PATRONES DE DIVERSIDAD DE GRUPOS SELECTOS DE INSECTOS EN EL BOSQUE CHIQUITANO Y PAMPAS DEL CERRADO DE SANTIAGO Y TUCAVACA, SANTA CRUZ - BOLIVIA

10 

Texto completo

(1)

PATRONES DE DIVERSIDAD DE GRUPOS SELECTOS DE INSECTOS

EN EL BOSQUE CHIQUITANO Y PAMPAS DEL CERRADO DE SANTIAGO

Y TUCAVACA, SANTA CRUZ - BOLIVIA

DIVERSITY PATTERNS OF SELECTED INSECT GROUPS IN THE

CHIQUITANO FOREST AND CERRADO SAVANNAS OF SANTIAGO AND

TUCAVACA, SANTA CRUZ - BOLIVIA

Teresa Gutiérrez1,2, Damián Rumiz1,3

RESUMEN

En el marco de una evaluación biológica regional del este de Santa Cruz, realizamos inventarios de cuatro grupos de insectos indicadores (coleópteros Scarabaeidae y Cicindelidae, dípteros Tabanidae y lepidópte ros Rhopalocera) en varios sitios y hábitats de las Serranías de Santiago y el Valle de Tucavaca. Como re sultado de 21 días de muestreo con cuatro tipos de trampas se colectó y clasificó un total de 14 211 espe -címenes de insectos pertenecientes a 102 especies de escarabajos coprófagos, 18 de escarabajos tigre, 16 de tábanos y 83 de mariposas diurnas. De los cinco hábitats muestreados, el bosque semideciduo chiqui tano y el bosque ribereño mostraron mayor riqueza total de escarabajos coprófagos y mariposas que el ce -rrado y otros hábitats. Para coprófagos, tábanos y mariposas se identificó varios taxones especialistas de cada hábitat, y unos pocos generalistas. Nuestros datos, aunque preliminares, sugieren que la diversidad regional depende más de la contribución del recambio de especies entre diferentes localidades que del aporte de los distintos hábitats en cada sitio. Se discute las limitaciones de nuestro estudio y se da sugeren -cias para futuros inventarios.

Palabras claves: Insectos, bioindicadores, Bosque Chiquitano, diversidad, Bolivia.

ABSTRACT

As part of a biological survey of Eastern Santa Cruz, four insect indicator groups (dung beetles, Scarabaeidae; tiger beetles, Cicindelidae; tabanid dipterans, Tabanidae; and diurnal butterf l i e s , Rhopalocera) were assessed at different sites and habitats in the Serranía de Santiago and in the Valle de Tucavaca. Using four trap types, 14 211 insect specimens, belonging to 102 dung beetle species, 18 tiger beetle species, 16 tabanid species, and 83 butterfly species were collected and classified during 21 sampling days. Among the five habitats that were sampled, the semi-deciduous Chiquitano forest and the riverine forest showed higher species richness of dung beetles and butterflies than the Cerrado savannas and other habitats. Some taxa of dung beetles and butterflies were classified as habitat specialists, while fewer ones were classified as generalists. Preliminary data suggest that regional diversity depends more on movement of species between sites than on species richness of different habitats at each site. We discuss the limitations of this study and present recommendations for future surveys.

Keywords: Insects, indicator species, Chiquitano forest, diversity, Bolivia.

1 Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado. Casilla 2489. Santa Cruz - Bolivia. E-mail: confauna@scbbs-bo.com 2Fundación Amigos de la Naturaleza. Casilla 2241. Santa Cruz - Bolivia. E-mail: tgutierrez@fan-bo.org

(2)

INTRODUCCIÓN

La planificación de áreas prioritarias para conservación y la rea-lización de seguimientos de la degradación de hábitats en paí-ses en desarrollo está fuertemente limitada por insuficientes re-cursos económicos, tiempo requerido para la mayoría de los estudios básicos y personal necesario para realizar dichos estu-dios. Una alternativa para solucionar estos problemas es esco-ger un taxón indicador (o un reducido número de ellos) que represente el hábitat o el ecosistema objeto de estudio (PEAR-SON, 1995b). La elección del taxón bioindicador es crítica, y debe estar basada en características adecuadas como: estabili-dad taxonómica, sensibiliestabili-dad a cambios en el hábitat, fácil ob-servación y manipulación y conocimiento de su historia natu-ral (PEARSON, 1995a).

En Bolivia, varios estudios han contribuido a la taxonomía y ecología de grupos de insectos indicadores como los escara-bajos coprófagos (Coleoptera: Scarabaeidae) del Parque Na-cional Noel Kempff Mercado (FORSYTH et al., 1998; SPECTOR, en prensa) y tábanos (Diptera: Tabanidae) en Santa Cruz (HALL et al., 1993), mientras que guías ilustradas facilitan la identifi-cación de los escarabajos tigre (Coleoptera: Cicindelidae) de Bolivia (PEARSON et al., 1999), y las mariposas (Lepidoptera: Rhopalocera) de Amboró (LEDEZMA, 1998). Para el este de Santa Cruz, se suman inventarios generales de la entomofau-na chiquitaentomofau-na y del Pantaentomofau-nal (ARAUJO, 1997; JORDAN, 1997; ENTRIX, 1999), pero a excepción de los estudios en el Parque Noel Kempff Mercado, no ha habido intentos de comparar la diversidad de grupos de insectos entre sitios y hábitats de es-tos diversos ecosistemas.

En el marco de una evaluación biológica regional, se realiza-ron inventarios de cuatro grupos de insectos indicadores, con técnicas y esfuerzos comparables, en varios sitios y hábitats de las Serranías de Santiago y el Valle de Tucavaca. El objetivo fue evaluar preliminarmente la diversidad de grupos de insectos entre hábitats y localidades, se identificaron las principales fuentes de variación espacial y los taxones especialistas y gene-ralistas de cada grupo. En base a estos hallazgos, y a las difi-cultades prácticas encontradas, se dan recomendaciones para realizar mejores estudios futuros.

MÉTODOS

Muestreo de campo

La metodología empleada en este trabajo sigue los lineamien-tos de las evaluaciones rápidas (‘RAP’), (FORSYTH et al. 1998),

Santa Cecilia (Candelaria) y Chochís pertenecientes a la provin-cia Chiquitos, y la segunda (18 Noviembre al 2 de Diciembre del 2000), en las localidades de San Rafael, El Tuna (Los Ma-gueses) y Santo Corazón (Bella Boca y Murciélagos) de la pro-vincia Ángel Sandoval y en el Valle de Tucavaca y la serranía de Santiago de la provincia Chiquitos, (Ver mapa adjunto). Los hábitats muestreados fueron: bosque semideciduo chiquitano, bosque chiquitano anegable o bosque de coca, bosque ribe-reño en llanura, bosque de fondo de cañones o galería, y ce-rrado.

Los grupos de insectos inventariados fueron: escarabajos co-prófagos o “peloteros” (Coleoptera: Scarabaeidae), escarabajos “tigre” (Coleoptera: Cicindelidae), tábanos (Diptera: Tabanidae) y mariposas diurnas (Lepidoptera: Rhopalocera). El esfuerzo de muestreo por grupo y hábitat se resume en el Cuadro 1. La captura se realizó con un número constante de trampas (2 “ca-nopy”, 2 “maleza”, 20 “de caída” y 4 “dosel”) dispuestas de ma-nera comparable, durante 48 horas, en cada tipo de hábitat. Las trampas fueron revisadas y vaciadas cada 24 horas, y ce-badas con frutas o pescado (de dosel, para lepidópteros y díp-teros), octanol (canopy, tabánidos), excremento (de caída, es-carabajos en general) o sin cebo (maleza, para lepidópteros y dípteros).

Análisis de datos

En el laboratorio de Entomología del Museo de Historia Natu-ral Noel Kempff Mercado, los especímenes colectados fueron separados por grupo, montados, secados e identificados con la ayuda de claves, guías y por comparación con la colección científica. Luego fueron cuantificados por orden, familia, gé-nero y hasta el nivel de especie o ‘morfoespecie’ (ej.: sp.1, sp.2, etc.) para estimar la riqueza específica de los muestreos. Todos los especímenes fueron catalogados e ingresados a la colección para que pudieran ser revisados posteriormente por especialistas.

Los registros de especies y número de individuos de los cuatro grupos taxonómicos muestreados fueron ingresados en una base de datos de Access con sus datos de localidad, hábitat y método de captura. Desde esa base, estimamos la riqueza de especies por grupo, hábitat y localidad (diversidad alfa) y la comparamos entre hábitats adyacentes para examinar la im-portancia de los ecotonos (diversidad beta) como componen-te de la diversidad regional. Cacomponen-tegorizamos las especies por su amplitud en el uso de hábitats, considerando como especialis-tas las registradas en un solo tipo de hábitat, y generalisespecialis-tas a las registradas en más de tres. Intentando evaluar la importan-cia de la variación geográfica como componente en la diversi-dad regional, comparamos la riqueza de especies entre pares

(3)
(4)

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Riqueza de especies y abundancia general

de los grupos estudiados

Como resultado de 21 días de muestreo con 4 tipos de tram-pas colectamos y clasificamos un total de 14 211 especímenes de insectos de los grupos selectos. Los escarabajos coprófagos (Coleoptera: Scarabaeidae) totalizaron 13 300 individuos, per-tenecientes a 102 especies y 18 géneros; y los escarabajos ti-gre (Coleoptera: Cicindelidae) 236 individuos distribuidos en 18 especies y 5 géneros. Los tábanos (Diptera: Tabanidae) co-lectados fueron alrededor de 349 individuos, de 16 especies y 5 géneros, y las mariposas diurnas (Lepidoptera: Rhopalocera) totalizaron 326 individuos, de 83 especies, 57 géneros y 12 fa-milias. Las familias más representativas de mariposas fueron Nymphalidae con 29 géneros, Pieridae y Hesperidae con sie-te, y Heliconiidae con cuatro.

Por comparación con los escasos antecedentes disponibles, nuestros registros de escarabajos coprófagos (102 especies) in-dican que el área chiquitana muestreada es una de las más di-versas en el Neotrópico, ya que supera la riqueza descrita pa-ra el Parque Noel Kempff Mercado (97 especies), la cual sobre-salía con respecto a estudios realizados en Ecuador (54 espe-cies), Colombia (60) y Perú (74)(FORSYTH et al, 1998).

Diversidad alfa y taxones especialistas

para cada hábitat

Para examinar la riqueza de especies por sitio homogéneo, o diversidad alfa, separamos los datos de cinco tipos de hábitat (cerrado, bosque ribereño, bosque de galería, bosque semide-ciduo chiquitano, y bosque de coca) y ocho localidades (San-ta Ana, Rancho San(San-ta Cecilia-Candelaria, Chochis, Magueses, Bella Boca, Murciélagos, Santiago de Chiquitos, y Valle de Tu-cavaca; Cuadro 2). El grupo de los escarabajos coprófagos fue el más diverso (y más abundantemente capturado, con 13 300 individuos) con 10 a 47 especies por sitio, seguido por las mariposas diurnas con 0 a 31 especies (y con mucho me-nos capturas, 326). Los cicindélidos (3-9 especies) y tabánidos (1-7 especies) fueron menos diversos, aunque capturados en número comparable a las mariposas (236 y 349, respectiva-mente).

Examinando los datos disponibles en el Cuadro 2., parece que el bosque semideciduo chiquitano y el bosque ribereño (y tal vez el bosque de galería) tuvieran mayor riqueza de coprófa-gos que el bosque de coca y el cerrado, aunque no es posible confirmarlo estadísticamente por la incompleta replicación. Es-te patrón parece repetirse con las mariposas, pero no exisEs-ten

Bosque Semideciduo Chiquitano

Este tipo de bosque mostró una mayor riqueza de especies en la localidad de Bella Boca, encontrándose 47 especies de es-carabajos coprófagos, 9 de cicindélidos y 3 de tábanos (las mariposas no fueron muestreadas allí). En las otras localidades los dos primeros grupos fueron más pobres, pero lo tábanos fueron más diversos en Murciélagos (5 especies) y las maripo-sas en Santa Ana (31 especies).

En total para este tipo de hábitat se registraron 73 especies de coprófagos, con 10 géneros especialistas (Canthidium, Delto -chilum, Dichotomius, Eurysternus, Ontherus, Onthophagus, Sylvicanthon, Sulcuphaneus, Trichillum y Uroxys, con un to-tal de 14 especies), 11 especies de cicindélidos, 9 especies de tabánidos y 65 especies de mariposas, con 24 géneros especialistas (Heliopetes, Achlyodes, Eueides, Heliconius, Morp -ho, Fountainea, Hypna, Junonia, Doxocopa, Phyciodes, Anartia, Lymnas, Mechanitis, Nica, Battus, Eurytides, Papi -lio, Tithorea, Victorina, Ascias, Eurema, Periballia, Phoebis, Lasaia, y Taygetis, con un total de 33 especies). Ve r Cuadro 3.

Bosque de Coca

En este tipo de bosque solo fue muestreado el grupo de los es-carabajos coprófagos. En Murciélagos se encontró 28 especies de coprófagos, en Santa Ana 10 y en el Valle de Tucavaca 19, totalizando 42 especies. De ellas, 7 eran especialistas y perte-necían a 4 géneros (Ateuchus, Dichotomius, Melagoniella y Trichillum).

Bosque Semisempervirente de Galería

Este tipo de bosque solo fue estudiado en Santiago de Chiqui-tos, y rindió 22 especies de escarabajos coprófagos con tres de ellas especialistas (en los géneros Dichotomius, Ontherus, Syl -vicanthon), 6 especies de cicindélidos con 2 especialistas (en los géneros Cicindela y Pentacomia), 7 especies de tabánidos con dos especialistas (del género Tabanus) y 14 especies de lepidópteros con siete especialistas (pertenecientes a Catonep hele, Eunica, Pyrameis, Paryphtimoides Pedaliodes y Juno -nia).

Cerrado (Arboleda Abierta)

Las dos localidades de este hábitat no pueden ser comparadas porque sus muestreos no incluyeron los mismos grupos. Com-binadas, éstas rindieron 28 especies de escarabajos coprófa-gos con 8 de ellas especialistas (de los géneros Ateuchus, Canthon, Coprophaneus, Deltochilum, Dichotomius, Dia

(5)

-No. de días 6 (3) 6 (3) 8 (4) 2 (1) 10 (5) trabajados (sitios)

Grupos Scarabaeidae Scarabaeidae Scarabaeidae Scarabaeidae Scarabaeidae

indicadores Cicindelidae Cicindelidae Cicindelidae, Cicindelidae

Tabanidae, Tabanidae Tabanidae Tabanidae,

Lepidoptera Lepidoptera Lepidoptera Lepidoptera

Cuadro 1. Distribución del número de días de muestreo de insectos (y número de sitios) por tipo de hábitat.

Muestreo Cerrado Bosque

de coca Bosque Ribereño Bosque de Galería Bosque Semideciduo Chiquitano Scarabaeidae 28 _ 23 25.5 42 _ 31 18 35 28.0 58 Cicindelidae _ 7 0 3.5 7 _ 3 _ 3 3.0 6 Tabanidae 5 1 5 3.7 9 _ 7 _ 7 7.0 7 Lepidoptera 9 _ 0 4.5 9 6 19 _ 24 16.3 49 Total 37.2 54.3

Cuadro 2: Riqueza de especies de insectos indicadores registradas por tipo de hábitat y localidad

arboleda Scarabaeidae 22 22 47 17 _ 25 30 30.0 73 28 10 19 19.0 42 Cicindelidae 6 6 9 _ _ 3 1 4.3 11 _ _ _ _ Tabanidae 7 7 3 3 _ 5 2 3.3 9 _ _ _ _ Lepidoptera 14 14 _ 6 16 23 31 19.0 65 _ _ _ _ Total 49.0 56.6

Bosque Semidecíduo Chiquitano Bosque de coca

Bosque galería

Bosque Ribereño campos

(6)

Cerrado (Campo Rupestre)

Representado por una sola localidad, Santiago de Chiquitos, estas laderas rocosas con pastizales rindieron 23 especies de escarabajos coprófagos y 5 especies de tabánidos, mientras que la captura de cicindélidos y lepidópteros fue infructuosa. La lluvia frecuente durante el muestreo probablemente influyó en los resultados.

Bosque Ribereño

De las 4 localidades visitadas, sólo Magueses y Santa Cecilia pudieron compararse en base a los grupos indicadores, y mos-traron similar riqueza de especies. De las 58 especies de esca-rabajos coprófagos de este hábitat 9 fueron especialistas (de los géneros Dichotomius, Canthidium, Canthon y Uroxys), de 6 especies de cicindélidos 2 fueron especialistas (género Tetra -cha) y de 10 tábanos 3 fueron especialistas (en los géneros Phaeotabanus y Tabanus). De las 42 especies de mariposas, 16 especies de 13 géneros (Atlides, Lycorea, Proteides, Ur banus, Pteronymia, Thecla, Morpho, Agralius, Dryadula, Pa -rides, Lymnas, Taygetis y Phyrrogyra) fueron especialistas.

Especies generalistas e indicadoras

de disturbio

No obstante la alta riqueza de especies registrada, el número de especies generalistas identificadas fue escaso (Cuadro 4). Dentro de los escarabajos coprófagos registramos cuatro especies (Canthon septemaculatus, Eurysternus caribaeus, Me -lagoniella sp., Onthophagus haematopus), entre los cicindélidos tres (Cicindela amaenula, Odontocheila camuramandi bula y Tetracha bilunata), en los tábanos una (Tabanus occi dentallis), y en las mariposas dos (Adelpha thessalia y Helico -nius erato, Lepidoptera: Nymphalidae).

Variación de la diversidad entre hábitats

adyacentes (diversidad beta)

Para evaluar la contribución relativa de los distintos hábitats a la diversidad de un sitio, comparamos la riqueza de los mues-treos disponibles de una misma localidad (Cuadro 5). El Bos-que Semideciduo Chiquitano y el BosBos-que de Coca mostraron una riqueza relativamente alta de coprófagos, y muchas espe-cies en común, en las dos localidades comparables. Con res-pecto a los cicindélidos, el bosque semideciduo y la arboleda del Cerrado en Murciélagos (7 y 3 especies, una en común), parecieron más disímiles. La arboleda del Cerrado en Mague-ses tuvo una alta proporción de coprófagos y tábanos en co-mún con el Bosque Ribereño, al igual que los campos del

Ce-Nuestros datos sugieren que la fauna de coprófagos es similar entre hábitats adyacentes de una misma localidad chiquitana, indicando que la diversidad local de este grupo no variaría mucho por la adición de hábitats diferentes. Esto discrepa con lo descrito para el Parque Noel Kempff Mercado (FORSYTH et al., 1998), donde la fauna de coprófagos de pampas y ar-boledas fue muy distinta a la de los bosques cercanos, más ri-cos y con clara influencia amazónica. Es posible que nuestros muestreos y análisis no tengan la capacidad discriminativa del estudio antes mencionado, pero también puede ser que la fauna de los bosques chiquitanos del sur no tenga tantos com-ponentes amazónicos como los del norte de Santa Cruz, y en-tonces sea más similar a la del cerrado. Estas hipótesis podrán ser evaluadas con nuevos análisis y examinando la biogeogra-fía de las especies registradas en ambos estudios, muchas aún pendientes de identificación.

Para los tábanos (y las mariposas) en cambio, parece que la contribución de los hábitats ribereños es muy significativa en la riqueza local. No obstante, en estos casos y más aún en el de los cicindélidos, es necesario realizar mayores estudios para confirmar y explicar estos patrones.

Variación de la diversidad entre diferentes

localidades con un mismo hábitat

Para evaluar la contribución del recambio espacial de especies entre sitios como componente de la diversidad regional, com-paramos los muestreos de un mismo tipo de hábitat (4 tipos) entre distintas localidades (de 2 a 5). Los hallazgos para los grupos estudiados (datos en parte en cuadros 2 y 3) se descri-ben por tipo de hábitat a continuación.

Bosque Semideciduo Chiquitano: Este tipo de hábitat fue estudiado en 5 localidades, en dos de ellas (Murciélagos y San-ta Ana) muestreamos todos los grupos y encontramos 25 y 30 especies de escarabajos coprófagos (10 en común), 5 y 2 de tabánidos (1 en común), 23 y 31 especies de lepidópteros (4 en común), y 3 y 1 especies de cicindélidos (0 en común). En otras dos localidades (Bella Boca y Chochis), observamos 47 y 17 especies de coprófagos (6 en común), y 3 y 3 de tabánidos (1 en común). Entre Bella Boca y Murciélagos comparamos también a los coprófagos (47 y 25, 20 en común), cicindélidos (9 y 3, 2 en común) y tabánidos (3 y 5, 1 en común). Bosque de Coca: Los escarabajos coprófagos muestreados en tres localidades (Murciélagos, Santa Ana y Tucavaca), pre-sentaron 28, 10 y 19 especies, respectivamente, y comparados entre los tres sitios mostraron 6, 7 y 4 especies en común por par, y un rango de 6 a 22 especies exclusivas por sitio.

(7)
(8)
(9)

Bosque Ribereño: Los coprófagos en Magueses, Santa Ceci-lia y Tucavaca presentaron 31, 35 y 18 especies respectivamen-te (58 en total), con 7 a 9 especies comunes y entre 22 y 26 exclusivas por sitio. Los tabánidos fueron más similares entre si-tios (Magueses y Santa Cecilia, 8 y 7 especies, 4 en común), y los lepidópteros más variables (Magueses, Santa Cecilia y Bella Boca, 19, 24 y 6 especies, 2 a 4 en común y entre 4 y 22 es-pecies exclusivas por sitio).

Cerrado (arboleda y campo): Al comparar, dentro del cerra-do, la arboleda de Magueses con el campo de Santiago obtu-vimos 28 y 23 especies de coprófagos, respectivamente (con 9 en común, 21 y 12 exclusivas), y 5 de tabánidos en cada si-tio (con 1 en común, y 4 exclusivas). La arboleda de Murciéla-gos y el campo de Santiago mostraron 1 y 5 especies de tabá-nidos con 1 en común.

Estos hallazgos sugieren que la variación geográfica fue el principal determinante de la diversidad regional de coprófa-gos y de mariposas, ya que ambos grupos mostraron una alta proporción de especies no compartidas entre sitios. Esto ya se había notado antes al mencionar la mayor riqueza de especies totales de estos grupos en el bosque semideciduo y en el de galería, la cual fue debida principalmente a la acumulación de especies de 3-4 localidades para cada hábitat, más que a una alta diversidad alfa en cada sitio. Si bien cada hábitat mostró unos cuantos taxones especialistas y pocos generalistas, como en el estudio de FORSYTH et al., (1998), los especialistas no se repetían en todos los sitios sino que procedían de una o pocas localidades. Un patrón como el descrito podría ser causado por un muestreo insuficiente en cada sitio, pero la alta riqueza encontrada en relación a otros estudios parece indicar lo ade-cuado del inventario. La variación geográfica en los cicindéli-dos y tabánicicindéli-dos no tuvo un patrón evidente debido al menor tamaño de la muestra.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

A pesar del considerable esfuerzo en el muestreo y éxito de captura, nuestra intención de cubrir demasiadas situaciones (cuatro grupos de insectos, varios hábitats y varios sitios) en-contró limitaciones logísticas que impidieron muestreos y frus-traron luego comparaciones y análisis relevantes. No dudamos del valor de este inventario entomológico (que aportó muchos especímenes de los grupos selectos y de varios otros aún por catalogar), pero debemos señalar el carácter preliminar de nuestras comparaciones de composición y riqueza de especies entre hábitats y sitios. También queremos destacar la necesi-dad de completar muestreos y realizar estudios más profundos para validar o refutar las tendencias que aquí esbozamos:  Los hábitats de las Serranías Chiquitanas y el Valle de

Tuca-vaca cuentan con una muy diversa fauna de escarabajos coprófagos (102 especies), con una mediana proporción de taxones especialistas de hábitats y pocos generalistas.  Los muestreos de tábanos, cicindélidos y lepidópteros

tam-bién indican una alta diversidad regional, pero a la vez, evi-dencian el escaso conocimiento que tenemos de esta fau-na.

 El bosque semideciduo chiquitano y el bosque ribereño mostraron mayor riqueza total de escarabajos coprófagos y mariposas que el cerrado y otros hábitats. Las varias loca-lidades de muestreo de estos bosques aportaron siempre especies exclusivas no encontradas en otros sitios.  Las faunas de coprófagos de hábitats adyacentes (de

bos-que y cerrado) fueron similares entre sí en varias localida-des, y no parecieron mostrar comunidades tan específicas como las descritas para el Parque Noel Kempff Mercado. Esta discrepancia con los bosque más húmedos del norte merece ser mejor examinada.

Scarabaeidae 2818/31(15) 12/11 (11) 28/20 (18) 10/30 (7)

Cicindelidae 0/0 7/3 (1)

Tabanidae 5/8 (4) 5/7 (5)

Lepidoptera 9/19 (3)

Cuadro 5: Riqueza de especies (y número de especies en común) en pares de hábitats adyacentes de una misma localidad. Muestreo Cerrado Vs Ribereño (Magueses) Cerrado Vs. Semideciduo Chiquitano (Murciélagos) Campos Vs. Ribereño (Santiago) Coca Vs. Semideciduo Chiquitano (Murciélagos) Coca Vs. Semideciduo Chiquitano (Santa Ana)

(10)

En base a esta experiencia, queremos aportar algunos linea-mientos prácticos que pueden fortalecer estudios futuros en el área, y que incluyen:

 Restringir los muestreos a menos sitios o hábitats, en fun-ción del presupuesto y las posibilidades logísticas reales, de manera de asegurar inventarios replicados y con diseños ‘completos’, en cada situación de interés.

 Seleccionar menos taxones si hay riesgo de no completar los muestreos y asegurar trampeos de al menos 48 h por situación, dando la oportunidad de repetir una sesión si las condiciones climáticas no fueran favorables. Creemos que el muestreo de escarabajos coprófagos fue menos afecta-do por el clima, necesitó de menos materiales, y produjo más datos con menos dificultad que el de lepidópteros y tábanos.

 Evaluar la representatividad de cada muestreo con curvas de acumulación de especies, estimando esfuerzos mínimos confiables para distintos grupos y situaciones, y comparan-do la diversidad con índices adecuacomparan-dos o la riqueza por medio de análisis de rarefacción.

AGRADECIMIENTOS

Queremos agradecer la colaboración de Plácido Coro en el muestreo y de los comunarios de las diferentes comunidades donde se trabajó, por su colaboración durante el trabajo de campo. A Julieta Ledezma quien asesoró en la identificación de las mariposas y revisó el manuscrito. Este estudio fue reali-zado en el marco del convenio de colaboración entre el Mu-seo NKM y WCS, contó con el respaldo técnico del Laborato-rio de Entomología y fue financiado por la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano.

BIBLIOGRAFÍA

ARAUJO, N. 1997. Relevamiento de datos zoológicos, com-ponente entomología, Sector Otúquis, para el Proyecto Pantanal, Museo de Historia Natural Noel Kempff Mer-cado. Santa Cruz - Bolivia, 15 p.

ENTRIX 1999. Evaluación Ambiental Complementaria Proyec-to GaseoducProyec-to a Cuiaba Porción Boliviana. Vol. I: 3-84. FORSYTH, A., S. SPECTOR, B. GILL, F. GUERRA, & S. AYZAMA. 1998. Escarabajos (Coleoptera: Scarabaeidae: Scara-baeinae) del Parque Nacional Noel Kempff Mercado. En

HALL, M., J. CHAINEY, P. BETELLA & J.L. ARAMAYO. 1993. Re-port on a visit to Bolivia 2-25 February. Under Oda Ani-mal Health Programme Project R5407 “ The tabanidae of Santa Cruz, Bolivia, and their role as pests of lives-tock”. Department of Entomology, The Natural History Museum, London & Department of Entomology, Museo de Historia Natural “Noel Kempff Mercado”, Universidad Autónoma “Gabriel René Moreno”, Santa Cruz - Bolivia. JORDÁN, C. 1997. Relevamiento de datos zoológicos, com-ponente entomología, Sector San Matías, para el Pro-yecto Pantanal, Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado. Santa Cruz - Bolivia, 15 p.

LEDEZMA, M.J. 1998. Guía de Campo de Mariposas (Insecta: Lepidoptera) del Parque Nacional y Área de Manejo In-tegrado Amboró, Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, 62 p.

PEARSON, D. 1995a. Taller para desarrollar indicadores loca-les de biodiversidad utilizando patrones de riqueza de artrópodos. Proyecto presentado a la Universidad ma-yor de San Andrés - Instituto de Ecología La Paz y el Mu-seo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, Santa Cruz - Bolivia, 10 p.

PEARSON, D. 1995 b. El uso de escarabajos tigre como bioin-dicadores en Bolivia. Proyecto presentado a la Universi-dad Mayor de San Andrés - Instituto de Ecología La Paz y el Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado, Santa Cruz - Bolivia, 8 p.

PEARSON, D., F. GUERRA & D. BRZOSKA. 1999. The tiger bee-tles of Bolivia: Their identification, distribution and natu-ral history (Coleoptera: Cicindelidae) in Contribution on Entomology, International. Volume 3, Number 4, Asso-ciated Publisher

SPECTOR, S. (In press) Biogeographic Crossroads: Priority Areas for Conservation. Conservation Biology.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :