Mi madre tenia sinko ijos, empesa el autor, ma de todos eyos, el ke tenia mas ke

Texto completo

(1)

LOS DOS VYAJES DE GULIVER

Onde los lilipusyanos

Mi madre tenia sinko ijos, empesa el autor, ma de todos eyos, el ke tenia mas ke otros el gusto por los vyajes era yo, i malgrado todos los kastigos ke me fueron echos por renunsyar (desvachar) a mi idea, yo me embarki en el 4 mayo 1699 a bordo de la nave

“Antilop”. I konfyandome en mi estrea i a mi edad de vente anyos yo sali a kamino.

Myentres algunos dias la mar estuvo buena i nos dirijiamos verso las Indyas. Ma el tyempo troko suvito, i despues de aver estado sufryendo en mar myentres munchas semanas la nave eskapo kon romperse kontra un penyasko, i de trenta ombres ke eramos adyentro solo sinko pudimos salvar en una barka.

Nozotros estuvimos remando myentres algunas oras sin saver en ke parte nos dirijiamos, ma a_la fin, kansos i dezesperados, nozotros deshimos la barka a_la veluntad de las olas asta ke un fuerte golpe de ayre la bolto i todos los sinko ke la montavamos kaimos adyentro del agua.

Yo no se lo ke devinyeron mis kompanyones, la mar estava muy tempestuoza i no miri ke salvar mi vida. Yo nadi sin kedar, sin tomar riflo, sin deskorajarme i ayudado del vyento ke me ronchaba de parte de_la tyera. Yo vidi suvito ke mis pyes empesavan a tokar sovre la arena. La tempesta ke abatia, i un kuarto de ora mas tadre yo era afuera kaminando sovre la tyera dura.

La fatiga, la kalor i una buena kuantidad de raki ke yo avia bevido antes de salir

de la nave me roncharon al suenyo, i yo me espandi sovre la yerva i durmi myentres

nueve oras.

(2)

Ala fin, avyendome despertado, yo provi de levantarme, ma fue en vano. Yo estava echado la kara al syelo, i mis kaveos kon mis brasos i mis pyernas i todo el resto de mi kuerpo estava komo atado, enklavado en basho.

El sol estava muy kayente i me tarvava los ojos. A mi deredor, yo oia un ruido komo de avlar, ma de una avla flaka, atabafada i de muncha djente. Una kosa me

kamenava sovre la kara i sovre el kuerpo entero sin ke pudyera entender ni ver kualo era.

En azyendo byen atensyon i en esforsandome a meterme delado para no tener tarvados los ojos por los rayos del sol, yo vidi chikas kriaduras, mas chikas muncho de kuklas (bunyekas) ke kaminavan kon lansas en las manos.

Yo me meti a echar gritos tan fuertes ke todos estos chikos animales empesaron a fuirsen koryendo del espanto, i dando una fuerte menada yo me asenti en el lugar onde estava estirado. Entonses, yo remarki ke avia sido atado i enklavado en la tyera kon unas kuedras delgadas kuanto mis kavelyos. Entre estos, uno de los ke fuian, avyendo i el tambyen echado un chiko gritito. Yo me senti devista burakado de mas de sien flechas ke me pikavan kuanto algujas.

Yo me levanti entonses entero en pyes. Los nanikos fuian agora mas presto, i una ora despues, yo vidi miles de eyos venir sigyendo uno a kavalyo, byen vestido i kon plumas en la kavesa. Era sus prinsipe, i avyando estado myentres una ora en

konversasyon kon los ministros, el se torno verso mi i me empeso a avlar. Para no ser

ovligado de echarme largo i oirlo avlar, yo lo tomi en la planta de mi mano, i a

1

su

manera de avlar, kiji entender ke el me tomava basho su guardia i me iva yevar a su

palasyo.

(3)

Yo avia kaido, dunke, en el pais de los nanikos, de los nanikos [sic], i todo lo ke avia ayi enkontrava era chiko i muy chiko.

2.

Yo kedi reposado un poko otro, entre myentres, sinko mil marangos i endjenyeros fueron empleados para fraguarme una karosa, i mil ombres de los mas forsudos fueron enkargados para levantarme de en basho i meterme adyentro. Mil i kinyentos kavalyos travavan la karosa, i una ora despues nozotros arivavamos en la kapitala.

Apenas arivimos al palasyo i estava reposandome un poko ke avyendo sarnudado, kinze a vente personas de las ke estavan a mi deredor se toparon mal del espanto. Y orden fue devista dado de no aserkarsen muncho del “ombre montanya” titulo ke me fue dado por el prinsipe i los de su korte.

Yo ize dunke kaza i asyento en el palasyo, i todos me venian a ver i saludar kon kuryosidad, todo en tenyendo mi pye atado en una kadena de fyero ke dyes mil fyereros metyeron una semana de tyempo para fabrikar. Se espantavan no me fulyara i destrulyara sus sivdades o arvadonara sus kampos i sus sembrados. La komida ke me davan, les estava kavzando muncho gaste, i se estavan espantando no les trushera ambrera, myentres ke de otra parte se pensavan ke se me matavan kon flechas intosigadas, me kadavre puedia pudrir i traerles la peste o el kolera.

Para esto i esta, pensarsen byen sovre loke avria a azer de mi persona. En una

seduta ekstraordinarya, se determinaron de embezarme sus lingua afin de tratar kon mi

despues sovre lo ke yo kereria de eyos o sovre provecho ke eyos tendrian a kitar de mi.

(4)

Ansi dunke despues de algunas semanas de ondo estudio, avyando parvenido a embezarme sus lingua, sus rijos, a

2

entender ke ni eyos ni yo nos keriamos ningun mal. I soltado de_la kadena, ke yo no me kiji romper para ver asta onde iva ir el echo asta el kavo, yo entri a favor en ojos del prinsipe i devini su konsejero.

3.

A pokos dias de esto, una tadre yo vidi todo de ariva abasho en la kaza del prinsipe, i informasyones tomadas yo embezi ke el prinsipe vezino le avia deklarado la gera, i era por mar ke el governo de Liliput avia ser atakado, visto ke este no tenia una flota.

El prinsipe vino akonsejarse kon mi, i la primera koza ke yo le demandi fue por ir en el porto i embezar el numero de las naves de enemigo. De vista todo fue aprontado para el vyaje, i al todo dia antes medyo dia estavamos en el porto.

Las tyeras del enemigo eran situado por mar enfrente de_las nuestras, i el uniko remedyo ke avria para salvar del perikolo era de destruirle la flota.

Para arivar a esto, yo enkomendi ke me favrikaran kuedras el kuantidad de godras posivle, i de vista vente mil lilipusyanos fueron metidos a_la ovra.

Avyando atado estas kuedras de mi, yo me entri en la mar i nadando i kaminando en akea mar yana, yo arivi enfrente ayi onde estava ankorada la flota del enemigo. Yo me meti a atar una nave kon otra, i a mezura ke la atava le rompia la kadena ke la detenia al djunto.

De enfrente i de_las dos partes ivan mirando el ombre montanya laborar sin ke

entendyeran nada de lo ke iva azer. Ma el enemigo dudandose de alguna malechuria

(5)

empeso a echarme flechas intosigaderas. Yo ya avia tomado mis mezuras ke iran akeas de guadrar byen mis ojos i del resto del kuerpo no tenia espanto. Para los ojos, yo tenia un par de antojos kon tapones ke me se avian topado en la aldikera. I avyandomelos metido no ati ninguna importansa a_las flechas ke me iran ronchadas.

I suvito kuando no se lo pensavan por del todo avyando eskapado de kortar todas las kadenas i atado las naves una kon otra, yo me echi kon fuersa a nadar en el agua, i una ora despues todas las trenta naves de gera travadas de las aguas del enemigo eran delantre de nuestro porto.

Esta viktorya abatyo muncho al enemigo el kual avyando mandado mesajeros, una buena paz fue konkluida, i kontratos de amistad fueron eskritos i trokados de parte a parte. Myentres ke por paga, yo demandava de mi prinsipe por ir vizitar tambyen el palasyo i las tyeras del enemigo.

4.

La alegria en nuestro pais fue grande, i el prinsipe me incho de onores i

grandezas. Ma esto no duro muncho tyempo visto ke yo lo vidi suvito trokar de kondukta enfrente de mi: de muy kerensyozo ke era, el devino seryozo i mizmo amenazante kon mi.

Yo era pensativle demandandome la kavza ke tendria echo ravyar el prinsipe kontra mi, kuando embezi en fin del ministro ke el amiral, kreado para la flota ke

veniamos de kativar del enemigo, avia mal avlado kontra mi al prinsipe en dizyendole ke yo keria ir en las tyeras del enemigo para adjuntarme a el i deklararle la gera al prinsipe.

Por esto la kamara avia desidido por matarme o por segarme los ojos.

(6)

El ministro me informava de todo lo ke se tratava kontra mi i todo en

prometyendome su ayudo, debasho de mano me dezia de tenerme sovre mis guardes.

Yo no esperi ke la luche amanesyera metyendome a nadar i ayudado a_la klaridad de_la luna yo arivi en el pais del enemigo onde fue resivido kon los brasos avyertos, ma onde no se trato del todo de servirsen de mi para azer la gera a mi vyejo prinsipe.

Ayi, ayudado i enkorajado por todo el pueblo, yo ize kortar una montanya entera de arvoles. I avyendo metido mas de mil ombres para ke me ayudaran, en manko de un mez, yo parvini a fraguar una grande barka ke miles de personas se okuparon para echar en el agua.

Ala fin del mez, kuando todo estuvo pronto, yo tomi lisensya por partir i avyendo kargado en mi barko syen vakas i trezyentos karneros kon el kuantidad de pan ke

kuatrosyentos kozineros pudyeron forneserme, yo me embarki i dishi adyo a_la sivdad en el 24 septembre 1701.

5.

Tres dias yo estuvi navegando en mares yanas i kedas. a_la dia de kuatro, un

ayreziko tomo, i yo vidi mi barko ronchado en la mar onda onde yo fue rekojido por una

nave ingleza de_la kuala el kapitan no keria kreer a lo ke yo le kontava ma en vyendo la

chikes de las vakas i de los karneros en dandole mas ainda detalyos verdaderos, yo fue

kreido, i el tyempo mostrandose favorable, arivimos en Inglatyera serka mi familya un

mez despues.

(7)

Onde los djigantes

1.

Nasido parese para vivir de una vida de marinero, yo no pudi muncho tyempo estar en mi patrya, alado de mis paryentes. De nuevo, en el 20 djunyo 1702, yo me embarki sovre la nave “Aventura” ke partia i esta para las Indyas.

Nozotros arivimos a buen porto i despues de aver dado i tomado, nos embarkimos de nuevo para retornar kon merkansias en Inglatyera.

Avia djusto un anyo i un dia ke avimos salido de Inglatyera. Era dunke el 21 djunyo, i navegavamos kon un buen tyempo kuando una grande balena (el mas grande peshkado) burako nuestra nave en su pasaje, i por muncho ke penimos i lazrimos para taparla el agua entro, i un dia despues fuimos obligados de entrarmos en las barkas i deshar la nave undirse.

La barka onde estava yo fue ronchada mas leshos de las otras, i kuando arivimos a tyera, ibamos solo tres, los otros avyendo murido de fatiga i ambre.

Los dos kompanyones se kedaron al bodre de la mar, detras de un alto penyasko ke tapava la entrada de akeas tyeras. Ma yo solo me adelanti por un kamino i byen presto arivi en una yanura grande i espasyoza onde algunos ombres altos kuanto djigantes kaminavan por todas las partes.

A sus vista, yo empesi a temblar de espanto, i en akea ora, yo no pudia impedirme de akodrarme de los lilipusyanos onde los kualos yo pasava por una montanya.

Un djigante estava okupado a kortar el trigo ke era dos vezes mas alto de mi. El

me atino i izyendo dos pasos longos de kinze a vente metros, el me afero en un punyado

(8)

en su mano i yevandome alado de sus ojos, se metyo a egzaminarme kon muncha atensyon.

Ma yo no kedava de yorar, gritar i djemir, azyendole entender kuanto el me adoloryava kon esto, ke me iva apretando kon sus dedos. El paresyo entenderme i avryendo avagar i kon repozo una aldikera de su vestido de guertelano me metyo adyentro i se dirijo para kaza.

2.

El lavorador, ke era parese byen riko en tyeras, avyendome egzamenado kon mas repozo en su kaza, le paresyo entender ke yo era un kriado intelijente. El me adreso la palabra ma yo no entendia nada. Entonses, el empeso a entretenerse kon djestos i avyandole echo entender ke yo tenia ambre, el me asento sovre la meza, al bodre de un plato, detenyendome de espanto no me kaera adyentro i me aogara.

La mujer del lavorador era una brava persona tambyen. Vyendo el peligro ke yo pudia korer, ella me levanto del bodre del plato i asentandome delantre de eya, izo traer un findjan, lo incho de sopa i kon una kucharika ke servia para embeleko de una kukla de su ijika de nueve anyos, me empeso a azer servir.

El marido en vyendo esto kijo travarme tambyen de su parte, ma el tenia en mano un pedaso de pan, i avyandome kaido una krostika en la kabeza, poko manko ke no me deskalavrara. Esto lo izo ovrar de akel minuto i endelantre kon mas repozo i atensyon. I yo fue entregado por embelekar a titulo de kukla (bunyeka) en manos de sus ijika.

Ma antes ke levantaran la meza, yo manki de ser englutido en un bokado por el

gato de la kaza ke era tres vezes grande kuanto una vaka, i si no fue ke basho los

(9)

kudyados de mi chika maestra ke yo la pudi eskapar. Todavia, el no me dava repozo, mirandome kon sus ojos terivles i auflandome komo lo azen delantre de los peros.

Entonses, yo vidi ke era mas verguensa para mi si no mostrava mi koraje, i metyendome suvito derecho i menezante a mi torno delantre del animal, yo lo ize enkantar kon mi mirada, i todos los de_la kaza paresyeron tomar plazer i inchiirsen de enkanto al ver en ke manera yo tenia.

*

Despues de la komida, la kriadera entro en la kamara traendo en sus brasos una kriatura de un anyo, la kuala, de vista ke me vido, empeso a echar unos gritos tan fuertes ke se puedrian oir de un kazal a otro. La kriatura me estuvo mirando i keria ke me dyeran en sus manos por djugete. La madre me tomo de en basho i me dyo en manos de la kriatura ke avryendo la boka me enkasho la kavesa entera adyentro. Myentres ke yo echava gritos i esklamasyones tan demudadas ke no entendyendo de kualo se tratava la kriatura no se determino a modrer.

Ma ni mis gritos ni mis mauyos arian nada si no era la madre ke me kitava kon repozo de_la boka del chiko i metyendome en la aldikera de su prostela, me yevo a la otra kamara onde yo fui otra ves entregado en poder de_la ija de nueve anyos.

3.

Para la edad ke eya tenia, mi chika maestra tenia muncha intelijensa. La madre i

la ija i la famiya entera mizmo eran todos buena djente. Me izyeron una kunika, me

atakanaron lugar para asentarme, me kortaron sesh kamizikas kon pantalonikos i mizmo

se empesaron a okupar para embezarme a entender sus lingua.

(10)

Kuando algunas dias se pasaron i ke yo tuvi embezado a entender algunos kuantos biervos i frazes, un vistidiko nuevo de katife i veludo me fue echo, un chapeiko de pluma en la kavesa, i mi patron kon su ija me yevaron al bazar a mostrarme a al djente i ganar moneda kon eyo.

Myentres munchas dias, yo fui kontinualmente ekspuesto delantre del publiko ke izia ganar muncha moneda a mis patrones. Ma ke me izia muncho kansar a mi porke yo devia estar azyendo egzersisyos i djugos delantre del publiko.

El prinsipe del lugar avyendome visto i avyendole plazido, me merko de mi patron i yo fui yevado al palasyo onde dos damas de onor fueron enkargadas de mi edukasyon i kudyado. Ma para byen entender a ke famiya de animales yo apartenia, tres grandes savyos i filozofos fueron echos venir al palasyo. Eyos metyeron sus antojos para byen ver mi menudes, me egzaminaron de los pyes a la kavesa, miraron mis dyentes ke eyos entitularon de puntitas chikas de espinitas, i estavan para pronunsyarsen kuando el uno de eyos tosyo.

El ruido de la tos asurdisyo tanto ke yo kai desmayado kasi muerto en basho. I de todas las partes del palasyo, djigantes koryeron para traerme ayudo i azer me revenir.

A la fin, despues de munchas avlas i egzamenes de part de los tres filozofos, el raporto ke dyeron sovre mi persona fue ke yo era de rasa de komedores de karne, ma avyendo nasido en estado de suvito, i ke nasido dezde pokos mezes (yo ya tenia entonses trenta anyos), yo no servia para nada i ke mi vida era serka de su fin.

El uno de los filozofos kijo azer kreer a los otros ke yo era un naniko, ma su idea

fue echada abasho kon azerle entender ke no pudia ser ke uvyera esta kuantidad de chiko

(11)

naniko, visto ke el naniko del prinsipe ke era el mas chiko ombre ke avia sovre la tyera tenia aun kon todo dyes metros de altura, myentres ke yo no tenia ke apenas dos.

Para ke los gatikos del palasyo no me espantaran ni dezrepozaran, un armaryo kon kuatro ventanas fue echo azer, i yo fui metido adyentro, i enkolgado en la pared de la kamara del prinsipe onde la prinsesa venia todo el dia a embelekarse kon mi.

El prinsipe mizmo avyendo tomado muncho plazer a mi konversasyon, se plazyo pasar a mi kompaniya una ora o dos del dia, i ansi yo era muy byen kudyado i mejor visto ke onde el lavorador.

*

La prinsesa avyendome oido avlar de me vyajes, me demande si yo savia giar una barka, i a mi repuesta segura, eya incho una tinajika de agua. Esta tinaja kon su bokadora ancha era aun kon todo de_la redondes del mas ancho de nuestros depozitos de agua i kuarenta o 50 barkas a vela pudian estar yendo i vinyendo adyentro.

Una barka me fue echa de un paliko de eskarvador de dyentes, una chika riza de mi senyora sirvyo de vela, i yo me meti a navigar adyentro. Ma si komo no avia ayre, mi senyora se metyo a siflar kon su moshkador, i el ayre avryendo la vela de mi barka, yo empesi a dirijirme de una parte a_la otra del agua.

Este embeleko era por endelantre mi pasatyempo i akel de la prinsesa. Ma todo

tyene una fin en este mundo. Ansi tambyen yo manki un dia de aogarme en seguita de lo

ke a fuersa de estar syempre la mizma agua en la tinajika, ranas se konkriaron, i un dia ke

yo travava remo i vela kon gozo i alegria, una rana arimo los pyes de una parte de_la

barka ke kayo delado, i si no era prinsesa ke alkansava a tyempo, yo muriria seguramente

aogado. Devista el agua fue vazyada i el egzersisyo no fue mas kontinuado.

(12)

4.

Entonses, perkuraron a azerme embelekar en otra manera, i me yevaron en la kamara onde estavan los maymunes de los chikos de palasyo. Enkashado adyentro de mi almaryo i por los godros vidres de mis ventanas, veia sus djugos, i me plazia sovre todo a akeos ke azia el mas chiko de eyos. Este tenia apenas dos o tres mezes, ma era de una altura de mas de kuatro metros i unas unyas largas mas de medyo metro kada una.

Un dia, avyendome enkorajado a kitar la kavesa afuera de la ventana, el chiko maymun vino azerme amistades i kreendo azerme plazer, me fue por fuersa enkashando frutos adyentro de la boka. Yo no pudia ni avlar ni gritar, i no fue ke por miraklo ke mi senyora entro en akea ora i avyendome echo gomitar, yo la eskapi, ma esto me izo hazino i yo estuve sufryendo munchos dias.

Este fato izo muncho reir al prinsipe, i kuando me melizini i ke fui prezentado a su lado, el me izo kontar el fato en detalyo i no kedava de ir ryendo en azyendome avlar.

Este akontesimyento estranyo de mi vida le plazia a tanto oirlo kontar ke el

prinsipe me azia agora kaji kada dia yevar a su lado i kon grasya me demandava por ke se lo fuera kontando.

I era syempre rizas i gustos al oirmelo rekontar.

5.

Aun ke yo estava tratado kon muncha bondad i kerensya, kon todo perkurava por

obtener mi libertad sin nada desir al prinsipe. Dezde un syerto tyempo sovre todo el

(13)

dezeo de mi libertad se avia apatronado de todo mi kerer, i yo no estava mas tenyendo un minuto de gozo.

Avia dos anyos ke estava en el palasyo, i en kada ves ke la okazyon se prezentava, mis senyores no mankavan de prokurarme pasatyempos agradavles i paseos en sus tyeras i sivdades. Ma mi korason era estrechado, i ningun gusto pudia mas entrar ayi adyentro.

*

Un dia, dezde la manyana yo remarki un grande movimyento en el palasyo:

munchos ires i venires, munchos mosos i syervas entrar i salir en todas las kamaras. I un moso vino tomarme kon el almaryo en dizyendome ke el prinsipe kon su familya se ivan ir por unos kuantos dias morar en un kastio al bodre de mar i ke me ivan a yevar kon eyos.

Una ora despues, estavamos en kamino, i a_la tadre en la nueva morada. Yo estava kanso de las kunadas ke mi almaryo avia somportado myentres el vyaje i avyendo komido yo me echi a dormir. El moso sero byen las ventanas i avyandome augurado un buen suenyo, el se retiro en dizyendome ke al otro dia el me avia yevar a ver la mar de la altura de una montanya.

6.

A la demanyana del otro dia, antes ke mis senyores se levantaran de dormir, el

moso vino sonryendome, i muy kontente de saber ke yo avia en fin poder ver la mar

despues de dos anyos, yo me deshi tomar en sus brasos adyentro del almaryo, i el me

yevo sovre una alta montanya. Ayi, el me metyo en basho i se fue a bushkar guevos de

agilas.

(14)

El ayre ayi ariva era muy fuerte, ma yo estava byen abrigado kon las ventanas seradas i por los vidres no me artava de ir vyendo la mar.

El moso avia indo i vinyendo por todas las partes de la montanya, koryendo por aki, koryendo por ayi metyendo un pye en una punta i otro en otra, dirian el djigante de los djigantes asyendo koridas sovre las montanyas.

I yo no kedava de ir admirando la ermozura del lugar, la klaridad del syelo i la freskor de la mar, todo en akodrandome de mis paryentes i de mis ermozos dias pasados a sus lado.

7.

El suenyo me tomo. Yo me senti kanso i fatigado, no pudyendo mas rezistir, me alargi sovre mi lugar i me echi a dormir.

Kuanto tyempo durmi no yo se. Ma yo fui despertado subito por una fuerte trankenada ke resenti adyentro del almaryo, y al avrir los ojos, yo keji entender komo ke no estava en mi lugar, komo ke una mano me avia levantado en alto, en djuntos kon el almaryo.

Tambyen aun ke estava byen abrigado ayi adyentro, yo empesi a sentir frio i

remarki ke estava suvyendo sovre un avir muncho mas alto i yelado de onde me avia

depozitado el moso. Yo me esforsi byen i metyendome derecho en pyes en el almaryo, yo

perkuri de azer atensyon por afuera. Kon muncha pena, yo pudi avrir una ventana i

avyendo kitado la kavesa para afuera, yo vidi ke mi almaryo

3

estava bolando enriva de la

mar, i sovre mi, yo veia avrir i serarsen unas alas ke azian un ruido terivle i un ayre

(15)

intozador

4

. Tambyen fue kon la mas grande tembla ke yo entendi en akea ora ke una agila avia apanyando mi almaryo i me estava bolando en djuntos sovre el avir del mundo.

*

En akea ora, yo senti otro nuevo frio pasar por todo mi kuerpo i los kaveos de mi kavesa se levantaron todos en pyes de tembla i pavor: estar apanyado kativo en la altura del avir, tenyendo en alto al syelo, debasho la mar i mi deredor lo vazio. Ke dezgrasyados i ke angosyozos minutos yo pasava. Komo salir de ayi, kualo azer i komo dirijirme, esto no era un problema ni fasil a rezolverse, ni mizmo fasil a demandarme. Yo me entrigi en poder de Dyos i demandado de el por ke me salvara, yo me kai en basho a djenoyos, yorando del fondo, de mi korason i djurando ke si yo seria salvado i ke returnava a mi patrya mas no iva kitar el pye de adyentro de mi kaza afuera. I si komo yo demandava del syelo ayudo del fondo de mi korason, Dyos oyo mi orasyon i tuvo pyadad parese de mi porke subito yo oyi un grito demudado sovre mi kavesa un ruido de alas estremesivle.

Eran dos otras agilas ke se avian echado sovre la ke tenia mi almaryo. I myentres ke las tres se peleavan por obtenerme, la ke me tenia en su beko me solto i yo me senti kaer kon una prestes perekoloza. Yo abashi ansi de una altura de munchos miles de metros i aun ke kai adyentro del agua, kon todo esto yo resenti un mareamyento komo si me tendrian echado a mi mizmo de una pared alta abasho.

Ma

5

unos kuantos minutos despues yo reveni en mi, i avyendo konstatado ke el armaryo no tuvo nada a sufrir en la kaida i ke el avia sido bastante byen fraguado para ke no pudyera entrar adyentro agua del todo, yo me meti agora a ver por la ventana serada si no avria remedyo de salvar i de ayi.

***

(16)

I en esta ves tambyen el syelo me fue pyadozo: una vela se vea en lo leshano i una ora despues, favoresida por el ayre, yo vea una grande nave asercarse de mi parte.

Todo en esperando mi salvasyon, yo me dezesperava asta ver ainda de mas i mas asercar la nave ke metyo mas de kuatro oras para arivar a kazi syen metros leshos del lugar onde estava yo, avyendo perdido de su kamino para poder dirijirse de mi parte.

A la fin i kon la mas biva alegria yo vidi una barka dezatarse de la nave i kaer a la mar. Dos ombres la montavan i avyendosen aserkado de mi almaryo eyos se metyeron a egzaminarlo de todas las partes, sin poder nada entender de eyo. Yo me meti a echar gritos i avyendome dado a entender en inglez kon los dos ombres ke eran i eyos tambyen inglezes, ataron el almaryo detras del barko i yevandome a la nave, me suvyeron ariva.

Una ves ariva i entornado de todos los ke eran a bordo, no tengo menester de dezir kuanto la kuryosidad era grande entre eyos i kuanto las demandas ivan vinyendo una detras de otra. Ma, semejante al kapitan de la nave ke me rekojo kuando me avia ido del paiz de los lilipusyanos, i este tambyen no keria atar fye a mis palavras en primo.

Poko a poko yo lo ize konvenser i una ves el kapitan konvensido, todos tambyen

eskaparon kon kreer sinseramente a mis palavras, sovre todo kuando veian ke no era por egzadjerar ke yo metia a gritar kuando los kerea avlar segun lo azia, kuando me topava entre los djigantes.

A la fin, despues de algunas semanas, la nave arivo en Ingletyera i dezbarkando a tyera, yo me rendi en mi sivdad kon idea de no salir mas a viajar.

(fin)

(17)

1

One or more words are missing here. Probably, it was a [pesar de] manera de avlar.

2

A finite verb form is missing before a.

3

In the first two instances, this word appears as ”armaryo.” Hence forward, it is spelled as ”almaryo.”

4

I was unable to identify this word.

5

Here starts the last section which, apparently due to the lack of space, was printed in

very small characters with most diacritic marks following the respective letters (instead

of being placed on top of them).

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :