Este circuito integra un conjunto de luces que funcionan cuando el vehículo va a realizar un cambio de dirección, adelantamiento, detención, etc.

19 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

C

C

i

i

r

r

c

c

u

u

i

i

t

t

o

o

d

d

e

e

m

m

a

a

n

n

i

i

o

o

b

b

r

r

a

a

s

s

CIRCUITO DE INTERMITENTES

Este circuito integra un conjunto de luces que funcionan cuando el vehículo va a realizar un cambio de dirección, adelantamiento, detención, etc.

Tanto las luces intermitentes delanteras como las traseras, se disponen en los mismos pilotos de las luces de situación, dentro de los cuales se destina un espacio adecuado a esta luz, cubierta con un cristal transparente de color reglamentario (ámbar). En ocasiones se disponen también luces intermitentes laterales, ubicadas en pequeños pilotos colocados en las aletas delanteras.

Las señales intermitentes son producidas por el encendido periódico de las lámparas, que indican a los demás usuarios de la vía pública la intención de realizar un cambio de dirección, adelantamiento, etc. La puesta en servicio del circuito se realiza por medio de un conmutador multipolar tipo palanca, dispuesto generalmente en el lado izquierdo del volante, de manera que el conductor pueda manejarlo sin necesidad de soltar las manos del volante. Cuando se acciona el conmutador se produce el encendido intermitente de las lámparas de uno u otro costado del vehículo, por medio siempre de la llamada central o relé de intermitentes, que es la responsable de producir los destellos (corriente pulsatoria) que hacen más perceptibles estas luces.

Las centrales o relés de intermitencias están capacitadas para producir de 40 a 90 pulsaciones (destellos) de corriente por minuto, su funcionamiento puede ser de tipo electromagnético o electrónico, siendo estos últimos los que más se montan en la actualidad.

Por lo que se refiere al funcionamiento de estas centrales o relés de intermitencias, se explica al mismo tiempo que se describe el circuito eléctrico de luces intermitentes, equipado en un caso, con relé de tipo electromagnético y en otro, con relé electrónico.

ª

CIRCUITO DE INTERMITENTES CON RELÉ ELECTROMAGNÉTICO

El conmutador de luces intermitentes (E2) dispone de tres posiciones, una de reposo y dos de conmutación (L y R), cuando la palanca de mando se coloca en cualquiera de las posiciones de conmutación, desde él pasa la corriente a los pilotos intermitentes. En una posición se alimentan los delanteros y traseros de un costado y en la otra a los del costado contrario, como puede verse en el circuito eléctrico. El conmutador de intermitentes recibe la corriente de la central o relé de intermitentes, que dispone de tres bornes, de los cuales, el marcado con el signo positivo (+) es el de alimentación a través de la línea 15 (positivo de llave de contacto). La salida para el conmutador de intermitentes (E2) se realiza por el borne L y el borne P alimenta una lámpara testigo situada en el cuadro de instrumentos.

(2)

Al mover el conmutador de intermitentes a cualquiera de las posiciones de conmutación, la corriente que llega a la central de intermitentes (borne +), pasa a la armadura B y contactos C. Como estos se encuentran abiertos, la corriente no tiene otro camino que por el hilo térmico E, resistencia R, bobina H y borne L, de donde se dirige al conmutador de intermitentes (E2). De éste, según la posición en que se encuentre, la corriente se dirige a los pilotos de uno u otro costado.

El paso de corriente por la resistencia R provoca en ella una caída de tensión tal, que la corriente que llega a los pilotos intermitentes, es tan pequeña que el filamento no se pone incandescente y, por tanto, las lámparas no lucen. Al mismo tiempo, el paso de la pequeña corriente del circuito por la bobina H, crea en su núcleo un campo magnético débil, insuficiente para vencer la tensión del hilo térmico E y de los muelles laminares M y N, lo que hace que los contactos C y D se mantengan abiertos. Esta posición de la central o relé en que las lámparas y testigo no lucen, se denomina conexión oscura (ver figura de esta posición).

Cuando pasa la corriente por la resistencia R, se calienta por efecto Joule y el hilo térmico E se dilata perdiendo tensión, lo que permite que el campo magnético existente en el núcleo de la bobina H, pueda con el muelle laminar M, juntando los contactos C que cortocircuitan el hilo térmico E y la resistencia R. Ahora la corriente que llega a la central por el borne positivo (+), pasa directamente por los contactos C cerrados a la bobina H, borne L y conmutador de intermitentes (E2), de donde va a los pilotos correspondientes.

La tensión aplicada ahora a los pilotos es la de batería y produce el encendido de las lámparas intermitentes. Simultáneamente, el incremento de corriente en la bobina H fortalece el campo magnético, que alcanza el valor necesario para vencer la tensión del muelle laminar N y juntar los contactos D. En este momento la corriente que llega a la central de intermitentes por el borne positivo (+), además de seguir el circuito indicado a los pilotos, se deriva por los contactos D cerrados al borne P y lámpara testigo del cuadro, que se ilumina. Esta posición de la central o relé en que las lámparas y testigo lucen, se denomina conexión clara (ver figura de esta posición).

Transcurrido un tiempo, el hilo térmico E y resistencia R (sin corriente en esta posición del relé) se enfrían, con lo que dicho hilo se comprime tirando del muelle laminar M y abriendo los contactos C. Nuevamente la corriente al no poder pasar por los contactos abiertos, debe pasar necesariamente por el hilo térmico E, resistencia R y bobina H al borne L y conmutador de intermitentes (E2). Al pasar otra vez la corriente por la resistencia R, se provoca una caída de tensión y las lámparas de los pilotos se apagan. Al mismo tiempo, la reducción de la corriente en el circuito y bobina H, debilita el campo magnético y los contactos D se separan por efecto del muelle laminar N, interrumpiendo el paso de corriente a la lámpara testigo, que se apaga también.

Al pasar de nuevo la corriente por el hilo térmico E y resistencia R, ambos se calientan y el hilo se dilata, lo que permite el cierre de los contactos C, en cuyo caso se repite el ciclo de funcionamiento ya explicado.

(3)

El movimiento de apertura y cierre de los contacto C, interrumpe periódicamente la corriente en el conmutador (E2) lo que permite el funcionamiento intermitente de las lámparas y del testigo del cuadro.

En la mayoría de los casos la tensión del hilo térmico E de la central o relé de intermitentes, está ajustado por el fabricante para producir 60 destellos por minuto, que es la cadencia más adecuada para el funcionamiento regular del sistema.

(4)
(5)

ª

CIRCUITO DE INTERMITENTES CON RELÉ ELECTRÓNICO

El conmutador de luces intermitentes (E2) es el mismo que en circuito anterior, recibe la corriente de la central o relé electrónico de intermitentes, que dispone según el tipo de relé de tres o de cuatro bornes de conexión, con la funcionalidad que indicamos a continuación:

9 RELÉ ELECTRÓNICO DE TRES TERMINALES (ver figura)

BORNES FUNCIÓN DEL BORNE

+

Entrada de positivo a través de la línea 15

L o C

Salida de corriente al conmutador de intermitentes (E2)

P o R

Salida de corriente a la lámpara testigo del cuadro de instrumentos

9 RELÉ ELECTRÓNICO DE CUATRO TERMINALES (ver figura)

BORNES FUNCIÓN DEL BORNE

+

Entrada de positivo a través de la línea 15

31

Negativo o masa

L

Salida de corriente al conmutador de intermitentes (E2)

P

Salida de corriente a la lámpara testigo del cuadro de instrumentos Notas:

y Cuando las lámparas testigo del cuadro de instrumentos, se alimentan del propio circuito de intermitentes, el borne P se encuentra libre.

y Las láminas básicas que representan este circuito (3 y 7), utilizan relé electrónico de cuatro terminales, con el borne P libre.

(6)

El relé electrónico de intermitentes dispone en su interior de un circuito temporizador, que gobierna la bobina de mando de un relé electromagnético simple, cuando se encuentra activado alimenta la bobina de forma intermitente, de manera que los contactos del relé electromagnético se abren y cierran periódicamente, proporcionando corriente pulsatoria a las lámparas que se iluminan intermitentemente (ver figura).

Al mover el conmutador de intermitentes (E2) a cualquiera de las posiciones de conmutación (L o R), el relé electrónico detecta en su borne L masa a través del propio conmutador (E2) y las lámparas intermitentes, entrando en fase de funcionamiento, a partir de aquí y mediante el gobierno de la bobina del relé electromagnético, abre y cierra los contactos del relé, estableciendo el paso de una corriente pulsatoria por los bornes (+) y L, hacia el borne 49A del conmutador (E2), que finalmente se distribuye por el borne L o R hacia las lámparas intermitentes y testigo del lateral correspondiente (ver circuito eléctrico).

En el momento que el conmutador de intermitentes se sitúa en posición de reposo, se suprime la señal de masa en el borne L del relé electrónico de intermitentes, de modo que éste deja de funcionar.

(7)
(8)
(9)

ª

OPCIONES EN LA UBICACIÓN DEL TESTIGO DE INTERMITENTES

9 CONEXIÓN DIRECTA AL RELÉ DE INTERMITENTES (ver figura)

Esta opción contempla una sola lámpara testigo, conectada directamente al borne P del relé de intermitentes.

9 CONEXIÓN A LOS DOS LATERALES DEL CIRCUITO (ver figura)

Esta opción contempla una sola lámpara testigo, conectada a los dos laterales del circuito de intermitentes.

La lámpara testigo se alimenta del lateral que está funcionado en cada momento y recibe la masa a través de las lámparas intermitentes del lateral en reposo. La intensidad que circula por la lámpara testigo (W3W) y lateral en reposo, tiene un valor muy inferior al necesario para iluminar las lámparas intermitentes (P21W) de la rama en reposo, que se mantienen apagadas.

9 UN TESTIGO EN CADA LATERAL DEL CIRCUITO (ver figura)

Esta opción contempla la instalación de dos lámpara testigo, una en cada lateral del circuito de intermitentes.

(10)

ª

CIRCUITO DE INTERMITENTES CON EMERGENCIA

El conmutador de luces intermitentes (E2) y relé electrónico (J2), son los mismos que los descritos en el circuito de intermitentes sin emergencia, estudiado anteriormente.

En el circuito que nos ocupa, la alimentación del relé electrónico de intermitentes (J2), se puede realizar por los dos recorridos siguientes:

9 CONMUTADOR DE EMERGENCIA (E3) EN REPOSO

Línea 15 - fusible de protección - bornes 15 y 49 del conmutador de emergencia (E3) - borne positivo (+) del relé electrónico (J2).

Si en estas condiciones movemos el conmutador de intermitentes (E2) a cualquiera de las posiciones de conmutación (L o R), el relé electrónico detecta en su borne L masa a través del propio conmutador (E2) y lámparas intermitentes, entrando en fase de funcionamiento, a partir de aquí y mediante el gobierno de la bobina del relé electromagnético, abre y cierra los contactos del relé, estableciendo el paso de una corriente pulsatoria por los bornes (+) y L, hacia el borne 49A del conmutador (E2), que finalmente se distribuye por el borne L o R hacia las lámparas intermitentes y testigo del lateral que corresponda (ver circuito eléctrico láminas 3 y 7).

En el momento que el conmutador de intermitentes (E2) se sitúa en posición de reposo, se suprime la señal de masa en el borne L del relé electrónico de intermitentes, de modo que éste deja de funcionar.

9 CONMUTADOR DE EMERGENCIA (E3) ACCIONADO

Línea 30 - fusible de protección - bornes 30 y 49 del conmutador de emergencia (E3) - borne positivo (+) del relé electrónico (J2).

En estas condiciones, el relé electrónico detecta en su borne L masa a través del propio conmutador (E3) y lámparas intermitentes, entrando en fase de funcionamiento, a partir de aquí y mediante el gobierno de la bobina del relé electromagnético, abre y cierra los contactos del relé, estableciendo el paso de una corriente pulsatoria por los bornes (+) y L, hacia el borne 49A del conmutador (E3), que finalmente se distribuye simultáneamente, por los bornes L (lámparas intermitentes y testigo lateral izquierdo) R (lámparas intermitentes y testigo lateral derecho) y testigo o diodo led de emergencia (K6), que cierra circuito a masa por el borne 31 (ver circuito eléctrico láminas 3 y 7).

En el momento que el conmutador de emergencia (E3) se sitúa en posición de reposo, se suprime la señal de masa en el borne L del relé electrónico de intermitentes, de modo que éste deja de funcionar.

(11)

En la lámina 3 podemos observar que al conectar las luces de situación, se alimenta la lámpara de iluminación del conmutador de emergencia (E3), con el objeto de poder localizarlo con facilidad en caso necesario.

En el caso de la lámina 7, al conectar las luces de situación alimentamos a través del regulador de iluminación (E20), el propio testigo de emergencia (K6) situado en el interior del conmutador de emergencia (E3), con la finalidad ya conocida. Cuando conectamos las luces de emergencia el testigo (K6), pasa a alimentarse de la misma corriente pulsatoria que se dirige a todas las lámparas intermitentes, luciendo con mayor intensidad luminosa.

(12)
(13)
(14)

ª

CIRCUITO DE LUCES DE FRENO Y DE FRENO ELEVADO

La puesta en servicio de este circuito se realiza a través de un conmutador de accionamiento mecánico (conmutador luz de freno), comandado por el pedal de freno (ver figura).

Debe tener la condición de siempre disponible, lo que significa que la alimentación se realiza por medio de la línea 30.

El circuito se protege con un fusible calibrado a la intensidad de servicio (ver circuito eléctrico).

ª

CIRCUITO DE LUCES DE MARCHA ATRÁS

La puesta en servicio de este circuito se realiza a través de un conmutador de accionamiento mecánico (conmutador de la luz de marcha atrás), ubicado en la caja de cambios y accionado por el eje de mando de la marcha atrás (ver figura).

El circuito se alimenta de la línea 15 (positivo a través del conmutador de encendido y arranque) y se encuentra protegido por un fusible calibrado de 10A (ver circuito eléctrico).

(15)
(16)

ª

CIRCUITO DE AVISADORES SONOROS (BOCINA O CLAXON)

El Código de la circulación mediante la disposición correspondiente, establece que todos los vehículos deben disponer de un medio de producir un sonido audible de aviso para los casos de necesidad, lo que se consigue mediante el empleo del avisador sonoro, bocina eléctrica o claxon, cuyo sonido se encuentra debidamente reglamentado en el Código. La bocina debe producir, sin ruidos anexos, un tono invariable, audible a una distancia mínima de cien metros y sin originar en ningún caso, sonidos estridentes ni demasiado agudos.

9 DESCRIPCIÓN Y FUNCIONAMIENTO

Las bocinas de uso más universal son las eléctricas, llamadas también de alta frecuencia, el sonido se produce por las vibraciones a frecuencia audible de una membrana de acero, que hace resonar el aire confinado en un pabellón acústico o caja de resonancia.

Básicamente están constituidas por un electroimán , un interruptor automático y una placa de inducido solidaria a una membrana de acero (ver figura). El tono emitido puede ser regulado por medio de un tornillo de ajuste y tuerca de apriete, que actúa sobre el desplazamiento de la placa de inducido y membrana, modificando la frecuencia de las vibraciones y en definitiva la tonalidad del sonido.

Cuando el conductor acciona el interruptor de la bocina (ubicado a veces en el volante y otras en el mando de luces o mando limpia/lavapabrisas) la corriente procedente de la línea 30 o 15 (según instalación) alimenta la bobina magnética del electroimán, cerrando a través de los contactos E circuito a negativo o masa. Al excitarse el electroimán, el campo magnético creado atrae la placa de inducido con la membrana, que por su elasticidad se deforma, desplazándose el conjunto hacia el núcleo del electroimán. Al tiempo que se desplaza el inducido, tiene lugar la apertura de los contactos E quedando interrumpido el circuito eléctrico, con lo que desaparece el campo magnético del electroimán y, en consecuencia, el inducido retorna a su posición de origen debido a la elasticidad propia de la membrana.

Simultáneamente con el desplazamiento del inducido a su posición de reposo, vuelven a cerrarse los contactos E, estableciéndose de nuevo el paso de corriente por la bobina del electroimán, repitiéndose el proceso explicado. El rápido movimiento del inducido de una a otra posición hace vibrar la membrana y el aire, provocando la formación de una onda sonora de tonalidad adecuada, en función de la frecuencia de la vibración.

Con la finalidad de absorber la f.e.m. inducida durante la apertura de los contactos E (variación de flujo magnético), se deriva entre ellos un condensador de capacidad adecuada.

(17)

En ocasiones la instalación dispone dos bocinas de distinto tono que funcionan simultáneamente, con el fin de obtener un sonido acorde grato al oído, además en estos casos, el mando se realiza por motivos de consumo (5A. por bocina) con relé de protección.

Los circuitos eléctricos correspondientes se representan en las láminas básicas 1 (sin relé) y 16 (con relé de protección).

(18)
(19)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :