Joa quín Gar cía Mon ge y el Re per to rio Ame ri ca no

Download (0)

Full text

(1)

Re su men

El au tor pre sen ta la des ta ca da fi gu-ra de Don Joa quín Gar cía Mon ge. Ha ce un de ta lla do aná li sis de las dis tin-tas fa ce tin-tas de su vi da: es cri tor, po lí ti co, edu ca dor; des ta can do su ini gua la ble con di ción de edi tor de la Re vis ta Re per-to rio Ame ri ca no con que no so lo se dio a co no cer per so nal men te a ni vel con ti-nen tal y más allá, si no y prin ci pal men-te a Cos ta Ri ca, su tie rra na tal.

Joa quín Gar cía Mon ge y

el Re per to rio Ame ri ca no

Ar nol do Mo ra Ro drí guez mora_arnoldo@hotmail.com

(2)

A

me di da que se pro fun di za en la his to ria cul tu ral de Cos ta Ri ca, la im pre sión de que D. Joa quín Gar cía Mon ge ha si do el más gran de in te lec tual na ci do en nues tro sue lo se va con so li dan do has ta con ver-tir se en ab so lu ta con vic ción. Las ra zo-nes pa ra lle gar a una tal con clu sión son múl ti ples, tan tas cuan tas son las fa ce tas de es te in sig ne maes tro. Enu-me ros al gu nas.

Maes tro por vo ca ción, for ma ción y tra yec to ria pro fe sio nal, su la bor do cen-te no se li mi tó a las au las, las que hon-ró con su ma gis te rio des de la pri ma ria has ta la edu ca ción su pe rior en la Es cue la Nor mal re cién crea da por el D. Luis Fe li pe Gon zá lez Flo res (1915) y sien do Mi nis tro de Edu ca ción él mis mo ba jo el go bier no in te ri no del Lic. Agui lar Bar que ro (1919). Pe ro sus in quie tu des do cen tes van más allá; Joa quín es uno de los re for ma do res de la edu ca ción cos ta rri cen se, par ti-ci pan do di rec ta men te en la re for mas de 1908 y años si guien tes, lo mis mo que en los pri me ros in ten tos se rios de crear la Uni ver si dad de Cos ta Ri ca. Las con fe ren cias y char las, la edi ción de obras clá si cas de la li te ra tu ra uni-ver sal a pre cios po pu la res, los con se-jos de maes tro y ami go, y el con tac to per so nal con jó ve nes in quie tos fue ron igual men te otras tan tas for mas de irra-diar su im pac tan te la bor do cen te, que lo han con ver ti do en el MAES TRO por ex ce len cia de la cul tu ra cos ta rri cen se jun to a su ami go Omar Den go.

Pe ro na die du da de que la cá te dra más im por tan te des de don de D. Joa-quín di fun dió al mun do su ac ción de maes tro, lo fue la re vis ta de re vis-tas Re per to rio Ame ri ca no, ver da de ra "epo pe ya cul tu ral", co mo acer ta da-men te la ha lla ma do el ilus tre pen sa-dor car ta gi nés Luis Ba ra ho na Ji mé nez. Don Joa quín fue un ena mo ra do de la pa la bra es cri ta co mo ve hí cu lo por ex ce len cia de la cul tu ra. De 1920 a 1936 fue Di rec tor de la Bi blio te ca

Na cio nal. Pu bli có di ver sas edi cio nes po pu la res de clá si cos de la li te ra tu ra uni ver sal y, so bre to do, la ti noa me ri ca-na. Por eso su Re per to rio Ame ri ca no no po día ser otra co sa que lo que fue: el tes ti mo nio or gá ni co y sis te má ti co de sus pro pias lec tu ras. En Re per

to-rio Ame ri ca no so lo se pu bli ca ba lo

que pa sa ba por el exi gen te ta miz del pro pio D. Joa quín. Su jui cio crí ti co al can za ba, tan to el fon do co mo la for ma, tan to la ver dad co mo la be lle-za, tan to la jus ti cia so cial co mo la es té ti ca, co mo lo di je ra él mis mo en fra se in su pe ra ble: "Por lo de más, he crei do en es tos dos bie nes su pre mos: la jus ti cia ci vil y la li ber tad. Por am bas he lu cha do. Así co mo por la be lle za y el bien". De ahí que el pens mien to de Gar cía Mon ge, su pro pia fi lo so fía de la vi da, su vi sión del mun do se pue-den de du cir de lo que se pu bli ca ba en

Re per to rio. Es te era un re fle jo de D.

Joa quín; fue lo que él qui so que fue ra y ex pre só los va lo res en los que cre yó co mo fun da dor-di rec tor-edi tor.

Pe ro Re per to rio Ame ri ca no fue al go más que una aven tu ra per so nal de un in di vi duo lla ma do Joa quín Gar cía Mon ge, Re per to rio fue al go más que un ca pri cho sub je ti vo de su au tor, por más le gí ti mo que es te ca pri cho pue-da ha ber si do. Re per to rio Ame ri ca no res pon dió a una ne ce si dad his tó ri ca de nues tro me dio y de los pue blos la ti noa me ri ca nos en ge ne ral. Re per

to-rio Ame ri ca no no na ció en cual quier

mo men to ni en cual quier lu gar. Si es to hu bie ra pa sa do, hoy no ve ría mos en él lo que ve mos: la con cien cioa lú ci da y crí ti ca de to da una épo ca. Al ha cer Re per to rio Ame ri ca no D. Joa quín no qui so ha cer so la men te una co pia, un re fle jo es tá ti co y me cá ni co de la rea li dad que lo cir cun da ba. En

Re per to rio Ame ri ca no vio D. Joa quín

no una fo to co pia de la rea li dad, si no un ins tru men to de ac ción pa ra in ci dir en la rea li dad. Pa ra D. Joa quín los hom bres que so lo son som bra de la hom bres que so lo son som bra de la

rea li dad, no son hom bres en te ros si no som bras de ellos mis mos, se mi-hom-bres que no vi ven si no que deam bu-lan por la vi da co mo fan tas ma gó ri cas som bras de una his to ria hu ma na que cla ma por ser trans for ma da y me jo-ra da. Tal es el men sa je de su objo-ra li te ra ria más ma du ra: La ma la som bra

y otros su ce sos.

Por eso Re per to rio Ame ri ca no fue con ce bi do co mo ins tru men to de lu cha, co mo ar ma pa ra trans for mar la rea li dad his tó ri ca de nues tros pue-blos. Re per to rio Ame ri ca no fue al go más que un re cuer do, tan nos tál gi-co gi-co mo le gí ti mo, del de ci mo nó ni gi-co

Re per to rio de D. An drés Be llo.

D.Joa-quín no qui so ser el An drés Be llo de nues tro tiem po, co mo no qui so ser na die más que sí mis mo. La fi de li dad a sí mis mo, la au ten ti ci dad con si go mis mo, la fi de li dad a sus prin ci pios y a su pro pia tra yec to ria hi cie ron de D. Joa quín un hom bre de una es ta tu ra mo ral que ins pi ra ba uni ver sal res pe to. Pe ro es to no lo hi zo por pe dan te ría, por sno bis mo o pru vi to de ori gi na li-dad, si no por una cla ra con cien cia de su pro pia res pon sa bi li dad his tó ri ca. D. Joa quín te nía ple na con cien cia del mo men to his tó ri co que vi vía y de las exi gen cias que ese mo men to his tó ri co de man da ban de hom bres de la es ta tu-ra mo tu-ral e in te lec tual co mo la su ya.

Por ser vir con lo me jor de sí mis mo a su pue blo y a to dos los pue blos de la Pa tria Gran de de Bo lí var y Mar tí se sa cri fi có co mo es cri tor, a pe sar de que su in dis cu ti ble ta len to pa re cían ha cer de él, des de sus años ju ve ni les, un bri llan te no ve lis ta. Por su res pon sa-bi li dad an te su pue blo, por la con cien-cia de su pa pel his tó ri co y no so lo por pre ser var su li ber tad ín ti ma de in telc tual, por más le gí ti ma que és ta fue ra, D. Joa quín se in hi bió de ago tar su vi da en una bri llan te ca rre ra de po lí ti co o de fun cio na rio pú bli co, si bien cuan do tem po ral men te cum plió bien cuan do tem po ral men te cum plió

(3)

am bas fun cio nes lo hi zo a ca ba li dad. D. Joa quín hi zo de su vi da la más al ta ex pre sión de los an he los de li ber tad, jus ti cia, fra ter ni dad y be lle za de to dos nues tros pue blos. Y no en con tró me jor ins tru men to pa ra ello que Re per to rio

Ame ri ca no. Por eso Re per to rio Ame ri-ca no se con vir tió en por ta voz de las

me jo res cau sas de to dos esos pue blos, en pun to de reu nión de los me jo res hom bres, de las me jo res plu mas, de las me jo res ideas, de las más no bles cau sas del mo men to his tó ri co que le to có vi vir. Re per to rio Ame ri ca no no fue una ma ne ra de in ter pre tar el mun do, si no un in tru men to idó neo pa ra trans for mar lo. Por eso es par te de nues tra his to ria, una de las más be llas pá gi nas de la his to ria de Cos ta Ri ca y de la his to ria de Amé ri ca.

Vis to así, Re per to rio Ame ri ca no no fue obra de un hom bre, si no de mu chos hom bres, de to dos los hom-bres que se iden ti fi ca ban con las me jo res cau sas de sus pue blos. Más exac ta men te, Re per to rio Ame ri ca no fue es cri to por esos mis mos pue blos, por sus obras e ideas, co mo los li bros clá si cos de la An ti güe dad, co mo de be-rían es cri bir se to dos los li bros, pues el es cri tor, en el fon do, al me nos en el me jor de sus fon dos, no es más que el ama nuen se de su pue blo. De Re

per-to rio Ame ri ca no de be de cir se lo que

her mo sa men te es cri be Au gus to Roa Bas tos en su cé le bre no ve la Yo, el

su pre mo: "Hu bo épo cas en la his to ria

de la hu ma ni dad en que el es cri tor era una per so na sa gra da. Es cri bió los li bros sa cros. Li bros uni ver sa les. Los có di gos. La épi ca. Los orá cu los. Sen ten cias ins cri tas en las pa re des de las crip tas; ejem plos en los pór ti-cos de los tem plos. No as que ro sos pas qui nes. Pe ro en aque llos tiem pos el es cri tor no era un in di vi duo so lo, era un pue blo. Tras mi tía sus mis te rios de edad en edad. Así fue ron es cri tos los Li bros An ti guos. Siem pre nue vos. Siem pre ac tua les. Siem pre fu tu ros". Siem pre ac tua les. Siem pre fu tu ros".

Es to ha ce de Re per to rio Ame ri ca no una obra po lí ti ca en el sen ti do an te-rior men te apun ta do: un ins tru men to de lu cha por y pa ra los pue blos. Y es to de ma ne ra ab so lu ta men te cons cien te por par te de su fun da dor-di rec tor-edi tor. He aquí sus pro pias pa la bras: "Nues tro mo des to e in com ple to Re

per-to rio -tra ba ja mos muy so los- tie ne en

el de D. An drés Be llo una tra di ción res pe ta ble, un ejem plo y una guía a se guir. Al go de lo que en el an ti guo se hi zo tra ta mos de ha cer no so tros. Por lo de más, otras preo cu pa cio nes nos lla man ur gen te men te en es tos días: el pro ble ma de las fu tu ras re la cio nes de la Amé ri ca sa jo na y la La ti na; la rea li za ción de la an fic tio nía his pa-noa me ri ca na con que so ña ra nues tro Pa dre Bo lí var, la crea ción de fuer tes vín cu los es pi ri tua les en tre las cua tro Es pa ñas y los pai ses la ti nos del Me di te-rrá neo. ¡Hay ta rea pa ra tan tos si qui sie-ran tra ba jar! Por lo pron to, los cla ros va ro nes de la es tir pe ame ri ca na - y Be llo es uno- des de el cie lo de nues tra Amé ri ca vi gi lan, lis tos pa ra la ac ción, por que hay mu cho que ha cer to da vía. Sea mos lea les a su obra y a su me mo-ria, es cu che mos sus con se jos y que ellos, los pró ce res, nos guíen por la rec ta sen da".

To do el idea rio po lí ti co de D. Joa-quín es tá re fle ja do en Re per to rio, su an tiim pe ria lis mo ,su pa trio tis mo y amor acen dra do al pue blo tra ba ja dor, su ideal li ber ta rio, su op ción por un so cia lis mo pro fu da men te en rai za do en nues tras rea li da des his tó ri co-cul tu-ra les. Pe ro to do eso con la gtu-ran de za de es pí ri tu y se ño río que siem pre fue-ron ca rac te rís ti cas su yas. Re per to rio

Ame ri ca no re fle jó to do eso, pe ro no

de ma ne ra dog má ti ca ni sec ta ria. D. Joa quín vi vió in ten sa men te la ac ti vi-dad po lí ti ca de su Pa tria. Y lo hi zo, co mo to do en su vi da, en pri me ra lí nea, sin re huir el cuer po a las ba ta-llas, sin aban do nar nun ca la pri me ra trin che ra. Sin em bar go,

trin che ra. Sin em bar go, Re per to rio Re per to rio

Ame ri ca no nun ca fue crea do pa ra

sa tis fa cer am bi cio nes per so na les, por más le gí ti mas que és tas fue ran, nun ca fue ór ga no de par ti do po lí ti co al gu-no, nun ca fue ca te cis mo de sec ta o ma nual or to do xo de ideo lo gía al gu-na. Sus pá gi nas siem pre re su man el más au tén ti co hu ma nis mo, sin por ello te mer al com pro mi so con cre to, ni a em bar rrar se las ma nos con las que los hom bres de car ne y hue so, los úni cos rea les, trans for man la his-to ria. En las pá gi nas de Re per his-to rio se en cuen tran di ver si dad de ideas, plu-ra li dad de op cio nes po lí ti cas, de fen-sa de per so nas cu yas ideas no eran com par ti das por el Di rec tor pe ro que es te con si de ra ba que te nían de re cho de ex pre sar se lo que pen sa ban o que eran víc ti mas de la in jus ti cia o el abu-so de po der. D. Joa quín fue abier to, pe ro no neu tral, fue ge ne ro so pe ro no am bi guo en sus op cio nes, fue hu ma-nis ta pe ro sin re huir los de sa fíos de la his to ria, fue hu ma nis ta, sí, pe ro no ilu so. Por eso las pá gi nas de Re per

to-rio de ben re co ger se una a una co mo

uno de nues tros me jo res le ga dos. En

Re per to rio se ha bló de fi lo so fía y

de cien cia, de pe da go gía y de teo ría li te ra ria, de ideas es té ti cas y éti cas. Pe ro tam bién - y mu cho- de po lí ti ca, tan to de he chos po lí ti cos, de pro gra-mas po lí ti cos, co mo de ideo lo gías o teo rías po lí ti cas. Ca da una de es tas con si de ra cio nes ame ri ta ban que es cri-bié ra mos so bre D. Joa quín y su Re

per-to rio. Sin em bar go, es so bre per-to do su

re per cu sión his tó ri ca lo que he mos te ni do pre sen ta a la ho ra de re dac tar es tas lí neas.

Re per to rio Ame ri ca no ve la luz del

día el 1ro. de se tiem bre de 1919 y su úl ti mo nú me ro es pu bli ca do por el hi jo de D. Joa quín en ene ro de 1959, dos me ses des pués de la muer te del Maes tro y co mo una re co pi la ción de los ma nus cri tos de ja dos por su pa dre al mo rir. Nu me ro sos es tu dios his tó-ri cos des ta can la im por tan cia que, ri cos des ta can la im por tan cia que,

(4)

pa ra la com pren sión de nues tros tiem-pos, tie ne esa épo ca, no so lo por su du ra ción -ca si me dio si glo- si no por la im por tan cia lo que en ese lap so de tiem po su ce dió, tan to en el pais, co mo en la re gión y en el mun do en te ro. Pa ra nues tra his to ria, de be mos con si de rar la co mo la épo ca en que en tra en cri sis el Es ta do li be ral for ja-do en la se gun da mi tad del si glo XIX por la oli gar quía agro-ex por ta do ra y sur ge la eta pa del re for mis mo so cial que da ori gen a la Cos ta Ri ca con tem-po rá nea. Si una étem-po ca se dis tin gue de otra no por las fe chas que se ña la el ca len da rio, si no por los ras gos es truc-tu ra les que ge ne ran sus pro ce sos po lí-ti co-so cia les, pro ce sos que se ex pre-san en las crea cio nes de la es fe ra cul tu ral, el si glo XIX de la his to ria de nues tra Amé ri ca se ca rac te ri za por ser la eta pa his tó ri ca de la crea ción del Es ta do na cio nal y el si glo XX por ser el de las gran des lu chas y re vo lu cio-nes so cia les. Es tas lu chas so cia les se ca rac te ri zan en nues tro sub con ti nen te por ser pre do mi nan te men te an tiim pe-ria lis tas; de ahí el mar ca do én fa sis en el na cio na lis mo que ca rac te ri za to da la pri me ra mi tad del si glo XX. Es to se da en ra zón de que nues tro de sa rro llo eco nó mi co so cial y nues tra or ga ni za-ción po lí ti ca des de la lle ga da de los eu ro peos en 1492, no han si do au tó-no mas si tó-no im pues tas por el po de río mi li tar y la ex plo ta ción eco nó mi ca en be ne fi cio de me tró po lis ex tran je ras. Es to ex pli ca la con cien cia lú ci da y el com pro mi so po lí ti co de la ma yor par-te de nues tros in par-te lec tua les.

Con cre ta men te, Amé ri ca La ti na sur-ge al si glo XX con la Re vo lu ción Me ji ca na y Cos ta Ri ca, en par ti cu lar, se in tro du ce a di cho si glo con la lle ga da a la Pre si den cia de la Re pú-bli ca de uno de nues tros más lú ci dos es ta dis tas, D.Al fre do Gon zá lez Flo res en Ma yo de 1914. En ese mo men to, Cos ta Ri ca lo gra no so lo con so li dar su Es ta do na cio nal, si no am pliar la su Es ta do na cio nal, si no am pliar la

de mo cra cia po lí ti ca gra cias a las elec-cio nes di rec tas pa ra ele gir el Je fe de Es ta do. D. Al fre do fue el pri mer pre si-den te ele gi do en elec cio nes di rec tas si bien él mis mo no fue ra uno de los can di da tos que se pos tu la ran a la pre si den cia, si no que fue ele gi do por el Con gre so de la Re pú bli ca. Pe ro ya en ese mo men to, nues tra so cie dad es ta ba in ser ta en la lu cha de cla ses, ya ha bían sur gi do ten den cias ideo ló-gi cas de va ria ín do le, ha bía sin di ca tos muy be li ge ran tes que, al ca lor de la cri sis eco nó mi ca sur gi da en tor no a la Ira .Gue rra Mun dial y a la post gue rra, po nían en cri sis el Es ta do li ber tal. De ahí que las dé ca das de los 20 y de los 30 fue ran tiem pos de in ten sas lu chas so cia les, pro ta go ni za das por tra ba ja-do res pe ro con fuer te apo yo in clu so de sec to res de la oli gar quía na cio nal, cu yos in te re ses en tra ban en con tra dic-ción con la pe ne tra dic-ción del ca pi tal im pe ria lis ta ori gi na do en el en cla ve ba na ne ro. To das es tas lu chas da rían co mo re sul ta do im por tan tes re for mas so cia les, pe ro no de sem bo ca rían en el triun fo del mo vi mien to so cial más ra dial, si no de sec to res me dios que im pul sa rían una po lí ti ca de re for mas des de un Es ta do mo der ni za do a par tir de la dé ca da de los 40, la épo ca más im por-tan te de la Cos ta Ri ca con tem po rá nea.

El pe río do de oro del Re per to rio se si túa en tre los dos pe río dos de vio len-cia más sig ni fi ca ti-vos que ha te ni do nues tro pais en el si glo XX: la dic ta-du ra de los Ti no co y su vio len ta cai da (1917-1918) y las lu chas y re for mas so cia les de la dé ca da de los 40 que ter mi na-ron por de sen ca de nar la

Gue rra Ci vil de 1948. En ese pe rio do his tó ri co se for jó la Cos ta Ri ca con-tem po rá nea en don de la pre sen cia de in te lec tua les ju gó un pa pel de gran im por tan cia. Más aún, es en ese pe rio-do que na ce nues tra cul tu ra su pe rior, se for ja nues tro pen sa mien to na cio nal y se po nen las ba ses de la cien cia cos ta rri cen se y, fi nal men te, se fun da la Uni ver si dad de Cos ta Ri ca. Vea mos al gu nos da tos con cre tos de nues tra his to ria cul tu ral.

Ya en 1900 con el nue vo si glo, na ce gra cias a la plu ma jo ven pe ro vi sio na ria del pro pio D. Joa quín y su no ve la ins pi ra da en el rea lis mo so cial, El mo to, la na rra ti va na cio nal. Con los cos tum bis tas co mo Aqui leo Eche ve rría y los mo der nis tas co mo Li sí ma co Cha va rría, se con so li da la poe sía. Po co des pués con Joa quín Gar cía Mon ge, Ro ber to Bre nes Me sén y Omar Den go, se con so li da la tra di-ción en sa yís ti ca que lle ga a su ple na ma du rez en la obra del esc ti tor car ta-gi nés Ma rio San cho. Por su par te, el pen sa mien to fi lo só fi co tie ne un só li do cul tor en la fi gu ra de Moi sés Vin ce zi, de pre coz e im pre sio nan te ma du rez; con Car los Ga gi ni na ce el es

tu-dio cien tí fi co de la len gua y la li te ra tu ra; con

Clo-ri to Pi ca do, nues tro más gran de cien tí

fi-co y fi-con Anas ta sio Al fa ro se dan los pri me ros gran des cien tí fi cos. Con León Fer nán dez y con Ri car do Fer nán dez Guar-dia, Cle to Gon-zá lez y Teo do ro Pi ca do, se con-so li da la cien cia his tó ri ca. Y den tro del es pec tro el pen-sa mien to po lí ti co flo re cen las más va ria-das co rrien tes ideo ló

(5)

gi-cas con tem po rá neas: el li be ra lis mo, pro ve nien te del si glo XIX, que se ex pre sa en el gru po del "Olim po"; por su par te, con Jor ge Vo lio irrum pe en for ma re vo lu cio na ria el so cial-cris tia-nis mo; Ani ce to Mon te ro in tro du ce el mar xis mo-le ni nis mo, Vi cen te Sáenz el an tiim pe ria lis mo, Ma nuel Mo ra fun da el Par ti do Co mu nis ta (1931), el Cen-tro pa ra el Es tu dio de los pro ble mas na cio na les ba jo la ins pi ra ción del vie jo maes tro Ro ber to Bre nes Me sén, ela bo ra la ideo lo gía so cial de mó cra ta que, lue go del triun fo mi li tar y po lí ti-co de la Gue rra Ci vil de 1948, se rá el gru po do mi nan te de nues tra his to ria has ta fi na les del si glo.

En es te in ce san te fluir de ideas y acon te ci mien tos que ta pi za ron esa épo ca y no te nien do Cos ta Ri ca una Un ver si dad si no has ta 1940, se rá una re vis ta co mo Re per to rio Ame ri ca no la que cum pla en el ám bi to cul tu ral al gu nas de las fun cio nes pro pias de una uni ver si dad, es pe cial men te en la tra di ción his tó ri ca de la po lí ti ca la ti-noa me ri ca na, a sa ber, la de ser "con-cien cia lú ci da y crí ti ca de la Pa tria".

Pe ro hay más. En la his to ria las re la cio nes o in fluen cias no son me cá-ni cas cá-ni ucá-ni li nea les, si no dia léc ti cas. La con cien cia na cio nal no ad quie re per fi les de fi ni dos si no es con fron-tán do se con los mo vi mien tos de la his to ria y del pen sa mien to uni-ver sa les. Pa ra ser ella mis ma, Cos ta Ri ca de be de fi nir se en el ám bi to de la co mu-ni dad in ter na cio nal en ge ne ral y cen troa me-ri ca na, en par ti cu lar. Si el pen sa dor au tén-ti co es la con cien cia lú ci da de una épo ca,

Re per to rio Ame ri ca-no que, in sis to, jue ga

ese pa pel du ran te bue-na par te de la pri me ra mi tad del si glo XX en

nues tro me dio, no po día que dar se aje no al de ve nir his tó ri co del ám bi to in ter na cio nal, tan to por el com pro-mi so po lí ti co de D. Joa quín, co mo por ha ber se cons ti tui to en un rin cón, una ter tu lia don de se con fron ta ban y reu nían las me jo res y más re pre sen-ta ti vas co rrien tes de pen sa mien to de en ton ces.

En con cre to, en el área cen troa me-ri ca na se dio un som brío pe me-rio do de gran des ti ra nías. Pe ro tam bién co mo con tras te, se die ron ges tas he roi cas, ru bri ca das con san gre de cam pe si nos y pa trio tas. Así, es la épo ca de los ma ri nes en te rri to rio ni ca ra güen se y la pos te rior ins tau ra ción de la di nas tía de los So mo za, pe ro es tam bién la épo ca he roi ca de la ges ta le gen da ria de San di no en las Se go vias; es la épo ca del dés po ta Her nán dez Mar tí-nez en El Sal va dor, pe ro es tam bién la épo ca del le van ta mien to cam pe si-no li de ra do por Fa ra bun do Mar tí. En Gua te ma la es la era de Ubi co, pe ro pos te rior men te a su cai da se da la ins tau ra ción del úni co pe rio do ver da-de ra men te da-de mo crá ti co da-de ese pais du ran te los diez años si guien tes.

Y en to dos es tos vai ve nes del de ve-nir his tó ri co de nues tros pue blos,

Re per to rio Ame ri ca no fue siem pre

fiel a sí mis mo, fue siem pre trin che-ra de lu cha, abche-ra zo fche-ra ter nal pa che-ra

los pa trio tas de to das las la ti tu-des, puer ta y co ra zón siem pre

abier tos pa ra su plu ma y sus in quie tu des, so li da

ri-dad ame ri ca nis ta de un hom bre que siem pre se sin tió he re de ro del es

pí-ri tu de Bo lí var y Mar tí, de Mo ra zán y Mo ra, de Da río y Ca ñas. En to das es tas lu chas,

Re per to rio Ame ri ca no

más que un tes ti go, fue un pro ta go nis ta, ob je to por ello de la per se cu sión

de ti ra nos y sus cóm pli ces. Es por eso que las pá gi nas de Re per to rio Ame

ri-ca no cons ti tu yen, no so lo una pá gi na

de oro de nues tra his to ria cul tu ral, si no una aven tu ra del es pí ri tu en que to do pa trio ta de be ins pi rar se. Es tas lí neas son una in vi ta ción a ha cer lo.

Figure

Updating...

References

Related subjects :