International Journal of Psychology and Psychological Therapy ISSN: Universidad de Almería España

14  Download (0)

Full text

(1)

ISSN: 1577-7057 riptp@ual.es

Universidad de Almería España

Castaño, Elena Felipe; León del Barco, Benito

Estrategias de afrontamiento del estrés y estilos de conducta interpersonal

International Journal of Psychology and Psychological Therapy, vol. 10, núm. 2, junio, 2010, pp. 245- 257

Universidad de Almería Almería, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56017095004

Cómo citar el artículo Número completo

Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org

Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal

(2)

Estrategias de afrontamiento del estrés y estilos de conducta interpersonal

Elena Felipe Castaño* y Benito León del Barco Universidad de Extremadura, España

* La correspondencia sobre este artículo puede dirigirse a la primera autora: Escuela Universitaria de Enfermería y Terapia Ocupacional, Campus Universitario, Avenida de la Universidad, s/n, 10071 Cáceres, España. Email: efelipe@unex.es.

AbstrAct

Coping Strategies and Interpersonal Behavior Profiles. The objective of the present study was to describe the relationships between interpersonal behavior and self-reported coping strategies in a sample of 162 university students (125 females and 37 males) in general stress and interpersonal stress situations, using the Interpersonal Adjective Scales and the Coping Strategies Inventory. The results show statistically significant differences about coping strategies used by participants in both situations, and significant correlations between interpersonal profiles and coping strategies. We discussed the relationship between personality and coping from the interpersonal theory of personality point of view, and the concepts of coping styles and coping strategies.

Key words: interpersonal behavior, coping strategies, personality, interpersonal circumplex.

resumen

El objetivo del estudio es describir las relaciones entre el estilo de conducta interperso- nal auto-informado y las estrategias de afrontamiento en una muestra de 162 estudiantes universitarios (125 mujeres y 37 varones) ante situaciones de estrés general y estrés inter- personal. Para ello se emplearon las Escalas de Adjetivos Interpersonales y el Inventario de Estrategias de Afrontamiento. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en cuanto a las estrategias de afrontamiento utilizadas por los participantes en ambas situaciones, y correlaciones significativas entre los estilos interpersonales característicos y las estrategias de afrontamiento. Se discuten los resultados desde la teoría interpersonal de la personalidad, en cuanto a las relaciones entre personalidad y afrontamiento y el análisis de los conceptos de estilos y estrategias de afrontamiento.

Palabras claves: conducta interpersonal, estrategias de afrontamiento, personalidad, cir- cumplex interpersonal.

Lazarus (1966) formuló su teoría procesual sobre el afrontamiento iniciando un fructífero campo de investigación que en la actualidad contempla varias áreas de interés entre las que destacan las estrategias de afrontamiento que utilizan diferentes grupos de población, así como su utilidad y eficacia para adaptarse a situaciones de estrés (p.e., Samper, Tur, Mestre y Cortés, 2008). Lazarus y Folkman (1986) definieron el afronta- miento como aquellos esfuerzos cognitivos y conductuales constantemente cambiantes que se desarrollan para manejar las demandas específicas, externas y/o internas, que son evaluadas como excedentes o desbordantes de los recursos del individuo. Más tarde, este

(3)

planteamiento teórico evolucionó hacia una teoría de las emociones y se ha orientado hacia posiciones constructivistas y cualitativas (Lazarus, 2000).

Dentro de esta línea conceptual, la investigación sobre la relación entre estra- tegias de afrontamiento y personalidad, más en concreto el estudio de las influencias de las características de personalidad en los procesos de afrontamiento (Suls, David y Harvey, 1996), ha llevado a establecer diferencias entre dos conceptos que podrían parecer similares: los estilos de afrontamiento y las estrategias de afrontamiento. Para Fernández Abascal (1997), los estilos de afrontamiento se refieren a predisposiciones personales para hacer frente a las situaciones y son los responsables de las preferencias individuales en el uso de unos u otros tipos de estrategias de afrontamiento, así como de su estabilidad temporal y situacional. A su vez, las estrategias de afrontamiento serían los procesos concretos que se utilizan en cada contexto y pueden ser altamente cambiantes dependiendo de las situaciones desencadenantes. En este sentido, los estilos de afrontamiento se pueden considerar como disposiciones generales que llevan a la persona a pensar y actuar de forma más o menos estable ante diferentes situaciones (Sandín, Chorot, Santed y Jiménez, 1995), mientras que las estrategias de afrontamiento se establecerían en función de la situación.

Otros autores (Pelechano, 2000), han considerado que ambos conceptos son complementarios, siendo los estilos de afrontamiento formas estables o consistentes de afrontar el estrés, mientras que las estrategias de afrontamiento serían acciones y comportamientos más específicos de la situación. Igualmente, otros estudios han combi- nado la perspectivas disposicional y contextual y han apoyado la vinculación de ambos constructos (p.e., Bouchard, 2003; David y Suls, 1999; Moos y Holahan, 2003).

Los estilos interpersonales, entre sus características definitorias, incluyen elementos que describen la facilidad o incapacidad para relacionarnos con otras personas y las maneras de afrontar las situaciones de estrés interpersonal (p.e., Felipe y Ávila, 2007;

Miguel, 2002). Hablar de estrés interpersonal es considerar el estrés como un elemento social considerando, en este sentido, los conflictos interpersonales como una fuente social fundamental de estrés (Ptacek, Smith y Zanas, 1992; Sandín, 2003).

Por otro lado, el estudio de los estilos y estrategias de afrontamiento ante si- tuaciones de estrés interpersonal es un área de interés fundamental en la salud mental.

Una buena adaptación al medio, en cuanto adecuadas relaciones interpersonales y apoyo social, se considera como un factor básico de salud mental. En este sentido, los estilos y estrategias de afrontamiento de los que dispone la persona y que utiliza de forma habitual, pueden suponer un facilitador, o un obstáculo, para la interacción con los otros, es decir, para relacionarnos de forma efectiva con los demás. Conocer las relaciones entre los estilos interpersonales y las estrategias de afrontamiento que utiliza la persona ante situaciones de estrés sería un primer paso.

El propósito del presente estudio es describir las estrategias de afrontamiento utilizadas en situaciones de estrés interpersonal, analizando si hay diferencias entre las estrategias de afrontamiento utilizadas por nuestros participantes, en estas situaciones de conflicto interpersonal, y las utilizadas en otro tipo de situación de estrés general. Todo ello tanto desde una perspectiva situacional contextual en el estudio del afrontamiento, en la que se pide a los participantes que describan sus estrategias ante una situación de

(4)

estrés interpersonal, como desde una perspectiva estructural o disposicional mediante la descripción de los estilos de afrontamiento, al pedirles que describan sus estrategias de afrontamiento generales, manteniendo la hipótesis de trabajo de una posible ausencia de diferencias entre ambas situaciones en cuanto a las estrategias terciarias (activas v.s pasivas) utilizadas por los participantes, pero no en cuanto al tipo de estrategia utili- zada. Igualmente, otro objetivo del estudio es el análidis de la posible relación entre los estilos de conducta interpersonal y las estrategias de afrontamiento descritas en el modelo de Tolbin, Holroy y Reynolds (1984); en concreto, su división entre estilos ac- tivos y pasivos, con la hipótesis de trabajo de posibles diferencias en las estrategias de afrontamiento utilizadas en relación a los estilos interpersonales, basadas principalmente en la variable interpersonal de afiliación (LOV).

método Participantes

La muestra de estudio la formaron 162 estudiantes universitarios de diferentes titulaciones, en concreto, terapia ocupacional (n= 35), educación social (n= 40) y dife- rentes especialidades de maestros (n= 87), todos ellos estudiantes de la Universidad de Extremadura. De ellos 125 (77%) son mujeres y 37 (23%) hombres. La media de edad fue de 20,25 (DT= 2,27). Se les solicitaba la colaboración en el trabajo como parte de actividades de investigación del área, pidiendo la mayor sinceridad en las respuestas y asegurándoles la confidencialidad de los datos obtenidos. Finalmente se obtuvo su consentimiento informado.

Instrumentos

Se emplearon en el estudio los instrumentos que se describen a continuación, además de un Cuestionario de Datos Sociodemográficos elaborado específicamente para el estudio y en el que se preguntaba a los participantes edad, sexo, estudios y lugar de residencia:

Escalas de Adjetivos Interpersonales (Interpersonal Adjectives Scales, IAS, Wiggins, 1996), que se compone de 64 adjetivos que describen las interacciones interpersonales mediante una escala tipo Likert de ocho intervalos (desde “extremadamente inexacto”

a “extremadamente exacto”), en la que se debe responder la exactitud con la que cada adjetivo describe al participante en sus relaciones interpersonales. Constituyen una medida de ocho escalas de personalidad y dos dimensiones principales subyacentes a las relaciones interpersonales: dominancia (DOM, status-autoestima) y afiliación o sostenimiento (LOV, afecto-seguridad) y ofrecen información tanto del estilo interper- sonal como de la flexibilidad conductual del sujeto. Estas escalas fueron desarrolladas a partir de la teoría de la cognición social que enfatiza el intercambio positivo (amor y status) en las transacciones interpersonales (p.e., Carson, 1969; Foa y Foa, 1974;

Leary, 1957). De acuerdo a esta teoría toda relación interpersonal supone una tran- sacción (influencias e intercambios) donde se puede conceder o retener (negar) afecto y status a los otros y a sí mismo. La autoestima (DOM, status, poder) corresponde

(5)

a la convicción de que uno es merecedor del respeto de sus otros significativos. La seguridad (LOV, amor, intimidad e integración) es la convicción de que uno es una persona querida que puede establecer intimidad y uniones permanentes con otras per- sonas significativas. Así, el desarrollo psicológico del individuo es posible gracias a la capacidad recibida y lograda de sostener y ser sostenido por otros (Wiggins, 1979).

Las posibles formas de combinar el status y el afecto dan lugar a las ocho escalas de personalidad o perfiles interpersonales que nos mostrará cómo la persona se describe a sí misma en sus relaciones interpersonales. Estas escalas se distribuyen alrededor del circumplex interpersonal o círculo interpersonal, en sentido contrario a las agujas del reloj, que es un modelo circular del dominio interpersonal de la personalidad. En la figura 1 se muestra el modelo geométrico subyacente a las IAS, en la que cada una de las ocho escalas (u octantes) se identifica con una categoría y mediante una designación alfabética (p.ej. seguro-dominante, PA, arrogante-calculador, BC). Felipe y Ávila (2002) publicaron la adaptación al castellano que mantiene todas las características estructurales y psicométricas del instrumento original. Los datos de consistencia interna en población española muestran valores entre 0,719 y 0,904 para cada una de las ocho escalas En la tabla 1 se incluye una breve descripción de cada una de las escalas.

Inventario de Estrategias de Afrontamiento (Coping Strategies Inventory, CSI, Tobin, Ho- lroyd y Reynolds, 1984), en la versión española de Otero, Luengo, Romero, Gómez y Castro (1998), instrumento diseñado a partir del inventario de Folkman y Lazarus (1980), como un cuestionario de 40 ítems que mide el grado de utilización de estrategias de afrontamiento, diferenciando entre estrategias de afrontamiento activo o dirigidas a la acción (resolución de problemas, reestructuración cognitiva, expresión de emociones y apoyo social), y estrategias de afrontamiento pasivo o no dirigidas a la acción (evitación de problemas, pensamientos ansiosos, autocrítica y retirada social), con un formato de respuesta tipo Likert de cinco intervalos (desde “nunca utilizada” a “siempre utilizada”).

Este inventario tiene una distribución jerárquica de las escalas, basada en la revisión de la literatura sobre evaluación del afrontamiento y en la estructura factorial obtenida utilizando la rotación jerárquica de Werry (Tolbin, Holroyd, Reynolds y Wigal, 1989), estableciendo ocho escalas primarias, cuatro secundarias dirigidas una a la acción cen- trada en el problema (resolución de problemas y reestructuración cognitiva), otra a la acción centrada en la emoción (apoyo social y expresión de emociones), la tercera no dirigida a la acción centrada en el problema (evitación de problemas y pensamientos ansiosos) y la cuarta no dirigida a la acción centrada en la emoción (retirada social y autocrítica), y dos terciarias (dirigida a la acción o activas y no dirigida a la acción o pasivas). Estudios realizados con población española han indicado una consistencia interna (alpha de Cronbach) que va desde valores de .91 en la escala de apoyo social a .55 en la escala de evitación de problemas (Martínez Correa, Reyes, García León y González Jareño, 2006), y desde 0,63 (escala de evitación de problemas) a 0,89 (escala de autocrítica) (Cano, Rodríguez y García, 2007).

Procedimiento

El procedimiento seguido para la obtención de datos, implicaba la administración del cuestionario sociodemográfico, las Escalas de Adjetivos Interpersonales (IAS) y la Escala de Afrontamiento (CSI), siempre en este orden. La administración de las escalas se realizó en grupos de entre 5 y 15 sujetos. La CSI fue cumplimentada en dos ocasio- nes con distintas instrucciones: en la primera administración, las instrucciones indicaron

(6)

Tabla 1. Perfiles interpersonales de las Escalas de Adjetivos Interpersonales IAS (Wiggins, 1996).

Estilo interpersonal Descripción

Seguro-dominante

(PA) Asertivas, dominantes, seguras de sí mismas y con personalidad fuerte y enérgica. Tienden a ejercer poder sobre los otros en el contexto social.

Arrogante-calculador

(BC) Egoístas, arrogantes, astutos y explotadores. Expresan enojo e irritación hacia los otros en forma de humillación y explotación.

Frío de ánimo (DE) No cordiales, ni cálidos, ni amables ni comprensivos. Destacan la autonomía respecto de los otros y de las convenciones sociales.

Reservado-introvertido (FG)

Introvertidos, distantes, tímidos y reservados. Tienden a evitar las interacciones sociales y a rechazar los acercamientos amistosos de los otros.

Inseguro-dependiente (HI)

Tímidos, dóciles, vergonzosos e inseguros o desconfiados. Son temerosos, tímidos y dependientes en las interacciones sociales, y no tienen autoconfianza ni autoestima.

Ingenuo-modesto (JK) Bondadosos y convencionales. No son discutidores ni egoístas. Son modestos y sencillos en las interacciones sociales.

Cálido-afectuoso (LM) Simpáticos, indulgentes (propensos a perdonar), amables y bondadosos.

Conceden beneficios materiales o emocionales a quienes tienen problemas, necesitan ayuda, etc.

Gregario-extravertido (NO)

Alegres, sociables y vivaces en las relaciones sociales. Son buscadores activos de encuentros y situaciones que pueden permitir las interacciones armoniosas con los otros.

Figura 1. Circumplex Interpersonal (Adaptado de Wiggins, Trapnell y Phillips, 1988).

(PA) Seguro- Dominante

(LM) Cálido- Afectuoso (DE)

Frío de ánimo

(NO) Gregario- Extrovertido (BC)

Arrogante- Calculador

(FG) Reservado- Introvertido

(JK) Ingenuo-Modesto LOV

DOM

  (HI) Inseguro- Dependiente

(7)

que se cumplimentara pensando en la manera en que se afrontaban situaciones de estrés

“en general” (situación general), mientras que en la segunda administración se indicó a los participantes que pensaran en una situación de estrés o conflicto interpersonal que hubieran experimentado a lo largo de la última semana (situación interpersonal), y respondieran según las estrategias de afrontamiento utilizadas en dicha ocasión.

resultAdos

Los análisis estadísticos de los resultados se realizaron mediante el programa estadístico SPSS 15.0. En la tabla 2 se presentan los resultados de los análisis descrip- tivos relativos a la frecuencia de uso de las estrategias de afrontamiento. De acuerdo a los resultados la estrategia más utilizada fue el apoyo social seguida de la resolución de problemas, mientras que la menos utilizada fue la retirada social seguida de la evitación de problemas. Resultados que fueron similares tanto para las estrategias utilizadas de forma general (disposicionales) como ante estrés interpersonal.

Se encontró una relación significativa entre la edad y la utilización de determina- das estrategias. En concreto, y teniendo en cuenta la situación general, se encontraron relaciones significativas y positivas de la variable edad con las estrategias resolución de problemas (r= 0,23, p <0,01) y reestructuración cognitiva (r= 0,19; p <0,01), y relaciones significativas y negativas con evitación de problemas (r= -0,16; p <0,05), pensamientos ansiosos (r= -0,17, p <0,05), y autocrítica (r= -0,15, p <0,05). En cuanto

Tabla 2. Estadísticos descriptivos, comparación de medias, muestras dependientes. Escala de estrategias de afrontamiento (CSI).

Estrategia afrontamiento (CSI) Situación Media DT t

Resolución problemas General

Interpersonal 16,57

16,08 3,22

3,39 1,86

Reestructura cognitiva General

Interpersonal 16,57

15,70 3,53

3,80 3,31**

Expresión de emociones General

Interpersonal 14,01

15,38 3,35

4,38 -4,71**

Apoyo social General

Interpersonal 18,37

18,20 4,39

4,82 0,61

Evitación problemas General

Interpersonal 12,78

12,87 2,95

3,55 -0,35 Pensamientos ansiosos General

Interpersonal 15,35

15,86 3,29

3,63 -2,16*

Autocrítica General

Interpersonal 13,69

12,82 3,74

4,22 3,04*

Retirada social General

Interpersonal 11,21

11,54 2,86

3,60 -1,56 Centrada problema activa General

Interpersonal 33,15

31,78 5,9

6,37 3,05**

Centrada emoción activa General

Interpersonal 32,38

33,57 6,63

7,7 -2,63**

*p <0,05

**p <0,01

(8)

a estrategias globales, se encontró una relación significativa y negativa entre la edad y el uso de estrategias pasivas (r= -0,16, p <0,05).

En la tabla 2 se incluyen los resultados de la comparación de puntuaciones medias entre las estrategias de afrontamiento utilizadas ante la situación de estrés general y la de estrés interpersonal, hallándose diferencias significativas en las escalas de rees- tructuración cognitiva (t= 3,31, p <0,01), expresión de emociones (t= -4,71, p <0,01), pensamientos ansiosos (t= -2,16, p <0,05) y autocrítica (t= 3,04, p <0,05), en el sentido de que la reestructuración cognitiva y la autocrítica son utilizadas con mayor frecuencia ante situaciones de estrés general que ante situaciones de estrés interpersonal.

En las escalas secundarias se encontraron diferencias significativas entre ambas situaciones de evaluación en las estrategias activas (ver tabla 2), en el sentido de que en la situación general se encontró mayor utilización de estrategias activas centradas en el problema (t= 3,05, p <0,01), mientras que en la situación interpersonal las estrategias más utilizadas fueron las activas centradas en la emoción (t= -2,63, p <0,01).

En las escalas terciarias (estrategias activas y pasivas), no se encontraron dife- rencias significativas en su utilización entre ambas situaciones.

El estudio de las relaciones entre las estrategias de afrontamiento y el estilo de conducta interpersonal se llevó a cabo con los resultados obtenidos en la CSI en ambas situaciones en tanto que se encontraron perfiles de uso de estrategias distintos según la situación de evaluación (ver tabla 2). En la tabla 3 y 4 se incluyen los resultados del análisis de correlaciones entre las puntuaciones obtenidas por nuestros participantes en las escalas de estrategias de afrontamiento con las instrucciones de la situación general y las de la situación interpersonal, respectivamente.

Tabla 3. Análisis de correlación (coeficientes de correlación de Pearson). Estilos interpersonales (IAS) y Estrategias de afrontamiento (CSI). Situación general de estrés.

Situación general Escalas de Adjetivos Interpersonales (IAS)

Escalas CSI PA BC DE FG HI JK LM NO

Resolución problemas Reestructura cognitiva Expresión emociones Apoyo social Evitación problemas Pensamientos ansiosos Autocrítica

Retirada social

0,15* -0,14* -0,15* 0,15*

0,17* -0,16* 0,19**

0,16* -0,29**

0,16* 0,27**

-0,14* 0,29**

0,23**

0,24**

-0,15* 0,16* 0,36**

-0,14* Centrada

problema Activa

Pasiva 0,17* 0,24** 0,22** 0,28**

Centrada

emoción Activa

Pasiva -0,21** -0,21**

0,25** 0,23** 0,2-0* 0,29**

-0,16* Estrategias activas

Estrategias pasivas 0,18* -0,15* 0,20** -0,24**

0,24** -0,12

0,30** 0,21** 0,29**

PA (Seguro-dominante), BC (Arrogante-calculador), DE (Frío de ánimo), FG (Reservado-introvertido), HI (Inseguro-dependiente), JK (Ingenuo-modesto), LM (Cálido-afectuoso), NO (Gregario-extrovertido).

*p <0,05; **p <0,01

(9)

En cuanto a la relación entre los estilos interpersonales y las escalas terciarias de estrategias activas y pasivas en cada situación, se exponen los resultados siguiendo los estilos interpersonales descritos por Wiggins (1996).

En primer lugar, respecto al estilo interpersonal seguro-dominante (PA), se encon- traron relaciones significativas y positivas con la estrategia resolución de problemas (r=

0,15, p <0,05) y negativas con las estrategias apoyo social (r= -0,14, p <0,05) y autocrítica (r: -0,15, p <0,05), en la situación general. En la situación interpersonal se encontraron relaciones significativas positivas con retirada social (r= 0,16, p <0,05) y negativas con expresión de emociones (r= -0,24, p <0,01) y apoyo social (r= -0,21, p <0,01). En lo que se refiere al estilo interpersonal arrogante-calculador (BC), se encontraron relaciones significativas positivas con las estrategias pensamientos ansiosos (r= 0,15, p <0,05) y retirada social (r= 0,17, p <0,05) en la situación general. En la situación interpersonal no se encontraron resultados significativos. Para el estilo interpersonal frío de ánimo (DE); se hallaron relaciones significativas positivas con las estrategias de evitación de problemas (r= 0,19, p <0,01) y retirada social (r= 0,16, p <0,05) y negativas con el apoyo social (r= -0,16, p <0,05) en la situación general. En la situación interpersonal se encontraron relaciones significativas y positivas con evitación de problemas (r= 0,19, p <0,05) y pensamientos ansiosos (r= 0,18, p <0,05).

Igualmente, para el estilo reservado introvertido (FG), se encontraron relaciones significativas positivas con las estrategias de pensamientos ansiosos (r= 0,16, p <0,05) y retirada social (r= 0,27, p <0,01) y relaciones negativas significativas con apoyo social (r= -0,29, p <0,01) en la situación general. En la situación interpersonal se encontra- ron relaciones positivas significativas con pensamientos ansiosos (r= 0,19, p <0,05) y

Tabla 4. Análisis de correlación (coeficientes de correlación de Pearson). Estilos interpersonales (IAS) y Estrategias de afrontamiento (CSI). Situación interpersonal de estrés.

Situación general Escalas de Adjetivos Interpersonales (IAS)

Escalas CSI PA BC DE FG HI JK LM NO

Resolución problemas Reestructura cognitiva Expresión emociones Apoyo social Evitación problemas Pensamientos ansiosos Autocrítica

Retirada social

- - -0,24**

-0,21**

- - 0,16- *

- - - - 0,19* 0,18* - -

-0,19* -0,17- * -0,19* 0,19- * - -

-0,17* - - - - 0,29**

- -

0,16* 0,16* 0,16*

Centrada

problema Activa

Pasiva 0,22** 0,20** 0,25**

Centrada

emoción Activa

Pasiva -0,27** -0,21** 0,15* 0,19*

Estrategias activas

Estrategias pasivas -0,18*

0,2** -0,23**

0,19* 0,23** 0,21**

PA (Seguro-dominante), BC (Arrogante-calculador), DE (Frío de ánimo), FG (Reservado-introvertido), HI (Inseguro-dependiente), JK (Ingenuo-modesto), LM (Cálido-afectuoso), NO (Gregario-extrovertido).

*p <0,05; **p <0,01

(10)

negativas con resolución de problemas (r= -0,19, p <0,05), expresión de emociones (r=

-0,17, p <0,05) y apoyo social (r= -0,19, p <0,05). Relaciones que fueron significativas y positivas con las estrategias de pensamientos ansiosos (r= 0,29, p <0,01) y autocrítica (r= 0,23, p <0,01), y negativas con el apoyo social (r= -0,14, p <0,05) en la situación general en el caso del estilo inseguro dependiente (HI), mientras que en la situación interpersonal se hallaron relaciones significativas y positivas con pensamientos ansiosos (r= 0,29, p <0,01) y negativas con resolución de problemas (r= -0,17, p <0,05).

Para el estilo interpersonal ingenuo modesto (JK), no se encontraron relaciones significativas con ninguna de las estrategias de afrontamiento, resultado que coincide en ambas situaciones de evaluación. Y para el estilo interpersonal cálido agradable (LM), se encontraron relaciones significativas positivas con la estrategia de apoyo social (r=

0,24, p <0,01) y negativas con la retirada social (r= -0,15, p <0,05) en la situación general, y en la situación interpersonal no se obtuvieron relaciones significativas con ninguna estrategia.

Por último, para el estilo gregario extravertido (NO), se encontraron relaciones significativas positivas con la expresión de emociones (r= 0,16, p <0,05) y el apoyo social (r= 0,36, p <0,01) en la situación general, y en la situación interpersonal se obtu- vieron relaciones positivas significativas con las estrategias de resolución de problemas (r= 0,16, p <0,05), expresión de emociones (r= 0,16, p <0,05) y apoyo social (r= 0,16, p <0,05). Tanto en el estilo interpersonal cálido agradable (r= -0,15, p <0,05) como el gregario (r= -0,14, p <0,05) se encontraron relaciones significativas negativas con la estrategia de afrontamiento de retirada social en la situación general.

En cuanto a las estrategias centradas en la emoción, en el problema y en la situación general, se encontraron relaciones significativas positivas entre el uso de es- trategias centradas en la emoción activas y los estilos interpersonales cálido agradable (r= 0,20, p <0,05) y gregario extravertido (r= 0,29, p <0,01); estrategias centradas en el problema pasivas y los estilos interpersonales arrogante calculador (r= 0,17, p <0,05), frío de ánimo (r= 0,24, p <0,01), reservado introvertido (r= 0,22, p <0,01) e inseguro dependiente (r= 0,28, p <0,01); estrategias centradas en la emoción pasivas y los estilos interpersonales reservado introvertido (r= 0,25, p <0,01) e inseguro dependiente (r= 0,23, p <0,01). En la situación interpersonal se obtuvieron relaciones significativas positivas entre el uso de estrategias centradas en la emoción activas y los estilos interpersonales de cálido agradable (r= 0,15, p <0,05) y gregario extrovertido (r= 0,19, p <0,05); así como relaciones negativas significativas con seguro dominante (r= -0,27, p <0,01) y reservado introvertido (r= -0,21, p <0,01). En cuanto a las estrategias centradas en el problema pasivas se encontraron relaciones positivas significativas con los estilos inter- personales frío de ánimo (r= 0,22, p <0,01), reservado introvertido (r= 0,20, p <0,01) e inseguro dependiente (r= 0,25, p <0,01).

De forma más general, en cuanto a la utilización de estrategias activas y pasi- vas (terciarias), se obtuvieron relaciones significativas positivas entre la utilización de estrategias de afrontamiento activas y los estilos interpersonales cálido agradable (r=

0,21, p <0,01) y gregario extrovertido (r= 0,29, p <0,01) en la situación general y el estilo interpersonal gregario extrovertido (r= 0,21, p <0,01) en la situación interpersonal.

(11)

discusión

El objetivo del presente estudio fue describir la relación entre los estilos de con- ducta interpersonal y las estrategias de afrontamiento, desde la perspectiva de la teoría interpersonal de la personalidad, centrando el análisis sobre los conceptos de estilos y estrategias de afrontamiento. Para ello se evaluaron las estrategias de afrontamiento en una muestra de 162 estudiantes universitarios, tanto desde un enfoque situacional como general (disposicional), y se analizó su relación con el estilo de conducta interpersonal autoinformado.

Los resultados obtenidos han mostrado diferencias en las estrategias de afron- tamiento utilizadas por los participantes en cada una de las condiciones de evaluación (situación de estrés general e interpersonal) propuestas, que han resultado significativas en las escalas primarias, pero no para las escalas generales o terciarias. Estos resultados suponen un apoyo a la propuesta de considerar los conceptos de estrategias y estilos de afrontamiento como complementarios (Pelechano, 2000), en el sentido de que los sujetos modifican sus estrategias en función de la situación, pero no en lo que respecta a las características más disposicionales, como son la utilización de estrategias pasivas o activas (terciarias), que no parecen modificarse según la situación. Es decir, no se han encontrado diferencias estadísticamente significativas entre las estrategias de afron- tamiento terciarias (estrategias activas o pasivas) utilizadas por los participantes en la situación de estrés general y en la situación de estrés interpersonal.

En cuanto a la relación entre los estilos de conducta interpersonal descritos y las estrategias de afrontamiento utilizadas, se han encontrado diferencias significativas según la situación de evaluación. Así, en ambas situaciones se encontraron perfiles diferenciados en el uso de estrategias basados principalmente en la variable de afilia- ción de las IAS (LOV, ver figura 1). Por un lado, las personas que se describen a sí mismas en sus relaciones interpersonales como extravertidas, cálidas y sociables (perfil interpersonal afiliativo: escalas LM y NO) tienden a utilizan de forma más frecuente estrategias activas, buscando el contacto con otras personas a las que contar sus difi- cultades y expresar sus emociones, lo que enlazaría con la investigación que muestra la importancia del apoyo social para la salud mental y su influencia sobre el bienestar social (p.e., Barrón y Chacón, 1990; Herrero y Musitu, 1998).

Otro perfil interpersonal descrito, como es el de las personas que se describen a sí mismas como introvertidas, frías e inseguras (perfil interpersonal no afiliativo: escalas:

BC, DE; FG, HI), muestra que tienden, en general, a utilizar estrategias de afrontamiento pasivas, con un predominio de los pensamientos ansiosos relacionados con la situación y frecuentes autocríticas dirigidas hacia sus capacidades y auto culpabilidad, reducción de sus relaciones interpersonales y evitación del contacto con otras personas. En este sentido, los resultados obtenidos en este estudio resultan congruentes, principalmente el perfil introvertido, con los informados por Cano et al. (2007), en población española.

De acuerdo con Lazarus y Folkman (1986) las estrategias de afrontamiento utilizadas van a depender de la percepción por parte de la persona de la situación que tiene que afrontar. En este sentido nuestros participantes tendieron a utilizar perfiles

(12)

de estrategias de afrontamiento diferentes según la situación de evaluación, y también según su estilo de interacción.

En cuanto a la situación de evaluación encontramos que hay diferencias signifi- cativas entre ambas situaciones, hallándose estas diferencias en las escalas de reestruc- turación cognitiva, expresión de emociones, pensamientos ansiosos y autocrítica, en el sentido de que la reestructuración cognitiva y la autocrítica son utilizadas con mayor frecuencia ante situaciones de estrés general que ante situaciones de estrés interpersonal.

En este sentido la reestructuración cognitiva supone el uso de estrategias cognitivas que alteran el significado de la situación estresante, de forma que resulta menos molesta o preocupante y la autocrítica supone un sentimiento de auto culpa por la situación. En cuanto a la expresión de emociones y los pensamientos ansiosos son estrategias que utilizan más frecuentemente en las situaciones interpersonales en comparación con las de estrés general. La expresión de emociones supone que la persona expresa aquellas emociones que está sintiendo en la situación y los pensamientos ansiosos son estrategias cognitivas que reflejan falta de habilidad o rechazo a alterar simbólicamente la situación.

Un resultado a destacar es la ausencia de diferencias significativas en las per- sonas que se describen en sus relaciones interpersonales como ingenuas modestas (JK) en ambas situaciones, y quienes se describen a sí mismas como arrogantes calculadoras (BC) en la situación interpersonal. Dos perfiles interpersonales muy diferentes, incluso opuestos, respecto al comportamiento hacia los otros, por cuanto las personas que se describen como arrogantes suelen ser explotadoras mientras que las personas ingenuas suelen ser sencillas y solidarias con los demás.

Cuando hablamos de la relación entre las estrategias de afrontamiento y su ade- cuación a la situación, nos encontramos con que las estrategias de afrontamiento activo orientadas a afrontar la situación de estrés son usualmente descritas como adaptativas;

mientras que aquellas denominadas pasivas, que consisten en la ausencia de afrontamiento o conductas de evitación, son consideradas desadaptativas (p.e., Aldwin y Revenson, 1987; Brissette, Scheier y Carver, 2002; Lazarus y Folkman, 1986). Desde los modelos interpersonales de la personalidad, dentro de los cuales situamos el modelo circumplex interpersonal de Wiggins con las Escalas de Adjetivos Interpersonales (IAS), se establece una relación entre determinados perfiles interpersonales y aspectos psicopatológicos, relacionados con perfiles de personalidad desadaptada. En general, las personas con perfiles interpersonales no afiliativos, se considera que tienen una mayor probabilidad de poner en marcha conductas desadaptativas e incluso, en casos de perfiles extremos, mostrar dificultades emocionales y en sus relaciones interpersonales (p.e., Benjamín, 1996; Felipe y Ávila, 2002, 2007). Las personas participantes en nuestro estudio, y que muestran perfiles interpersonales extrovertidos y agradables (afiliativos), tienden de forma más frecuente a utilizar estrategias de afrontamiento más adaptativas, mientras que las personas con perfiles interpersonales reservados, fríos y arrogantes (no afiliativos) suelen elegir más frecuentemente estrategias de afrontamiento consideradas desadaptativas.

Los resultados obtenidos confirman nuestras hipótesis de partida, y ponen de manifiesto que existe una relación entre los estilos interpersonales auntoinformados y la probabilidad de elegir determinadas estrategias de afrontamiento, excepto la estrategia de reestructuración cognitiva, que no es utilizada de forma significativa por ninguno de

(13)

los estilos interpersonales descritos por las IAS. Se han hallado, también, diferencias significativas entre las estrategias de afrontamiento utilizadas en las dos situaciones de evaluación propuestas, lo que llevaría a pensar que la evaluación cognitiva de la situación por parte de los sujetos participantes hizo que tendieran a elegir unas u otras estrategias de afrontamiento, aún cuando esta elección es muy probable que tenga relación con el estilo de conducta interpersonal.

A tenor de los resultados obtenidos en este estudio, la descripción del estilo inter- personal de la personalidad mediante las IAS, así como las estrategias de afrontamiento utilizadas de forma más frecuente, pueden ser dos aspectos de la personalidad a tener en cuenta en la evaluación clínica, así como a la hora de implementar objetivos, tanto específicos como generales, en la intervención psicológica. Estudios futuros deberían profundizar en el análisis de las relaciones entre el estilo de conducta interpersonal y el estilo de afrontamiento.

referenciAs

Aldwin CM y Revenson TA (1987). Does doping help? A reexamination of the relation between doping and mental health. Journal of Personality and Social Psychology, 53, 237-248.

Ávila A, Felipe E y Gozalo M (1996). Nuevas aportaciones a la Escala de Adjetivos Interpersonales (SIAS-R): Perfiles y correlatos de los prototipos españoles. En DE Gómez y XL Saburido (Eds.), Salud y prevención. Nuevas aportaciones desde la evaluación psicológica (pp. 415-422). San- tiago: Universidad de Santiago de Compostela.

Barrón A y Chacón F (1990). Efectos directos y protectores frente al estrés del apoyo social. Investiga- ciones Psicológicas, 8, 197-206.

Benjamín LS (1996). Interpersonal diagnosis and treatment of personality disorders (2nd ed.). New York: Guilfor Press.

Bouchard G (2003). Cognitive appraisals, neuroticism and openness as correlates of coping strategies: an integrative model of adaptation to marital difficulties. Canadian Journal of Behaviour Science, 35, 1-12.

Brissette I, Scheier MF y Carver CS (2002). The role of optimism in social network development, coping and psychological adjustment during a life transition. Journal of Personality and Social Psychology, 82, 102-111.

Cano FJ, Rodríguez L y García J (2007). Adaptación española del Inventario de estrategias de afronta- miento. Actas Españolas de Psiquiatría, 35, 29-39.

Carson RC (1969). Interaction Concepts in Personality. Chicago: Aldine.

David JP y Suls J (1999). Coping efforts in daily life: role of big five traits and problem appraisals.

Journal of Personality, 67, 265-294.

de Miguel A (2002). Habilidades interpersonales, inteligencia y personalidad en mayores. Internacional Journal of Psychology and Psychological Therapy, 2, 147-171.

Felipe E y Ávila A (2002). Los perfiles interpersonales. Aspectos clínicos del circumplex interpersonal de Wiggins. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 7, 19-34.

Felipe E y Ávila A (2005). Modelos circumplex de la conducta interpersonal en Psicología clínica:

Desarrollos actuales y ámbitos de aplicación. Apuntes de Psicología, 23, 183-196.

Felipe E y Ávila A (2007). Un análisis interpersonal de la ansiedad y la depresión. Parecidos y diferencias

(14)

en el Circumplex interpersonal. Ansiedad y Estrés, 13, 77-87.

Fernández Abascal EG (1997). Estilos y estrategias de afrontamiento. En EG Fernández Abascal, F Palmero, M Chóliz y F Martínez: Cuaderno de Prácticas de Motivación y Emoción (pp. 189- 206). Madrid: Pirámide.

Foa UG y Foa EB (1974). Societal structures of the mind. Springfield, IL: Charles C. Thomas.

Folkman S y Lazarus RS (1980). An analysis of coping in middle aged community sample. Journal of Health and Social Behavior, 21, 219-239.

Herrero J y Musitu G (1998). Apoyo social, estrés y depresión: un análisis causal del efecto supresor.

Revista de Psicología Social, 13, 195-203.

Lazarus RS (1966). Psychological stress and the coping process. Nueva York: McGraw-Hill.

Lazarus RS (2000). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud. Bilbao: DDB.

Lazarus RS y Folkman S (1986). Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca.

Leary T (1957). Interpersonal diagnosis of personality: A functional theory and methodology for per- sonality evaluation. New York: Ronald Press.

Martínez Correa A, Reyes G, García León A y González Jareño MI (2006). Optimismo/pesimismo disposicional y estrategias de afrontamiento del estrés. Psicothema, 18, 66-72.

Moos RH y Holahan CJ (2003). Disposicional and contextual perspectivas on doping: toward an inte- grative framework. Journal of Clinical Psychology, 59, 1387-1403.

Otero JM, Luengo A, Romero E, Gómez Fraguela JA y Castro C (1998). Psicología de la Personalidad.

Manual de Prácticas. Barcelona: Ariel Practicum.

Ptacek JT, Smith RE y Zanas J (1992). Gender, appraisal and doping: A longitudinal analysis. Journal of Personality, 60, 747-770.

Pelechano V (2000). Psicología sistemática de la personalidad. Barcelona: Ariel.

Samper P, Tur AM, Mestre V y Cortés MT (2008). Agresividad y afrontamiento en la adolescencia. Una perspectiva intercultural. Internacional Journal of Psychology and Psychological Therapy, 8, 431-440.

Sandin B (2003). El estrés: un análisis basado en el papel de los factores sociales. International Journal of Clinical and Health Psychology, 3, 141-157.

Sandin B, Chorot P, Santed MA y Jiménez MP (1995). Trastornos psicosomáticos. En A Belloch, B Sandín y F Ramos (Eds.). Manual de psicopatología (pp. 401-469). Madrid: Interamericana.

Suls J, David P y Harvey H (1996). Personality and coping: Three generation of research. Journal of Personality, 64, 711-736.

Tobin DL, Holroyd KA y Reynolds RVC (1984). Users manual for Coping Strategies Inventory. Ohio:

University Press.

Tobin DL, Holroyd KA, Reynolds RVC y Wigal JK (1989). The hierarchical factor structures of the coping strategies inventory. Cognitive Therapy and Research, 13, 343-3611.

Vaillant GE (1977). Adaptation to life. Boston: Little Brown.

Wiggins JS (1979). A psychological taxonomy of trait descriptive terms: The interpersonal domain.

Journal of Personality and Social Psychology, 37, 395-412.

Wiggins JS (1996). Escala de adjetivos interpersonales (IAS). Madrid: TEA Ediciones.

Wiggins JS, Trapnell PD y Phillips N (1988). Psychometric and geometric characteristics of the Revised Interpersonal Adjective Scales (IAS-R). Multivariate Behavioural Research, 23, 517-530.

Recibido, 4 Marzo, 2009 Aceptación final, December, 2009

Figure

Updating...

References

Related subjects :