El cristiano en su comunidad SERIE VIDA CRISTIANA

140  Descargar (0)

Texto completo

(1)

1.800.443.1083• web: www.globaluniversity.edu

www.globalreach.org • facebook.com/globaluniversity 1211 s. glenstone ave. springfield, mo 65804 USA

SERIE VIDA CRISTIANA

SERIE VIDA CRISTIANA

E S C U E L A D E E V A N G E L I S M O Y D I S C I P U L A D O RIS TIA NO EN SU CO M UN ID AD PN 04.13 L6360S-90 ISBN 978-0-7617-1765-2

¿QUISIERA USTED…

AYUDAR EN SU COMUNIDAD?

COMPARTIR BUENAS NOTICIAS EN SU COMUNIDAD?

SABER CÓMO JESÚS SE RELACIONÓ CON

SU COMUNIDAD?

El cristiano en

su comunidad

En este curso, el autor piensa en la comunidad, independientemente de las cifras de población. Se trata de que las personas se preocupen por otras personas. Eso es lo que Jesús hizo. Un cristiano puede ser una bendición para otros en muchas maneras. El curso enfatiza actitudes y acciones tales como edificar, compartir, y comprender. Las definiciones, pautas, y ejemplos le animarán a ser utilizado por Dios en donde se encuentre.

La serie Vida Cristiana cubre 18 cursos divididos en tres unidades de seis cursos cada una.

El cristiano en su comunidad es el Curso 6 de la Unidad 3.

(2)
(3)

El cristiano en

su comunidad

Cuarta edición

(4)

Dirección de la oficina de Global University en su zona:

Escuela de Evangelismo y Discipulado Global University

1211 South Glenstone Springfield, MO 65804 USA

Este libro fue publicado originalmente en inglés con el título:

The Christian in the Community, Sixth edition.

© 1982, 1984, 2002, 2012 Global University Reservados todos los derechos. Primera edición 1982 Cuarta edición 2012

A menos que se indique de otra forma, el texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizada con permiso. PN 04.13

ISBN 978-0-7617-1765-2 www.globaluniversity.edu www.globalreach.org

(5)

PREFACIO ...5

LA SERIE VIDA CRISTIANA ...7

ANTES DE COMENZAR ...8

UNIDAD UNO

1 La idea de comunidad ...16

2 La comunidad del cristiano ...26

3 Crecemos en comunidad ...38

4 Firmeza moral en comunidad ...52

5 Edificamos en comunidad ...60

UNIDAD DOS

6 Aprendemos de Jesús y su comunidad ...72

7 Brille en su comunidad ...84

8 Pertenecemos a la iglesia de la comunidad ...94

9 Contribuya a su comunidad ...102 10 Continuemos en comunidad ... 112

EVALUACIONES DE UNIDAD

Unidad uno ...123 Unidad dos ...129 Palabras finales ...135

(6)

La Serie Vida Cristiana

Su nueva vida Su Biblia Quién es Jesús La Iglesia Estudio del evangelismo personal Ética bíblica Cuando oramos Cómo estudiar la Biblia El Amigo que le ayuda Adoración cristiana Obreros cristianos Matrimonio y hogar El plan de Dios—Tu decisión El evangelio de Juan Esto creemos Lo que hacen las iglesias El ministerio de la enseñanza

(7)

PREFACIO

Si usted ha aceptado a Jesucristo como su Salvador personal, ya ha experimentado cambios en su vida. Uno de ellos probablemente fue un cambio de sus actitudes hacia los demás. Todos hemos establecido relaciones con otras personas. En otras palabras, todos vivimos en comunidad con otros.

Normalmente le atribuimos a la palabra comunidad el significado de lugar donde vivimos. Pero usted aprenderá que comunidad es mucho más que el lugar donde vivimos, es una

intención o actitud que asumimos hacia otros.

¿Sabe usted que puede formar parte de más de una comunidad? Puede usted formar parte de la comunidad de una escuela, de una iglesia, de un empleo. Todas estas juntas componen la comunidad donde usted vive.

En este curso descubriremos principios para vivir en comunidad con otros. Uno de los principios básicos para hacer que este curso sea práctico en su vida diaria consiste en depender del Espíritu Santo. Él le ayudará a recibir las enseñanzas y a convertirlas en acciones de la vida. Pídale que le ayude al estudiar y al poner en práctica las cosas que ha aprendido. Un moderno método de enseñanza autodidacto le ayuda a aprender los principios con facilidad y a ponerlos en práctica inmediatamente.

(8)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

6

(9)

LA SERIE VIDA CRISTIANA

El cristiano en su comunidad es uno de 18 cursos en este

programa de discipulado práctico para nuevos creyentes. La Serie Vida Cristiana es un estudio para ayudar a los alumnos a crecer en su relación con Cristo, interactuar con la Palabra de Dios, y entender mejor los propósitos divinos para su vida.

Los alumnos estudiarán temas cristianos básicos bajo seis temas recurrentes. Los cursos son informales en lenguaje y estilo y fáciles de leer. La tabla a continuación ilustra la organización de las unidades de estudio para la Serie Vida Cristiana.

Unidad 1 Unidad 2 Unidad 3

Vida

Espiritual Su nueva vida Cuando oramos El plan de Dios—Tu decisión

La Biblia Su Biblia Cómo estudiar la

Biblia

El evangelio de Juan

Teología Quién es Jesús El Amigo que le

ayuda Esto creemos

La Iglesia La Iglesia Adoración cristiana Lo que hacen las iglesias

Servicio Evangelismo personal Obreros cristianos El ministerio de la enseñanza

Ética

(10)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

8

Antes de comenzar

Cómo usar este libro

Si usted ha estudiado otros cursos de Vida Cristiana, quizá haya notado que este libro es ligeramente más grande y tiene un nuevo diseño. Esta introducción explicará las nuevas características que se han agregado para que el curso sea más fácil de estudiar.

Si usted es un nuevo alumno con Global University, quizá se pregunte por qué este libro se divide en lecciones en vez de capítulos. Este curso ha sido preparado para que pueda estudiar por sí mismo. Deberá leer cuidadosamente esta introducción para que pueda completar con éxito este curso.

Cada lección comienza con dos páginas importantes. Después del número de la lección aparece el título y una introducción breve a la lección. En la página siguiente está El Plan. Este es el bosquejo o plan de la lección. Es una lista de lo que usted estudiará en la lección.

Luego encontrará Los Objetivos. Son las pautas de lo que usted podrá hacer después de estudiar la lección. Lea los objetivos cuidadosamente; ellos le ayudarán a concentrarse en los puntos más importantes de la lección.

Como ayuda para que alcance sus objetivos, cada lección tiene preguntas y actividades. El subtítulo Aplicación presenta preguntas que deberá responder del material aprendido. No obvie esta parte. Escribir las respuestas le ayudará para aplicar lo aprendido. La mayoría de las respuestas puede escribirlas directamente en su libro. Si el espacio no es sufi ciente, escriba sus respuestas en un cuaderno que luego pueda usar para repasar las lecciones.

Después de responder una pregunta, verifi que la respuesta en la sección Verifi que sus respuestas. No consulte las respuestas hasta que usted haya escrito su propia respuesta.

(11)

Esto le ayudará a recordar mejor lo que estudia. Compare sus respuestas con las que se dan al fi nal de la lección. Luego corrija las que respondió incorrectamente. Notará que las respuestas intencionalmente no están en orden de modo que no se vea casualmente las respuestas a la pregunta siguiente.

Cómo responder las preguntas de estudio

Este curso usa diferentes clases de preguntas. A

continuación hay ejemplos de los tres tipos más comunes y cómo responderlas.

sElEcción múltiplE

Una pregunta de selección múltiple requiere que escoja una respuesta entre varias que se ofrecen.

Ejemplo

1 La Biblia tiene un total de a) 100 libros.

b) 66 libros. c) 27 libros. d) 2 libros.

La respuesta correcta es b) 66 libros.

En la guía de estudio, encierre en un círculo la letra b) como se muestra aquí:

1 La Biblia tiene un total de a) 100 libros.

b) 66 libros. c) 27 libros. d) 2 libros.

corrEctoo incorrEcto

En una pregunta Correcto o Incorrecto se requiere que escoja de entre varias, cada declaración CORRECTA.

(12)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

10

Ejemplo

2 ¿Cuáles declaraciones son CORRECTAS? a) La Biblia tiene un total de 120 libros.

b) La Biblia es un mensaje para los creyentes de hoy. c) Todos los autores de la Biblia escribieron en hebreo. d) El Espíritu Santo inspiró a los escritores de la Biblia.

Las declaraciones b) y d) son correctas. Encierre en un círculo estas dos letras para mostrar su elección.

EmpArEjAmiEnto

Una pregunta de emparejamiento pide que relacione lo que corresponda, como los nombres con sus descripciones, o libros de la Biblia con sus autores.

Ejemplo

3 Escriba el número del nombre del líder frente a cada frase que describa alguna de sus acciones.

. . . a) Recibió la ley en el monte Sinaí . . . b) Condujo a los israelitas a través del

Jordán

. . . c) Marchó alrededor de Jericó . . . d) Vivió en el palacio de Faraón

1. Moisés 2. Josué

Las frases a) y d) refi eren a Moisés y las frases b) y c) a Josué. Usted escribirá 1 frente a la a) y d), y 2 frente a la b) y c), como en el ejemplo anterior.

Sugerencias para el estudio

1. Reserve un tiempo de quietud habitual para su estudio. Será más fácil concentrarse si el estudio es parte de sus hábitos diarios.

2. Ore al comenzar cada sesión de estudio. Con una Biblia abierta, el Espíritu Santo y este curso, usted está en el aula del Espíritu Santo. Pida al Señor que le ayude a entender la lección y aplicarla a su vida.

(13)

3. Lea detenidamente la introducción, el plan, y los objetivos de la lección.

4. Comience leyendo detenidamente la lección. Busque referencias de la Biblia y tome cualquier nota que pueda ser de provecho. Los versículos de la Biblia refuerzan puntos importantes en la lección.

5. Responda las preguntas de estudio en los espacios proporcionados. Use su cuaderno cuando sea necesario. 6. Piense en lo que usted ha aprendido y busque maneras de

aplicarlo en la interacción con su familia y sus amigos, en un estudio bíblico, y otros.

7. Tome su tiempo. Ninguna campana sonará para obligarle a avanzar a un nuevo material.

Evaluaciones de unidad

Al fi nal de este curso, encontrará las Evaluaciones de

Unidad. Las preguntas y las Hojas de Respuestas están

claramente marcadas para cada unidad. Con cuidado siga las direcciones. Usted debe completar y enviar sus hojas de respuestas a su instructor para que él las corrija. Si usted no estudia con una ofi cina de Global University, de todos modos se benefi ciará por completar las evaluaciones de unidad.

Maneras de estudiar este curso

Este curso se ha escrito de modo que usted pueda estudiarlo por sí mismo. Nos gusta decir que el profesor está en el libro. Sin embargo, usted también puede estudiar este curso en diversos grupos como el de estudios bíblicos de mediados de semana, centros de aprendizaje, grupos en las casas, y programas juveniles. Además, puede emplearlo como material por correspondencia o recurso para el ministerio en las

prisiones, y también en programas de alcance a una comunidad étnica u otro ministerio especial. Notará que tanto el contenido como los métodos de estudio son excelentes para cumplir estos objetivos.

(14)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

12

Si estudia este curso por sí mismo, podrá completar todo su trabajo por correo. Asegúrese de usar la dirección de su ofi cina local de Global University. Si usted estudia en un grupo asegúrese de seguir alguna instrucción adicional que su maestro pueda dar.

Además, su iglesia puede asociarse con Global University para abrir un centro de discipulado. Para más información, visite en la Internet: www.globaluniversity.edu.

Certifi cado

Certifi cados de unidad o individual están disponibles para los alumnos que terminan con éxito nuestros cursos. Por ejemplo, si usted estudia en un centro de discipulado local o a través de la ofi cina nacional, podrá recibir un certifi cado de su maestro de Global University. Si usted estudia por su cuenta, complete y envíe sus hojas de respuestas a la ofi cina local de Global University. Las ofi cinas nacionales y los centros de discipulado pueden pedir certifi cados a la Ofi cina Internacional en los EE.UU.

Ayuda adicional

El catálogo de la Escuela de Evangelismo y Discipulado (SED), el manual del Centro de Discipulado y Aprendizaje, el Formulario de convenio del Centro de Estudio, y el Formulario de pedidos de SED están disponibles en la Internet para impresión y descarga.

Visítenos en: www.globaluniversity.edu

(15)

Datos acerca del autor

Donald Stuckless es ministro ordenado de las Asambleas de Dios. El sirvió como misionero por ocho años, tiempo en el cual fue profesor en los Institutos Bíblicos de las Asambleas de Dios en Bogotá, Colombia, y Ciudad de Panamá, Panamá. Actualmente él pastorea una iglesia en Estados Unidos.

El Sr. Stuckless es graduado del Central Bible College de Springfield, Missouri, donde le confirieron su título de licenciatura en artes, y de la Trinity Evangelical Divinity School, de Chicago, Illinois, donde le confirieron su título de maestría en artes.

(16)

1

(17)

1

Lecciones

1 La idea de comunidad 2 La comunidad del cristiano

3 Crecemos en comunidad

4 Firmeza moral en comunidad

(18)

16

LE C C IÓ N

1

La idea de

comunidad

Ha nacido un bebé. La familia se regocija. Un vecino llega de visita trayendo consigo alimentos para la familia y otro amigo llega para cuidar al nuevo miembro de la familia.

Quizá usted haya experimentado un acontecimiento feliz como este. ¡Cuán alentador es presenciar la demostración de tanta bondad e interés por el bienestar de toda la familia! Este es el espíritu de comunidad.

En esta lección estudiaremos los antecedentes y las bases bíblicas de la comunidad. El espíritu de comunidad constituyó uno de los primeros principios que se enseñaron en la iglesia primitiva. Ya Cristo nos había enseñado ese principio al exhortarnos a amarnos y a preocuparnos por el bienestar de los demás. Esta lección le ayudará a comprender la idea de comunidad. De esta manera entenderá con mayor claridad cuán hermoso es pertenecer a la comunidad cristiana.

Al estudiar esta lección, pídale al Espíritu Santo que le enseñe a demostrar el espíritu de comunidad en todas sus actividades relacionadas con los demás.

(19)

El plan

A. El significado de la palabra comunidad B. Lo integral de la comunidad

C. Las bases bíblicas de la comunidad

Los objetivos

1. Definir comunidad.

2. Identificar lo que se requiere para hacer posible la comunidad.

3. Declarar las formas en que el espíritu de comunidad se ve en ejemplos de la Biblia.

A. E

l significAdo dE lA pAlAbrA comunidAd

Objetivo 1. Definir comunidad.

En otros idiomas, como el inglés, la palabra comunidad (community) se refiere a personas con intereses comunes que viven en cierto lugar. En nuestro idioma castellano, no se refiere necesariamente al área o lugar donde vive una persona, sino al amor e interés que una persona siente por otra. Este es el uso más elevado de la palabra comunidad.

La palabra comunidad también se puede usar para describir a un grupo de personas que participan en una causa común. Por ejemplo, en algunos países, quienes se ocupan en un mismo empleo o profesión organizan un sindicato para el mejoramiento de sus intereses comunes. Ese sindicato se compone de miembros en comunidad.

La segunda sección de la Biblia, el Nuevo Testamento, se escribió originalmente en griego. El término koinonia a menudo se traduce como “compañerismo” o “comunión”. Esto implica la idea de participar en algo con alguien más. Se refiere a una relación doble en la que se hace hincapié ya sea en dar o en

(20)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

18

recibir. También se traduce como “participación” o “partícipe”, o “contribución”. Describe una relación estrecha como la del matrimonio.

He aquí algunos ejemplos sobresalientes del uso bíblico de la palabra koinonia. Busque los siguientes pasajes y léalos con detenimiento.

1. Juan 12:6—una bolsa común que compartía Jesús y sus discípulos (un fondo que usaba para sufragar sus gastos) 2. 1 Corintios 10:16—la comunión de la sangre de Cristo al

participar en la Santa Cena.

3. 1 Juan 1:3, 6-7—la comunión entre creyentes y Dios el Padre y su Hijo Jesucristo.

4. 1 Corintios 10:20—partícipes; una amonestación a no ser “partícipes con los demonios”.

5. Romanos 15:26—una ofrenda o cierta cantidad de dinero que los creyentes griegos enviaron a Jerusalén.

En estos pasajes bíblicos se usan las ideas de comunión, compañerismo y participación. Estos constituyen una buena explicación de la palabra comunidad.

Aplicación

1 Encierre en un círculo las letras que corresponden a las palabras que definen koinonia o comunidad.

a) Una ofrenda b) Un deseo c) Partícipes d) Compañerismo e) Gobernar f) Compartir

Compruebe sus respuestas con las que se incluyen al final de esta lección.

(21)

b. l

o intEgrAl dE lA comunidAd

Objetivo 2. Identificar lo que se requiere para hacer posible la

comunidad.

Ciertas ideas pueden ser muy bien comprendidas por casi todos. La mayoría comprendemos la idea básica de la agricultura. Es necesario preparar la tierra para sembrar la semilla. En algunos países la preparan con azadones. En otros, con arados que tira una yunta o yugada de bueyes. En otros países se usa maquinaria agrícola moderna. Sin embargo, la idea básica es la misma: aflojar la tierra y revolverla para que pueda recibir la semilla, y la lluvia haga germinar y crecer la semilla. Le sigue entonces el arduo trabajo de limpiar la tierra de espinos y cardos a fin de que las plantas tengan espacio suficiente para desarrollarse. Por último, cuando la planta ha crecido o madurado, se cosecha el fruto.

Esta idea básica del arado, la siembra, la espera y la cosecha se conoce en todos los países. Quizá los métodos no sean los mismos, pero los resultados son muy parecidos.

Se puede aplicar lo mismo a la idea de comunidad. No importa si usted pertenece a una familia pequeña o vive en una gran ciudad, la idea básica de comunidad es la misma. Se refiere a gente que convive con otros. Se aplica tanto a un grupo de 500.000 personas como a una pareja.

La idea de comunidad se expresa por el interés en el bienestar de otros. Cristo contó una historia acerca de un hombre llamado Lázaro y otro hombre muy rico (Lucas 16:19– 31). No hay indicación alguna de que el rico haya tratado con crueldad a Lázaro. Sencillamente nunca le interesó la condición de éste. Según la historia, el rico murió y se fue al infierno, por no aceptar la verdad acerca de Dios mientras vivía. Dios nos enseña a interesarnos por el bienestar de otros.

Jesús contó otra historia de un judío que fue atacado y golpeado por ladrones. Fue abandonado a su suerte a la orilla del camino (Lucas 10:30–37). Dos personas muy religiosas pasaron junto a él, pero no hicieron nada por ayudarlo. Por

(22)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

20

último pasó un samaritano. Generalmente los judíos y los samaritanos no se trataban. Pero de inmediato el samaritano se detuvo, curó al mal herido, le montó sobre su asno y lo llevó a una posada. Le dijo al hotelero que lo cuidara y que él pagaría todos los gastos que causara. Este es un hermoso ejemplo del espíritu de comunidad en acción.

El espíritu de comunidad se demuestra por medio del amor y el interés por el bienestar de otros. Interés, en este caso, significa preocupación por el bienestar de los demás. Hemos de preocuparnos por el bienestar de los que nos rodean, así como también por aquellos que viven en otras partes del mundo. Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tu viereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35). Este es el espíritu de comunidad.

Aplicación

2 Lea en su Biblia la historia de Lázaro (Lucas 16:19–31) y la de El buen samaritano (Lucas 10:30–37). Encierre en un círculo la letra que corresponda al ejemplo que muestra el espíritu de comunidad.

a) La historia de Lázaro y el rico b) La historia del buen samaritano

3 ¿Cuál actitud marca la diferencia en estas dos historias? . . . 4 Encierre en un círculo cada letra que corresponda a los lugares donde la idea de comunidad es posible.

a) En ciudades grandes b) En pueblecitos aislados c) En grupos pequeños

d) Donde una persona vive sola e) Entre dos personas

(23)

c. l

As bAsEs bíblicAs dE lA comunidAd

Objetivo 3. Declarar las formas en que el espíritu de comunidad se

ve en ejemplos de la Biblia.

El ejemplo de comunidad más antiguo se encuentra en el primer libro de la Biblia. En Génesis 2 y 3. Aquí tenemos la historia de la creación del primer hombre. La comunidad en aquel entonces sólo era posible entre Dios y Adán. Debido a que Adán no tenía pecado, su comunión (koinonia) con Dios era muy personal. Conversaban todos los días. Disfrutaban momentos de mutuo solaz. Por tanto, bien podemos decir que Dios y Adán disfrutaban de comunidad.

Al poco tiempo Dios le creó una esposa a Adán, que la llamó Varona (Génesis 2:23). Entonces la comunidad fue posible entre dos personas. Adán y la mujer, a quien después llamó Eva, vivían en armonía. Disfrutaban de compañerismo con Dios y de paz con toda la creación divina. Esta era una comunidad de tres. ¡Esta era una comunidad perfecta!

Sin embargo, esta comunidad perfecta fue interrumpida. ¡Entró el pecado! (Génesis 3). La comunidad perfecta se interrumpió porque Adán y Eva desobedecieron a Dios. Por ello fueron separados de Dios.

La historia de los hijos de Israel y su peregrinación por el desierto es otro ejemplo de comunidad. Se registra en la Biblia, comenzando con el capítulo 3 de Éxodo. Por 40 años los israelitas viajaron después de salir de Egipto, donde habían vivido en esclavitud, hacia la libertad en la tierra prometida. Durante todo este tiempo vivieron como nómadas sin lugar fijo de residencia. Pero incluso durante esta temporada de movimiento constante de un lugar a otro, practicaron un espíritu de comunidad. En Éxodo 17:1 dice: “Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin.” Recuerde las cualidades de comunidad ya estudiadas. Israel era una nación de comunidad porque la comunidad, una relación de amor y colaboración, existía entre la gente. Al leer usted la historia completa en Éxodo, se dará cuenta que los

(24)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

22

israelitas compartieron muchas situaciones difíciles así como también victorias.

Leemos en Éxodo 20 que Dios les dio a los israelitas los Diez Mandamientos. Estas reglas de conducta les mostraron cómo vivir en comunidad. Los Diez Mandamientos eran leyes divinas de unión que no debían ser quebrantadas. Estas enseñaban que el hombre debía respetar y amar a Dios primero, y en segundo lugar amar y respetar a su prójimo. Esta es una de las enseñanzas más antiguas que tenemos sobre las relaciones de comunidad. En realidad, Dios les estaba diciendo con estos mandamientos: “Obedezcan estas leyes y vivirán en perfecta comunidad.”

Además de los Diez Mandamientos, Dios les dio muchas otras instrucciones que ayudarían a Israel a vivir en comunidad. Eran leyes respecto a altares, sacrificios, días de fiesta,

hábitos alimenticios, conducta o comportamiento personal, y comportamiento hacia otros. Estas leyes fueron dadas para ayudar a la gente a vivir con devoción a Dios y con un espíritu de comunidad: compañerismo, amor y preocupación mutua por el bienestar de los demás.

Consideremos ahora un ejemplo de comunidad en el Nuevo Testamento. En la iglesia primitiva, después que el Espíritu Santo descendió en el día de Pentecostés, comenzó a reinar un fuerte espíritu de unidad y comunidad. Lea Hechos 2:43–47. El versículo 44 declara que los creyentes “estaban juntos, y tenían en común todas las cosas”. Recuerde ahora la definición de

comunidad. Estas palabras demuestran que el “amor y el interés

mutuos” y un “compañerismo estrecho” se hicieron presentes en la iglesia primitiva. La iglesia del Nuevo Testamento practicó la comunidad, ya que sus miembros compartían lo que tenían y se preocupaban por el bienestar mutuo. Imitemos su ejemplo.

(25)

Aplicación

5 Encierre en un círculo la letra que corresponda a cada declaración CORRECTA.

a) Los Diez Mandamientos constituyen uno de los más antiguos sistemas de normas para vivir en comunidad. b) Los israelitas no podían practicar un espíritu de comunidad

en el desierto porque no tenían un hogar permanente. c) Adán y Eva disfrutaron de perfecta comunidad con Dios,

entre sí y con toda la creación antes de que pecaran. d) Sabemos que la comunidad existía en la iglesia primitiva

porque los cristianos se amaban y se preocupaban por el bienestar de los demás.

6 Haga una lista de cuatro formas en que el espíritu de comunidad se ve en los ejemplos que hemos estudiado en esta sección.

. . . . . . . . . . . . 7 ¿Qué le dice esta lección respecto a cómo puede usted demostrar un espíritu de comunidad?

. . . . . . . . . . . . Si usted es cristiano, forma parte de la hermosa comunidad de creyentes que le pertenece a Dios. ¿Se preocupa usted por otros miembros de la comunidad? ¿Comparte usted de lo suyo con los necesitados? Este es el verdadero significado de comunidad.

(26)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

24

Verifique sus respuestas

Las respuestas a sus ejercicios de estudio no se han incluido en orden sucesivo, a fin de que usted no consulte la respuesta de su siguiente pregunta con anticipación. Busque el número que necesita y trate de no adelantarse.

4 a) En ciudades grandes b) En pueblecitos aislados c) En grupos pequeños e) Entre dos personas 1 a) Una ofrenda

c) Partícipes d) Compañerismo f) Compartir

5 Las declaraciones a), c), y d) son correctas. 2 b) La historia del buen samaritano

6 Cualquiera de estos: Compartimiento, compañerismo, demostración de amor e interés mutuos, respeto, preocupación por el bienestar de los demás

3 Amor o preocupación por el bienestar de los demás 7 Su respuesta.

(27)
(28)

26

LE C C IÓ N

2

La comunidad del

cristiano

Un jefe es la cabeza de su tribu. Un alcalde es el dirigente de un pueblo. Un policía mantiene la ley y el orden dentro de cierta área. El jefe o el presidente municipal no pueden intervenir en lo que se hace en la villa o pueblo cercano. El policía no puede aplicar la ley en otra área fuera de la de él. Todos ellos tienen límites o linderos. No tienen ninguna autoridad fuera de sus propios linderos.

En el caso del cristiano es diferente. En Mateo 28:19–20 Cristo nos ordenó que fuéramos “a todas las naciones…” e hiciéramos discípulos. Este mandamiento es para nosotros también. No se nos ha impuesto un lindero que delimite el área donde debemos trabajar. Cristo nos envió al mundo entero. ¡En el mandato se incluye a personas de todas partes!

En la lección 1, estudiamos el espíritu de comunidad. En esta lección, estudiaremos la forma en que su comunidad se convierte en un lugar donde usted puede demostrar este espíritu. Pero recuerde que comunidad se refiere a un grupo de

personas más que a un lugar. No importa a dónde vaya usted,

¡puede formar parte de una comunidad al compartir a Cristo con otros!

(29)

El plan

Las cuatro comunidades de Hechos 1:8

El objetivo

Identificar y relacionar las cuatro áreas mencionadas en Hechos 1:8.

l

As cuAtro comunidAdEs dE

H

EcHos

1:8

Objetivo 1. Identificar y relacionar las cuatro comunidades de

Hechos 1:8.

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8)

En el pasaje antes citado, Cristo estaba dirigiéndose a sus seguidores. Les dijo que esperaran en Jerusalén el poder del Espíritu Santo. También les dijo que, después de recibir ese poder, serían testigos de Él. Un testigo es una persona que ha presenciado un evento y cuenta lo que ha visto. Jesús deseaba que sus seguidores les contaran a otras personas todas las maravillas que le habían visto hacer a Él: sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, morir por los pecados del mundo, resucitar de entre los muertos, y finalmente regresar al cielo victorioso. Ellos debían ser testigos de estos eventos. Primero debían comenzar en Jerusalén, de allí pasar a Judea y Samaria y aun más allá, hasta que dieran testimonio en todo el mundo. Jesús no les fijó linderos para dar su testimonio.

(30)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

28

Aplicación

1 Las instrucciones que Jesús dio en Mateo 28:19–20 son más

importantes que las dadas a jefes, presidentes municipales y policías porque

a) tienen linderos. b) no tienen linderos.

2 El espíritu de comunidad estudiado en la lección 1 puede encontrarse

a) en todas partes. b) sólo en ciertos lugares.

3 De nuevo lea Hechos 1:8, y haga una lista de los lugares a donde Jesús les dijo a los discípulos que debían ir para ser testigos de Él.

. . . . . .

Jerusalén, su mundo personal

Debe usted comprender la ubicación histórica de Hechos 1:8. Jesús estaba en Jerusalén, hablando a sus discípulos y como a otros 500 seguidores. Les dijo que algo emocionante les ocurriría en el Día de Pentecostés. Estos seguidores no comprendieron cabalmente que su ministerio constituiría la continuación del ministerio que Cristo había comenzado. Ni siquiera ha quedado en claro si comprendieron cabalmente que su Señor estaba por partir de entre ellos. Entonces de pronto, después de prometerles que serían llenos de poder al descender el Espíritu Santo sobre ellos, Jesús desapareció en el cielo y ellos ya no le pudieron ver.

La historia de lo ocurrido en el Día de Pentecostés, ha quedado registrada en Hechos 2:1–6. Lea estos versículos, y se dará cuenta de que los creyentes recibieron el Espíritu Santo, como Jesús lo había prometido. Las personas que los vieron y los oyeron se maravillaron.

(31)

Después Pedro tuvo la oportunidad de explicarle al pueblo lo que estaba ocurriendo (Hechos 2:14-32). Les recordó de la resurrección de Jesús y les dijo: “De lo cual todos nosotros somos testigos” (Hechos 2:32). Aproximadamente 3.000 personas respondieron a su mensaje y creyeron en Cristo. El tercer capítulo de Hechos registra muchos milagros realizados. Los apóstoles testificaron que los milagros

ocurrieron “por la fe en su nombre [Jesús]” (Hechos 3:16). El capítulo 4 cuenta acerca de la predicación de Pedro y Juan, la cual hizo que el número de creyentes aumentara a 5.000. El mensaje siempre giraba alrededor de la muerte y resurrección de Jesús. En Hechos 3:15 y 5:32, Pedro declaró de nuevo: “De lo cual nosotros somos testigos”. Entonces, ellos se convirtieron en testigos en Jerusalén, así como Jesús les había dicho que lo harían.

Todo cristiano, hombre y mujer, tiene la responsabilidad de contarles a otros acerca de la nueva vida en Jesús. El evangelio fue extendido hasta lo último de la tierra por otros cristianos, y no sólo por los apóstoles (Hechos 8:1–4). Estas personas fueron llenas del Espíritu Santo. Las caracterizó un fuerte deseo de mostrar comunidad cristiana al mundo. Comenzaron a predicar o a compartir el evangelio en todas partes.

Pero ¿dónde debemos comenzar nosotros? Donde comenzaron los primeros cristianos de Jerusalén: en casa en nuestra comunidad, entre nuestros familiares y vecinos, entre las personas con quienes tenemos contacto diariamente. Que su mundo personal, su Jerusalén, su propia gente, con quienes usted vive, vea el espíritu de comunidad cristiana en usted.

Aplicación

4 Lea Hechos 1:8, 8:1–4, 3:12–16 y 5:30–32 en su Biblia ¿Sobre qué tratan estos versículos?

(32)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

30

5 Encierre en un círculo la letra que corresponda a la declaración CORRECTA.

a) Sólo los llamados a ser ministros o predicadores tienen la responsabilidad de extender el evangelio.

b) De acuerdo con esta lección, mi responsabilidad principal como cristiano consiste en testificar de Cristo a aquellos con quienes convivo diariamente.

6 Su Jerusalén es el lugar donde usted vive y emplea la mayor parte de su tiempo. Escriba en un cuaderno los nombres de las personas con quienes convive diariamente. Entonces escriba las formas en que puede testificarles y demostrarles un espíritu de comunidad. Ore para que el Señor le ayude a ser un testigo eficaz en su mundo personal.

Judea, su país

Al dedicarse los seguidores de Jesús a testificar fielmente en Jerusalén, los dirigentes religiosos se llenaron de celos y comenzaron a perseguir (castigar o causar dificultades) a los cristianos. Hechos 8:1 dice que todos los creyentes de la iglesia de Jerusalén comenzaron a sufrir cruel persecución. Debido a ello, todos con excepción de los apóstoles huyeron de Jerusalén y fueron esparcidos por las provincias de Judea y Samaria. Las provincias eran territorios o divisiones del Imperio Romano. Lucas nos dice: “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio” (Hechos 8:4).

Los cristianos fueron forzados a salir de Jerusalén y, como resultado, cumplieron la segunda parte del mandamiento de Jesús de ir a Judea como testigos. Jerusalén estaba situada dentro de la provincia romana de Judea. Las personas que la habitaban, eran judíos que necesitaban oír acerca de Jesús.

Muchos años antes Dios había llamado a un hombre llamado Moisés para que libertara a su propio pueblo de la esclavitud a que habían sido sometidos en Egipto. Moisés no se sentía capacitado para tal obra. Pero Dios le prometió que lo acompañaría y le daría las palabras que habría de expresar

(33)

(Éxodo 3–4). Quizá fue bueno que Moisés no creyera que podría realizar la obra él solo. Por ello tuvo que confiar en Dios plenamente.

Quizá usted se sienta como Moisés. La respuesta que Dios le dio a Moisés se la ha dado a usted también. Dios le acompañará. Le ayudará. “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia” (Proverbios 3:5).

Después que usted haya sido fiel al ministrar a su propia Jerusalén, debe permitirle a Dios que lo envíe a su Judea, su provincia, estado o país. En la vida cristiana, si es fiel en las cosas pequeñas, Dios le abrirá puertas mayores. Hay muchas maneras de alcanzar a otras personas. Por ejemplo, usted puede comenzar por la enseñanza de una clase de escuela dominical en su iglesia. Puede ayudar a su pastor a visitar a los enfermos o a los presos. Puede llevar alimentos a un anciano, o a algún necesitado. Sí se encuentra lejos de su hogar, puede usted buscar la manera de mostrar bondad o contarle a alguien acerca de Cristo. Confíe en el Espíritu Santo y Él le ayudará a encontrar la forma de mostrar el espíritu de comunidad en su Judea, su país.

Aplicación

7 Encierre en un círculo la letra que corresponda a cada declaración CORRECTA.

a) La mejor manera en que usted puede mostrar comunidad a su país consiste en trazar planes grandiosos y predicar a grandes multitudes.

b) Su Judea es su provincia, estado o país.

c) Usted debe ser fiel en las cosas pequeñas antes de que Dios pueda usarlo en tareas más grandes.

8 Ore por los habitantes de su país. Ore para que Dios le use a usted a fin de ministrar a otros. Escriba las formas en que usted puede mostrar el espíritu de comunidad en el área fuera de su mundo personal. (Use su cuaderno.)

(34)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

32

9 ¿Qué nos enseña el ejemplo de Moisés acerca de confiar en Dios?

. . . . . .

Samaria, sus países vecinos

De una cosa podemos estar seguros: ¡Samaria les parecía muy distante a los habitantes de Jerusalén! De hecho, los samaritanos eran considerados como extranjeros por los judíos. Los judíos no tenían relación alguna con los samaritanos aun cuando eran familiares. Con todo, leemos en Hechos 8 que después que Felipe fue lleno del Espíritu Santo fue a Samaria a predicar las buenas nuevas de Cristo. Hechos 10 nos cuenta que Dios le dijo a Pedro que fuera a una ciudad llamada Cesarea y le testificara de Jesús a cierto hombre. Pedro no quería ir, pero Dios le indicó que debía testificar tanto a judíos como a gentiles.

En el Antiguo Testamento se encuentra otro ejemplo similar en el libro de Jonás. El profeta Jonás era muy orgulloso y egoísta. Recibió un mensaje del Señor quien le ordenó que fuera a predicar a la ciudad de Nínive, ubicada en el país de Asiria. Jonás no quería ir a Nínive porque sus habitantes eran extranjeros para él.

Pero Jonás no fue porque en realidad no tenía interés en esas personas. En lugar de ir a ese lugar, abordó un barco que iba en rumbo opuesto. Entonces el Señor hizo que se desatara una gran tormenta y el barco estaba a punto de zozobrar. Jonás le dijo al capitán que él, Jonás, había desobedecido a Dios. Le dijo: “Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará…” (Jonás 1:12). Al hacerlo, el mar se calmó de inmediato.

Entonces el Señor envió un gran pez para que se tragase a Jonás. Desde el vientre del gran pez, Jonás oró al Señor y le dijo que se arrepentía de su desobediencia. Después que el gran pez vomitara a Jonás, el profeta se preparó para obedecer al

(35)

Señor. Fue a la impía Nínive, les predicó la Palabra del Señor y muchos se arrepintieron. El Señor salvó a la ciudad y le enseñó a Jonás una lección de obediencia.

Dios ama a todos. El Señor fue misericordioso con los habitantes de Nínive, y todavía hoy quiere ser misericordioso con toda la gente. Si le obedecemos, nos ayudará a llevar el evangelio a personas que habitan en países vecinos. Dios no favorece a unos y menosprecia a otros. Él perdona a todo aquel que le busca.

¿Cómo puede usted mostrar comunidad cristiana a personas que habitan en países vecinos al suyo? Primero, puede orar por ellos. Puede compartir su dinero o sus bienes para alcanzarlos con el evangelio. Posiblemente hasta pueda ir a ellos. No limite a Dios. Permítale desarrollar el plan que ha trazado para usted. No necesita mucho dinero para ganar a otros para Cristo. Si todos los cristianos obedecieran el mandamiento de Jesús, la necesidad sería suplida. ¡El evangelio iniciaría su viaje hasta lo último de la tierra!

Aplicación

10 Encierre en un círculo la letra que corresponda a cada

declaración CORRECTA.

a) Puedo compartir comunidad cristiana con personas de otros países orando por ellos y dando dinero para la extensión del evangelio.

b) A Dios no le interesaba Nínive porque sus habitantes no le servían.

c) Dios no espera que yo me interese por otras personas a menos que pueda hablar su mismo idioma.

(36)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

34

11 ¿Hay acaso en su comunidad algún grupo de personas que

usted considera extranjeras? ¿Quiénes son y cómo puede usted ayudarles?

. . . . . . . . .

Ore para que estas personas puedan conocer a Dios.

Pregúntele a Dios cómo puede usted ayudar a fin de alcanzarlas para Él.

Lo último de la tierra, el mundo entero

El apóstol Pablo fue el más grande misionero que el mundo jamás haya conocido. Salió de Jerusalén, de Judea, de Samaria y fue hasta lo último de la tierra. En cada viaje misionero realizado alcanzó siempre un área más lejana del mundo conocido. Su primer viaje lo llevó hasta el Asia Menor, cerca de su tierra, Palestina. Sus segundo y tercer viajes lo llevaron tan lejos como hasta Grecia. En su último viaje llegó hasta la distante Roma, y posiblemente hasta España. Verdaderamente Pablo sentía una preocupación que se extendía hasta lo último de la tierra, por contar a todos, en todas partes, acerca de Jesucristo.

Jesús dijo: “Id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Los linderos de la comunidad son muy amplios. No tienen límites. Se extienden desde su mundo personal hasta lo último de la tierra. Alcanzan a todo ser humano de todas partes del mundo. Extendamos nuestros brazos de amor y mostremos nuestro espíritu de comunidad cristiana al mundo entero.

Permítame contarle acerca de una joven de Inglaterra que tenía una idea de comunidad con alcances hasta lo último de la tierra. Su nombre era Gladys Aylward. En 1920, trabajaba como sirvienta de una familia rica de Londres. Sin embargo, sentía un

(37)

gran deseo de contarles a los chinos el evangelio de Jesús. Pero ella ni se imaginaba dónde estaba China.

Finalmente se enteró de que podía viajar a China por tren. Compró un boleto y cruzó Europa, y después tomó otro tren para atravesar Siberia. Finalmente llegó a China después de muchos días y noches de viaje.

Gladys Aylward trabajó en China por más de cuarenta años contándole a la gente acerca de Cristo. En cierta ocasión ayudó a deshacer un motín en una cárcel. Ayudó a muchas personas a encontrar a Jesucristo como su Salvador. Cuidó de centenares de huérfanos. Durante la Segunda Guerra Mundial llevó a más de 100 de estos niños chinos a las montañas, a un lugar seguro, lejos del frente de guerra. Esta mujercita estaba llena de un espíritu de comunidad que alcanzaba mucho más allá de su ciudad o país. Su comienzo fue muy humilde, pero su amor era semejante al divino. Abarcó desde Inglaterra hasta la lejana China.

Aplicación

12 Para Gladys Aylward lo último de la tierra significaba ir a

. . . 13 La manera de poseer un espíritu de comunidad con alcance

hasta lo último de la tierra es

. . . . . .

(38)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

36

14 En el espacio ante cada área de comunidad de la columna

izquierda escriba el número de la columna derecha que representa al grupo de personas que viven en esa área.

. . . a Samaria . . . b Judea . . . c Lo último de la tierra . . . d Jerusalén 1) Mis compatriotas

2) Habitantes de países vecinos 3) Mi familia y mis vecinos 4) Personas de países lejanos

(39)

Verifique sus respuestas

8 Su respuesta. Al orar Dios le mostrara las formas de alcanzar a un mayor número de personas.

1 b) no tienen linderos.

9 Que cuando Dios nos pide que hagamos algo, podemos confiar en que Él nos ayudará para hacerlo.

2 a) en todas partes.

10 Las declaraciones a) y d) son correctas.

3 Jerusalén, Judea, Samaria, y hasta lo último de la tierra. 11 Su respuesta. Usted puede orar por ellas, y pedirle a

Dios que le muestre las formas de ayudarles a recibir el evangelio.

4 Sobre cómo los creyentes testificaron de Cristo. 12 China.

5 La declaración b) es correcta.

13 demostrando amor e interés por todas las personas de todo el mundo.

6 Su respuesta. Espero que esté ahora más consciente de la necesidad de mostrar un espíritu de comunidad y amor cristiano en todas sus actividades relacionadas con otras personas.

14 a 2) Habitantes de países vecinos. b 1) Mis compatriotas.

c 4) Personas de países lejanos. d 3) Mi familia y mis vecinos. 7 Las declaraciones b) y c) son correctas.

(40)

38

LE C C IÓ N

3

Crecemos en

comunidad

La vida humana es un milagro en el cual muy pocos reparamos. El bebé crece porque come y duerme. Aprende porque le enseñan muchas cosas quienes lo cuidan. Su

crecimiento mental y físico continúa por muchos años hasta que finalmente llega a ser adulto. Entonces se dice que ha llegado a la madurez.

En la lección 2 aprendimos acerca del mandamiento de Jesús sobre testificar. A fin de testificar con efectividad, hemos de desarrollarnos espiritualmente. En esta lección usted estudiará cómo obtener la madurez espiritual. Dios desea que maduremos. Desea que crezcamos espiritualmente “a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13). Entonces podremos crecer en comunidad con otros.

(41)

El plan

A. Formas de crecimiento B. Principios para el crecimiento

Los objetivos

1. Explicar las formas en que usted puede crecer en el Señor. 2. Describir el principio de consagración a Dios y separación

del mundo.

A. f

ormAs dE crEcimiEnto

Conozca las Escrituras

Objetivo 1. Explicar las formas en que usted puede crecer en el Señor.

Los saduceos le contaron a Jesús una historia que ellos mismos habían elaborado. Le dijeron que cierta mujer se había casado y su esposo había muerto. Entonces se volvió a casar, pero su segundo esposo también murió. Lo mismo le ocurrió siete veces. Los saduceos le preguntaron a Jesús de quién sería esposa esta mujer cuando se produjera la resurrección (Mateo 22:28).

Esta historia había sido inventada con el fin de probar a Jesús. Los saduceos no creían en la resurrección. Querían que Jesús declarara algo contra las creencias de ellos. De esa manera sencillamente podían rechazar las enseñanzas de Jesús sin remordimiento de conciencia. Sin embargo, en lugar de contestar la pregunta de los saduceos, el Señor fue a la raíz misma del problema. Les hizo ver su falta de conocimiento de las Escrituras. “Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios” (Mateo 22:29). Observe el orden que usó Jesús. Ubicó el conocimiento de las Escrituras en primer lugar y después el poder de Dios.

Aquí podemos aprender mucho. La gente se preocupa más por el poder de Dios, y no posee el deseo de conocer las

(42)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

40

Escrituras.¿Desea usted el poder de Dios en su vida? Entonces debe conocer y vivir las enseñanzas de las Escrituras. El apóstol Pedro dijo: “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2).

El Salmo 119 tiene 176 versículos. En casi todos ellos se mencionan las Escrituras en una u otra forma. Entre otras cosas, estos versículos presentan la Palabra como nuestra defensa contra el pecado, nuestra guía, nuestra sabiduría, y nuestro gozo.

Si usted no lee regularmente la Palabra de Dios, puede pedirle a Dios que le ayude a obtener la sabiduría para leerla y comprenderla. En ocasiones no hacemos lo que debemos debido a nuestra negligencia. Ciertas cosas sólo el Señor las puede hacer en mi favor. Pero hay otras que sí puedo hacer. Por ejemplo, en lo relacionado con la oración diaria y la lectura de la Biblia, tengo que sobreponerme a mí mismo y practicarlas. Para ello necesito accionar mi voluntad. Nadie me forzará jamás a hacerlo. Debo obligarme a mí mismo a hacerlo. Al comenzar a leer la Palabra diariamente, experimentaré el gozo, la satisfacción y el crecimiento que produce.

Los bebés crecen sólo cuando reciben la leche y la alimentación adecuadas de parte de sus padres. Lo mismo ocurre en la vida del creyente. Si usted espera crecer en el Señor tiene que permitirle que Él lo alimente a usted. Él le alimenta a través de su Palabra. Separe un momento en particular del día para este propósito, así como separa un tiempo para la comida diariamente. El Espíritu Santo le ayudará a comprender lo que usted lee y así crecerá en el Señor.

(43)

Aplicación

1 Encierre en un círculo la letra que corresponda a cada declaración CORRECTA.

a) Jesús les demostró a los saduceos su ignorancia de las Escrituras.

b) Dios nos alimenta espiritualmente cuando leemos la Biblia. c) Jesús dijo que el conocimiento del poder de Dios es más

importante que el conocimiento de las Escrituras.

2 ¿Cuál es el resultado de la lectura regular de las Escrituras? . . .

Piense en el Señor

La oración y la meditación, o el pensar en el Señor,

constituyen otra ayuda para el crecimiento cristiano. El apóstol Pablo, en Filipenses 4:8, nos exhorta a llenar nuestras mentes de cosas buenas, de “todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre”. Dios nos ha prometido en Isaías que nos guardará en perfecta paz si pensamos en Él (Isaías 26:3). El pensar en el Señor hace que nuestra fe en Él crezca.

También necesitamos orar para que Dios nos enseñe sus caminos y dirija nuestro andar. Él quiere que oremos por una mejor comprensión de su Palabra. Se nos instruye en Filipenses 4:6 que le pidamos a Dios lo que necesitamos. Leemos en Efesios 6:18 que debemos orar “con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. Cuando oramos por otros cristianos, mostramos un espíritu de comunidad hacia ellos. También debemos orar por aquellos que no conocen a Cristo, para que se acerquen a Él.

(44)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

42

Aplicación

3 ¿Por qué son importantes la oración y la meditación? . . . . . . 4 Escriba las dos cosas por las cuales la Biblia nos exhorta a orar.

. . . . . .

Que el amor cristiano lo gobierne

Los Diez Mandamientos fueron dados a los israelitas como uno de los sistemas de normas más antiguo para vivir en verdadera comunidad (Éxodo 20). Tratan sobre las relaciones entre Dios y su pueblo, y sobre las relaciones entre las personas. Todo lo que los israelitas hacían tenía que estar en armonía con estas leyes. No se debía desobedecer ninguna de ellas. Sin embargo, a los israelitas se les dificultó observar estas reglas.

El pueblo que recibió estos mandamientos los desobedeció. Por ello envió a Jesucristo para que creara una manera de que la relación entre Dios y el hombre pudiera ser restaurada. Lea Romanos 8:3 y Gálatas 4:4–5. Estos versículos muestran la misericordia de Dios y su deseo de establecer perfecta comunión (comunidad) con el hombre. Las relaciones del ser humano con su prójimo mejoran cuando establece la relación correcta con Dios.

Cuando yo era joven, se me asignó una tarea en la que debía trabajar con una persona mayor que yo, y experta en ese trabajo. Esa persona no era muy amigable. Decidí tratarla con amor a pesar de lo mal que me tratara. Cuando se dio cuenta de que su actitud negativa no me afectaba, cambió de actitud hacia mí. Correspondió a mi amor cristiano. De mi relación con ella

(45)

aprendí muchas lecciones que todavía hoy me siguen ayudando. Una de ellas fue que nadie puede resistir una actitud de amor e interés por el bienestar del prójimo.

Cuando aceptamos a Cristo como nuestro Salvador ocurre un cambio en nuestras vidas. Nuestra perspectiva acerca de Dios, de la Biblia y de otras personas cambia por completo. Jesús hace en favor nuestro lo que no puede hacer la ley, los Diez Mandamientos. Pasamos a ser nuevas criaturas cuando entramos en comunidad con Él (2 Corintios 5:17). Él escribe su ley de amor en nuestros corazones humanos (2 Corintios 3:3). Esta nueva ley de amor nos insta a obedecerle porque le amamos. Nuestras relaciones con nuestros prójimos se rigen por su ley de amor. Nuestra conciencia queda limpia y nuestra mente renovada. Ahora hacemos por naturaleza las cosas que se nos ordenan en la ley.

¿Acaso alguien le ha tratado mal desde que se convirtió a Cristo ¿Ha sentido ira dentro de usted? Si permitió que el amor de Dios llenara su corazón, bien pudo perdonar a quien le ofendió. Si ya es usted cristiano, su naturaleza ha sido transformada por el poder de Dios. La ley de amor de Dios se ha convertido en su regla de vida y de conducta. Esta es la forma de poseer un espíritu de comunidad.

Aplicación

5 Complete las siguientes oraciones con las palabras correctas. a) Dios le dio a Israel un sistema de normas llamado

. . . . b) La ley que Jesús enseñó fue la ley del

. . . . c) Es posible obedecer la ley de Cristo porque nosotros

. . . . d) Cristo escribe su ley en nuestros . . . .

(46)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

44

6 Ahora que soy cristiano, me es fácil perdonar a quien me ha ofendido porque

a) la ley me dice que debo perdonar.

b) cuando acepté a Cristo como mi Salvador, mi naturaleza fue transformada.

Adore junto con otros

La adoración conjunta con otros cristianos le ayudará a crecer. Necesitamos reunirnos para estudiar la Palabra de Dios. La asistencia consistente a la iglesia y la enseñanza nos edifica en el Señor. Al compartir mutuamente nuestros problemas y alegrías con otros recibimos ayuda. Un principio básico de comunidad consiste en que nos necesitamos mutuamente. Necesitamos dedicar tiempo a la comunión con otros que aman al Señor como nosotros. ¿Se reúne usted con otros cristianos? ¿Participa de su regocijo cuando se sienten felices, y los alienta cuando están tristes? Si lo hace, está demostrando el espíritu de comunidad y amor en todo el sentido de la palabra.

Aplicación

7 ¿Cuál de estas declaraciones explica mejor la forma en que la adoración conjunta nos ayuda a crecer espiritualmente? a) Cuando nos identificamos con las alegrías y las tristezas de

los demás, comprendemos que nos necesitan. b) La adoración conjunta con otros cristianos y la

participación con ellos nos fortalece y edifica en el Señor.

b. p

rincipios dE crEcimiEnto

Objetivo 2. Describir el principio de consagración a Dios y

separación del mundo.

Al madurar en nuestra vida cristiana por el estudio de la Palabra de Dios, la oración, la meditación en Dios, la adoración a Él y el amor a otros, Dios nos dirige hacia una nueva vida

(47)

de santidad. En algunas partes la Biblia se refiere a ésta como

estar separado. El Nuevo Testamento se refiere a dos clases de

separación. Una, consagración a Dios, y la otra, separación del

pecado. Ambas son de mucha importancia.

Consagración a Dios

Dios le está llamando a una consagración a Él. Quie-re que se consagQuie-re o sepaQuie-re para el propósito que Él desee. Romanos 12:1 dice:

Así que, hermanos, os ruego por las

misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Esta es la fase positiva de la separación. Lea ahora Hechos 13:2: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” Lea también Romanos 1:1: “Pablo…apartado para el evangelio de Dios.” De nuevo, nótese que la separación se hizo

para Dios. La consagración a Dios demanda una dedicación

total o compromiso con Él, a fin de que nos pueda ayudar a vivir en santidad.

Separación del mundo

En 2 Corintios 6:14 leemos: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” Aquí resalta el mensaje de que la verdadera comunión (comunidad) no puede establecerse entre el creyente y el incrédulo. No hay base firme para el espíritu de comunidad entre los cristianos y los inconversos. Observe las palabras “unáis en yugo”, “compañerismo” y “comunión”. Este

versículo nos exhorta a no establecer estas clases de relaciones con los inconversos. Se refiere a relaciones muy estrechas como el matrimonio, o una sociedad comercial. No se refiere a los contactos diarios en el mundo.

(48)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

46

A menudo nos relacionamos con personas que no tienen fe en Dios. A estas personas debemos ganarlas para Él. El secreto de ser hijo de Dios en medio de un mundo pecaminoso consiste en conocer a Dios. Debe usted permitir que el Espíritu Santo gobierne su vida. Aunque usted vive en el mundo, es ciudadano del cielo. Puede estar con incrédulos, ¡pero no debe

ser como ellos!

Aplicación

8 Escriba SÍ frente a las actividades que ilustran los principios de consagración a Dios o separación del mundo.

. . . a Lectura diaria de la Biblia

. . . b Preferir amigos cristianos para momentos de compañerismo

. . . c Participación en una actividad que quizá, según usted, no le agrade al Señor

. . . d Casarse con alguien que no es cristiano

. . . e Estar demasiado ocupado como para orar regularmente . . . f Pedirle a Dios que le dé dirección

. . . g Demostrar amor e interés por el bienestar de alguien que padece una necesidad

Tolerancia y moderación

En ocasiones es muy difícil para los cristianos conocer las reglas de comportamiento que deben observar. Debemos permitir que la Biblia nos guíe en las áreas donde da

direcciones específicas, y pedir al Espíritu Santo que nos guíe en las demás áreas.

Algunos cristianos dicen que ya no vivimos bajo la ley, por lo que somos libres para vivir de acuerdo con nuestras propias reglas. Otros asumen una actitud más legalista. Es decir, tratan de ganar el favor de Dios por las cosas que hacen o dejan de

(49)

hacer. Tratan de agradar al Señor obedeciendo una lista de reglas en lugar de poner su fe en Cristo. Cualquiera de estas posiciones puede ser peligrosa. El cristianismo no consiste en un juego de reglas que se han de observar. Consiste en recibir a Cristo Jesús como Salvador y permitirle que se convierta en el Señor de nuestras vidas. Jesús dijo: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir” (Mateo 5:17).

Si el Señor Jesucristo es Señor de nuestras vidas, deseamos hacer las cosas que le agradan. No queremos hacer nada que dañe nuestro testimonio cristiano. No estamos sujetos a reglas legalistas, pero tampoco creemos que la gracia de Cristo nos autoriza para hacer lo que nos dé la gana. La ley de amor de Cristo nos ayuda a practicar moderación o equilibrio en nuestras normas de conducta. Dios trata con nosotros como individuos. Sabe muy bien lo que necesitamos. Él nos ayudará a ser moderados, o equilibrados en nuestra conducta cristiana.

Puesto que Dios trata con nosotros como individuos, hemos de ser cuidadosos y no juzgar a otros por nuestras propias reglas. Romanos 14 y 15 se refieren a ello en relación con ciertas comidas y la observancia de ciertos días. Sin embargo, los principios enseñados en este capítulo se aplican también a cualquier otra área cuestionable de nuestras vidas. He aquí algunos de estos principios:

1. “Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano” (Romanos 14:13).

2. “Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación” (Romanos 14:19).

3. “Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite. ¿Tienes tú fe? Tenía para contigo delante de Dios” (Romanos 14:21–22). 4. “Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también

(50)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

48

Estos pasajes bíblicos dicen claramente que debemos ser tolerantes con quienes observan normas de conducta diferentes de las nuestras. Ser tolerante significa ser paciente y aceptar a otros aun cuando no estamos totalmente de acuerdo con ellos.

Dios sabe cómo tratar con nosotros como individuos. Trata con nosotros en un plano netamente personal. Lo hace porque desea que establezcamos una relación más estrecha con Él. Sabe muy bien en cuáles áreas necesitamos su ayuda. Quizá requiera algo de usted y algo más enteramente diferente de otra persona. Él puede impulsarnos a hacer ciertas cosas, e impulsarnos a no hacer otras. No debemos tratar de imponer sobre nadie que haga exactamente lo que sentimos que Dios nos dice a nosotros. Hemos de aceptar a otros cristianos tal como son y esperar que Dios los dirija. Hemos de ser tolerantes.

Jesús dijo que “con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido” (Mateo 7:2). Por tanto, no es de sabios ser ásperos ni críticos en nuestro juicio de otros. La tolerancia hacia otros es un ejemplo de la ley de amor, y está presente donde hay un espíritu de comunidad.

(51)

Aplicación

9 ¿Cuáles dos cosas nos dicen que debemos hacer Romanos

14:19 y 15:7?

. . . . . . 10 Encierre en un círculo la letra que corresponda a cada declaración CORRECTA.

a) La Biblia afirma claramente cómo debe ser nuestro comportamiento en toda situación.

b) El Espíritu Santo puede mostrarnos lo que es bueno y lo que es malo.

c) Los cristianos deben separarse de otros cristianos cuyas normas de conducta son diferentes de las de ellos. d) Si juzgamos a otros con un espíritu áspero, Dios nos

juzgará a nosotros de la misma manera.

e) Debemos tratar de que otros cristianos vivan de acuerdo con nuestras normas de conducta.

11 ¿Cuál principio ha aprendido usted en esta lección acerca de

cada uno de los siguientes puntos? a) Conducta cristiana . . . . b) Legalismo . . . . c) Tolerancia . . . .

(52)

E l c r i s t i a n o e n s u c o m u n i d a d

50

Verifique sus respuestas

7 b) La adoración conjunta con otros cristianos y la participación con ellos nos fortalece y edifica en el Señor.

1 Las declaraciones a) y b) son correctas.

8 Los principios de separación se ven en a), b), f), y g). 2 Crecemos espiritualmente.

3 Nos ayudan a crecer espiritualmente y obtenemos un mayor espíritu de comunidad.

9 Sigamos lo que contribuye a la paz; recibirnos unos a otros. 4 Su respuesta. Cualquiera de las siguientes: Por dirección

divina; por comprensión de la Palabra de Dios; por nuestras necesidades; por otros cristianos; por los incrédulos.

10 Las declaraciones b) y d) son correctasa. 5 a) los Diez Mandamientos.

b) amor.

c) le amamos a Él y queremos obedecerle. d) corazones.

11 Su respuesta. He aquí algunas posibles respuestas: a) Hemos de permitir que la Biblia sea nuestra guía en

áreas donde nos da dirección específica, y pedirle al Espíritu Santo que nos guíe en otras áreas.

b) Debemos permitir que la ley de amor de Cristo dirija nuestras acciones, en lugar de seguir una lista de reglas. c) Debemos aceptar a aquellos cuyas opiniones difieren de

las nuestras y pedirle al Espíritu Santo que los guíe. 6 b) cuando acepté a Cristo como mi Salvador mi naturaleza

(53)
(54)

52

LE C C IÓ N

4

Firmeza moral en

comunidad

—Gracias, y aquí está su cambio.

—Pero, señor, usted me dio cambio de más. Aquí tiene. —Tiene razón. ¡Usted es muy honesto! ¡Muy pocos harían lo que usted hizo!

—¡Pero yo soy cristiano, y la Biblia me enseña que debo ser honesto siempre!

A usted probablemente le haya ocurrido algo similar. ¿Ha demostrado algún elevado principio cristiano, cuando bien pudo haber hecho lo contrario? Adoptar una posición de firmeza moral es un ejemplo de cómo se demuestra un verdadero espíritu de comunidad.

(55)

El plan

A. Firmeza moral y la Palabra de Dios B. Firmeza moral y la tradición C. Firmeza moral y las leyes civiles

Los objetivos

1 Comprender la importancia de adoptar una posición firme en favor de lo recto.

2 Explicar cómo puede usted usar la tradición en su comunidad para honrar al Señor.

3 Identificar las formas de mostrar actitudes cristianas hacia las funciones de la comunidad.

A. f

irmEzA morAl y lA pAlAbrA dE dios

Objetivo 1. Comprender la importancia de adoptar una posición

firme en favor de lo recto.

El apóstol Pablo insta: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo” (Efesios 6:11). ¿Qué significa estar firme? ¿Acaso significa sólo

oponerse a algo, o también estar en favor de una cosa? En la

mayoría de los casos, la Biblia nos alienta a permanecer firmes contra ciertas cosas. Por supuesto, como cristianos estaremos

en favor de lo piadoso. Desearemos hacer lo recto. Permanecer

firme significa obedecer la voluntad de Dios como la ha aprendido de las Escrituras.

En el versículo bíblico citado, se nos exhorta a vestirnos con la armadura de Dios. Una armadura, en términos militares, se refiere a una vestidura metálica que sirve para proteger el cuerpo. Observe que se nos dice que debemos vestirnos con esa armadura para poder estar firmes contra las asechanzas del diablo.

La armadura de Dios se le ofrece a usted para que se proteja. Pablo menciona cada pieza de la armadura para ilustrar

Figure

Actualización...

Referencias

Related subjects :  Vida cristiana