Texto completo

(1)

Mujeres Latinoamericanas:

Entre el desarrollo

y

la supervivencia

(2)

Edita:

Universidad Internacional de Andalucía

Sede Iberoamericana de La Rábida

Colección:

«Encuentros Iberoamericanos», nO6

Secretaria Colección:

María

Dolores Lobo Carcía

Mujeres

Latinoamericanas: Entre el desarrollo y la supervivencia

Dirección: Pilar Sanchiz Ochoa

Isabel Ma Martínez Portilla.

©

De

la edición:

Universidad Internacional de

Andalucía

Sede

Iberoamericana de La Rábida

©

De

los capítulos:

Los

autores correspondientes

Depósito Legal: SE -2601 -99

r.S.B.N.:

84-7993-016-0

Portada: Asamblea constitutiva de laürganización deMujeres Guatemaltecas «MamáMaqLlÍn».Guapas, México, Agosto de 1990.

Fotografía: Isabel M" Martínez Portilla

Composición, e Impresión: Selecciones Gráficas Manuel Carmona, S.L.

(3)

Socióloga. Inslituto de 1;\ Muier Universid'ld Centroamerican,\ de Nicaragua

iVk corresponde hoy reflexionar sobre el tema "El Movimiento de la Mujcr en el Proceso de Democratización" yquisiera comenzar por referirme a

dos conceptos: nW1Jilnientosocial)' delllocracia, términos a los que se ha dado diverséls intcrpretaciones y definiciones, por lo que considero necesario que nos pongamos de acuerdo para saber que estamos hablando el mismo

lengua-JC.

1.IVIOVI HE TOSOCIAL.

El concepto MOVIMIENTO SOCIAL se ha utilizado como sinóni-mo de movimicnto popular, de movilización social ode organización popular. En América Latina se ha aceptado el carácter heterogéneo de los

mo-vimlcntos sociales, así como su DIVERSIDAD en los niveles de desarrollo; Illovimiento significa DIFERENTES FORMAS, RITMOS y VELOCIDAD. Sc ubica cl origen dcl concepto a principios del Siglo XIX, ligado al

movi-miento obrcro.

Algunos autorcs latinoamericanos, apartir de la década de los ochen-la, se han referido al nuevo despertar de los movimientos sociales, o a los nuevos movimientos sociales. Estos nuevos movimientos sociales se caracte-rizan por el intento de alterar los relaciones dedesigualdad entre losactores inl'olucl'{/dos. sea anivel territorial, enelámbito doméstico, anivel de consu-nlo. huscando un nuevo tipode relaciones, por ejemplo entre hombres)'

muje-1'1'.1'. en!re losjl)l'enes. losadultos y el mundo engenera/.

(4)

Los movimientos sociales también sehanconsiderado como

reaccio-nesacosas existentes, quebuscan superar oprevenir, como respuestas a crisis y como elementos de expresión humana constantes, permanente, históricos, delaespecie humana.

En Amél'ica Latina seha evidenciado laparticipación dela mujer en los movimientos sociales. Y se señalan tres razones por las cuales la mujer participa enestos movimientos:

1. 1) En eSLOSmovimientos selogra que la mujer, especialmente de los sectores populares, se sienta gestora yprotagonista desudesarrollo. ojuega un papel secundario deacompañante deun hombre.

r.

2)Por elcarácter espontáneo delos movimientos, con estructuras 01'

-ganizativas informales, noburocráticos, enlosquesetrata de evitar lasformas deorganización jerárquicas yderespetar lasmúltiples iniciativas delas muje-res,hacen que suestructura organizativa sepresente abierta aaceptar di feren-tesformas departicipación a tono con la compleja realidad de las mujeres.

1. 1)El hecho de que los movimientos apunten hacia problemas de la I'ida cotidi({J/{/ motiva alasmujeres aformar parte de los mismos.

No cabe la menor duda que la mujer estáparticipando cadavez enmayor

número enlos movimientos sociales. La crisis económica, política y social ha ,1I:cctado mucho más negativamente encuanto alo que suvisión ante lavida sercl"iere alos hombres que alasmujeres, yaque elmachismo seha converti-do enuna debilidad paralos hombres y los hallevado aldebilitamiento desu

(5)
(6)
(7)

IV. PRINCIPALES APORTES DEL MOVIMIENTO DE MUJERES AL

ITespondencia con la aspiración de"humanizar la vida".

La dinámica de[os conflictos ydelsufrimiento humano enlavida co tidia-na son lascondiciones másfrecuentes quehacen posible latoma de conciencia lucha siempre estuvieron subordinados alosintereses y lasprioridades deotros

(8)
(9)

tras seva a frustrar ore<ilizarpor nosotras, yque clelasdecisiones quetomemos en unooen otro senticlo lasúnicas quepagaremos sus consecuencias parabien o pal'a mal seremos nosotras, tenemos que reconocer que en algunos casos, en ~¡Jgunos momentos y circunstancias denuestra vida, noshemos senticlo solas y presionadas yasíesquehemos buscacloLeRitillúdad externo, hacienclo algunas conceSIOnes,

Esta ambigüedacl entre lonuevo que hemos veniclo creanclo -muchas ve-ccs ,\ punta de intuición, porque no tenemos un marco clereferencia clelcual asimos- ylo tradicional, loconocido, lo socialmente aceptaclo, escaracterístico denuestro propio desarrollo, yello lollevamos, loreflejamos en nuestro movi-micnto socia!. No juzgo siesbueno oesmalo, paramísencillamente es, simple-mente es una parte muy clifícil clelproceso cle crecer como persona y como colectivo demujel·es.

Lo expreso porque creo quetenemos quereeonocerlo en nosotras mismas, acepl~¡rlo y vivil' sin ocultarlo, porque solo asíseremos capaces cleaceptario en lasotras mujeres, yde esa manera comprenclernos sin conclenarnos, y compren-dera oli'as mujeres sinjuzgarias, con lacerteza de que, como clicela canción cle .luanIvlanuel Serrat, "Caminante, nohay camino, sehace camino alanclar"

V 2) EL PODER POR YPARA LAS MUJERES.

El temadel poder enelmovimiento clemujeres espara mí un tema recien-te. por lo menos en nuestra región Centroamericana. Comenzar averbal izar, a decir queparalacausaclelasmujeres esnecesario elejercicio del pocler ha sido ungran avance, porqueel poclerpara lasmujeres es sinónimo cleautoritarismo y cO/'I'l¡pcú51l.

1'01' un lado lo que hemos visto y percibiclo delejercicio clelpocler no nos f1,¡gustado, pero por otro lacio tenemos quereconocer que enla formación que no.shall dado hemos internalizado que elpoder noesparalasmujeres ydecimos "cl poder es asunto dehombres", detal manera que trabajamos para llevar a los hombres al poder.

Pero hemos ido hacienclo algunos avances, hastadefinir eL poder como eL estor elllIIlO posicióll, COIl instrumentos, mecanismos y formas que nos per mi-como éste se ejerce, en [ameclida en que seusapara clominar y para el lucro persona!. Y que sólo quenosotras participemos clelejercicio clelpoclervamos a

lograr transformar nosólo laconcepción, sino lamanera como en la mayoría de los casos seha ejercicio.

(10)
(11)
(12)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...