GRANDES VIAJES. Un reportaje por Michele Westmorland

Texto completo

(1)

54 PLoNGÉe maGaZiNe

EnquêtE Enqu

GR ANDES VIA JES

una ExtRaORdinaRia isla

EntRE El maR dE andamán y El índicO

pulau wEh

Cada vez que mencionaba a uno de mis colegas de buceo que me iba a Pulau weh, siempre me encontraba con la misma respuesta: “qué suerte tienes... ¡He estado en Palau muchas veces y es una pasada!”. Los nombres de estos dos destinos son muy parecidos, por lo que es fácil confundirlos, pero esa única vocal que los distingue supone la diferencia entre aterrizar en micronesia o en Indonesia, hacia donde yo me dirigía.

Un reportaje por Michele Westmorland

(2)

un puEBlO REsuRgidO

Pulau Weh, también conocida como Isla de Weh, es una diminuta ínsula ubicada en el extremo más sep- tentrinal de Sumatra, rodeada por las aguas del océano Índico y del Mar de Andamán. “Weh”, en achenés, la lengua hablada por los habitantes de la provincia de Aceh, significa “mover” o “irse”, algo que, a mi parecer, no encaja con este ídilico lugar.

Weh posee unos paisajes hermosos, una rica cultura,

una interesante fauna salvaje y un buceo excelente.

Quizás su nombre se deba a que la isla y sus alrede- dores son totalmente volcánicos. Para mí, cuando me viene a la cabeza el nombre de esta isla, pienso en la fuerza y la resiliencia de los que la habitan...

El pasado 26 de diciembre tuvo lugar el décimo ani- versario de una de las catástrofes naturales más devastadoras que han azotado esta región del pla- neta. Islas enteras fueron arrasadas por un brutal tsunami, cuyas olas de más de 15 metros de altura arremetían contra todo lo que encontraban a su paso con una fuerza comparable a la de varias bombas atómicas. Banda Aceh, donde abordamos nuestro ferry con dirección a la isla de Weh, fue destrozada y más de 150.000 personas murieron durante ese trágico evento. A día de hoy, ésta es una ciudad vi- brante, revitalizada, con un impresionante museo en honor a todos aquellos que perdieron la vida durante el tsunami. Sin duda se trata de un lugar que merece una visita, y no únicamente para comprender la ma- gnitud del desastre, sino también para hacerse una idea de la capacidad de recuperación del ser humano y de la fuerza de su voluntad.

dEscuBRiEndO El mundO suBmaRinO dE wEh

Los arrecifes locales de Weh parecen ser igual de obstinados que la gente de la província de Aceh.

Desde el tsunami, los ecosistemas submarinos se han recuperado enormemente hasta el punto de hacer de este lugar un interesantísimo destino de Arriba:

Una de las extraordinarias gorgonias que pueblan estos fondos intactos.

Derecha:

Morena de puntos negros refugiada en una gran esponja barril.

(3)

56 PLoNGÉe maGaZiNe

EnquêtE Enqu

buceo, especialmente para cruceros vida a bordo como el Thailand Aggressor. Este barco de la flota Aggressor fue el primer vida a bordo en operar desde Pulau Weh en cooperación con centros de buceo locales. Su itinerario cubre todo lo indispensable de la zona, desde el encuentro con extraordinarias cria- turas hasta la visita a vibrantes bosques de gorgo- nias mecidos por las fuertes corrientes. Todo ello en

más de 22 puntos de buceo, ¡y muchos más que se siguen descubriendo!

Como es común en cualquier viaje de buceo, nuestra aventura por Pulau Weh empezó “suavemente”, con inmersiones en puntos como Rubiah Sea Gardens y West Seulako. Rubiah es un lugar idílico que incluye inmensas comunidades de anguilas jardineras, nudi- branquios y multitud de crustáceos de todos los ti- pos. Seulake, en cambio, nos lleva a recorrer sa- lientes ocupados por los tímidos peces vidrio o barrenderos (Pempheris schomburgkii), escondién- dose de los carángidos que esperan su oportunidad en las vecindades.

thE canyOn

Nuestro primer día de buceo completo desde el Thailand Aggressor resultó tremendamente exci- tante. Visitamos The Canyon, el buceo perfecto para los adictos a la adrenalina. Aquí las corrientes nos

"pasean" por encima de arrecifes de corales prácti- camente intactos y, tal y como indica su nombre, nos lleva a visitar un impresionante cañón. A los 30 metros de profundidad, las paredes de este gran pasillo se llenan de gigantescas gorgonias. ¡Y no exagero cuando digo “llenan” o “gigantescas”! He visto estas estructuras coralinas por todo el Indo- pacífico, pero nunca a esta escala. Todo este jardín está repleto de bancos de anthias y de muchísimas especies tropicales, ¡tantas como para llenar una guía de peces! A destacar los grupos de fusileros y de peces ballesta azules, que eran tan densos que apenas debajan ver el arrecife.

limBO gapang

Pero si las corrientes no son lo tuyo, ¡tranquilo!, exis- ten mutitud de puntos con aguas calmadas donde uno pude disfrutar cómodamente del encuentro con las criaturas más pequeñas e inusuales. Uno de estos sitios, mi favorito, es Limbo Gapang, ubicado en una pequeña bahía protegida. Las inmersiones por la tarde o de noche en este punto permiten al buceador dar con una extraordinaria cantidad de ani- malitos de lo más curiosos, como es el caso de dife- rentes especies de pez escorpión, algunos del ta- maño de un balón de fútbol y otros tan raros como el Inimicus, que posee unos apendices parecidos a garras con los que se ayuda para desplazarse por el lecho marino. También son frecuentes las morenas, incluida una que había logrado eludirme durante 20 años, la bellísima morena zebra.

Durante nuestra visita a Limbo Gapang tuvimos la suerte de cruzarnos con un banco compacto de peces navaja, aunque tan pronto nos acercamos decidieron camuflarse entre las púas de un erizo de mar. Poco después, durante la parada de seguridad, vimos pasar una gran raya. ¡La guinda del pastel!

No muy lejos de este maravilloso punto hay otro igual de interesante y "relajado": Gapang Jetty, un embar-

un pOcO dE cultuRa lOcal

Ya he mencionado la resiliencia de la gente de esta isla al principio del artículo, pero también quisiera remarcar el respeto que tienen al mar. Hablando con el propietario de un centro de buceo local, aprendí cómo los locales honran y celebran su relación con el piélago a través de su religión musulmana. En su momento, el rey de Aceh declaró que se debía celebrar una “cere- monia del mar” varias veces al año. Dicha ceremonia se pasó a llamar Khondun Laot, y es una festividad que tiene lugar anualmente. Durante la misma no está permitida ninguna actividad relacionada con el mar, incluyendo la pesca, que es el principal sustento de los habitantes de Weh. En su lugar se hacen ofrendas de arroz y se consume carne de cordero. Este respeto por el océano también se aplica a los visitantes, no mediante ofrendas o prohibiendo el buceo, pero sí asegurándose de que el buceador no deja huella de su presencia en los fondos marinos de Weh.

Esta práctica también tiene lugar durante medio día semanalmente, desde la tarde del jueves hasta después de la plegaria de las 14 del día siguiente.

El Thailand Aggressor ha ajustado su itinerario para respetar esta costumbre, por lo que sus cruceros empiezan los viernes por la tarde y los dos últimos buceos del viaje tiene lugar el jueves por la mañana.

GR ANDES VIA JES

De izquierda a derecha:

Los bancos de cirujanos azules son una constante en estas aguas.

En la época correcta uno puede ver a los pulpos reproducirse.

¡Todo un espectáculo!

(4)

EnquêtE Enqu

cadero de 30 metros en cuyas columnas se refugia una gran variedad de fauna submarina, como por ejem- plo imponentes bancos de peces mariposa de cola roja, que al sentirse amenazados se mueven rápida- mente de un pilar a otro sin romper su estricta forma- ción. En este buceo pasé gran parte de mi tiempo en uno de dichos pilares, en el que había incrustada una gran anémona habitada por un simpáctico pez payaso.

BatEE tOKOng

Batee Tokong, “roca fuerte” en la lengua local, es un pequeño islote rocoso que esconde los dos puntos de buceo más populares de la zona. Sus paredes caen en suave pendiente hasta los 22 metros de fondo antes de desplomarse en vertical hasta los 40 m, por lo que es muy frecuente el paso de grandes depredadores en busca de presas desprevenidas.

Sin embargo, las mismas paredes de Tokong son todo un patio de recreo para el buceador, y no única- mente por la gran cantidad de gorgonias que también crecen aquí... Esta roca volcánica está repleta de oquedades y salientes aprovechados por un sinfín de morenas gigantes y morenas de puntos negros.

Tanto es así que uno de los dos puntos de buceo de Tokong se conoce como "The Moray Condo". Las morenas son, indiscutiblemente, las protagonistas de esta inmersión, tanto por la atención que reciben de los buceadores como por parte de otras criaturas marinas, como lábridos o gambas limpiadoras, que con el mayor tiento las desparasitan en el mismo lugar.

En la cara norte de Tokong, la más expuesta, damos con el Shark Plateau. En contra de lo que su nombre sugiere, aquí no hay plataforma, sino un arrecife en pendiente donde abundan los tiburones grises, tibu- rones de puntas negras y de puntas plateadas. ¡Un buceo lleno de adrenalina!

BatEE gla y BatEE mEuROnE

Si bien a estas alturas del viaje ya se han buceado varias montañas o formaciones rocosas sumergidas, Batee Gla y Batee Meurone nos permiten apreciar al máximo el carácter volcánico de esta región. Los pecu- liares fondos submarinos de ambos buceos son el resultado del encuentro entre la lava y el mar. Las formaciones resultantes de este binomio imposible son sublimes, con estructuras parecidas a grandes castillos repletas de intrincadas tallas por todas sus paredes, el escondite perfecto para peces león oce- lados, peces hoja, peces pipa y nudibranquios.

Otros buceos imprescindibles son The Loo y Aow Maikhaw, pero el que se lleva la palma es The Volcano, cuyo nombre no engaña en este caso. Se trata de una hendidura en el lecho marino, a apenas 6 metros de fondo, de la que brota una corriente de agua caliente procedente de las profundidades de la tierra. ¡Una suerte de spa submarino!

Un crucero de 7 noches por Pulau Weh a bordo del Thailand Aggressor nos permite visitar lo mejor de este destino y, sin lugar a dudas, vivir más experien- cias de las que podríamos cubrir en este artículo. No te conformes con leerlo, ¡embárcate y vívelo! n

GRANDES VIAJES pulau wEh Una extRaoRdinaRia isla entRe el MaR de andaMán y el índico

Arriba:

Las tortugas son visitantes habituales de estas aguas. Durante el crucero perderemos la cuenta de cuántas nos encontramos.

(5)

58 PLoNGÉe maGaZiNe

EnquêtE Enqu

De izquierda a derecha:

Mata de coral blando sobre uno de los conductos en

"Pipelines".

Pez globo espinoso.

Juvenil de pez emperador, tímido y difícil de fotografiar.

Morena de boca amarilla.

cuadERnO dE viajE

Pulau weh:

Pulau weh, en Indonesia, ofrece un buceo de primera clase gracias a su ubicación, justo donde el mar de Andamán se encuentra con el océano índico. Este remoto paraíso aguarda al visitante con unos arrecifes intactos y una extraordinaria ictiofauna.

EL BARCO:

el Thailand Aggressor es un crucero de buceo de 38 metros de eslora y 7,5 de manga, con capacidad para un total de 16 pasajeros que ofrece travesías de 7 noches por esta zona. Los camarotes cuentan con aire acondicionado, secadores de pelo, armarios para almacenar los efectos personales, toallas limpias cada día y mucho más. Dispone de 3 camarotes Deluxe y 2 Master en la cubierta principal. El barco es muy espacioso, con multitud de sitios donde socializar, reposar o compartir experiencias con los compañeros.

BUCEO:

a bordo del Thailand Aggressor se realizan hasta 5 inmersiones diarias (incluyendo una nocturna) durante los seis días completos de crucero excepto en el último, cuando se combinan

dos inmersiones con un tour y un cocktel de despedida. Todos los buceos se hacen desde dos barcos de apoyo.

EqUIPO:

la temperatura del agua oscila entre los 26 y los 29ºC, por lo que se recomienda un traje de 3 mm.

FOTOgRAFíA:

imprescindible un objetivo angular para retratar la belleza de los arrecifes, en especial los jardines de gorgonias y los bancos de peces. También es indispensable un objectivo macro,

preferiblemente un 60 mm para poder capturar la fauna de tamaño mediano y las especies más pequeñas y curiosas de zonas como Limbo Gapang.

gASTRONOmíA:

las

comidas que se sirven a bordo son exquisitas. Predomina la cocina tailandesa, aunque los chefs de a bordo pueden preparar igual de bien platos con sabores más occidentales o bien de otras partes de Asia.

DOCUmENTACIÓN:

se

requiere pasaporte con una validez mínima de 6 meses desde la fecha de entrada al país.

TASAS:

existe una tasa de parques de USD $95. En el barco se aceptan dólares y euros, así como tarjetas de crédito.

POR VER y POR HACER:

si el visitante decide quedarse en Banda Aceh o tiene algo de tiempo entre vuelos, se recomienda una visita al Tsunami Museum. El Thailand Aggressor se encargará de reservar los medios de transporte necesarios para el tour. El museo es un "must see" para aquellos que quieran aprender más sobre uno de los mayores desastres naturales de la historia. Asimismo,

en la isla de Weh se puede visitar el kilómetro 0, el punto más al norte de Indonesia, el parque volcánico y los paisajes o la fauna salvaje de la isla, que también merecen la pena.

CÓmO LLEgAR:

el Thailand Aggressor opera desde el puerto de Balohan en Pualu Weh. Los cruceristas vuelan hasta el aeropuerto de Banda Aceh (BTJ), Indonesia, que está al norte de la isla de Sumatra. Los vuelos de conexión salen desde Jakarta, Kuala Lumpur, Singapur y Medan.

Una vez en el destino son recogidos desde el aeropuerto o el hotel Hermes Palace hasta el puerto Uleelheue, donde embarcaran en un ferry que en 45 minutos los dejará en Pulau Weh.

PRECIO APROX.:

Aggressor ofrece un descuento de 700$ para cruceros en Pulau Weh entre el 22 de mayo y el 14 de agosto de 2015 si la reserva y el depósito se hacen antes del 13 de febrero. El precio de un crucero en camarote Deluxe o Master es de 3.290$

(2.926 e) sin dicho descuento.

CONTACTO:

para hacer tu reserva contacta con Aggressor Fleet en www.aggressor.com + Mail: info@aggressor.com + Télf.: 1-706993-2531

(6)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :