Artistas en el mundo de los Insectos

Texto completo

(1)

Artistas en el mundo de los Insectos

Las mariposas y polillas son reconocidas como unos insectos bellos e inofensivos. Se las encuentra en todos los hábitats posibles, desde las cimas de las montañas hasta la más oscura de las junglas, en desiertos e incluso en nuestros hogares. Incluyen algunos de los insectos mas coloridos, muchos de los cuales tienen tras de sí historias increíbles.

SG.

MLP

(2)

Las mariposas y polillas pertenecen al orden de los lepidópteros (Orden Lepidoptera), un nombre que nos proporciona una pista de la principal característica del grupo: “escamas en las alas” (lepis: escama; pteron: ala). También son un ejemplo de metamorfosis, pues la transformación desde oruga a pupa y luego a mariposas o polilla adultas de grandes alas, es de las más dramáticas, repentinas y sorprendentes.

Por lo general pensamos en las mariposas como insectos diurnos con antenas en forma de masas y alas de colores brillantes y en las polillas como insectos con antenas de formas variadas que son nocturnas. Esta diferencia se ha utilizado como base para dividir el orden en Heterocera (polillas) y Ropalocera (mariposas) pero se trata de una división artificial. En primer lugar, algunas polillas como las halconeras y las silvicultoras (familia Zygaenidae) y las sudamericanas Castniidae, son diurnas, de colores brillantes y también tienen antenas en forma de masa. En segundo lugar, un detallado estudio de la estructura demuestra que muchas polillas (incluso sin esos rasgos) están en realidad más relacionadas con las mariposas que con otras polillas. Es mejor considerar la división como algo más bien coloquial, en vez de una división primaria de los lepidópteros.

Los lepidópteros son uno de los grupos más numerosos de insectos (junto con himenópteros, coleópteros y dípteros), se calcula que presenta unas 200.000 especies descriptas. Sin embargo, a pesar de su espectacular variedad de tamaños, desde las más diminutas polillas nepticúlidas, con una envergadura alar de 3 mm, hasta la gigantesca envergadura alar de 32 cm de la polilla nocturna sudamericana Thysania agripina, tanto adultos como larvas, comparten el mismo tipo de cuerpo. Su registro fósil, data de hace 100 millones de años, de mediados del Cretácico. Es posible que esta fecha suponga subestimar la antigüedad del orden ya que los fósiles de lepidópteros son raros y escasos, apareciendo como fragmentos o insectos enteros conservados en ámbar. Están estrechamente asociadas a las plantas con flores y es posible que la evolución y subsiguiente explosión de éstas a mediados del Cretácico fuera seguida por un incremento en el número y la diversidad de las especies de mariposas y polillas.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS

Las alas recubiertas por escamas es la característica más

notable de los lepidópteros, como se observa con facilidad cuando se tiene en la mano una mariposa o una polilla, el fino polvillo que se desprende está compuesto por diminutas escamas, que también recubren otras partes de su cuerpo. Bajo éstas, las alas son estructuras vidriosas y transparentes, como en los otros insectos, con una fuerte red de venas que se llenan de aire y fluido cuando el adulto emerge de la pupa. Las escamas que recubren el cuerpo de las mariposas y polillas suelen estar modificadas. Las de la cabeza parecen pelos y pueden permanecer erguidas como una mata o pueden tener también forma de placa y ser aplanadas. En los machos

Experimentos llevados a cabo con la polilla emperador europea (Pavonia pavonia) han demostrado que los machos pueden detectar hembras desde 1,6 km o más de distancia. El olor de las hembras se ha fabricado en forma artificial y es empleado en las huertas para conducir a los machos en

MARIPOSAS Y POLILLAS Clase Insecta

Subclase Pterygota Orden Lepidoptera 180.000-200.000 especies agrupadas en 127 familias y 46 subfamilias

Distribución: en cualquier parte en la que haya vegetación, hasta la línea de las nieves perpetúas.

Tamaño: envergadura alar en los adultos 0,3-32 cm.

Características: por lo general, los adultos poseen alas recubiertas de escamas superpuestas y escamas modificadas que recubren el resto del cuerpo y las patas; poseen una probóscide o “lengua”, para alimentarse. Las defensas habituales incluyen camuflaje, espinas o pelos irritantes, sabor repugnante o venenoso.

Ciclo de vida: metamorfosis completa: huevo-larva-pupa- adulto; las larvas por lo general, poseen piezas bucales masticadoras.

Nivel de conservación: especies de lepidópteros, incluidos las mariposas rosas de Sri Lanka y la polilla esfinge de pradera aparecen en la actualidad como críticamente amenazadas; otras 36 especies como amenazadas y 116 como vulnerables.

(3)

reúnen en bolsas especiales a los lados del abdomen, que se alzan para diseminar el olor durante el cortejo.

Los tres rasgos más evidentes de la cabeza de los lepidópteros son las antenas, la probóscide o espiritrompa y los grandes ojos compuestos. Las antenas son características del grupo y funciona como órganos táctiles y quimiorreceptores. En algunas mariposas y polillas están compuestas por segmentos cortos y simples, pero en otras pueden llevar delicados pelos (están “ciliciadas”) o poseer segmentos extendidos en largos filamentos para darle un aspecto de peine o plumas (“pectinadas” o “plumosas”). El dimorfismo sexual de muchas especies de polillas esta dado por las antenas: en machos son pectinadas, mientras que en las hembras son simples.

La probóscide o espiritrompa esta enrollada bajo la cabeza cuando el insecto está descansando, pero cuando se alimenta se extiende. Un canal recorre su interior, de modo que el órgano funciona como un pajita flexible para beber el líquido que se chupe, sobre todo néctar. La longitud de la probóscide varia, en la familia Micropterigidae está ausente por completo y estas diminutas polillas poseen mandíbulas masticadoras que utilizan para comer granos de polen (también ciertos tejidos con los que se confeccionan la ropa). En otras polillas (Lymantridae) los adultos han perdido la probóscide y no se alimentan. Las espiritrompas más largas, las encontramos en las polillas halcón o esfinges (Sphingidae) que pueden alcanzar una longitud de hasta 32cm. La coevolución de los lepidópteros y las plantas con flores ha creado una enorme cantidad de estrechas relaciones entre las polillas, las mariposas y las flores.

Muchas polillas diurnas y mariposas poseen una visión excelente y pueden detectar movimientos y un amplio espectro de colores, esto es debido a que los ojos compuestos de los lepidópteros poseen entre 12.000 y 17.000 facetas individuales u omatidios capaces de ver parte del espectro. Además de estos ojos compuestos, los

adultos también poseen unos cuantos ojos simples u ocelos en la parte posterior de la cabeza, a menudo ocultos por escamas. Su función no está muy clara, pero pueden tener que ver con

controlar el nivel general de luz.

Una de las propiedades más sobresalientes de las mariposas y polillas es el mimetismo. Toman colores, dibujos, formas o posturas de otros animales e incluso plantas, con la finalidad de protegerse de los ataques de depredadores. La coloración aposemática o de advertencia, es aquella en la que las mariposas presentan colores vivos (naranjas, rojo, amarillo) contrastando con partes oscuras o claras. Esta coloración indica, generalmente la presencia de veneno o sabor desagradable para los depredadores. Otro método de protección, muy difundido entre las mariposas y polillas, incluye el comportamiento críptico o camuflaje, es decir imitar la forma y/o la postura de animales y plantas.

La polilla halcón colibrí (Macroglossum, significa “lengua larga”)se mantiene en vuelo estacionario mientras chupa el néctar de las flores. La asociación entre la longitud de la probóscide y los lepidópteros permitió a Darwin en 1822 predecir la existencia de una polilla que podría polinizar a la orquídea cometa (Angreacum sesquipedale) con un espolón floral de 32 cm.

Esta predicción demostró ser correcta cuando descubrió a la Xanthopan morgani, que en efecto posee la probóscide necesaria para realizar el trabajo.

El género Danaus, contiene una sustancia toxica de sabor amargo derivada de su alimentación en estado de larva, las mismas, si son ingeridas en gran cantidad pueden causar la muerte de aves.

(4)

CAVIAR DE INSECTOS El huevo

Los huevos de lepidópteros son extremadamente variados en su forma. Las estrategias de depositar huevos van desde una distribución aleatoria de miles de pequeños huevos hasta una cuidadosa puesta de cantidades pequeñas. Pueden ser extremadamente resistentes a

cambios climáticos, y muchas especies poseen huevos de latencia, que pasan el invierno para eclosionar en primavera. Unas cuantas especies, tienen huevos que eclosionan dentro del oviducto de la hembra, con lo que estas “dan a luz” larvas.

Esta característica se detecto por primera vez en la polilla australiana Monopsis meliorella.

El estadio de huevo es muy vulnerable para los lepidópteros, por lo que utilizan varias defensas. Una causa común de muerte para los huevos es el ataque de una avispa parasitoide. Muchos huevos son venenosos y a su vez éstos son imitados por otras especies de mariposas para evitar a los depredadores.

La polilla Abantiades magnificus es famosa por depositar hasta 18.000 huevos diminutos, mientras que la Quinta cannae sólo pone 20 o 30.

(5)

MAQUINAS DE COMER Las orugas

Los estadios larvales de lepidópteros poseen estructuras y comportamientos muy distintos. Con pocas excepciones las orugas poseen piezas bucales masticadoras ya que pasan la mayor parte del tiempo alimentándose.

La mayor parte de las orugas poseen a la vez patas verdaderas y falsas, si bien en algunas especies, la mayoría o todas ellas se han pedido. Hay tres pares de patas verdaderas y por lo general cinco pares de falsas patas carnosas, denominadas

“propatas”. Cada falsa pata, puede agarrar superficies de hojas o tallos mediante un anillo de ganchos, llamados “crochet”, situados en su base.

La mayoría de las orugas pueden producir seda, utilizando para ello un par de glándulas especializadas cercanas a las piezas bucales. Según la especie, utilizan la seda para propósitos distintos, desde ayudar a mantener unido un tubo alimentario, hasta fabricar capullos para pupa.

Las orugas son muy vulnerables a la depredación y la mayoría utilizan varias estrategias diferentes para protegerse: confundiéndose con el paisaje o escondiéndose dentro de los tejidos de una planta. Uno de los métodos más habituales es sencillamente el uso de tonos de verde para recortar su silueta en el ambiente.

La forma de las orugas combinadas con el color es un medio excelente de camuflaje.

Ciertas larvas de polillas parecen ramitas, hasta el extremo de presentar imperfecciones y nudos para parecerse a las de verdad. Una forma habitual de defensa para las orugas es estar recubiertas de pelos o espinas afiladas; se sabe que son extremadamente irritantes para muchos pájaros y lagartos depredadores, que por lo general evitaran a este tipo de orugas. Sin embargo la estrategia más efectiva de todas es utilizar las fitotoxinas naturales de las plantas de las que se alimentan.

En las polillas geométridas, dos o tres de los pares centrales de propatas se han perdido, dejando solo los pares posteriores, y la oruga camina curvándose. Este comportamiento larval le da al grupo su nombre, pues geometrei en griego significa “medir la tierra”.

Las orugas de muchos Sphingidae muestran sus grandes ojos simulados y comienzan a mover la cabeza de lado a lado.

Este comportamiento, muy parecido al de las serpientes, parablemente sirve para evitar a los depredadores más pequeños y nerviosos.

(6)

RAROS PROTAGONISTAS DEL CINE Las crisálidas o pupas

En las pupas o crisálidas, las larvas sin alas y masticadoras sufren la transformación que las convertirá en un adulto alado. Algunas pupas poseen mandíbulas funcionales que ayudan a romper el capullo antes de que el adulto emerja. En la mayor parte de los grupos, la pupa no es más que una funda dura, marrón y tejida, que limita sus movimientos a algún contoneo ocasional de los segmentos abdominales. Este estadio pupal puede durar un año o más en algunas especies. En las polillas, la pupa a menudo está protegida por una funda de seda o por haberse formado bajo tierra o en el interior del tejido de la planta.

En las mariposas por lo general la pupa queda expuesta y confía en su forma y color para evitar a los depredadores. La mayor parte de las especies de mariposas, poseen pupas que cuelgan, en un capullo de seda, de una serie de ganchos del último segmento de la funda pupal. Estos ganchos están unidos cuando la oruga se deshace de su última piel mediante un acrobático coletazo, dejando ver la funda que hay debajo. Muchas crisálidas están adornadas con marcas metálicas brillantes, espinas, cuernos y otras estructuras que ayudan a camuflarlas. Las polilla o mariposa emergente primero rompe la fuerte funda e inhala para introducir aire en su tracto digestivo; una vez fuera de la funda, a menudo tras un lento arrastrar para alejarse del suelo o trepar a un arbusto, el adulto utiliza aire para inflar sus alas y seguidamente permite que se “sequen”. Durante la transformación de oruga a adulto se acumulan una serie de productos de desecho que en caso de emergencia se lanzan en forma de un líquido llamado meconio.

Ejemplos de pupas o crisálidas de mariposas y polillas.

(7)

CICLO DE VIDA DE LAS MARIPOSAS

El ciclo de vida de las mariposas y polillas, es una secuencia de extraordinarias transformaciones.

Del huevo sale una oruga, que crece mientras va cambiando sucesivamente de piel. En el último estadio larval se convierte en pupa, deshaciéndose de su última capa de piel, y el adulto sale de una pupa inmóvil.

(8)

DIETA

Los lepidópteros han evolucionado junto a las plantas generándose un enfrentamiento continuo entre éstas y los insectos que se las comen. Las defensas de las plantas son a menudo evidentes y físicas, como las espinas o las hojas duras. Sin embargo, la verdadera batalla no se ve, pues tiene lugar en el nivel químico de la planta.

La mayor parte de las especies de lepidópteros confían en un número relativamente pequeño de plantas para alimento de las larvas y si se vieran privados de ellas morirían. Las orugas no comienzan a alimentarse hasta que detectan la mezcla adecuada de compuestos vegetales. Todas las plantas contienen uno o más compuestos destinados a ser tóxicos para los animales. Estos pueden por ejemplo, bloquear el proceso digestivo, lo que ha hecho que cada especie de lepidópteros se haya desarrollado para tratar con distintos tipos de componentes vegetales, desarrollando medios para enfrentar a las toxinas o para almacenarlas en su cuerpo y utilizarlos en su propia defensa. Si no encuentran sus “plantas alimento”, no comerán o serán incapaces de digerir otras plantas.

El néctar de las flores ofrece una pobre nutrición a las mariposas adultas, que no se alimentan de nada mas, por ello necesitan consumir una gran cantidad para desarrollar sus actividades. En algunas especies, las orugas pueden acumular reservas para que el adulto pueda poner una buena cantidad de huevos o reparar tejidos corporales dañados.

Algunas mariposas del género Heliconius, habitantes de América Central y del Sur, comen aminoácidos y proteínas derivados de granos de polen y gracias a estos, pueden llegar a vivir hasta 130 días, produciendo huevos la mayor parte del tiempo.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :