Poda del Olivo: Poda de Producción

Texto completo

(1)

1.- Introducción

2.- Operaciones a realizar 3.- Errores típicos a evitar

Poda de Producción

(2)

Poda de Producción - Olivar

Este documento está bajo Licencia Creative Commons.

Reconocimiento-No comercial-Sin obra derivada.

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es

Poda del Olivo: Poda de Producción.

© Edita JUNTA DE ANDALUCÍA. Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera.

Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

Córdoba, febrero de 2018.

Autoría:

Daniel Pérez Mohedano 1 Victorino Vega Macías 1 Javier Hidalgo Moya 1 Juan Carlos Hidalgo Moya 1 Ana Leyva Bollero 1

---

1 IFAPA, Centro Alameda del Obispo.

Agradecimientos:

Al Proyecto Transforma Olivar y Aceite TRA.TRA201600.2, cofinanciado al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, dentro del Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020.

(3)

1.- Introducción

3/13 La poda de producción tiene por objetivo alargar al

máximo el periodo productivo del olivo, manteniendo un volumen de copa compatible con el medio productivo y con la correcta aplicación de las prácticas de cultivo. De esta manera se optimiza la cantidad de radiación solar interceptada por la hojas.

El objetivo de una plantación adulta debe ser mantener el volumen de copa próximo al óptimo, el cual depende de las características edafoclimáticas del medio (pluviometría, ET0, tipo de suelo, profundidad, etc.) y si se encentra en condiciones de riego o secano. A parte, el volumen óptimo de copa es independiente de la densidad de plantación.

En plantaciones de riego, los valores de volumen de copa óptimo se sitúan entre los 10.000 y 12.000 m3/ha, y para secano entre 6.000 y 8.000 m3/ha.

Cuando se rebasa el volumen óptimo de copa (Figura 1, inferior), pueden aparecer problemas en la plantación, especialmente en las partes bajas de los árboles, dando lugar a caídas de hojas por falta de iluminación y/o enfermedades fúngicas. Así mismo, aquellas zonas peor iluminadas alcanzan un menor rendimiento graso, con la consecuente pérdida de valor de la producción. Un exceso de poda o una baja densidad de plantación provocan que el volumen de copa sea inferior al óptimo, por lo que se reduce la potencialidad del medio productivo, al desaprovechar la radiación solar existente.

Figura 1. Esquema de diferentes etapas en una plantación de olivar

Periodo de juventud (Vc < 8.000 m3/ha)

Periodo adulto (Vc de 8.000 a 12.000 m3/ha)

Volumen de copa superior al óptimo Superficie iluminada

(4)

4/13

1.- Introducción

En la figura 2 se muestra el esquema teórico ideal de la evolución del volumen de copa de un olivar desde su plantación. Durante el periodo de juventud las intervenciones de poda deben ser escasas, con el fin de llegar al volumen óptimo en el menor tiempo posible (ver SERVIFAPA de Poda de Formación). Una vez que se llega al periodo adulto, la poda de producción debe ser moderada con el fin de mantener el volumen de copa lo más próximo al óptimo durante el mayor tiempo posible.

En el caso que una plantación adulta tenga defectos propios de una mala formación, como un número excesivo de ramas principales o una cruz demasiado baja, la corrección de éstos defectos debe realizarse lo antes posible.

Figura 2. Esquema de la evolución del volumen de copa adecuado que debe tener una plantación de olivar.

(5)

5/13

2.- Operaciones a realizar

El interior del árbol debe estar cubierto (“vestido”) con ramas que no tengan mucho vigor, (Fotografías 1 y 2) eliminando únicamente las vigorosas y verticales (chupones). El consumo excesivo de asimilados por parte de éstas, va en detrimento del crecimiento y la producción del resto de ramas del olivo.

En el interior de la copa

Fotografías 1 y 2. Olivos de la variedad `Picual´ (izquierda) y `Arbequina´ (derecha) con el interior cubierto.

(6)

6/13

En el interior de la copa

Es importante mantener el interior de la copa cubierto con ramas de poco vigor con el fin de impedir una entrada de luz excesiva que pueda provocar quemaduras en las ramas principales del olivo (Fotografía 3).

Además el exceso de iluminación provoca la activación de las yemas latentes en las ramas principales que dan lugar a multitud de brotaciones verticales vigorosas (chupones) como respuesta al desequilibrio producido. Así con la reiterada eliminación de esos chupones aparecerán ramas principales muy deterioradas (Fotografía 4).

Fotografía 3. Estructura del olivo quemada

por el sol. Fotografía 4. Rama dañada por la

excesiva eliminación de chupones.

(7)

7/13

2.- Operaciones a realizar

En la parte superior de la copa

En la parte superior de la copa pueden encontrarse ramas verticales de gran vigor que suelen superar en altura a la propia rama principal, las cuales deben eliminarse desde su inserción (fotografías 5 y 6). Con ello se evita que este chupón debilite el crecimiento de la rama principal. Mediante estas actuaciones de poda la línea de crecimiento adecuada de la rama principal se mantiene. El olivo podrá seguir creciendo mientras compensa su altura con su anchura.

Fotografías 5 y 6. Rama principal con un chupón (flecha), que debe ser eliminado mediante poda. Izquierda, antes del corte; Derecha, después del corte.

(8)

8/13

En el exterior de la copa

En esta zona pueden aparecer ramas productivas paralelas o entrecruzadas entre si, compitiendo por un mismo espacio. Las actuaciones de poda se hacen necesarias en estos casos, ya que un exceso de ramas dificulta la iluminación al resto del olivo. Este tipo de poda, llamada habitualmente aclareo, suele dar a las copas una forma lobulada con entrantes y salientes que proporcionan una gran superficie exterior. La dificultad de esta práctica está en la intensidad con la que se debe realizar, que determina la frondosidad del olivo (Fotografía 7 y 8). En olivos sin limitaciones en su medio productivo (buenos suelos, aporte de agua de riego, etc.), la frondosidad puede ser mayor. En olivos de secano se debe reducir el volumen de copa y la frondosidad, para limitar de esta manera el consumo de agua, pero sin abusar en la poda de ramas finas que encarecería enormemente la operación.

Un dicho popular indica el nivel de frondosidad ideal en un olivo sin limitaciones hídricas mediante la frase “el aclareo debe de ser tal que permita ver a una persona al otro lado del olivo, pero sin llegar a saber quien es”.

Fotografía 7. Copa con excesiva frondosidad.

Fotografía 8 Copa con frondosidad adecuada.

(9)

9/13

2.- Operaciones a realizar

En la parte inferior de la copa

En esta zona de la copa pueden encontrarse ramas situadas una distancia inferior a 50 cm del suelo, las cuales deben suprimirse o acortarse, pues dificultan determinadas prácticas de cultivo como la aplicación de herbicidas bajo copa o la recolección con vibrador de tronco en el acceso de la pinza al mismo. En los casos en que la recolección se realice con paraguas invertido el realce debe ser algo mayor, ya que las ramas que apoyan sobre el mismo no transmiten bien la vibración, y por tanto no se produce un adecuado desprendimiento de frutos.

Este realce de las ramas más bajas puede hacerse con motosierra o de forma más mecanizada con una podadora de cuchillas (Fotografía 9) que permite cortar de forma uniforme a una altura deseada.

Fotografía 9. Detalle de una podadora de cuchillas

(10)

10/13 Interiores de los olivos desprovistos de ramas.

Una poda excesiva en el interior, además de reducir la producción, provoca un exceso de luz que puede ocasionar quemaduras en las ramas principales y la emisión de gran cantidad de chupones (Fotografía 10).

Ramas verticales en la parte superior.

Si no se eliminan las ramas verticales situadas en la parte superior de la copa, puede provocar la reducción del vigor de las ramas principales, debilitándolas, perdiendo su inclinación idónea y limitando su crecimiento (Fotografía 11).

Fotografía 11. Rama vertical en la parte superior de la copa no podada que ha debilitado la rama principal, haciéndole perder su inclinación.

Fotografía 10. Olivo sin ramas en su interior.

(11)

3.- Errores típicos a evitar

11/13 Falta de Poda.

La falta de poda puede provocar alteraciones importantes en la relación hoja/madera, haciendo que los olivos se carguen de madera en el interior, la cual que produce excesivo consumo de asimilados, así como sombreamientos y defoliaciones indeseados (Fotografía 12).

Fotografía 12. Vista del interior de un olivo donde no se han hecho intervenciones de podado en varios años.

(12)

12/13

“Una buena Poda de Producción debe mantener el volumen de copa próximo al óptimo que permite el medio

productivo, además de aumentar la cantidad de radiación solar en todas sus ramas productivas, sin dejar de proteger

a las ramas principales del exceso de insolación.”

(13)

Cofinanciado al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, dentro del Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020

Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera

Edificio Administrativo Bermejales Avda. de Grecia, s/n

Teléfono: 954 994 593 Fax: 955 519 107 e-mail: webmaster.ifapa@juntadeandalucia.es www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/ifapa

www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/ifapa/servifapa

Poda de Producción

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :