SÍNDROME DEL PENE ARREBATADO

Texto completo

(1)

SÍNDROME DEL PENE

ARREBATADO

(2)
(3)

GABRIEL GUTIÉRREZ GIRALDO

SÍNDROME DEL PENE

ARREBATADO

La eyaculación precoz

(Sic) Editorial Ltda. Bucaramanga 2000

(4)

PRIMERA EDICION

Enero de 2000

DIAGRAMACIÓN E IMPRESIÓN

(Sic) Editorial Ltda.

Centro Empresarial Chicamocha Of. 303 Sur Telef: (97) 6343558 - Fax (97) 6455869

Bucaramanga - Colombia

ISBN: 958-8108-13-6

Prohibida la reproducción parcial o total de esta obra, por cualquier medio, sin autorización escrita del autor

Impreso en Colombia Nota del Editor

(5)

CONTENIDO

EYACULACIÓN PRECOZ ... 9 TEMORES Y PREJUICIOS, CAUSA DE MIL

PROBLEMAS ... 13 SUGERENCIAS PARA QUIENES

LA PADECEN ... 17 LA GRAN DEBILIDAD SEXUAL

DEL VARON ... 19 LA RESPUESTA SEXUAL DE LA MUJER Y

EYACULACIÓN PRECOZ... 27 CAMINOS QUE LLEVAN A LA EYACULACIÓN

RÁPIDA ... 31 PROCEDIMIENTOS ÚTILES E INÚTILES EN

EYACULACIÓN PRECOZ... 37 LOS DOS TRATAMIENTOS MÁS EFICACES ... 45 LA MUJER ANTE LA EYACULACIÓN PRECOZ ... 49 CINCO PREGUNTAS SOBRE LA EYACULACIÓN

PRECOZ ... 51 LA AUSENCIA DE EYACULACIÓN ... 55

(6)
(7)

7

EYACULACIÓN PRECOZ

Otro de los temas fundamentales que se deben abordar, es precisamente éste de la eyaculación precoz.

El hombre, en general, está amenazado por el problema de la prisa, de la relación sexual rápida y ello tiene una relación directa en la satisfacción sexual de su pareja. Puede decirse, que más del 50 por 100 de la población masculina tiene problemas de eyaculación rápida o precoz. Y siempre, detrás del problema, pagando las consecuencias de esta debilidad, la mujer y su grado de insatisfacción.

Los problemas de la eyaculación precoz son tratables, y más hoy, en una sociedad que ya ha reconocido la capacidad sexual de la mujer y su derecho a la propia satisfacción conyugal, cosa que se había negado hasta no hace mucho tiempo.

Todos los planteamientos que una pareja debe hacerse ante un problema tan real como éste, están incluidos en esta obra, que hemos titulado «SÍNDROME DEL PENE ARREBATADO», la cual hace referencia exclusivamente a esta gran debilidad masculina, la eyaculación precoz. Sabemos que la mujer requiere más tiempo que el hombre para llegar al clímax del placer en la convivencia sexual. Y somos conscientes de que, en general, el

(8)

8

hombre tiene muy poco en cuenta esta necesidad, que llevaría a la armonía. Pero, especialmente, nos planteamos otro tema: la incapacidad de poner freno a este comportamiento masculino que retrase y acompase su ritmo con el que exige toda mujer.

Con una serie de planteamientos orientativos y eminentemente prácticos, damos respuesta a todo aquel que haya sentido este problema, y a toda mujer que lo haya detectado en su pareja. No obstante, después de la orientación, sólo puede caber el esfuerzo del varón para acoplar su ritmo al de la mujer.

DOMINIO Y CONTROL EN EL ACTO SEXUAL

El problema de la eyaculación precoz es uno de los que íntimamente más preocupan al varón; podría ser uno de los temas más generales. Y sus consecuencias revierten directamente sobre la mujer y su propio equilibrio sexual. Cuando el problema subsiste, sin afán de corrección, las relaciones de pareja se resienten. Tiene tales dimensiones, que podríamos hablar de un 50 por 100 de hombres que, de una u otra forma, están afectados por un problema de eyaculación rápida o precoz. Y, sin embargo, el hombre de nuestro tiempo -todavía- no muestra su necesidad de comunicarlo ni de ponerle remedio.

A lo largo de este trabajo, tratamos de abundar en todos aquellos temas que mentalizan al hombre, que mentalizan a la mujer también, y a la pareja, a que es preciso poner remedio a un mal que a pesar de ser

(9)

9

tachado de frívolo, la inmensidad de las veces, tiene tan notables repercusiones en la armonía sexual de la pareja y afecta tan dolorosamente a la gratificación -mermada- de la mujer.

En algún caso hemos recurrido a la reiteración, precisamente por hacer énfasis en lo que realmente importa. ¿Importaría destacar que ante este problema, que es universalmente común, el hombre debe reaccionar comunicándolo y buscando remedios?. ¿Y que en esa búsqueda de remedios la colaboración de la mujer, más aún, la intervención directa de la mujer, es absolutamente necesaria e inevitable, para obtener algún éxito o para alcanzar la curación?.

(10)
(11)

11

TEMORES Y PREJUICIOS, CAUSA DE MIL

PROBLEMAS

La gran dificultad para vencer y solucionar el problema que analizamos, reside, especialmente, en un amplio abanico de temores y prejuicios que condicionan al hombre de nuestra sociedad. La eyaculación precoz o rápida, es decir, la descarga seminal que no permite a la pareja disfrutar plenamente de la relación sexual, porque ocurre en tiempo demasiado breve, preocupa y obsesiona a muchos hombres. Causa insatisfacciones y depresiones a muchas mujeres.

Pero el planteamiento sin reservas de esta fundamental y frecuente debilidad masculina, exige que él se libere de esa falsa vergüenza en los lindes de la impotencia o disfunción eréctil, tema analizado ya en nuestro anterior trabajo «Síndrome del pene aburrido», de ese confundir toda consulta y toda terapia con el reconocimiento de que algo falla en su virilidad. Y, por otra parte de la esposa, no escudarse en el silencio y la falsa comprensión para un día, desbordar la tensión acumulada durante años de relaciones sexuales incompletas.

& & & &

& Falta de información.

Para decirlo de forma explícita, que a algunos puede sonar duro, la eyaculación precoz sufrida durante años, sin buscar solución, es una consecuencia más del culto

(12)

12

atribuido al falo como símbolo de potencia. Simbología representada en la erección como impulso soberbio. ¿Qué hacen comúnmente los hombres que no pueden mantener un tiempo mínimo esa erección? Recurren a los remedios más peregrinos. Pomadas, fármacos, anestésicos, pócimas milagrosas que un amigo le trae de algún «porno-shop»...

Y olvidan informarse, consultar al especialista, buscar la ayuda de la otra parte de la pareja. Ignoran o quieren ignorar, que el problema reside en gran medida en la mente. Que, en consecuencia, procedimientos integrales, como la psicoterapia o la sexoterapia, son los más indicados. O bien cuando las causas son estrictamente físicas, no tienen en cuenta que una intervención quirúrgica o los ejercicios idóneos pueden dar excelentes resultados.

Quizá el nudo de la cuestión resida también en la enfermiza importancia que el hombre le concede a su propio placer. Sabe que la descarga seminal, lenta o rápida, le es suficiente para ser gratificado en el coito. «Gratificado», entre comillas, porque sostenemos que erótica, amor y relación sexual, cubren una dimensión mucho más amplia que el simple coito liberador de tensiones físicas.

En una muestra lamentable de egoísmo, renuncia a solucionar su deficiencia, olvidando que daña profundamente la participación amorosa de la mujer y, en definitiva, de la vida en común.

(13)

13

& & & &

& Claridad y sencillez.

Estas páginas contienen una información abierta sobre el tema de la eyaculación precoz, que -somos conscientes de ello- preocupa a gran número de hombres. No cubrimos con velos ningún aspecto, no utilizamos eufemismos para evitar decir las cosas como son. Preferimos siempre la expresión sencilla, rotunda y con base científica, a los paños de agua tibia del lenguaje oscuro y ambiguo.

Creemos que, tratado el tema con esta visión honesta y constructiva, hemos abierto la puerta a la solución de la debilidad sexual masculina. Solución que, como siempre, depende de una postura personal favorable a atajar el problema en sus causas primeras.

Nuestra pretensión es abrir camino, formar, asesorar. Si conseguimos que cada hombre o cada mujer que lean esta obra, sientan inquietud por una preocupación que afecta a ellos o a sus semejantes, nos daremos por satisfechos. Y estaremos también al borde de resolver muchos, muchísimos problemas.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :