Sanación Emocional del Niño Interior.pdf

167 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)
(2)

Margarita Blanco

Sanación emocional

del niño interior

(3)

Ilustración de portada: Annalisa Quagliata

© 2012 Margarita Blanco Rugerio

© 2013 Ediciones y Distribuciones Vedra, s.l. © 2014 Margarita Blanco Rugerio

www.sermejorser.com.mx sermejorser@gmail.com

ISBN:

(4)

Y si no se logra Ser Mejor Ser al final del camino…

¿habrá sido tanto sufrir en vano?

Como decían los ancestros:

¿Solo así he de irme

como las flores que perecieron?

¿Nada quedará en mi nombre?

¿Nada de mi paso aquí en la tierra?

¡Al menos flores, al menos cantos!

(5)

A mis amadas hijas Sireneé y Annalisa,

deseando que su camino por el planeta sea luminoso y

fructífero,

trascendiendo las heridas inevitables del proceso de

vivir

(6)

A mi querida Niña Interna,

aquí estoy, aquí estás…

unidas en amor hasta el final del camino

(7)

Dime, te pido que reflexiones un momento y vayas a tu interior... Desde hace mucho tiempo...

¿Te has sentido frecuentemente vacío, triste, inadecuado, poco valioso, con deseos de cambiar, de ser más feliz, pero sin saber cómo lograrlo?

¿Te recuerdas como un niño que en su infancia vivió algún tipo de abuso? (verbal, físico, emocional, sexual)

¿Has tenido relaciones de pareja conflictivas y co-dependientes, sin entender porqué, una y otra vez repites el mismo patrón?

¿Te asusta tu soledad, te da miedo encontrarte sin pareja, y prefieres aferrarte a cualquiera, con tal de no hallarte solo?

¿Te cuesta encontrarle un sentido a tu vida, muchas veces quisieras mejor simplemente no estar? ¿Vives tu vida “en blanco y negro”, deprimido con frecuencia? ¿Tienes adicciones que quisieras dejar?

¿Te duele y te hace sentir culpable ver cómo estás dañando a tus hijos, repitiendo las mismas conductas que odiabas de tus padres?

¿Quisieras ser más fuerte e independiente, más feliz, pero crees que nunca podrás lograrlo, porque tienes una gran cantidad de miedos?

¿Tienes arranques de ira y explosiones violentas con tus seres más queridos que te hacen sentir terriblemente culpable e infeliz después?

¿Y a pesar de todos los pesares, intuyes que tienes un enorme potencial en tu interior y quisieras esforzarte por ser un mejor ser?

Si algo de esto te suena familiar, este libro es para tí.

Recuerda, no hay casualidades, hay causalidades, y si hoy estás leyendo éstas líneas, es porque aquí encontrarás algunas respuestas. Te invito a que te des la oportunidad de averiguarlo. Si estás dispuesto, propongo que me permitas acompañarte en esta travesía, donde quizá te atrevas a convertirte en un valiente Ulises realizando su personal Odisea.

(8)

Auto gestación. Modelada en barro y vaciada en bronce.

Realicé esta escultura pensando en la frase La evolución es una cuestión de esfuerzo personal. Para evolucionar uno debe gestarse y parirse de nuevo a sí mismo, convertirse en su propio padre y en su propia madre, para dar a luz al nuevo ser que uno quiere ser.

(9)
(10)

Prólogo

¡Eres un bueno para nada!

¡Aprende de tu hermano, él sí es ordenado! ¡Sus juguetes le duran más porque los cuida!

¡No puedo creer que seas capaz de hacerme sufrir tanto a mí, que soy tu madre! ¡Ya no te quiero por chiflado!

Si verdaderamente supiéramos el impacto que éstas palabras tienen en la vida de cada uno de nosotros, aplicaríamos inmediatamente la prudencia, la paciencia y el entendimiento en todo lo que decimos y hacemos.

Desafortunadamente no es así y vemos la triste realidad que impera en los millones de Niños Heridos disfrazados de adultos, con sus roles de padres, madres, profesionistas, estudiantes y demás.

En la desesperación por querer que los hijos sean como deseamos, expresamos palabras hirientes pensando que al paso del tiempo se olvidarán, y creemos que como son niños no importa. Pasamos por alto el hecho de que esas ofensas quedan guardadas en el subconsciente, y dolorosamente causan estragos al paso del tiempo ya que como adultos expresamos todo aquello que no sanamos en su momento, a través de miedos, culpas, agresividad, indiferencia y problemas para entablar relaciones sanas con los demás.

Leer el libro de la psicoterapeuta —orgullosamente mexicana— Margarita Blanco, quien también es antropóloga, maestra, conferencista y además querida amiga, titulado “Sanación emocional del niño interior” ha sido una experiencia difícil de explicar y que sinceramente me conmovió. Me hizo reconocer y aceptar que el 99 % de los adultos somos Niños Heridos que aún no hacemos las paces con nuestro pasado.

Cuando a un niño se le restringe el afecto que merece y no le expresamos palabras de reconocimiento y aprobación, se torna tímido, llorón, enfermizo, agresivo o rebelde y lo peor es que crece triste, inseguro o sintiéndose indigno de ser tratado respetuosamente y con amabilidad.

Pero si en cambio los padres le demostramos amor incondicional, lo tratamos con respeto y evitamos reprimendas constantes con la gran cantidad de veces que decimos no! ¡no! ¡no!¡ y utilizamos el diálogo, la paciencia y la prudencia para explicar el porqué no, el niño crecerá con una autoestima alta, sólida y sintiéndose merecedor del amor de los demás, porque se ama a sí mismo; todo esto se verá reflejado en el logro de sus objetivos.

(11)

tu infancia e identifiques la forma en que esto puedo haberte afectado. Momentos que creíste haber olvidado y que con el solo hecho de hacer una introspección, afloran en tu mente.

Gracias a este maravilloso libro podrás hacer las paces con tu Niño Interior. Lo podrás reconocer e identificar, le hablarás con cariño y le recordarás cuán valioso es. Margarita Blanco te dará técnicas para el encuentro con ese Niño y sanarás esas viejas heridas para sentirte más pleno y feliz.

Hace tiempo leí que el segundo regalo mas grande que podemos darle a un hijo es la disciplina, pero el primer regalo mas grande es el amor.

Deseo que éste libro lo disfrutes y te ayude tanto como a mí para abrir las puertas necesarias e ir al maravilloso encuentro con tu Niño Interior.

(12)
(13)

Introducción

Perla… Ah, Perla!… Hermosa mujer de 38 años, valiente, brillante, encantadora… pero también muy lastimada…

Sin embargo, deseosa de crecer internamente. Su existencia no ha sido fácil, ha tenido una serie de desafíos y obstáculos que le han ocasionado mucho dolor, pero una fuerza en su interior siempre hace que se levante y retome el camino de la búsqueda. ¡Y vaya que ha buscado! Es una guerrera.

Por eso, cuando vio anunciada en su ciudad la conferencia que daría Margarita Blanco justo esa tarde, llamada:

“Entre el Amor y el Dolor: Los instrumentos de crecimiento interno” No lo dudó un momento, reorganizó sus asuntos y fue a escucharla, ya que la seguía desde hacía unos años a través de la radio y de su página, por ello sabía de sus cursos y talleres con el Método Ser Mejor Ser.

Llegó temprano al lugar donde se llevaría a cabo la conferencia y se emocionó cuando a un cierto punto Margarita empezó a hablar sin tapujos sobre su propia experiencia de vida… lo que ella compartía con la audiencia le hacía sentido respecto a su propia historia. Esto es lo que decía Margarita:

“Me gustaría hoy compartirles algo sobre mí...

Quiero que sepan que fui por muchos años, terriblemente tímida, insegura, depresiva, miedosa, explosiva, resentida, angustiada, negativa, con bajísima autoestima y con enormes heridas emocionales desde niña, lo cual me llevó a tener dos divorcios, relaciones personales difíciles con los seres más amados, propicié de algún modo accidentes de consecuencias casi mortales y por muchos años viví con intenso sufrimiento e infelicidad, sólo deseando morir.

Hoy en día me siento en mi poder, sana, plena, realizada, segura, exitosa, flexible, compasiva, experimentada, con mucha más sabiduría para disfrutar la vida, feliz conmigo, hacia dentro de mí, cierta de que soy una chispa cósmica de la Energía Divina de la que emana el Universo todo... con paz interna y plenitud.... Y porque sé lo terrible que es vivir en medio del sufrimiento emocional, deseo compartir con ustedes cómo he conquistado todo esto. Siempre recuerdo la frase que llegó a mí cuando tenía 15 o 16 años, la anoté y desde entonces nunca la he olvidado (aún guardo el papel donde la escribí):

La evolución es una cuestión de esfuerzo personal

Esto significa, simplemente, que si no se hace el trabajo consciente de ser mejor persona, no va a suceder jamás de manera automática. No! Uno no va a despertar un buen día sintiéndose más evolucionado que el día anterior. Y si no lo hacemos, no nos quedaremos igual, sino que involucionaremos, ya que nada

(14)

puede quedarse sin transformar, pues el cambio es lo único permanente, de tal forma que si no trabajas con ahínco en mejorar internamente, conforme pasen los años irás siendo una peor persona de lo que eras antaño, más resentido, amargado, infeliz, manipulador, envidioso... ¿Quieres llegar a la vejez siendo la peor versión de ti mismo? Creo que todos conocemos ancianos que son claros ejemplos de esta involución. Y del mismo modo, podemos evocar maravillosos viejos sabios que son una fuente de luz y guía, los cuales nos hacen valorar el sentido de crecer en conciencia en nuestro paso por la vida, valientes, fuertes, dulces, generosos, simplemente sabios... Este esfuerzo es una decisión personal y un trabajo que dura toda la vida. ¿Hacia donde quieres ir?”

Cuando Perla salió esa noche de la conferencia de Margarita, sus palabras seguían resonando en sus oídos.

—¿Qué tipo de persona quiero ser yo? ¿Hacia donde quiero ir? Ciertamente, no quiero convertirme en mi peor versión.

Se fue muy pensativa todo el camino de regreso a casa.

—¿Y si le escribiera a Margarita y le pidiera su guía a distancia para seguir con mi trabajo interno? ¿Me respondería?

Esa idea le quedó revoloteando en la cabeza por varios días, hasta que una mañana finalmente se decidió a escribirle un correo electrónico.

—Estimada...mmm....estimada... ¿Señora? ¿Doctora? ¿Maestra? ¿Licenciada? No sé cómo referirme para escribir esta carta, ya que no nos conocemos en persona, ni idea tiene de quién soy...

—¿Le hablo de tú? ¿Le hablo de usted? Pensaba mientras escribía y borraba lo escrito una y otra vez, rascándose la cabeza.

—¡Es absurdo lo que estoy haciendo...mejor ya no escribo nada...!¡Estoy loca! ¿O no?

En fin...¡adelante, cobarde! Bueno, mire, mira... ¡Ay! ¿Cómo le pongo?

Perla, con su oscura y abundante cabellera negra moviéndola como si fuera un caballo inquieto que sacude su crin al sol, se arrebujó en la cama, tomó aire profundamente y continuó tecleando su aporreada laptop. Después de cerrar los ojos y seguir su intuición, decidió irse por el formato casual y menos formal.

—¡A fin de cuentas, así soy yo en realidad! Dijo para sí, alzándose de hombros y reiniciando la carta una vez más.

@M AIL DE PERLA A MARGARITA

ASUNTO: PROPUESTA TENTADORA (ESPERO) ESTIM ADA MARGARITA:

(15)

Te he escuchado en la radio desde hace unos años, leo tu blog, tus artículos y sé de tus cursos y talleres con el Método Ser Mejor Ser. Me gusta lo que dices, lo que propones, pero siempre es muy breve y fugaz, no llegas al fondo, falta tiempo, falta espacio. Sé que hay más, mucho más detrás de lo que comunicas. Lo intuyo y deseo adentrarme más en ello porque estoy convencida de que sí quiero ser mejor ser, y no convertirme al paso del tiempo en mi peor versión.

Por el momento, mis condiciones de vida no me han permitido asistir a terapia contigo o a tus talleres, vivo fuera de la Ciudad de México donde radicas y, sin embargo, hace unos días logré ir a tu conferencia cuando pasaste por mi ciudad. Desde aquel día que te escuché decirnos cómo era tu vida antes y cómo es ahora, y saber más de tu Método Ser Mejor Ser, me quedé pensando en una loca idea y después de darle muchas vueltas... pues me atrevo ahora a proponértela:

Enviarte con cierta frecuencia algunas cartas sobre mí y mi historia, a la vez que plantearte en éstas, mis dudas o mis dolores, con la idea de que lo que me digas les sirva también a muchas personas que con sus variables de vida quieren, como yo, entender sus áreas dolorosas, sentirse mejor, evolucionar y ser mejores personas.

¡Tengo tantos nudos, tanta confusión, y al mismo tiempo, tantos deseos de vivir mi vida más bonito! Tal vez mi historia pueda de algún modo servirte para que a partir de ésta, nos compartas tus reflexiones y juntos poder entender y sentir las cosas de otro modo, ojalá encuentres el tiempo y el espacio para hacerlo y te guste la idea. Si no, pues el escribir me servirá como ejercicio de auto reflexión.

Muchas gracias de antemano, Perla, buscadora incansable de luz

—Pues que sea lo que Dios quiera, dijo en voz alta al tiempo que apretaba el botón que indicaba “enviar”.

—¡Ya está! Lo peor que puede pasar, es que no pase nada. Veamos si Margarita nos contesta o no, dijo cerrando su computadora y parándose de la cama de un brinco.

Esa misma noche cerca de las dos de la madrugada, hora muy usual de trabajo para Margarita, ella revisaba su correo mientras comía distraídamente un chocolate más, “generando endorfinas” como decía siempre justificando un poco su exagerada pasión por el cacao, “herencia de mis raíces prehispánicas, seguramente totonacas del centro de Veracruz”.

Le llamó la atención un correo electrónico que decía como asunto:

(16)

—¿Quién será esta tal Perla? Se preguntó.

Ciertamente, el encabezado picó su curiosidad, y desde su cama-oficina abrió el correo donde leyó una curiosa propuesta... al terminar sonrió sintiendo simpatía por la creativa idea...

—¡Pues habría que ver cómo escribe la susodicha Perla y cuál es su historia! Dijo, a la vez que le respondía de inmediato:

@PRIM ERA RESPUESTA DE MARGARITAA PERLA. RE: PROPUESTA TENTADORA

DE MARGARITAA PERLA ESTIM ADA PERLA:

Agradezco de antemano tu interesante propuesta. Ciertamente, es original. Por lo pronto te animo a que, en principio, me escribas una primera carta y sobre ella, veamos qué puedo responderte y de ahí se verá a dónde seguimos, ¿te parece?

Ojalá saliera algo útil para ti y para otras personas que llegaran a leer esto. Si funciona, quizá podamos convertir este intercambio de misivas hasta en un libro, ¿no? Tu propuesta me atrae y siempre estoy más que dispuesta a explorar “ideas locas”. Me encanta el pensamiento lateral, o pensamiento creativo como lo describe Edward De Bono. Mi principal diversión en la vida, mi hobby, es inventar, crear. Así que ¡adelante! Espero tus textos.

Recuerda que querer crecer es siempre el primer paso y sin duda el más importante, ya que sin éste, los demás no pueden existir.

La evolución es una cuestión de esfuerzo personal

Un abrazo afectuoso, Margarita

A la mañana siguiente, Perla abrió su correo, deseando ver alguna respuesta a su mensaje del día anterior. Al encontrar la respuesta de Margarita, se río con ella misma mientras mordisqueaba una manzana, diciendo simplemente con gran alegría:

—¡Bien! ¡Manos a la obra!

Llamó a Ana, su mejor amiga, para contarle que su propuesta le había interesado a Margarita y que por lo mismo, le cancelaba la cita que tenían para verse al mediodía.

—Amiga, quiero ponerme a escribir toda esta mañana, francamente no quiero perder la concentración, y ahorita que estoy inspirada, quiero mandarle cuanto antes todo lo que le quiero compartir. Sé que me entiendes, ¿verdad?

(17)

—¡Claro! Le dijo Ana cariñosamente. ¡Ay amiga! Tú no paras hasta conseguir lo que quieres, ¿verdad? Yo, que he oído y he vivido buena parte de todas tus historias, créeme que sé que tienes material para hacer un libro. Y si Margarita lo comenta y lo encuadra dentro del Método Ser Mejor Ser, sí que podría salir algo muy interesante. ¡Ya lo quisiera leer!

Ambas soltaron una carcajada y se despidieron animadamente.

En las semanas y meses que siguieron, Margarita encontró frecuentemente en su correo una nueva carta de Perla, quién ciertamente en cada misiva compartía jirones de su vida, trazos y recuerdos de sus experiencias haciéndole a Margarita cuestionamientos concretos sobre lo vivido.

Perla no había sufrido terribles desgracias o infortunios, ni tampoco había tenido extraordinarios logros o golpes de suerte únicos. Era simplemente un ser humano común y corriente, con sus tristezas y sus alegrías, sus dudas y sus confusiones, pero con un espíritu de búsqueda notable y desde una gran honestidad estaba deseosa de entenderse más, de explicarse a ella misma para asimilar sus vivencias de un mejor modo, con el fin de transitar el resto de su camino con mayor paz interna y plenitud.

Ante tales textos, la respuesta de Margarita fue natural: Comenzó a contestar una por una estas cartas y así, de manera espontánea fue orquestándose una gentil danza, gestándose un sutil intercambio de energías, entretejiéndose un colorido tapiz de vivencias por un lado y de contextualización y explicación de éstas, por el otro.

(18)

Capítulo I

Surgimiento del Niño Herido

La infancia atropellada

Nada te puedo dar que no exista ya en tu interior.

No te puedo proponer ninguna imagen que no sea

tuya...

Sólo te estoy ayudando a hacer visible tu propio

universo.

Herman Hesse

(19)

@M AIL DE PERLA PARA MARGARITA ASUNTO: CARTA 1

LAS HERIDAS PRIM IGENIAS I: BRUM A ENTRE LA CONFUSIÓN, EL M IEDO Y LA TRISTEZA

“¡Qué envidia ser un refrigerador!... él no siente nada..” pienso mientras lo observo fijamente y escucho el ruido monótono de su motor.

Tengo seis años de edad y hago esta reflexión, una mañana, sentada en el desayunador, moviendo nerviosamente mis pies que cuelgan de la silla, mientras mi mirada vaga por el resto de los muebles de la cocina, sintiéndome sola, muy solita, aun rodeada de los seres que conforman mi familia.

La noche anterior había sido como una de tantas, muy difícil... Fui a dormir a mi recámara, que quedaba justo arriba de la cocina. Comparto la habitación con mi hermana mayor, pero ella —al igual que mis otros hermanos— son mucho más grandes. Y entonces se van... salen, se arreglan, tienen amistades, novios, novias, ocupaciones...

Yo soy pequeña, la más pequeña... no salgo.

Esa noche, al igual que muchas otras, poco antes de quedarme dormida escucho asustada, desde mi cama, las señales de la tormenta que se avecina: mi padre comienza a levantar la voz más y más, de pronto ya está gritando, manoteando sobre la mesa, profiriendo insultos a mi madre... la voz de ella casi no se escucha, pero lo que dice o lo que calla, ciertamente lo va irritando más y más... y así, la tormenta se desata embravecida...

Me cubro bajo las cobijas buscando refugiarme y encontrar protección sin hallarla, mis sollozos se ahogan y allí estoy retorciendo mis manitas y sintiendo una angustia que me inunda y me rebasa... me duele el estómago y quisiera no estar allí... pero ¿qué puedo hacer a mis seis años de edad?

“¿Por qué? ¿Por qué tiene que ser así?” me pregunto. No hay respuesta. Sigo llorando, asustada y temblando, hasta que me quedo dormida llena de tristeza y desasosiego...

A la mañana siguiente, mamá está llorosa, triste, mientras me peina y me sirve el desayuno, me dice una a una, como quien desgrana una fruta, todas las cosas tan horribles e insultantes que le dijo aquella figura a la que tanto admiro y quiero, pero que no entiendo por qué trata tan terriblemente a esa pobre y débil mujer que es mi madre. Todo es confuso, y muy, muy triste... Cuando acaba de atenderme y de “informarme”, mamá se va de la cocina y me quedo perpleja e infinitamente triste, observando y, de algún modo, envidiando al refrigerador...

Ese día, papá casi no habla, está ronco de tanto gritar... Cuando nos volvemos a reunir los tres alrededor de la mesa, entre ellos no se dirigen la palabra... El ambiente es tan enrarecido, tan tenso, tan desagradable... yo pretendo que nada pasa,

(20)

y trato de hablar sobre cualquier cosa, pues pienso que tengo el “deber” de aligerar la atmósfera. En situaciones así, papá me escucha y comienza una pequeña conversación, pero mamá no abre la boca, toma su alimento con una mirada vacía, llena tan sólo de una insondable tristeza, y yo me siento muy culpable de verla tan desolada y excluida de la plática.

A veces, cuando ya ha pasado la última refriega y las cosas vuelven a “la normalidad”, estamos los tres cenando en la mesa, de repente mamá opina algo, y él le grita y la calla tan groseramente que siento ganas de desaparecer, ganas de reclamarle y exigirle que no la trate así, pero no hago nada, no puedo hacer nada, y me siento tan cobarde y tan desleal hacia mi madre siguiendo la conversación como si no pasara nada. Me trago mi enojo y mi vergüenza, junto con mi chocolate caliente y mi pan. Y con esa triste sensación, me voy a dormir deseando soñar que no vivo en ese lugar.

En fin, Margarita, sé que estás muy ocupada y no quiero extenderme más por hoy. Simplemente te he querido compartir algunos de los recuerdos que surgen cuando evoco mis

inicios dentro del núcleo familiar del cual provengo. He sido muy tímida, bastante depresiva aunque siempre con un deseo indomable de querer ser feliz, de “encontrarle la cuadratura al círculo”. Recuerdo una frase de Ibargüengoitia, uno de mis escritores favoritos que dice: “El destino quiso que yo no fuera feliz, pero a mí

no se me dio la gana”. Así me siento justamente. A pesar de todo lo vivido, sufrido

o padecido, quiero ser como tú dices “mi mejor versión”. Mis relaciones de pareja han sido a veces felices y a veces un desastre pero siempre la mar de complicadas; me he divorciado y tengo un hijo adolescente al que trato de educar lo mejor que puedo yo sola. Soy bastante joven aún y deseo tanto ponerle un ritmo distinto a mi vida, más acompasado y sereno internamente. Soy una guerrera de luz, una caminante pertinaz que aferrada como una pequeña hormiga a su sendero, trata y trata nuevamente de encontrar el mejor modo para hacer el recorrido. Creo que ya es tiempo y estoy decidida a florecer, por mí, por mi hijo, por mi pareja (cuando llegue la adecuada) y por la huella que desearía dejar en mi fugaz paso por esta Tierra.

Me gustaría mucho que me orientaras para entender de qué manera este tipo de experiencias y el entorno donde crecí afectaron mi forma de ver el mundo y me han llevado a manejar mis problemas hoy como adulta, no de la mejor manera, creo yo. Supongo que lo vivido me ha marcado, pero no veo claramente cómo, en dónde y de qué forma. Es como si viera mi pasado, desde niña hasta el día de ayer, un tanto entre la bruma. Sobre todo, quisiera tener recursos internos para dejar ya de repetir las mismas reacciones, bastante neuróticas me parece, que tengo una y otra vez. Te he oído mencionar muchas veces esto del famoso “niño interior” pero no acabo de comprender bien a bien qué quieres decir con ello. Esperaré con gran interés tus comentarios al respecto.

¡Mil gracias y hasta pronto! Perla

(21)

Cuando Margarita leyó este primer relato de Perla, sintió una gran empatía y compasión por aquella pequeñita que —al igual que millones de niños en el mundo— le toca padecer las relaciones deformadas y torcidas de adultos lastimados a su vez desde su infancia. Y que, en una absurda rueda del destino, vuelven a hacer lo mismo cuando a su vez les corresponde a ellos convertirse en padres.

—¡Tenemos que parar esta locura!, dijo para sí, sabiendo, sintiendo que esa era su misión: ir sacando de sus “calabozos” a tantos Niños Internos atrapados en los cuerpos de adultos dolidos y dolientes, víctimas de sus padres y a su vez victimarios de sus hijos. ¡Basta ya, por Dios!

Tomó una profunda inspiración y de inmediato se dispuso a contestarle a Perla. Quería ayudarla a entender dónde y cómo se originaron sus heridas y, sobre todo, darle la pista para desenredar su madeja y comenzar a sanar: decirle lo fundamental de ir al rescate de su Niña Interior, ir a liberar, a recuperar en amor a la dulce, triste y asustada Perlita.

@ M AIL DE MARGARITAA PERLA ASUNTO: RESPUESTA CARTA 1

ELCONCEPTO DE NIÑO INTERIORYLOCRUCIALDE SU RESCATE Querida Perla:

Primero que nada, quiero agradecer tu apertura para contarme tus vivencias y recuerdos de pequeñita. Al leer esta primera carta, recordé lo que dice Neruda cuando empieza el relato de sus memorias:

Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos, porque así precisamente es la vida...(1)

Leí tu carta con enorme respeto y atención y creo que, efectivamente, lo que te diga aquí puede aplicarse al caso de muchísimas personas que han crecido en hogares con familias disfuncionales, las cuales —desafortunadamente— son una inmensa mayoría.

Cuando los pequeñitos crecen en medio de adultos lastimados, frustrados, enojados, no entienden qué pasa, crecen confundidos, inseguros y tristes. Creo que eso te pasó a ti, como les ha pasado a muchos. Te explicaré con más calma.

El interés que muestras por querer conocerte más, por entender el origen de tus reacciones es maravilloso, fundamental para todo aquel que decide empezar su propio proceso de transformación hacia el SER maduro, o sea, generar lo que llamo la “autogestación”, es decir, atreverte a romper el molde donde te formaste en la familia y con las circunstancias en las que te tocó crecer, lo que significa dejar atrás

(22)

tus creencias limitantes, tus respuestas automáticas, tus enganches a situaciones recurrentes, tus heridas del pasado... para darte a luz a ti misma, desde la LUZ de tu conciencia, decidiendo evolucionar bajo tu libre albedrío.

Esta capacidad de decidir cómo enfrentas lo que la vida te pone, esto que hace que tomes una actitud convencida a convertirte en tu mejor versión, es el combustible indispensable para

(23)

El Niño Interior

Me parece muy interesante tu pregunta sobre qué es eso del Niño Interior. Creo que es fundamental aclarártelo en este punto, porque toda la estructura de mi método parte de sanar y rescatar a este Niño Interno. Hacer esto es ir a la conquista de la verdadera autoestima.

El Niño Interior es el núcleo de nuestro ser emocional que comenzó a gestarse en la infancia, en los primeros siete u ocho años de vida. Ir a su rescate es cambiar nuestra programación emocional, es sanar las heridas que se generaron en nuestra niñez y que se han quedado allí hasta el día de hoy, ocasionándonos problemas en nuestro mundo de adulto y que no relacionamos con nuestra infancia. Por ejemplo: “Los problemas que tengo con mi pareja es porque él (o ella) es... necio, ignorante, desconsiderado, celoso, impulsivo, etcétera. Y porque yo soy..”. Pero en realidad, esa es la forma, lo que se ve a simple vista. El fondo, en ambos, está en sus heridas emocionales de infancia. Lo mismo pasa con los otros problemas inter o intra personales: si no puedo conservar ningún empleo, si estoy siempre enfermo y me accidento constantemente, si no me hablo con mis hermanos, si odio mi trabajo, si tengo problemas con mis hijos, con mis compañeros de trabajo, si vivo en la depresión o en el resentimiento, etcétera.

La mayor parte de los problemas que tenemos como adultos están fuertemente conectados con las heridas generadas durante los primeros años de nuestra vida. Uno piensa que ante las dificultades, ese señor de cuarenta años está reaccionando, esa abogada con maestría... sin embargo, quien está llevando el control de la tormenta emocional es ese niño lastimado que habita dentro del cuerpo del adulto.

Si recuperamos en amor a este Niño que fuimos y que habita en nosotros, y lo “re-parentamos” o sea, nos convertimos en nuestra propia madre y nuestro propio padre, este pequeñito lastimado florecerá, lo que significa que nuestra esencia emocional sanará. Entonces, la manera de ver el mundo cambiará y por ende, la manera de interactuar con él.

Cada individuo puede avanzar enormemente en su evolución interna si se ocupa de sanar las heridas emocionales que tuvo en su infancia, ya que verdaderamente dentro de cada persona existe aún aquella criatura vulnerable que se fue y que se supone quedó en el pasado. Descubrirla, recuperarla y nutrirla en amor es sin duda una de las mejo res cosas que podemos hacer por nosotros mismos; a partir de este punto, el manejo emocional de nuestra vida puede transformarse enormemente para bien.

Todos, absolutamente todos, en algún momento de nuestra infancia fuimos vulnerados en menor o mayor medida... y lo triste es que un gran porcentaje, usualmente ha sido en mayor medida... El niño herido crece, pasa por una adolescencia difícil y se convierte en otro adulto angustiado, estresado, lleno de miedos, de culpa, de violencia hacia él y/o hacia los demás, triste, solo en su interior, viviendo la vida en blanco y negro y haciendo con sus hijos lo mismo que

(24)

sus padres hicieron con él. Así se va perpetuando el ciclo, con los tristes resultados que hoy vemos reflejados en nuestra sociedad, llena de familias disfuncionales, de aumento de violencia, indiferencia y caos.

¿Cómo parar esta locura? Solamente enfrentando lo que dolió y echando fuera toda esa “basura emocional”, para que podamos ver la vida a todo color, disfrutar con agradecimiento de lo hermoso, aprender de las episodios difíciles y amarnos más a nosotros mismos y por lo tanto al prójimo.

Nadie puede ser un adulto feliz y completo sin traer al Niño Interior a la superficie, reconociéndolo, recuperándolo y sanándolo, porque: el Niño Interior ES nuestro ser emocional. El Niño Interior es esa parte de nosotros que SIENTE como niño. Está al centro de nuestro ser, al centro de nuestros sentimientos. Es lo que nos da entusiasmo y energía, lo que nos guía con intuición y sensibilidad.

¿Cómo curamos al Niño Interior? Lo primero es reconocerlo. Es entonces cuando nos vamos a dar cuenta de que nuestras necesidades como niños no fueron cubiertas; necesidades de amor, seguridad, confianza, respeto y guía. La ausencia de esto nos pudo haber llevado a estados crónicos de ansiedad, miedo, vergüenza, culpa, enojo y desesperanza durante nuestra niñez... y adolescencia... y adultez... Conflictos emocionales frecuentes e incluso problemas físicos actuales, son señales de que ese Niño Interior quiere ser escuchado... Como individuos, ¿cómo vamos a crear nuestro mundo adulto sobre los cimientos enclenques de un niño aislado y asustado? Simplemente no se puede.

Cuando uno rescata y sana a este niño herido, a este Niño Interior, es posible transformarlo en lo que he llamado “El Niño de la Guarda”, nuestra parte sabia, noble, intuitiva y más conectada con la Energía Superior, o sea, nuestra mejor parte. Podemos impulsar nuestra evolución para Ser Mejor Ser, transformándonos en la mejor versión de nosotros mismos. En conciencia, podemos curarnos de nuestras heridas de la infancia. Así que cuando nos abrimos para conectarnos con el Niño Interior, abrimos nuestro corazón a todo lo que es valioso en la existencia. Es así como encontramos la fuente de nuestro verdadero poder: el amor y el respeto profundo a uno mismo.

Me gustaría detenerme aquí un momento, para explicar un poco más el funcionamiento del cerebro, de acuerdo a lo que se conoce actualmente respecto a la neurofisiología. Particularmente quisiera referirme al estudio del doctor John MacLean acerca del Cerebro Triuno .(2) Es necesario entender esto para comprender por qué las heridas emocionales de la infancia son las que nos marcan para el resto de nuestra vida hasta que nos ocupemos de sanarlas.

El doctor Mac Lean afirma que en realidad tenemos tres cerebros en uno: el primero es lo que él ha llamado el Sistema Reptiliano, donde radican las funciones básicas: respiración, digestión, circulación, etcétera, hasta allí, somos bastante parecidos a las lagartijas. En la capa superior del cerebro radica el neo córtex o corteza cerebral donde tienen lugar las funciones más sofisticadas de raciocinio:

(25)

razonamiento lógico, deducciones, memoria de datos, inferencias, hipótesis, etcétera y, finalmente, entre estos dos ámbitos está el Sistema Límbico, el cual está formado fundamentalmente por la amígdala y el hipocampo. Digamos que en este sitio se graba el “disco duro de la memoria emocional”. Aquí quedan impresas —en nuestros primeros siete u ocho años de vida— la forma como vamos a reaccionar ante las emociones básicas durante nuestra vida, cómo actuaremos en el manejo de lo que la doctora Miriam Muñoz ha llamado M.A.T.E.A: Miedo, Alegría, Tristeza, Enojo y Amor. De tal suerte que si sufrimos abuso y una buena cantidad de heridas se generaron en nuestros primeros años, la manera como a lo largo de nuestra adolescencia y adultez reaccionamos ante estas emociones tiene su origen en cómo aprendimos a reaccionar de niños. De allí la fundamental importancia de sanar a ese Niño Herido que mora en nuestro interior.

Para que nos quede más clara la forma en que muchas veces actuamos, quisiera pedirte que te imagines esta pequeña historia:

Es una tarde tranquila, te apetece salir a manejar un rato por la carretera, pues esto te relaja, así que tomas tu automóvil e invitas al paseo a un pequeño, él (o ella) se acomoda en el asiento del copiloto; se ponen los cinturones de seguridad... y parten. Tú vas tranquilo y relajado. Sin embargo, mientras sales de la ciudad y comienza a caer la noche, te das cuenta que unos grandes nubarrones se empiezan a formar en el cielo, y en un breve lapso comienza a caer una tremenda tormenta... ¡Nunca te esperaste esto! ¡La tormenta arrecia cada vez más! No ves ya el camino... difícilmente distingues si hay curva o recta frente a ti, los faros de los vehículos que vienen del otro lado te enceguecen, el agua cae a raudales, tu auto patina en el suelo mojado... vas más nervioso y tenso a cada momento, sientes como tus puños van crispados sobre el volante, quisieras no estar allí, sientes un hueco en el estómago, sabes que la situación es delicada y requiere un gran control... De tal modo, que sin pensarlo más, te detienes a un lado del camino y le dices al pequeño(a) que te acompaña:

—“Mira querido(a), esta situación se está poniendo muy fea, ¡así es que te voy a pedir que por favor ahora te pases al volante y seas tú el que maneje!”. Esta actitud que nos podría parecer tan ridícula y absurda de parte de un adulto, desafortunadamente ES la actitud que generalmente se toma cuando se tiene que

manejar una “tormenta emocional”. El adulto se siente abrumado, copado con la situación emocional desagradable, y entonces, imperceptiblemente y de modo automático e inconsciente, le cede el manejo de ésta al Niño Interior Herido, con los resultados que generalmente se experimentan: “no debería haberlo hecho, cómo lo permití, debí haber actuado diferente”, etcétera. Claro, uno no puede hacer algo distinto mientras no se sabe qué es lo que está sucediendo. De ahí la importancia de ir al rescate de este pequeñito que ha sufrido muchas heridas y que ahí sigue, tan desatendido e ignorado. Tocar esas heridas es algo que duele, ¡por supuesto que sí! pero es necesario pasar por ese dolor para sanarlo.

(26)

Ir al encuentro de este niño implica ir a buscarlo al fondo de uno mismo, como si en nuestro interior hubiese un cuarto oscuro, un calabozo húmedo y lúgubre, donde hubiéramos confinado a vivir, desde hace muchos años, a este pequeñito o pequeñita que fuimos y que seguimos siendo. Tenemos que entender que cada vez que no nos escuchamos, cada ocasión que olvidamos nuestras propias necesidades y deseos, cada vez que nos tratamos con grosería y somos despectivos hacia nosotros mismos, reafirmamos el sitio de ese niño en el calabozo oscuro. ¿Y queremos vivir plenos y felices teniendo a esta criaturita en una mazmorra interna? Tenemos que abrir la puerta de bisagras herrumbradas, permitir que la luz de la conciencia entre en ese sitio oscuro y olvidado, extenderle la mano a nuestro niñito y pedirle que nos permita restablecerun diálogo con él (o ella). Sólo así encontraremos una vía de rescate emocional que nos permita el reencuentro con la mejor, y más dañada, parte de nuestro Niño Interior. Si logramos hacer este rescate, entonces nos encontraremos en la vía justa para nuestra reconstrucción interna. Sólo así podremos darnos a luz a nosotros mismos, para comenzar a ser realmente un mejor ser... Sólo así.

Cuando se rescata al Niño, y no te permites olvidarlo nunca más, es para siempre. Para el resto de tu vida te acompañará y estará contigo hasta tu último aliento. Lo cual es maravilloso, porque te das cuenta de que nunca más volverás a estar solo. Donde quiera que estés, y sobre todo, cuando más triste, rechazado o deprimido te encuentres, allí será maravilloso estar en mutua compañía... tú con tu Niño y tu Niño contigo.

Brevemente, eso es el Niño Interior. Espero que te haya quedado más claro. Ahora, tenemos que detenernos aquí un momento para comentar que estas heridas emocionales a veces comienzan a generarse desde mucho tiempo atrás, tan lejos como la fase embrionaria, según algunas teorías como la de la doctora Stephanie Mines, PhD, en su libro We are All in Shock.(3)

Cuando se da la fecundación del óvulo por el espermatozoide, esas dos células rápidamente pasan a ser a cuatro, ocho, dieciséis... así hasta formar una pequeña esfera de tejido que se alarga y se abre para volverse hacia su interior (como una tortilla) creando un surco muy protegido donde de inmediato, antes que cualquier otra cosa, se implanta el cable que surge y que será la médula espinal, al tiempo que se empieza a desarrollar la computadora más sofisticada llamada cerebro, creando en conjunto el sistema maestro o sistema nervioso central. ¡Es lo primero que la Madre Naturaleza establece!

Esta agrupación celular creciente, aparentemente sin forma clara aún, se organiza de tal modo que a tan sólo 27 días de iniciado el exótico proceso, dicho grupo de células forman un embrión de aspecto humano apenas distinguible, más pequeño que el tamaño de un frijol y que, sin embargo,TIENE YA UN CANAL NEURONAL Y UN CEREBRO QUE EMPIEZA A TRABAJAR...

(27)

instintiva y de SUPERVIVENCIA, como ya hemos mencionado... para sobrevivir y perpetuar la especie. Esa es su función reguladora, por lo tanto, antes del mes de ser apenas el inicio de un simple embrión... empieza a percibir.

Si la situación o el ambiente de la madre es triste o violento, el cerebro reptiliano siente la amenaza de no ser bien recibido, de que su vida peligra en ese ambiente donde está, recibiendo además a través de la sangre que lo recorre, descargas de adrenalina o de cortisol de la madre que lo hacen entrar en estrés. Por supuesto, pasarán muchos años antes de tener idea del self o autoconciencia... ahora es sólo un grupo cada vez mayor de células inteligentes que pueden PERCIBIR... y

sienten la amenaza a su sobrevivencia... ESA HUELLA QUEDARÁ EN LO MÁS PROFUNDO DE LA MENTE DE ESE SER, desde el inicio de su existencia y en los años por venir.

¡Este conocimiento es revolucionario! Hoy en día se reconoce más y más la importancia de la epigenética en el ser humano, esto es, la interacción entre los genes y el medio ambiente en los organismos. “La epigenéticaes el estudio de modificaciones en la expresión de genes que no se encuentran en la secuencia delADN y estas modificaciones son heredables. Una de las fuentes de mayores

modificaciones de los genes es el factor ambiental y puede afectar a uno o varios genes con múltiples funciones”.(4)

Reforzando lo anterior, el Dr. Bruce Lipton, en su fasci nante libro The Biology

of Belief – La Biología de las Creencias – (5) nos dice que la epigenética es la nueva ciencia del auto-empoderamiento… epigenética literalmente significa: “control por encima de la genética”. Este nuevo y vanguardista campo de la biología surge apenas hace unos años con el desarrollo del Proyecto del Genoma Humano; siendo sumamente crucial lo que plantean los epigenetistas: ¡Destruyen la creencia del Determinismo Genético! Entendamos que esto es tan revolucionario como cuando Copérnico dióa conocer que la Tierra giraba alrededor del Sol y que no era el centro del Universo… De tal modo que en la última década apenas, los científicos están concluyendo que ¡¡los genes no determinan nuestro destino!!

Actualmente se empieza a reconocer científicamente, que por ejemplo, sólo el 5% de los pacientes de cáncer y trastornos cardiovasculares pueden atribuir su enfermedad a causas genéticas. El otro 95% sus males se deben a alteraciones epigenéticas atribuibles al entorno y NO a genes defectuosos. Por lo tanto, el ADN no

es definido sólo por la biología, sino también por el ambiente en el cual se vive. Concluyendo, hoy se sabe que durante nuestra vida las influencias ambientales, incluyendo nutrición, estrés y emociones pueden ir modificando los genes .

Así que las heridas emocionales de la infancia empiezan a veces antes del nacimiento. Las heridas iniciales pueden ser tan tempranas como desde el primer mes de la concepción, aún antes de ser un feto, apenas como embrión humano. El cerebro reptiliano puede empezar a recibir percepciones inconscientes de amenaza y miedo. Se revela entonces la vital importancia de sanar estas heridas en nuestra vida adulta, para además de ayudarnos emocionalmente, evitar enfermedades

(28)

degenerativas debido a los genes afectados por lo vivido en el ambiente externo. Finalmente, hay un punto importante que quiero resaltar de lo que me has platicado en tu carta, y tiene que ver con el abuso. Sin duda, a través de la difícil relación que tenían tus papás, fuiste arrastrada a una situación de claro abuso emocional. Ese terror de la pequeñita al escuchar los gritos, al sentirte responsable de aminorar las peleas, o pensarte desleal o culpable al no defender a uno o formar bando con otro, fue generando heridas emocionales profundas en tus primeros años de vida. Es necesario que entiendas que tú no eres responsable de ello, tú fuiste víctima de un abuso perpetrado por adultos lastimados, enfermos en sus emociones, demasiado atrapados en su propia confusión y desolación para poder entender que lastimaban y herían a los pequeños seres que procrearon, a quienes les tocó ser mudos testigos de su inconsciencia. Pero este tema del abuso tiene tantas facetas y es tan crucial para entender las heridas que se hacen en el alma del pequeño, que lo volveré a abordar más extensamente en mi siguiente carta.

Bien, querida Perla. Basta por hoy. Espero haberte reflejado con claridad sobre diversos puntos que pude ver a través de tu carta. Ojalá que lo que te he compartido, te haga reflexionar y, sobre todo, te haga empezar a ACTUAR de modo diferente. Será

posible cuando hayas recuperado en amor a tu Niña Interna. Esto es, a mi parecer, una condición sine qua non, es decir, indispensable. Es fundamental. Rescatar al Niño Interior del sitio oscuro y olvidado dentro de uno mismo es la puerta de entrada a una nueva manera de vivir la vida, el punto de inicio de la sanación emocional. Y una vez que se establece este contacto y que se empieza a tener una comunicación constante con esta criaturita, viene aquí la primera herramienta del Método Ser Mejor Ser: Apapachar a tu Niña Interna. Apapachar viene del náhuatl y quiere decir acariciar suavemente; en México se usa de modo ampliado refiriéndose al cuidado amoroso, presente y constante al ser amado. Recuperarla en amor y decirle que ya llegaste, que de ahora en adelante estás ahí para ella.

Ahora, la pregunta que te estarás haciendo seguramente será. “Muy bien, y ahora que sé todo esto, ¿cómo lo rescato?” Como en todas las cosas, hay diferentes alternativas. La más ligera y sencilla, aunque menos profunda, es dedicar un tiempo especial, sin distracciones ni interrupciones, a tomar conciencia de que dentro de ti existe un pequeñito lastimado... trata de evocar cómo eras, cómo vivías, qué te gustaba, qué te atemorizaba, qué te emocionaba, qué te entristecía... busca y observa fotografías de ti como niño... pon música suave y empieza a mantener un diálogo con tu niño y tú como adulto, escribiendo con ambas manos: la dominante, desde tu adulto y la no dominante, desde tu Niño, según la técnica desarrollada por Lucía Capacchione.(6)

Ve preguntándole todo esto y escribe con tu mano, no dominante, todas sus respuestas. Esto te hará sentir su presencia y abrirás la puerta a una nueva comunicación con esta frágil criaturita que mora en ti.

La opción más profunda y completa, que sería la ideal, es tomar el taller que doy. Vale la pena ser guiado a lo largo de un fin de semana para aterrizar todo lo que

(29)

trato de comunicarte a través de esto que escribo.(7)

La dulce tarea a realizar, una vez que has recuperado al Niño Interno, es escucharlo frecuentemente, tomarlo en cuenta, jugar con él, consentirlo, mimarlo, protegerlo, defenderlo y amarlo como quizá nunca lo fue por sus padres reales en sus primeros añitos. No olvidarlo nunca más, no dejarlo, no abandonarlo jamás. Convertirlo en prioritario cada día de tu vida. Amarlo con pasión y devoción, exactamente como se ama a un hijo.

Estaré pendiente de tu siguiente carta, y mientras tanto, vive en tu aquí y en tu

ahora. Recuerda que —hayas vivido lo que hayas vivido— ESO YA PASÓ... ya sobreviviste. Ahora empieza el tiempo de retomar tu poder, de usar tus vivencias no para lamentarte sino como peldaños para elevarte y desarrollar tu mayor potencial. No olvides que eres hoy como eres, debido justamente a todas y cada una de las experiencias que te ha tocado vivir, si las viviste y te sucedieron, es porque así correspondía, para poder llegar a donde hoy estás emergiendo. Confía... ya llegaste.

Un abrazo muy afectuoso, Margarita

—Wow!— Dijo Perla cuando finalmente terminó de leer la amplia respuesta de Margarita.

—Me hacen sentido muchas cosas que dice, pero ¡hay tanto que asimilar, que comprender! Siento un hueco en el estómago.

—Sin duda, “me caen muchos veintes”... esto del abuso emocional, me duele mucho pero es muy cierto.

Y al decir esto, comenzaron a agolparse en su mente una imagen tras otra de situaciones y eventos de su infancia que muy bien podrían enmarcarse dentro del concepto de ABUSO.

—Nunca lo había pensado así... Yo siempre me he sentido la culpable, la inadecuada, dijo mientras sentía un nudo en la garganta y los ojos se le llenaron de lágrimas.

—A ver... entonces... si entendí bien, la primera herramienta —y al parecer la fundamental— que tengo que empezar a aplicar es:

1) Apapachar a mi Niña Interna . ¡Claro, primero tengo que ir a su rescate! Esta noche lo haré. Lo prometo. ¡Qué interesante! ¡Qué bueno que le escribí a Margarita y que respondió, ¡gracias a la Energía Superior por este regalo!

El resto del día estuvo muy pensativa, mientras crecía más y más el deseo de ir a rescatar a esa famosa pequeñita que, parecía ser, moraba en algún lugar dentro de ella...

(30)

contemplándolas... sentía una mezcla de ternura, de nostalgia, de alegría, de honda tristeza... recordaba, evocaba, mientras su vista se perdía en las copas de los árboles que veía desde su ventana. Decidió que iría a rescatarla para recuperarla en amor. Desconectó teléfonos, apagó la computadora, y cuando tuvo todo listo, puso la grabación que Margarita le daba e inició el camino para ir al encuentro de su niña, de la pequeña Perlita...[1]

—¡Ana! ¡Lo que te diga yo es poco! Es realmente mágico. ¡Me quedé ayer en el asunto del famoso ejercicio del “rescate” como tres horas y me acabé una caja de kleenex! Dormí como no lo había hecho en años! De veras que como dice Margarita, ¡esto es una “cirugía del alma”! ¡Ya quiero que lo experimentes tú, amiga! ¡Con toda la historia de abandono que traes de tus papás!

—¡Sí, yo sé! Pronto, muy pronto...pero primero vas tú, encanto. Tú eres la “conejillo de Indias” para probar el método a distancia.

—¡Estoy feliz! ¡De verdad que rescaté a mi Niña, y vaya que me necesitaba! — Perlita, ¡ya llegué! le dije amorosamente esta mañana en cuanto abrí los ojos...y ciertamente, se siente diferente empezar el día así...y le mandó a Margarita un sencillo mail que decía solamente: GRACIAS.

@M AILDE PERLA PARA MARGARITA ASUNTO: CARTA 2

LASHERIDASPRIM IGENIAS II: DEL ABUSO, LACULPA YALGO M ÁS

—¿Dónde quedará aquí el baño? Me pregunto ansiosa... estoy en una nueva escuela... no sé por qué me cambiaron a mitad del año. Las clases empezaron hace mucho tiempo, ya todos los niños se conocen y yo empiezo hoy en este nuevo kinder. Sé que se llama “Loreto” y tengo mi nuevo uniforme: un delantal blanco con una gran letra L verde en el pecho. Me quiero morir de la vergüenza. No conozco a nadie y todos se me quedan viendo y no me hablan. Siento un hueco en mi panza. Y para acabarla, quiero hacer pipí... pero ¿cómo voy a preguntar? Ya todos saben dónde está el baño. Se reirían de mí si hago esa tonta pregunta...Observo a los otros niños, y veo que cuando quieren salir le piden permiso a la maestra, en inglés, salen y al ratito regresan. Uff! Me fijo bien una y otra vez cómo lo dicen yfinalmente, me paro y me atrevo, llego hasta la Miss y le digo, apenas con un

hilito de voz:

—May I go to the bathroom? A lo que me contesta distraídamente... —Yes, you may.

Salgo del salón, y respiro aliviada.

—Ok. Hasta aquí lo logramos —pienso— pero ahora... ¿dónde quedará el baño? Empiezo a caminar tímidamente, atisbando por las puertas, confundida y temerosa.

Me doy cuenta de que el kinder ocupa la parte posterior y que a todo lo largo del patio, está la casa de la maestra. Y a base de prueba y error, ¡finalmente descubro un

(31)

baño! Y de este modo, sin decirlo a nadie, todos los días de escuela, voy a ese baño de azulejos color vino que está entre dos habitaciones de la casa de la maestra, siempre sintiéndome en falta y esperando que nadie me sorprenda porque sin duda me regañarían.

Una de tantas mañanas, estoy aburrida e inquieta, y aplico la misma fórmula: —May I go to the bathroom?

Salgo y llego a mi ya conocido cuarto de aseo. Estoy sentadita, muy tranquila, haciendo pipí, canturreando una canción que recién aprendí esa mañana y, observando los moños de mis zapatos negros de charol, cuando de repente y de manera brusca se abre la puerta y entra un señor. Él también se sorprende al verme allí. Parece que va a componer algo porque trae una caja de herramientas y viene en ropa de trabajo. Me asusto y me paro de un brinco, como puedo me subo mis calzoncitos y cuando trato de salir como ratón asustado escabulléndome por la puerta, él me detiene y me atrapa.

—¿A dónde vas tan rápido, niñita? ¿Y qué haces tú aquí? ¿No sabes que este no es el baño para los niños? ¡Ven acá!

Y me jala hacia sí. Me sienta en sus piernas... no entiendo qué pasa, sólo sé que me quisiera ir de allí y desaparecer. Siento su desagradable aliento en mi oreja y con una mano me baja mis calzones. Se para, me recarga frente al lavabo y no me deja mover, se hinca detrás de mí y me restriega algo duro en mi pequeño trasero, hace unos ruidos muy extraños y después me siento mojada, con algo tibio que me escurre por las piernas. Quiero llorar, quiero pedir ayuda, pero nadie debe saber que estoy en el baño de la maestra... coge una toalla y bruscamente me la pasa secándome por encima, me subo los calzones y sin verme, me dice:

—¡Ándale, escuincla! Córrele a tu salón. ¡Y calladita la boca, cuidado dices algo, porque vas a ver cómo te va! ¡Ya, y no chilles, que no te pasó nada! ¡A ver si luego vuelves a venir a visitarme! Y oyendo una risotada que retumba en mis oídos, me alejo lo más veloz que puedo hacia mi salón.

Entro y silenciosamente me siento en mi sillita, absolutamente perpleja, sin saber qué hacer, qué decir, cómo actuar. Nadie, ni la maestra se fija en mí. No entiendo nada, absolutamente nada de lo que pasó. Sólo sé que me siento terriblemente mal, profundamente triste y confundida.

A la hora de la salida llega mi hermana mayor por mí. Quisiera decirle qué pasó, pero siento tanta, tantísima vergüenza. ¡Seguro que yo tuve la culpa! ¡Si no me hubiera ido a meter a ese baño que no era para los niños! ¡Qué fea, qué tonta, qué sucia niña soy! Jamás se lo diré a nadie. Imagínate lo que diría papá si lo supiera, ¡menos me querría!

Esa noche, finalmente a solas, bajo mis cobijas, en la oscuridad, sollozo quedamente para que no me oigan, sintiendo un gran miedo de ir a la escuela al día siguiente. ¿Y si me encuentro de nuevo a ese señor? ¿Qué voy a hacer cuando quiera hacer pipí? ¡Ya nunca podré ir al baño en la escuela! Sin saber qué hacer y

(32)

sintiéndome muy mal, me voy quedando dormida, preguntándome una vez más ¿Por qué? ¿Por qué tiene que ser así?

Yo soy muy delgadita, mi piel es mucho más oscura que la de mis hermanos y también soy muchos años más pequeña que ellos. Me siento tan fea, tan poquita cosa, tan insignificante... siento que soy invisible. Estoy segura que mi maestra no me conoce, que mis tíos y primos, ni idea tienen de quién soy yo. Algunas veces, cuando estamos todos juntos me animo a hablar o quiero contar algo, pero es imposible. Nadie me cede la palabra. Lo que tengo que decir —infiero— no es tan importante o interesante como lo que mis hermanos y papás comentan. A veces me desespero y profiero mi famosa frase que les da risa, pero a mí me enoja mucho: “¡A las chiquitas nunca las dejan hablar!”.

Mi hermano Joaquín me dice que soy diferente y más pequeña, porque me recogieron y en realidad pienso que quizá es verdad... Muchas ocasiones, papá, muy divertido, me refiere la historia de cuando fue a conocerme al hospital y decía que cuando me mostraron en el cunero, no podía creer que ese changuito tan peludo y feo, fuera su nuevo bebé. Rectificó con la enfermera:

—Señorita, ¿está usted segura que ése es nuestro bebé? Tuvo que conformarse cuando le confirmaron que ese pequeño y feo bultito era su nueva hija.

Sé que soy muy feíta, muy “prietita” y además no querían que yo naciera. Eso me lo dijo mamá el otro día. En una de sus famosas “confidencias” junto a su máquina de coser tuvimos esta plática:

—No le vayas a decir a tu papá que te dije esto, pero fíjate que cuando me embaracé de ti y se lo dije a tu papá, él quería que te echara para afuera. No quería que nacieras, porque ya teníamos otros niños— me dijo casi en secreto.

Sentí horrible cuando oí eso... ¡Mi papá no quería que naciera! ¿Cómo podía ser eso posible? ¡Yo lo quería tanto! ¡Y deseaba tanto gustarle! Me quedé callada un ratito, jugando nerviosamente con unos hilos de colores y unos trozos de tela, sin atreverme a hacerle la pregunta que obviamente seguía. Al cabo de un rato, mientras ella continuaba cosiendo, me animé a preguntarle: ¿Y tú, mamá? ¿Tú sí querías tenerme? ¿Por qué quisiste que yo naciera? La cuestioné con la esperanza de escuchar que ella sí deseaba tenerme. Sin embargo, su respuesta no me hizo sentir nada mejor...

—Pues decidí tenerte porque ya había yo echado para afuera otros bebés y tenía miedo de que me pudiese morir al hacerlo una vez más y si eso pasaba, ¿quién iba a cuidar de tus hermanos? Así es que le dije a tu papá que ni modo, que este bebé sí iba a nacer y pues ya él se tuvo que aguantar y así fue como naciste.

Me quedé pasmada, muy triste, sintiéndome avergonzada de haber llegado a importunarlos. Y así siempre me he sentido, apenada de ocupar un espacio y de ser

(33)

yo. Mamá no es afectuosa ni cariñosa, está siempre sumida en su tristeza.

Vamos en un coche... busco acercarme más y más a ella, quien indiferente ve a través de la ventana, sin tocarme.

—Mami, ¡cuéntame un cuento! ¿Sí?

—Yo no me sé ningún cuento. Me dice, sin quitar la vista del cristal. Me quedo pensativa y después de un rato, encuentro una solución...

—¡Yo te cuento uno que me contó la miss y luego me lo cuentas tú de regreso! ¿Sí? ¡Anda, por favor! ¿Sí?

Simplemente no contesta nada más.

Su mayor preocupación hacia mí es en dos sentidos:

Que coma, pues según ella estoy “anémica, amarilla y jipata” y que no me queme con el sol. Le avergüenza mucho que sea de piel morena.

—Tu tío cuando te conoció, —me cuenta muchas veces— me dijo el muy grosero que si tu padre había sido un carbonero. ¡Hasta lloré del coraje cuando me lo dijo! ¡Yo no entiendo por qué me saliste tan prietita, así que no te asolees, porque apenas te estás empezando a blanquear!

—Mi color de piel es un gran defecto, pensaba yo. ¡Qué pena que soy así!

Por lo menos sé que, aún fría y distante, mamá se preocupa por mí, y eso ya es ganancia, aunque ella no debe ser alguien muy valioso porque según papá, quien es mi ídolo, dice que es tonta, terca, necia, ignorante, ridícula, cosas así y mucho peor, que yo ni entiendo. Cuando él se enoja conmigo, me dice “¡Eres igualita a tu madre!”.

Eso me hace sentir que estoy muy mal, que estoy muy defectuosa. Y pienso entonces con gran dolor y culpa: Si es que soy como ella, ¿cómo voy a lograr que algún día me quiera papá?

Siento una enorme adoración por mi papá, tan guapo, tan inteligente, tan culto, tan sabio, tan recto... ¡cómo deseo ganarme su aprobación, su respeto, su aprecio! Tener el cariño de mamá no cuenta, hay que ganarse el de papá, ese es el valioso, el difícil, el inalcanzable, me cueste lo que me cueste lo tengo que lograr. Si consigo que me ame, podré saber que no estoy del todo mal. Pero no, hasta hoy eso nunca ha sido posible, porque haga lo que haga, fallo miserablemente en cualquier intento... siempre falta algo, nada es suficiente y con ello él me confirma una y otra vez lo que siento de mí misma: —“No valgo, no merezco, no sirvo, no soy suficientemente buena, inteligente, linda”, etcétera.

Mamá se fue con todos mis hermanos a misa y me quedé sola con papá. ¡Qué emoción! Él está componiendo un banco, pues también le gusta la carpintería... ¡Es tan bueno para todo, sabe hacer tantas cosas! ¡Es tan guapo, tan encantador cuando

(34)

está contento!

Sólo estamos él y yo, y mientras trabaja, revoloteo feliz a su alrededor y pizpireta le cuento, le platico, le canto, lo abrazo, le enseño, lo distraigo...

Y el resultado no se hace esperar, por lo menos, así lo siento. En una de esas, voltea a ver lo que le estoy mostrando, se le zafa el apoyo de su mano y una de sus herramientas se le va, haciéndole una profunda cortada en un dedo, mi vista se queda petrificada viendo manar tanta sangre como si se tratara de un borbollón... todo se empieza a manchar de sangre, él se mueve nerviosamente de un lado a otro, puedo ver su dolor y su susto, y mientras decide qué hacer, no deja de sangrar profusamente... ¡sangre por todos lados! En ese momento, mamá está llegando, hay gran confusión, gritos, movimiento, lo llevan al hospital, nadie se fija en mí, por supuesto, y me hago un ovillo atrás de un sillón.

—¡Tonta, fea, mala niña! Me digo mientras estoy llorando.

—¡Por tu culpa, por tu culpa papá se cortó, eres mala! Me sigo repitiendo una y otra vez. ¡Me siento tan avergonzada, quisiera morir!

Más tarde papá regresa con la mano vendada y no me dice nada. No me culpa, no me regaña, pero tampoco me libera de la carga o me tranquiliza. No platica conmigo nada respecto a lo que pasó. Está demasiado ocupado en cómo va a manejarse con una mano inutilizada por un tiempo. Vuelvo a ser invisible. La culpa y la vergüenza crecen, se instalan, parece incluso que hasta se olvidan, sin embargo sutilmente sus raíces van creciendo y extendiéndose, ahondando e hiriendo el alma al expandirse y profundizar.

—¡Mamá, yo no fui! ¡Yo no lo rompí! Trato de cubrirme y parar los golpes que mamá me asesta al tiempo que me grita y me dice muchas cosas feas, pero es inútil. Los cinturonazos caen uno tras otro, lastiman mi carne y los insultos hieren mi corazón. Mamá está muy enojada pues mi amiguita y yo estábamos jugando en la sala y en la mesa de centro había un gran florero color ámbar, muy alto y largo, era lindo y nuevo. Yo me siento en el sillón y Angélica, mi vecina, se sienta frente a mí, en la orilla de la mesita. De repente, la mesa se va de lado por su peso y el florero se cae, rompiéndose en mil pedazos. Angélica y yo nos vemos, con grandes ojos asustados, y ella, de un brinco se levanta y me dice:

—¡Tengo que ir a mi casa, adiós! Y sale a toda prisa, dejándome allí, escuchando a mi mamá que se acerca al oír el ruido de vidrio estrellándose.

Un rato después, castigada en la recámara, estoy llorando y untándome crema en la pierna. Siento un gran ardor sobre el muslo donde tengo las marcas rojas del cinturón con que mamá me golpeó.

—¿Por qué? ¿Por qué tiene que ser así? Me pregunto desconsolada en medio de mis lágrimas, viendo mi imagen triste reflejada en el espejo del tocador.

Algún tiempo después, estoy ya en primaria y voy a una escuela de monjas. Es mixta. Los niños siempre molestan a las niñas, particularmente a mí, no sé por qué,

(35)

pero se burlan, me dicen apodos, me ponen el pie cuando paso, roban mis cuadernos y se comen mi lunch. Cada día al levantarme para ir a la escuela, de sólo imaginar lo que me espera, me duele la panza, tengo miedo. Quisiera no tener que ir allí, pero no puedo opinar sobre eso. Y cuando le digo a mi mamá todo lo que me hacen cuando me está peinando para irme a clases, solamente dice:

—Así son los niños, dile a la maestra, ¡no les hagas caso y ya! —¡Como si fuera tan simple! Pienso para mis adentros.

Además, ¿para qué le voy a decir a la monja Carolina? Cuando se enoja, se pone roja como un tomate; hace unos días, no entiendo claramente por qué, se enojó tanto con el grupo que a todos nos hizo acostarnos boca abajo a un lado de nuestros pupitres y poner la lengua en el suelo por un gran rato. Me queda claro que ella no me puede ayudar. No puedo dejar de pensar en el refrigerador. A veces, realmente lo envidio.

Desconcertadamente, Perla

@M AIL DE MARGARITA PARA PERLA ASUNTO: RE: CARTA 2

ELABUSO YELSURGIM IENTO DE LASHERIDAS. EL AUTOCONCEPTO. LASCREENCIASLIM ITANTES Querida Perla:

Como empecé a mencionarte en mi carta anterior y lo reitero aún más al leer tu reciente relato, sufriste mucho abuso y además negligencia, crítica e indiferencia cuando fuiste pequeña, lo que generó heridas emocionales profundas en tus primeros años de vida, que han implantado maneras de reaccionar no adecuadas en tu vida adulta. Sin embargo, es necesario que entiendas que tú no eres responsable por ello. Eras muy pequeña y fuiste víctima de un abuso perpetrado por seres lastimados, enfermos de sus emociones, atrapados en su propia confusión y desolación sin poder entender que dañaban y herían a alguien frágil y vulnerable como tú. Dado quienes eran, por su historia, no pudieron hacer algo diferente respecto a lo que hicieron. Y esto sucede en una inmensa cantidad de hogares.

(36)

El abuso y el surgimiento de las heridas

A lo largo de su infancia, el pequeño empieza a acumular heridas emocionales, de las cuales no tiene idea de su origen ni trascendencia, ya que en su condición de niño, es intrínsecamente un ser vulnerable e indefenso que no puede poner límites ni detener el abuso que está sufriendo.

Es más, ni siquiera sabe qué cosa es el abuso. Por eso le es imposible reconocer cuando está siendo víctima de éste. Veamos cómo lo define la Real Academia de la Lengua:

Abuso: El acto que comete un superior que se excede en el ejercicio de sus

atribuciones con perjuicio de un inferior.

Al respecto, la psicoterapeuta jungiana Jean Shinoda Bolen menciona “El niño que sufre de abuso piensa: “debo merecer este trato” (sufriendo así doblemente, primero por el maltrato y luego por asumir la culpa)”.(7)

Cuando uno lee cifras como las que siguen, toma conciencia de la proporción del problema: Se estima que 275 millones de niños son maltratados en el mundo, es decir, 532 menores sufren alguna manera de agresión cada minuto. ¡Hay tal cantidad y variedad de abusos perpetrados en los menores, aún en nombre del amor y de su mayor beneficio!

(37)

Abuso sexual

Me da mucha pena saber del abuso sexual que sufriste cuando eras una pequeñita. Es inmensa la cantidad de niños que sufren esta desgracia. Mucho mayor de lo que uno pudiese imaginar.

La edad preescolar (cuatro-seis años) es la etapa en la que se producen las situaciones más complejas, debido a que el pequeño siente auténtico terror ante la posibilidad de perder el afecto y la protección de su familia por lo cual tiene fuertes sentimientos de culpa ante los hechos acaecidos, justamente en la etapa en que se está formando su autoconcepto, como lo veremos más adelante, y éste será contaminado, de origen, con una tremenda carga de culpa, vergüenza y confusión, por lo que generalmente callará lo ocurrido. Obviamente, él solo no tiene recursos internos para entender y procesar lo que sufrió. Lo cargará por años, por décadas, quizá por toda su vida. Siempre se culpará por el incidente, ya que debemos recordar que el niño a esa edad tiene —como una de sus características psicológicas — el ser egocéntrico. Es decir, explica lo que sucede en su entorno con relación a sí mismo. Por ejemplo, ¿recuerdas pensar que la luna te iba siguiendo, — particularmente a ti— cuando ibas en movimiento?

Por ello, a un menor se le hace un terrible daño al ser abusado sexualmente, pues un abuso de este tipo puede dejar huellas, muchas veces, irreparables para toda la vida, si no se trabajan terapéuticamente y cuanto antes, mejor. La persona pierde, de entrada, la posibilidad de disfrutar plena y sanamente de su sexualidad como adulto, sufriendo muchas veces frigidez o desviaciones que hubieran sido inexistentes de no haber padecido estos ataques.

Además, la mayoría de las veces la gente guarda estos terribles incidentes como un penoso secreto por décadas, arrastrando culpas que en su fantasía le hacen pensar que quizá él, o ella, lo provocaron o que tuvieran que haberlo impedido. Y, si el que abusó era el padre o alguien muy cercano e importante, es aún mucho peor, pues se mezcla la rabia con el amor, generando un mar de culpa y confusión.

Es necesario un trabajo terapéutico profundo y gentil, donde la persona esté dispuesta a ir al fondo de este profundo dolor, para ir sanando amorosamente estas hondas heridas.

Si no has trabajado éste o algún otro incidente de abuso sexual en tu vida, te invito a que lo hagas. Es indispensable sanar específicamente esa herida. No lo olvides. Quizá te atemorice enfrentarlo, revivirlo, y pienses que es mejor dejar todo en el olvido. ¡¡No!! No lo hagas. El abuso sexual nunca se puede olvidar hasta que se trabaja en terapia, sólo así se puede “desactivar la bomba de tiempo”. La recompensa será recuperar o reencontrar un significado diferente a tu sexualidad, y eso vale la pena hacerlo. Retomar algo maravilloso que te fue arrebatado impunemente en los inicios de tu vida. Disfrutar a plenitud tu sexualidad es tu derecho, ve por él.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :