Capitulo 2: Marco Teórico

Texto completo

(1)

Como hemos podido constatar en el capitulo anterior existe un continuo proceso de cambio en el entorno económico, en el cual la aceleración del proceso de globalización y el desarrollo de la economía del conocimiento vienen actuando como motores, esto ha propiciado un enfrentamiento sistemático de la empresa con el reto que supone la salida a mercados exteriores (Escolano y Belso, 2003). Bajo estas circunstancias las autoridades en materia de política económica alrededor del mundo y de todos los niveles, han comenzado desde hace algunos años a fomentar la salida al exterior de sus pequeñas y medianas empresas.

 

De igual forma por el lado de la investigación económica, la aparición de cada vez más trabajos relacionados con la internacionalización de las empresas y en especial de las PYMES, nos permiten tener diferentes perspectivas con relación a este tema. En este enfoque teórico sobre el papel internacional de las PYMES, debemos tener en cuenta, de que de la gran mayoría de las perspectivas se enfocan a la actividad exportadora, Fernández y Nieto (2005) señalan que esto se debe a dos motivos, principales, el primero de ellos, el hecho de que abordar la totalidad de los posibles modos de entrada a través de los cuales una empresa puede penetrar a mercados exteriores supondría una tarea sumamente compleja. Y en segundo lugar, porque la actividad comercial de las PYMES consiste principalmente en la exportación e importación de bienes y servicios, por lo tanto los otros modos de entrada son muy poco practicados tal y como la Comisión Europea (2003) señala en su Observatorio de la PYME, que indica que existen seis veces más PYMES exportadoras que empresas con otro grado de internacionalización y aunque esta afirmación no puede ser aplicada en todas las regiones, es capaz de mostrarnos con gran certeza el tamaño que representan las firmas exportadoras, frente a las que poseen otro tipo de acceso a mercados exteriores.

Aun así muchos trabajos desde tiempos incluso de Adam Smith, David Ricardo y otros autores como E. Heckscher, o P. Samuelson, han exteriorizado un creciente interés por ofrecer una interpretación global de un fenómeno como el Comercio o Intercambio Internacional, fue entonces cuando al final de la segunda mitad del siglo veinte, autores como Vernon, Hymer o Caves con ópticas como las del Ciclo de Vida del Producto y la teoría de la organización Industrial, intentaron lograr un modelo explicativo de conjunto para el fenómeno de la Internacionalización (Claver y Quer, 2001). Posteriormente, pese a la importancia y vigencia de estas aportaciones, hoy en día según Escoleno y Belso (2003) parecen ser cinco las aproximaciones capaces de lograr un mayor nivel de interpretación del comportamiento de las PYMES en su salida a los mercados extranjeros: la teoría de la internalización (Buckley y Casson, 1976), el

(2)

modelo escandinavo o de Uppsala-Johanson-Vhalme (Johanson y Vhalme, 1977), el paradigma ecléctico (Dunning,

1981), el diamante de Porter (Porter, 1991) y las aportaciones actuales generalmente

realizadas desde el ámbito de la dirección estratégica de empresas.

La primera de estas aproximaciones, la teoría de la Internalización, parte de la existencia de imperfecciones en los mercados, sobretodo de productos intermedios. Dichas imperfecciones propiciarán una demanda progresiva de transacciones de productos intermedios para asegurar el crecimiento internacional de la empresa. Este proceso de crecimiento internacional es como consecuencia de la búsqueda de mayores niveles de eficiencia en la actividad Buckley y Casson (1976). La segunda de estas teorías, con mayor interpretación del comportamiento internacional PYMES según Escoleno y Belso (2003), es el modelo escandinavo o de Uppsala, propuesto por Johanson y Vhalme, dicho modelo representa a la expansión internacional de la firma como un proceso evolutivo y gradual, es decir, siguiendo esta hipótesis existirían una serie de etapas que llevarían a la empresa a comenzar su aventura internacional y cada una de estas etapas supondría mayor implicación de la empresa en los mercados internacionales (Johanson y Vhalme, 1977). No obstante que para muchos ha representado el modelo ideal o han basado sus propios estudios en las afirmaciones de Johanson y Vhalme, la dificultad de observar la secuencia completa, ordenada y progresiva en todos los casos de internacionalización ha ocasionado que dicha teoría sea criticada por sus alcances por varios modelos teóricos actuales. (Alonso, 1993).

El tercer enfoque nombrado por Escoleno y Belso (2003), es el inspirado por Dunning (1981) y conocido como paradigma ecléctico, dicho enfoque pretende construir una teoría general acerca de la internacionalización mediante las aportaciones de varios trabajos existentes, sin embargo como señalan Alonso (1993) y Welch (1988) su intención queda limitada por el sesgo que este enfoque realiza hacia la inversión directa en el extranjero. Para Dunning existen tres factores definitorios de la capacidad y disposición de la empresa a salir a los mercados exteriores: la posesión de una ventaja competitiva, decidir sobre rentabilizar la ventaja mediante la internalización o cederla a otras firmas y la decisión y disposición para determinar si es más beneficioso para la firma explotar dicha ventaja con factores locales o servir a los mercados extranjeros por la vía de la exportación.

La cuarta teoría de importancia, es la propuesta de Porter en el año de 1991, mediante una investigación Porter explica porque en una determinada nación existe un grupo de empresas que alcanzan el éxito competitivo a nivel internacional. Mediante un modelo de cuatro variables genéricas (condiciones de la demanda, sectores relacionados y de apoyo, dotación de factores y estrategia/rivalidad de las empresas) y

(3)

dos variables adicionales (papel del gobierno y causalidad), Porter afirma que el éxito internacional de un sector productivo o grupo de empresas, depende de la combinación interactiva de dichas variables.

Finalmente Escoleno y Belso (2003) señalan como quinta aportación el enfoque de redes, dicha teoría parte del hecho de que las firmas forman parte de un amplio conjunto de relaciones con clientes, proveedores, instituciones, competidores, entre otros. Esta aglomeración de relaciones, conectan a todos los miembros de un sistema y se denomina, network o red (Rugman, 1993). Por lo tanto, el grado de internacionalización de la empresa está en función no solo de sus propias características y estrategias si no también en función del nivel de internacionalización alcanzado por la red.

2.1 La importancia de un Marco Teórico Integrador

En los últimos años han surgido muchos trabajos que proponen tener un marco integrador de las teorías de la Internacionalización que pudiera ser aplicable a las PYMES, Nuñez (2005) por una parte propone agrupar a las teorías en tres dimensiones, la primera dimensión hace referencia a seis líneas de investigación acerca de la temática de la internacionalización. El enfoque teórico de las Fases, Procesos y Ciclo de Vida de las empresas que se internacionalizan, el enfoque de las Redes y Relaciones, el enfoque Estratégico, el enfoque de Recursos, Conocimiento y la Información, el enfoque de la Cultura y Multinacionalidad y el enfoque de la Inversión Extranjera Directa y Crecimiento Económico. La segunda dimensión analiza el tipo de empresa según su origen. Estas pueden ser Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) incluyendo en este grupo a las Born Globals, Empresas Familiares y Empresas en Industrias de alto crecimiento, como las tecnológicas (Nuñez y Masson, 2005). Y la tercera dimensión estudia los tipos de internacionalización como el caso de los estudios enfocados a las Empresas Exportadoras, Empresas Born Globals, empresas cuyas formas de internacionalización son las Alianzas Estratégicas, y empresas con otros Modos de Entrada Internacional.

Por otra parte Aragon y Monreal (2006) agrupan a las teorías más importantes en cuatro perspectivas, la primera es la perspectiva económica que agrupa a todas las teorías que describen a la internacionalización como un fenómeno basado en costes y ventajas económicas. En segundo lugar, en la perspectiva por proceso, según los mismos autores, se encuentran las teorías que conciben la internacionalización como un proceso de compromiso incremental de aprendizaje basado en la acumulación de conocimientos y el incremento de recursos comprometidos en los mercados exteriores. En tercer lugar, los mismos autores engloban bajo una perspectiva estratégica las teorías que buscan la mejor adaptación posible entre las

(4)

capacidades de la empresa, sus recursos y los objetivos del mercado. En esta perspectiva estratégica se reconoce la heterogeneidad empresarial existente en el mercado y el propósito mismo de la estrategia por sostener esta heterogeneidad.

Finalmente, Claver y Quer (2001) también nos brindan un marco integrador bastante interesante en relación a la internacionalización de las empresas, dicho trabajo intenta ofrecer una visión de la internacionalización desde la perspectiva de la dirección estratégica, integrando aportaciones de la literatura procedentes de diferentes perspectivas dentro de la secuencia estratégica de la expansión internacional de las empresas, es decir desde el análisis y formulación de la estrategia hasta la implantación y el control de la misma. Evidentemente como los autores señalaron en su trabajo, es imposible afirmar que todas las empresas consideren relevantes las afirmaciones y el proceso de planeación estratégica tal y como lo exponen Claver y Quer en su trabajo, por lo tanto su modelo necesita aun de investigación de tipo empírica para que nos pueda relevar los alcances reales, pero aun así resulta ser un gran paso hacia la integración por la vía estratégica de las diferentes teorías y modelos relacionados con la internacionalización de las empresas.

Como nuestro trabajo no pretende realizar o analizar estrategias para sectores determinados dentro de las PYMES, el modelo de Claver y Quer resulta ser adecuado para establecer de una manera sencilla y sobre todo aplicativa, como las diferentes perspectivas teóricas pueden ser útiles para la actividad estratégica de las empresas. Por tanto en las próximas líneas procederemos a revisar de una manera muy sencilla y rápida lo que estos autores nos proponen como modelo integrador. El punto de partida del proceso es determinar qué objetivo se persigue. “La decisión de internacionalizarse puede estar motivada por pretensiones diversas: superar la madurez del mercado doméstico; aprovechar el crecimiento de la demanda exterior; buscar una demanda de mayor calidad en el extranjero; aprovechar alguna ventaja de localización para aminorar; seguir a un competidor nacional que se ha internacionalizado o contrarrestar el ataque de uno extranjero; localizarse cerca de los proveedores; diversificar el riesgo; o, de un modo más general, tratar de adaptarse a una realidad incuestionable del entorno actual como es la globalización” (Claver y Quer, 2001).

Una vez que la firma determino sus objetivos, existen tres dimensiones en las cuales deben basar su competitividad internacional; el país de origen y destino, el sector y las características internas propias. Porter como lo habíamos visto ya anteriormente plantea con su modelo del diamante 6 determinantes de las cuales, las cuatro genéricas deben ser analizadas como determinantes presentes en los países de origen de las estrategias de internacionalización, Grant (1991) de igual forma explica que se puede explorar con mayor profundidad la influencia de las naciones sobre los resultados competitivos de las empresas. Por

(5)

otra parte analizando al país de destino, el Modelo del Ciclo de Vida del Producto (Vernon, 1979), estudió los factores que deben incluir los principales aspectos relacionados con la elección del país de destino, en este mismo sentido Dunning (1981) estudio los factores que pueden constituir una ventaja de localización, como el tamaño del mercado, la disponibilidad, la cultura nacional, el entorno legal y ambiental, el riesgo de cambio, la infraestructura del país y diversos tipos de costos. Frente a estos factores, estudios como los hechos por Hofstede (1991) en el contexto de la cultural nacional, señalan cinco dimensiones de la cultura que influyen en la transferencia de métodos de trabajo de un país hacia otro: distancia al poder, aversión a la incertidumbre, individualismo (valoración de comportamientos individualistas o colectivos), masculinidad (predominio de valores sociales considerados como masculinos o enérgicos y femeninos o de valores) y orientación al largo plazo frente al corto plazo. Por otra parte el dominio del marco legal del país de destino, es de suma importancia, ya que brinda un panorama acerca de la seguridad, transparencia, regulaciones laborales, cargas impositivas tal y como lo señalan Duran y Belohav (1990). De igual forma un factor más a considerar seria el riesgo monetario que pudiera representar esta actividad en el extranjero (Durán, 1990). Otro riesgo estudiado por Duran (2001), es aquel correspondiente al marco social, cultural, legal, económico y político, agrupado en el llamado riesgo país.

Posteriormente después del análisis del país de origen y destino para la estrategia internacional, se deben considerar factores sectoriales, vistos desde el punto de vista de la demanda (si existe la posibilidad de sustituir fácilmente los productos nacionales por importados) y desde el punto de vista de la oferta (si lo fabricantes pueden dirigir sus productos hacia los mercados exteriores) (Grant, 1996).

Un tercer factor a considerar, es la empresa y su visión interna, dicha visión ha hecho que teorías como la de los Recursos y Capacidades, se vuelvan muy importantes, pues destaca la influencia que tiene los recursos y capacidades que poseen las empresas para explicar la obtención de diferentes resultados a lo largo del tiempo y sobre varias estrategias. En este sentido, “la base para justificar la expansión de las actividades de la empresa hacia nuevos productos o mercados radica en el exceso de recursos y capacidades susceptibles de múltiples usos y para los cuales el mercado muestra importantes imperfecciones” (Ventura, 1994). En este contexto, la adaptación al sector, la eficiencia global, la sensibilidad nacional, el desarrollo y transferencia de tecnología, y las habilidades directivas y organizativas se suelen considerar como las capacidades básicas para competir a nivel internacional (Canals, 1991; Bartlett y Ghoshal, 1991; Doz y Prahalad, 1988). Por lo tanto la ventaja competitiva no puede descansar en una capacidad única, ya que el desarrollo de varias capacidades proporciona una serie de diversas ventajas sobre los competidores (Mascarenhas y Jamil, 1998)

(6)

El siguiente paso después del análisis estratégico de la información, es la adopción por parte de la empresa de tres decisiones esenciales como señalan Claver y Quer (2001), la modalidad de entrada, la forma de competir y el manejo de las áreas funcionales. Al igual que en los párrafos precedentes, recogemos los diferentes enfoques y los integramos en base a la formulación estratégica.

Las estrategias de entrada en los mercados exteriores pueden ser agrupadas en tres bloques, la exportación, acuerdos o alianzas contractuales y la inversión extranjera directas (Jarillo y Martínez, 1991). “La interacción de la empresa con el país anfitrión adopta distintas formas debido a la diferente naturaleza del flujo de intercambios en cada caso: bienes y servicios (en la exportación); a los que se añaden conocimientos (en los acuerdos contractuales); y a todo lo cual se añade capital (con la IDE)” (Claver y Quer, 2001). En la elección de la estrategia internacional de entrada influyen diversos factores, tanto desde un punto de vista interno como externo, entre estos factores sin duda resaltan los costes de transacción que según Anderson (1986) son minimizados mediante la internalización de la estrategia; además de los costes de transacción, es importante el valorar la compatibilidad que existe entre las rutinas o acciones de la empresa y aquellas que son necesarias para tener éxito en cierto mercado (Claver y Quer, 2001).

En segundo término, la decisión enfocada hacia las estrategias competitivas internacionales, Claver y Quer (2001) mencionan que hay dos dimensiones que han sido consideradas como básicas, la eficiencia global y la sensibilidad nacional. De igual forma dentro de este enfoque realizado a las estrategias competitivas, los autores mencionan la importancia que ha tenido el surgimiento desde el marketing de las estrategias de homogeneización (Buzzell, 1968) o de diferenciación como mencionan Porter y Rudden (1982) quienes plantean que para tener éxito, la empresa debe dejar de ser un competidor multi-doméstico, y con esto permitir la actuación libre e independiente por parte de las subsidiarias, formulando una estrategia coordinada para ellas.

La tercera decisión que debe tomar la empresa en esta fase señalada por Claver y Quer (2001), es el diseño de la estructura organizativa internacional y como lo mencionan los mismos autores este aspecto se sitúa dentro de un enfoque contingente, pues no existe una forma única de organizar las actividades internacionales. Dicha estructura depende de factores propios de la empresa como su tamaño, sus actividades, su forma jurídica y su estructura entre otras, también depende de las relaciones que tenga con otras empresas, es decir del alcance de sus redes, su alcance geográfico y las metas y estrategias planteadas desde el inicio de la estrategia. El comienzo de las actividades internacionales por parte de la empresa exige una adaptación sin duda, de la estructura de la misma hacia las necesidades de la gestión  

(7)

internacional (De la Rosa, 1996). Al principio del proceso, las actividades y estrategias suelen ser canalizadas hacia un departamento constituido dentro de la empresa y este puede ser considerado como el detonador de una reconfiguración estructural en miras de ampliar y solidificar sus actividades en el extranjero (Claver y Quer, 2001).

2.2 Consideraciones Finales del Capitulo.

Retomando lo dicho en el párrafo anterior acerca de que no existen formas y estrategias únicas que sean universalmente validas para las actividades que desean comenzar las empresas a nivel internacional y sobre todo las PYMES. La aparición como se ha detallado anteriormente de diversos trabajos de tipo integradores que pretenden visualizar desde un punto teórico la internacionalización de todo tipo de empresas, algunos enfocados más a las grandes firmas y otras con alcances a las micros, pequeñas, medianas e incluso a otro tipo de firmas como las “Born Global” (empresas dinámicas e internacionalizadas al poco tiempo de su fundación; Gherghiu, 2004); nos ha permitido darnos cuenta del aumento en el número creciente de empresas que han comenzado su proceso de internacionalización (Rialp y Knight, 2005).

Este crecimiento como hemos ya señalado, esta dado por el ambiente internacional que ha permitido la apertura y la expansión de estas firmas, producto de esto y de la actual crisis mundial no debemos dudar de que en los próximos años aparecerán mas estudios sobre la internacionalización de las PYMES, desde otros enfoques o agrupando los ya existentes, por lo tanto es importante señalar a las futuras investigaciones, la trascendencia de extender sus estudios a países emergentes como es el caso de las economías de Asia, Latinoamérica, el sur de África y Europa del Este principalmente, pues aunque ya existen estudios sobre las PYMES en estas regiones, los resultados aun han sido pobres en comparación a los estudios realizados en Estados Unidos y en la Unión Europea sobre todo.

De igual forma resultaría muy útil, realizar cada vez mas estudios de tipo longitudinal que puedan profundizar más en los resultados que han tenido sobre las PYMES, por una parte los programas gubernamentales y por otra parte las estrategias de cualquier ámbito incluyendo las de internacionalización realizadas por las empresas y por los grupos empresariales, durante un cierto tiempo determinado (Zahra S.A., 2003).

Así mismo tras el surgimiento y empoderamiento de una economía cada vez mas enfocada al conocimiento resulta necesario explorar más profundamente el proceso entre empresas que facilitan o

(8)

restringen la creación, transferencia y utilización de conocimiento (Karlsen T. et. al. 2003). Del mismo modo, en la actualidad existen empresas que desde su creación tienen actividades en el extranjero (Born Globals), saliéndose del esquema establecido por la Teoría de Fases de Internacionalización o del Modelo Upssala, en este sentido, es necesario que dichas empresas comiencen a ser mas estudiadas desde puntos de vista teóricos y empíricos, lo mismo sucede con otras formas de internacionalización que han tomado relevancia en estos últimos años, como las subsidiarias, las filiales, la inversión extranjera directa, los joint ventures, el sistema de franquicias entre otros, que necesitan ser más estudiados, no solo persiguiendo objetivos para establecer modelos teóricos y de ayuda estratégica para las empresas, sino también con el objetivo de que los programas de los diversos sectores industriales, universidades y sobre todo de los gobiernos puedan enfocarse a otros tipos de salida al mercado internacional por parte de las empresas y que permitan el desarrollo de esta economía de intercambio ya no solo de bienes y servicios, sino también de sistemas financieros, redes y sobre todo de conocimiento.

Es por eso que en el siguiente capítulo se analizara la situación de las PYMES en nuestro país, su relevancia para la economía nacional y como el ambiente internacional ha influido en ellas. Asimismo se analizaran los principales motores que impulsan a las PYMES a iniciar su aventura internacional y las barreras a nivel externo e interno a las cuales se enfrentan estas empresas en México. Con la ayuda de estudios realizados por parte de la Secretaria de Economía, Instituciones Educativas y de otras organizaciones se podrá dar al final del capítulo un panorama general sobre la importancia de las PYMES en México y sobre todo sobre sus capacidades para poder incursionar en el mercado internacional.

(9)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :