La salud en la economía verde

Texto completo

(1)

Puntos esenciales

Ventajas y riesgos para la salud

El fomento del transporte activo (como el caminar o el ciclismo) junto con

un sistema de transporte público y de tránsito rápido y una buena gestión (del suelo) de la tierra? pueden comportar de forma inmediata mayores co- beneficios para la salud en comparación con las estrategias destinadas a mejorar los combustibles y la eficiencia de los vehículos; sin embargo, éstas últimas han sido las estrategias de mitigación que más ha enfatizado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC).1 Los beneficios que puede reportar para la salud la sustitución del transporte

motorizado por caminar, el ciclismo y el uso del transporte público y de tránsito rápido, incluyen la reducción de enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación del aire, la limitación de los riesgos de accidentes de tráfico y la disminución del estrés por ruido.

Además, el incremento de la actividad física conlleva importantes beneficios que ayudan a prevenir la obesidad, la diabetes, las cardiopatías y el cáncer, y aumenta la equidad sanitaria a través de un mejor acceso a los productos y servicios por parte de las personas que no poseen vehículos motorizados privados.2-4

El cambio de motores de gasolina a motores diesel para disminuir las emisiones

de CO2 podría aumentar las emisiones de partículas perjudiciales para la salud (PM10, PM2,5) en cada viaje.5 La evaluación del potencial de las tecnologías diesel realizada por el IPCC no toma en cuenta las posibles repercusiones para la salud; sin embargo, los grandes cambios a combustibles diesel llevados a cabo en las ciudades europeas durante la última década muestran un nivel

La salud en la economía verde

Los Co-beneficios de la mitigación al cambio climático para la salud

SECTOR DEL TRANSPORTE

Conclusiones preliminares: examen inicial

Datos sobre la salud en la economía verde

Muchas estrategias para reducir el cambio climático aportan beneficios sanitarios importantes e inmediatos, mientras que otras pueden ocasionar riesgos o inconvenientes para la salud. El examen sistemático pertinente revela una nueva vertiente de medidas eficaces para hacer frente al cambio climático.

La serie titulada La salud en la economía verde de la OMS, examina las pruebas sobre los posibles efectos de las estrategias de mitigación de los gases de efecto invernadero para la salud, de acuerdo con las opciones de mitigación para los sectores económicos fundamentales examinadas en la Contribución del Grupo de Trabajo III al Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC).9 El objetivo es proponer beneficios indirectos significativos para el sector de la salud y los responsables de políticas en este ámbito, y presentarlos a la consideración de la próxima ronda de examen del IPCC sobre la mitigación (Grupo de trabajo III: Quinto Informe de Evaluación [AR5]). A continuación se identifican posibilidades de sinergias entre el sector de la salud y el medio ambiente para los sectores económicos fundamentales, particularmente el transporte.

Las emisiones mundiales del sector del transporte comprendieron alrededor de un 23% de emisiones directas de CO2 en 2008, de las que la mayor parte (16%) correspondieron al sector del transporte terrestre. Si continúan las prácticas actuales, se proyecta un rápido aumento de las emisiones en términos absolutos.1

La huella de carbono del transporte

estable (no inferior) de PM10 en dichas ciudades durante el mismo período de tiempo, y ninguna reducción en las repercusiones de la contaminación del aire para la salud, a pesar de la introducción de tecnologías diesel más limpias.6 Los riesgos para la salud

relacionados con el transporte afectan actualmente a millones de personas. Por ejemplo, la contaminación del aire en las ciudades (causada principalmente por el transporte) y los accidentes de tráfico reunidos se cobran la vida de 2,5 millones de personas cada año, particularmente en los países de ingresos bajos y medianos. El transporte activo también puede limitar las 3,2 millones de muertes anuales ocasionadas por la inactividad física.7, 8

(2)

Estrategias de mitigación beneficiosas para la salud y para el transporte Los co- beneficios (y riesgos potenciales) de las estrategias de mitigación

relativas al transporte no han sido objeto de un análisis sistemático, según el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC sobre opciones de mitigación para el sector del transporte.1

Un mejor sistema de transporte activo, un sistema de transporte público y de

tránsito rápido y una buena gestión de la tierra pueden resultar muy rentables en diversos entornos, como las ciudades en rápido desarrollo. Por ejemplo, se ha calculado que la reubicación de los establecimientos educativos cerca de las zonas residenciales en Santiago de Chile podría reducir las emisiones derivadas del transporte en un 12% con un coste de solo 2 dólares de los Estados Unidos por cada tonelada de carbono en los próximos 20 años.10 La planificación del uso de la tierra para aumentar la densidad y la diversidad

de su utilización debe ser uno de los principios fundamentales a tener en cuenta al diseñar estrategias de mitigación que aporten mayores beneficios indirectos para la salud. La planificación basada en la proximidad puede mejorar el acceso a productos y servicios a pie, en bicicleta o en transporte público. Limitar la necesidad de viajar en automóvil reducirá a su vez las emisiones derivadas del transporte y comportará beneficios indirectos para la salud y el cambio climático a largo plazo.10

Existen instrumentos de demostrada efectividad para evaluar las políticas de

transporte y uso de la tierra, como la evaluación del impacto sanitario (www.

who.int/hia). Estos instrumentos se pueden utilizar más ampliamente en países desarrollados y en ciudades en desarrollo.

La inversión en sistemas de transporte activos y públicos puede contribuir

a la consecución de los objetivos del sector del transporte, reduciendo la congestión y la necesidad de costear infraestructuras viarias.11 Los sistemas de transporte que fomentan el caminar, el ciclismo y el uso del transporte público también son menos vulnerables a futuros cortes en el suministro de gasolina u otros combustibles.

Equidad sanitaria

Los medios de transporte saludables pueden mejorar el acceso de los grupos

social y económicamente desfavorecidos al trabajo, a los productos y a los servicios. La mayor parte de la población mundial tiene acceso limitado al transporte motorizado privado y, sin embargo, se ve expuesta a los riesgos derivados del transporte, como la contaminación del aire o los traumatismos causados por el tránsito. Las ciudades accesibles a pie, en bicicleta o en transporte público facilitan el acceso de las mujeres, las personas mayores y los niños a la movilidad segura y a los servicios básicos, lo que, además, aumenta la equidad sanitaria.11-13 Esta misma estrategia también mejora la salud de todos los grupos socioeconómicos.

Las estrategias de mitigación relativas al transporte que fomentan la

producción de biocombustibles pueden suponer un obstáculo para la equidad sanitaria. La demanda de biocombustibles puede resultar una amenaza si hace que disminuya la disponibilidad de los alimentos y aumenten sus precios, debido a que las tierras se utilizan para producir combustibles en lugar de cultivos alimentarios.14, 15 Este cambio podría llegar a poner en peligro el derecho a la alimentación.16

Los vehículos más antiguos y contaminantes que se exportan desde los países

desarrollados pueden provocar riesgos para la salud en los países en desarrollo.

La reventa de estos vehículos a precios bajos ha facilitado su exportación a países de ingresos bajos y a ciudades que carecen de la infraestructura y la capacidad adecuadas para el mantenimiento de los vehículos y el control de la calidad de los combustibles.17 Como consecuencia, en los países en desarrollo ha aumentado la exposición a la contaminación del aire, así como los traumatismos y las demás repercusiones para la salud causadas por el tránsito. Las partículas de hollín emitidas por los vehículos diesel, principalmente en forma de PM25, también contienen negro de carbón, un contaminante del calentamiento global de corta duración, aunque cabe señalar que la combustión de biomasa es una fuente más importante de negro de carbón.18, 19

ALCANCE Y MÉTODOS

Este análisis examina las posibles repercusiones para la salud de las estrategias de mitigación y las tecnologías subrayadas en el documento Grupo de Trabajo III: Cuarto Informe de Evaluación del IPCC. Se basa en un exhaustivo examen de casi 300 informes y artículos científicos relevantes para la salud revisados por homólogos. La atención se centró en los estudios sobre las repercusiones de las estrategias de mitigación para la salud en situaciones de la vida real, así como en las pruebas de los factores de riesgo relacionados con el transporte. Se describieron los instrumentos existentes para la evaluación de las repercusiones de las decisiones del sector del transporte para la salud, así como los estudios monográficos de políticas de transporte respetuosas del clima y de la salud.

La evaluación se limitó al transporte terrestre, que tiene las mayores repercusiones directas para la salud, además de ser el responsable de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector. La estrategia de búsqueda consistió en palabras clave relacionadas con las estrategias consideradas por el IPCC en su examen de los enfoques de mitigación para el sector del transporte, entre las que se encuentran estudios sobre las repercusiones para la salud de lo siguiente:

los vehículos y los combustibles 1)

modificados;

la promoción del transporte no mo- 2)

torizado, el transporte público y el uso más compacto de la tierra;

las estrategias de fijación de precios 3)

para cualquiera de los puntos ya mencionados, así como para el uso de los automóviles.

En base a estas conclusiones, se clasificaron las posibles repercusiones de una estrategia o un conjunto de estrategias de mitigación para la salud, desde "-- " (muy negativas para la salud) hasta “++” (muy positivas para la salud).

También se presentaron resúmenes de las pruebas de los efectos para la salud de las principales políticas relacionadas con el transporte y los factores de riesgo (contaminación del aire y accidentes de tráfico). Las pruebas de las repercusiones de estos factores para la equidad sanitaria fueron difíciles de cuantificar con la metodología utilizada, por lo que se describieron de manera cualitativa.

(cuadro 1).

(3)

La salud en la economía verde – Sector Del Transporte 3 Estrategia de

mitigación Potencial para reducir las

emisiones (ejemplos) Posible reducción de los factores de riesgo

para la salud Efectos, limitaciones y comentarios adicionales

Amplitud y dirección de las

repercusiones Fiabilidad de las pruebas IPCCa

Vehículos y combustibles modificados

Reducción del 21% de las emisiones de CO2 de los vehículos ligeros para 2030 tomando en cuenta vehículos de alta eficiencia energética; prácticamente todos los costes inferiores a 100USD/ tCO21

Contaminación

del aire - a ++ Moderada Una mayor eficiencia del combustible podría disminuir los costes de los viajes y promover el uso del transporte motorizado.

Por otra parte, los vehículos mejorados pueden resultar más costosos, lo que reduce su penetración en los entornos de bajos ingresos.

Las emisiones de partículas de los motores diesel pueden ser mayores que las de los motores de gasolina equivalentes por unidad de viaje, lo que podría ser perjudicial para la salud.

Las repercusiones de los biocombustibles en la calidad del aire son inciertas.

Los efectos de la producción de biocombustibles en la seguridad alimentaria y la nutrición de las poblaciones pobres son motivo de gran preocupación.

Actividad física 0 Débil Traumatismos

causados por el tránsito

0 Débil

Ruido 0 Débil

Repercusiones

sociales 0 Débil

Uso de la tierra 0 Débil

IPCCb Las políticas de fijación de los precios relativos al uso de los vehículos y los combustibles, así como la fijación de los precios de los viajes a los centros urbanos o por distintos medios (entre otros, la fijación de los precios de la congestión)

Depende de si el objetivo es la fijación de los precios de los vehículos y los combustibles modificados (IPCCa) o los cambios del uso de la tierra y las alternativas a los medios de transporte motorizados (IPCCc). Los peajes urbanos han reducido las emisiones entre un 13% y un 30%, mientras que los subsidios por combustibles bajos en carbono han reducido las emisiones en un 6% aproximadamente.1

Contaminación

del aire - a ++ Débil Las políticas de fijación de precios que fomentan mejores vehículos y combustibles probablemente comportarán beneficios para la salud similares a los descritos en IPCCa, pero no reducirán el número de viajes.

Las políticas de fijación de precios que alientan el uso de los transportes no motorizados y del transporte público posiblemente conllevarán beneficios para la salud similares a los descritos en IPCCc.

Los subsidios y los costes pueden tener diferentes repercusiones en la equidad sanitaria.

Actividad física 0 a ++ Débil

Traumatismos causados por el tránsito

0 a ++ Débil

Ruido 0 a ++ Débil

Repercusiones

sociales 0 a ++ Débil

Uso de la tierra 0 a ++ Débil

ANTECEDENTES Y FUNDAMENTOS

Cuadro 1: Análisis de las repercusiones para la salud de las diferentes categorías identificadas por el IPCC para las estrategias de mitigación

Como el transporte ejerce una gran influencia en la salud, la modificación de las políticas e infraestructuras de este sector puede disminuir radicalmente los riesgos para la salud relacionados con la exposición a la contaminación aérea y acústica y con los traumatismos causados por el tránsito.

Caminar, andar en bicicleta o utilizar el transporte público y de tránsito rápido pueden aumentar significativamente el nivel de actividad física, y así prevenir diversas enfermedades crónicas como el cáncer, las cardiopatías y la diabetes.

Además de estas repercusiones para la salud, el sector del transporte ofrece grandes posibilidades para mitigar el cambio

climático. Por ello, las políticas de mitigación deben tomar en cuenta estas conclusiones a fin de identificar las estrategias de mitigación que más puedan contribuir a combatir el cambio climático y proporcionar beneficios indirectos para la salud.

A raíz de esta necesidad, la OMS emprendió una evaluación de los posibles co- beneficios (y de ser necesario, los riesgos) de las estrategias de mitigación relativas al transporte.

Esta evaluación se centra en las categorías de mitigación consideradas en el Cuarto Informe de Evaluación del IPCC- Grupo de Trabajo III.1

(4)

4 La salud en la economía verde – Sector Del Transporte Estrategia de

mitigación Potencial para reducir las

emisiones (ejemplos) Posible reducción de los factores de riesgo

para la salud Efectos, limitaciones y comentarios adicionales

Amplitud y dirección de las

repercusiones Fiabilidad de las pruebas IPCCc

Cambios en el uso de la tierra y alternativas a los transportes motorizados privados

Las vías peatonales y ciclistas, así como el transporte rápido en autobús, podrían reducir las emisiones en un 25% a un costo de 30USD/tCO2.20 El uso eficaz (del suelo)de la tierra podría disminuir las emisiones en un 21%

en un período de 20 años a un costo de 91USD/tCO2.21

Contaminación

del aire ++ Moderada Ayuda a asegurar la igualdad de acceso para las personas sin automóviles. . Ayuda a asegurar mejores condiciones de transporte a pie y en bicicleta para los grupos vulnerables como los niños, las personas mayores o las personas que no poseen automóviles. .

Actividad física ++ Moderada

Traumatismos causados por el tránsito

++ Moderada

Ruido ++ Débil

Repercusiones

sociales ++ Débil

Uso de la tierra No aplicable

RESUMEN DE LAS CONCLUSIONES PRELIMINARES

La evaluación de la mitigación del IPCC se centra principalmente en los combustibles mejorados y las tecnologías del automóvil. A fin de obtener mayores co- beneficios para la salud, las estrategias de mitigación relativas al transporte deberían poner más énfasis en la planificación del uso (o del suelo) de la tierra para que las ciudades sean más accesibles a pie, en bicicleta o por medios de transporte público y de tránsito rápido. Así también se podría aumentar el potencial de mitigación de las estrategias de transporte. También es preciso elaborar estrategias relativas al uso (del suelo)de la tierra que disminuyan la necesidad de los transportes motorizados y mejoren los accesos. En la próxima evaluación de las estrategias de mitigación relativas al transporte y al uso de la tierra se debería incluir una evaluación sistemática de los posibles beneficios para la salud a fin de asegurar resultados positivos tanto para la salud como para el medio ambiente y el transporte. Los objetivos generales del transporte comprenden: a) el aumento de la equidad a través de un mejor acceso a los productos y los servicios; b) el aumento de la actividad física mediante la facilitación de entornos seguros para peatones y ciclistas; c) el aumento de la seguridad y la actividad física, así como la reducción de la contaminación del aire gracias a medios de transporte públicos colectivos; d) la reducción de muertes y enfermedades causadas por la contaminación (acústica, aérea o hídrica) y por los accidentes de tránsito.

Estos objetivos pueden lograrse a través de cuatro estrategias principales:

Métodos del uso (del suelo)de la tierra que aumenten la

densidad y la diversidad de utilización;

La financiación y la creación de espacios destinados

a infraestructuras peatonales y ciclistas en las redes de transporte;

La financiación y la creación de espacios destinados al

transporte público y de tránsito rápido en las redes de transporte;

Medidas de ingeniería y de reducción de la velocidad para

moderar los riesgos principales del transporte motorizado.

Las estrategias orientadas a la salud cuentan con el aval de los instrumentos de apoyo a políticas de demostrada efectividad, como:

La evaluación de las repercusiones para la salud que 1)

toman en cuenta los riesgos y los beneficios indirectos para la salud durante la etapa de la planificación, así como las medidas para mejorar la salud y disminuir la desigualdad sanitaria de los niños, las mujeres y los grupos de bajos ingresos, que se ven expuestos a una mayor contaminación aérea y acústica, y corren más riesgos de sufrir lesiones.

Una mejor planificación y aplicación de los códigos del 2)

uso del suelo -de la tierra y del transporte; por ejemplo, garantizar el acceso universal a vías peatonales y ciclistas seguras, así como a medios de transporte públicos y de tránsito rápido para trayectos cotidianos.

Desarrollo y seguimiento de criterios e indicadores de 3)

transporte saludables.

Los puntos principales aquí presentados resumen las conclusiones preliminares de este análisis y son más indicativas que definitivas.

(5)

SALUD PÚBLICA Y MEDIO AMBIENTE

Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente (PHE)

Grupo Orgánico de Seguridad Sanitaria y Medio Ambiente (HSE) Organización Mundial de la Salud (OMS)

Avenue Appia 20, CH-1211 Ginebra 27 (Suiza) http://www.who.int/phe/es/index.html

www.who.int/hia/green_economy/en/index.html

Fotografía:

Transporte limpio: un moderno tranvía en Grecia. (©Bigstock) Diseño de Inís Communication www.iniscommunication.com

SELECCIÓN DE REFERENCIAS

Kahn Ribeiro S et al. Transport and its infrastructure. En: Metz 1.

B et al., eds. Climate Change 2007: Mitigation. Contribution of Working Group III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Cambridge, Reino Unido y Nueva York, Cambridge University Press, 2007.

Transport, environment and health.

2. Copenhague, Organización

Mundial de la Salud, 2000.

Woodcock J et al. Energy and transport.

3. Lancet, 2007,

370(9592):1078-88.

Woodcock J et al. Public health benefits of strategies to reduce 4.

greenhouse-gas emissions: urban land transport. Lancet, 2009, 374(9705):1930-43.

Mazzi EA & Dowlatabadi H. Air Quality Impacts of Climate 5.

Mitigation: UK Policy and Passenger Vehicle Choice.

Environmental Science & Technology, 2007, 41(2):387-392.

Krzyzanowski M, Kuna-Dibbert B & Schneider J, eds.

6. Health

effects of transport-related air pollution. Copenhague, Organización Mundial de la Salud, 2005.

The global burden of disease:

7. 2004 update. Ginebra,

Organización Mundial de la Salud, 2008.

Global health risks: mortality and burden of disease attributable 8.

to selected major risks. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2009.

Metz B et al., eds.

9. Climate Change 2007: Mitigation.

Contribution of Working Group III to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change.

Cambridge y Nueva York, Cambridge University Press, 2007.

Protecting health from climate change: connecting science, 10.

policy and people. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2009.

Mohan D. Urban transport and climate change: issues and 11.

concerns in the Indian context. In: 3i-Network, ed. India

infrastructure report 2010: infrastructure development in a low carbon economy, Oxford University Press, 2009.

Peden M et al., eds.

12. World report on road traffic injury prevention. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2004.

Making the connections: final report on transport and social 13.

exclusion. London, Social Exclusion Unit, Office of the Deputy Prime Minister, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. 2003.

State of food and agriculture 2008. Biofuels: prospects, risks 14.

and opportunities. Roma, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2008.

Responding to the food crisis: synthesis of medium-term 15.

measures proposed in inter-agency assessments. Roma, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2009.

Tirado MC et al. Addressing the challenges of climate change 16.

and biofuel production for food and nutrition security. Food Research International, 2010, 43(7):1729-1744.

Davis LW & Kahn ME. International Trade in Used Vehicles:

17.

The Environmental Consequences of NAFTA. American Economic Journal: Economic Policy, 2010, 2(4):58-82.

Health risks of particulate matter from long-range 18.

transboundary air pollution. Copenhague, Organización Mundial de la Salud, 2006.

Novakov T et al. Large historical changes of fossil-fuel black 19.

carbon aerosols. Geophysical Research Letters., 2003, 30(6):1324.

Wright L & Fulton L. Climate Change Mitigation and Transport 20.

in Developing Nations. Transport Reviews, 2005, 25(6):691- 717.

Getting on Track: Finding a Path for Transportation in the CDM.

21.

Winnipeg (Canadá), International Institute for Sustainable Development, 2005.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :