Ciego de Ávila es una provincia situada en el centro de la isla de Cuba

Texto completo

(1)

49 LA PRODUCCIÓN PORCINA NO ESPECIALIZADA EN LA PROVINCIA CUBANA DE CIEGO DE AVILA Y SU INCIDENCIA SOBRE LOS RECURSOS NATURALES. STATUS QUO

L.A. Valdés1, D.R. Ulloa2, Vania Vidal1, Yamilé Jiménez1 y Marisley Castro1

1 Centro de Investigaciones en Bioalimentos (CIBA), Carretera a patria, km 1½ Morón, Ciego de Ávila, Cuba email: levis@cibacav.cu

2 Instituto de Ciencias Aplicadas (INSTEC). Avenida de Carlos III. La Habana, Cuba

RESUMEN

Este trabajo tuvo por objetivo definir el status quo para diseñar un sistema de gestión sostenible al aplicar un análisis geoespacial a escala provincial, en Ciego de Ávila, para la regulación de la actividad porcina no especializada en pequeñas y medianas fincas pecuarias. Ciego de Ávila es una provincia situada en el centro de la isla de Cuba. El sistema a aplicar pudiera a corto y mediano plazo, evitar conflictos entre las características geológicas, tipos de suelos, el relieve y el uso social y económico que se le asigna al territorio.

Se caracterizó el escenario hídrico, geográfico y de suelos donde tiene lugar este tipo de producción porcina. Se registró el estado de la porcicultura no especializada avileña en cuanto a número de convenios porcinos y sistemas de tratamiento de residuales.

En Ciego de Ávila se elevan los niveles de producción de carne de cerdo a partir de convenios porcinos que se ejecutan en los diez municipios. Este crecimiento no se ha sostenido sobre planes de ordenamiento, y alcanzaron más de 268 contratos en el primer semestre del 2014 con 86 596 cerdos. En este tipo de tenencia, solamente 4.3% de los convenios poseía un sistemas de tratamiento de residuales por digestión anaerobia. Este análisis permitió relacionar la actividad de producción porcina en el sector no especializado, con las características geológicas, hidrogeológicas y de los suelos del territorio. También fue posible hacer una clasificación de las zonas de conflicto, alto, mediano y bajo de la actividad porcina.

La definición del status quo de la porcicultura avileña permitiría proponer un sistema para la gestión sostenible de esta actividad. Este sistema ofrecería una herramienta para la toma de decisiones de los directivos del sector, a través de acciones concretas para mitigar los posibles impactos de la porcicultura sobre el medio ambiente en las zonas de conflicto.

Palabras claves: cerdo, convenios de producción, recursos naturales, contaminación ambiental, Ciego de Ávila Título corto: Producción porcina y recursos naturales

PIG PRODUCTION IN THE CUBAN PROVINCE OF CIEGO DE AVILA AND ITS INCIDENCE ON NATURAL RESOURCES. STATUS QUO

SUMMARY

This work had for objective to define the status quo for designing a system of sustainable management applying a geospatial analysis at provincial scale, in Ciego de Avila, for regulation of not specialized porcine activity in small and medium livestock farms. Ciego de Avila is a province placed in the center of the island of Cuba. The system to apply might be able, in short and medium term, to avoid conflicts among the geological characteristics, types of soils, the relief and social and economic use being assigned to the territory. The hydric, geographic and soil scenario, where this type of pig production takes place, was characterized. The status of Avilean not specialized pig production was recorded from the point of view of pig agreements and systems of residual treatment.

Levels of pork production increase in Ciego de Avila through porcine agreements, which are executed in the ten municipalities. This growth did not occurred according to organizing plans, and reached over 268 contracts in the first semester of 2014, accounting for 86 596 pigs. In this type of tenancy, only 4.3% of the agreements possessed a system for residual treatment by anaerobic digestion. This analysis allowed relating pig production activity of the not specialized sector, to geological, hydro geological and soil characteristics of the territory. It was also possible to build up a classification from the zones of conflict, into heavy, medium and slight of pig production activity.

Definition of the status quo of Avilean pig production might allow proposing a system for sustainable management of this activity. This system should offer a tool for decisions to attain by administrative persons of the sector, through concrete actions to mitigate possible impacts of pig production on the environment of conflicting zones.

Key words: pig, agreement of production, natural resources, environmental pollution, Ciego de Avila Short title: Pig production and natural resources

(2)

50 INTRODUCCIÓN

En Cuba existen disposiciones que contemplan la conservación sostenible del medio ambiente, aún con la intervención antrópica (RC 1977). Además existen diferentes documentos relativos a la preservación de este medio ambiente (CITMA 2000, 2004, 2010). A este respecto, el manejo de los recursos naturales existentes en el espacio geográfico que ocupa un territorio, depende en gran medida de las actividades económicas que se desarrollen en él.

Hasta el presente en la provincia cubana de Ciego de Ávila el desarrollo de la producción porcina en el sector no especializado se ha esparcido hacia los municipios (EPCA 2013) y no se ha incluido en el proceso de ordenamiento territorial, provocando que los impactos ambientales derivados de esta actividad, tales como: contaminación de las aguas superficiales, subterráneas y de los suelos, deterioren las condiciones higiénicos sanitarias del territorio, quedando fuera del alcance y control de las autoridades encargadas de dirigir la actividad porcina. Este tipo de producción fue descrito en otro sitio (ICA 1997; Heredia et al 204). Sobre la temática de porcicultura y su interdependencia con el medio ambiente existen comunicaciones cubanas (Chao et al 1996; Bosa 2010;

González et al 2012; Quevedo y Pozo 2012), pero muy poca, hasta años recientes, s sobre el territorio avileño en particular (Marrero et al 2010; Jiménez et al 2014; Valdés et al 2014).

Por todo lo antes expuesto se concibió como objetivo del trabajo, aplicar un sistema de análisis geoespacial a escala provincial para la regulación de la actividad porcina no especializada, que pueda a corto y mediano plazo, evitar conflictos entre las características geológicas, tipos de suelos, el relieve y el uso socio-económico que se le asigna al territorio, permitiendo adoptar medidas encaminadas a solucionar los impactos ambientales que son generados por este sector.

MATERIALES Y MÉTODOS

El trabajo se realizó en el sector porcino no especializado de la provincia Ciego de Ávila. En primer lugar, se efectuó una tipificación del escenario hidrográfico y de suelos (ACC 1975;

González 1986; González y Casanova 1999) de Ciego de Ávila. En segundo lugar, se estableció un inventario de la porcicultura avileña. Para ello se tuvo en consideración el potencial de convenios porcinos en la provincia de Ciego de Ávila hasta el año 2012 (EPCA 2013), la clasificación de categorías productivas por municipio teniendo en cuenta número de cabezas, el análisis geoespacial de la producción porcina no especializada a partir de la elaboración de mapas por la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico de Ciego de Ávila y la definición las zonas de alto, mediano y menor conflicto, teniendo en cuenta las características geológicas e hidrogeológicas, tipo y usos de los suelos de la provincia.

La localización espacial de los sistemas productivos no especializados de la provincia se realizó con la ayuda de un

Global Position System, GPS. Del mismo modo fueron ubicados espacialmente los sistemas de tratamiento de residuales por digestión anaerobia, DA, pertenecientes al sector no especializado. Estos sistemas de DA avileños han sido descritos en otro sitio (Valdés et al 2014) y en general siguen indicaciones normalizadas (NC 1999; NC/ISO 2014a,b).

Los datos obtenidos, se procesaron mediante la utilización de herramientas de MapInfo y Sistemas de Información Geográfica, SIG.

Para una mejor interpretación de los datos del crecimiento de la producción porcina no especializada, por convenios, y la interacción con las características geológicas y de los suelos en la provincia de Ciego de Ávila, se realizó una clasificación de tres categorías productivas en los diez municipios de la provincia: alto productor, más de 3 000 cerdos; mediano productor; entre 1 000 y 3 000 cerdos y bajo productor, menos de 1 000 cerdos.

RESULTADOS y DISCUSIÓN

Escenario hidrográfico y de suelos de Ciego de Ávila En el momento de la evaluación, los recursos hídricos de origen subterráneos constituían el 72.1% de todo el potencial de la provincia de Ciego de Ávila, siendo más del 90% del agua que se consumía y que provenían del subsuelo en la industria, la agricultura, en el abastecimiento a los animales y humanos. Como consecuencia, se ha sobre explotado en determinados períodos, provocando síntomas alarmantes de agotamiento unido a la aparición de períodos más o menos extensos de sequía, producto de los cambios climáticos que se están generando a nivel global y que afectan también a esta región geográfica.

Dentro de los accidentes hidrográficos más importantes de la provincia se encuentran los embalses naturales, la Laguna de La Leche y La Redonda (González 1986), La primera de las lagunas, es considerada el embalse natural de agua dulce más extenso del país, insertado además en uno de los humedales de importancia internacional: el Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila, GHNCA (Bianchi 2010). Además, existían seis embalses artificiales con una capacidad de volumen total de 149 144 hm3 de agua.

En relación con la biodiversidad y especialmente con la vegetación como componente contribuyente a proteger y regular el funcionamiento de los sistemas hídricos, se debe decir que en su estado natural quedaban sólo sectores aislados, pues las condiciones favorables del territorio para la actividad agropecuaria han propiciado la transformación y desaparición de la cobertura vegetal autóctona. Esta situación se refleja en la carencia de bosques que actúen como fajas hidroreguladoras protectoras de las cuencas hidrográficas, mientras que en otras partes esta faja se limitaba a un estrecho cinturón discontinuo que no alcanzaba la amplitud necesaria y suficiente para el funcionamiento óptimo de los sistemas fluviales. El sector centro/oeste, a pesar de la deforestación existente y la pérdida de la biodiversidad, es el que presentaba mejores condiciones desde el punto de vista biogeográfico para garantizar la estabilidad de las cuencas en su curso superior; aunque necesitarían urgentes medidas de mejoramiento y protección (González y Casanova 1999).

Desde el punto de vista geológico la región avileña constituye una silla o depresión estructural con el predominio de rocas carbonatadas que enlazan dos estructuras más antiguas y complejas, localizadas en el oeste y este de la provincia. Más del 70% del territorio lo ocupa la formación Güines constituidas por rocas calizas, margas y dolomitas del mioceno medio superior. Esta situación influiría en el diseño espacial de la red hídrica, pues los bloques más antiguos del centro/oeste y centro/este actúan como centros dispersores del recurso agua, mientras que en la llanura cárstica que se extiende por todo el centro, las corrientes son efímeras y se pierden en los accidentes cársticos. (González y Casanova 1999).

(3)

51 La provincia cuenta con dos grandes cuencas hidrogeológicas,

separadas por un parteaguas central, al norte por la Cuenca Morón con 12 sectores hidrogeológicos y un recurso explotable de 577 hm3, y al sur, la Cuenca Ciego con tres sectores hidrogeológicos bien definidos y una zona no sectorizada con un volumen explotable de 386 hm3. De forma general la provincia contaría con 963 hm3 como volumen total explotable, lo cual representa el 72% con respecto al potencial total de la provincia que era de 1 336 hm3 (González 1986).

Por otra parte, según la segunda clasificación genética de los suelos cubanos (ACC 1975), en la provincia de Ciego de Ávila, éstos se ubican en 23 tipos. Los suelos que ocupan mayor área son los del tipo ferralítico rojo con 147 885.7 ha, representando un 23.3% del territorio de la provincia, seguidos por los suelos salinos del tipo Solonchak Mangle con 84 052.4 ha ó 13.24%, ferralíticos amarillentos con 71 885.3 ha ó 11.32%, oscuros plásticos no gleyzados, 57 783.7 ha ó 9.10%, pardos con carbonatos, 54 388.1 ha ó 8.57%; fersialítico pardo rojizo 47 103.5 ha ó 7.42%; rendzina roja 31 751.9 ha ó 5.0% y el ferralítico cuarcítico amarillo rojizo lixiviado con 18 910.3 ha, ó 2.98%.

Estudios realizados a todos los cultivos de importancia económica en la provincia, mostraron que el 23.3% del área estudiada se clasificaba de productiva o muy productiva, lo que indicaría que se pudieran obtener rendimientos superiores al 50% del potencial en una amplia gama de cultivos. El 76.7%

del área la constituían suelos de poca o muy poca productividad, afectado por factores edáficos limitantes que impedirían alcanzar los rendimientos potenciales, por lo que sería necesario, aplicar las medidas de acondicionamiento y mejoramiento para aumentar su productividad. Es por ello, que se concluye que más del 16.1% del área estudiada, 102 182.3 ha, formaban parte de ecosistemas frágiles en los cuales el desarrollo agropecuario depende de un alto grado de eficiencia y cuidado para no romper el equilibrio existente como son:

áreas montañosas con alto riesgo de erosión y las áreas costeras o de llanuras acumulativas adyacentes con riesgo de salinización.

La superficie agrícola de la provincia era de 507 952.3 ha, lo que representaba 80. % del total de sus tierras firmes. A su vez, la superficie cultivable constituía 484 924.7 ha, o sea, 95.5% de la superficie agrícola. Los cultivos permanentes ocupaban por su importancia económica, las mayores extensiones, correspondiéndole 254 147 ha a la caña de azúcar, seguido por los pastos, cítricos, viandas y hortalizas en general. En la provincia existían 391 031.1 ha que representaban el 61.58% de los suelos con algún grado de erosión, de los cuales 5 935.7 ha estaban muy fuertemente erosionadas, 26 145.6 ha fuertemente erosionadas, 39 330.9 ha se mostraban medianamente erosionadas, correspondiéndose con los suelos de los tipos esqueléticos, ferralítico pardo rojizo, pardos sin carbonatos, pardos con carbonatos y rendzinas rojas, principalmente de los municipios Florencia, Majagua y la zona alomada del municipio Chambas.

(López et. al. 2011).

Status de la porcicultura no especializada avileña

La provincia no escapaba al acelerado desarrollo porcino experimentado por el país en el sector no especializado. Este incremento se refleja en el censo de convenios porcinos del año 2012 (tabla 1), donde se recoge de forma general y por municipios el número de productores particulares y estatales que poseen cerdos en la modalidad de crianza no especializada

En la tabla 1 se muestra que la masa porcina y el número de convenios en esta modalidad de crianza en la provincia es notable. Contradictoriamente el número de propietarios que poseía algún tipo de sistema de tratamiento de residuales por digestión anaerobia era casi despreciable.

Tabla 1. Status de la porcicultura no especializada en la provincia cubana de Ciego de Ávila. Año 2012

Tratamiento de residuales1

Municipio Convenios Cerdos Cantidad % del total Categoría

Florencia 98 21 295 14 14.2 A2

Ciego de Ávila 39 8 257 6 15.3 A

Venezuela 38 3 917 1 2.6 A

Primero de Enero 22 3 615 2 9.0 A

Ciro Redondo 16 2 510 1 6.2 M

Morón 10 2 040 1 10.0 M

Majagua 7 1 930 1 14.2 M

Chambas 10 1 145 6 60.0 M

Bolivia 12 1 045 1 8.3 M

Baraguá 22 842 1 4.5 B

Total 268 46 596 34 12.7 -

1 Sistemas de descontaminación ambiental en fincas con convenios

2 A, M y B expresan alta, mediana y baja producción, en ese orden (para detalles, ver texto) Fuente de los datos: Empresa Porcina de Ciego de Ávila (2013)

Relación de la producción porcina no especializada con las características geológicas e hidrogeológicas de la provincia.

Del análisis del mapa geológico de la provincia, en relación con la posición geográfica del total de 268 convenios porcinos que actualmente se controlan por las entidades reguladoras de la actividad (anexo 2), el 60% se encontraba ubicado en la zona hidrogeológicamente no sectorizada, formada por rocas antiguas del Cretácico y el Paleógeno, entre las que se encuentran las formaciones Vertientes, Camacho, Tamarindo y

Marroquí. Estas formaciones se caracterizan por tener una baja conductividad hidráulica y un pobre coeficiente de almacenamiento, lo cual hace que sean poco productivas en cuanto al rendimiento de sus pozos. Se encontraban localizadas en la zona central y noroeste de la provincia, abarcando los municipios Chambas, Florencia, Majagua, Ciego de Ávila y Baraguá. El restante 40 % de los convenios, se localiza en la parte más llana del territorio donde la formación predominante es la Güines, formada fundamentalmente por rocas calizas, con alta conductividad

(4)

52 hidráulica, transmisibilidad y coeficiente de almacenamiento

que posibilitan la contaminación de las aguas subterráneas.

En esta zona se extienden los sectores hidrogeológicos tanto de la Cuenca Norte como la Sur, es donde se extraen los volúmenes de aguas más significativos para el desarrollo de actividades socioeconómicas de los municipios Ciro Redondo, Morón, Bolivia, 1ro de Enero, Venezuela y la parte centro sur de los municipios Majagua y Baraguá.

Al relacionar el mapa de hidroisohipsas medio o de líneas de igual nivel de las aguas subterráneas de la provincia, con la posición geográfica de los convenios porcinos (anexo 3) se observa que en la zona donde los gradientes hidráulicos son más elevados, de menor volumen de almacenamiento y productividad, se ubican el 60% de los convenios. Por tanto, los impactos asociados a la contaminación de las aguas subterráneas será menor que en la zona donde los gradientes son más bajos, y que representan el 40% de los convenios.

En estos últimos los volúmenes de almacenamiento, productividad del acuífero y número de fuentes de abasto es mayor, por tanto la vulnerabilidad a la contaminación de las aguas subterráneas es mayor.

Relación de la producción porcina no especializada con las características y usos de los suelos de la provincia Chambas: De los 10 convenios porcinos ubicados en este municipio, seis poseían sistemas de tratamiento de residuales por DA, lo que representaría el 60% del total. Se ubicaban de forma general en suelos del tipo oscuro plástico no gleyzados y se dedicaban fundamentalmente a los cultivos de caña de azúcar y pastos, los cuales ocupaban el 50.2% del municipio.

La formación de estos suelos está relacionada con un intenso arcillamiento del perfil, en un medio seudohidromórfico antiguo, de relieve llano o casi llano, con pendientes de 0.5 a 2.0%, y presentaban drenaje tanto interno como externo de moderado a deficiente, con coeficiente de infiltración promedio de 0.20 mm/min, con uso agrícola limitado para caña de azúcar y pastos.

Tomando en consideración los elementos antes mencionados y teniendo en cuenta que según la tabla 1, Chambas se clasificaba como mediano productor, con1 145 cerdos, se infiere que el municipio presentaba un nivel bajo de conflicto entre la producción porcina y el uso del recurso suelo.

Florencia: Existían 98 convenios, de ellos 14 con tratamiento de residuales por DA, que representó el 14.2% del total. El 75% de los convenios, 73, en general, estaban ubicados en suelos pardos sin carbonatos. Los principales factores de formación serían el relieve y el material de origen, el proceso principal de formación, la sialitización. Estos suelos son muy poco profundos o poco profundos, se desarrollan en relieve alomado a ondulado con pendientes entre 4.1- 30.0%, y su drenaje tanto externo como interno es bueno, con coeficiente de infiltración 1.20 mm/min. El vertimiento de residuales sin previo tratamiento sobre suelos con pendientes pronunciadas pudiese ocasionar fenómenos de erosión en la superficie, disminuyendo la calidad de los mismos desde el punto de vista agrícola. Hasta el presente estos suelos se clasifican como productivos, dedicados al tabaco, tomate, maíz, vegetales y pastos generalmente. Tales suelos, cuando se presentan poco profundos y alomados, se mantienen con especies forestales.

El 19% de los convenios, 18, se ubicaban en suelos pardos con carbonatos, que tendrían como factor de formación el clima y el material de origen, y como proceso principal la sialitización en un medio rico en carbonatos de calcio. El

drenaje y la productividad de los suelos coinciden con el tipo anterior.

El 6% de los convenios. 7, se localizó en suelos fersialíticos pardo rojizos. Este tipo de suelo presenta como factor principal de formación el clima y el material de origen. Su proceso de formación es la sialitización acompañada con la ferruginación.

El drenaje interno y externo iría de moderado a bueno. Son suelos de muy poco profundo a medianamente profundos, con relieve ligeramente ondulado a ondulado, con pendientes entre 2.1- 8.0%. Para el caso de las pendientes se aplica el mismo análisis que para los convenios ubicados en pardos sin carbonatos. Son suelos productivos, que se dedican a caña de azúcar, plátano, tomate, yuca y pastos generalmente, cuando se presentan poco profundos utilizan para el desarrollo de plantaciones forestales.

Tomando en cuenta los elementos antes señalados y el hecho de que el municipio de Florencia fue considerado como alto productor, con 21 295 animales, se infiere que existen conflictos de nivel alto entre el uso que tradicionalmente se le ha dado a los suelos y el actual desarrollo de la producción porcina.

Ciego de Ávila: Existen 39 convenios porcinos con seis sistemas de tratamiento de los residuales mediante DA, para un 15.3% del total. De ellos siete se estaban situados dentro o en el perímetro de la zona urbana, lo cual indicaba que el proceso de aprobación de los mismos violó las regulaciones vigentes respecto a la ubicación de convenios porcinos en zonas urbanas.

El 53% de los convenios restantes, o sea, 18, se ubicaban en los suelos pardos sin carbonatos, seis en suelos fersialíticos pardo rojizos, cinco en suelos pardos con carbonatos y tres en suelos ferralítico rojo. Su proceso de formación es la ferralitización influenciado por el clima y material de origen como los factores de formación. Son suelos generalmente profundos con topografía de relieve llano a ligeramente ondulado con pendientes entre 0.5- 4.0%, con buen drenaje interno y externo y coeficiente de infiltración de 1.20 mm/min.

Son suelos muy productivos, dedicándose a los cultivos de caña de azúcar, cítricos, piña, papa, tabaco, tomate, boniato, y vegetales.

Si se tiene en cuenta que el 74% de los convenios estaban localizados en suelos clasificados de fértiles y que a su vez el municipio se clasificaba como alto productor, se hace necesario de modo urgente la implementación de sistemas de producción porcina que contemplen la construcción de sistemas para tratar los residuales mediante DA, disminuyendo así el nivel de conflicto existente, alto, entre el uso de los suelos y el desarrollo porcino en el sector no especializado.

Venezuela: Existían 38 convenios y uno sólo era el que contaba con tratamiento de los residuales por DA, lo que representaba el 2.6%. Los convenios se encontraban ubicados sobre suelos ferralíticos rojos, con las características antes mencionadas en el municipio de Ciego de Ávila. En este caso se debe resaltar que dado el bajo nivel alcanzado en la implementación de DA para tratar los residuales, en el municipio, se infirió la existencia de un alto nivel de conflicto entre el incremento acelerado de la producción porcina no especializada y el uso que tradicionalmente se le había dado a los suelos.

Baraguá: Se contaron 22 convenios porcinos con solo uno con tratamiento de los residuales por DA, o sea, el 4.5%. De ellos el 45% estaban sobre suelos ferralíticos rojos, el 27% en

(5)

53 los suelos ferralítico cuarcítico amarillo rojizo lixiviado. Su

proceso de formación es la alitización acompañado por una fuerte lixiviación de arcilla de hierro. El drenaje es bueno en los primeros horizontes y deficiente a profundidad, con coeficiente de infiltración de 120 mm/min. Tales suelos ocupan topografía llana a ligeramente ondulado con pendientes entre 0.5-4.0%.

Son tipos medianamente productivos, que se dedican a caña de azúcar y pastos generalmente.

Primero de Enero: Un total de 22 convenios porcinos fueron inventariados en este municipio, con solamente dos sistemas para tratar residuales mediante DA, y ello era el 9% del total.

En los suelos fersialítico pardo rojizo se situaba el 54% de los convenios. Tal suelo presenta como factor principal de formación el clima y el material de origen. Su proceso de formación es la sialitización acompañada con la ferruginación, mientras que el drenaje interno y externo sería de moderado a bueno. La topografía era de llana a ligeramente ondulada, con pendientes entre 0.5-4.0%, con coeficiente de infiltración de 1.20 mm/min. Tales suelos se caracteriza por ser de muy poco profundo a medianamente profundos. Son suelos productivos, que se dedican a caña de azúcar, plátano, tomate, yuca y pastos generalmente, cuando se presentan poco profundos se utilizan para el desarrollo de plantaciones forestales.

Ciro Redondo: Tiene 16 convenios porcinos con solamente un sistema de tratamiento de los residuales por DA, y eso representa el 6.25% del total. La totalidad de los convenios se ubican en los suelos del tipo ferralítico Rojo.

Bolivia: Tiene 12 convenios porcinos con solamente un sistema de tratar residuales porcinos por DA que representa el 8.3% del total. El 50% estaban sobre suelos rendzina roja.

Presenta como factores principales de formación el clima y el material de origen, mientras que el proceso de formación es la humificación. Estos son suelos pocos profundos, ocupan topografía de relieve desde ondulada a llana con pendientes entre 0.5-8.0%, y el drenaje tanto interno como externo es bueno, con coeficiente de infiltración de 1.20 mm/min.

Presentan uso agrícola limitado por la abundancia de gravas, piedras y rocas, por lo que se dedican a pastos y forestales.

Morón: Tenía 10 convenios porcinos con solamente un sistema destinado al tratamiento de los residuales con DA, y tal cosa que representa el 10% del total. El 100% de los convenios se ubican en suelos ferralíticos rojos.

Majagua: Poseía siete convenios porcinos con solamente un sistema de tratamiento de los residuales por DA, para un 14.2% del total. Se ubican de forma general en los suelos ferralítico pardo rojizo.

Zonas de conflicto en la porcicultura avileña

Teniendo en cuenta las características geológicas, hidrogeológicas y los suelos de la provincia en relación con la ubicación geográfica de los 268 convenios porcinos (anexo 4) se clasificaron tres zonas de conflicto en la provincia avileña, de alto, mediano y bajo conflicto, cuyas características se detallan a continuación.

Zona de alto conflicto, ZAC: En esta zona se ubicó el 74%

de los convenios porcinos con 34 311 animales, lo que representaba el 73.6% del total, representadas por los municipios de Florencia, Ciego de Ávila, Venezuela y Baraguá.

En el caso del municipio Florencia, la incidencia sobre las aguas subterráneas, por tener mayores pendientes del terreno y baja productividad hidráulica, es menor que sobre las superficiales, por ser este territorio donde la red hidrográfica

está más desarrollada y donde pueden ser más sobresalientes los impactos relacionados con la contaminación superficial y la erosión de los suelos, a partir de los residuales porcinos, si se tiene en cuenta que uno de los usos de esta agua es para el consumo humano. En esta zona solamente el 9% de los convenios porcinos tenía sistemas de tratamiento de los residuales por DA. En la ZAC se incluye el Gran Humedal del Norte de Ávila, por constituir zona de descarga de los recursos tanto superficiales como subterráneos de la cuenca norte de la provincia y brindar un sin número de bienes y servicios relacionados con el abasto de agua a la población, al destino turístico de la cayería norte de la provincia y a las actividades agrícolas, todo ello unido a sus funciones en la recarga al acuífero, lo definen como un ecosistema altamente frágil.

Zona de mediano conflicto, ZMC: En esta zona se ubican 48 convenios que representa el 18% del total con 8 165 animales, distribuidos en los municipios de Primero de Enero, Ciro Redondo y Morón. Solamente el 8.3% de los convenios tiene residuales tratados por medio de la DA. A pesar de que en esta zona las características geológicas, hidrogeológicas y de los suelos son favorables para que se produzcan impactos relacionados con la contaminación por residuales procedentes de la crianza porcina, el desarrollo productivo en el sector no especializado no ha tenido el mismo crecimiento. Sin embargo, si no se toman medidas preventivas o de mitigación de los impactos de la contaminación sobre las aguas subterráneas, a través del tratamiento anaerobio de los residuos porcinos, pudiera en un futuro inmediato, prolongarse a zona de alto conflicto.

Zona de bajo conflicto, ZBC: En esta zona se ubican 29 convenios porcinos que representa el 11% del total con unas 4 120 cerdos distribuidos en los municipios de Bolivia, Chambas, Majagua y la parte centro-sur de Baraguá, con el 23.5% de los convenios con la digestión anaerobia para tratar residuales. En esta zona persiste la vulnerabilidad a la contaminación de las aguas subterráneas, pero existe un incremento en los sistemas de tratamiento anaerobio, mientras que el número de cabezas es 8 veces inferior. En la ZMC pudiera experimentarse un crecimiento mayor de la producción porcina, vinculado estrechamente a un incremento del número de sistemas de tratamiento.

Teniendo en cuenta la relación existente de la producción porcina no especializada con respecto a las zonas de conflicto definidas en este estudio que incluyen las características hidrológicas, geológicas y suelo de la provincia Ciego de Ávila se elaboró un plan de manejo para la actividad porcina que permitirá contribuir con la protección de los recursos naturales del territorio. Se presenta el plan, (Valdés et al 2015)

El sistema de gestión sostenible, ofrece una herramienta para la toma de decisiones de los directivos del sector, a través de acciones concretas que mitigan los posibles impactos de la actividad sobre el medio ambiente en las zonas de conflicto. A partir de los mapas de zonas de conflictos, se delimitaron tres tipos, alto, mediano y bajo. Además se obtuvo un plan de manejo sostenible de la actividad en el sector no especializado de la provincia, para cada una de estas zonas.

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen a los técnicos y personal de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico de Ciego de Ávila, Ciego de Ávila, por la elaboración de los mapas que se incluyen en esta comunicación. Igualmente se agradece a la Empresa Porcina de ciego de Ávila, Ciego de Ávila, por dar

(6)

54 facilidades para consultar datos de producción provincial de

cerdos mediante convenios, discutidos aquí.

REFERENCIAS

ACC. 1975. II Clasificación genética de los suelos. Academia de Ciencias de Cuba (ACC). Revista de Agricultura, 8:47-69

Benítez, F., Sánchez, E., Montalvo, S., Travieso, L., Ramos, C., Milán, Z. y Rovirosa, N. 1998. Tratamiento de residuales porcinos. Informe Técnico, Centro Nacional de Investigaciones Científicas, La Habana, pp 100

Bianchi, M. 2010. Sistemas de humedales, una gestión ambiental eficiente para el tratamiento de residuales líquidos.

Tesis de diplomado en Gestión Ambiental. La Habana, pp 67

Bosa, A. 2010. Contaminantes en convenios porcinos y su control. In: Seminario Internacional de Porcicultura Tropical. La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto ISBN 978 959 7208 07 5

Chao, R., del Río, J. y Leal. M. 1996. Tratamiento integral de residuales porcinos. Comptes Rendu de la Quatrieme, Reunion du Comité Intercaraibe, La Habana, pp 6

CITMA 2000. Informe sobre el diagnóstico integral en instalaciones pecuarias. Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto

CITMA. 2004. Resolución 135/2004. Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). La Habana, p 6-9

CITMA 2010. Estrategia Ambiental Nacional (ENA). 2010-2015.

Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA). La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto

EPCA. 2013. Boletín Técnico. Empresa Porcina de Ciego de Ávila (EPCA). Ciego de Ávila, versión electrónica disponible en disco compacto

RC. 1997. Ley No. 81 del Medio Ambiente. Gaceta Oficial de la República de Cuba (RC). La Habana, 45(7). pp 47

González R. y Casanova, D.1999. Informe de la Dirección Provincial de Recursos Hidráulico In: I Taller Provincial del CITMA sobre la Desertificación y Sequía. Ciego de Ávila, versión electrónica disponible en disco compacto

González, R. 1986. Evaluación de los Recursos Explotables por Sectores Hidrogeológicos de la Provincia de Ciego de Ávila. Establecimiento de Hidroeconomía. Ciego de Ávila, versión electrónica disponible en disco compacto

González, F., Martínez, V. y López, Y. 2012. Implementación de la estrategia medio ambiental en el sector genético porcino.

In: Seminario Internacional de Porcicultura Tropical. La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto ISBN 978 959 7208 12 9

Heredia, J., Muňiz, M., López, O. y Ly, J. 2004. Una reseňa corta sobre 45 aňos (1959-2004) en el desarrollo de la porcicultura cubana. Revista Computadorizada de Producción Porcina, 11(1):5-22

ICA. 1997. Lineamientos para la producción porcina a pequeña y mediana escala, en Cuba. Instituto de Ciencia Animal (ICA).

San José de las Lajas, versión electrónica disponible en disco compacto

Jiménez, Y., Valdés, L.A., Vidal, V., Castro, M. y Mollineda, A.

2014. Evaluación de efluentes anaerobios en el sector porcino no especializado en la provincia cubana de Ciego de Ávila.

Revista Computadorizada de Producción Porcina, 21:140-145

López, S., Castellanos, J. y Berrayarza, L. 2011. Principales características de los suelos de la provincia de Ciego de Ávila.

Ministerio de la Agricultura. Ciego de Ávila, p 6-16

Marrero, M., López, J.L., González, R., Jiménez, Y. y Olivera, M.C. 2010. Tratamiento de residuales provenientes de la porcicultura intensiva en Ciego de Ávila. In: Seminario Internacional de Porcicultura Tropical. La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto ISBN 978 959 7208 07 5

NC.1999. Vertimiento de aguas residuales a las aguas terrestres y alcantarillado. Especificaciones. Norma cubana (NC) 27/1999. La Habana, pp 17

NC/ISO. 2004a. Sistemas de gestión ambiental. Requisitos con orientación para su uso, Norma cubana (NC/ISO) 14001.

La Habana, pp 38

NC/ISO. 2004b. Sistemas de gestión ambiental. Directrices generales sobre principios, sistemas y técnicas de apoyo.

Norma cubana (NC/ISO) 14004. La Habana, pp 55

Quevedo, R. y Pozo, D. 2012. Impacto socio-ambiental de la producción del biogás em convênios porcinos. In: Seminario Internacional de Porcicultura Tropical. La Habana, versión electrónica disponible en disco compacto ISBN 978 959 7208 12 9

Valdés, L.A., Ulloa, D.R., Jiménez, Y., Negrín, A., Vidal, V. y Castro, M. 2014. Ciclo cerrado en sistemas de producción porcina con la utilización de la tecnologia del biogás. Revista Computadorizada de Producción Porcina, 21:188-193

Valdés, L.A., Ulloa, D.R., Vidal, V., Jiménez, Y. y Castro, M.

2015. La producción porcina no especializada en la provincia cubana de Ciego de Ávila y su incidencia sobre los recursos naturales. Vías de compatibilidad. Revista Computadorizada de Producción Porcina, 22:58-62

(7)

55 Anexo 1. Ubicación geográfica de los convenios porcinos y sistema de tratamiento por digestión anaerobia por

municipios de la provincia cubana de Ciego de Ávila

(8)

56 Anexo 2. Mapa de relación entre la crianza porcina no especializada y la geología de la provincia cubana de Ciego de Ávila

(9)

57 Anexo 3. Mapa de relación entre la crianza porcina no especializada y las hiroisohisas de la provincia cubana de Ciego de Avila

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :