Arranque y control de velocidad de los motores de inducción

14  204  Descargar (0)

Texto completo

(1)

I N T R O D U C C I Ó N

El motor de inducción recibe este nombre porque, al igual que el transformador, opera bajo el principio de inducción electromagnética. Debido a que este tipo de motores no llega a trabajar nunca a su velocidad síncrona, también se conocen como motores asíncronos.

Por el número de fases se clasifican en general como:  Trifásicos

 Bifásicos  Monofásicos

Por el tipo de rotor pueden ser:  De rotor devanado.  De rotor jaula de ardilla.

Por lo general, se fabrican de varios polos, de acuerdo a la frecuencia y la velocidad de operación.

ARRANQUE DE MOTORES DE INDUCCIÓN

Los motores de inducción no presentan los problemas de arranque que tienen los motores sincrónicos. En muchos casos, los motores de inducción pueden ser puestos en marcha conectándolos simplemente a la red; a veces, sin embargo, hay buenas razones para no hacerlo así. Por ejemplo, la corriente de arranque requerida puede causar una caída en el voltaje del sistema de potencial tal que haga inaceptable el arranque a través de la línea.

En motores de inducción de rotor devanado, el arranque puede llevarse a cabo con corrientes pequeñas, insertando resistencia extra en el circuito del rotor durante el arranque. Esta resistencia extra no sólo aumenta el par en el arranque sino que reduce su corriente.

En los motores de inducción de jaula de ardilla, la corriente de arranque puede variar con gran amplitud dependiendo, en principio, de la potencia nominal del motor y de la resistencia efectiva del rotor en las condiciones de arranque. Para estimar la corriente del rotor en condiciones de arranque, todos los motores de jaula de ardilla tienen ahora una letra código de arranque (no se debe confundir con la letra de clase de diseño) en su placa de características. La letra código limita la cantidad de corriente que el motor puede tomar en condiciones de arranque.

Estos límites se expresan en términos de la potencia aparente de arranque como función de su potencia nominal en caballos de fuerza. La figura 7-34 es una tabla que contiene los kilovoltamperes de arranque por caballo de fuerza para cada letra código.

(2)

Para determinar la corriente de arranque de un motor de inducción, lea el voltaje nominal, la potencia nominal y la letra código en su placa de características. Entonces la potencia aparente de arranque para el motor será

( )( )

la corriente de arranque se puede encontrar de la ecuación

Si es necesario, se puede reducir la corriente de arranque de un motor de inducción mediante un circuito de arranque. Sin embargo, al realizar esta operación también se reducirá el par de arranque del motor.

Una forma de reducir la corriente de arranque es insertar en la línea de potencia inductancias o resistencias extra durante el arranque. Aunque esta técnica era antes común, hoy en día es muy rara. Una alternativa consiste en reducir el voltaje en terminales del motor durante el arranque, utilizando autotransformadores para ello. La figura 7-35 muestra un circuito típico de arranque a voltaje reducido por medio de autotransformadores. Durante el arranque, los contactos 1 y 3 están cerrados y suministran un voltaje bajo al motor. Una vez que el motor ha tomado velocidad, se abren esos contactos y se cierran los contactos 2, que permiten la aplicación de voltaje pleno de la línea al motor.

(3)

Es importante aclarar que mientras la corriente de arranque se reduce en proporción directa a la disminución del voltaje en los terminales, el par de arranque disminuye con el cuadrado del voltaje aplicado. Entonces, sólo puede reducirse cierta cantidad de corriente si el motor se va a arrancar con carga en su eje.

Circuitos de arranque de motores de inducción

En la figura 7-36 se muestra un circuito típico de arranque a voltaje pleno o directo a través de la línea en un motor de inducción y, en la figura 7-37 se explica el significado de los símbolos utilizados en aquella. La operación de este circuito es muy simple. Cuando se presiona el botón de arranque, la bobina del relé (o contactor) M se energiza y se cierran los contactos normalmente abiertos M1, M2 Y M3. Cuando se cierran esto contactos, se aplica potencia al motor de inducción y éste arranca. El contacto M4 se cierra también cortocircuitando el interruptor de arranque y permitiendo que el operario lo libere sin que se quite el suministro de potencia al relé M. Cuando se presiona el botón de parada, se desenergiza el relé M, se abren los contactos M, y se detiene el motor.

(4)

En motores de este tipo, un circuito arrancador magnético tiene varios elementos de protección incorporados:

1. Protección de cortocircuito 2. Protección de sobrecarga 3. Protección de bajo voltaje

La protección de cortocircuito para el motor está provista por los fusibles F1, F2 Y F3. Si se presenta un cortocircuito repentino dentro del motor y causa un flujo de corriente muchas veces mayor que la corriente nominal, los fusibles se funden y desconectan el motor de la fuente de potencia para evitar que se queme por completo. Sin embargo, dado que los fusibles no se deben quemar durante el arranque normal del motor, deben ser diseñados para cumplir los requerimientos de corrientes muchas veces mayores que la corriente de plena carga, antes que abran el circuito. Esto significa que los cortocircuitos a través de una alta resistencia o las cargas excesivas para el motor no serán evitados por los fusibles.

La protección de sobrecarga para el motor está provista por los dispositivos marcados OL en la figura. Estos elementos de protección de sobrecarga constan de dos partes, un elemento calefactor por sobrecarga y sus contactos. Bajo condiciones normales, los contactos de sobrecarga están cerrados. Sin embargo, cuando se eleva suficientemente la temperatura del calefactor de sobrecarga, se abren los contactos OL y se desenergiza el relé M que, a su vez, abre los contactos M normalmente abiertos y quita el suministro de potencia al motor.

(5)

Cuando se sobrecarga un motor de inducción, con el tiempo se daña debido al calentamiento excesivo causado por sus altas corrientes. Sin embargo, el motor tarda en dañarse y normalmente no sufrirá daños por exponerse durante breves periodos a altar corrientes (como las corrientes de arranque). El daño sólo ocurrirá si se mantiene alta la corriente. Los elementos calefactores de sobrecarga dependen del calor para su operación de modo que no serán afectados por periodos breves de alta corriente durante el arranque y operarán con corrientes altas durante periodos largos, desconectando el motor de la fuente de potencia antes que experimente algún daño. La protección de bajo voltaje está provista por el controlador. En la figura se observa que el control de potencia para el relé M viene directamente a través de las líneas del motor. Si el voltaje aplicado al motor cae demasiado, el voltaje aplicado al relé M caerá también y se desenergizará el relé. Entonces se abren los contactos M y se desconecta la potencia de los terminales del motor. La figura 7-38 muestra un circuito de arranque para motor de inducción, dotado de resistencias para reducir el flujo de corriente de arranque. Este circuito es similar al anterior, excepto que hay componentes adicionales presentes para controlar la salida de la resistencia de arranque. Los relés 1TD, 2TD y 3TD, figura 7-38, son llamados relés de tiempo en atraso ya que cuando se energizan hay un retardo constante en el tiempo antes que cierren sus contactos.

Cuando se pulsa el botón de arranque en este circuito, se energiza el relé M y se aplica potencia al motor, como antes. Puesto que los contactos 1TD, 2TD y 3TD están todos abiertos, la resistencia completa de arranque está en serie con el motor y reduce la corriente de arranque.

Nótese que el relé 1TD se desenergiza cuando se cierran los contactos M; sin embargo, hay un atraso de tiempo finito antes que se cierren los contactos de 1TD. Durante ese tiempo el motor acelera parcialmente y la corriente de arranque declina un poco. Después de ese tiempo se cierran los contactos de 1TD cortocircuitando parte de la resistencia de arranque y energizando simultáneamente el relé 2TD. Luego de otro retardo, se cierran los contactos de 2TD, cortocircuitando la segunda parte de la resistencia y energizando al relé 3TD. Por último, se cierran los contactos 3TD y la resistencia de arranque queda por completo fuera del circuito.

(6)

Una cuidadosa selección de los valores de las resistencias y de los tiempos de retardo permite utilizar este circuito de arranque para evitar que la corriente de arranque llegue a ser peligrosamente alta mientras permite el flujo suficiente de corriente para asegurar la pronta aceleración hasta las velocidades normales de operación.

CONTROL DE VELOCIDAD EN MOTORES DE INDUCCIÓN

Hasta la llegada de los modernos controladores de estado sólido, los motores de inducción no eran las máquinas adecuadas para aplicaciones que requerían considerable control de velocidad. El rango normal de operación de un motor de inducción típico (clases de diseño A, B y C) está confinado a menos de 5% de deslizamiento y la variación de velocidad en ese rango es más o menos directamente proporcional a la carga sobre el eje del motor. Aun si el deslizamiento fuera

(7)

mayor, la eficiencia del motor sería muy pobre puesto que las pérdidas en el cobre del rotor son directamente proporcionales al deslizamiento del motor (recuérdese que ).

Existen sólo dos técnicas para controlar la velocidad de un motor de inducción, una de las cuales consiste en variar la velocidad sincrónica (velocidad de los campos magnéticos del rotor y del estator) puesto que la velocidad del rotor siempre permanece cerca de . La otra técnica

consiste en variar el deslizamiento del motor para una carga dada. Cada una de estas técnicas se explicará en detalle más adelante.

La velocidad sincrónica de un motor de inducción está dada por:

Por tanto las únicas formas en que se puede variar la velocidad sincrónica de la máquina son: 1) cambiando la frecuencia eléctrica y 2) cambiando el número de polos de la máquina. El control del deslizamiento puede ser llevado a cabo bien sea variando la resistencia del rotor o variando el voltaje en los terminales del motor.

Control de velocidad del motor de inducción mediante el cambio de polos

Existen dos métodos importantes para cambiar el número de polos en un motor de inducción: 1. El método de polos consecuentes.

2. Devanados de estator múltiples.

El método de polos consecuentes para controlar la velocidad es bastante antiguo. Desarrollado originalmente en 1897, se basa en el hecho de que el número de polos en los devanados estatóricos de un motor de inducción se puede cambiar con facilidad en relación 2:1 con sólo efectuar simples cambios en la conexión de las bobina. La figura 7-39 muestra un estator de motor de inducción sencillo de dos polos adecuado para cambio de polos. Nótese que las bobinas individuales son de muy corto paso (60° a 90°). La figura 7-40 muestra la fase de los devanados por separado para mayor claridad en el detalle.

(8)

La figura 7-40a muestra el flujo de corriente en la fase de los devanados del estator en un instante de tiempo durante la operación normal. Nótese que el campo magnético sale del estator en el grupo de fase superior (formando un polo norte) y entra al estator en el grupo de la fase inferior (formando un polo sur). Este devanado está produciendo dos polos magnéticos estatóricos.

Supóngase que se invierte la dirección del flujo de corriente en el grupo de fase inferior del estator (figura 7-40b). Entonces, el campo magnético sale del estator tanto en el grupo de la fase inferior como en el de la fase superior (cada uno de ellos será un polo norte magnético). El flujo magnético en esta máquina debe retornar al estator entre los dos grupos de fase produciendo un par de polos sur magnéticos consecuentes. Nótese que ahora el estator tiene cuatro polos magnéticos, el doble que antes.

(9)

En tal motor el rotor es de diseño de jaula de ardilla y, puesto que un rotor de jaula de ardilla tiene siempre tantos polos inducidos en él como los que hay en el estator, se puede adaptar cuando cambia el número de polos en éste.

Cuando el motor de dos polos se reconecta para operar con cuatro polos, el par máximo resultante del motor de inducción puede ser igual al de antes (conexión de par constante), la mitad de su valor anterior (conexión de par que sigue la ley de los cuadros, utilizando para ventiladores, etc.) o dos veces su valor previo (conexión de salida de potencia constante), dependiendo de cómo se reordenen los devanados del estator. La figura 7-41 muestra las conexiones posibles del estator y su efecto en la curva par-velocidad.

(10)

La mayor desventaja del método de polos consecuentes para cambiar la velocidad es que las velocidades deber estar en relación 2:1. Para superar esa limitación, se emplearon estatores de devanados múltiples con diferente número de polos, de los cuales sólo se energizaba uno en cada oportunidad. Por ejemplo, un motor podría ser devanado con grupos de cuatro y seis polos en de devanados estatóricos y, en un sistema de 60 Hz, su velocidad sincrónica podría cambiarse de 1800 a 1200 r/min suministrando potencial al otro grupo de devanados. Por desgracia, los devanados estatóricos múltiples aumentan el costo del motor y por tanto se utilizan sólo cuando es absolutamente necesario.

Combinando el método de polos consecuentes con el de devanados estatóricos múltiples es posible construir un motor de inducción de cuatro variables. Por ejemplo, con devanados separados de cuatro y seis polos, es posible producir un motor de 60Hz capaz de girar a 600, 900, 1200 y 1800 r/min.

Control de velocidad mediante el cambio de la frecuencia de la línea

Si se cambia la frecuencia eléctrica aplicada al estator de un motor de inducción, la velocidad de rotación de sus campos magnéticos cambiará en proporción directa al cambio de frecuencia

eléctrica, y el punto de vacío sobre la curva característica par-velocidad cambiará con ella (véase figura 7-42). La velocidad sincrónica del motor en condiciones nominales se conoce como velocidad base. Utilizando control de frecuencia variable, es posible ajustar la velocidad del motor por encima o por debajo de la velocidad base. Un controlador de frecuencia variable para motor de inducción, diseñado adecuadamente, puede ser muy flexible y puede controlar la velocidad de un motor de inducción sobre un rango de velocidad que va desde el tan pequeño de 5% de la velocidad base hasta cerca del doble de ésta. Sin embargo, es importante mantener ciertos límites de voltaje y par sobre el motor cuando varía la frecuencia para asegurar una operación confiable. Cuando se opera a velocidades inferiores a la velocidad base del motor, es necesario reducir el voltaje aplicado a los terminales del estator para obtener una operación adecuada. El voltaje aplicado a los terminales del estator deberá disminuir linealmente con la disminución de la frecuencia en él. Este proceso se llama degradación (derating). Si esto no se hace, se saturará el acero del núcleo del motor de inducción y fluirán corrientes de magnetización excesivas en la máquina.

Para entender la necesidad de reducción, recuérdese que un motor de inducción es básicamente un transformador rotante. Como con cualquier transformador, el flujo en el núcleo de un motor de inducción se puede encontrar aplicando la ley de Faraday:

( )

Si se aplica un voltaje ( ) al núcleo, el flujo resultante es: ( ) ∫ ( )

( ) ∫ ( )

(11)

Nótese que la frecuencia eléctrica aparece en el denominador de esta expresión. Entonces, si la frecuencia eléctrica aplicada al estator disminuye en 10%, mientras que la magnitud del voltaje aplicado al estator permanece constante, el flujo en el núcleo del motor se incrementará en cerca de 10% y la corriente de magnetización se incrementará también. Así mismo en la región de no saturación de la curva de magnetización del motor, el aumento en la corriente de magnetización será de cerca de 10%. Sin embargo, en la región saturada de la curva de magnetización del motor, un aumento de 10% en el flujo requiere un aumento mucho mayor en la corriente de magnetización. Los motores de inducción están diseñados para operar cerca del punto de saturación de sus curvas de magnetización; por lo tanto, el aumento en el flujo debido a la disminución de frecuencia causará un flujo excesivo de corriente de magnetización en el motor. Para evitar corrientes de magnetización excesivas, es costumbre disminuir el voltaje aplicado al estator en proporción directa a la disminución de la frecuencia siempre que la frecuencia esté por debajo de la nominal del motor. Puesto que el voltaje aplicado aparece en el numerador de la ecuación ( ) y la frecuencia en el denominador, los dos efectos se contrarrestan entre sí y la corriente de magnetización no se afecta.

Cuando el voltaje aplicado a un motor de inducción varía linealmente con la frecuencia por debajo de la velocidad base, el flujo en el motor permanece aproximadamente constante. Entonces, el máximo par que puede suministrar el motor permanece alto. Sin embargo, la potencia máxima nominal del motor debe ser disminuida linealmente con la reducción de frecuencia para evitar el sobrecalentamiento del circuito del estator. La potencia suministrada al motor de inducción trifásico está dada por

Si se disminuye el voltaje , la potencia máxima también debe ser disminuida o la corriente que fluye en el motor llegará a ser excesiva y el motor se sobrecalentará.

La figura 7-42a muestra una familia de curvas características de par-velocidad del motor de inducción para velocidades menores que la velocidad base suponiendo que la magnitud del voltaje del estator varía linealmente con la frecuencia.

Cuando la frecuencia eléctrica aplicada al motor excede la frecuencia nominal del motor, el voltaje del estator es mantenido constante en el valor nominal. Aunque consideraciones de saturación permitirían elevar el voltaje por encima del valor nominal bajo estas circunstancias, aquél está limitado al voltaje nominal para proteger el aislamiento del devanado del motor. Cuanto mayor sea la frecuencia eléctrica sobre la velocidad base, mayor será el denominador de la ecuación ( )

. Puesto que el término del numerador se mantiene constante cuando se

opera sobre la frecuencia nominal, disminuyen el flujo resultante en la máquina y el par máximo. La figura 7-42b muestra una familia de curvas características de par-velocidad del motor de inducción a velocidades por encima de la nominal, si el voltaje del estator se mantiene constante. Si el voltaje del estator varía linealmente con la frecuencia por debajo de la velocidad base y su valor nominal se mantiene constante a velocidades por encima de la velocidad base, la familia

(12)

resultante de características par-velocidad se muestra en la figura 7-42c. La velocidad nominal del motor que aparece en la figura 7-42 es 1800 r/min.

En el pasado, la principal desventaja del control de frecuencia eléctrica como método de cambio de velocidad era que se requería un generador o un cambiador mecánica de frecuencia exclusivos para hacerlo operativo. Este problema desapareció con el desarrollo de los modernos controladores de frecuencia variable y estado sólido, para motor de inducción. En efecto, el cambio de la frecuencia de la línea con estos controladores ha llegado a ser el método preferido para el control de velocidad de los motores de inducción. Nótese que este método puede ser utilizado con cualquier motor de inducción, a diferencia de la técnica de cambio de polos que requiere un motor con devanados estatóricos especiales.

(13)

Figura 7-42

Control de velocidad de frecuencia variable en un motor de inducción:

a) Familia de curvas características de par-velocidad para velocidades por debajo de la velocidad base, suponiendo que el voltaje de línea disminuye linealmente con la frecuencia.

b) Familia de curvas características de par-velocidad para velocidades por encima de la velocidad base, suponiendo que se mantiene constante el voltaje de línea.

c) Curvas características par-velocidad para todas las frecuencias.

(14)

Control de velocidad mediante cambio del voltaje de línea

El par desarrollado por un motor de inducción es proporcional al cuadrado del voltaje aplicado. Si una carga tiene una característica par-velocidad como la mostrada en la figura 7-43, la velocidad del motor puede ser controlada en un rango limitado, variando el voltaje de la línea. Este método de control de velocidad se utiliza a veces para manejar pequeños motores de ventilación.

Control de velocidad mediante cambio de la resistencia del rotor

En los motores de inducción de rotor devanado es posible cambiar la forma de la curva par-velocidad insertando resistencias extras en el circuito del rotor de la máquina. En la figura 7-44 se muestran las curvas características par-velocidad resultantes. Si la curva de par-velocidad de la carga es como la que se muestra en la figura, al cambiar la resistencia del rotor variará la velocidad de operación del motor. Sin embargo, la inserción de resistencias extras en el circuito del rotor de un motor de inducción reduce bastante la eficiencia de la máquina. Tal método de control de la velocidad se utiliza sólo durante periodos cortos debido a los problemas de eficiencia que conlleva.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...