INCONSTITUCIONALIDAD DEL IMPUESTO SOBRE EL INCREMENTO DEL VALOR DE LOS TERRENOS DE NATURALEZA URBANA

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

CIRCULAR 8/2017 JURÍDICO-FISCAL

27 D E FEBRERO D E 2017

INCONSTITUCIONALIDAD DEL IMPUESTO SOBRE EL

INCREMENTO DEL VALOR DE LOS TERRENOS DE

NATURALEZA URBANA

Muy señores nuestros,

Como adelantamos el pasado viernes, el Tribunal Constitucional con fecha de 16 de febrero de 2017, se ha pronunciado sobre la inconstitucionalidad de los artículos 4.1, 4.2 a) y 7.4 de la norma Foral de Gipuzkoa, 16/1989, que determina que la base imponible del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana se fija aplicando al valor catastral un porcentaje que, a su vez, es el resultado de multiplicar el coeficiente establecido por el ayuntamiento por el número de años de generación del incremento.

Si bien esta sentencia declara inconstitucionales determinados preceptos de la normativa foral, su redacción coincide en este punto con la normativa nacional, por lo que es de suponer que la cuestión de inconstitucionalidad pendiente sobre esta última se pronunciará en sentido similar, lo que conllevaría la modificación de dicha normativa.

(2)

ÍNDICE

CIRCULAR 8/2017 ● JURÍDICO-FISCAL ... 1

¿Por qué la norma es inconstitucional? ... 3

Antecedentes Varona ... 3

¿Quién puede pedir la devolución? ... 4

(3)

¿Por qué la norma es inconstitucional?

El Tribunal Constitucional castiga que el impuesto determine automáticamente un incremento de valor de un terreno por la mera titularidad del mismo durante un determinado período temporal, impidiendo al particular cualquier prueba en contrario, y que, como consecuencia de aplicar la fórmula de cálculo del impuesto, este deba pagarse igualmente en aquellos supuestos en los que el valor de los terrenos no se haya incrementado.

Consiguientemente, se delimita la inconstitucionalidad en aquellos supuestos en los que somete a tributación situaciones inexpresivas de capacidad económica, esto es, aquellas que no presentan aumento de valor del terreno en el momento de la transmisión (o incluso decremento).

La sentencia conmemora la doctrina del Tribunal Constitucional sobre los principios del art. 31.1 CE e insiste que “en ningún caso podrá el legislador establecer un tributo tomando en consideración actos o hechos que no sean exponentes de una riqueza real o potencial”. Esto es, no podrá establecer impuestos que afecten a “aquellos supuestos en los que la capacidad económica gravada por el tributo sea, no ya potencial, sino inexistente, virtual o ficticia”.

Antecedentes Varona

La responsable de derecho Administrativo de Varona, Amparo Lezcano Artal, así como el órgano consultivo de Varona, por medio del ilustre notario Javier Máximo Juárez ya anticiparon en su momento la patente ilegalidad del impuesto.

Nuestra responsable argüía en el artículo “He vendido mi casa. ¿tengo que pagar la plusvalía municipal?” que en los supuestos con pérdidas o ganancia cero “no se debería producir el hecho imponible, de modo que no entrará en juego la norma de cálculo del Impuesto. Esta postura está siendo acogida por los Tribunales de Justicia

(4)

(TSJ Cataluña, sentencia de 18 de julio de 2013, TSJ de Madrid, sentencia de 26 de diciembre de 2013, TSJ de la Comunidad Valenciana, sentencia de 20 de julio de 2015, entre otros.)” pero iba más allá, e incluso se planteaba la inconstitucionalidad de “supuestos en que haya incremento, pero éste sea similar, inferior o escasamente superior a la cuota del impuesto” conviniendo para finalizar que “Lo más procedente sería una modificación legislativa y no un parche judicial al problema”.

Por su parte, el notario Javier Máximo Juárez, en el artículo La plusvalía municipal: un zombi tributario anticipaba que la única forma de acabar con las situaciones injustas que provocaba la aplicación del impuesto era la inconstitucionalidad del mismo. “Se mantiene indemne como una ficción legal sometiendo a gravamen plusvalías irreales (…) En efecto, establecido con rango de ley no sólo el hecho imponible sino su cuantificación, parece preciso que su extirpación definitiva o readaptación sólo pueda tener lugar mediante dos vías, ambas largas y complejas: su declaración de inconstitucionalidad que parece compete exclusivamente al Tribunal Constitucional o la reforma legislativa.”

¿Quién puede pedir la devolución?

Resulta interesante que el Tribunal no haya delimitado los efectos temporales de este pronunciamiento, tal como hizo en la sentencia por la que declaraba inconstitucional un precepto de la Ley Valenciana en relación con el Impuesto sobre Sucesiones, donde postergaba los efectos de la declaración a nuevos supuestos o procedimientos donde aún no hubiese recaído resolución firme, esto es, con efectos pro futuro.

Desde Varona aconsejamos recurrir la liquidación de las plusvalías municipales en aquellos casos en que no ha habido ganancia patrimonial o esta ha sido mínima. Y ello sabiendo que si no ha habido incremento, tendremos muchas opciones de éxito y si la ganancia es similar, inferior, o ligeramente superior al importe de la plusvalía, el camino a recorrer será más complejo, pero con posibilidades -a nuestro juicio- de llegar a buen

(5)

fin.

Y si vendo ahora, ¿tengo que pagar el impuesto?

Efectivamente, el impuesto debe seguir liquidándose, si bien, aconsejamos que consecutivamente se efectúe reclamación de devolución de cantidades en caso de que el valor de compra del inmueble fuese superior, igual o ligeramente inferior al valor de venta del mismo.

* * *

Como de costumbre, quedamos a su disposición para aclarar o ampliar cualquiera de los puntos comentados con anterioridad.

Sin otro particular y aprovechando la ocasión para saludarles.

Síguenos:

www.varona.es

Varona Asesores, S.L.P. - Calle Pascual y Genis 17-1 - 46002 Valencia Telf.: 96 337 43 65 - Fax: 96 337 58 56 - info@varona.es - www.varona.es

Figure

Actualización...