INFORME DE AUTOEVALUACION TERAPIA OCUPACIONAL

146 

Texto completo

(1)
(2)

ÍNDICE GENERAL

CAPÍTULO I: INTRODUCTORIO

3

1.1 Estructura del Informe de Autoevaluación 3

1.2 Características generales del proceso desarrollado y los resultados obtenidos 4

CAPÍTULO II: MARCO REFERENCIAL

5

2.1 Antecedentes de la Universidad Andrés Bello 5

2.2 Antecedentes de la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación 11

2.3 Antecedentes de la Carrera de Terapia Ocupacional 11

2.4 Propósitos de la Unidad y la Carrera 13

2.5 Modelo Educativo 14

CAPÍTULO III: EVALUACIÓN DE LA CALIDAD ENTREGADA

17

3. DIMENSIÓN PERFIL DE EGRESO Y RESULTADOS 17

3.1.1 - Criterio Perfil de Egreso 17

3.1.2 - Criterio Estructura Curricular 29

3.1.2 - Criterio Efectividad del Proceso de Enseñanza – Aprendizaje 48

3.1.4 - Criterio Resultados del Proceso de Formativo 60

3.1.5 - Criterio Vinculación con el Medio 73

- Síntesis evaluativa dimensión PERFIL DE EGRESO Y RESULTADOS 85

3.2 DIMENSIÓN CONDICIONES DE OPERACIÓN 87

3.2.1 - Criterio Estructura Organizacional, Administrativa y Financiera 87

3.2.2 - Criterio Recursos Humanos 104

3.2.3 - Criterio Infraestructura, Apoyo Técnico y Recursos para la Enseñanza 116 - Síntesis evaluativa dimensión CONDICIONES DE OPERACIÓN 129

3.3 DIMENSIÓN CAPACIDAD DE AUTORREGULACIÓN 130

3.3.1 - Criterio Propósitos 130

3.3.2 - Criterio Integridad Institucional 138

3.3.3 - Descripción del proceso de autoevaluación 142

- Síntesis evaluativa dimensión CAPACIDAD DE AUTORREGULACIÓN 146

(3)

CAPITULO I: INTRODUCTORIO

1.1.

ESTRUCTURA DEL INFORME DE AUTOEVALUACIÓN

El siguiente informe es el resultado del proceso de autoevaluación desarrollado por la Carrera de Terapia Ocupacional, en pos del mejoramiento de la gestión interna de sus mecanismos, orientados a asegurar la efectividad del proceso de formación de los alumnos, y en el logro del objetivo de la acreditación de la carrera bajo el sistema nacional de aseguramiento de la calidad.

El presente documento se encuentra organizado en cuatro capítulos generales, que exponen la evaluación realizada por la unidad y el comité de autoevaluación para efectos de acreditación.

El primer capítulo, refiere a un “Acápite Introductorio”, que da cuenta del marco general de análisis considerado por el equipo para el establecimiento de los juicios evaluativos declarados.

El segundo, denominado “Marco Referencial”, da cuenta del proyecto institucional de la Universidad Andrés Bello, de la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación y de la Escuela de Terapia Ocupacional. Todas ellas, configuran las principales características institucionales que, tanto docentes como estudiantes de la carrera, deben adscribir en relación al proceso de enseñanza y aprendizaje establecido.

Un tercer capítulo, titulado “Evaluación de la Calidad Entregada”, presenta la evaluación del proyecto educativo, en base al perfil declarado y los criterios generales para la evaluación de carreras profesionales, establecidas por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile), tal como se expone en el siguiente cuadro:

Fuente: Criterios Generales para la Evaluación de Carreras Profesionales, CNA-Chile.

El proceso evaluativo desarrollado por el Comité de Autoevaluación en esta sección comprendió la siguiente estructura de análisis: i) Descripción de la situación actual de la carrera y de los principales elementos que dan respuesta a cada criterio general establecido; una ii) Evaluación crítica de los elementos expuestos, en términos de sus mecanismos de aseguramiento de la calidad; iii) Evaluación de los resultados de la encuesta de autoevaluación aplicada a actores internos y externos de la carrera sobre la calidad percibida; y una iv) Síntesis evaluativa global, que pondera todos los elementos antes presentados , en términos de la efectividad de los mecanismos expuestos en el cumplimiento y logro del perfil de egreso declarado.

DIMENSIÓN I: PERFIL DE EGRESO Y RESULTADOS

1. Criterio Perfil de Egreso

2. Criterio Estructura Curricular

3. Criterio Efectividad del Proceso de Enseñanza–Aprendizaje

4. Criterio Resultados del Proceso de Formación

5. Criterio Vinculación con el Medio

DIMENSIÓN II: CONDICIONES DE OPERACIÓN

6. Criterio Estructura Organizacional, administrativa y financiera

7. Criterio Recursos Humanos

8. Criterio Infraestructura, apoyo técnico y recursos para la enseñanza

DIMENSIÓN III: CAPACIDAD DE AUTORREGULACIÓN

9. Criterio Propósitos

10. Criterio Integridad

(4)

Al final de cada dimensión, se entrega un balance general, en términos de fortalezas y oportunidades de mejoramiento detectadas.

Finalmente, el documento presenta un cuarto capítulo donde se expone el “Plan de Mejoramiento” que la carrera se compromete a realizar para superar las debilidades detectadas durante el proceso de autoevaluación.

1.2.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PROCESO DESARROLLADO Y LOS RESULTADOS

OBTENIDOS

El presente documento, junto con la Guía de Formularios que lo acompaña y la serie de anexos pertinentes, son el producto del proceso de autoevaluación desarrollado en el período 2012-2014por el Comité de Autoevaluación establecido por la unidad académica para tales efectos.

El análisis expuesto cumple con un doble propósito: i) Dar cuenta del estado de desarrollo de la carrera en las sedes de Santiago, Viña del Mar y Concepción, sobre la base de la estructura organizacional dispuesta y el soporte institucional; y, ii) Evaluar los mecanismos internos desplegados para asegurar un proceso formativo en pos del cumplimiento y logro del perfil de egreso.

De esta forma, el Informe examina las características generales del proyecto educativo implementado y los procesos desplegados para asegurar su cumplimiento, utilizando como base para determinar un juicio evaluativo pertinente, los criterios definidos por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile) para la evaluación de carreras profesionales.

El proceso autoevaluativo se sustentó en una rigurosa metodología de levantamiento, análisis y sistematización de información relevante para la fundamentación de los juicios establecidos, considerando también, como plataforma de validación, de los resultados obtenidos, las acciones formales de sensibilización, opinión y cuenta pública de las conclusiones emanadas con la comunidad relevante de la Escuela.

(5)

CAPITULO II: MARCO REFERENCIAL

2.1. ANTECEDENTES DE LA UNIVERSIDAD ANDRÉS BELLO (UNAB)

La UNAB es una institución privada de educación superior, fundada en octubre de 1988, que inició sus actividades académicas en 1989 en dependencias ubicadas en lo que hoy es el Campus República (Santiago). La institución fue concebida por sus iniciadores como un proyecto académico pluralista, que debía recoger lo mejor de la tradición universitaria chilena para armonizarla con los desafíos de la modernidad. En su fundación participaron profesionales provenientes de distintas universidades tradicionales de entonces y con diferentes visiones y sensibilidades sociales, lo que enriqueció las definiciones estratégicas de desarrollo.

La UNAB recibió, en 1999, la Plena Autonomía de parte del Consejo Superior de Educación (hoy Consejo Nacional de Educación, CNED), luego de haber demostrado un cumplimiento de los requisitos y estándares para el desarrollo del proyecto institucional y educativo comprometido.

La UNAB no está vinculada ni es dependiente de organizaciones de índole ideológica, religiosa o política. A poco más de una década de su funcionamiento enfrentó el desafío de avanzar hacia una plena institucionalización y lograr un camino que facilitara alcanzar el objetivo de incursionar en la internacionalización y preparar profesionales para un mundo globalizado. Luego de evaluar alternativas, los sostenedores nacionales se decidieron por el consorcio educacional que es hoy LaureateEducation, Inc., como socio estratégico. Esto en atención a dos atributos esenciales: la oportunidad de contar con una contribución financiera significativa; y la integración de un portafolio de experiencias académicas exitosas en Europa y Estados Unidos (hoy también en otros países de América Latina, Asia y África), que implica una red internacional de instituciones educacionales. La alianza garantizaba, y garantiza, una adhesión al proyecto de desarrollo de la UNAB, como también una absoluta autonomía en el ámbito académico.

Siempre estuvo entre los propósitos de la universidad abordar todas las disciplinas y llegar a ofrecer carreras de mayor complejidad. La primera de ellas fue Ingeniería en Acuicultura (1991), siendo la UNAB la primera universidad privada no tradicional en ofrecerla en Santiago. Complementariamente, se implementó (1993) el Centro de Investigación Marina en Quintay (CIMARQ), que ha consolidado un notable desarrollo, en términos de proyectos de investigación, desarrollo docente y de vinculación con el medio (que alcanza incluso a Isla de Pascua).

La oferta educacional de la UNAB cubre hoy todo el espectro del conocimiento, y en distintos niveles de enseñanza (Licenciatura, Educación Profesional, Magíster, Doctorado, Especialidad Médica, Diplomado, Certificaciones Especiales) y con diversas modalidades (jornada diurna y vespertina, presencial, semi-presencial). Se imparte en tres centros urbanos: primeramente en Santiago, actualmente en 4 campus: República; Casona de Las Condes; Bellavista; y Los Leones (iniciándose pronto el Campus Creativo); y luego en campus en Viña del Mar (desde 1999) y Concepción (desde 2009).

La oferta educacional es impartida hoy vía 13 unidades: 12 Facultades formales y tradicionales y el llamado Campus Creativo que integra una enseñanza desde la creatividad y con notable flexibilidad curricular las áreas de las Artes, la Arquitectura, el Diseño y las Comunicaciones.

(6)

(Rector, Prorrector, Vicerrectores y Secretario General; y las direcciones de Vinculación con el Medio, Comunicaciones y Recursos Humanos como invitados permanentes); el Consejo Superior (Rector, Decanos, Vicerrectores y Secretario General); los Consejos de Facultad (Decano y Directores de Escuelas, Departamentos, Programas de Postgrado y Carreras, y otros directivos internos, según cada unidad); y los equipos de gestión (Directores, Consejos, Comités) de las propias Escuelas, Departamentos, Programas de Pregrado y Postgrado que diseñan e implementan la estrategia institucional y llevan a cabo la conducción académica.

El Rector es seleccionado vía un comité de búsqueda, y designado, por un período de 4 años, por la Junta Directiva. En marzo de 2015 terminó su período el Dr. Pedro Uribe Jackson, y asumió el Dr. José Rodríguez Pérez por el período 2015 – 2019.

Como unidades administrativas de apoyo cabe mencionar, entre otras, las que dicen relación con los ámbitos del personal; los servicios estudiantiles; las finanzas; la planificación; la infraestructura; la innovación curricular; las bibliotecas; la evaluación y aseguramiento de la calidad; la capacitación de profesores; las relaciones internacionales; el control de procesos; el análisis institucional; las tecnologías de la información; las comunicaciones; la admisión; la evaluación interna y la acreditación; la investigación; la transferencia tecnológica; y la extensión y servicios a la comunidad.

El funcionamiento institucional está debidamente regulado con normas que describen las atribuciones y responsabilidades de los organismos colegiados y de las autoridades, y reglamentos respecto de estudiantes, personal y de procedimientos y protocolos varios.

El cuerpo de profesores cuenta con una extensa gama de intereses profesionales, académicos y personales, que aportan con una visión de amplio y variado alcance. La mayoría de ellos traen experiencia de otras instituciones, públicas y privadas, poseen grados académicos recibidos en universidades chilenas y extranjeras, y muchos están vinculados a organismos de gobierno, empresas privadas y la práctica profesional; aspecto este último que es clave para una efectiva Educación Profesional. Por su parte, los alumnos son admitidos sin ninguna restricción de tipo social, religiosa, ideológica, racial ni geográfica al interior del país.

La UNAB fue una de las pocas universidades privadas en integrarse, en 2012, al Sistema Único Nacional de Admisión, que es administrado por las universidades públicas y más tradicionales.

El intercambio de estudiantes extranjeros es creciente, y la enseñanza del inglés está asociada a la componente de Educación General de la estructura curricular de pregrado de la institución.

El Modelo Educativo UNAB promueve una educación centrada en el aprendizaje, la innovación y los valores institucionales declarados. El Currículum de Pregrado contempla cuatro áreas: Educación Básica o Fundamental; Educación General; Educación Disciplinaria o Pre-Profesional; y Educación Profesional. Está diseñado para conducir a certificaciones consecutivas: Grado de Licenciatura y luego un Título Profesional. Los egresados pueden eventualmente continuar en un programa de Magíster, Doctorado o Especialización Médica. Estos grados son comparables, en términos de currículos y exigencias, con los ofrecidos en universidades de larga tradición en Chile y en el extranjero.

(7)

La mayoría de las universidades chilenas del nuevo sector privado son esencialmente docentes. Sin embargo, la UNAB ha llegado a ser reconocida como una universidad privada no tradicional que destaca en investigación. En el concierto total de universidades, públicas y privadas, la UNAB ha sido consecutivamente acreditada en el área de la investigación por la CNA, y se ubica, en los últimos años, entre las más productivas del país en términos de publicaciones internacionalmente indexadas.

La UNAB ha continuado ampliando y consolidando su proyecto universitario en consonancia con su misión institucional, y garantizando un desarrollo orgánico y racional, especialmente en los siguientes ejes estratégicos: a) la consolidación de las carreras del área de la salud, poniendo especial énfasis en la investigación y la enseñanza clínica; b) la ampliación de la oferta de programas de postgrado; c) la ampliación y consolidación de los núcleos de investigación; y d) la internacionalización educativa.

La UNAB entiende que la calidad, externamente certificada, es en última instancia el sostén de un posicionamiento en el escenario universitario nacional. Así, en 2003, fue una de las tres instituciones privadas en someterse voluntariamente al primer proceso nacional de acreditación institucional siendo consecutivamente acreditada por la CNA-Chile en 2004, 2008 y 2013. Cabe destacar que desde el proceso de 2008, la UNAB mantiene la acreditación del área de investigación, siendo la primera institución privada no tradicional en lograrlo.

La institución mantiene acreditada todas las carreras obligadas de hacerlo por ley (Medicina y las distintas versiones de Educación) y otras en distintas áreas, aparte de programas seleccionados de postgrado, especialmente doctorados. Adicionalmente, la universidad desarrolla un programa de autoevaluación permanente con alcance en carreras y programas de postgrado de todas las facultades y sedes, para fines de mejoramiento y de acreditación, que cubre todas las facultades y sobre el 80% de la matrícula.

En el mismo contexto, la UNAB asumió un desafío mayor en materia de aseguramiento de la calidad y certificación externa: se sometió voluntariamente al proceso de acreditación institucional con la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE), una de las seis agencias oficiales de acreditación que opera en Estados Unidos y la segunda más antigua del mundo. Luego de un proceso de casi cinco años, que incluyó varias visitas evaluativas que cubrieron todas las funciones que realiza y todos los niveles de su oferta educacional, dando evidencias del cumplimiento de los requisitos de elegibilidad y los 14 estándares de calidad, le fue otorgada la acreditación en marzo de 2015.

Adicionalmente, el QS University Rankings ha ubicado a la UNAB, en el último tiempo, entre las primeras 100 universidades de América Latina. Y en el estudio de QS*Star reciente, la UNAB logró un puntaje que le otorga 4 Estrellas de un máximo de 5 posibles.

La institución ha estado creciendo y respondiendo ante sus compromisos y responsabilidades respecto a infraestructura, servicios, recursos educacionales y profesorado para apoyar el desarrollo de nuevas ofertas educacionales y otras en curso. La UNAB ha sido y es financieramente estable y se somete regularmente a auditorías financieras externas e independientes y cumple, en este sentido, con los requerimientos de información y rendición de cuenta, financiera y académica, ante los organismos locales oficiales como el Ministerio de Educación, la CNA, y agencias acreditadoras y otros organismos. En la página web de la UNAB se encuentra abundante información pública respecto de su oferta educacional y su accionar, incluyendo información financiera (www.unab.cl).

(8)

Tabla N° 1

La UNAB en cifras Año 2014

Matrícula Pregrado (a)

Nuevos 13.219

Totales 43.178

Matricula Total Pregrado por Sede (a)

Santiago 29.013

Concepción 9.800

Viña del Mar 4.365

Matrícula Total Pregrado por Jornada (a)

Diurna 36.497

Vespertina 6.681

Matrícula de Postgrado (b)

Doctorado 160

Magíster(Incluye especialidades médicas y odontológicas) 3.381

Otros Programas de Postgrado (Programas con duración superior a 1 semestre) 380

Total Postgrado 3.921

Número de Programas de Pregrado 73

Número de Programas de postgrado (con matrícula, a lo menos 1 alumno)

Magíster 51

Doctorado 8

Especialidades Médicas-Odontológicas-Enfermería 13

Otros programas (diplomados + postítulos) 52

Número de Docentes según Jornada (según dedicación)

JC 928

JM 601

Jornada Hora 2.855

Número de docentes según grado

Con grado de doctor 457

Con grado de magíster 1.577

Con especialidad médica 265

Con título profesional o grado de licenciatura 2.085

Metros cuadrados construidos

Santiago 127.818

Concepción 19.013

Viña del Mar 55.753

Número de laboratorios 498

Biblioteca

Metros cuadrados construidos 10.167

Número de libros 368.712

(a) Al 1er semestre (b) A diciembre

(9)

MISIÓN, VISIÓN Y VALORES INSTITUCIONALES

La Universidad Andrés Bello tiene como Misión: “Ser una Universidad que ofrece a quienes aspiran a progresar, una experiencia educacional integradora y de excelencia para un mundo globalizado, apoyado en el cultivo crítico del saber, y en la generación sistemática de nuevos conocimientos”. Asimismo, tal como lo señala nuestra Visión, aspiramos a que la institución logre lo siguiente: “Ser reconocida entre las mejores universidades del país.”

La UNAB Andrés Bello se destaca por su compromiso con la investigación y la docencia, la que se permea en una amplia oferta de programas de pregrado y postgrado. El cuerpo académico de la Universidad está comprometido con valores tales como:

- Excelencia, que implica desarrollar la pasión por hacer las cosas bien, junto a un espíritu de autocrítica y mejora continua;

- Responsabilidad, que obliga a cuidar los recursos de la Universidad, a dar cuenta de cómo se usan, a mantener un estilo no estridente de hacer las cosas, y al compromiso con el entorno social de la Universidad;

- Pluralismo, que significa dar espacio a la expresión de todas las formas de pensamiento; - Respeto, que coloca a la persona como centro del quehacer de la Universidad.

- Integridad, que involucra honestidad, transparencia y lealtad.

Estos valores se expresan en las siguientes características distintivas, que se aspira imprimir en nuestros egresados:

- Excelencia en el hacer (responsable, creativo, riguroso y profesional);

- Espíritu de superación (esforzado, meritocrático, perseverante, tolerante a las exigencias, explorador permanente);

- Espíritu de servicio (solidaridad, compromiso con los valores cívicos); - Independencia de juicio (libertad de pensamiento).

MODELO EDUCATIVO INSTITUCIONAL

El Modelo Educativo1 emerge desde la Misión Institucional que busca ampliar el acceso a la educación superior

en todos los segmentos (pregrado, postgrado, vespertino, adultos y online), proporcionando una formación integral, de calidad, con experiencia internacional y potenciando el desarrollo de la investigación.

La UNAB procura que sus estudiantes se incorporen exitosamente a un mundo interconectado y global, promoviendo en ellos una formación de nivel universitario que fomente el desarrollo de conocimientos, destrezas y capacidades que faciliten el desempeño profesional exitoso, así como la adaptación a nuevos desafíos. Es así como la Educación General es una pieza clave del proceso formativo universitario ya que a través de ella, se potencia el cultivo crítico del saber y otros elementos distintivos de un estudiante universitario. A su vez, como universidad de investigación en áreas seleccionadas, buscamos trasferir dicha capacidad a nuestros docentes, lo que diferencia a la UNAB de otras instituciones eminentemente docentes. El Modelo Educativo se ancla en los valores institucionales: la excelencia, responsabilidad, pluralismo, respeto e integridad. Estos son atributos que procuramos cultivar y perfeccionar desde el quehacer de cada miembro de la comunidad universitaria UNAB. El Modelo Educativo los promueve, siendo él, una de las múltiples instancias en que estos valores se desarrollan y potencian.

(10)

A su vez, este modelo reconoce que la investigación, extensión académica y vinculación con el entorno, contribuyen también a potenciar los principios institucionales fundamentales.

El Modelo Educativo aborda distintos aspectos que confluyen en los procesos formativos, a saber, (i) Perfil del Estudiante UNAB, (ii) Rol del Profesor, (iii) Rol del Estudiante de Pregrado, (iv) conceptualización de aprender, (v) perfiles de egreso y arquitectura curricular, (vi) niveles de formación, y (vii) formación en inglés como lengua extranjera.

PLAN ESTRATÉGICO INSTITUCIONAL

La UNAB cuenta con una amplia experiencia en el ámbito de la planificación estratégica, desde la etapa del desarrollo y aprobación de su proyecto educativo, hasta la fecha.

Existe consenso en que la planificación estratégica, vinculada con la asignación y control de recursos, ha sido un elemento esencial para su adecuado crecimiento y posicionamiento. Asimismo, en el marco de la integración al Sistema Nacional de Acreditación en el año 2003, el proceso de planificación se transforma en un componente clave para la gestión institucional.

En ese marco, en el año 2005 la Universidad implemento su primer Plan de desarrollo para el período 2005 – 2007 y las distintas unidades académicas orientaron su quehacer académico, aportando desde la especificidad al logro de los objetivos y metas institucionales y orientando, al mismo tiempo, sus decisiones según los lineamientos de ese plan.

Finalizado el período, el equipo directivo superior de la Universidad se abocó a la formulación de un nuevo Plan de Desarrollo para el período 2009 – 2013. Para la formulación de este plan, la UNAB resolvió analizar estructuras, procesos, necesidades y las proyecciones más importantes de las distintas unidades académicas. Este nuevo Plan de Desarrollo se enmarca dentro de los lineamientos generales de la misión de la Universidad y contiene una planificación estratégica y operativa con acciones precisas en relación con la docencia, investigación, extensión y apertura de nuevos programas de post grado. Esto se refleja en medidas concretas para el fortalecimiento de los procesos educativos y el mejoramiento de la calidad de los programas de educación a través de la innovación curricular. También considera consolidar el cuerpo académico, fortaleciendo la calidad y el aumento de la dotación docente y la generación de proyectos de investigación y de estrategias de extensión académica y de vinculación con el medio.

En el año 2013 la UNAB implementó su nuevo Plan Estratégico Institucional (PEI) 2013 – 20172, el cual contiene

cuatro objetivos estratégicos para dicho período, que son coherentes con la misión y los propósitos institucionales. Cada uno de ellos, a su vez, se desglosa en un conjunto de objetivos específicos que permitirán seleccionar las actividades y proyectos prioritarios a realizar, desde las unidades académicas y centrales. Los objetivos estratégicos del PEI son los siguientes:

 Proveer una educación pertinente, integradora, de excelencia y calidad.  Potenciar la generación de nuevo conocimiento.

 Consolidar la interacción de la UNAB con su entorno social, económico, productivo y cultural.  Consolidar un modelo de gestión que maximice el uso efectivo y eficiente de los recursos de la

institución en prosecución de la misión.

(11)

2.2. ANTECEDENTESDE LA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA REHABILITACIÓN

La UNAB, el año 1999, mediante Decreto Universitario Nº 344/1999, crea la Facultad de Ciencias de la Salud de la cual dependían las Escuelas de: Enfermería, Terapia Física, Química y Farmacia y Tecnología Médica. La Escuela de Terapia Física, administraba las Carreras de Kinesiología y Terapia Ocupacional.

En el año 2005, con el propósito de fortalecer el quehacer académico y administrativo, teniendo en cuenta el notable crecimiento de la Facultad de Ciencias de la Salud (FCS), el grado de madurez interna de cada carrera y siguiendo las tendencias internacionales, a través del Decreto Universitario Nº 876/2005, crea la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación (FCR), quedando adscritas a dicha Facultad las Escuelas de: Kinesiología, Terapia Ocupacional y Fonoaudiología.

La FCR recoge estos principios rectores del quehacer académico, a través de su misión educativa “formar profesionales versátiles, innovadores e idóneos en las acciones de habilitación y rehabilitación, con una base humanista, ética y científica para lograr la integración social de las personas, contribuyendo así a los requerimientos del país”.

Bajo esta orientación general, la FCR busca promover procesos de inclusión social, equiparación de oportunidades, accesibilidad y participación social, particularmente con las personas en situación de discapacidad. Para ello, orienta sus acciones al desarrollo del conocimiento, a la generación de estrategias de intervención clínica, sociocomunitarias, educativas e investigativas, centradas en las personas y las comunidades.

2.3. ANTECEDENTESDE LA ESCUELA DE TERAPIA OCUPACIONAL

ANTECEDENTES GENERALES

La Escuela de Terapia Ocupacional inicia sus actividades a fines del año 2001, para recibir oficialmente, en marzo del año 2002 a sus primeros estudiantes en la sede Santiago, al alero de la Facultad de Ciencias de la Salud. Con un plan de estudios de cinco años, se caracterizaba en ese entonces, por ser un proyecto educativo, que orientaba su formación desde el enfoque biopsicosocial, incorporando en algunas asignaturas estrategias de base comunitaria. A partir de los años siguientes, la Escuela transita paulatinamente, hacia un enfoque social, con énfasis en la intervención comunitaria que se transversaliza en diferentes asignaturas, sobre todo en las interventivas de 4ª año, dando respuesta así, a la demanda nacional de este tipo de profesionales, especialmente en el sector público.

Un hito significativo, y que establece el actual enfoque formativo de la Escuela, tiene que ver con la creación, en el año 2005, de la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación, reuniendo con ello, a las Escuelas de Kinesiología, Terapia Ocupacional y Fonoaudiología en una sola entidad organizativa mayor, con el objetivo de ofrecer una mirada más amplia del quehacer profesional de estas carreras.

(12)

Este logro, viene a coronar los esfuerzos dados por la unidad en el desarrollo de un proyecto formativo acorde a los requerimientos nacionales e internacionales de ese entonces. Sin embargo, las conclusiones emanadas en esta misma instancia, plantearon nuevos desafíos en el ámbito disciplinar y profesional de la formación, haciendo necesario establecer una visión estratégica de ésta, para mayor coherencia con el enfoque desarrollado.

Producto de lo anterior, ese mismo año, la unidad desarrolla un proceso de planificación, que culmina en la definición de un Plan de Desarrollo con horizonte 2011 – 20153, que establece 11 objetivos estratégicos que

apuntan al cumplimiento y logros de los propósitos establecidos, acordes a las reflexiones emanadas de aquella instancia.

Actualmente, la Carrera se dicta en las tres sedes regionales donde se establece el proyecto institucional: Santiago (2001), Viña del Mar (2008) y Concepción (2010), todas ellas dirigidas por su unidad mayor, la Dirección de Escuela, radicada administrativamente en la sede de Santiago.

ANTECEDENTES PARTICULARES DE LA CARRERA SEDE SANTIAGO

La Escuela de Terapia Ocupacional en la Sede de Santiago inicia formalmente sus actividades académicas en marzo del año 2002, donde alcanza una matrícula nueva de 70 estudiantes, número que en sus 13 años de trayectoria se ha duplicado, alcanzando actualmente140 cupos por año.

En sus primeros años de funcionamiento, las dependencias principales de la Unidad se ubicaban en el Campus República de la institución. Por razones de crecimiento y la posibilidad de construir un nuevo edificio que permitiera albergar de forma adecuada todas sus actividades, en el año 2005,la unidad es trasladada al Campus Casona de las Condes, donde actualmente funcionan sus principales dependencias administrativas y académicas, siendo además, el campus con mayor número de estudiantes de la Escuela.

En términos generales, el Campus Casona Las Condes ofrece7.510 m2 de salas de clases, 5.705 m2 de biblioteca, 663 m2 de laboratorios y talleres, brindando condiciones universitarias de buen nivel para el desarrollo de las actividades académicas de la Carrera.

En este Campus se encuentra la oficina de la Directora de Escuela, quien a su vez desarrolla las funciones de Directora de Carrera de la Sede Santiago. Además de las oficinas de la Secretaria Académica, Coordinadora de Campos Clínicos y docentes jornada. A lo anterior se suman 2 laboratorios de uso exclusivo: uno de Actividades Terapéuticas y otro de Ortesis y Adaptaciones.

ANTECEDENTES PARTICULARES DE LA CARRERA SEDE VIÑA DEL MAR

En el año 2008 se inician las actividades formales en la Sede Viña del Mar, específicamente en el Campus Chorrillos, con una matrícula inicial de 49 estudiantes y actualmente con un cupo de 70 vacantes. En ese entonces, la Carrera contaba con una Directora y una Secretaria Administrativa.

Actualmente, la Carrera se imparte en el nuevo Campus de Viña del Mar de la institución, que alberga todas las dependencias académicas y administrativas de la Carrera. Este campus, destaca por su moderna infraestructura educativa, que en sus más de 53.393m2, alberga más de 100 salas de clases totalmente equipadas, 73 laboratorios, tres auditorios y una imponente biblioteca de 2.280 m2, además de concentrar la mayor parte de la oferta educativa de la institución de la región, brindando un espacio único de integración académica.

(13)

En este campus se encuentran las oficinas de la Directora de Carrera de la Sede; Secretaria Académica y docentes jornada, además de 2 laboratorios de uso exclusivo, uno de Actividades Terapéuticas y otro de Ortesis y Adaptaciones.

ANTECEDENTES PARTICULARES DE LA CARRERA SEDE CONCEPCIÓN

La Carrera se inicia en el año 2010 en la Sede de Concepción, con una admisión inicial de 40 estudiantes en su primer año y actualmente con un cupo de 60 vacantes. En ese entonces la Carrera contaba con un Secretario Académico para las labores de gestión académico-administrativas. Posteriormente, en el año 2011 se crea el cargo de Director de Carrera, y el año 2012 se incorpora al equipo un Secretario Académico y una Coordinadora de Campos Clínicos. Dado el convenio docente-asistencial establecido entre la universidad y el Servicio de Salud Talcahuano, se suman6 docentes más, que cumplen funciones exclusivas en Campos Clínicos, recibiendo estudiantes de la Carrera en pasos prácticos y práctica profesional.

Actualmente, la Sede ofrece una infraestructura de muy alto nivel, con más de 19.500 m2 construidos, de los cuales 742 m2 corresponden a biblioteca, 45 salas de clases, 1 auditorio y laboratorios.

En este campus, se encuentran las dependencias académicas y administrativas de la Carrera, entre ellas, la oficina del Director de Carrera, Secretario Académico y Coordinadora de Campos Clínicos, además de 4laboratorios de uso exclusivos de 56 m2 cada uno, el laboratorio de Intervenciones Terapéuticas, el laboratorio de Ortesis y Adaptaciones, el laboratorio de Tecnologías Asistivas y el Laboratorio de Integración sensorial.

2.4. PROPÓSITOS DE LAUNIDAD Y LA CARRERA

Los propósitos y objetivos educacionales que orientan el desarrollo de la Unidad, se dan en el marco de lo establecido por su unidad mayor (Escuela), siendo éstos equivalentes a los definidos por la institución y la propia Facultad. Estos son:

VISIÓN

Se proyecta como referente nacional e internacional para la reflexión crítica sobre la realidad social desde la comprensión del sujeto como ser ocupacional. Para ello, aspira a constituirse como un espacio de diálogo y acción con distintos actores sociales en el campo de los derechos humanos y el ejercicio de la ciudadanía, en un contexto de inclusión social y justicia ocupacional.

MISIÓN

(14)

OBJETIVOS EDUCACIONALES

1) Desarrollar el proceso formativo, integrando la teoría y la práctica desde las etapas iniciales del proceso. desarrollando simultáneamente las habilidades y destrezas para un desempeño adecuado en el ámbito de la salud, el trabajo, la educación, la justicia y la vulneración social como campos de acción de la Terapia Ocupacional.

2) Fomentar, desde una perspectiva ocupacional, un razonamiento situado4 y complejo para la comprensión

y resolución de los problemas de los sujetos, grupos o comunidades, así como también, para el desarrollo de capacidades investigativas iniciales en los y las estudiantes.

3) Fomentar la participación activa de los y las estudiantes en su proceso de formación, estimulando la autoformación y autoindagación, en las asignaturas disciplinares y profesionalizantes.

4) Favorecer el desarrollo de competencias personales que permitan la humanización del vínculo y el trato con las personas desde una perspectiva de derechos.

Para dar cumplimiento a los objetivos educacionales antes descritos, la Unidad desarrolló un Plan de Desarrollo para el cuatrienio 2011 – 20155, cuyos objetivos son:

1) Fortalecimiento de la docencia de pregrado. 2) Perfeccionamiento docente.

3) Aumentar la infraestructura de la Escuela de Terapia Ocupacional en las distintas Sedes. 4) Internacionalización y apertura educacional.

5) Vinculación con el medio.

6) Difusión de la Escuela de Terapia Ocupacional. 7) Desarrollo de la investigación y publicaciones.

8) Desarrollo de estrategias para el fortalecimiento de los vínculos con la comunidad estudiantil de pre y postgrado y con la comunidad de egresados.

9) Innovación curricular. 10)Gestión de Campos Clínicos. 11)Gestión de Recursos Humanos.

El presente informe da cuenta del estado de avance de este plan, y su relación con el actual desarrollo alcanzado por la Unidad.

2.5. MODELO EDUCATIVO

La Unidad desde sus inicios ha centrado su quehacer en la formación de profesionales idóneos y competentes en el ámbito profesional. Por ello, resulta clave destacar los elementos centrales del modelo educativo que promueve la Unidad, siendo este coherente con la misión, valores y el modelo educativo que declara la Institución, que se centra fundamentalmente en el aprendizaje del estudiante, a través de metodologías activas-participativas.

En este contexto, la Unidad adopta como enfoque formativo el constructivismo con perspectiva de derecho6, el

cual, mediante un sistema de medición por objetivos de aprendizaje, pretende involucrar a los estudiantes en actividades reflexivas de nivel superior, tales como: analizar, aplicar, proponer, etc. De manera tal, que se

4 Los conocimientos situados son encarnaciones (y visiones) en las que la posición desde la cual se “mira” define las posibilidades de

lectura y acción. Una perspectiva situada para la intervención social debía dar cuenta de los aspectos de las vidas de las personas, de las relaciones, discursos y prácticas sociales que es necesario transformar (Haraway, 1995; Pujol & Montenegro, 1999).

(15)

relacionen directamente con el quehacer que desarrollarán en su vida profesional, a través de un proceso activo de aprendizaje.

Los elementos centrales que sustentan este modelo formativo son: i) Perfil del estudiante, ii) Aprendizaje centrado en el estudiante, iii) Rol del docente, iv) Evaluación de los aprendizajes y V) Estructura curricular.

i.

PERFIL DEL ESTUDIANTE

Un elemento relevante considerado por la Unidad para efectos formativos es conocer el perfil de ingreso de sus estudiantes. Para esto, a partir de este año, y producto del trabajo realizado por el Comité de Autoevaluación, la Unidad está en condiciones de analizar los antecedentes académicos y sociodemográficos de los estudiantes matriculados, que brinda, tanto la Dirección de Admisión, como la Dirección General de Análisis Institucional, los cuales permiten reconocer diferentes aspectos que pueden incidir en el proceso de aprendizaje del estudiante.

Este análisis, durante el año 2015, es socializado en las instancias académicas que posee la Unidad, a fin de reconocer las particularidades de la cohorte de ingreso, con el objetivo de tener una noción clara de los desafíos formativos.

ii.

APRENDIZAJE CENTRADO EN EL ESTUDIANTE

La Unidad en consistencia con el modelo educativo declarado, involucra a los estudiantes en su propio proceso formativo, de modo tal, que construyan sus propios aprendizajes, y logren de esta manera, habilidades de aprender a aprender. En consecuencia, se asume el desafío de modificar el paradigma educativo tradicional, de forma que los/las estudiantes le den sentido a la importancia de desarrollar, no sólo sus conocimientos, sino también, potenciales habilidades que los empoderen como profesionales del área.

Por tal razón, la Unidad ha establecido un sistema de medición por objetivos de aprendizaje, que permite orientar al estudiante en lo que se espera de él, al finalizar cada una de las asignaturas. Esto, permite establecer expectativas claras y compartidas sobre los conocimientos, habilidades y actitudes que buscan ser desarrolladas en el marco del perfil de egreso, logrando con ello una noción clara del sentido de las metodologías desplegadas y los instrumentos evaluativos aplicados para evidenciar dichos resultados.

iii.

ROL DEL DOCENTE

Para la unidad es primordial que su cuerpo docente conozca las características de sus estudiantes. De esta forma, el/la docente puede desarrollar las metodologías no sólo para el logro de los aprendizajes esperados, sino también para que sean conscientes de lo que aprenden, el por qué deben aprender y cómo lo pueden aprender, obteniendo de este modo un aprendizaje significativo que quede plasmado en un enfoque o modelo pedagógico que permita responder de mejor manera a las necesidades de aprendizaje de los estudiantes. Acorde con los requerimientos docentes que este modelo requiere, el profesor es un facilitador del proceso enseñanza- aprendizaje, para lo cual debe contar con habilidades de comunicación, flexibilidad y manejo grupal, dado que su rol basado en las nuevas metodologías, tiene relación con guiar y mediar el aprendizaje. Por lo mismo, el docente debe poner al servicio de la docencia sus conocimientos, experiencia laboral y rigurosidad académica.

(16)
(17)

CAPÍTULO III: EVALUACIÓN DE LA CALIDAD ENTREGADA

3.1.

DIMENSIÓN PERFIL DE EGRESO Y RESULTADOS

3.1.1.

PERFIL DE EGRESO

“La carrera cuenta con un perfil de egreso explícito, que considera:

a) El estado de actualización de los fundamentos científicos, disciplinarios y tecnológicos que subyacen a la

formación que se propone entregar.

b) Las orientaciones fundamentales provenientes de la declaración de la misión y los propósitos de la institución en

la que se inserta.

c) La consulta a su entorno significativo, respecto del cual debe vincularse de acuerdo a una política clara y explícita

que enmarque las actividades que determine.

(Criterio General Evaluación Carreras Profesionales, CNA Chile).

FUNDAMENTOS DEL PERFIL DE EGRESO

La Escuela de Terapia Ocupacional, pertenece a una de las tres carreras que conforman la Facultad de Ciencias de la Rehabilitación de la UNAB, cuyas orientaciones generales hacen posible el compartir miradas y enfoques que han favorecido el desarrollo del programa, generando un diálogo entre las carreras y programas que la componen, para llegar a establecer lineamientos específicos que concuerden en comprender la rehabilitación como un proceso complejo y multidimensional.

El primer perfil de egreso de la carrera se oficializa el año 2004, a partir del D.U N°669. Posteriormente, es revisado y actualizado en los años 2007-D.U N°1150 y 2011-D.U N°1777 y 2015-DUN XXX.

El actual perfil de egreso declara lo siguiente:

“El Terapeuta Ocupacional de la Universidad Andrés Bello será un profesional creativo e innovador en busca de soluciones para los distintos problemas ocupacionales del ser humano y sus repercusiones en el bienestar de los sujetos y las comunidades.

El profesional Terapeuta Ocupacional egresado de la Universidad Andrés Bello será un profesional con pensamiento crítico y una base valórica y ética sustentada en los Derechos Humanos y la diversidad, con sólidos conocimientos basados en la Ocupación desde una Perspectiva Social.

Será capaz de utilizar sus conocimientos teóricos y prácticos, sus habilidades, destrezas, valores y relaciones interpersonales como instrumentos interventivos, con el fin de promover la salud, fomentar la inclusión y estimular la participación ocupacional en distintos grupos de personas.

Será un profesional flexible con capacidad de trabajar en equipo, con espíritu de investigación, con habilidades de gestión y liderazgo en el campo de la salud, la inclusión social y la participación ocupacional.

Su quehacer se expresará en el compromiso y desarrollo de acciones dirigidas al bienestar de las personas y las comunidades, promoviendo el ejercicio de la ciudadanía y la justicia ocupacional”.

(18)

Esta reorientación formativa, trae consigo la consideración de una mirada más explícita de lo social y cultural. Evidencia de aquello, es lo abordado en el XV Congreso Mundial de Terapia Ocupacional realizado en Chile el año 2010, que incorpora los Derechos Humanos como marco necesario para el desarrollo de la ciencia y la Terapia Ocupacional, considerados como escenarios de reflexión para el desarrollo de la disciplina, no solo en el ámbito científico, tecnológico y técnico, sino también en los ámbitos político, social, cultural y epistemológico.

Lo anterior, reconoce un recorrido histórico de la profesión, donde en sus orígenes era ejercida por instituciones ligadas al ámbito de la salud, o en otros escenarios, que a pesar de no ser propios del contexto sanitario, estaban ligados exclusivamente al abordaje del déficit en las personas o comunidades. Sin embargo, es a partir del momento histórico actual, donde se hace posible identificar nuevas realidades sociales, vinculadas a la globalización, a la aparición de nuevas tecnologías, al desarrollo económico, etc., y sus consecuentes problemáticas que se visualizan actualmente, generando tensión y nuevos lineamientos disciplinares.

Estas nuevas problemáticas incorporan la marginalidad, la pobreza y la exclusión de sectores sociales específicos, llevando a una situación de precariedad de su condición física, mental y social, a personas en situación de discapacidad, y poblaciones vulnerables en general, evidenciándose además, problemas relacionados a la integración en establecimientos educacionales, laborales, entre otras. Estos grupos, pasan a ser los sujetos prioritarios, al momento de planificar y definir las estrategias de intervención profesional. Son estas realidades, las que constituyen la base de análisis de los requerimientos profesionales y disciplinares del campo ocupacional actual de la Terapia Ocupacional. En su levantamiento y análisis, la unidad sistematizó la opinión de diversos actores relevantes (internos y externos), quienes aportaron una visión más amplia del campo ocupacional y sus demandas formativas, aprovechando las distintas instancias de opinión, surgidas para tales efectos, las cuales se detalla a continuación:

a. Sugerencias y propuestas por Terapeutas Ocupacionales destacados, realizadas en el marco del Reconocimiento Internacional de la Carrera de Terapia Ocupacional, por parte de la Federación Mundial de Terapia Ocupacional (WFOT),en el año 2010.

b. Jornadas de reflexión y análisis en el contexto de la creación del Plan de Desarrollo de la escuela 2011-2015.

c. Participación de Docentes Internacionales en consejos de Carrera Ampliados. Estos docentes asisten anualmente a la escuela en el marco del Magister de Terapia Ocupacional, instancia que es aprovechada para desarrollar coloquios, conversaciones y diálogos consultivos respecto de la disciplina.

d. Participación activa de Docentes de la Carrera y de la Escuela de Terapia Ocupacional en la Organización del Congreso Chileno de Terapia Ocupacional y Jornadas Nacionales de Terapia Ocupacional, Viña del Mar 2013.

(19)

En síntesis, la carrera propende la formación de un profesional como agente de transformación social, en busca de la inclusión social, la participación en la comunidad y el reconocimiento de la diferencia. Estos fundamentos se constituyen en elementos estructurantes del perfil y configuran el marco general, por medio del cual, la unidad evalúa las competencias formativas que subyacen en su declaración, con el propósito de asegurar una orientación clara y pertinente con los actuales requerimientos del entorno profesional y disciplinar.

El marco referencial considerado para evaluar la pertinencia y orientación del perfil declarado, incluyendo el actual proceso de autoevaluación, se basa en tres lineamientos contextuales:

a) Disciplinar: Se relaciona a los sustentos teóricos, epistemológicos y socio históricos que logran entregar nociones fundamentales para el proceso de formación del profesional. Permite otorgar una identidad disciplinar propia, diferenciada de otras disciplinas.

b) Profesional: Alude a la manera en la cual el egresado pondrá en práctica las competencias alcanzadas (procedimentales, actitudinales, cognitivas, etc.) en situaciones reales de trabajo. La identidad profesional alcanzada permite que, a partir de las prácticas llevadas a cabo en lo laboral, exista una diferenciación explícita respecto de otras disciplinas, ya que lo “profesional” necesariamente nace a partir de lo disciplinar previamente establecido.

c) Institucional: Considera el marco institucional en el que se lleva a cabo el proceso de formación profesional, el cual se encuentra determinado por la Visión, Misión y Modelo Educativo de la Universidad, así como por los valores y cultura institucional.

Desde un ámbito disciplinar, para la conceptualización del Perfil de Egreso se consideraron las definiciones y elementos teóricos y conceptuales emanados desde el Colegio de Terapeutas Ocupacionales de Chile (COLTO A.G) y los estándares internacionales que fija la Federación Mundial de Terapia Ocupacional (WFOT). Estos dos referentes, se encargan de velar por el ejercicio de la profesión a nivel nacional e internacional y dentro de sus funciones está el trabajo en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud y Naciones Unidas.

La WFOT certifica los programas formativos según criterios mínimos establecidos para la formación de terapeutas ocupacionales7.En la actualidad, cinco Escuelas universitarias nacionales de Terapia Ocupacional

están reconocidas por este organismo, siendo la Escuela de TO de la UNAB, una de ellas. Este organismo pone como exigencia mínima, que todo programa debe otorgar el grado de licenciatura, de modo de permitir la formación y continuidad de estudios a nivel internacional8.

Continuando con el ámbito disciplinar, otro aspecto considerado relevante, ha sido el cambio y evolución que ha tenido la disciplina a nivel nacional e internacional, incorporando de manera cada vez más explícita los enfoques sociales, que resitúan la comprensión de la disciplina. Evidencia de aquello, es lo abordado en el XV Congreso Mundial de Terapia Ocupacional “Ocupación desde Latinoamérica”, realizado en Chile el año 2010 que hace referencia a incorporar los Derechos Humanos como marco necesario para el avance de la ciencia y la Terapia Ocupacional, considerados como escenarios de reflexión necesarios para el desarrollo de la disciplina, no solo en los ámbito científico, tecnológico y técnico, sino también, en lo político, social, cultural y epistemológico.

Estos aspectos conceptuales, se abordan durante todo el plan de estudios de la Escuela donde las perspectivas de derecho e inclusión social, se convierten en temáticas transversales que se integran en todas las asignaturas del área de conocimientos disciplinares.

7www.wfot.org

(20)

Otro ámbito que fundamenta las competencias formativas que se exponen en el Perfil de Egreso, refiere al campo de lo profesional de la carrera, y tiene que ver con aquellas habilidades y actitudes que son puestas en práctica en los distintos escenarios laborales de la profesión.

A través del tiempo, estos escenarios laborales han sufrido cambios significativos que han ido ampliando los espacios de intervención y actuación profesional. Los actuales escenarios configuran nuevas problemáticas de lo social que incorporan la marginalidad, la pobreza y la exclusión de sectores sociales como nuevas realidades de la intervención, por cuanto establecen situaciones de injusticia ocupacional, limitando sustancialmente el bienestar personal, comunitario y el ejercicio de la ciudadanía. Estos grupos, pasan a ser sujetos prioritarios, al momento de planificar y definir estrategias de intervención social en Terapia Ocupacional, que establecerán el quehacer profesional.

Estas nuevas dinámicas de lo ocupacional requieren contar con profesionales altamente calificados, que logren identificar, evaluar y diagnosticar los distintos elementos que determinan la complejidad de las problemáticas señaladas. Esto implica, que sea capaz de diseñar y gestionar proyectos, intervenir con sujetos individuales y/o comunidades, así como, el desarrollar procesos de investigación y generación de nuevo conocimiento, transformando la disciplina en una profesión clave para la búsqueda de soluciones a las dificultades planteadas.

En este sentido, para afrontar de forma pertinente e íntegra los desafíos antes señalados, el profesional debe contar con un conocimiento claro de las normas y requerimientos establecidos por las políticas públicas que lo interpelan profesionalmente, las cuales se traducen en los distintos marcos de regulación de la actuación profesional. A continuación se expone los marcos regulatorios vigentes considerados por la unidad académica para la configuración del actual perfil:

 Planes y programas MINSAL. - Guías Clínicas GES.

- Plan Nacional de Salud Mental y Psiquiatría. - Orientaciones técnicas.

- Ley deberes y derechos del Paciente.  Planes y Programas MINEDUC.

- Ley 20.201 y Decreto N°170: Sobre la integración de personas con necesidades educativas especiales en establecimientos educacionales (06.06.2007).

 Ministerio de Desarrollo Social.

- Ley 20.609, antidiscriminación (12.07.2012).

- Ley 20.422, establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad (10.02.2010).

 Ministerio de Justicia.

- Ley 20.084 sobre responsabilidad penal juvenil.

Por último, desde un ámbito institucional, el perfil declarado considera los principales elementos que establece la misión institucional, por cuanto, propende al desarrollo de una experiencia educacional integradora y critica, que armoniza el desarrollo de conocimientos y habilidades propias de la disciplina, con habilidades genéricas tales como la creatividad, el trabajo en equipo y el liderazgo, entre otras, habilidades y destrezas que permiten al futuro profesional desempeñarse en diversos contextos laborales.

(21)

Considerando que estas actitudes y valores son transversales a lo largo de la formación profesional, es que un elemento fundamental considerado en el Modelo Educativo es la Educación General, cuyo principal objetivo, es desarrollar una visión amplia e integradora de las habilidades que se requieren para responder a los cambios sociales, económicos y tecnológicos del mundo actual.

En este sentido, los requerimientos antes señalados son transversales a todas las carreras de la Universidad, convirtiéndose en un elemento clave de la formación institucional. Esto, se traduce, en términos formativos, en el desarrollo de cursos en los siguientes ámbitos: i) Comunicación oral y escrita, ii) Razonamiento científico, iii) Pensamiento crítico, iv) Infoalfabetización, y v) Responsabilidad social. Estos cursos, permiten a los/las estudiantes impregnarse de un sello institucional, a través de espacios formativos dispuestos para tales efectos, los cuales, sin duda, complementan las capacidades profesionales que desarrollan , con el propósito de brindar una formación profesional más pertinente a la hora de enfrentar el mundo laboral.

LINEAMIENTOS GENERALES PARA ASEGURAR LA EFECTIVIDAD FORMATIVA DEL PERFIL

DECLARADO

Para verificar la efectividad formativa que se desprende del perfil declarado, la Escuela estableció cuatro descriptores generales, en términos de objetivos educativos, que permiten operacionalizar, con mayor especificidad, los campos de acción pedagógica del plan de estudios. Esto, en el sentido de una enseñanza que permita la prosecución y logro del perfil. Estos se encuentran expresados en el Modelo Educativo de la Escuela de Terapia Ocupacional señalan lo siguiente:

Objetivo N° 1:

Desarrollar el proceso formativo, integrando la teoría y la práctica desde las etapas iniciales del proceso. Formando simultáneamente habilidades y destrezas para un desempeño adecuado en el ámbito de la salud, el trabajo, la educación, la justicia y la vulneración social como campos de acción de la Terapia Ocupacional.

La Escuela propende a la formación de un profesional capacitado para trabajar en múltiples escenarios laborales y/o campos de acción de la disciplina. Así, el aprendizaje teórico debe estar siempre articulado con las experiencias prácticas locales, comunitarias e institucionales.

Para lograr este objetivo, desde los primeros años de formación, se incorporan actividades prácticas y de trabajo en terreno que propenden a un aprendizaje ligado a la experiencia, en una relación dialéctica entre teoría y práctica. Todo lo anterior, contribuirá a que el/la Terapeuta Ocupacional de la UNAB sea un profesional flexible con capacidad de trabajar en equipo, con espíritu de investigación, con habilidades de gestión y liderazgo en el campo de la salud, la inclusión social y la participación ocupacional.

Objetivo N° 2:

Fomentar, desde una perspectiva ocupacional, un razonamiento situado y complejo para la comprensión y resolución de los problemas de los sujetos, grupos o comunidades, así como también, para el desarrollo de capacidades investigativas iniciales en los y las estudiantes.

Un elemento central en el espíritu y la visión de la Escuela es la capacidad de pensar críticamente y el análisis situado de los fenómenos que se estudian y/o se investigan. Ello requiere que estas habilidades se trabajen de manera transversal y sistemática durante todo el proceso formativo. Reflejo de ello es que el 80% de las asignaturas son Teórico-prácticas, o tienen asociado un seminario o Laboratorio a la cátedra. En estas asignaturas, tal como lo expresa el modelo educativo UNAB, el profesor deja de ser el depositario único de conocimiento y se convierte en agente facilitador del proceso de aprendizaje del estudiante canalizando inquietudes, guiando y orientando mediante la retroalimentación oportuna, el respeto por la diversidad de talentos y el uso de metodologías activas.

(22)

Objetivo N° 3 :

Fomentar la participación activa de los y las estudiantes en su proceso de formación, estimulando la autoformación y autoindagación, en las asignaturas disciplinares y profesionalizantes.

La búsqueda de soluciones a los problemas ocupacionales requiere de la capacidad de investigar, de crear y de desarrollar procesos participativos en conjunto con diferentes actores. Ello se debe fomentar desde las etapas iniciales formativas, pues implica un cambio en las metodologías de aprendizaje experimentadas por los jóvenes en la educación escolar de la que provienen. El aprendizaje activo significa aprender con otros, estudiar y hacer trabajos con sus pares, buscar información, triangularla y analizarla, lo que se convertirá en el fundamento para el desarrollo de lo expresado en los otros objetivos, como son el pensamiento crítico y el razonamiento situado.

Todo esto se desarrolla de manera progresiva durante toda la malla curricular, de manera de fomentar la adquisición de habilidades y capacidades en un proceso continuo y que resulte significativo para el estudiante.

Objetivo N° 4:

Favorecer el desarrollo habilidades personales que permitan la humanización del vínculo y el trato con las personas desde una perspectiva de derechos.

Como se señala en el perfil de egreso, el Terapeuta Ocupacional de la UNAB debe velar porque su quehacer se exprese en el compromiso y desarrollo de acciones dirigidas al bienestar de las personas y las comunidades, promoviendo el ejercicio de la ciudadanía y la justicia ocupacional. Esto requiere de una formación acabada y profunda en temas que tienen que ver con los derechos humanos, desde una perspectiva socio histórica y situada, favoreciendo en el estudiante un proceso que implica un trabajo personal, que abarca una mirada a su propia historia socio-ocupacional, hasta llegar a identificar estos elementos en su entorno más inmediato, en los grupos en los que participe y de esta manera se favorece una mirada centrada en la perspectiva de derecho que se plasme en su desempeño como estudiante y posteriormente en su ejercicio profesional.

Con el propósito de evidenciar el logro de estos objetivos a través del proceso de formación, la Escuela ha definido una matriz de análisis conceptual, que contempla cuatro niveles de logro formativo. Estos son: i) Inicial, ii) Intermedio, iii) Avanzado y v) Final.

Estos niveles de logro formativo, permiten evaluar y ajustar las estrategias formativas y evaluativas que se despliegan en cada uno de los cursos del plan curricular de la Escuela a fin de asegurar, por un lado, un ritmo adecuado de formación, a través de una lógica secuencial y progresiva, y por otro lado, verificar el cumplimiento de los objetivos educativos esperados, para cada nivel determinado.

(23)

Tabla N° 2

Matriz de análisis para la evaluación de los objetivos educacionales declarados

Nivel de formación Inicial Intermedio Avanzado Final

Objetivo

1) Desarrollar el proceso formativo,

integrando la teoría y la práctica desde las etapas iniciales del

proceso, formando

simultáneamente habilidades y

destrezas para un desempeño

adecuado en el ámbito de la salud, el trabajo, la educación, la justicia y la

Identifica los distintos ámbitos de acción de la Terapia Ocupacional.

El estudiante problematiza los fundamentos de la disciplina y los

ocupacional, un razonamiento situado y complejo para la comprensión y resolución de los problemas de los sujetos, grupos o comunidades, así como también, para el desarrollo de capacidades investigativas iniciales en los y las estudiantes.

El estudiante comprende la

ocupación como un hecho social, articulando así las posibles

intervenciones de Terapia

Ocupacional con el enfoque social que propone la Escuela.

El estudiante sistematiza algunas de sus experiencias prácticas iniciales a través de análisis intervención desde el enfoque social que propone la escuela.

3) Fomentar la participación activa de los

y las estudiantes en su proceso de

formación, estimulando la

autoformación y autoindagación, en

las asignaturas disciplinares y

profesionalizantes.

El estudiante es capaz de identificar

sus habilidades y ponerlas en práctica en el trabajo individual y en grupos.

El estudiante conoce metodologías de aprendizaje participativo y situado

El estudiante es capaz de participar activamente en su proceso de aprendizaje, siendo

creativo, propositivo y

El estudiante identifica sus habilidades y actitudes para el trabajo con personas.

El estudiante conoce el Proceso de Terapia Ocupacional desde un enfoque social.

El estudiante se aproxima vivencialmente a reconocer y poner en práctica sus habilidades, características y

atributos personales

visualizándolos como

herramientas terapéuticas en un proceso de intervención.

(24)

MECANISMOS DE SEGUIMIENTO DEL PERFIL DE EGRESO Y DE SU EFECTIVIDAD FORMATIVA

Si bien la revisión y análisis del perfil de egreso están en manos de la Escuela, también participan otras instancias colegiadas a saber: Consejo de Facultad y Consejo de Escuela, Comité de Autoevaluación, que se reúnen con la suficiente regularidad para evaluar y dar seguimiento al perfil de egreso declarado.

La siguiente tabla sinóptica, entrega un detalle de estas instancias y sus principales características: Tabla N° 3

Mecanismos de seguimiento y evaluación del perfil de egreso de la carrera

MECANISMOS CARÁCTER COMPOSICIÓN PERIODICIDAD OBJETIVO

Consejo de

Mensual Evaluación de la pertinencia

de las propuestas emanadas

Mensual Evaluación y seguimiento del

cumplimiento de los

propósitos de la carrera. Evaluación de los aspectos formativos y evaluativos del plan de estudios.

Evaluación y seguimiento del Plan de desarrollo de la Escuela.

Coordinación entre las sedes,

respecto de aspectos

formativos y evaluativos del plan de estudios.

Quincenal Evaluación y seguimiento

permanente del proceso

Quincenal Diagnóstico interno y externo

de la carrera, en base al cumplimiento de estándares y

criterios nacionales o

internacionales de calidad. Fuente: Comité de Autoevaluación TO

Además de los mecanismos antes expuestos, la carrera despliega otras acciones específicas de seguimiento del Perfil de Egreso y su consistencia con el plan curricular. Entre ellas, destacan:

Monitoreo intersedes de los Instrumentos de evaluación: La existencia de tres sedes ha implicado que la Escuela ha debido desarrollar mecanismos para enfrentar las posibles diferencias que se puedan dar en la evaluación de ciertas actividades consideradas como fundamentales o críticas dentro del plan de estudios. Para ello, se han desarrollado Rubricas de Evaluación9 que intentan homogenizar los criterios

(25)

de evaluación en los exámenes de algunas de las asignaturas disciplinares del 2°, 3° y 4° año, en las prácticas profesionales, el seminario de título y el examen de título. Para ello se establecen acciones de coordinación entre las sedes, a cargo de los Secretarios/as Académicos/as, Coordinadores/as de línea y Coordinadores/as de campos clínicos, según sea el caso, quienes se reúnen presencialmente o a través de medios virtuales para coordinar las adecuaciones y/o actualizaciones que estos instrumentos requieran año a año.

Monitoreo de las Prácticas profesionales: La implementación del Programa de Práctica profesional, la modalidad de supervisión de los estudiantes durante su proceso de práctica, así como las pautas de evaluación que se aplican, tanto en el proceso de práctica, como en el examen final, también deben ser coordinadas entre las tres sedes. Ello favorece un proceso más homogéneo y ha permitido cautelar que los estudiantes puedan contar con que la práctica profesional, tanto en su ejecución, como en su evaluación final, se realiza con criterios homogéneos. Este proceso es realizado por las direcciones de carrera, en conjunto con los Coordinadores/as de campos clínicos de las sedes. En base a lo anterior se hace posible también, que nuestros estudiantes puedan solicitar hacer practica en una sede diferente a la de su origen, según los cupos de que disponga cada sede. Por otra parte, cada sede realiza reuniones de información, coordinación y socialización con todos los docentes de campos clínicos, quienes ejercen el rol de docentes guías de los estudiantes que están en práctica profesional. En estas reuniones, se socializa el perfil de egreso y se articula con la práctica profesional, se socializan las pautas de evaluación y los mecanismos de verificación.

MECANISMOS DE DIFUSIÓN DEL PERFIL DE EGRESO

El perfil de egreso de la Escuela es de conocimiento público y se encuentra apropiadamente difundido, a través de mecanismos establecidos, como son la página web de la Universidad, la folletería que entrega la Dirección de Admisión y Difusión en todas las sedes y en el panel informativo y/o mural que posee la unidad en cada una de sus sedes.

Existen una serie de actividades de orden institucional, como son la dirección de admisión y difusión, así como otras de orden local, que permiten la difusión y socialización de los alcances del perfil de egreso en el contexto formativo de la Escuela.

a. Instancias de socialización y difusión con estudiantes:

Una actividad local, común a las tres sedes y realizada anualmente, corresponde a la Bienvenida a los estudiantes de primer año. Esta instancia, se programa fuera del horario de clases, y uno de sus objetivos es situar al estudiante de primer año al contexto de la Escuela y de la Universidad, por lo que la Visión y Misión Institucional, así como el perfil de egreso, son algunos de los contenidos relevantes a difundir.

Por otra parte, la asignatura de Introducción a la Terapia Ocupacional, cumple la función de situar al estudiante que ingresa a la carrera respecto a los alcances del perfil de egreso, permitiéndole identificar las características distintivas de éste, siendo un proceso que continua, más adelante en las asignaturas del área disciplinar, profundizando y complejizando progresivamente los análisis.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Descargar ahora (146 página)
Related subjects :