Eficacia de la implementación del error de prohibición como eximente de responsabilidad en el delito de acceso carnal abusivo

31  Descargar (0)

Texto completo

(1)1.

(2) 2. Eficacia de la implementación del error de prohibición como eximente de responsabilidad en el delito de acceso carnal abusivo. María Fernanda Flórez Garay1. Resumen El estudio acerca del error de prohibición como eximente de responsabilidad penal frente a los casos de comisión del delito de Acceso Carnal Abusivo en menor de 14 años, se da, debido a las características sociales, culturales, políticas y normativas de nuestros país, a su pluriculturalidad y a sus problemas de desigualdad en cuanto a la distribución de la riqueza monetaria, educativa, entre otras. Situaciones anteriores, que pueden permitir la aplicación de dicho eximente en un delito tan atroz como el mencionado, pero que, sin embargo, tiene sus límites en cuanto a su aplicación con el fin de que no se imponga la impunidad frente a la justicia. Palabras claves: Edad de consentimiento, Acceso carnal abusivo, Error de prohibición, Ausencia de responsabilidad, Antijuridicidad. Abstract The study about of the error as to the prohibition as exempt from criminal responsibility to cases of commission of the crime of abusive carnal access under the age of 14 years-old, is due, to the social, cultural, political and normative characteristics of our country, to its pluriculturality and its problems of inequality in terms of the distribution of monetary, educational, among other things. Previous situations, that may allow the application of such exemption in a crime as appalling as that mentioned, but, nevertheless, has its limits in terms of its application in order not to impose impunity on justice. Key words: Age of acquiescence, Abusive carnal access, Error as to the prohibition, Lack of criminal responsibility, Antijuricity.. 1. Estudiante de derecho en proceso de grado, Universidad Católica de Colombia, facultad de derecho,. programa de pregrado. Articulo reflexivo para optar al título de abogado, Director: Dr. Misael Tirado, profesor titular en la cátedra de derecho penal..

(3) 3. Sumario Introducción. 1. CONCEPTUALIZACIÓN DEL ERROR EN DERECHO PENAL. 1.1 Antecedentes del error de prohibición. 2. CONCEPTUALIZACIÓN DEL ERROR DE PROHIBICIÓN. 2.1 Antecedentes del error de prohibición. 2.2 El concepto de error de prohibición en la actualidad. 2.3 Tipos de error de prohibición. 3. EL ERROR DE PROHIBICIÓN EN LAS TEORIAS CAUSALISTA FINALISTA DEL DERECHO PENAL. 3.1 Diferenciación entre el error de tipo y error de prohibición y su campo de aplicación. 3.2 Clases de errores de tipo. 4. EDAD DE CONSENTIMIENTO. 5. ERROR DE PROHIBICIÓN EN EL DELITO DE ACCESO CARNAL ABUSIVO. Conclusiones. Referencias.

(4) 4. Introducción El error de prohibición en el derecho penal se da como una causal eximente de la responsabilidad, por cuanto desvirtúa la antijuridicidad, la cual, dentro de la imputación objetiva del delito se encuentra inmersa dentro de la culpabilidad, lo que quiere decir, que, contrario al principio de reza que “el desconocimiento de la norma no es excusa” (Calvo, s. f.), en el caso del error de prohibición, dicha ignorancia si se podrá constituir en un factor que excluya el hecho culpable del sujeto activo que ha vulnerado el tipo penal. Dicho error de prohibición, no estaba estipulado en el Código Penal de 1980, por el contrario, dicha norma disponía claramente en su artículo 10 que “La ignorancia de le ley penal no sirve de excusa, salvo la excepciones consagradas en ella”, pero dicha disposición claramente estaba contraría a la Constitución Política puesto que no tenía presente la diversidad cultural de nuestro país y lo que esto trae consigo, como por ejemplo, el caso de las comunidades indígenas y su jurisdicción, además, como lo explica Balanguera y Pallares (2011) “el autor de un hecho punible no podía alegar en su favor el desconocimiento o ignorancia de la norma como motivo de ausencia de responsabilidad, con lo cual también, se vulneraba el principio de presunción de inocencia.” Ahora bien, el actual Código Penal vigente dispone en su artículo 32, numeral 11, que no habrá responsabilidad penal cuando se obre con error invencible sobre la ilicitud de la conducta, lo cual da cabida a que al sujeto activo que cometa un injusto, alegue en su favor que desconocía que la acción que ha cometido se constituía en delito. Evidentemente, muchos factores pueden influir y son necesarios que el juez que va a dictar sentencia los estudie a fondo para comprobar que el error de prohibición pueda ser aplicado en determinados casos. Dichos factores son los personales del individuo como por ejemplo: su grado de instrucción, posición social, situación laboral, etc. Ahora bien, un problema más grave surge cuando la acción cometida atenta contra un bien jurídico como lo es la libertad, integridad y formación sexual, especialmente de los niños menores de 14 años. En un delito tan execrable y en un Estado social de derecho en donde predominan la protección, goce y promoción de los derechos de los niños, surge un.

(5) 5. interrogante a analizar dentro de esta investigación, el cual hacer referencia a si ¿es eficaz la implementación del error de prohibición como un eximente de la responsabilidad en el delito de acceso carnal abusivo? Sea en beneficio de la víctima con el fin de que esta logre justicia, o en beneficio de quien ejecuta la acción si por el contrario su actuar va encaminado a no vulnerar los derechos de forma dolosa de la persona sobre quien recae su accionar. Dado la gravedad del delito cometido y la posibilidad que puede existir en cuanto, a que el desconocimiento de la ley puede servir como excusa si se llegan a dar determinados presupuestos, es que se hace necesaria esta investigación. Como objetivo general, se pretende determinar el efecto deseado jurídicamente, teniendo en cuenta, la eficacia que reviste la implementación del error de prohibición como eximente de la responsabilidad penal en torno al delito de acceso carnal abusivo cuando exista un error sobre la ilicitud de la acción cometida. Para dar respuesta a este interrogante y desarrollar el problema jurídico, se realizará un estudio doctrinal, jurisprudencial y normativo que nos lleve a las conclusiones que permitan identificar si la aplicabilidad del error de prohibición en nuestro país conlleva seguridad jurídica y trae consigo justicia, o si por el contrario se configura en un elemento que origine impunidad frente a un delito que atente contra la libertad, integridad y formación sexual de los menores de edad. 1. Conceptualización del error en derecho penal La Real Academia de la Lengua Española. (2016), define la palabra error en una de sus acepciones como un “Concepto equivocado o juicio falso.” Así mismo concurre en el ámbito del derecho penal, pues este se considera como un forma errada y falsa de apreciar las circunstancias, el entorno o la situación real de las cosas, como bien lo mencionan Urbano et al. (2011), “el error es una falsa o equivocada percepción de la realidad” (p.12). Lo que implica, que un conocimiento que se tiene por cierto y verdadero resulta ser falso y como consecuencia de ello se produce un error que se puede dar tanto en elementos que.

(6) 6. componen el tipo penal, como en el conocimiento sobre la ilicitud de la conducta que se realiza. 2.. Conceptualización del error de prohibición. El error de prohibición como todo lo correspondiente en la ciencia del derecho, tiene unos antecedentes que provienen en su mayoría del derecho romano. y que fueron. evolucionando a lo largo de la historia hasta formar un concepto idóneo para ser aceptado y utilizado en la actualidad. Es por esto, que, a continuación se analizaran los antecedentes del error de prohibición y su respectivo concepto en la actualidad. Con lo anterior, daremos inicio al desarrollo del objetivo general de esta investigación colocando en contexto el error de prohibición y su aplicabilidad dentro la imputación objetiva del delito en el derecho penal. 2.1 Antecedentes del error prohibición. Los antecedentes del error de prohibición inician en el derecho romano, pues toman en consideración el principio de “ignorantia vel error iuris” que quiere decir “la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley” (León, 2013). Este principio tiene bastante relevancia, puesto que, permaneció dentro de nuestro ordenamiento jurídico por un largo tiempo y toma incidencia en las fuentes del derecho romano, pues valoran el error no solo en cuanto a un vicio de la voluntad, sino también como un precepto sustancial que puede llegar a eximir la aplicación de la ley. Desde este planteamiento, también llegan como antecedente las posturas de Tomas de Aquino, quien afirma en su artículo “suma de teología” parte II, que como “Requisito para la responsabilidad moral del comportamiento humano, es el de su voluntariedad; esto es, la transgresión de la ley divina sólo constituye pecado si es voluntaria.” Desde este punto de partida, Tomas de Aquino planea el postulado de que la ignorancia afecta la voluntad del ser humano, y, asimismo, esto conlleva a afectar la responsabilidad moral. Es por ello, que para que se considere un error debe haber una contrariedad del pensamiento con la realidad..

(7) 7. Ahora bien, no cualquier ignorancia excusa de responsabilidad moral, es por ello que Zaffaroni (2002) plantea distintos eximentes de culpabilidad / responsabilidad, entre ellos “Como causas excluyentes de culpabilidad consideraba la coacción, la inexigibilidad de otra conducta y el error de hecho excusable. Como atenuantes de la culpabilidad preveía la obediencia jerárquica y el error de derecho.” (p.443) Es de importante relevancia tener en cuenta que “el error de prohibición se caracteriza por la ausencia de conciencia de la antijuridicidad y que, por ello, sus previsiones no pueden ser directamente aplicables a los casos de duda irresoluble, en los que existe conocimiento -eventual- la antijuridicidad” (Saborit, 1997, P.166). Por otro lado, en nuestro ordenamiento jurídico el antecedente del error de prohibición lo encontramos recién, en el actual y vigente Código Penal, puesto que, como ya se mencionó con anterioridad, en el Código Penal de 1980, se estipulada claramente que el desconocer la norma no sería una causal de ausencia de responsabilidad, así que, solo hasta la reforma de la norma penal fue que se tuvo en consideración al error de prohibición como una causal que desvirtúa la antijuridicidad y por ende la culpabilidad de la acción cometida y que para que pueda ser aplicado debe considerarse como un error inevitable el cual “supone el concurso simultáneo de dos elementos: desconocimiento total de la ilicitud e inevitabilidad del mismo” (Saborit,1997, p.166). 2.2. El concepto del error de prohibición en la actualidad. El error de prohibición es una evolución de lo que se conocía como el “error de derecho”, un presupuesto que indicaba un falso raciocinio acerca de aspectos jurídicos y penales. Sin embargo, dicha clasificación generaba grandes discusiones y problemas de muy difícil solución, como, por ejemplo: ¿si el error sobre la naturaleza mueble o inmueble de un bien generaba un error de hecho o derecho? (Urbano et al, 2011).2. 2. En Colombia aun se utilizan las expresiones y distinciones entre el error de derecho y el error de hecho,. especialmente en materia civil y en los argumentos presentados en el recurso extraordinario de casación..

(8) 8. Ahora bien, el error de prohibición hace referencia a que se pueden conocer los elementos del tipo penal, sin embargo, de lo que no se tiene conocimiento es acerca de si la conducta es ilícita o no, por ende, hay desconocimiento acerca de si lo que se está ejecutando es un delito. Esto es entonces, un error sobre la antijuridicidad, elemento de la culpabilidad sin la cual, el derecho penal no calificaría de culpable una conducta que se realiza sin la conciencia o conocimiento de dicho elemento mencionado. Pizarro. (2010), define el error de prohibición de la siguiente manera: El error de prohibición implica el conocer lo que se está haciendo, apreciando correctamente las circunstancias normativas o descriptivas del tipo, pero ignorar o considerar erradamente la licitud de la conducta. El autor desconoce el carácter ilícito de su acto. Por consiguiente, el error de prohibición se origina debido a una errada percepción de la realidad jurídica, que se puede dar debido a la ignorancia de la ley, esto es: ignorancia acerca de si la misma existe, si está vigente o también si la mal interpreta. Igualmente, si el autor considera que su actuar está cobijado por una causal de justificación que lo exime de responsabilidad, pero que en realidad no es así, o si la justificación existe, pero está sobrepasando sus límites, entonces también estará inmerso en un error de prohibición ya que “el conocimiento que el sujeto posee de la prohibición, esto es, la conciencia de la antijuridicidad, se trata de un requisito indispensable, porque sólo puede motivarse quien conoce la prohibición que pesa sobre su comportamiento.” (Berdugo, 2010, p.347). En el mismo sentido, Velásquez. (2013), manifiesta que “no obra culpablemente quien no está en condiciones de comprender la antijuridicidad de su hacer.” Del mismo modo, sucede igual, cuando el autor tampoco se plantea la ilicitud de su acto tal y como lo manifiesta Muñoz. (2012), en los siguientes términos: “Existe error de prohibición no solo cuando el autor cree que actúa lícitamente sino también cuando ni siquiera se plantea la ilicitud de su hecho.” También es preciso mencionar, que el error de prohibición está ligado a la validez de las normas, que las mismas tengan la capacidad de producir efectos jurídicos y que las mismas.

(9) 9. sean oponibles a terceros para lo cual se requiere su debida promulgación, no pueden haber normas ocultas. En palabras de Manso (1999): El primer requisito para la validez de las normas es la conciencia general del derecho existente. Si los contenidos normativos no fuesen repetidamente asimilados por la conciencia de las personas, no podría desarrollar ningún efecto. Por lo tanto, no solo una norma, sino también cuando se da el caso regulado en ella, deben ser conocidos si es que ésta ha de ser puesta en práctica por personas. (p.23) En nuestro ordenamiento jurídico, el error de prohibición se encuentra estipulado en el artículo 32, numeral 11 del Código Penal, el cual establece: Artículo 32. Ausencia de responsabilidad. No habrá lugar a responsabilidad penal cuando: 11. Se obre con error invencible de la licitud de su conducta. Si el error fuere vencible la pena se rebajará en la mitad. Para estimar cumplida la conciencia de la antijuridicidad basta que la persona haya tenido la oportunidad, en términos razonables, de actualizar el conocimiento de lo injusto de su conducta El inciso 2 de este numeral trae implícita que la antijuridicidad se entenderá conocida si el autor tuvo la oportunidad en términos razonables, posibles y actuales de conocer lo injusto de su actuar, con esto se evita que el error de prohibición sea un presupuesto ilimitado, evitando de esta manera la enemistad con el derecho o la ceguera jurídica, situaciones que podría traer consigo estados de impunidad y se inseguridad jurídica, ejemplo de ello es quien decida alegar que no conocía que el homicidio es un delito por el simple hecho de tener desinterés y no querer actualizarse o no querer entender los aspectos legales que regulan y castigan las conductas contrarias a derecho en la sociedad, “no saber lo que es.

(10) 10. posible saber y debe saberse” (Urbano et al, 2011), implica una falta de debida diligencia, la cual es constitutiva de culpa. 2.3 Tipos de error de prohibición. Por otro lado, el error de prohibición se divide en las siguientes categorías:  Directo o abstracto: Se da cuando el autor desconoce la norma legal que tipifica la acción que está cometiendo, o supone que la norma jurídica está derogada o la mal interpreta.  Indirecto o concreto: Cuando el autor se equivoca sobre los límites legales de una de las causales de justificación o sobre la consideración errónea acerca de la existencia de una causa de justificación, la cual no está aceptada por el derecho. A su vez, también se divide el error de prohibición en la calificación de invencible y vencible de la siguiente manera:  Vencible, evitable o relativo: Cuando se le puede exigir al autor que lo supere, si este se hubiese informado en forma debida y diligente en torno a las circunstancias que rodean su actuar y la significación del hecho (Velásquez, 2013).  Invencible, inevitable o absoluto: Cuando al autor al realizar la acción con la debida diligencia no le hubiese sido posible comprender la antijuridicidad, o lo que es igual, la ilicitud de su acción. Un error que cualquier persona en la misma condición también lo hubiese cometido. Para determina las situaciones anteriores y evidenciar si la conducta se encuentra enmarcada correctamente dentro de un error de prohibición, es necesario que se analicen las características personales del individuo tales como: Su profesión, nivel académico, extracción social, situación laboral y demás, que permitan evidenciar más a profundidad si al actor le hubiese sido posible o no superar el error..

(11) 11. Es posible realizar otras calificaciones sobre el error de prohibición tales como:  Doble error de prohibición: Esta calificación se da cuando el actor ignora la prohibición que le estipula la norma específica, pero al mismo tiempo, desconoce que su actuar está prohibido por otra disposición, tal es el caso, cuando se comete el delito de incesto con un menor de 14 años, el actor considera que no es reprochable, ni contrario a derecho tener relaciones con una niña de 12 años la cual es familiar suyo en primer grado en orden descendente o ignora que existe la norma con respecto al acceso carnal en menor de 14 años del artículo 208 del Cód. P., por ende decide hacerlo, en este caso, el actor también está incurriendo en el error de desconocer la norma acerca de la prohibición con relación al incesto, tipificada en el artículo 237 Ibídem configurándose así un doble error de prohibición.  Error sobre la concurrencia de circunstancias que de darse justificarían el hecho: El ejemplo claro de este error se da en lo que se conoce como la “legítima defensa putativa”, supongamos que A se encuentra cruzando un puente peatonal a altas horas de la noche en un lugar reconocidamente peligroso y del otro extremo viene B, quien al estar próximo de A realiza algún ademan que A entiende como una amenaza a su integridad, por lo que decide tomar su revólver y disparar causando la muerte de B. De acuerdo a las pruebas que se valoren, este caso puede encuadrar dentro de la llamada “legítima defensa putativa” que configuraría un error de prohibición el cual daría lugar a excusar la responsabilidad. La Corte Suprema de Justicia. (Sentencia SP 1478-2015), manifiesta con respecto a esta situación lo siguiente: La legítima defensa se considera como causal excluyente de la antijuridicidad porque la conducta de quien obra en defensa de un derecho propio o ajeno, contra una agresión que es injusta, actual o inminente, no es pasible de juicio de reproche dado que en esas condiciones se afirma que el hecho es justificado; en cambio, en el error de prohibición no es acertado hablar de legítima defensa, sino de defensa putativa o supuesta, porque quien actúa lo hace bajo el errado.

(12) 12. convencimiento de que ha sido objeto de una injusta agresión, cuando en realidad no ha existido un ataque injusto, actual o inminente, luego la conducta del agente está determinada por una deformación de la verdad que da lugar a excusar la responsabilidad, pero siempre y cuando el error sea invencible, dado que si fuere “vencible la conducta será punible cuando la ley la hubiere previsto como culposa” (Negrillas fuera de texto.) Otras causales putativas que se podrían considerar para la configuración de un error de prohibición en esta clasificación que se ha realizado, son por ejemplo el miedo insuperable y el estado de necesidad excluyente de la culpabilidad.  Error de comprensión culturalmente condicionado: En Colombia, este error parte del principio de diversidad cultural y étnica3 estipulado en la Constitución Política, artículos 7, 8 y 70, garantizando y protegiendo los derechos en igualdad de condiciones de las comunidades que tienen una cosmovisión diferente a la mayoritaria. Por ende, un ejemplo claro de esto son las comunidades indígenas 4 las cuales tienen una cultura propia definida y autoridades que son reconocidas por el Estado. Sobre este caso en particular, la Corte Suprema de justicia en la sentencia C-370 del 2002 realizó un minucioso estudio sobre el error de prohibición en el que puede incurrir una persona perteneciente a estas comunidades, y es que no solo dichas comunidades tienen una cultura definida y autoridad reconocida por el estado, sino que además, “[…] sus territorios son entidades territoriales (CP art. 286), y por ende, esas comunidades tienen derecho a gobernarse por autoridades propias (CP art. 287) sino que, además, la Carta autoriza a esas autoridades a ejercer funciones judiciales (CP art. 246).”. 3. Indica la Corte Constitucional que los grupos étnicos son categorías sociales y agrupaciones que. comparten características económicas, sociales, políticas y culturales, así como un territorio, lengua y nombre propio, Sentencia C-370/2002. 4. Es preciso aclarar que en Colombia existen otras comunidades y grupos sociales que tienen una cultura. propia, tal es el caso de las comunidades raizales y las comunidades gitanas..

(13) 13. El estudio de constitucionalidad que realiza la Corte en este caso, se da sobre el artículo 73 del Código Penal, el cual establecía que “Cuando el sujeto activo de la conducta típica y antijurídica sea inimputable por diversidad sociocultural, la medida consistirá en la reintegración a su medio cultural, previa coordinación con la respectiva autoridad de la cultura a la que pertenezca.” (Negrilla fuera de texto). La Corte consideró que de lo estipulado allí se podía colegir entonces, que quien no comparte los valores, costumbres y normas de la sociedad mayoritaria y especialmente del ordenamiento penal, es entonces, equiparada a una persona inmadura psicológicamente o lo que es peor, que su diversidad cultural es asimilada como un trastorno mental, situación que claramente vulnera el carácter multiétnico y pluricultural que existe en nuestro país. Con respecto al error prohibición culturalmente condicionado la Corte indica que a pesar de que no esté estipulado taxativamente en el artículo 32, numeral 11 del Código Penal, “se obre con error invencible de la licitud de la conducta”, una interpretación sistemática da a entender que, dicha causal incluye el error de prohibición culturalmente condicionado, en primer lugar, porque se eliminó el principio de que la ignorancia de la ley no era excusa como lo estipulada el anterior estatuto penal y en segundo lugar, porque “es claro que quien no puede comprender, por su particular cosmovisión, la ilicitud de su actuar, obra con un error sobre la licitud de su comportamiento.” Por ende, como ya se ha mencionado, para que el error de prohibición sea excluyente de la responsabilidad penal, es necesario que este sea invencible y que el sujeto activo haya tenido la oportunidad y la debida diligencia de actualizar el conocimiento para comprender su antijuridicidad, porque si no lo hizo, el yerro no sería insuperable sino evitable, y de acuerdo a esto el mismo articulado dispone no la exoneración de responsabilidad, sino, la reducción de la pena a la mitad. De lo anterior, la Corte se cuestiona si:.

(14) 14. ¿Significa lo anterior que esa persona, que no hace parte de un grupo cultural con esas características, y realiza una conducta típica y antijurídica, pero no comprende la ilicitud debido a su particular cosmovisión, debe entonces ser declarada culpable y ser condenada a la pena respectiva? Frente al anterior interrogante, la Corte indica que la respuesta es negativa ya que la persona ha incurrido en error de prohibición debido a que su diversidad cultural le impide comprender la ilicitud de conducta, por ende “en tales condiciones, no resultaría compatible con un derecho penal culpabilista imponerle una sanción, puesto que, a ella, en sus circunstancias específicas, no podía exigírsele que dejara de realizar un comportamiento.”  El error de prohibición invertido: Se da cuando el autor considera erróneamente que su acción está prohibida por la norma cuando en realidad no es así, la misma no existe o está derogada dentro del ordenamiento jurídico. Mañalich (2011) coloca como ejemplo lo siguiente: Si el agente erróneamente asume que la persona sobre quien realiza el acceso carnal por vía vaginal es una mujer mayor de 14, aunque menor de 18 años (= error de tipo), pero al mismo tiempo asume, también erróneamente, que estaría per se prohibido semejante contacto sexual (aun no abusivo) con una mujer menor de 18 años (= error de prohibición invertido) (Negrillas fuera de texto) 3. El error de prohibición en las teorías causalista y finalista del derecho penal. A manera de comparación, se expondrá a continuación el error de prohibición visto desde estas dos teorías del delito, puesto que, en Colombia el sistema penal en cuanto al delito se basa en la teoría finalista. Dicho lo anterior, tenemos que: En la teoría causalista el conocimiento de la antijuridicidad se ubica en el dolo y este a su vez se ubica en la culpabilidad. Lo anterior, quiere decir que en el causalismo, el error vencible de prohibición excluye el dolo por encontrarse la antijuridicidad inmersa en el, por.

(15) 15. ende, si el delito no contempla la modalidad culposa, así el error sea vencible, se excluye la culpabilidad. Esto es conocido como la teoría estricta del dolo, en donde, el error invencible de prohibición es causal de exclusión del dolo y de la culpabilidad; el error de prohibición vencible excluye el dolo pero permitiría la imputación objetiva, pudiéndose imputar la modalidad culposa pero solo si el tipo penal tiene previsto legalmente dicha modalidad, si no la tiene, el error vencible de prohibición también excluye la culpabilidad. Una de las soluciones frente a lo que podría ser una excesiva laxitud o predisposición a que sea ilimitado el error de prohibición en el causalismo por desinterés de conocer la norma o ceguera jurídica, fue la de proponer la modalidad culposa en todos los delitos. Por otro lado, la teoría finalista ubica el conocimiento de los hechos en el tipo subjetivo (dolo avalorado), Urbano et al (2011) y el conocimiento de la antijuridicidad en la culpabilidad, lo que indica que el dolo es un elemento independiente de la antijuridicidad y esta a su vez pertenece a la culpabilidad, siendo así, que el error sobre los elementos del tipo excluyen la tipicidad y el error sobre la antijuridicidad excluye la culpabilidad, en este caso, el error de prohibición no puede incidir sobre la imputación objetiva. El finalismo implica que la valoración que se haga del conocimiento debe ser posible, que se pueda exigir y que sea actualizable, no se puede concebir como un elemento actual, puesto que el derecho y las normas están en constante creación y cambio. El finalismo deriva a su vez la llamada teoría estricta de la culpa, la cual implica que, solo el error de prohibición invencible es excluyente de culpabilidad y el error vencible, aunque no la excluye, si incide en la punibilidad ya que es posible la graduación de la culpabilidad, esto se puede apreciar en nuestro ordenamiento penal, cuando el artículo 32, numeral 11, especifica que si el error es vencible la pena se rebaja a la mitad. 3.1 Diferenciación entre el error de tipo y error de prohibición y su campo de aplicación. La diferencia entre el error de tipo y el error de prohibición se halla en el conocimiento de los elementos que componen el tipo penal, lo cual es causal de exclusión del dolo el cual.

(16) 16. afecta la tipicidad, esto último en cuanto al error de tipo. Por otro lado, en el error de prohibición, la diferencia se encuentra en el conocimiento de la antijuridicidad el cual afecta la culpabilidad, lo que equivale o es igual al conocimiento o percepción errada que se tiene acerca de si la acción que se está cometiendo es licita, esto a pesar de conocer los elementos que configuran dicho tipo penal. La Corte Suprema de Justicia (Sentencia SP 8850-2014), expresa que: El error de prohibición difiere del error de tipo en que el agente conoce la ilicitud de su comportamiento, pero erradamente asume que el mismo le está permitido y que por lo tanto lo excluye de responsabilidad penal. En otras palabras, supone que hay unas condiciones mínimas pero serias que en alguna medida hagan razonable la inferencia subjetiva que equivocadamente se valora. (Negrillas fuera de texto). En cuanto al error de tipo, se puede colocar de presente por ejemplo: El caso del acceso carnal abusivo en menor de 14 años, articulo 208 del Código Penal, si el autor desconoce por error la edad de la menor asumiendo que es mucho mayor debido a su apariencia, estará inmerso dentro un error de tipo, precisamente al tener un conocimiento falso o erróneo acerca de la edad de la menor, la cual es un elemento del tipo penal en mención, otro ejemplo clásico, es el del cazador que dispara hacia su objetivo con la firme convicción y conocimiento de que es un animal, pero resulta siendo otro cazador y/o persona que no tuvo el respectivo deber de cuidado y se interpuso en la línea de tiro, finalmente esta persona fallece, pero al haber existido un error de tipo se excluye la tipicidad de la acción. En palabras de Combalía (s. f.) “el Derecho puede y debe ser cierto, en tanto la interpretación del hecho puede engañar a los más expertos” (p.150). De igual forma, Gómez et al (2010) nos indican como definición del error de tipo que “cuando el autor desconoce la concurrencia o realización de alguno o de todos los elementos del tipo de injusto –tanto se trate de elementos descriptivos como normativos– nos encontramos ante lo que se llama error de tipo.” De modo general que, no se originará un comportamiento doloso cuando el actor al ejecutar la acción ignore o no pueda prever alguna circunstancia preexistente que determine dicha actuación como típica, Reaño (2003)..

(17) 17. Cabe resaltar, que si el error es vencible y la conducta genera un riesgo no permitido el cual se concreta en resultado, lo que significa que se ha violado un deber de cuidado, la conducta se imputará como culposa cuando la ley prevea el tipo penal en esta modalidad, de esta manera lo estipula el artículo 32, numeral 10 del Código Penal. ,. dentro. del. cual se encuentra consagrado el error de tipo. Artículo 32. Ausencia de responsabilidad. No habrá lugar a responsabilidad penal cuando: 10. Se obre con error invencible de que no concurre en su conducta un hecho constitutivo de la descripción típica o de que concurren los presupuestos objetivos de una causal que excluya la responsabilidad. Si el error fuere vencible la conducta será punible cuando la ley la hubiere previsto como culposa. Pero si, por el contrario, un actor que desconoce o considere erróneamente que su accionar es lícito y permitido por la ley sin serlo, a pesar de poder conocer lo elementos que componen el tipo penal, entraría dentro de la categoría del error de prohibición. Por ejemplo: El caso de un funcionario público que antes de emitir un acto propio de sus funciones, considere que recibir un dinero por parte del interesado al que va destinado dicho acto, no constituye delito alguno, cuando bien puede estar inmerso en delito de cohecho impropio, artículo 406 del Código Penal. Otro ejemplo es el caso de los miembros de las comunidades indígenas que tal y como ya se vio anteriormente, al tener una cosmovisión y pertenecer a una cultura definida y totalmente diferente a la mayoritaria, le sea imposible tener conciencia de la antijuridicidad de alguna acción que ejecute la cual se considere como delito en el ordenamiento penal. Otro ejemplo, se da cuando el autor decide causarle daño a la mascota de su vecino porque ésta ladra mucho, por ende, asimila erróneamente que su actuar se encuentra justificado debido a que está defendiendo su derecho a la tranquilidad y al buen descanso, igualmente, asumiendo que a lo mucho dicha acción solo le acarreará una irrisoria multa, ignorando así, que la ley 1774 del 2016 tipifica el maltrato animal como un delito que.

(18) 18. contiene una pena entre 1 a 3 años de cárcel y multas de entre 5 a 60 SMLMV, lo que fácilmente a hoy podría ser mas de 40 millones de pesos. En palabras de Calvo (s. f.): En el error de tipo el hombre no sabe lo que hace y en el error de prohibición, sabe lo que hace, pero cree que no es antijurídico. Si es invencible elimina también la culpabilidad; si es vencible puede dar lugar a culpa. (p.2) 3.1, Clases de errores de tipo. Al igual que el error de prohibición, el error de tipo se puede dividir en distintas clases las cuales se pretenden mostrar a manera enunciativa, más no se profundizará en ellas, puesto que el objetivo de esta investigación es otro. Dentro de las clases de errores de tipo podemos encontrar las siguientes:  Error sobre el curso causal, “Dolus Generalis”: Se da cuando concurren dos acciones que realiza el autor, creyendo que el resultado se originó con la primera acción, cuando en realidad se originó en la segunda, en palabras de Roxin y Sancinetti (2004), el “dolous generalis”: Trata de cursos de acontecer de dos actos, en los cuales el autor cree haber producido el resultado con el primer acto de la acción, mientras que el resultado, en realidad, recién se produce por el segundo acto de la acción, el cual, según la representación del autor, solo debía servir para ocultar el hecho ya consumado anteriormente. El ejemplo clásico de este tipo de error, se da cuando un sujeto decide estrangular a su víctima y creyéndola muerta decide tirarla al rio, pero en realidad la víctima solo estaba inconsciente y muere por consiguiente no por asfixia mecánica sino, por ahogamiento.  El error sobre el objeto de la acción: Se da, por ejemplo, en el caso de que A quiera asesinar a B, pero termina asesinando por error a C, en este caso la acción configura.

(19) 19. un solo delito, pero, cuando los sujetos son heterogéneos, por ejemplo: A quiere asesinar al perro de B, pero por error terminar asesinado a B, en ese caso se produce el concurso de delitos entre daño en bien ajeno o maltrato animal, en grado de tentativa y el de homicidio. (Muñoz, 2012).  Error en el golpe. “Aberratio ictus”: Se da especialmente en algunos delitos de resultado y es cuando se dirige la acción sobre determinado objeto o persona, pero termina por error causándose daño a otro u otra. Silva (s. f.) indica que “el sujeto dirige efectivamente su conducta contra un determinado objeto, pero no consigue lesionarlo, produciéndose el efecto lesivo en otro objeto” (p.348). Error igualmente asociado al error sobre el objeto de la acción.  Error sobre la relación de causalidad: Se da cuando el resultado se origina por una causal independiente del hecho inicial del autor. Girón (2013), explica que la desviación del curso puede ser esencial o no esencial, esencial cuando el autor desconocía la circunstancia que finalmente originó el resultado o no tiene nada que ver en el, ejemplo, A, propina un disparo con la intensión de matar a B, pero el disparo resulta no ser letal, sin embargo, B fallece por consecuencia de una negligencia médica en un mal procedimiento que tiene que ver con la anestesia que se uso en él. Y no esencial si: [… [Se mantiene dentro de lo previsible con arreglo a la experiencia de la vida y no se justifica otra valoración de hecho. Por ejemplo, el plan de autor era lanzar al sujeto desde un puente con el objeto de que se ahogara en el río, pero, en lugar de ahogarse, muere al estrellarse contra unas rocas. En este caso, la desviación será no esencial. (p.39) Otro ejemplo que se puede tomar de Agudelo (2010), es el que se plantea de la siguiente forma: “A dispara contra B con la intensión de lesionarle; el disparo hiere a C, quien, por ser hemofílico, muere. Si este último no hubiera padecido de esa enfermedad, la incapacidad hubiera sido de quince días.”.

(20) 20. 4. Edad de consentimiento. Antes de dar paso al análisis de la aplicación del error de prohibición en el delito de Acceso Carnal Abusivo en menor de 14 años, es preciso examinar uno de los elementos importantes de este tipo penal, dicho elemento, es la edad de consentimiento permitida en nuestro país, para que quien tenga. una minoría de edad pueda disponer y decidir. libremente en todo lo que concierne a su sexualidad. En nuestro ordenamiento legal, tanto en los códigos penal, civil y en las normas concernientes a la protección de los derechos de la infancia y la adolescencia en Colombia, la edad considerada como impedimento debido a la inmadurez mental, volitiva y afectiva para auto determinarse está limitada hasta los 14 años, esto quiere decir entonces que, el menor de 14 años tiene una especial protección en nuestro ordenamiento jurídico. Vemos pues, que a la luz del Código Civil se denomina infante a quien no haya cumplido 14 años (art. 34), dentro del mismo ordenamiento se considera como nulo el matrimonio cuando se haya contraído por menores de 14 años, (art. 140) y en materia penal, igualmente se consignan tipos penales relativos a la protección del bien jurídico de la libertad, integridad y formación sexuales, como los son los artículos 208 y 209, los cuales tienen como ingredientes normativos y descriptivos del tipo, que el acceso carnal y el acto sexual se cometan en contra de menores de 14 años. De la misma forma, el Código de la infancia y la adolescencia, instauró una modificación en su artículo 200 al código penal, en el referido de que, en las conductas cometidas en contra de menores de 14 años, sus respectivas penas serán aumentadas. Con respecto a la edad de consentimiento en el ámbito penal, la cual realmente nos interesa como objeto de estudio, la Corte Constitucional en Sentencia C.876 del 2011, señala que el legislador tuvo razones fundadas para la proteger penalmente a los menores de 14 años, de acuerdo al desarrollo de potestad configurativa. En palabras de la Corte la justificación se encuentra dada así:.

(21) 21. A diferencia de los casos de violación de personas y delitos sexuales mediados por actos de coerción, los tipos penales de las disposiciones demandadas (arts. 208 y 209) tipifican conductas que versan sobre acciones en principio consentidas o no resistidas por el menor, en todo caso sin la intervención de coacción alguna. El carácter abusivo de estos actos deriva de la circunstancia de ser realizados con persona que físicamente aún no ha llegado a la plenitud de su desarrollo corporal y, especialmente, por tratarse de seres humanos que no han desplegado su madurez volitiva y sexual, prestándose para el aprovechamiento de personas que los aventajan en lo corporal e intelectual y precipitándolos precozmente a unas experiencias para los que no están adecuadamente preparados, con consecuencias indeseadas como el embarazo prematuro y la asunción de responsabilidades que exceden sus capacidades de desempeño social. En efecto, de acuerdo con documentos de la Organización Mundial de la Salud[44], los menores entre 10 y 14 años tienden a ser mucho menos activos sexualmente que aquellos entre los 15 y los 19 años. Los diferentes estudios al respecto[45] , si bien no definen claramente una edad promedio de inicio de la actividad sexual, permiten aseverar que es perfectamente justificable que el Legislador establezca que los menores de 14 años no puedan ser involucrados en el ejercicio de su sexualidad, así medie su voluntad. En tal circunstancia considera el Legislador que los actos sexuales con menores son abusivos, no por la especificidad misma de las conductas sino por tratarse de incapaces absolutos ante la ley[46]. Es clara la Corte entonces, al colocar de presente las circunstancias de inmadurez mental, intelectual, volitiva, afectiva y además, la desventaja corporal y desarrollo sexual pleno aun incompleto, situaciones fundamentadas bajo los criterios de una entidad reconocida y respetada a nivel internacional como lo es la Organización Mundial de Salud, además de los tratados internacionales suscritos por el país, para amparar y justificar la edad de consentimiento libre de vicio alguno hasta de los 14 años..

(22) 22. 5. Error de prohibición en el delito de acceso carnal abusivo El error de prohibición es un delito que se encuentra consagrado en el artículo 208 del Código Penal colombiano, el cual fue modificado por el artículo 4° de la ley 1236 de 2008, dicha disposición establece lo siguiente: ARTICULO 208. ACCESO CARNAL ABUSIVO CON MENOR DE CATORCE AÑOS. <Artículo modificado por el artículo 4 de la Ley 1236 de 2008. El nuevo texto es el siguiente:> El que acceda carnalmente a persona menor de catorce (14) años, incurrirá en prisión de doce (12) a veinte (20) años. (Subrayas dentro del texto). Se puede colegir de la descripción que se realiza de este tipo penal los siguientes elementos:  Sujeto activo: Cualquiera que ejecute la acción.  Sujeto pasivo: Cualificado: Menor de 14 años.  Bien Jurídico tutelado: La libertad, integridad y formación sexuales.  Verbo rector: Acceder carnalmente.  Elemento descriptivo: Menor de 14 años.  Elemento normativo: Acceso carnal De lo anterior, se puede deducir también, que este tipo penal no exige como ingrediente valorativo la violencia que se pueda ejercer. En sentencia citada por Monsalve y Gómez (2011), la Corte Suprema de Justicia expresa que: El bien jurídico que el legislador pretende proteger con la consagración de esta norma no reside en el amparo de la libertad que todo individuo ostenta para otorgar su consentimiento en la realización de actos de índole sexual, sino.

(23) 23. en la salvaguardia a favor de quienes no tienen autonomía para determinar en dicho ámbito su comportamiento. (Corte Suprema de Justicia, Sentencia 33022-2010). Lo que significa, que es la incapacidad presumida del menor de 14 años debido a su inmadurez, intelectiva, de voluntad y afectiva para auto determinarse en conductas concernientes a su sexualidad lo que el legislador busca proteger mediante la norma. Por consiguiente, el consentimiento de la víctima no es una causal de exoneración de responsabilidad para el autor, puesto que dicho consentimiento se entiende viciado por la incapacidad de determinación del menor. En cuanto al error como excluyente de la responsabilidad, es más factible que se dé el error de tipo, el cual excluye el dolo y por ende la tipicidad de la acción al tener un falso conocimiento sobre uno de los elementos del tipo penal, en este caso el más importante, que es la edad de la víctima. Supongamos el caso en el cual A conoce a B en una discoteca, en donde se supone que solo ingresan personas mayores de edad, posteriormente deciden dirigirse a un lugar en donde puedan tener intimidad y a la mañana siguiente son vistos por alguien que conoce a B, el cual decide denunciar a A ante la Fiscalía. A, argumenta que efectivamente B, aparentaba una edad mucho mayor a la que verdaderamente tiene, la cual es de 13 años, e igualmente al encontrarse ella en un sitio a altas horas de la noche, destinado al esparcimiento cultural en donde solo es permitida la entrada de personas mayores de edad, supuso con mayor fuerza aun, que B contaba con una edad suficiente para auto determinarse y que era mucho mayor a la edad que verdaderamente tiene. En este caso, es evidente que A desconoció totalmente uno de los elementos del tipo penal motivado por un error al que fue inducido debido a las circunstancias de modo, tiempo y lugar, lo cual daría lugar una exclusión de la responsabilidad, y es que, en lo referente al error de tipo en el acceso carnal abusivo, específicamente aplicado a un caso similar al del ejemplo propuesto, la Corte Suprema de Justicia Rad. N° 12772 ha dicho que:.

(24) 24. Una cosa es la edad revelada por los signos y exámenes clínicos que sólo maneja el médico forense (y por ello antes está oculta), y otra puede ser la edad aparente que se ensaya o piensa de acuerdo con rasgos físicos accesibles a cualquier observador lego (Negrillas dentro del texto). Por otro lado, en cuanto a la aplicabilidad del error de prohibición en el delito de acceso carnal abusivo en menor de 14 años, al ser una situación mucho más rigurosa en cuanto a su aplicabilidad y con el fin de evitar impunidad o aplicar un excesivo castigo, es necesario que se estudien particularmente las calidades personales del actor, como lo son su condición social, grado de instrucción o escolaridad, su situación económica y cultural, la relación comunicativa que tiene con el estado social de derecho, si el mismo llega a su comunidad y se siente acompañado por el, de igual forma, es preciso analizar su integración a la sociedad la cual se analiza con respecto al acceso que tiene a los medios informativos como son lo son la radio, la televisión y el internet. Lo anterior con el fin de realizar un juicio de valor que permita dilucidar, si debido a dichas condiciones, al sujeto activo de la conducta le fue imposible vencer el error de prohibición al no tener acceso al conocimiento de la norma que prohíbe su actuar. Las situaciones particulares que el juzgador debe analizar antes de emitir un fallo condenatorio o absolutorio, tienen como base las profundas desigualdades sociales que tiene Colombia, un país en donde hay hasta este año según cifras del Mineducación (2016), una tasa del 5.8% de analfabetismo y que por otro lado, es un país en donde convergen gran cantidad de culturas con costumbres diferentes, por ende no sería raro que la norma que prohíbe el acceso carnal abusivo en menor de 14 años, no se encuentre al alcance del conocimiento del total de las personas que componen la nación colombiana. Por ejemplo: es posible que una persona que se encuentra en estado de analfabetismo, la cual vive en un corregimiento con poca presencia del estado como se podría dar en el departamento del Chocó, el cual se considera el departamento más pobre de Colombia, que según un estudio de Hoyos (2015), dicho departamento al año 2013 contaba con la mayor incidencia de pobreza, la cual era del “63.1% y con un índice de pobreza extrema del 35%”.

(25) 25. (p.10). Aunado a esto, el difícil y prácticamente inexistente acceso a medios informativos como el internet, lo que quiere decir que es una persona en altas circunstancias de vulnerabilidad, situación que haría posible que no conociera acerca de todas las disposiciones normativas que constantemente se modifican y se crean en nuestro ordenamiento jurídico. Además, de que le es prácticamente imposible a una persona en dicha situación comprender la técnica y el lenguaje legal usado, como, por ejemplo, comprender lo que se entiende por acceso carnal La Corte Suprema de Justicia (sentencia 33022), dispone que una vez realizado el análisis de las situaciones mencionadas, se deberá dar uno de los siguientes presupuestos: (i) Si el juez concluye, dadas las condiciones y características del autor o partícipe del injusto, que jamás tuvo la posibilidad de conocer la prohibición normativa, el error será invencible. (ii) Si está demostrada la existencia de un error (es decir, de una concreta falta de conocimiento por parte del agente), pero desde una perspectiva normativa esta situación carece de la solidez suficiente para destruir la posibilidad de acceder al sentido prohibitivo de la norma (en otras palabras, la persona no sabía, pero debía saber), el yerro será vencible, caso en el cual la pena será reducida en la mitad. Y (iii) si el error alegado es burdo o craso, en el entendido de que de ninguna manera podría ser excusable, no habría lugar a rebaja de la pena, así el yerro tuviese sustento probatorio. Por consiguiente, para que el error de prohibición prospere en el delito de acceso carnal abusivo en menor de 14 años, es necesario que exista una causal muy poderosa ligada a aspectos socioculturales y económicos del actor para que pueda validarse como motivo suficiente, el cual le impidió conocer la prohibición normativa..

(26) 26. Conclusiones Una vez que se ha hecho esta descripción del error de prohibición, podemos resumir que el mismo se origina en el momento en que un sujeto realiza una acción conociendo los elementos que componen el tipo penal, pero, desconoce o no tiene conciencia de la antijuridicidad o de los injusto de su actuar, que dicho desconocimiento se puede dar por diferentes factores como lo son el desconocimiento acerca la de la existencia de la norma, la vigencia de la misma, la mal interpretación o porque considera que existe una causal que justifica su accionar sin que realmente esto sea así. Por ende, la eficacia en la aplicación del error de prohibición se encuentra determinada por el análisis acucioso y diligente que realice el juzgador sobre las particularidades propias e individuales del actor, situaciones tanto culturales, económicas, laborales y de grado de instrucción, entre otras, que harían posible que el error de prohibición se aplicase en un caso de acceso carnal abusivo en menor de 14 años, sin que ello represente un mensaje de impunidad, puesto que, el conocimiento del derecho en cuanto a las normas jurídicas, las cuales cambian constantemente y evolucionan vertiginosamente, no están al alcance de toda la sociedad, máxime cuando se tienen los problemas de desigualdad, pobreza, analfabetismo y abandono del estado, lo cual supone que el conocimiento del derecho no esté al alcance de todos y cada uno de los miembros de la sociedad. Así mismo, al existir en Colombia una protección hacía el carácter pluriculturar de la nación, en donde incluso las comunidades indígenas tienen su propia jurisdicción, hace posible que el error de prohibición se aplique de manera eficaz frente a un caso de acceso carnal abusivo, claro está, siempre y cuando dicho error sea invencible, requisito indispensable para que se excluya la culpabilidad y se aplique eficazmente el error de prohibición. No obstante, es necesario tener claro que los derechos de los niños y niñas en nuestro país están por encima de los derechos de los demás miembros de la sociedad, por ende, es necesario que el Estado colombiano intensifique sus esfuerzos en cuanto a políticas de acceso de toda la población a la educación con el fin de erradicar el analfabetismo, a la.

(27) 27. salud especialmente sexual y reproductiva, a los servicios básicos que son fundamentales como por ejemplo los servicios públicos esenciales de agua y luz, a ampliar la cobertura de servicios y redes como el internet y demás sistemas de comunicación como la radio y la televisión, a realizar campañas de sensibilización en cuanto a los delitos cometidos en contra de los menores y en general de cualquier tipo y las implicaciones penales que estos conllevan, a la enseñanza y promoción de los derechos humanos y en definitiva, disminuir la desigualdad tan marcada en nuestro país. Sin duda alguna, mejorando situaciones como las anteriores la violencia sexual y de cualquier índole en contra de nuestros niños y niñas en algo se vería disminuida o por lo menos no habría lugar a que los perpetradores alegaran una causal de exclusión de responsabilidad penal por causas de sus condiciones de analfabetismo, abandono del estado y demás situaciones que de alguna u otra manera no les permitiera conocer de la norma y por ende de lo ilícito de su conducta..

(28) 28. Referencias Bibliográficas: Agudelo, N. (2010), Casos y preguntas de derecho penal. Bogotá, Colombia: Editorial Temis. Balanguera, M. & Pallares L. E. (2011). Error de prohibición el derecho penal. Revista Verba. Iuris. Vol.. 1,. Universidad. Libre.. Recuperado. de. http://www.unilibre.edu.co/verbaiuris/images/stories/vol1/dp2.pdf Berdugo, I., Arroyo, L., Ferré, J. C., García, N., Serrano, J., Terradillos, J., Vicente, R., Acale, M., Nieto, A., Demetrio, E. & Pérez, A. (2010) Curso de derecho penal. Parte general (2da. Ed.). Barcelona, España: Ediciones Experiencia, S.L. Combalía, Z. (Sin fecha). Incidencia de la “ignorantia vel error iuris” en la aplicación de la. ley.. Zaragoza,. España:. Universidad. de. Zaragoza.. Recuperado. de. http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/16996/1/IC_Especial_14.pdf Girón, J. G. (2013). Teoría del delito. Ciudad de Guatemala, Guatemala: Instituto de la Defensa. Técnica. Judicial.. Recuperado. de. http://biblioteca.oj.gob.gt/digitales/45580.pdf Hoyos, C. (2015). Análisis de las causas del regazo en el desarrollo económico del departamento del Choco. Trabajo de grado, Universidad ICESI, Santiago de Cali, Valle. del. Cauca.. Recuperado. de. https://repository.icesi.edu.co/biblioteca_digital/bitstream/10906/78248/1/TG00945.p df León, A. (2013). “Error de prohibición: Nueva Institución en la legislación ecuatoriana. Trabajo de grado en derecho, Universidad de las Américas. Quito, Ecuador. Recuperado 2013-02.pdf. de. http://dspace.udla.edu.ec/bitstream/33000/161/2/UDLA-EC-TAB-.

(29) 29. Manso, T. (1999). Desconocimiento de la norma y responsabilidad penal. Bogotá, Colombia: Universidad Externado de Colombia. Monsalve, D & Gómez, J. (2011). Línea jurisprudencial. El alcance del testimonio del psicólogo dentro de los procesos por delitos de abuso sexual en menores de edad. Trabajo de grado, especialización, Universidad de Medellín. Medellín, Colombia. Recuperado. de. http://repository.udem.edu.co/bitstream/handle/11407/233/L%C3%ADnea%20jurispr udencial.%20El%20alcance%20del%20testimonio%20del%20psic%C3%B3logo%20 dentro%20de%20los%20procesos%20por%20delitos%20de%20abuso%20sexual%2 0en%20menores%20de%20edad.pdf?sequence=1&isAllowed=y Muñoz, F. (2012) Teoría general del delito (3ra. ed.). Bogotá, Colombia: Editorial Temis. Pizarro, M. (2010). El error en el derecho penal. Lima, Perú: Ministerio Público, Fiscalía de. la. Nación.. Recuperado. de. http://www.mpfn.gob.pe/escuela/contenido/actividades/docs/512_error_en_el_derech o_penal.pdf Roxin, C. & Sancinetti, M. (2004). Desviación del curso causal y “Dolus generalis”. Bogotá, Colombia: Universidad Externado de Colombia. Saborit, D. F. (1997). La delimitación del conocimiento de la antijuridicidad: una aportación al estudio del error de prohibición. Tesis Doctoral, Universitat Pompeu Fabra,. Roma,. Italia.. Recuperado. de. https://chapingo.mx/revistas/archivos/guia_apa.pdf. Urbano, J. J., Barbosa, G., Ruiz, C. E., Castro, S. J., Barreto, H., Suarez, A., Marino, C., Hernández, A., Buitrago, A., Córdoba, M., Caldas, J. Sampedro, C., Ferro, G., Monro, W., Bazzani, D., González, I., Gómez C. A., Agudelo, N., Sánchez, E. M., Cruz, L. & Andradre, J. A. (2011). Lecciones de derecho penal, parte general (2da. Ed.). Bogotá: Colombia: Universidad Externado de Colombia..

(30) 30. Velásquez, F. (2013). Manual de derecho penal (5ta. Ed.). Bogotá, Colombia: Ediciones Jurídicas Andrés Morales. Zaffaroni, R.E. (2002). Derecho penal, parte general (2da. ed.). Buenos aires, Argentina: Editorial Sociedad Anónima Editora. Artículos científicos, revistas electrónicas indexadas y otros documentos: Calvo, D. G. (Sin fecha), Error de prohibición y error de tipo. Documento recuperado de www.alfonsozambrano.com/doctrina_penal/130609/dp-errortipo_errorprohicion.doc Mañalich, J. P. (2011). El delito como injusto culpable. Sobre la conexión funcional entre el dolo y la consciencia de la antijuridicidad en el derecho penal chileno. Revista de derecho. de. Valdivia. 24(1),. 87-115.. Chile,. recuperado. de. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071809502011000100005&lng=en&nrm=iso&tlng=en Reaño, J. L. (2003). El error de tipo en el Código Penal peruano, Université de Fribourg. Frigurbo,. Suiza.. Recuperado. de. https://www.unifr.ch/ddp1/derechopenal/anuario/an_2003_10.pdf Silva, J. M. (Sin fecha). “Aberratio ictus” e imputación objetiva. Barcelona, España: Universidad. de. Barcelona.. Recuperado. de. https://www.boe.es/.../abrir_pdf.php?id=ANU...%22Aberratio_ictus%22 Jurisprudenciales: Corte Constitucional, Sala plena. Sentencia C-370, del 14 de mayo de 2002. M. P. Eduardo Montealegre Lynett. Bogotá, Colombia. Corte Constitucional, Sala plena. Sentencia C-876 del 22 de noviembre de 2011. M. P Mauricio González Cuervo. Bogotá, Colombia Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal. Sentencia SP8850 del 09 de julio de 2014. M.P. Fernando Alberto Castro Caballero. Bogotá, Colombia..

(31) 31. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal. Sentencia SP 1437 del 12 de febrero de 2014. M. P José Leónidas Bustos Martínez. Bogotá, Colombia. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal. Sentencia del 27 de abril de 2000. Rad. 12772. M. P. Jorge Aníbal Gómez Gallego. Bogotá, Colombia. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal. Sentencia 33022, del 20 de octubre de 2010. M. P. Julio Enrique Rocha Salamanca. Bogotá, Colombia. Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal. Sentencia SP 1478, Rad. N° 42273 del 18 de febrero del 2015. M.P. María del Rosario Gonzales Muñoz. Bogotá, Colombia. Páginas web: Mineducacion.gov.co. (2016). Gracias al Programa Nacional de Alfabetización de Mineducación, 676 mil personas más sabrán leer y escribir en el 2018. Consultado 25 de noviembre de 2016 en http://www.mineducacion.gov.co/1759/w3-article356749.html Real Academia de la Lengua Española (2016). Consultado 26 de noviembre de 2016 en http://dle.rae.es/?id=G47B9qL.

(32)

Figure

Actualización...

Referencias