6-3M-12-A CÁMARA SEGUNDA DE LO CIVIL DE LA PRIMERA SECCION DEL CENTRO: San Salvador, a las quince horas del dos de mayo de dos mil doce.

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

6-3M-12-A

CÁMARA SEGUNDA DE LO CIVIL DE LA PRIMERA SECCION DEL CENTRO: San Salvador, a las quince horas del dos de mayo de dos mil doce.-

Vistos en apelación la resolución pronunciada por el Juzgado Tercero de lo Mercantil de esta ciudad, en las Diligencias de Exhibición de Documentos promovidas por el Licenciado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, mayor de edad, abogado, de este Domicilio, en su calidad de apoderado del señor LUIS ROBERTO A. S., quien es mayor de edad, piloto, de este domicilio, a fin de que se ordene a BANCO G & T CONTINENTAL, S.A. antes BANCO AMERICANO, S.A. de este domicilio la exhibición de los documentos que se detallan en la solicitud de fs. 1 y su aclaración de fs. 33 de la p.p.-

La resolución recurrida en lo pertinente expresa: “”””””””Notando la Suscrita Juez que existe una petición hecha por el Licenciado TOM ALBERTO HERNÁNDEZ CHAVEZ, en la parte final del inciso segundo de la parte petitoria del escrito presentado el día once de mayo del año dos mil once, la cual se encuentra pendiente de resolver, en consecuencia, este Tribunal resuelve: Como lo solicitó el Licenciado TOM ALBERTO HERNÁNDEZ CHAVEZ, habiendo concluido el término conferido para que la parte requerida, exhibiera los documentos detallados en el auto proveído a las diez horas y cinco minutos del día tres de noviembre del año dos mil nueve, de conformidad con lo establecido en el art. 159 Pr. C, condenase al BANCO G &T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANÓNIMA, a pagar al señor LUIS ROBERTO Á. S., daños y perjuicios que le cause la falta de exhibición.---Al quedar firme la presente resolución y cumpliendo lo que ordena la Honorable Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro, en la Sentencia cuya certificación por este auto se agrega, archívese el presente expediente. .””””””””””””

En representación de la parte requirente y hoy apelada, ha intervenido en ambas instancias, el mencionado Licenciado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, en el carácter expresado. En representación de la parte requerida, durante la sustanciación de la primera instancia intervinieron el Licenciado DAVID ERNESTO GODOY TICAS, mayor de edad, abogado, del domicilio de Santa Tecla, departamento de La Libertad, el Licenciado FRANCISCO DIAZ BARRAZA, mayor de edad, abogado, de este domicilio, el Licenciado ROBERTO ENRIQUE HERNANDEZ VALENCIA, mayor de edad, abogado, del domicilio de Soyapango; y en segunda instancia interviene el Licenciado FRANCISCO IGNACIO

(2)

ARGUMEDO LAGOS, mayor de edad, abogado, de este domicilio; todos en representación del BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANONIMA.

LEIDOS LOS AUTOS Y, CONSIDERANDO:

I-) Que con fecha tres de diciembre de dos mil ocho, el Licenciado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, en el carácter señalado, presento solicitud de Exhibición de Documentos, a fin de que previos los trámites legales, se ordene al BANCO G & T CONTINENTAL, SOCIEDAD ANONIMA, presente ante el tribunal los documentos que acreditan la deuda que supuestamente tiene su mandante, señor LUIS ROBERTO A. S. con dicho Banco o si nos los tiene que lo manifieste así o que de razón del lugar donde se encuentran o de la persona que los tenga.

Por auto de las quince horas dos minutos del día veintitrés de enero de dos mil nueve, agregado a fs. 34 p.p., se admitió la solicitud presentada y de ella se dio audiencia por cuarenta y ocho horas al BANCO G & T, CONTINENTAL, S.A., a fin de que se manifestara sobre la exhibición solicitada.

Por escrito presentado el siete de julio de dos mil nueve, compareció el abogado DAVID ERNESTO GODOY TICAS, como apoderado del BANCO G & T, CONTINENTAL, S.A., a quien se le tuvo por parte en resolución de las doce horas veinte minutos del día catorce de julio de dos mil nueve, agregado a fs. 45, y se tuvo por opuesta de su parte la excepción de ilegitimidad de parte, por haber consignado el solicitante erróneamente el nombre del Banco a quien solicita exhiba la documentación; se le mandó a oír para la siguiente audiencia, y el Licenciado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, evacuó la audiencia mediante escrito que corre agregado a fs. 47 p.p., en el cual aclaró el nombre del BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., y por auto de las quince horas y dos minutos del día uno de septiembre de dos mil nueve, agregado a fs. 48 p.p., se tuvo por evacuada la audiencia, y se concedió nueva audiencia por cuarenta y ocho horas al BANCO G & T, CONTINENTAL, S.A., a fin de que se manifestara sobre la exhibición solicitada.

No habiéndose evacuado por parte del referido BANCO la audiencia que se le confirió, el Licenciado HERNANDEZ CHAVEZ, presento escrito agregado a fs. 52 p.p., solicitando se decretara la exhibición, y por auto de las diez horas y cinco minutos del día tres de noviembre de dos mil nueve, agregado a fs. 53 p.p., se decretó la exhibición solicitada, fijando al BANCO G &

(3)

T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., el plazo de quince días para la presentación de la documentación solicitada.

Por escrito de fs. 55, compareció al proceso el Licenciado RICARDO JOSE GONZALEZ ESQUIVEL, apoderado del BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., y solicito se concediera a su representado prórroga de quince días para la presentación de la documentación solicitada, petición que fue resuelta por auto de las quince horas y dos minutos del día cinco de enero de dos mil diez, agregado a fs. 63 p.p., teniéndosele por parte al expresado profesional y sobre la prórroga solicitada se mandó oír a la parte contraria.

Habiendo evacuado por escrito de fs. 68 p.p., el Licenciado HERNANDEZ CHAVEZ, la audiencia que se le concedió, por auto de fs. 69 el tribunal inferior, resolvió concederle al BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., prórroga de dos días.

El Licenciado FRANCISCO DIAZ BARRAZA, en escrito agregado a fs. 71 p.p., se mostró parte como Apoderado del BANCO G & t CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., para actuar conjunta o separadamente con el Licenciado GONZALEZ ESQUIVEL, a quien por auto de las quince horas y dos minutos del día seis de septiembre de dos mil diez, agregado a fs. 76 p.p., se le tuvo por parte.

Por auto de las nueve horas y cinco minutos del día veintiocho de abril de dos mil once, agregado a fs. 81 p.p., se declaró caducada la instancia, por falta de impulso procesal de parte.

Por escrito agregado de fs. 85 al 86 p.p., pidió se revocara la referida resolución, y por escrito agregado a fs. 93, compareció el Licenciado ROBERTO ENRIQUE HERNANDEZ VALENCIA, apoderado de BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A.; a quien se le tuvo por parte en dicha calidad y se declaró sin lugar la revocatoria solicitada por el Licenciado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, por auto de las quince horas y dos minutos del día uno de julio del presente año, agregado a fs. 100 p.p.

No estando conforme el Licenciado HERNANDEZ CHAVEZ, interpuso recurso de apelación en contra la referida resolución la cual fue admitida por auto de las nueve horas dos minutos del día veinticinco de octubre de dos mil once, agregado a fs. 107 p.p.

Mediante sentencia de las catorce horas y veinte minutos del seis de diciembre de dos mil once, esta Cámara resolvió revocar la interlocutoria apelada, por considerarla injusta en todas sus partes.

(4)

El Juez A quo ordenó cumplir con la sentencia del tribunal superior, y aprobando la petición hecha por el Licenciado HERNANDEZ CHAVEZ, en el petitorio del escrito de fecha once de mayo de dos mil once, condenó al BANCO G & T, CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANONIMA, a pagar al señor LUIS ROBERTO A. S., daños y perjuicios que le cause la falta de exhibición.

Inconforme con dicha decisión, el Licenciado ROBERTO ENRIQUE HERNANDEZ VALENCIA, interpuso el recurso de apelación que nos ocupa.

II.- En esta instancia la parte apelante al expresar agravios en lo principal manifestó: “””””””””””””””””””””Honorable Cámara, el incidente de apelación en el que nos encontramos ha surgido como consecuencia de las Diligencias de Exhibición de documentos iniciadas por el licenciado Tom Alberto Hernández Chávez, en su calidad de Apoderado Judicial del señor Luis Roberto Á. S. solicitando los documentos presuntamente existentes que el solicitante ha detallado de la siguiente forma: --- • Crédito prendario identificado bajo la referencia […], por un monto de cincuenta y siete mil ciento cuarenta y dos dólares de los Estados Unidos de América con ochenta y cinco centavos de dólar otorgado a favor de Luis Roberto Á. S. en fecha veintitrés de enero de mil novecientos noventa y ocho.- • Certificado de depósito a plazo identificado bajo la referencia […], por un monto de cincuenta y siete mil ciento cuarenta y dos dólares de los Estados Unidos de América con ochenta y cinco centavos de dólar, suscrito en fecha veintitrés de enero de mil novecientos noventa y ocho.-- •Crédito prendario identificado bajo la referencia […], por un monto de noventa y nueve mil seiscientos cincuenta y siete dólares de los Estados Unidos de América con catorce centavos de dólar, otorgado a favor de Luis Roberto Á. S. en fecha veintitrés de enero de mil novecientos noventa y ocho.-- • Certificado de depósito a plazo identificado bajo la referencia […], por un monto de noventa y nueve mil seiscientos cincuenta y siete dólares de los Estados Unidos de América con catorce centavos de dólar, suscrito en fecha veintitrés de enero de mil novecientos noventa y ocho.- En este sentido, como primer punto fácilmente apreciable por esta Honorable Cámara, es posible señalar que tal como establece el solicitante, los referidos documentos son obligaciones a cargo del señor LUIS ROBERTO Á. S. a favor de mi representada, siendo el caso que la única persona que puede verse perjudicada por la ausencia o extravío de los mismos es mi representada al impedírsele ejercer acciones judiciales de manera inmediata en el caso que el deudor entre en mora en el cumplimiento de sus obligaciones.--- El legislador, previendo esta situación ha señalado en el artículo ciento cincuenta y nueve del

(5)

Código de Procedimientos Civiles que: "Al decretar el Juez la exhibición fijará un término prudencial para que se verifique. Si concluido el que se designe no cumple la parte obligada, el Juez, a petición de la contraria, la condenará a indemnizar los daños y perjuicios que cause la falta de exhibición " (las negritas son propias)----Por tal motivo, pretender que sea mi representada quien indemnice al señor Á. cuando no existe ningún daño o perjuicio causado, sería desvincularse de la finalidad con la cual el legislador creó la figura de las diligencias de exhibición de documentos, pues si bien es cierto el artículo antes citado establece la posibilidad de indemnización de daños y perjuicios, esto solo procederá cuando la falta de exhibición produzca un daño a la parte peticionaria.--- Otro tanto podemos señalar de lo regulado en el inciso primero del artículo ciento cincuenta y seis del Código de Procedimientos Civiles, el cual establece: "Toda persona tiene derecho para pedir que otra exhiba, ante el Juez competente, los documentos públicos o privados o bienes muebles que necesite para preparar una acción, o para defenderse de la intentada contra él..."(las negritas son propias) Pareciera ser que el señor Á. ha querido aprovecharse de la posibilidad otorgada por el legislador para obtener un beneficio injusto de su posición, cuando ha sido él mismo quien ha señalado que los documentos exigidos son documentos de obligación en su contra, es decir, documentos que no le son útiles para preparar ningún tipo de acción y mucho menos para defenderse de alguna intentada contra él, ya que la única persona que puede utilizar los presuntos documentos es mi representada, situaciones que en ningún momento se han presentado.-- Como segundo punto Honorable Cámara, es de vital importancia señalar que las diligencias varias han sido promovidas por el señor LUIS ROBERTO Á. S., en contra de BANCO G&T CONTINENTAL, SOCIEDAD ANÓNIMA, antes BANCO AMERICANO, SOCIEDAD ANÓNIMA, sin embargo, y a pesar de haber alegado en repetidas ocasiones que la denominación social de mi representada es BANCO G&T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANÓNIMA, las presentes diligencias se han seguido en contra de mi representada cuando claramente estamos frente a dos personas jurídicas distintas por lo que es totalmente válido preguntarnos ¿Quién es el supuesto titular del crédito que señala el señor A.?¿Cómo se ha generado la convicción de que BANCO G&T CONTINENTAL, SOCIEDAD ANÓNIMA es la misma persona jurídica que BANCO G&T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANONIMA?¿De qué forma se ha comprado fehacientemente la existencia de dichas obligaciones a cargo de mi representada? Estas son solo algunas de las preguntas que esta Honorable Cámara debe considerar antes de emitir cualquier tipo de resolución, ya que existe un

(6)

falta de legítimo contradictor que ha sido obviada a lo largo de las diligencias, que no puede ser subsanada por el simple dicho del peticionario y que puede perjudicar grandemente a mi representada.-- Por tales motivos Honorable Cámara, sería un atentado a la seguridad jurídica de la que goza BANCO G&T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANÓNIMA pretender condenar a daños y perjuicios, cuando en último caso, el único perjudicado puede ser mi representada al no poder ejercer derechos o acciones tendiente al cobro de las obligaciones crediticias.--- Por lo que a Vos con el debido respeto PIDO: -

(… )3. Oportunamente revoquéis la resolución de las diez horas y doce minutos del día diecinueve de enero del año dos mil doce, emitida por el Juzgado Tercero de lo Mercantil y ordenéis el archivo de las presentes diligencias.--- ”””””””””””””

Por su parte el apelado al contestar agravios refuto lo aseverado por su contraparte y pidió se confirmara la resolución venida en apelación por considerarla arreglada a derecho.

III.- Analizado que ha sido todo lo actuado, este Tribunal hace las siguientes consideraciones:

El Art. 1026 Pr.C., prescribe que las “sentencias definitivas del tribunal se circunscribirán precisamente a los puntos apelados (…)”

Sobre el agravio fundamentado en la falta de legítimo contradictor, esta Cámara considera, que consta en la solicitud inicial de fs. 1, que el abogado TOM ALBERTO HERNANDEZ CHAVEZ, dirigió su solicitud de exhibición de documentos frente a la sociedad BANCO G&T CONTINENTAL, SOCIEDAD ANÓNIMA, la cual es evidentemente una denominación distinta de BANCO G&T CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANONIMA; no obstante, consta en autos que el Licenciado HERNANDEZ CHAVEZ, modificó su solicitud de exhibición de documentos, aclarando que el nombre correcto de la sociedad requerida es como lo indica la parte apelante, BANCO G & T CONTINENTAL EL SALVADOR, S.A., con lo cual quedó superada dicha diferencia.

Asimismo las suscritas advierten que la resolución apelada no hace pronunciamiento alguno sobre este aspecto, consecuentemente este punto de agravio no forma parte del ámbito sobre el cual versa la resolución objeto de la alzada, habiéndose ya resuelto lo conducente en un pronunciamiento previo contenido en la resolución de las quince horas y dos minutos del uno de septiembre de dos mil nueve, agregada a fs. 48 de la p.p., este agravio será oportunamente desestimado en el fallo.

(7)

Sobre el principal punto de agravio, la parte apelante sostiene que no existe ningún daño o perjuicio causado al señor LUIS ROBERTO A. S. por la falta de exhibición de los documentos, y que dicho señor pretende beneficiarse injustamente de su posición, y de la posibilidad otorgada por el legislador en el Art. 156 Pr.C., ya que los documentos en cuestión, en todo caso son documentos a favor de su representada, los cuales serían eventualmente útiles únicamente a ésta, y no al señor A. S.

Para realizar el análisis, esta Cámara transcribe el contenido literal del Art. 156 Pr.C., que al efecto dice: "Toda persona tiene derecho para pedir que otra exhiba ante el Juez competente, los documentos públicos o privados o bienes muebles que necesite para preparar una acción,(tratándose del actor) o para defenderse de la intentada contra él.(tratándose del demandado) Esta exhibición podrá también pedirse por cualquiera de las partes en el curso del juicio o por un tercero que se presente como opositor(…)".

Es importante notar, que el Art. 156 Pr.C., tiene como destinatarios, en primer lugar, a todo aquel que se encuentre preparando una futura demanda, en virtud de lo cual, tiene derecho a pedir la exhibición. Claramente la norma no exige que el solicitante manifieste cual será el objeto, o el tipo de demanda que se encuentra preparando; por lo tanto, no es posible como lo sostiene la parte apelante, adelantar o suponer que los documentos requeridos por su contraparte “no le son útiles”, ya que no ha concretado su demanda aún, por lo que no es posible tener certeza sobre si los documentos tendrán alguna utilidad probatoria; y en todo caso dicha valoración correspondería en todo caso al juez de la causa, y no a la parte requerida.

Ahora bien, el Art. 159 Pr.C., por su parte establece: “””””””Al decretar el Juez la exhibición fijará un término prudencial para que se verifique. Si concluido el que se designe no cumple la parte obligada, el Juez, a petición de la contraria, la condenará a indemnizar los daños y perjuicios que cause la falta de exhibición.””””” En ese aspecto, este tribunal comparte lo expuesto por la parte apelante, en el sentido que no se ha determinado si existe o no alguna suerte de daño o perjuicio real o efectivo, en contra del señor A. S.

Sin embargo, volviendo a la interpretación literal de la norma, especialmente a la parte del Art. 159 Pr.C., que dice “(…)la condenará a indemnizar los daños y perjuicios que cause la falta de exhibición”, este tribunal considera que la condena pronunciada por la señora Juez Tercero de lo Mercantil de esta ciudad, posee una base legal sólida, pues resulta evidente que los hechos acontecidos en autos, se ajustan perfectamente al supuesto de hecho contemplado en la norma.

(8)

Sin embargo, al hablar de la consecuencia legal que opera al aplicar el Art. 159 Pr.C., desde un punto de vista heterointegrativo vemos que no se refiere una condena al pago de ninguna cantidad en concreto; además el supracitado artículo menciona que el Juez deberá condenar a los daños y perjuicios “que cause la falta de exhibición”; esta última frase del Art. 159 Pr.C., da la pauta para entender, que la condena que se emite en unas diligencias de exhibición de documentos, estarán supeditadas a establecer en el proceso correspondiente, cuales son los daños y perjuicios causados, así como la cuantía de su indemnización.

Ahora bien, la existencia real de un daño y perjuicio, no es materia de jurisdicción voluntaria, sino que implica actividad de conocimiento de parte del Juez, es decir una verdadera instancia donde pueda establecerse plenamente con actividad probatoria, tanto el acaecimiento efectivo del perjuicio pretendido, como el nexo causal entre los hechos imputables al demandado, y el perjuicio causado.

Dicho lo anterior, concluimos que la condena contenida en el auto recurrido si bien es completamente legal, soporta errores semánticos que podrían dar lugar a la interpretación errada que hizo la parte apelante. Se aprecia principalmente que la Juez A quo, utilizó el término “condénase a pagar”; expresión incorrectamente utilizada, ya que el legislador en ningún momento la utiliza en la redacción del Art. 159 Pr.C., así como la expresión “daños y perjuicios que le cause la falta de exhibición”; nuevamente otro término distinto del utilizado en la norma, dando lugar con estas expresiones, a entender que ya existe una condena concreta y efectiva sobre BANCO G & T, CONTINENTAL EL SALVADOR, a pagar una determinada cantidad en concepto de daños y perjuicios, cuando por el contrario falta determinar que existe un daño que indemnizar, y la cuantía del mismo, previamente a condenar al pago de cierta cantidad en tal concepto.- Finalmente, esta Cámara si bien concuerda con la legalidad del razonamiento de la Juez A quo, y la condena en base al Art. 159 Pr.C.; en aras de proteger la seguridad jurídica de la parte requerida, y las posibles implicaciones de una interpretación literal de la parte resolutiva del auto impugnado, esta Cámara reformará el mismo a fin de adecuarlo correctamente a las normas procesales aplicadas.

POR TANTO: Con base a lo expuesto, disposiciones legales citadas y a los Arts. 1089 y 1091 Pr.C., esta Cámara, a nombre de la República, FALLA: I) REFORMASE el auto venido en apelación, quedando de la siguiente manera: CONDENASE al BANCO G & T, CONTINENTAL EL SALVADOR, SOCIEDAD ANONIMA, a indemnizar los daños y perjuicios que pudiese

(9)

causar la falta de exhibición de los documentos requeridos, quedando a salvo el derecho del solicitante para promover las acciones legales pertinentes, a fin de determinar la existencia de dichos daños y la cuantía líquida de los mismos.- II) No hay especial condena en costas. En su oportunidad, devuélvanse los autos al juzgado de origen con la certificación de esta sentencia. HAGASE SABER.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :