Lección 3 CAMBIAME SEÑOR. Que debemos hacer para que Dios nos cambie?

Texto completo

(1)

Lección  3    

CAMBIAME  SEÑOR    

¿Que  debemos  hacer  para  que  Dios  nos  cambie?    

 

PASAJE  BĺBLICO    

 “6  No  podré  yo  hacer  de  vosotros  como  este  alfarero,  oh  casa  de  Israel?  dice  Jehová.    He  aquí   que  como  el  barro  en  la  mano  del  alfarero,  así  sois  vosotros  en  mi  mano,  oh  casa  de  Israel”.   Jeremías  18.6  

 

VERSÍCULO  PARA  MEMORIZAR        

“13  …una  cosa  si  hago:    olvidando  ciertamente  lo  que  queda  atrás,  y  extendiéndome  a  lo  que   está  delante,    14    prosigo  a  la  meta,  al  premio  del  supremo  llamamiento  de  Dios  en  Cristo   Jesús”.      Filipenses  3.13,  14  

 

OBJETIVOS    

• Concientizarnos  de  que  ningún  cambio  es  posible  sin  la  ayuda  de  Dios.   • Reconocer  algunos  factores  por  los  cuales  no  hay  cambios  en  nuestras  vidas.   • Conocer  algunas  cosas  que  debemos  hacer  para  que  Dios  nos  cambie.  

 

INTRODUCCIÓN    

El  mundo  siempre  habla  de  cambios,  pero  todo  lo  que  dicen  que  van  hacer  y  dejar  de  hacer,   es  en  su  propia  fuerza;  por  esto  es  que,  siempre  están  en  lo  mismo  y  no  consiguen  cambiar.     Es  muy  importante  que  reconozcamos  que  los  cambios  no  los  podemos  hacer  en  nuestras   propias  fuerzas.    Por  eso,  vamos  a  hacer    un  compromiso  de  decir:    ¡cámbiame  tú,  Señor!     Dios  quiere  cambiar  nuestra  vida,  pero  desea  nuestra  participación  en  el  asunto.    Hay  algo   que  Dios  nunca  va  a  poder  hacer,  y  es  la  parte  que  nos  corresponde.    En  otras  palabras,   hacemos  lo  que  debemos  hacer  y  Dios  hace  lo  que  Él  quiere.    Dios  nos  dice:    “haz  lo  que  tú   puedes  y  yo  hago  lo  que  quiero”.    Dios  necesita  sólo  un  poco  de  nosotros,  para  bendecirnos   y  cambiarnos  y  hacer  lo  que  anhela  hacer  en  nuestras  vidas.  

     

(2)

 

EL  MENSAJE  PARA  HOY.    ¿Qué  debemos  hacer  para  que  Dios  nos  cambie?    

Preguntémonos  :    ¿Qué  es  lo  más  difícil  de  hacer  para  Dios?    ¿Será  sanar  un  leproso?   ¿Será  sanar  a  una  persona  de  Sida?,  ¿levantar  un  muerto?,  ¿abrir  el  Mar  Rojo?,  ¿hacer  un   milagro  financiero?  Pues,  ¡no!  Lo  más  difícil  para  Dios  es  cambiarnos  a  nosotros.    Por   ejemplo,  ¿cuántos  años  le  ha  tomado  a  Dios  cambiarle  su  mal  carácter?  Mucho,  ¿verdad?   ¿Por  qué?    Porque,  en  este  proceso,  está  involucrada  nuestra  voluntad;  depende  de  que   usted  quiera  el  cambio.    ¿Cuánto  tiempo  le  ha  tomado  a  Dios  llevarlo  a  ser  un  hombre  o  una   mujer  valiente,  segura  y  llena  de  fe?    Por  eso  es  que,  cuando  Dios  logra  formar  o  cambiar  a   un  hombre,  lo  cuida  y  lo  guarda  de  una  manera  especial,  debido  a  que  ya  ha  hecho  una   inversión  en  él  y  no  está  dispuesto  a  perderla.  

 

¿Cuál  es  la  inversión  que  Dios  ha  hecho  en  nosotros?    

Dios  ha  invertido  en  nosotros  su  Gloria  (tiempo,  dinero,  conocimiento,  virtud,  dones,  

unción),  que  es  un  tesoro  derramado  en  vasos  de  barro,  para  la  excelencia    del  poder  de  Él  y   no  de  nosotros.    Todo  lo  bueno  que  tenemos  es  de  Dios.    Toda  habilidad,  don  o  talento  que   tengamos  es  de  Él,  y  nada  le  podemos  ofrecer,  excepto  nuestra  obediencia  y  nuestra   voluntad.  

 

¿Qué  nos  sucederá  si  no  hay  cambios  en  nuestro  corazón?    

• No  recibiremos  las  bendiciones  que  Él  tiene  para  nosotros.   • Dios  no  nos  podrá  usar  como  Él  desea.  

• Nos  seguiremos  haciendo  daño  a  nosotros  mismos  y  a  otros.    Esto  lo  ve  usted  en   creyentes  que  nunca  cambian,  “son  los  mismos  ayer  y  hoy”.  

 

¿Qué  debemos  hacer  para  que  Dios  nos  cambie?    

• Acercarnos  a  Él    

¿Qué  significa  acercarse?    

Empezar  a  hacer  y  amar  lo  que  Dios  hace  y  ama.    Al  acercarnos  a  Dios,  vamos  viendo   nuestros  defectos  y  faltas.    Acercarse,  significa  leer  la  Palabra,  orar,  estar  en  su  presencia;   pues,  es  allí,  que  somos  cambiados.    Veamos  algunos  factores  resultantes  de  acercarnos  a   Dios:  

(3)

     

Ø El  acercarse  a  Dios  es  un  bien.    

“28    Pero  en  cuanto  a  mí,  el  acercarme  a  Dios  es  el  bien;  he  puesto  en  Jehová  el  Señor  mi   esperanza,  para  contar  todas  tus  obras”.    Salmos  73.28      

 

Ø Acercarse  de  labios  solamente,  no  es  suficiente.    

“13    Dice,  pues,  el  Señor:  Porque  este  pueblo  se  acerca  a  mí  con  su  boca,  y  con  sus  labios  me   honra,  pero  su  corazón  está  lejos  de  mí,  y  su  temor  de  mi  no  es  más  que  un  mandamiento  de   hombre  que  les  ha  sido  ensenado”.    Isaías  29.13    

 

Ø Acercarse  con  un  corazón  sincero.    

“16    Acerquémonos,  pues,  confiadamente  al  trono  de  la  gracia,  para  alcanzar  misericordia  y   hallar  gracia  para  el  oportuno  socorro”.    Hebreos  4.16  

 

Ilustración:    Imagínese  usted  que  Dios  dice:    “El  domingo  me  estas  adorando  y  el  lunes   estas  mintiendo  en  tu  trabajo”,  “el  domingo  me  adoras  y  durante  toda  la  semana  no  le   hablas  a  nadie  de  mi”;  “el  domingo  me  adoras  y  el  sábado  estuviste  en  la  discoteca  

bailando”.    El  acercarse  a  Dios  y  honrarlo  con  nuestros  labios,  no  es  suficiente;  tenemos  que   hacer  lo  que  Él  nos  ha  encomendado.  

 

Cuando  nos  acercamos  a  Él,  nos  damos  cuenta  de  la  necesidad  de  cambios  en  nuestra  vida.     Cuando  estamos  en  su  presencia,  nos  son  reveladas  las  áreas  que  necesitamos  cambiar,  y   solamente  lo  podemos  lograr  con  su  presencia.  

 

§ Olvidar  lo  pasado    

Hay  personas  que  son  víctimas  del  pasado  y  no  quieren    olvidar  lo  que  les  hicieron.    

“18    No  os  acordéis  de  las  cosas  pasadas,  ni  traigáis  a  memoria  las  cosas  antiguas.    19    He   aquí  que  yo  hago  cosa  nueva;  pronto  saldrá  a  luz;  ¿no  la  conoceréis?    Otra  vez  abriré  camino   en  el  desierto,  y  ríos  en  la  soledad”.    Isaías  43.18,  19    

 

La  razón  por  la  cual  Dios  no  ha  hecho  algo  nuevo  en  nosotros,  es  porque  todavía  estamos   recordando  el  pasado;  y  tomamos  muchas  actitudes  incorrectas  como:    lamentarnos,   quejarnos,  hablar  de  las  victorias  del  pasado  y  de  cómo  Dios  nos  usaba,  seguir  con  falta  de   perdón    hacia  el  hermano  que  nos  hirió,  entre  otros.  

(4)

“10    Nunca  digas:    ¿Cuál  es  la  causa  de  que  los  tiempos  pasados  fueron  mejores  que  éstos?     Porque  nunca  de  esto  preguntarás  con  sabiduría”.  Eclesiastés  7.10  

 

No  obstante,  si  le  fallaste  al  Señor,  ten  presente  que  Él  es  un  Dios  de  segundas   oportunidades.  

 

“22    Por  la  misericordia  de  Jehová  no  hemos  sido  consumidos,  porque  nunca  decayeron  sus   misericordias.    23    Nuevas  son  cada  mañana;  grande  es  tu  fidelidad”.    Lamentaciones  3.22,  23      

§ El  estar  conformes  con  la  condición  actual  y  no  odiar  el  pecado  lo  suficiente.    

“13    El  temor  de  Jehová  es  aborrecer  el  mal;  la  soberbia  y  la  arrogancia,  el  mal  camino,  y  la   boca  perversa,  aborrezco”.    Proverbios  8.13  

 

Muchos  están  conformes  como  se  encuentran  en  este  momento  y  por  eso  no  ven  cambios;   porque  hasta  que  no  odien  lo  suficiente  la  condición  de  estar  desagradando  a  Dios,  Él  no   puede  empezar  a  hacer  cosas  mejores  en  nuestra  vida.  

 

¿Está  enojado  por  la  falta  de  perseverancia,  por  el  mal  carácter,  por  no  llevar  fruto  en   evangelismo,  por  no  ser  un  buen  padre,  madre  o  hijo?    ¿Está  enojado  por  ser  chismoso;  por   ser  un  creyente  de  doble  ánimo,  que  vive  de  emociones,  sintiéndose  rechazado,  super   sensible  y  con  falta  de  perdón?  ¿Está  enojado,  harto,  cansado  con  el  vicio  de  la  droga,  la   pornografía,  el  alcohol?    Si  su  respuesta  es  sí,    entonces  está  listo  para  que  Dios  lo  ayude  a   cambiar.    Hay  muchas  mañas,  vicios  y  costumbres,  las  cuales  tenemos  que  desechar  de   nuestro  sistema;  y  es  en  ese  momento,  que  le  damos  derecho  a  Dios  de  cambiarnos.    

Para  desarrollar  el  temor  de  Dios  en  nuestra  vida,  debemos  amar  lo  que  Dios  ama  y  odiar  lo   que  Él  odia;  en  esto  consiste  el  temor  a  Dios.  

 

§ El  reconocimiento  de  nuestra  condición    

Reconocimiento  –  Es  un  acto  de  humildad  por  medio  del  cual  aceptamos  abiertamente   nuestras  faltas,  sin  justificarnos  ni  excusarnos.    En  el  momento  en  que  reconocemos  y  le   admitimos  a  Dios,  a  nosotros  mismo  y  a  los  demás  nuestras  faltas  y  debilidades,  Dios   empieza  a  obrar  y  a  cambiarnos.  

 

Por  ejemplo,  soy  chismoso  y  lo  reconozco;  soy  mentiroso,  soy  de  doble  ánimo,  tengo  

espíritu  de  Jezabel,  soy  de  los  que  me  gusta  llamar  la  atención.    El  primer  paso  para  cambiar   es  reconocer  nuestra  condición  presente.  

(5)

§ La  perseverancia  en  buscar  la  cura    

Perseverar  es  persistir,  mantenerse  firme  en  una  actitud;  en  este  caso,  en  buscar  la  cura.     Para  eso,  hay  algunas  cosas  que  debemos  hacer.  

 

v Buscar  versículos  bíblicos  que  hablen  de  su  problema;  medítelos  y  vívalos.   v Busque  liberación  y  sanidad  interior.  

v Distinguir  si  es  una  obra  de  la  carne,  o  una  influencia  demoníaca.    

§ Renunciar  a  lo  que  debemos  cambiar    

Debemos  morir  a  lo  que  desagrada  a  Dios.    Cuando  alguien  renuncia  a  algo,  está  diciendo:     esto  ya  no  lo  quiero  en  mi  vida.  

 

“12  …enseñándonos  que,  renunciado  a  la  impiedad  y  a  los  deseos  mundanos,  vivamos  en  este   siglo  sobria,  justa  y  piadosamente”.    Tito  2.12  

 

PREGUNTAS  FINALES      

• ¿Podemos  cambiar  en  nuestras  propias  fuerzas?   • ¿Cuál  es  la  inversión  que  Dios  ha  hecho  en  nosotros?   • ¿Qué  pasa  si  no  suceden  cambios  en  nuestro  corazón?   • ¿Qué  debemos  hacer  para  que  Dios  nos  cambie?    

ACTIVACIÓN      

• Buscar  la  presencia  de  Dios  en  adoración.    Hacer  una  oración  en  grupo  para  que  Dios   le  revele,  a  cada  uno  de  los  integrantes,  cuáles  son  las  áreas  que  debe  cambiar.       • Preguntar  quiénes  no  han  podido  olvidar  su  pasado  y  orar  por  ellos.  

 

PREGUNTA  IMPORTANTE  QUE  PUEDE  SURGIR  DURANTE  LA  ENSEÑANZA:    

¿Cómo  se  sabe  que  existe  la  influencia  de  un  espíritu  y  que  no  es  la  carne?    

La  influencia  de  un  espíritu  es  cuando  usted  se  ha  concientizado  del  problema,  quiere  de   todo  corazón  cambiar,  ha  orado,  ayunado  y  no  consigue  cambiar.    Esto  le  muestra  que  lo   que  está  enfrentando  es  una  influencia  demoníaca  que  opera  en  su  vida,  porque  alguien  le   dio  el  derecho  legal  para  hacerlo.    Persevere  hasta  que  usted  sepa  cuál  es      la  raíz  espiritual   del  problema  y  destrúyalo.    

(6)

         

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :