Itinerario del viaje. México, 17 Días A tu aire en coche La Gran Ruta Mexicana

16  Descargar (0)

Texto completo

(1)

México: La Gran Ruta Mexicana

México, 17 Días · A tu aire en coche

La Gran Ruta Mexicana

Existen muchas razones por las que México recibe todos los años a más de 45 millones de turistas extranjeros, pero lo cierto es que se pueden resumir en una: es un destino que enamora. Es un mágico país de

misticismo y folclore que te atrapa por la inagotable hospitalidad y alegría de sus gentes, por una inigualable gastronomía que inunda los sentidos con sus colores, aromas y sabores, por su fascinante pasado precolombino y el posterior mestizaje hispánico que han legado un impresionante

patrimonio histórico-artístico a la humanidad, por sus coloridas tradiciones ancestrales que conviven con la más vibrante actualidad, por sus

exuberantes y variados entornos naturales de selvas impenetrables, indómitos desiertos y litorales de postal... Y “La Gran Ruta Mexicana” te permitirá precisamente experimentar este irrepetible país de contrastes en toda su intensidad y descubrir sus múltiples facetas, a cada cual más sugerente y cautivadora. Una odisea en carretera al corazón y al alma de los Estados Unidos Mexicanos que arranca en su capital, la mastodóntica Ciudad de México, y finaliza a orillas del Caribe, en la paradisíaca Riviera Maya, uno de los destinos de sol y playa más importantes del planeta. Y entre medias, un sinfín de atractivos reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad como los centros históricos de Ciudad de México, San Miguel de Allende, Puebla, Oaxaca o Campeche; yacimientos arqueológicos como Monte Albán, Palenque o Chichen Itzá, una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno; parajes naturales como la Selva

Lacandona; y la exquisita gastronomía de Mérida que, como en el resto del país, sorprenderá a los paladares más exigentes. Y esto es tan solo la punta del iceberg de un viaje inolvidable. México te espera con los brazos abiertos, ¿responderás a su llamada?

Fechas de salida_ Salidas desde Agosto 2021 hasta Julio 2022 Desde_ Madrid

ARQUEOLÓGICOS

Itinerario del viaje

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - CIUDAD DE MÉXICO

Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Ciudad de México y recogida del coche de alquiler. Fascinante, inabarcable, sublime, apabullante, vibrante, ingobernable, moderna, caótica, tradicional, brillante... Son muchos los adjetivos que se aplican a Ciudad de México, pero hay uno que sin duda la define como ningún otro: inolvidable. Y es que esta gigantesca metrópolis que se extiende sobre unos 2.000 km2 y donde habitan alrededor de 22 millones de personas, se distingue por ser un destino turístico único en el mundo, un lugar sencillamente irrepetible. Paradigma de las virtudes y defectos de los Estados Unidos Mexicanos, la mayor urbe del país y del mundo hispanohablante lleva siendo el núcleo político, económico y cultural de Mesoamérica desde su legendaria fundación en una isla del extinto lago de Texcoco hace siete siglos. Capital del imperio azteca como Tenochtitlan, y del virreinato español y

(2)

extinto lago de Texcoco hace siete siglos. Capital del imperio azteca como Tenochtitlan, y del virreinato español y posteriormente del México independiente bajo el nombre de Ciudad de México (aunque de forma intermitente ha sido llamada México Distrito Federal o México DF), guarda entre sus bulliciosas y alegres calles y sus majestuosas y largas avenidas los secretos y acontecimientos que han dado forma a la nación. Y museos, muchos museos. De hecho, los hay para todos los gustos, puesto que es la segunda ciudad del planeta con más museos, tan solo por detrás de Londres. En definitiva, un destino turístico que no te dejará indiferente. Un excelente punto de partida de tu visita a Ciudad de México es el Zócalo (oficialmente Plaza de la Constitución, en honor a la constitución española de 1812), una de las plazas más grandes del mundo. Esta enorme explanada es el centro neurálgico y palpitante corazón de la capital, el ejemplo más claro del peso histórico y del mestizaje cultural que caracteriza a la metrópolis y a todo el país. Allí, la hermosa Catedral Metropolitana, construida entre 1573 y 1813 y que aúna los distintos estilos artísticos de la época del virreinato, comparte espacio con, entre otros iconos, las ruinas del Templo Mayor de Huitzilopochtli, centro religioso de la Tenochtitlan azteca (alberga un museo arqueológico), y el majestuoso Palacio Nacional, foco del poder político mexicano tanto en el periodo colonial como en su vida como nación independiente (no te pierdas el conjunto de murales de Diego Rivera). En los alrededores del Zócalo también encontrarás multitud de atractivos notables. Al norte, se ubican el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, el Antiguo Colegio de San Ildefonso (Museo de las Constituciones) o la Iglesia de Santo Domingo. Al este, la Iglesia de Nuestro Señor de la Humildad, conocida como “Capilla de Manzanares”. Al sur, el Hospital-Museo Concepción Béistegui y el Templo de Regina Coeli, ambos en la calle de Regina, así como el Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya (Museo de la Ciudad de México), la Catedral de Nuestra Señora de Balvanera y el Hospital de Jesús, el más antiguo del continente. Al oeste, el Edificio Esmeralda (Museo del Estanquillo), el Palacio Iturbide y la Casa de los Azulejos, sitos en la calle Tacuba; el Museo Nacional de Arte, el Palacio de la Minería, el Palacio Postal y la Torre Latinoamericana, el primer rascacielos de la ciudad con 160 metros (cuenta con un mirador), en la Avenida Madero; la Capilla de la Inmaculada Concepción, en la calle Belisario Domínguez; el Teatro Metropólitan, en la calle Independencia; la Basílica de San José, en la calle del Ayuntamiento; el Palacio de Bellas Artes, sede de los museos de Bellas Artes y el Nacional de Arquitectura

(MUNARQ), el Parque de la Alameda, el Museo de la Memoria y la Tolerancia (MYT) y el Museo Mural Diego Rivera, en la Alameda Central; y el Museo del Tequila y el Mezcal (MUTEM), en la Plaza Garibaldi, donde los famosos Mariachis entonan sus rancheras a cambio de unos pesos. En la calle Ernesto Pugibet y alrededores se localiza el Mercado de San Juan, una auténtica explosión de colores donde encontrarás piezas de artesanía, mil y una especias, y puestos y locales de comida típica mexicana que ofrecen delicias como “quesadillas”, “elote con queso cotija”, “tacos al pastor” o “panuchos”. Y estas son tan solo unas pinceladas de la inmensa riqueza turística y gastronómica que atesora el casco antiguo de Ciudad de México, un conjunto urbano catalogado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1987. ¡Por algo es el centro histórico más relevante y visitado de América! Si continúas hacia el oeste darás con los Campos Elíseos mexicanos, el majestuoso Paseo de la Reforma. Encargado por el emperador Maximiliano I en el siglo XIX, es la arteria principal de la capital, una avenida llena de vida y escenario de eventos y actividades culturales. También es el hogar de otros relevantes símbolos locales como el Ángel de la Independencia, la Diana Cazadora y las esculturas de Colón y Cuauhtémoc. Muy cerca, en la Plaza de la República, se alza el imponente y faraónico Monumento de la Revolución, promovido por el presidente Porfirio Diaz. Su ascensor panorámico te permitirá contemplar unas impresionantes vistas de la plaza y sus edificios aledaños, como el frontón Jai Alai. Más al oeste se encuentra otro de los lugares imprescindibles de Ciudad de México: el Bosque de Chapultepec, el verdadero pulmón verde de la metrópolis. Este remanso de paz de 800 hectáreas te permitirá tomarte un respiro del caótico bullicio capitalino entre frondosas arboledas, lagos, fuentes, monumentos y centros culturales. Alberga además una destacada oferta museística encabezada por el Museo Nacional de Antropología (MNA), uno de los museos más grandes e importantes del continente, donde se muestra el legado arqueológico de los pueblos de Mesoamérica. Otros museos situados en este parque urbano son el Museo Nacional de Historia, ubicado dentro del Castillo de Chapultepec (residencia de Maximiliano I y Carlota de Bélgica), el Museo del Caracol, el Museo de Arte Moderno y el Museo Rufino Tamayo de Arte Contemporáneo, que exhibe tanto obras del excepcional pintor mexicano como de otros ilustres artistas como Picasso o Andy Warhol. A la hora de la cena, acércate a la Zona Rosa, al norte de la Avenida Chapultepec, una atractiva barriada jalonada por multitud de boutiques, cafés, bares, restaurantes y por las famosas cantinas mexicanas, donde podrás disfrutar de la gastronomía local y su animado ambiente nocturno. Después de saborear “esquites”, “tacos”, “pozole”, “sopes” o “flautas de papa”, remata la velada con un buen trago de tequila, pulque o alguno de los muchos licores típicos de México. Alojamiento en Ciudad de México.

(3)

DÍA 2 · CIUDAD DE MÉXICO - SAN MIGUEL DE ALLENDE

Recarga energía para afrontar la jornada con un opíparo desayuno mexicano. Como en este país casi todo se hace a lo grande, la primera comida del día no podía ser menos que un auténtico festín. Se comienza con algo de bollería, como “conchas” o “cuernos”, para pasar al plato fuerte, que puede ser desde unos “chilaquiles”, a unos “huevos rancheros” con frijoles o unas “enchiladas” de pollo con queso gratinado. Todo se acompaña de un buen café de olla o un “chocolate champurrado”, y de un zumo de naranja, de melón o de apio. ¡Menudo banquete! Hoy te proponemos descubrir los atractivos y pintorescos barrios de la zona sur de Ciudad de México. Puedes comenzar la visita por el barrio de San Ángel, célebre por sus monumentos, museos, mercados y fiestas tradicionales. Pero sobre todo por ser el lugar de residencia de Frida Kahlo y Diego Rivera, dos de los artistas mexicanos más universales y auténticos iconos nacionales. El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo mantiene vivo la memoria de ambos y realiza un análisis de su generación artística. Se trata de un complejo compuesto por dos edificios independientes unidos por un puente en la parte superior. La casa de color azul servía de residencia y estudio de la pintora, mientras que en la casa blanca y roja vivía y trabajaba su marido, toda una alegoría arquitectónica de su tormentosa a la par que

apasionada y productiva relación. Otros puntos de interés situados en esta histórica barriada, declarada Pueblo Típico Pintoresco, son el Ex Colegio de San Ángel Mártir y su Museo de El Carmen, la Parroquia de San Jacinto, uno de los templos más antiguos de la ciudad, y varias casonas y mansiones señoriales como la Casa del obispo Madrid (que alberga la Galería de Arte Popular), la Casa de Chucho el Roto o de los Dos Patios (Biblioteca de las Revoluciones de México), la Casa del Risco (Centro Cultural Isidro Fabela), la Casa del Mayorazgo de los Fagoaga o la Casa de la Marquesa de Selva Nevada. Al este de San Ángel se extiende el hermoso y alegre barrio de Coyoacán, el lugar de nacimiento de Frida Kahlo. En el número 247 de la calle Londres se encuentra la casa que vio crecer a la artista, conocida como la Casa Azul. En la actualidad es el Museo Frida Kahlo, uno de los más visitados de todo México, donde se exponen miles de documentos, pinturas, fotos, vestidos, libros y objetos personales de la pintora y de su marido Diego Rivera. Otros tres relevantes museos de Coyoacán son el Museo de las Intervenciones, la Casa de Leon Trotsky y el Museo Nacional de Culturas Populares, que nos descubre tradiciones prehispánicas y su mestizaje posterior con la cultura y religión españolas. El Jardín del Centenario, con su Fuente de los Coyotes; la preciosa plaza ajardinada de Hidalgo, hogar de la antigua casa de Hernán Cortes, la Parroquia de San Juan Bautista y el Mercado de Artesanías; la Fonoteca Nacional, auténtico refugio de los “sonidos de México”; o el mastodóntico Estadio Azteca, sede de varios partidos y de la final del Mundial México 86 de fútbol; constituyen tan solo la punta del iceberg de los numerosos atractivos de este Barrio Mágico de Coyoacán. Una maravillosa forma de descubrir este memorable refugio de artistas callejeros, tarotistas, organilleros, mimos o vendedores de “esquites”, antojo elaborado con el grano del elote (maíz tierno), es a lomos de uno de sus clásicos tranvías. ¡Una experiencia perfecta para niños y no tan niños! Tu viaje a la Ciudad de México no puede estar completo si no visitas Xochimilco, situado al sureste de Coyoacán. Los canales de esta “Venecia mexicana” es todo lo que queda del lago donde se asentaba Tenochtitlan y, junto con sus ‘chinampas’ (una especie de balsas cubiertas con tierra fértil que permiten el cultivo), están

catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sube a bordo de alguna de las más de 200 coloridas trajineras (las “góndolas” locales) que parten de los 10 embarcaderos que alberga Xochimilco para navegar los canales y admirar el paisaje y las ‘chinampas’ hasta alcanzar la Isla de las Muñecas, donde aparecen colgadas de los árboles. Otra actividad indispensable en este barrio que conserva casi intacta su atmósfera de pueblo tradicional mexicano, es la de comprar flores. Puedes hacerlo en el mercado "madre selva", ubicado al lado del bosque de Nativitas, un paraje que parece vivir una fiesta permanente. No quedarán decepcionados los amantes de la arquitectura y el arte con la Parroquia de San Bernardino de Siena, construida en el siglo XVI y que cobija impresionantes retablos, y el encantador Museo Dolores Olmedo Patiño, un personaje clave de la vida cultural mexicana del último medio siglo. A media tarde, puede ser buen momento para ponerte en marcha hacia San Miguel de Allende, una mágica y colorida localidad del estado mexicano de Guanajuato donde pasarás la noche. Está situada a unos 260 km al noroeste de Ciudad de México por la carretera 57D, alrededor de 3 horas de viaje. Al llegar,

aprovecha para estirar las piernas paseando un rato por su fascinante centro histórico, el lugar indicado para empezar a probar manjares de la rica tradición culinaria local, como las “enchiladas mineras”, las “pacholas” y sus famosos “tacos”. Acompaña estos deliciosos platos con refrescantes bebidas tales como el “agua de betabel” y el “raspado de tamarindo con chamoy”. Y de postre “tumbagones”, el “dulce de la fidelidad típico de la ciudad”. Alojamiento en San Miguel de Allende.

(4)

DÍA 3 · SAN MIGUEL DE ALLENDE - CIUDAD DE MÉXICO

San Miguel de Allende está considerada como uno de los mejores destinos turísticos de México. Es una ciudad amable, alegre y vital, un lugar rebosante de cultura y arte caracterizado por sus ricas tradiciones. Fundada en el año 1542 por franciscanos españoles, pronto se convirtió en una importante escala del Antiguo Camino Real por donde transitaba la famosa Ruta de la Plata. A principios del siglo XIX, se erigió como uno de los focos principales de la Guerra de la Independencia de México al ser la ciudad natal de Ignacio Allende, líder clave contra los españoles y héroe nacional. De hecho, debido a su papel en la lucha por la independencia, así como por su aportación al barroco mexicano, San Miguel de Allende fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. La mejor manera de empaparse de la magia de San Miguel de Allende es recorrer sus estrechas calles empedradas jalonadas de coquetas casas de colores ocres y terracotas, hermosas iglesias y mansiones señoriales que la convierten en una de las urbes más fotogénicas del país. Puedes hacerlo a pie, en tranvía o en “quad”, todo depende de tus

preferencias. Repartidas por el centro histórico, que se articula en torno a la Plaza Principal, encontrarás numerosas iglesias notables tanto en su exterior como en su interior, como de la Purísima Concepción, conocida como “Las Monjas”, la de Nuestra Señora de la Salud, la de San Francisco, con su espectacular y recargada fachada, o el Oratorio de San Felipe Neri. También multitud de casas señoriales y destacados edificios, como la Casa del Mayorazgo de la Canal, el Teatro Ángela Peralta, punto de reunión de artistas nacionales e internacionales, la Casa Gante o el Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante”. Pero, sobre todo, no te puedes perder los dos grandes iconos locales: la maravillosa Parroquia de San Miguel Arcángel, con su famosa fachada de estilo neogótico elaborada en piedra rosa, que se alza majestuosa en el centro de San Miguel de Allende; y el Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, un complejo religioso del siglo XVIII situado a unos 15 kilómetros al norte de la ciudad que alberga unos asombrosos murales al óleo del artista Miguel Antonio Martínez de Pocasangre (Nota. El Santuario forma parte del Patrimonio de la Humanidad junto con el centro histórico de San Miguel). Otros puntos de interés que debes apuntar en tu agenda son el Museo Casa Allende, una casona del siglo XVII que combina el barroco y el neoclásico que repasa la historia de San Miguel a través de su ciudadano más ilustre, Ignacio Allende; el Mercado de Artesanías, donde podrás comprar artículos en lana y latón, la especialidad del municipio; El Chorro, un paseo construido alrededor de una de las calles más antiguas de la ciudad que conduce hasta un manantial natural; y la Fábrica La Aurora, antaño taller textil y actualmente hogar de decenas de galerías de arte de todo tipo. Cuando estés listo, retoma la carretera para regresar a tu hotel en Ciudad de México. Para que te organices mejor, recuerda que el trayecto de vuelta a la capital azteca te llevará unas 3 horas. Alojamiento en Ciudad de México.

(5)

DÍA 4 · CIUDAD DE MÉXICO - PUEBLA

Salida en coche hacia Puebla, situada a 135 km al este por la Autopista México-Puebla (150D), unas dos horas de viaje (Nota. Hay peajes). Flanqueada por los imponentes volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, la ciudad de Puebla responde a diferentes nombres: Puebla, Puebla de Zaragoza o Puebla de los Ángeles, ya que cuenta la leyenda que fue trazada por ángeles. Sin embargo, el nombre oficial es Heroica Puebla de Zaragoza, en honor al General Ignacio Zaragoza, quien lideró la victoria sobre los franceses el 5 de mayo de 1862. La capital del estado de Puebla es una hermosa y elegante ciudad cuyo centro histórico de 7 km2 alberga algunas de las muestras más importantes de arquitectura civil y colonial del país. Con tesoros que abarcan épocas desde el renacimiento hasta el barroco neoclásico, el casco antiguo está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Puebla se

enorgullece además de ser el paraíso de la cerámica talaverana, un destacado foco cultural y artístico y un auténtico referente gastronómico de México. Bienvenido a una de las perlas de Latinoamérica. Pasear por el centro de Puebla, cuyo corazón es el popular Zócalo, la plaza principal, es una verdadera gozada. Cada esquina y cada rincón parecen esconder una grata sorpresa revestida de las cerámicas de talavera que engalanan numerosas fachadas de la ciudad. Procura tener a mano la cámara de fotos porque sin duda la vas a necesitar muy a menudo. Y es que el conjunto de edificios históricos de Puebla, tanto religiosos como civiles, es una maravilla. De hecho, el Papa Juan Pablo II llegó a describirla como “el relicario de América”, gracias a joyas de la talla de la catedral de Nuestra Señora de la

Inmaculada Concepción, que data de del siglo XVI; la Iglesia de Santo Domingo, con su espectacular Capilla del Rosario recubierta de oro; o la Casa de la Cultura, con su Biblioteca Palafoxiana profusamente ornamentada. No se queda atrás en atractivo su elenco de edificios civiles, donde sobresalen con luz propia mansiones señoriales como la Casa del Deán, la Casa del Alfeñique, la Casa de los Hermanos Serdán o la Casa de los Muñecos, muchas de ellas convertidas en la actualidad en museos, como por ejemplo el Museo Amparo. Y, como se suele decir, la belleza no solo está en el exterior, puesto que Puebla cuenta también con hermosos patios interiores, pequeños oasis urbanos de clara influencia española donde cobijarse del sol. No te puedes perder el Patio de los Azulejos, ubicado en el edificio anexo del Templo de Nuestra Señora de la Concordia, o el del Museo Poblano de Arte Virreinal. Entre otros destacados y coloridos puntos de interés de la ciudad se encuentran el pintoresco Callejón de los Sapos, donde se venden un sinfín de antigüedades; el “Barrio del Artista”, una verdadera galería al aire libre donde los oriundos pueden expresar su arte; y el mercado de “El Parián”, donde encontrarás una variada oferta de piezas de cerámica talaverana. ¡No te olvides de comprar un recuerdo artesano de Puebla en alguna de sus muchas tiendas y talleres! En la

gastronomía de Puebla se pone de manifiesto también el increíble mestizaje indígena-hispano. Dos referentes obligatorios del arte culinario local son el “mole poblano” y el “chile en nogada”. ¡No te los pierdas! Otras recetas muy típicas son las “chalupas”, las “orejas de elefante”, las “cemitas”, la “pancita” (callos) y el “pozole”. Puebla se

distingue también por su larga tradición dulcera, con un gran surtido de dulces típicos poblanos famosos en todo México. ¡Pero si hasta existe la “calle de los dulces”! Allí encontrarás multitud de tiendas y pastelerías donde disfrutar de las “obleas con miel o cajeta”, el “camote”, los “borrachitos”, las “pepitorias”, las “alegrías” o las “tortitas de Santa Clara”, entre otros muchos antojos azucarados que sin duda endulzarán tu jornada. Alojamiento en Puebla.

(6)

DÍA 5 · PUEBLA - TEHUACÁN - OAXACA

Conviene ponerse en marcha a primera hora para exprimir al máximo la jornada de hoy. La Ruta continúa hacia Tehuacán, situada a 130 km al sureste de Puebla por las carreteras 150D y 135D, un trayecto que te llevará cerca de 2 horas de viaje. Situada en la conjunción de tres cadenas montañosas (Sierra Negra, Sierra Zongolica y Sierra de Zapotitlán), Tehuacán es conocida como la “cuna del maíz”, debido a que se encontraron en la ciudad los vestigios más antiguos del cultivo de esta planta. Se trata de un importante centro de turismo religioso, cultural y científico. Su patrimonio arquitectónico es un tesoro de los siglos XVI al XVIII, con ejemplos como la Catedral de la Inmaculada Concepción, las iglesias del Carmen, San Francisco y San Pedro y el Templo del Calvario. Tehuacán cuenta además con el Museo de Mineralogía más importante de América Latina, una colección reunida por el científico Miguel Romero que incluye fósiles, meteoritos y minerales no solo mexicanos, sino también de otras partes del mundo. Retoma la carretera 135D (este tramo es conocido como Carretera Tehuacán-Oaxaca) y abandona el estado de Puebla para dirigirte hacia la urbe de Oaxaca, que está a una distancia de unos 215 km en dirección sur, alrededor de 2 horas y media al volante (Nota. Hay peajes). La ciudad de Oaxaca, oficialmente Oaxaca de Juárez, está considerada como uno de los mejores destinos turísticos urbanos del mundo por derecho propio. Capital del estado mexicano de Oaxaca, su inolvidable patrimonio arquitectónico, su rica gastronomía, su diversidad cultural, su envidiable artesanía y la inagotable hospitalidad de sus gentes la convierten en un lugar mágico. En definitiva, una ciudad que cubre con creces las expectativas de los visitantes. No en vano, el centro de Oaxaca y el recinto arqueológico de Monte Albán, situado a apenas 20 minutos de la ciudad, están incluidos en el listado de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Porque Oaxaca de Juárez es, sin lugar a dudas, una de las joyas más brillantes no solo de México, sino de toda Latinoamérica. El centro histórico de Oaxaca es una mezcla de estilos como el barroco o el churrigueresco, de clara herencia hispánica, con toques Art Nouveau del siglo XX. Este maravilloso conjunto arquitectónico se articula en torno al Zócalo, o Plaza de la Constitución, presidido por un bonito kiosko que asemeja un ramo de globos. Es el principal punto de encuentro social de los oaxaqueños, el lugar perfecto para tomarle el pulso a la ciudad. En el centro encontrarás tesoros de la talla de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, el Teatro Macedonio Alcalá, de estilo afrancesado, o la Iglesia de Guadalupe, construidos con la bonita piedra verde de las canteras de Oaxaca, así como la iglesia y ex-convento de Santo Domingo de Guzmán, uno de los templos más bellos de México, y las iglesias de la Compañía de Jesús, de San Agustín o de Nuestra Señora de la Soledad. El centro está sembrado también de bares, cafeterías y restaurantes donde podrás degustar las delicias gastronómicas locales, como “tamales”, “tlayudas”, “chapulines” (insectos), “mole oaxaqueño” y “memelitas”. Acércate a una mezcalería para probar el inconfundible “mezcal”, una bebida artesanal con un sabor muy fuerte para el paladar y que los lugareños tildan de “trago sagrado”. ¡No te puedes ir de Oaxaca sin probarlo! Alojamiento en Oaxaca.

(7)

DÍA 6 · OAXACA - TEHUANTEPEC

A tan solo 20 minutos al este del centro de Oaxaca se alza gloriosa Monte Albán, la que fuera una las primeras y más importantes ciudades de Mesoamérica. Antigua capital de los zapotecos, ejerció el control religioso, político y económico sobre la población del Valle de Oaxaca durante más de 13 siglos. Estas magníficas ruinas permiten conocer a fondo la primera urbe planificada del continente, en cuyas terrazas se cultivaban maíz, frijoles, calabazas y otros productos de temporada. Monte Albán, nombre que le dieron los españoles, está abierto todos los días de la semana de 8:00 a 17:00 horas. Te recomendamos ir a primera hora de la mañana, cuando el sol está bajo, ya que a partir del mediodía el calor se apodera del enclave. Algunos de sus principales puntos de interés son la Gran Plaza, que alberga el Palacio y dos observatorios astronómicos; el campo de Juego de Pelota, el deporte rey de la época prehispánica e importante elemento ceremonial religioso; los Danzantes, con lápidas esculpidas con figuras humanas en curiosas posturas; el Edificio “J“, con su forma de flecha; y el Museo de Sitio de Monte Albán, que resguarda parte de la colección de Estelas Grabadas halladas en la zona arqueológica. Puedes continuar tu visita a Oaxaca por los mercados locales, una experiencia que colmará tus sentidos con su amplia e inolvidable gama de colores, sabores y olores. Entre ellos destacan los tres mercados que se suceden como si de una alfombra se tratase: Juárez, 20 de Noviembre y Artesanías. En el mercado Juárez encontrarás todo tipo de productos llegados de los cuatro puntos cardinales del estado. En el mercado 20 de Noviembre podrás disfrutar de diversas especialidades culinarias locales, desde carnes como el tazajo, la cecina o el chorizo, pasando por decenas de tipos de “moles”, “chapulines” o

especias, hasta llegar a panes de cazuela, cafés o chocolates. ¡Una auténtica odisea para el paladar! Por último, el mercado de Artesanías ofrece artesanías típicas de Oaxaca, como vestidos, tapetes, alebrijes... Sin duda, es el sitio ideal donde comprar el mejor recuerdo de tu paso por la bella capital del estado Oaxaca. La ciudad cuenta también con una importante y variada oferta museística, que a buen seguro colmará los intereses y expectativas de la mayoría de visitantes. Entre los museos dedicados al arte destacan el Museo de Arte Prehispánico de México Rufino Tamayo, el Museo de los Pintores Oaxaqueños, el IAGO (Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca), y el MACO (Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca). También son dignos de mención algunos dedicados a otras disciplinas, como el Museo de Sitio Casa Juárez, el Museo Textil, el Museo de la Filatelia, el Museo del Ferrocarril y el Jardín Etnobotánico de Oaxaca. Llega el momento de partir hacia la localidad de Tehuantepec, ubicada a 250 km al sureste por la Carretera Internacional Oaxaca-Tehuantepec (190), unas 3 horas y media de viaje. Situada en el hermoso valle del río

Tehuantepec, la ciudad de Santo Domingo Tehuantepec se distingue por sus tradiciones religiosas, su gran diversidad cultural y su riqueza natural, tanto en los alrededores como en sus parques de estilo porfirista. Déjate seducir por la calidez de sus habitantes y por el “son tehuano”, la fusión de la música española y la indígena zapoteca. Alojamiento en Tehuantepec.

(8)

DÍA 7 · TEHUANTEPEC - TUXTLA GUTIÉRREZ

La coqueta localidad de Tehuantepec agasaja al visitante con un importante patrimonio colonial en la forma de más de una docena de bonitas iglesias repartidas en sus animados y coloridos barrios. Entre ellas destacan el convento y el templo de Santo Domingo, que acoge además la Casa de la Cultura, así como las iglesias de la Natividad Excelsa, de San Juan, de San Sebastián, de San Jerónimo, de la Asunción de María y de Santa Elena de la Cruz. No

desmerecen otros puntos de interés como el Palacio Municipal, el Obispado, la espectacular casa de Juana C. Romero, una aristócrata fallecida a principios de siglo XX conocida como la “Benefactora de Tehuantepec”, y el fabuloso Monumento a la Mujer Tehuana, una escultura realizada en acero inoxidable de 7 metros de altura que viste el traje de novia típico de la región. Y, por supuesto, Tehuantepec también cuenta con su propio yacimiento

arqueológico que conecta su emocionante presente con un glorioso pasado prehispánico. Al oeste de la localidad se ubican las Ruinas de Guiengola, una aguerrida ciudad-fortaleza zapoteca del periodo postclásico mesoamericano que se resistió durante décadas al imperialismo azteca. Esta zona arqueológica alberga los vestigios de dos pequeñas pirámides, tumbas, complejos residenciales e incluso una cancha de juego de pelota. Si vas bien de tiempo, y eres muy aficionado a la historia, merece la pena visitarla. Después de degustar la excelente gastronomía local, por ejemplo, un “mole negro”, que combina chiles y especias, puedes poner rumbo al siguiente destino de la Ruta: Tuxtla Gutiérrez. Situada en el vecino estado de Chiapas, se encuentra a 300 km en dirección este, primero por la carretera 185D y después por la 190, lo que suponen unas 4 horas al volante (Nota. Hay peajes). Al llegar a Tuxtla Gutiérrez, acércate al Zoológico Miguel Álvarez del Toro (ZooMAT), reconocido a nivel mundial y considerado como uno de los mejores de Latinoamérica. En un circuito de 2,5 km poblado de distintas especies de árboles zapote, podrás admirar la variada fauna silvestre local en su hábitat natural, como por ejemplo los monos saraguato. El zoo ofrece recorridos nocturnos de martes a sábados, pero hay que comprar la entrada con 24 horas de antelación (Nota. Consulta página web para más información). Después de esta visita, dirígete al Parque de la Marimba de Tuxtla Gutiérrez, que porta el nombre del instrumento característico del estado de Chiapas. Además de ser un punto de encuentro social de la ciudad, este hermoso pulmón verde de bancos de estilo colonial ofrece actuaciones musicales todas las noches, con la marimba como gran protagonista. En sus alrededores podrás encontrar numerosos restaurantes y bares para rematar una velada perfecta. Alojamiento en Tuxtla Gutiérrez.

(9)

DÍA 8 · TUXTLA GUTIÉRREZ - SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS - TUXTLA GUTIÉRREZ

Destina la mañana a seguir explorando Tuxtla Gutiérrez, una maravillosa ciudad que combina la modernidad de grandes centros comerciales y salas de convenciones, con reductos de selva tropical y arquitectura colonial. Capital del estado de Chiapas, está catalogada como una de las 10 mejores ciudades para visitar en México. Puedes

comenzar la visita por el Parque Central, corazón y centro neurálgico de la urbe, que ha sido testigo de trascendentes sucesos históricos de Tuxtla Gutiérrez y alberga los palacios de Gobierno, Federal y Municipal. Uno de los grandes iconos locales es la Catedral de San Marcos, uno de los templos religiosos más valiosos de todo México. Construida en la segunda mitad del siglo XVI, la catedral se ha visto reformada a lo largo de los siglos, aunque ha mantenido su aire colonial. Cada hora en punto repican sus 48 campanas mientras, en su fachada frontal, las figuras de los 12 apóstoles desfilan sobre un carillón, un espectáculo que no te puedes perder. Otro de sus puntos de interés es la Calzada de la Revolución, llamada también Calzada de los Hombres Ilustres. Esta importante arteria peatonal es de las más antiguas de la ciudad y un lugar de paseo tradicional para residentes y visitantes. Engalanada por un espeso bosque, a sus costados se yerguen los bustos en bronce de diversos personajes relevantes, u Hombres Ilustres, de la Revolución Mexicana. En su trazado, o en sus alrededores, encontrarás otros atractivos como el Jardín Botánico Dr. Faustino Miranda, el Museo Regional de Antropología e Historia de Chiapas o el Teatro de la Ciudad. Por su parte, de entre las principales señas de su identidad urbana moderna sobresalen el Centro de Convenciones y Poliforum Chiapas y el Centro Cultural Jaime Sabines. Desde Tuxtla Gutiérrez se puede apreciar también el famoso Cristo de Copoya, o Cristo de Chiapas, una gran cruz con la silueta de Jesucristo en el centro que se recorta en el horizonte. Este monumento de 62 metros de altura se alza majestuoso en la vecina localidad de Copoya, situada a 15 minutos al sur. Sin salir del estado de Chiapas, y a tan solo 60 km al este (alrededor de 1 hora de viaje en coche por la Autopista Tuxtla Gutiérrez-San Cristóbal de las Casas), se ubica la localidad de San Cristóbal de las Casas, la excursión prevista para hoy en el programa de esta inolvidable Gran Ruta Mexicana (Nota. Hay peajes). San Cristóbal de las Casas es conocido como "el más mágico de los Pueblos Mágicos de México" gracias a su notable patrimonio arquitectónico y a sus innumerables manifestaciones culturales. Se trata de uno de los destinos turísticos más valorados de todo el país, no solo por su imagen colonial, cultura y tradición, sino también por la hospitalidad que brinda a sus visitantes. De hecho, es sede a lo largo del año de multitud de festivales de renombre y de diversos congresos internacionales. Pasear por sus calles es dejarse sorprender por sus muchas casas señoriales, sus variados y coloridos templos y por su importante oferta museística. Entre sus principales atractivos destacan el templo, antiguo convento y Arco del Carmen, siendo este último una de las pocas construcciones de estilo mudéjar de México; el templo y antiguo convento de La Merced, ahora convertido en el Museo del Ámbar; el templo de Nuestra Señora de la Asunción, la única iglesia de estilo neo gótico del estado de Chiapas; la Catedral de San Cristóbal de las Casas; el templo y antiguo convento de Santo Domingo de Guzmán; la Iglesia de Santa Lucía; el templo de La Caridad; el hermoso kiosco de la plaza principal y el Palacio Municipal. Cuando estés listo, regresa a la capital del estado de Chiapas. Alojamiento en Tuxtla Gutiérrez.

(10)

DÍA 9 · TUXTLA GUTIÉRREZ - PALENQUE

Tu meta de la jornada de hoy es el pueblo de Palenque, localizado en la parte septentrional del estado de Chiapas. Para llegar hasta allí, regresa a San Cristóbal de las Casas, toma la carretera 199 y recorre alrededor de 215 km en dirección noreste, lo que suponen unas 3 horas de viaje (Nota. El itinerario total desde Tuxtla Gutiérrez a Palenque es de 275 km). Prepárate para admirar durante este trayecto algunos de los paisajes más impresionantes de toda la Ruta. Y es que conducir hasta este rincón mexicano es tocar el corazón de la imponente Selva Lacandona y dejarse sorprender por sus distintivos sonidos y su exuberante naturaleza. Fundado en 1567 por frailes dominicos bajo el nombre de Santo Domingo de Palenque, pasarían casi 200 años hasta que se descubrió en sus cercanías Lakamha', una gran ciudad de la cultura maya durante el período clásico. Abandonada antes de la colonización española, la zona adoptó el nombre de la vecina Palenque y es como se la conoce en la actualidad. La zona arqueológica de Palenque es el principal punto a visitar del día, al ser uno de los sitios más espectaculares del mundo. Se ubica a unos 8 km al oeste del pueblo de Palenque y, junto a al Parque Nacional de Palenque, está catalogada como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Conocer Palenque es adentrarse en la historia y el misticismo de la fascinante cultura maya, con la majestuosidad de sus centros ceremoniales. El edificio más famoso es el Templo de las Inscripciones, donde fue hallado el sarcófago del Rey Pakal con la famosa máscara de jade. Destacan también el Palacio, compleja estructura producto de la acumulación de construcciones a lo largo de más de 400 años, el Templo del Sol, el de la Cruz y el de la Cruz Foliada, y el Museo Alberto Ruz Lhuillier. El pueblo sirve también de punto de partida para explorar las muchas maravillas naturales que esconde la selva maya del Parque Nacional de Palenque. En los alrededores se puede practicar senderismo y trekking que permiten descubrir exóticos animales como monas chillonas y tucanes. Otros puntos de interés en la región son las cascadas de Agua Azul, a 62 km, y de Misol-Há, a 21 km de distancia del moderno Palenque. Alojamiento en Palenque.

DÍA 10 · PALENQUE - CAMPECHE

La Ruta prosigue hasta Campeche, una espléndida ciudad colonial con vistas al hermoso golfo de México. Te aconsejamos ponerte en marcha a primera hora de la mañana, pues te espera una exigente etapa de unos 360 km, lo que supone cerca de 5 horas al volante. Incorpórate a la México186 en dirección noreste hasta la localidad de Escárcega, y desde allí toma hacia el norte primero la carretera Champotón-Escárcega y después la 180D (Nota. Hay peajes). En este trayecto atravesarás hasta tres estados del México oriental: Chiapas, Tabasco y Campeche, cuya capital, San Francisco de Campeche, es tu meta del día. Campeche fue considerada por la UNESCO como un “modelo de la planificación de una ciudad barroca colonial”. Más de mil edificios de valor histórico han sobrevivido como testimonio de cómo se superponían el espacio y el tiempo en los distintos estados de importancia histórica en México desde el siglo XVI. Uno de sus puntos de referencia es su cautivador puerto, referente de historia naval, arquitectura española barroca y añeja belleza. Caminando por sus calles descubrirás magníficos espacios como el Museo de las Estelas Doctor Román Piña Chan o Museo de Arquitectura Maya (dentro del Baluarte de la Soledad); el Parque de Patrimonio Cultural de la Humanidad con su fuente interactiva; la Plaza de la Independencia, y en torno a ella, los edificios erigidos para dar legitimidad a los conquistadores, como el Astillero, la Aduana, la Audiencia y la Catedral. Otros sitios que merecen una visita son el Centro Cultural Casa No. 6, la Mansión Carvajal, el Teatro

Francisco de Paula Toro y el Palacio Municipal. ¿Alguna recomendación gastronómica? La gastronomía de Campeche anima al viajero a emprender un viaje por la historia. Degusta los deliciosos platillos locales que se aderezan con ingredientes prehispánicos, coloniales y sorprendentes matices de la cocina actual. No puedes irte de Campeche sin catar los panuchos, las empanadas, los tamales, el pan de cazón, las gambas al coco... ¡Simplemente deliciosos! Alojamiento en Campeche.

(11)

DÍA 11 · CAMPECHE - MÉRIDA

Llega el momento de dejar atrás la ciudad de Campeche, y el estado homónimo, para adentrarte en el estado de Yucatán. Tu destino no es otro que la bella urbe de Mérida, situada a unos 180 km al norte por la Carretera Federal 180, un tramo también conocido como Carretera Costera del Golfo. Se trata de un trayecto de alrededor de 2 horas y cuarto en coche (Nota. Hay peajes). Conocida como la “Ciudad Blanca” o la “Blanca Mérida”, la capital del estado de Yucatán es el centro de la actividad económica del estado y de la Península de Yucatán. Mérida se caracteriza por su folklore, su gastronomía, su arquitectura colonial y su riqueza ancestral. Muchas de las casas del centro todavía conservan su estilo colonial. No obstante, durante el siglo XIX se demolieron un gran número de ellas para construir edificaciones de estilo francés como las ubicadas en el Paseo Montejo, uno de los enclaves más atractivos y de moda de la localidad. Esta arteria de moda está salpicada de restaurantes, clubes nocturnos, hoteles boutique, tiendas, edificios de oficinas y museos. Aprovecha tu estancia para conocer, entre otros atractivos, su privilegiado centro histórico, sus callejuelas estrechas, la Casa de Montejo, sus teatros, el Palacio de la Música, la bella y arbolada “Plaza Grande”, sus hermosos parques y, como no, la Catedral de San Ildefonso, una de las catedrales más antiguas del continente y que fue construida entre 1561 y 1598 con las piedras de las ruinas de las pirámides y templos mayas. ¡No te pierdas todas las actividades culturales de entrada libre que se realizan todos los días en el centro de la

ciudad! Para más información, te recomendamos informarte en la Oficina de Turismo de la localidad. Despide el día disfrutando de la deliciosa cocina local en alguno de sus céntricos restaurantes. No en vano, Mérida forma parte del selecto grupo de Ciudades Creativas de la UNESCO por su excelente gastronomía. Alojamiento en Mérida.

DÍA 12 · MÉRIDA - CHICHEN ITZÁ - VALLADOLID

Te recomendamos que llegues a la zona arqueológica de Chichén Itzá antes de mediodía, cuando suelen llegan al lugar innumerables grupos de turistas equipados con mochilas y cámaras de fotos. Así evitarás colas excesivas, ya que te encuentras ante uno de los emblemas del país y del mundo maya. Se ubica a unos 120 km al este por la 180 y la 180D, alrededor de 1 hora y media al volante. Patrimonio Cultural de México y reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, este sitio maya es todo un símbolo de identidad indígena y nacional. El Templo de Kukulcán, incorporado a las 7 Maravillas del Mundo Moderno desde el 2007, es uno de los edificios más

paradigmáticos de la arquitectura maya de todos los tiempos, pues cada año durante los equinoccios de primavera y otoño la famosa serpiente emplumada se desliza por la escalinata del templo demostrando la precisa coordinación con que los mayas lograron armonizarse con los astros y los fenómenos de la naturaleza. En Chichén Itzá todo es superlativo. Las instalaciones del juego de la pelota mayor de México, el Templo de los Guerreros, el Patio de las Mil Columnas... (Nota. El complejo arqueológico se localiza a unos 200 kilómetros de Cancún y cuenta con

aparcamientos. El recorrido dura unas 3 horas aproximadamente. No olvides llevar calzado cómodo, agua y crema solar. El complejo cuenta también con un museo. Hay restaurantes próximos). Tras la visita, puedes poner rumbo al encantador pueblo mágico de Valladolid, localizado a menos de una hora de conducción. En concreto, son 42 km por la 180 en dirección este. Ubicado al oriente de la Península de Yucatán, Valladolid es conocido por sus

construcciones virreinales, sus coloridas casonas, sus exquisitos trabajos artesanales, especialmente en bordados y textiles de notable tradición prehispánica y colonial. Entre sus principales sitios de interés se encuentran su

encantador centro histórico, los cenotes de “Zací”, “Xkeken” y “Dzitnup”, la Catedral de San Servacio, el convento de San Bernardino, el Mercado Municipal... Al finalizar el día, disfruta de la mejor gastronomía y el buen ambiente de este rincón mexicano. Alojamiento en Valladolid.

(12)

DÍA 13 · VALLADOLID - RIVIERA MAYA

Hoy puedes dedicar la mañana a visitar alguna de las iglesias de la localidad, entre las que destaca la Candelaria, San Juan, Santa Lucía, Santa Ana... Otra de las joyas de Valladolid es el antiguo convento de San Bernardino de Siena. Epicentro de la Guerra de Castas en 1847 y de la Revolución Mexicana en 1910, Valladolid ofrece al viajero paseos tan agradables como el que lleva desde la famosa “Calzada de los Frailes” hasta el barrio de Sisal. Antes de emprender la Ruta, puedes visitar alguno de los hermosos cenotes que rodean esta población y nadar en sus cristalinas aguas. Tras el chapuzón, llega el momento de poner rumbo al litoral caribeño de la Península de Yucatán. Allí, en el estado de Quintana Roo, se encuentra una de las grandes joyas turísticas de México: la Riviera Maya, la guinda del pastel de esta magnífica Ruta. Desde Valladolid, toma en primer lugar la 180D en dirección este y después la 305D hacia el sureste, un trayecto de unos 155 km que te llevará alrededor de 2 horas (Nota. Hay peajes). Tierra de leyendas e historia, Riviera Maya alberga algunas de las playas más hermosas de todo México. La frondosa y verde selva, la blanca y suave arena y sus intensas y tranquilas aguas turquesas hacen inolvidables cualquier estampa de esta tierra prometida. Desde Puerto Morelos hasta Carrillo Puerto, situado en mismísimo corazón de la reserva natural de Sián Ka’an, encontrarás escenarios únicos para ponerte a prueba y disfrutar de la biodiversidad del sureste mexicano. En tu hoja de Ruta de los próximos días lugares únicos como Xcaret, Puerto Aventuras, las grutas de Aktun Chen, Xel-Há, Tulum... Mención aparte merece Playa del Carmen, puro Caribe situado en el corazón de la Riviera que se ha puesto de moda por sus bellos paisajes, exclusivos hoteles a pie de playa e inmejorable ambiente. Riviera Maya es mucho más. Soñado edén para los amantes del golf, el buceo y el snorkeling, este enclave cuenta con modernos spas, exclusivas boutique, interesante vida nocturna... Descubre su excelente oferta gastronómica, su enraizada cultura heredada de los antiguos mayas y su amplia oferta de ocio y entretenimiento, que te mantendrá en pie de día y de noche. Alojamiento en Riviera Maya.

DÍA 14 · RIVIERA MAYA

Hoy te animamos a compaginar tu estancia en el hotel de Riviera Maya, con alguno de los sugerentes planes que se pueden hacer en sus alrededores. ¡Confecciona tu viaje perfecto! Al sur de Tulum se localiza la reserva Sian Ka’an. Declarada Reserva de la Biosfera, alberga una espectacular jungla tropical. Deshabitada y llamada por los antiguos mayas Sian Ka'an (donde nace el sol), se encuentra atravesada por ríos de agua dulce y salada. El resultado: diferentes ecosistemas como el selvático, el tropical, los humedales, la sabana y el mar en los que habitan, según el censo del propio parque, más de mil especies de plantas, 345 tipos de aves y 70 especies de mamíferos. Podrás observar flamencos, tiburones ballena, tortugas marinas, cocodrilos, monos zorros plateados y las inconfundibles iguanas en su hábitat natural. Entre las actividades permitidas, se encuentran las visitas guiadas con guías locales. Las hay para todos los gustos: a pie, en kayak, a través de interesantes rutas de snorkeling o buceo. Para los que no quieran pasar mucho tiempo al volante, otra visita interesante podría ser Río Secreto, una reserva natural subterránea descubierta hace poco tiempo y que se localiza al sur de Playa del Carmen. Se tratan de 15 kilómetros de cavernas semi inundadas que podrás recorrer en 3 horas y media. Otro plan alternativo al coche es visitar en barco las cercanas islas de Holbox, Isla Mujeres, Isla Contoy o Cozumel. (Nota. Recuerda que los planes sugeridos durante la Ruta no están incluidos). Al atardecer, sigue disfrutando del ambiente de Riviera Maya. Un buen plan podría ser degustar una deliciosa cena y dar un paseo por el puerto. Alojamiento en Riviera Maya.

(13)

DÍA 15 · RIVIERA MAYA

Dispones de otra jornada para relajarte en las playas de Riviera Maya, zambullirte en las infinitas piscinas de tu hotel, apuntarte a una clase de yoga en medio de un ambiente selvático o a orillas del Caribe, ir de compras, disfrutar del buceo o de un agradable masaje... ¿Algún plan alternativo? Hoy puedes acercarte a Xel-Há o Xcaret. Situado a unos 3 kilómetros de Riviera Maya, Xel-Há es uno de los sistemas más grandes de caletas y lagunas de la región. Se le considera uno de los acuarios naturales más grandes del mundo. Te recomendamos recorrer sus aguas naturales con equipo de snorkel, buceo y cámara submarina. Es también muy popular entre los lugareños el “sea trek” (caminata submarina equipada con escafandra) y nadar entre delfines. De gran atractivo natural y paisajístico, Xel-Há fue un importante puerto maya entre los siglos II y VII d.C.. De esta época dorada se conservan los restos palaciegos como el Edificio de los Pájaros, en cuyo muro está representadas aves autóctonas. (Nota. La zona dispone de tiendas de souvenirs, establecimientos para comer y un pequeño zoológico). Otro destino interesante del día podría ser el Parque Xcaret, a unos 61 kilómetros de Riviera Maya. Xcaret es todo un tesoro natural, un enorme parque ecológico. Entre las maravillas que te esperan se encuentra un magnífico acuario, un bellísimo mariposario envuelto en una exuberante vegetación tropical que contiene el jardín de mariposas más grande del mundo, un aviario y un zoo. Xcaret cuenta además con una piscina de tortugas marinas, serpenteantes ríos submarino natural en los que bucear y practicar el snorkeling, piscinas junto al mar en la que podrás nadar con delfines... Para disfrutar en tierra firme, recorridos perfectamente señalizados para descubrir las maravillas de este espectacular parque. Un bosque tropical, un invernadero de orquídeas, un pueblo maya y un atractivo Museo sobre su vida y costumbres serán algunos de los atractivos que encontrarás durante la visita. Al caer la noche, se celebra “Xcaret México Espectacular”, una fiesta de luz y color con 300 artistas que te llevarán por la historia de México. (Nota. Ambos parques disponen de zona de aparcamiento. Entrada no incluida). Alojamiento en Riviera Maya.

DÍA 16 · RIVIERA MAYA - CANCÚN - CIUDAD DE ORIGEN

Te aconsejamos organizar el día de hoy dependiendo de la hora de salida de tu vuelo. Ten en cuenta que Riviera Maya se localiza a unos 67 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Cancún. Presentación en el aeropuerto con

suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y vuelo de regreso a la ciudad de origen. Noche a bordo.

DÍA 17 · CIUDAD DE ORIGEN

Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.

Tu viaje incluye

Tu viaje incluye  Vuelo de ida y vuelta. 

Estancia en el hotel seleccionado en Ciudad de México.

Régimen seleccionado en Ciudad de México.

Estancia en el hotel seleccionado en San Miguel Allende.

Régimen seleccionado en San Miguel Allende.

Estancia en el hotel seleccionado en Puebla.

Régimen seleccionado en Puebla.

Estancia en el hotel seleccionado en Oaxaca.

Régimen seleccionado en Oaxaca.

Estancia en el hotel seleccionado en Salina Cruz.

Régimen seleccionado en Salina Cruz.

Estancia en el hotel seleccionado en Tuxtla Gutiérrez.

Régimen seleccionado en Tuxtla Gutiérrez.

Estancia en el hotel seleccionado en Palenque.

Régimen seleccionado en Palenque.

Estancia en el hotel seleccionado en San Francisco de Campeche.

Régimen seleccionado en San Francisco de Campeche.

Estancia en el hotel seleccionado en Mérida.

Régimen seleccionado en Mérida.

Estancia en el hotel seleccionado en Valladolid.

(14)

Régimen seleccionado en Valladolid.

Estancia en el hotel seleccionado en Riviera Maya.

Régimen Todo Incluido en Riviera Maya.  Coche de alquiler.  Seguro de viaje. 

Importe del suplemento por recogida y devolución del vehículo en diferente oficina.

Destinos visitados

Tu viaje no incluye  Tasas de salida en México.  Posible pago de peajes.  Seguro de viaje.

(15)

Ciudad de México San Miguel Allende Puebla

Tehuacan Oaxaca Santo Domingo Tehuantepec

Tuxtla Gutiérrez San Cristóbal De Las Casas Palenque

San Francisco de Campeche Mérida Valladolid

Riviera Maya

- Si los vuelos de ida o regreso hacen escala en algún punto de Estados Unidos, consulta la documentación necesaria para efectuar dicha escala.

- Generalmente en México la acomodación en habitaciones triples es en dos camas dobles o una cama doble y una individual y la acomodación en cuádruple es en dos camas dobles.

- Consultar la documentación necesaria para entrar al país.

- Las habitaciones triples en Europa son generalmente habitaciones con dos camas individuales o una doble, en las

Notas importantes

(16)

que se instala una cama plegable para acoger a la tercera persona, con las consiguientes molestias que ello supone, por ello, desaconsejamos su uso en la medida de lo posible.

- Las excursiones y visitas sugeridas para cada día son orientativas, pudiendo el viajero diseñar el viaje a su medida, de acuerdo a sus gustos y necesidades.

- La tarjeta de crédito está considerada una garantía, por lo que, a veces, su uso es imprescindible para poder registrarse en los hoteles.

- Normalmente los hoteles disponen de cuna para los bebés. De lo contrario, tendrán que compartir cama con un adulto.

- Para la recogida del coche de alquiler se requerirá una tarjeta de crédito (no de débito) a nombre del titular de la reserva, quien además deberá ser el conductor principal del vehículo.

Figure

Actualización...

Referencias