Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 20ª, de 26 de julio de 2007.

Download (0)

Full text

(1)

Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 20ª, de 26 de julio de 2007.

Recurso de Apelación núm. 376/2006.

Ponente: Ilmo. Sr. D. Mª Carmen Zabalegui Muñoz

LESIONES: Maltrato en el ámbito familiar: bien jurídico protegido: paz familiar: exigibilidad de una situación de desigualdad entre agresor y víctima; inexistencia: pelea entre compañeros sentimentales en pie de igualdad, sin existir situación de dominación de uno sobre el otro.

AUDIENCIA PROVINCIAL BARCELONA, SECCIÓN VEINTE Rollo : 376/06 APPRA

P.A. : 1022/06 (juicio rápido)

Juzgado de Procedencia: Penal nº 2 de Arenys de Mar S E N T E N C I A nº 624

ILMOS. SRES. :

DON FERNANDO PÉREZ MAIQUEZ

DOÑA Mª DEL CARMEN ZABALEGUI MUÑOZ DON FRANCISCO ORTI PONTE

En la ciudad de Barcelona, a veintiséis de julio de dos mil seis.

VISTO ante esta Sección el rollo de apelación penal número 376/06, formado para sustanciar el recurso de apelación interpuesto contra la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal nº 2 de Arenys de Mar en el Procedimiento Abreviado número 1022/06 de los de dicho órgano jurisdiccional, seguido por un delito de lesiones a la mujer; siendo parte apelante EL MINISTERIO FISCAL, y como apeladosRaúl, representado por el Procurador don Manuel Oliva Rosell y defendido por la Abogada doña Silvia Iniesta Serantes; yMaría Consuelo, representada por la Procuradora doña Amanda Pons Bialowas y defendida por la Abogada doña Mª Carmen Jiménez Jiménez; actuando como Magistrada Ponente la ILMA. SRA DOÑA Mª DEL CARMEN ZABALEGUI MUÑOZ, quien expresa el parecer del Tribunal.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO : Por el Juzgado de lo Penal indicado en el encabezamiento, y con fecha 6 de abril de 2006se dictó sentencia en cuya parte dispositiva textualmente se decía : "FALLO: Condeno a Raúl como autor responsable de una falta de lesiones, prevista y penada en el art. 617,1 del Código Penal, a la pena de multa de un mes, con una cuota diaria de seis euros, con la responsabilidad personal subsidiaria del art. 53 del Código Penal para el caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas de mula no satisfechas y la prohibición de aproximarse a María Consuelo, a su domicilio y lugar de trabajo en un radio inferior a los mil metros y de comunicarse con ella por cualquier medio, por un periodo de seis meses, sin declaración de responsabilidad civil. También le condeno al pago de las costas correspondientes a un juicio de faltas. Absuelvo a Raúl del delito de lesiones del que fue acusado en el acto del juicio, con todos los pronunciamientos favorables y declaración de oficio de las costas correspondientes a un juicio por este delito. Hasta la firmeza, en su caso, de esta sentencia, se

(2)

mantendrá vigente la medida de alejamiento en los términos acordados por el Juzgado de Instrucción nº 6 de esta ciudad, en el auto dictado el día 22 de marzo de 2006o en resolución que procesalmente pueda modificarlo".

SEGUNDO : Notificada dicha resolución a todas las partes interesadas, contra la misma se interpuso recurso de apelación por el Mº Fiscal en cuyo escrito (tras expresar los fundamentos del recurso que tuvieron por pertinentes) interesó la revocación parcial de la sentencia recurrida y se condenara al acusado por el delito de lesiones a la mujer del art. 153,1 y 3 del C.P.

TERCERO : Una vez admitido a trámite dichos recursos se dio traslado del mismo al resto de partes personadas, para que en el término legal formulasen las alegaciones que tuvieran por convenientes a sus respectivos derechos ; no se formularon alegaciones, remitiéndose las actuaciones a esta Sección de la Audiencia Provincial de Barcelona, para resolución del recurso.

CUARTO : Recibidos los autos y registrados en esta Sección, se señaló día para deliberación y votación, y pasó a la Magistrada-Ponente.

La fecha arriba indicada se corresponde con la de deliberación del Tribunal.

QUINTO: Se admiten los Hechos Probados declarados en la sentencia recurrida.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO : El Mº Fiscal impugna la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal invocando infracción de Ley por considerar que los hechos declarados probados son constitutivos de un delito de lesiones a la mujer delart. 153,1 y 3 del C.P.

En la sentencia recurrida se declaró probado que el acusado y su compañera sentimental María Consuelo se encontraban en el domicilio en el que ambos convivían, y que el acusado, tras mantener una discusión con la mujer, forcejeó con ella y la sujetó por el cuello, causándole eritema en región pectoral izquierda y dolor en región supraescapular y zona hipotenar de la mano izquierda, por las que precisó primera asistencia facultativa.

Para la resolución del recurso debemos partir de la estricta declaración de hechos probados, la cual no ha sido impugnada, a pesar de que parece acreditado que la pareja estaba unida en matrimonio, razón por la cual la Sra.María Consuelo utilizó en el juicio la dispensa a declarar establecida en el art. 416,1 de la L.E.Cr.; sin que nada obste para que aquellos hechos se integren con los fundamentos de derecho, puesto que sólo a través de esa integración se alcanza a comprender claramente la conclusión probatoria vertida en los hechos probados y, por ende, los argumentos de la calificación jurídica efectuada en la sentencia recurrida.

El Juez de lo Penal consideró que la acción del acusado culminó la falta de lesiones del art.

617,1 del C.P. ( y no un delito delart. 153,1 y 3 del C.P.) al producirse los hechos en situación de igualdad y no de dominio de un miembro de la pareja sobre otro, o mas concretamente del hombre sobre la mujer.

Se declaró probado que el acusado "forcejeó" con la mujer, y la sujetó por el cuello causándole las lesiones descritas (en otras partes del cuerpo), razonándose en el fundamento de derecho primero que el acusado forcejeó con las manos con su mujer porque no le quería entregar unas llaves¿¿ añadiendo como conclusión que "mantuvieron una discusión, forcejearon con las manos y el Sr.Raúlcogió a la primera por el cuello -de ahí la rojez observada por los Mossos d'Esquadra-"

Al utilizarse en la sentencia recurrida repetidamente el verbo forcejear (conjugándolo en singular en los hechos probados y en plural en los fundamentos de derecho), debemos partir del significado del mismo, que según el Diccionario de la Real Academia Española, entre otras acepciones, consiste en "Oponerse con fuerza, contradecir tenazmente", lo que permite presumir

(3)

que el acusado cogió a su mujer porque ella también estaba empleado algún tipo de fuerza física contra él (que explica el plural utilizado en la argumentación)

A tenor de la estricta declaración de hechos probados sólo podemos entender que se produjo una pelea física entre los cónyuges y la problemática que a continuación se plantea es si los hechos deben calificarse como delito de lesiones a la mujer del art. 153,1º del C.P. (en este caso violencia género) al acreditarse que sólo aquella resultó con lesiones (de escasa entidad)

Ciertamente el precepto no establece excepción alguna, elevando a delito lo que en términos generales culminaría una falta de lesiones o maltrato, en el supuesto de que el agresor sea un hombre y la víctima una mujer con la que estuviera o hubiera estado casado o unido por análoga relación de afectividad.

No obstante, como se desprende de reiterada doctrina sentada por el Tribunal Constitucional (por todas, s.TC 13/03, de 28 de enero) la interpretación de la norma penal desde la perspectiva constitucional no puede circunscribirse siempre al tenor literal de la misma, sino que sin desconocerlo y sin sobrepasarlo, debe efectuarse una interpretación basada en criterios científicos usados por la comunidad jurídica, entre los que se encuentra el teleológico, que consideramos el mas adecuado para interpretar los tipos de violencia doméstica al no poder dejar de tener en cuenta la finalidad última perseguida por el legislador sancionando mas severamente (como delito) conductas que en general culminarían una falta.

En el presente supuesto, debemos partir de la fecha de comisión de los hechos -21 de marzo de 2006- en la que había entrado en vigor la reforma del art. 153 del C.P. operada por la L.O.

1/2004.

Ya desde laL.O. 11/2003hasta la vigente L.O. 1/2004(con mayor refuerzo en la protección de la mujer) el legislador ha abordado esta gravísima problemática pluridisciplinar con medidas de diversa índole, y entre ellas las de carácter penal tratando que los nuevos tipos delictivos alcanzaran a todas las conductas que pudieran afectar al bien jurídico protegido. Como ya se refirió en la sentencia ahora recurrida, elart. 153 del C.P., a pesar de su ubicación sistemática dentro del título IIIrelativo a las lesiones, trasciende y se extiende más allá de la integridad personal, al atentar el maltrato familiar a valores constitucionales de primer orden, como el derecho a la dignidad de la persona y al libre desarrollo de su personalidad(art. 10 de la C.E.), y que como dice nuestro Tribunal Supremo tiene su consecuencia lógica en el derecho no sólo a la vida, sino a la integridad física y moral con interdicción de los malos tratos inhumanos o degradantes y en el derecho a la seguridad, quedando también afectados los principios rectores de la política social y económica, como la protección de la familia y la infancia y la protección integral de los hijos.

En la propia Exposición de Motivos de la L.O 1/2004, de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, por la que se dio nueva redacción al art. 153 del C.P., se recoge que en la realidad española las agresiones sobre las mujeres tienen una especial incidencia y que los poderes públicos no pueden ser ajenos a la violencia de género, que constituye uno de los ataques mas flagrantes a los derechos fundamentales como la libertad, la igualdad, la vida, la seguridad y la no discriminación proclamados en nuestra Constitución, introduciéndose en el Título IV normas de naturaleza penal, mediante las que se pretende incluir, dentro de los tipos agravados de lesiones, uno específico que incremente la sanción penal cuando la lesión se produzca contra quien sea o haya sido la esposa del autor, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad; estableciendo el apartado 1 del art. 1 de la referida Ley que "La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia".

(4)

Es decir que lo que se protege con el tipo de violencia doméstica (o mas concretamente con el tipo de violencia de género del art. 153,1 del C.P.) es la preservación del ámbito familiar que ha de estar presidido por el respeto mutuo y la igualdad, o dicho con otras palabras, la paz familiar, debiendo sancionarse todos aquellos actos que exteriorizan una actitud tendente a convertir ese ámbito familiar en un microcosmos regido por el miedo y la dominación, porque nada define mejor los malos tratos en el ámbito doméstico que la situación de dominio y de poder de una persona sobre otra de las referidas el art. 173.2, por remisión del propio art. 153 del C.P. (del hombre sobre la mujer en la violencia de género, o en el caso de violencia doméstica de un miembro de la familia sobre otro).

No es ésta la situación que ahora examinamos, puesto que se trata de una pelea entre los dos cónyuges en igualdad de condiciones -forcejeo con las manos-, adoptando ambos un posicionamiento activo en la pelea (no meramente defensivo) que nada tiene que ver con actos realizados por el hombre sobre la mujer en el marco de una situación de dominio discriminatoria para aquella, por lo que castigar conductas como la declarada probada por la vía del art. 153 del C.P., con la pluspunición que este precepto contiene, resultaría contrario a la voluntad del Legislador, puesto que la referida conducta no lesionó el complejo de intereses que dicho artículo trata de proteger; sin que ello quede afectado por el hecho de que sólo la mujer resultó con lesiones, puesto que las padecidas por aquella fueron leves, sin precisar tratamiento médico, por lo que no indican una desproporción de la fuerza física empleada por el hombre sino un resultado previsible y acorde con la pelea o forcejeo en la que ambos se enzarzaron voluntariamente.

Es por todo ello por lo que entendemos que los hechos cometidos por el acusado no son constitutivos de un delito del art. 153,1 y 3 del C.P, y si bien no dejan de ser típicos por el hecho de estar en presencia de una pelea mutua, debemos acudir a la normativa general del C.P. y considerarlos constitutivos como una falta de lesiones del art. 617,1 del C.P., tal y como fueron calificados en la sentencia recurrida.

Por todo lo anterior, procede desestimar el recurso de apelación interpuesto por el Mº Fiscal y confirmar la sentencia recurrida.

SEGUNDO: Se declaran de oficio las costas procesales que se hayan podido devengar en esta alzada.

Vistos los anteriores argumentos, artículos citados y demás de general aplicación, por el poder que la Constitución y la Ley nos confiere y en nombre de S.M. el Rey

FALLAMOS:

Que debemos DESESTIMAR y DESESTIMAMOS el recurso de apelación interpuesto por EL MINISTERIO FISCAL contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Arenys de Mar en fecha 6 de abril de 2006 en Procedimiento Abreviado número 1002/06 (juicio rápido) de los de dicho órgano jurisdiccional, y en consecuencia, CONFIRMAMOS aquella resolución; declaramos de oficio las costas que se hayan podido devengar en esta alzada.

Notifíquese esta resolución y hágase saber que contra la misma no cabe recurso alguno.

Líbrese testimonio de esta sentencia y remítase juntamente con los autos principales al Juzgado de su procedencia para que se lleve a efecto lo acordado.

Así por esta nuestra sentencia la pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACION.- La anterior Sentencia fue leida y publicada en el día

por la Ilma. Sra. Magistrada Ponente, constituida en audiencia pública en la Sala de Vistas de esta Sección; de lo que yo el Secretario certifico y doy fe.

(5)

Figure

Updating...

References

Related subjects :