (Desaparición de Organizaciones y Abandono del Barrio Patrimonial por Admi-nistración Comunal).

Dentro del segundo Esquema (Factor Novedad), el Riesgo se homologa en éste caso al factor de Amenazas o Peligros que puedan afectar al sector y son perci-bidos en cuanto a una previa ocurrencia y/o experiencia social dentro del Barrio o experimentado por un miembro de los colectivos. “Las vías de evacuación, por ejemplo el otro día yo supe que no había que irse por la Av. Argentina, había que

irse de inmediato para Barón, porque eso es como una roca, es firme. Entonces

eso yo ahora lo tengo claro, pero por Av. Argentina es muy peligroso. Y tenemos

Figura 2:

(9)

que pensar que siempre vamos a tener Tsunami y terremotos y vamos a estar

siempre expuestos” (28/11/2011, Valparaíso). Se identificaron Hitos en la his -toria del sector (Terremotos 1960/1971/1985/2010, Incendios , Instalación del Mall Barón) que son fundamentales en la génesis de la experiencia (adqui-sición de conocimientos y aprendizaje) frente a una Emergencia y el traspaso de ella a otras generaciones.

Ambas configuraciones esquemáticas nos enseñan que materialmente el Ba -rrio se encuentra Vulnerable (problemas latentes sin solución), pero social y co-lectivamente poseen el conocimiento práctico necesario para comenzar a auto gestionar el Riesgo local (con necesarios recursos e interés público-político) en el sector.

Interacciones Humanas e Intercambio de Contenidos

Socioculturales

Es importante tener en cuenta que “el significado no está ni en el objeto o even -to estimular ni en el individuo, sino más bien en el encuentro (o la interacción) en un momento y lugar particular, en términos del lenguaje de la perspectiva del desarrollo” (Ballesteros, 2005, p.233). Por la misma razón es que dentro de ésta investigación se observaron las interacciones humanas internas y ex-ternas a las organizaciones sociales en ocasiones de orden informal y formal generadas por socialización, lazos de amistad y participación e integración en actividades locales (Proyecto “Reconstrucción Cómo Vamos?”, Campaña con-tra el Mall Barón y Proyecto “Red Comunitaria El Almendral”). Es a partir de estos espacios, donde se evidencia el encuentro entre el individuo y el objeto

o suceso (De Grandpre, 2000) y la posterior atribución de significado (indivi -dual) para luego colectivizarlo por medio de la socialización o interacción con su contexto cultural plural, heterogéneo y portador de cultural (Sánchez, op.cit, 2006).

(6) |Incendios Estructurales - Riesgo en-démico o mas característico del sector y la ciudad en su totalidad.

(7) | Dentro de la Organización Social

(8) | Inter-organizacional / Inter-institucio-nal

6

(10)

La consiguiente importancia del significado de Prevención otorgado por los

miembros de las organizaciones sociales está íntimamente relacionado al con-cepto de Riesgo y su contextualización al entorno local. Donde para ellos es ,

la forma de vivir y experimentar el riesgo antes que suceda una emergencia o suceso dañino.

Ahora cuando nos evocamos a las interacciones humanas internas en ocasio-nes informales (cotidianas y espontáneas) y formales (premeditadas y predeter-minadas) en cuanto a los contenidos culturales sobre la Prevención de Riesgos

locales, identificamos la necesidad de: a) Cuidado Personal (a nivel individual),

b) Seguridad (a nivel familiar) y de c) Conciencia Social del entorno (dentro del grupo).

a) Cuidándome a mí mismo, cuido del resto (14/11/2011, Valparaíso). - Percep-ción y experiencia individual sobre el Riesgo y la PrevenPercep-ción.

b) Después de vivir éste terremoto, nos dimos cuenta con mi familia que

ha-cíamos muchas cosas mal, y bueno al final uno tiene que cobijar a sus seres

queridos (12/11/2011, Valparaíso). - Acuerdo y asignación de roles y funciones en caso de Emergencia.

c) Es difícil de explicar, pero acá todos conocemos nuestro Barrio (...) y sabemos por donde estamos cojeando y cuáles son nuestras fortalezas (16/10/2011,

Valparaíso). - Desarrollo de Identidad Colectiva y Capacidad de identificación

del Riesgo (Preventiva- Resolutiva).

Todos estos contenidos fluyen en el entramado social del sector, reafirmando

la identidad colectiva, cohesión grupal y aportando a la constitución de una Cultura del Riesgo de orden preventiva.

Cabe mencionar, que las interacciones humanas externas en ocasiones

forma-les son instancias donde existe un contacto con identidades y significados de

diverso origen social-organizacional y social-institucional que muchas veces se complementan o contraponen. En éste caso, la participación de las organizacio-nes sociales en eventos como los Consejos de Monitoreo Local en el marco del

9

(11)

Proyecto “Reconstrucción Cómo Vamos?”, reflejaron una visión crítica, integral, firme y contextualizada en torno a la formulación de los factores en la Gestión

del Riesgo. Donde se replicaron los contenidos culturales sobre Prevención y Riesgo (generados internamente) en contextos externos a las organizaciones sociales.

Los miembros de las Organizaciones Sociales del sector, configuraron la Pre -vención como una instancia integradora y de complementariedad en base a los acuerdos dentro de sus colectivos respectivos y el consenso entre actores locales individuales y colectivos sobre los temas y materias que necesitan re-solución en el barrio (Grotberg, 2001). Aquí los lazos de amistad y objetivos en común, generan un canal análogo de comunicación y lenguaje; y por tanto de

significados construidos y legitimados en conjunto elevados a una plataforma

comunitaria de pensamiento y acción.

En contraste, al plantear que “nosotros necesitamos información, que nos pre-paren y nos entreguen las herramientas necesarias para poder reaccionar bien ante cualquier cosa” (14/10/2011, Valparaíso). Podríamos decir entonces que existe una clara atribución dirigida al Estado, lo que Beck (1991) plantea como una necesidad imaginaria (subsidiaria) que no permite efectivamente

desarro-llar de manera eficaz y concreta una Cultura del Riesgo. Los sujetos poseen los

contenidos, la experiencia local y las herramientas sociales y las motivaciones individuales y colectivas para prevenir de manera sistemática (Aguirre, 2004);

pero prefieren esperar a la institucionalidad para que ésta les sacie su hambre

de información técnica y conducta racional-estandarizada.

La crítica desde el postulado de Ballesteros (2005), apunta a fomentar los

sig-nificados construidos social y culturalmente en base a la interpretación local

sobre el Riesgo-Prevención, siendo la información un complemento (no inver-samente).

Afinando lo anterior, planteamos que las interacciones fuera de los colectivos

(12)

dependencia existente y necesidad de validación por parte de las autoridades e Instituciones a cargo de la Gestión del Riesgo (Prevención).

Prácticas organizacionales y el desarrollo de Capital

Social Comunitario

Como vimos anteriormente, no es posible hablar sobre Prevención sin incor-porar el Riesgo: Amenazas, Vulnerabilidad y Resiliencia (Huezo, 2004). Y los miembros de las organizaciones sociales del Barrio El Almendral vinculan en todo momento el Riesgo-Prevención a las Problemáticas Multidimensionales y Locales. Los acontecimientos se transforman en problemas sociales (Schein, 1986) cuando los colectivos en base a decisiones consensuadas deciden de-sarrollar practicas de forma organizada para resolverlas bajo ciertos intereses colectivos. Para este caso, las practicas organizacionales (repetición y continui-dad) son un combustible que permite el funcionamiento y existencia sostenible de una organización y moviliza todo lo que ello conlleva.

Al observar una perspectiva de acción preventiva por parte de las organiza-ciones sociales, se evidencian tanto patrones adaptativos al entorno como la integración de factores externos a su estructura cognoscitiva y funcional. Ello nos habla de un procesos de aprendizaje (conciencia local-territorial) y resolu-ción basados en formas de percibir, pensar, sentir y compartir los problemas de manera individual y colectiva (Cultura Organizacional).

Estos procesos de aprendizaje y resolución en relación a las practicas organiza-cionales están íntimamente relacionados con la Capacidad de Resiliencia que una comunidad local y organizada puede tener y desarrollar; y/o el desarrollo de Capital Social Comunitario.

(13)

(Administra-ción Comunal) y la posibilidad de Desapari(Administra-ción de las Org son definidos por

los miembros de los colectivos con una amplia conciencia sobre las causas y efectos que éstos tienen en su entorno inmediato o futuro. Al conocer el

fun-cionamiento de su realidad local, estas organizaciones pueden identificar las

necesidades y potencialidades (individuales y colectivas) para elaborar un plan de acción preventivo, organizado, consensuado y contextualizado.

Esto es fundamental, ya que al no tener una respuesta/solución concreta por parte del Gobierno de turno, comienzan a socializar el problema hasta llegar

a un consenso sobre él y a una especie de fiscalización comunitaria (espacio

de reclamos formales de manera escalonada y por conductos regularizados). Producto de la necesidad (propia y no impuesta) y la ausencia de una solución, las organizaciones proceden a vincularse y auto gestionar recursos (humanos,

financieros, materiales y sociales) no estatales para la realización de activida -des de diversa índole. Es aquí donde comienza a materializarse un proceso donde las organizaciones sociales del sector ansían una independencia del Estado y desean ser capaces de resolver los problemas del sector de manera local y colectiva. La aparición de Organizaciones como la Corporación por Un Valparaíso Unido y proyectos como la Red Comunitaria del Barrio El Almendral, representan los primeros indicios de una transformación de los roles que cum-plen los colectivos locales en su sector que potencian la integración, vincula-ción y autogestión.

A medida que pasa el tiempo se fortalecen cada vez más la red de relaciones institucionalizada dentro de cada colectivo y entre grupos. Es en éste punto donde se induce el origen del Capital Social Comunitario (Bourdieu, 1985) (Portes, 1999) y su articulación con el término Resiliencia (Grotberg, 1996) (Aguirre, 2004) en contextos de Emergencia. Las características

anteriormen-te mencionadas (organización/planificación, recursos y lideres comunitarios)

sustentan la capacidad de una comunidad o localidad afectada por sucesos desastrosos y/o condiciones persistentes de vulnerabilidad a prepararse y so-breponerse a los mismos.

(14)

encontraban presente de manera permanente en cada organización social y en las dinámicas e interacciones de sus miembros, se manifestó en los relatos

individuales de sus miembros la existencia de lazos de amistad y confianza de

años de trayectoria que se ven fortalecidos por los problemas, intereses y nece-sidades en común (Durston, 1999). La coexistencia de éstos elementos (algu-nos mas desarrollados que otros) asientan las bases del desarrollo de Capital Social Comunitario basado en una identidad local que genera inputs culturales a la comunidad: rica memoria histórica del barrio y su socialización (generacio-nal), reiteración e instancias que fortalecen los lazos y mejoran la capacidad de cooperación y organización, elección de lideres comunitarios involucrados,

ac-tivos y potenciadores de las organizaciones (nivel interno y externo), y finalmen -te las relaciones de co-gestión entre los colectivos organizados e instituciones formales e informales. Tan sólo el tiempo y las voluntades (políticas y sociales) determinaran el curso del desarrollo de una Cultura Organizacional con un po-tente Capital Social Comunitario en el Barrio El Almendral.

CONCLUSIÓN

“Un Terremoto no solo evidencia falencias infraestructurales, sino también es-tructurales de nuestras instituciones y de la forma en que pensamos y somos ciudadanos en la ciudad que habitamos.” (Asistente a Cierre Cuenta Pública de Red de Monitoreo Participativo- El Almendral, 2011.)

Las Organizaciones Sociales del Sector El Almendral poseen una fuerte iden-tidad colectiva resolutiva y local, basada en la socialización de las memorias, historia y experiencias (individuales y colectivas) y una conciencia social sobre los riesgos próximos dentro del entorno que habitan- focalizada al bienestar de la comunidad.

”La idea acá es ser parte de algo que esté aportando y que genere cambios, es hacer lo que más podamos por esta ciudad que queremos” (Miembro Corpora-ción por un Valparaíso Unido, 2011).

(15)

de Adaptación, Aprendizaje, Pertinencia, Permanencia y Resolución locales sobre las Problemáticas Sociales asociadas al Factor de Vulnerabilidad Mul-tidimensional. Por lo que podríamos decir en base a su forma de pensar y actuar (practicas organizacionales) que contienen en sí mismas una cualidad preventiva per se.

Las actividades y discursos (relatos) observados y analizados respectivamente en el estudio del sector contienen una disposición de la acción orientada a la Resiliencia frente a los problemas sociales del sector, potenciando el desarro-llo de Capital Social Comunitario de manera espontanea y no forzada.

Ello demuestra las amplias potencialidades de la Cultura Organizacional de un Barrio icónico en la ciudad de Valparaíso en la gestión integral del Riesgo a nivel local y nos plantea la duda sobre cómo articular este Capital Social Comu-nitario con la institucionalidad y fortalecerlo para una concreta reducción de los múltiples riesgos que afectan al sector y a la ciudad en su totalidad.

La Institucionalidad a cargo de gestionar el Riesgo (Oficina Regional de Emer -gencia) es capaz de monitorear las Amenazas y desarrollar una respuesta

opor-tuna y eficaz, pero posee evidentes falencias en el área de Prevención. Difundir información y capacitar no es suficiente para generar una Cultura del Riesgo

territorial (local) e integral, y es en éste punto donde la Cultura Organizacional

de Valparaíso (específicamente del Barrio El Almendral) puede aportar enorme -mente (si es que existe tanto la voluntad como la intención de articular ambas visiones y prácticas) para gestionar correctamente el Riesgo y concretamente Prevenir para y con la comunidad.

BIBLIOGRAFÍA

(16)

- Ballesteros, B. 2005, El concepto de significado desde el análisis del compor -tamiento y otras perspectivas, vol.4, (2), (pp.231-244), julio-septiembre 2005. http://www.scielo.org.co/pdf/rups/v4n2/v4n2a10.pdf

- Beck, U. 1991, La irresponsabilidad organizada, Revista Debats, núm. 35/36, (pp. 30-37). http://bddoc.csic.es:8080/detalles.html?id=188799&bd=SOCPO L&tabla=docu

- Bourdieu, P. 1997, Razones Prácticas. Sobre la teoría de la acción, Barcelona, Anagrama.

- Bourdieu, P. 1985, The Social Space and the Genesis of Groups en Theory and Society, Vol. 14 - No. 6, (pp. 723-74). http://is.muni.cz/el/1423/podzim2010/ SOC251/um/BOURDIEU_The_social_space_and_the_genesis_of_groups.pdf

- Busso, G. 2001, Vulnerabilidad Social: Nociones e Implicancias de Políticas para Latinoamérica a inicios del siglo XXI, (pp. 3-29). En: Seminario Internacio-nal, Las diferentes expresiones de la Vulnerabilidad Social en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: CEPAL. http://www.redadultosmayores.com.ar/

buscador/files/ORGIN011.pdf

- Butler, S. 1922, La vie et l´habitude, Francia, Nouv. Revue Française.

DeGrandpre, R. J. 2000, A science of meaning: Can behaviorism bring meaning to psychological science?, American Psychologist, 55, (7), (pp.721–739). http:// www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10916862

- Durston, J. 1999, Construyendo Capital Social Comunitario, Revista de la CEPAL, N°69, (pp.103-118), 1999 Diciembre. http://www.cepal.org/cgi-bin/getProd. asp?xml=/revista/noticias/articuloCEPAL/5/19255/P19255.xml&xsl=/revis-ta/tpl/p39f.xsl&base=/tpl/top-bottom.xslt

- Geertz, C. 1987, La Interpretación de las Culturas, Barcelona, Gedisa.

(17)

para el registro del pasado, (pp. 443-448). En: Martini, Y; Pérez Zavala, G; y Aguilar, J (comps.). 2009, Las sociedades de los paisajes áridos y semiáridos del centro-oeste argentino, Río Cuarto, Editorial de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

- Grotberg, E. 1996, The international resilience Project: Research, applica-tion, 53rd Annual Convention of ICP: Cross-cultural encounters. Miao, E (Ed.), Taiwan, Taipei. .

- Grotberg, E.H. 2001, Nuevas Tendencias en Resiliencia. En P. Melillo y E.N. Suarez Ojeda, Resiliencia: Descubriendo las propias fortalezas, pp.19-30, Bar-celona, Paidós.

- Halbwachs, M. 2004, Los marcos sociales de la memoria, México, Anthropos.

- Huezo, C. 2004, Sismos en El Salvador 1900-2001: Contexto. Servicio Nacio-nal de Servicios Territoriales, Abril 2004.

www.snet.gob.sv/Riesgo/analisis/SISMOSELSALVADORyCA.pdf>

- Katz, D; Kahn, R, 1986, Psicología Social de las organizaciones, México, Tri-llas.

- Maskrey, A. 1993, Los Desastres no son Naturales, Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina, Costa Rica, La RED.

- Pollak, M. 2006, Memoria, olvido y silencio, La Plata, Al Margen.

- Portes, A. 1999, Capital social: sus orígenes y aplicaciones en la sociología moderna. En J. Carpio, I.Novacovsky, De igual a igual. El desafío del Estado ante los nuevos problemas sociales, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.

(18)

- Schein, E. 1985, Organizational Culture and Leadership, San Francisco, Jos-sey-Bass.

- Solano, S. A. 2005, La utilización del estudio de caso en el análisis local, Región y Sociedad, Vol. XVII, No. 32, (pp.107-144). http://www.redalyc.org/ pdf/102/10203204.pdf

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...