Devarim Por: Avraham ben Avraham

Texto completo

(1)

Devarim

Por: Avraham ben Avraham Torah: Devarim 1:1-3:22

Haftara: Yeshayahu 1:1-1:27

Código Real: Yojanan 15:1-11, Hebreos 3:7-4:11

¿Para qué Mosheh iba a hablar sobre las cosas que ya se conocían?

El deber de todo buen pare es educar a sus hijos en el camino correcto. En esta oportunidad Mosheh está actuando como un buen padre que se preocupa por la salud espiritual de sus hijos, pues está relatando todo lo que sucedió (a la primera generación) en el desierto como lección a aprender por parte de la segunda generación, que es la que debería entrar en la Tierra Prometida.

En el seno de nuestro pueblo una de las mejores “técnicas de aprendizaje” tiene que ver con la repetición continua de las cosas, de manera que en forma constante se recuerde la Voluntad Celestial, que en todo momento debe ser nuestra mayor prioridad.

Lo que estaba haciendo Mosheh era tener sumo cuidado con la segunda generación, para que no volviera a caer en los mismos errores que sus antepasados, y pudieran aprender adecuadamente lo que debían hacer para lograr el éxito en todas sus empresas.

Esto es muy ilustrativo para nosotros, pues debemos tomar el ejemplo de Mosheh para instruir a nuestros hijos en la senda correcta, sin descansar en este esfuerzo, ya que ello redundará necesariamente en el beneficio de las futuras generaciones, para que quizá ayuden a traer al Mashiaj.

¿Por qué en este momento se declara que Yisrael podría tomar la tierra?

Teniendo en cuenta que la anterior generación de israelitas había caído en el desierto, por voluntad de El Eterno, en este momento Mosheh tiene la absoluta certeza que es esta generación la que podrá entrar a la Tierra Prometida con mano fuerte, esta vez sin las limitaciones que existieron en sus ancestros.

La maldad de los pueblos allí asentados había llegado al colmo, de manera que en este momento es cuando habría de ser tomada la tierra, y porque esta generación de israelitas sí estaba preparada para entrar, pues habían aprendido a partir de la reprensión de Mosheh. Y como es El Eterno mismo Quien declara que ya se puede tomar la tierra, pues no existía ninguna duda en que así debería ser, razón por lo que lo que quedaba era actuar de acuerdo con las directrices el Cielo, que de seguro les llevarían a poseer la tierra según el designio de HaShem.

(2)

¿Acaso olvidó Mosheh que el nombramiento de jueces fue sugerido por Yitro?

La excelente idea de nombrar jueces para ayudar a Mosheh en su labor fue inicialmente de Yitro, pero aquí no se hace mención de él por parte de Mosheh, quien precisamente fue el más favorecido con esta “estrategia”. Pareciera que esta omisión mostrara una faceta de desagradecimiento por parte del líder de nuestro pueblo.

Pero en realidad la Torah, en este momento crucial, se preocupa por mostrarnos los asuntos que son más relevantes, y la mención de una u otra persona no es tan necesaria. Lo importante es hacer mención de todo aquello que servirá para el crecimiento de la estatura espiritual de Yisrael.

Muchas veces es mejor conservar un “bajo perfil”, en lugar de preocuparnos de reconocimientos que en últimas pueden elevar nuestro ego. Lo que hizo Yitro fue realmente grandioso, y ello es suficiente, al menos en las esferas celestes, que es donde cada uno recibirá según haya hecho mientras estuvo viviendo en esta edad presente. Excelente lección que nos sirve a nosotros hoy en día.

¿Cómo saber que fue el pueblo y no El Eterno Quien dio la orden de ir a verificar la tierra?

Es interesante volver sobre este asunto, pues pareciera que hubiera una aparente contradicción entre dos textos bíblicos; pero no hay tal situación en la Torah. Veamos el primero de ellos: “Y El Eterno habló a Mosheh, diciendo: Envía tú hombres que

reconozcan la tierra de K’naan, la cual yo doy a los hijos de Yisrael; de cada tribu de

sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos. Y Mosheh los envió desde el desierto de Parán, conforme a la palabra de El Eterno; y todos aquellos varones eran príncipes de los hijos de Yisrael.”1

En este caso la expresión “envía tú” en realidad es “envía para ti”, esto es, “no porque es mi voluntad sino porque tú así lo quieres”, lo que significa que no es precisamente de El Santo de los santos de donde sale esta orden. El Cielo permite que el hombre haga su voluntad cuando persiste en ir por el camino equivocado, sin atender lo que HaShem ha demandado. Esto fue lo que sucedió en este caso.

El otro pasaje, que es el que nos ocupa dice lo siguiente: “Y vinisteis a mí todos vosotros,

y dijisteis: Enviemos varones delante de nosotros que nos reconozcan la tierra, y a

su regreso nos traigan razón del camino por donde hemos de subir, y de las ciudades adonde hemos de llegar. Y el dicho me pareció bien; y tomé doce varones de entre vosotros, un varón por cada tribu.”2

Mosheh al hacer el recuento lo que está haciendo es relatar lo que en realidad sucedió, como corresponde a un líder fiel. Por tanto, es necesario que comprendamos que no es El Eterno

1 Bemidbar 13:1-2. 2 Devarim 1:22-23.

(3)

Quien quiere que nos aseguremos antes de comprobar que Sus promesas se cumplen; esto es algo que deberíamos aceptar sin condiciones.

¿Por qué Mosheh no omite el detalle referente a la ira de El Eterno contra él?

Mosheh amaba tanto a sus hermanos que todo lo que fuera necesario para que ellos aprendieran adecuadamente las duras lecciones que tuvieron que vivir sus ancestros era importante transmitirlo. Lo que sucedió con él mismo fue algo que de seguro quedaría grabado en los B’nei Yisrael, pues de primera mano tenían un testimonio irrefutable de que las cosas con El Eterno van muy en serio, independientemente de nuestra condición.

Mosheh quería ser un espejo en el que se reflejaran los hijos de nuestro pueblo, y por ello dice que El Eterno no le dejaría entrar a la Tierra Prometida. Todos sabían de la probidad de Mosheh Rabenu, de manera que no cabía duda que esta sería una lección bien aprendida, por lo menos para aquella generación.

Esto también nos enseña suficientemente, pues nos aplica en toda su extensión; nosotros debemos reconocer nuestros propios errores, aunque ello nos cueste, pero esto es justamente lo que nos fortalece el carácter y confirma nuestra autoridad; no es muestra de debilidad reconocer las faltas, ya que de esta forma transmitimos a las demás personas lo que es un carácter aprobado.

¿Por qué Mosheh hace mención de Kalev y Yehoshuä como quienes quedaron para entrar en la tierra?

Así como el líder de nuestro pueblo tiene la suficiente entereza para reconocer su error, de la misma manera exalta a quienes sí se mantuvieron fieles a pesar de todo lo sucedido en el desierto; y estos fueron Yehoshuä y Kalev, quienes jamás dudaron del cumplimiento de las promesas celestiales.

Esto serviría para que nuestro pueblo continuara viendo un referente claro, como el ejemplo a seguir en lo sucesivo. Estos dos hombres demostraron de lejos que “sí paga” obedecer y creer en los decretos de El Eterno, Bendito sea. La fidelidad al más Santo de los santos siempre trae abundante recompensa, que en su momento llegará.

Esta excelente muestra de humildad es digna de ser imitada. Nosotros debemos siempre reconocer las virtudes de las demás personas, sin que ello linde con la alabanza hipócrita; esto en lugar de hacernos descender lo que hace es elevarnos a una gran altura espiritual.

¿Para qué relatar el episodio de la derrota en Jormah?

En contraste con lo sucedido con Yehoshuä y Kalev, con quienes El Eterno se complació, el relato de esta derrota muestra que cuando El Eterno no está de nuestro lado, simplemente nada nos puede salir bien. Esta también era una dura lección de la cual se debían extraer grandes enseñanzas.

(4)

Nuestro pueblo consideraba que quizá esta era una victoria segura, dado su gran número de hombres para ir a la guerra. Sin embargo, no es esto lo que interesa en nuestras batallas; si la Presencia Divina no está con nosotros, de hecho está garantizada nuestra derrota a manos de los enemigos.

Por esto era importante mencionar este episodio, que de seguro le mostró a nuestro pueblo que cada cosa es importante en nuestro crecimiento espiritual; nada debe ser confiado a nuestras propias fuerzas, sino más bien al Poder y Misericordia de El Eterno, Bendito sea.

¿Por qué El Eterno no permite que Yisrael tenga heredad en la tierra de pueblos como Moav o Ësav?

El Eterno es tan Justo y Misericordioso que, a pesar de que estos pueblos han sido rivales del nuestro, y le han ocasionado problemas, decide no quitarles su tierra sino que le establece límites a Yisrael para que no tome posesión de aquellas naciones.

Esto puede parecer un poco extraño, pero en realidad lo que sucede es que estos pueblos tienen una semilla común, y de alguna forma han de ser bendición para nuestro pueblo. Esto nos permite aprender que aunque pudiéramos tener cerca de nosotros a personas que no están en armonía con la fe que profesamos, es indispensable respetar sus derechos.

El juicio para estas naciones vendrá al final, y por esta razón nuestra preocupación no debe ser invadir el cerco de las demás personas sino más bien no salir del nuestro que debe estar ligado a las mitsvot de la Torah de Vida, pues es a ellas a las que nos debemos en cuerpo y alma.

¿Por qué Mosheh relata que El Eterno endureció el corazón del rey Sijon?

Esta expresión debe ser entendida en un contexto similar al de Far’öh, rey de Mitsrayim. Por tanto, hemos de estar seguros de que fue este mismo hombre quien quiso endurecer su corazón en forma atrevida, de manera que el juicio celestial no tardó en llegar, y por ello fue vencido por el pueblo de Yisrael.

Esto entonces aplica a las demás naciones que quisieron destruir a nuestro pueblo; ellas decidieron endurecer su corazón y por esta razón El Eterno decidió destruirlas, porque no había ninguna forma para que volvieran hacia atrás en su empeño; la rebelión las condujo a la muerte, sin que a última hora se arrepintieran.

Para nosotros esto es muy ilustrativo, pues nos dice que es necesario evitar todo lo que nos pueda llevar al endurecimiento del corazón, pues de seguro nos encontraremos en un camino que sólo conduce a la muerte. Siempre debemos escoger el camino de vida.

¿Por qué se relata el episodio con el rey de Ög?

Este caso es muy similar, sólo que aquí no se dice que el corazón de este hombre fue endurecido, pero no hay duda de que esto fue así, motivo por el cual El Eterno simplemente

(5)

da la orden de destruirlo, como en efecto sucedió, pues hubiera podido representar una grave amenaza para Yisrael.

Todo lo que simboliza el mal debe ser destruido sin negociar con él; este es el caso de este rey así como el del anterior, y de todos los pueblos que fueron destruidos. No existen excepciones con lo que nos lleva por el camino incorrecto; todo debe ser erradicado.

Aunque también ello representa recompensas, pues de acuerdo con lo que leemos en este pasaje los israelitas tomaron un amplio botín de guerra, de manera que ello fue el premio por destruir lo que El Eterno ya había ordenado previamente. Para nosotros hoy en día la situación es similar. Combatir el mal es el “mejor de los negocios”.

¿Para qué se hace el relato de los hijos de Reuven, Gad y Menasheh?

Por causa de la actitud de los hijos de estas Tribus era importante recalcar lo que es la armonía entre los hijos de Yisrael con El Eterno, Bendito sea. No caben la codicia ni la falta de solidaridad con los hermanos, pues ello es inconveniente en los planes celestiales.

Así como estos hombres recibirían lo suyo después de pelear por sus hermanos, las futuras generaciones deberían estar prestas a auxiliar a sus correligionarios, de manera que la Luz Celestial sea esparcida a las demás naciones, tomando del buen ejemplo de Yisrael.

El apresuramiento de estas Tribus por tomar lo suyo, les llevó a esperar más que los demás; esto debía ser una ilustración que ayudaría a las futuras generaciones a tomar lo apropiado en el momento que el Cielo decida. Así también nosotros.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :