Texto completo

(1)

III. LEYES

En este capítulo, intentaremos reconstruir, dentro de obvias limitaciones, la polí-tica, respecto de las manumisiones, que adoptaron los emperadores. Las líneas maestras las definió con claridad, el primero de ellos, Augusto, al separar dos nocio-nes hasta entonces indisolubles: libertad y ciudadanía. Los emperadores posteriores aportaron innovaciones de menor calado.

III. 1. LAS LEYES DE AUGUSTO

A. LEY JUNIA

Durante los últimos años de la República, la “cuestión libertina”, si se me permi-te la expresión, no permaneció al margen del violento conflicto abierto entre popu-lares y optimates. Una y otra vez, tribunos de la plebe de orientación popularis

intentaron aumentar el peso del voto de los libertos asignándolos a las treinta y cinco tribus, en lugar de las cuatro urbanas en las que estaban tradicionalmente confina-dos. Todos esos intentos, estrellándose contra la oposición optimate, fracasaron1.

Con todo, nos sirven para constatar el respaldo que prestaban a los libertos los polí-ticos populares:éstos querían imponer su dominio sobre los comitiay en esa tarea el voto de los libertos ricos –pertenecientes a la primera clase– podía resultar útil, si se asignaba a todas las tribus y, por tanto, si influía sobre los resultados, en particu-lar en los obtenidos en las setenta centurias de la primera clase, cuyo peso electoral era muy grande. Pese a que puede resultar paradójico desde postulados gelzerianos, la mayoría senatorial se opuso con toda su fuerza a estas iniciativas populares, es decir, a un cambio que, teóricamente hablando, hubiese incrementado su control sobre los comicios, gracias a sus libertos, quienes eran por definición también sus clientes. En el discurso que Dionisio de Halicarnaso puso en boca de Servio Tulio, se insiste en este punto precisamente: “el que se permitiera a los libertos participar del derecho de ciudadanía redundaría también en muchos beneficios particulares para los romanos más pudientes, porque en las asambleas, votaciones y demás actos ciudadanos, les favorecerían en los asuntos en que más lo necesitaban” (4, 23, 6 trad. de A. Alonso y C. Seco, BCG). La oligarquía romana, de finales del siglo II a.C. sabía bien que la manumisión ya no condicionaba el sentido de un voto que había pasado a ser secreto2. Cornelio Sila manumitió a diez mil esclavos de los proscritos, 1Sobre esta cuestión, puede verse mi artículo “Fear of Freedmen. Roman Republican Laws on Voting Proce-dure” en A. Serghidou, Fear of Slaves – Fear of Enslavement in the Ancient Mediterranean, Actes du XXIX GIREA, Besançon, 2007, PUFC, p. 125-131.

2Sobre las importantes consecuencias que tuvo la introducción del voto secreto, véase mi libro, Imperio

(2)

pero no pretendía con ello influir en las elecciones –no las había entonces en Roma-sino formarse una guardia personal, por eso eligió a los más jóvenes y fuertes3.

Veinte años después de Sila, P. Clodio, durante su tribunado (58 a.C.), consiguió hacer aprobar una ley importante, por la que se ordenaba el reparto gratuito de grano a la plebe de Roma, reparto que venía haciéndose ya, pero no de modo gra-tuito, sino a precio subvencionado. Las consecuencias se vieron muy pronto, duran-te la cura annonaede Pompeyo en el 56 a.C.Ese año, “las expectativas suscitadas por el evento <la distribución de trigo> habían hecho que muchos esclavos fuesen liberados, de los cuales, a fin de que recibiesen el suministro de trigo con orden y bajo control, quiso Pompeyo levantar censo (apographè)” (D.C. 39, 24, 1; trad. de J. Mª Candau, BCG). Pompeyo, pues, ordenó hacer una lista con los libertos recien-tes, al parecer, para excluir a algunos y aceptar a otros, y que así el reparto se lle-vase a cabo de modo ordenado. Seguramente en ese mismo año, las bandas de Clodio incendiaron el templo de las Ninfas, donde se guardaba memoria publica recensionis (Cic. Mil. 73). Virlouvet sugiere que fue la lista de nuevos libertos hecha por Pompeyo la que Clodio ordenó quemar, para favorecerlos4. Estoy de

acuerdo con esta sugerencia y creo, además, que podemos precisar quiénes eran esos “nuevos” libertos a los que Pompeyo había excluido del reparto: eran, en su mayor parte, los esclavos informalmente manumitidos de cuya difícil situación nos hablan Gayo y el pseudo-Dositeo.

— “eos qui nunc Latini Iuniani dicuntur, olim ex iure Quiritium seruos fuisse, sed auxilio praetoris in libertatis forma seruari solitos: unde etiam res eorum peculii iure ad patronos per-tinere solita est” (Gayo, Inst. 3, 56).

— “Hi autem, qui domini uoluntate in libertate erant, manebant serui; sed si manumissores ausi erant in seruitutem denuo per uim ducere, interueniebat praetor et non patiebatur manu-missum seruire. Omnia tamen quasi seruus adquirebat manumissori… id est manumissi omnia bona ad patronum pertinebant” (Dos. 5).

Ni Gayo ni el pseudo-Dositeo nos fechan la situación que describen, sólo sabe-mos que ha de ser anterior a la ley Junia, pues ésta vino a resolver definitivamente el problema. Podemos precisar tal vez algo más, a título de hipótesis, si reparamos en un enigmático pasaje de Plutarco (Sull. 8, 2): P. Sulpicio, durante su tribunado (88 a.C.) vendió la ciudadanía romana a metecos y libertos (e)celeuqerikoi=j), cobran-do el precio en una mesa que había puesto en pleno foro. La noticia parece absurda, a primera vista, porque los libertos ya eran ciudadanos romanos, de manera que Sulpicio no podía venderles algo que ya poseían. Puede explicarse, sin embargo, si la referimos a esos morantes in libertate, “manumitidos”, pero no ciudadanos, que, en realidad, seguían siendo esclavos. Sulpicio tal vez sólo les vendía su auxiliumde

3Apiano, BC1, 100. La traducción de A. Sánchez Royo (en BCG) induce a confusión: “inscribió en el partido popular a los esclavos más jóvenes y robustos”. Apiano únicamente dice que Sila le añadió trescientos miembros al senado y diez mil a la plebe (dêmos), no al “partido popular”, al concederles la ciudadanía a estos esclavos que tomaron su nombre (Cornelios) del suyo.

4C. Virlouvet, Tessera frumentaria. Les procedures de la distribution du blé public à Rome, École Français de Rome, 1995, p. 174.

(3)

tribuno de la plebe, algo que luego pasó a convertirse en el auxilium praetorisal que aluden Gayo y el pseudo-Dositeo.

En los años que siguieron al 88 a.C., su número bien pudo aumentar, de manera

que, en la época del tribunado de Clodio (58 a.C.) y la cura annonaede Pompeyo (56

a.C.), tal vez abundasen estos esclavos, que habían sido manumitidos inter amicosy

que por lo tanto, vivían como si fueran libres (pues el pretor los protegía), pero sin derecho de propiedad alguno, pues todos sus bienes y todo lo que adquiriesen –inclu-yendo el trigo que se les distribuyese– pasaba a ser de su patrono, por derecho de peculio. Las numerosas manumisiones a las que tuvo que enfrentarse Pompeyo segu-ramente fueron en su mayoría informales y la reacción del dinasta fue redactar una

lista con aquellos que, por esa razón, en tanto que “morantes in libertate”y no

ciu-dadanos, estaban excluidos. De estas listas negativas, por así decirlo, tenemos una

prueba en la tabula Heracleensis, que ordena hacer una con los excluidos del

frumen-tum publicum, seguramente los propietarios de casas, por razón de su riqueza5.

Clodio, como vimos, logró destruir esa lista de libertos recientes, arruinando así los esfuerzos de Pompeyo, al menos por el momento, pero tal vez quiso ir más lejos y zanjar la cuestión de una vez por todas. Lo impidió su asesinato, a manos de Milón, en enero del 52 a.C., cuando se presentaba candidato a pretor, pues después de su muerte, al parecer fueron hallados en su casa varios proyectos de ley, ya preparados, entre los cuales había uno que “hubiera transformado a nuestros esclavos en libertos

suyos”6. La frase de Cicerón es enigmática, pero puede interpretarse que Clodio

que-ría resolver el problema de los “morantes in libertate”(“nuestros esclavos”, en la

ver-sión ciceroniana), concediéndoles la libertad plena y la ciudadanía, con lo que los hubiera convertido, ahora ya sí, en libertos que, agradecidos, le habrían sido fieles.

Resulta extraño que un candidato a pretor tuviese preparados proyectos de ley, porque las propuestas las hacían los tribunos de la plebe o los cónsules, no

habitual-mente los pretores, aunque no era algo imposible7. Cicerón, desde luego, no es digno

de crédito cuando intenta oscurecer todo lo posible la imagen de un Clodio ya muer-to, por enemistad personal y para salvar a su defendido, pero en todo caso, la idea, si la tuvo Clodio, no llegó a realizarse. La solución hubo de esperar a la ley Junia, a

la que sólo Justiniano (Inst. 1, 5, 3) denomina ley Junia Norbana, nombre que

fuer-za a situarla en el 19 d.C. (bajo Tiberio), cuando fueron cónsules M. Iunio Silano y L. Norbano Balbo. Sin embargo, a juicio de algunos autores, no es posible aceptar esa fecha porque necesariamente la ley Junia ha de ser anterior a la ley Elia Sencia,

del año 4 d.C.8. De acuerdo con esta opinión, que suscribo, o bien Justiniano se

5Cl. Nicolet, “La table d’Heraclée et les origines du cadastre romain” en L’Urbs. Espace urbain et histoire,

École Français de Rome, 1987, p. 1-25. Cfr. RSI, nº 24.

6“lege noua, quae est inuenta apud eum cum reliquis legibus Clodianis, seruos nostros libertos suos effecisset»

Cicero Pro Milone89.

7Cfr. la lex Caecilia de uectigalibus(60 a.C.), propuesta por el pretor Q. Caecilius Metellus Nepos(Rotondi, p.

386) o la lex Papiria de ciuitate Acerranorum, la más antigua conocida (332 a.C.) que fue presentada por un pretor (Rotondi, p. 228).

8Para no alargar el número de citas, limitémonos a mencionar dos títulos recientes, uno partidario de la

data-ción tradicional para la ley Junia, esto es, el 19 d.C. (X. D’Ors, “De nuevo sobre los Latini Iuniani”en J. González, ed. Roma y las provincias. Realidad administrativa e ideología imperial, Madrid, 1994, ed. Clásicas p. 103-129) y otro que argumenta a favor del 17 a.C.(M. Ballestri Fumagalli, Lex Iunia de manumissionibus, Milán, 1985, Giuffrè: aquí pueden encontrarse las referencias anteriores a un debate que dura ya más de un siglo).

(4)

equivocó al apellidarla Norbana o bien, sugiero, se trató de una ley tribunicia, pre-sentada por dos tribunos –un Junio y un Norbano–, en algún momento antes del

4 D.C.9. La anterioridad de la ley Junia sobre la Elia Sencia se infiere

necesariamen-te del hecho de que la primera creó el grupo de los latinos junianos (Dos. 12) y la

segunda incluyó en ese grupo –que por lo tanto ya existía– a los esclavos que no tuviesen aún treinta años cuando fuesen manumitidos.

En cuanto a su contenido, la ley Junia resolvió un problema delicado, planteado por el empleo de formas que manifestaban la clara voluntad del dueño de manumi-tir, pero que no se ajustaban a las civiles. Imagino que el brutal crecimiento que experimentó Roma en aquellos años, en el que tomaron parte muchísimos esclavos, hizo cada vez más difícil a los cónsules y pretores atender los casos de manumisio-nes uindictaque se solicitaban a diario10. La ley de Clodio del 58 a.C. provocó,

ade-más, una súbita avalancha. La crisis política y la guerra civil no permitieron que se abordase el asunto en los años siguientes, hasta que, restaurada la República, Augusto decidió que había llegado el momento. La ley Junia les reconoció la libertad de que gozaban de hecho, asimilándolos a los latinos coloniarios. Por ello pasaron a ser conocidos como latinos junianos. Como señala Robleda, el legislador, equiparándo-los con equiparándo-los coloniarios, buscaba poder considerarequiparándo-los como una comunidad (ficticia), única forma por la cual la mente romana podía abordar los derechos de cualquier

hombre11. Los latinos coloniarios habían desaparecido de Italia desde el final de la

guerra de los aliados, en el 88 a.C., al obtener todos ellos la ciudadanía romana. Sin embargo, en el 89 a.C., Pompeyo Estrabón había fundado colonias latinas en la Transpadana y César había concedido la latinidad a la Galia Transalpina, primero, y

a Sicilia después12. La latinidad gozaba de buena salud, tras haberse convertido en

un derecho abstracto, completamente desligado del territorio del Lacio, pero bien definido en sus contornos.

Los latinos habían perdido algunos derechos que antaño tuvieron, como el ius

migrandi, que les permitía obtener la ciudadanía romana por el simple

procedimien-to de trasladar su domicilio a la capital del Imperio. Tampoco tenían conubium,

sal-vo condición específica, pero sí en cambio commercium, lo cual quería decir que en

sus relaciones con los ciudadanos romanos se regían por el ius ciuile. En el caso de

los junianos, la ley estableció un régimen especial disponiendo que todo su patrimo-nio pasase, a su muerte, a ser propiedad de su manumisor, como por derecho de

peculio (Gayo, Inst. 3, 56-62). Las reglas sobre la sucesión a los bienes del latino

fueron más tarde modificadas ligeramente en virtud del senatus consultumde Lupo

y de Largo (42 d.C. ), por el que los hijos del patrono que no hubiesen sido

expre-9Si bien las leyes tribunicias solían llevar un único nombre (el del proponente), hay alguna excepción como la

lex Acilia Rubria de cultu Iouis Capitolini (SC. De Astypaleaensibus), que fue un plebiscito presentado por los tri-bunos M’ Acilius Balbus yC. Rubrius Poblilius(Rotondi, p. 315), y por supuesto, la lex Mamilia Roscia Peducaea

Alliana Fabia (RSII, 54 con M. Crawford, “The lex Iulia agrariaAthenaeum 77 (1989) 179-190).

10N. Morley, Metropolis and Hinterland. The City of Rome and the Italian Economy, Cambridge U. P. , 1996,

calcula que la población de la ciudad de Roma pasó de 200. 000 a principios del siglo II a.C.a casi un millón en tiempos de Augusto, lo cual supone un incremento de unos 4. 000 por año.

11O. Robleda, Il diritto degli schiavi nell’antica Roma, Roma, 1976, p. 174-175.

12Cfr. Asc. p. 3C. , App. BC2, 26; Str. 4, 1, 12; Cic. Att. 14, 12, 1 y E. García Fernández, El municipio latino.

(5)

samente desheredados eran preferidos al heredero extraño13. Por ese motivo, Valerio

Paulino tuvo que desheredar a su hijo Paulino para que Plinio el Joven pudiese

obte-ner los bienes de sus libertos latinos: Valerius, domine, Paulinus excepto Paulino ius

Latinorum suorum mihi reliquit (Plinio, Ep. 10, 104). A mi juicio, es muy significa-tivo el hecho de que Augusto se preocupase también por mejorar sustancialmente los derechos patronales sobre la herencia de sus libertos ciudadanos romanos con un patrimonio superior a los cien mil sestercios. Según la ley Papia Popea (9 d.C.), para que el patrono quedara excluido, tanto en la sucesión intestada como en la forzosa, era preciso que el liberto contase con, al menos, tres hijos naturales; en su defecto, el patrono recibía una parte viril: la mitad si concurría con un hijo y la tercera parte

si lo hacía con dos14. Hasta entonces, bastaba con que el liberto tuviese un hijo tan

sólo para que el patrono no obtuviese nada de su herencia. La ley Junia y la Papia Popea responden, por tanto, a una misma lógica, la de centrar los derechos patrona-les casi exclusivamente en la herencia de los libertos. Lo que patrona-les interesaba a los manumisores no era fundar sociedades comerciales con sus antiguos esclavos, sino esperar pacientemente hasta obtener una parte de los beneficios acumulados, a la muerte del liberto. En tales circunstancias, heredar de un liberto era algo tan

fre-cuente como hacerlo de un ascendiente (Dig. 17, 2, 10 Paulo).

El régimen de los junianos, en este ámbito, era mucho más perjudicial para ellos que el establecido para los libertos ciudadanos romanos. En primer lugar, porque el derecho patronal era absoluto en su caso mientras que, como acabamos de ver, los hijos del liberto ciudadano romano aminoraban la parte que correspondía al patrono hasta hacerla desaparecer, si eran tres. En segundo lugar, los derechos sobre la heren-cia de un liberto ciudadano romano sólo eran transmisibles a los hijos y descendien-tes del patrono, mientras que, los derechos sobre los latinos junianos, después del SC. Largiano, podían legarse a voluntad, si el patrono no tenía hijos o los desheredaba.

Esto es lo que hemos visto que le ocurrió a Plinio, que obtuvo el ius Latinorum, es

decir, el derecho a heredar los bienes de ciertos libertos de su amigo Valerio Paulino que eran latinos junianos. El beneficiario podía ser, incluso, una colonia, como lo

señala, de modo incidental, Gayo, Inst. 2, 195: nam cum legatus fuisset Latinus per

uindicationem coloniae…Esto es quizás también lo que hizo Calígula: In Gallia

quo-que cum damnatorum sororum ornamenta et supellectilem et seruos atquo-que etiam libertos immensis pretiis uendidisset… (Suet. Cal. 39). La única forma en que puede venderse a un liberto es, como en el texto de Gayo, si se trata de un latino juniano, es decir, Calígula vendió el derecho a heredar los bienes de los libertos (latinos junia-nos) de sus hermanas, condenadas por traición.

B. LEY ELIA SENCIA (4 d.C.)

La ley Elia Sencia, por las consecuencias que tuvieron algunas de las disposicio-nes que introdujo y por el número y la variedad de aspectos que reguló fue la más

13Gayo, Inst. 3, 63-71; IJ3, 7, 4; CJ7, 6, 1, 1a.

14Gayo Inst. 3, 42. Véase F. Samper, “De bonis libertorum. Sobre la concurrencia sucesoria del patrono con los

(6)

importante de las leyes promulgadas en Roma sobre la manumisión, un verdadero “code de la libertinité”, como lo denominó Jaubert15. Veamos sucintamente sus

prin-cipales disposiciones.

1. Sobre manumisión (1). El dueño menor de veinte años no puede manumitir a sus esclavos y los esclavos menores de treinta años, una vez manumitidos no se hacen ciudadanos romanos sino latinos junianos. Cabía alegar excepciones (iustae causae) en ambos casos, que autorizaban la manumisión del propieta-rio menor de veinte años o bien recompensaban con la ciudadanía romana al esclavo menor de treinta. Esta iusta causadebía probarse ante un consilium

formado, en Roma, por cinco senadores y cinco equitesy, en provincias, por veinte recuperatoresciudadanos romanos (Gayo, Inst. 1, 20). Determinar, en cada caso, qué constituía iusta causaparece obra de elaboración jurispruden-cial, pues la ley, probablemente, no establecía una serie fija. Ulpiano (Dig. 40, 2, 13) la define como ex affectuy no parece una definición equivocada a juz-gar por los ejemplos que tenemos16. Predominan en ellos las relaciones de

parentesco como padre, madre, hijo o hija, hermano o hermana, natural o de leche y también el acogido y criado en casa (alumnus), pero pueden alegarse válidamente también otros lazos de afecto como el esclavo que salvó a su dueño de la muerte o de la infamia, o el que fue su pedagogo o su procurator

o la esclava con la que el dueño pretende casarse y que, una vez manumitida, no puede negar su consentimiento. Sólo tenemos tres ejemplos epigráficos de manumisión tras aprobación del consilium. El primero de ellos es una referen-cia general, en el epitafio de un liberto imperial (segunda mitad siglo I d.C. ), que hizo para sí mismo, su esposa, sus libertos y libertas [eisque? q]uos apud consilium manumisit: el hecho de se destaque la manumisión apud consilium

tal vez se deba a la complejidad del procedimiento, mucho mayor17. En otra inscripción, de época de Domiciano, se indica la iusta causaalegada: manu-missus at consilium procuratorio nom(ine)18 (CILVI, 1877). El último caso

(CIL XIV,1437, Ostia) es más complejo: es muy probable que D. Otacilio Eudoxo, in consilio manumissus, fuera hijo de su manumisor.

Una vez probada la iusta causay liberado el esclavo, no afectaba en absolu-to a la validez de la manumisión que se demostrase la falsedad del motivo ale-gado (CJ2, 30, 2-3; 7, 1, 1). La ley abría una posibilidad a los latinos junianos, la anniculi probatio, para la cual el latino tenía que casarse con una ciudadana romana o latina ante siete testigos ciudadanos romanos púberes, declarando su intención de tener hijos. Luego, cuando el matrimonio tuviese un hijo de un año de edad se presentaba ante el pretor o ante el gobernador de la provincia y,

15P. Jaubert, “La lex Aelia Sentiaet la locatio-conductiodes operae liberti»RHDF43 (1965) p. 5-21, en p. 5. 16Gayo, Inst. 1, 19-20; 1, 38-39 y 1, 41. Gai Epit. 1, 1, 7; Ulp. Reg. 1, 12-13; Dosith. 3, 13;Dig. 40, 2, 9; 40, 2, 11-13 y 40, 2, 16; IJ1, 6, 5.

17EDR071920.

18CILVI, 1877. Lo que se dice en esta inscripción es bastante sorprendente porque el padre es liberto (también la madre, porque ostenta ius quattuor liberorumcuando a las ingenuas les bastaba con tres hijos), pero el hijo es

eques equo publico, algo que exige, como es bien sabido, que su padre y su abuelo fueran de nacimiento libre (Plin.

NH33, 30). Ni siquiera una supuesta restitutio nataliumdel padre satisfaría este requisito, lo que obliga a sospe-char que hubo una intervención excepcional de Domiciano

(7)

de este modo, los tres alcanzaban la ciudadanía romana. El procedimiento podía ser más complejo de lo que parece. En Herculano han aparecido varias tablillas que nos permiten conocer ciertos aspectos del único latino juniano acerca del que tenemos alguna información: L. Venidius Ennychus. Según ha podido determinarlo G. Camodeca, Venido Enico fue manumitido antes del 41 d.C., cuando aún no tenía treinta años, pero no alcanzó la ciudadanía romana, mediante anniculi probatio, hasta veinte años más tarde, en el 62 d.C.19.

2. Sobre manumisión (2). Los esclavos que han sido castigados por sus dueños o bien quienes han sido hallados culpables por algún delito, tras sufrir tor-mento, o los condenados a luchar como gladiadores, si son manumitidos por sus dueños, no se hacen ciudadanos romanos sino que serán hombres libres de la misma condición que los peregrinos dediticios (Gayo, Inst. 1, 13 y 25-27). El esclavo torturado por orden del gobernador provincial al que no se le haya probado culpa alguna puede obtener iusta libertas20. La situación de

quienes se encuentran in dediticiorum numero es deplorable, como corres-ponde a unos esclavos que, habiendo cometido delitos, obtienen la libertad. No se les permite estar en Roma ni a menos del centésimo miliario, y si con-travienen esta prohibición, la ley Elia Sencia ordena venderlos como escla-vos con la cláusula de no ser (de nuevo) manumitidos jamás. No pueden hacer testamento ni recibir por testamento ni tienen abierta vía alguna –a diferencia de los latinos– por la que acceder a la ciudadanía romana. En este punto Gayo es muy tajante: pessima itaque libertas eorum est qui dediticio-rum numero sunt; nec ulla lege aut senatus consulto aut constitutione prin-cipali aditus illis ad ciuitatem Romanam datur(1, 26). Esta frase tan contun-dente aconseja aceptar que, entre los dediticios a los que Caracala, probable-mente, se negó a conceder la ciudadanía romana en su constitutiodel 212 d.C., se contasen estos esclavos, condenados por sus delitos, pero luego manumitidos. Las lagunas del P. Giessen40 no permiten, por desgracia, ser preciso en este punto21, pero sabemos que la dediticia libertasno fue

supri-mida hasta que lo hizo Justiniano en el año 530, si bien el emperador reco-noce que “ya no está en uso” (CJ7, 5).

3. Manumisión (3): prohibido manumitir en fraude de acreedores o de patrono. No hay mejor muestra del valor económico del esclavo que esta disposición de la ley. Si el patrimonio del manumisor no bastaba para hacer frente a las deudas, se consideraba que la manumisión había sido fraudulenta y se revo-caba. Constitutiones posteriores –no sabemos hasta qué punto congruentes con el tenor de la ley– requerían que se demostrase la intención de defraudar para que se revocase la libertad otorgada (CJ 7, 11, 1, del 223 d.C.). En el caso del patrono, el liberto (ciudadano romano o no) podía caer en la

tenta-19G. Camodeca, “Per una riedizione del archivio ercolanese di L. Venidius Ennychus” Cron. Erc. 32 (2002) 257-280.

20CJ7, 12, 1, 1 y Pauli Sent. 4, 12, 3.

21Cfr. A. H. M. Jones, “The dediticiiand the constitutio Antoniniana” Studia in Roman Government and Law, Oxford, 1960, Blackwell, p. 129-140. Como es sabido, no está claro en el papiro si los dediticios quedan excluidos de la ciudadanía o más bien sólo de organizarse a modo de municipios. Aboga por esto último A. N. Sherwin-White, “The tabula of Banasaand the constitution AntoninianaJRS63 (1973) 86-98.

(8)

ción de manumitir a sus esclavos para evitar que pasaran a ser propiedad del primero o de sus hijos.

4. Operae: según Juliano, la ley Elia Sencia prohibía mercedem capere a

liber-to (Dig. 38, 1, 25). La información que tenemos es muy escasa y no es de

nuestra incumbencia ahora el tema de las operae, esto es, los días de trabajo

que el liberto, nada más ser manumitido, se comprometía a prestar.

Limité-monos, pues, a recoger la interpretación de Martini, para quien merces, en

tanto que término técnico, remite a una locatio-conductio, de manera que la

ley Elia Sencia prohibía el arrendamiento de las operaea terceros22. Digno

es de subrayar que la ley Elia Sencia, por un lado, ampliaba al máximo el derecho de los dueños sobre sus libertos latinos junianos, mientras, por otro,

ponía límites a su uso de las operae. Está claro que importaba la herencia, no

las operae liberti.

5.Accusatio liberti ingrati. El liberto, en principio, tenía su condición garanti-zada, el patrono no podía revocar la libertad concedida. Ya vimos que, en tiempos de Nerón, se discutió en el senado sobre las quejas de algunos que se veían indefensos ante la insolencia o la desobediencia de sus antiguos

esclavos. La ley Elia Sencia había introducido una accusatio liberti ingrati,

pero al parecer, no había sido suficiente, tal vez sólo disponía la relegatio

ultra uicesimum lapidem del infractor23. Luego las penas se fueron

endure-ciendo. Un oscuro pasaje de las sententiae et epistulae Hadriani(Goetz, CGL

vol. III, p. 31-32) menciona a un liberto contra el que su patrono obtuvo una orden del prefecto del erario que, en virtud de la ley Elia Sencia, lo envió a las minas. Otros pasajes mencionan castigos físicos, como azotes o la conde-na a trabajar en obras públicas. Cómodo ordenó que quienes golpeasen a sus patronos o los abandonasen en la pobreza o enfermos fuesen reducidos de nuevo a la condición de esclavos del patrono ofendido o bien, si éste no

que-ría, que recibiese el precio de la venta del liberto esclavizado de nuevo (Dig.

25, 3, 6, 1; Modestino). Eso no supuso la reuocatio in seruitutemcon

carác-ter general del liberto ingrato, que no se introdujo hasta Constantino24.

6. Declaración de nacimiento: las leyes Elia Sencia y Papia Popea establecie-ron, para los ciudadanos romanos, la obligación de declarar ante las autori-dades el nacimiento de un hijo. El objetivo, para la primera ley, era poder demostrar el mínimo de veinte años que permite manumitir esclavos y, para

la segunda, servir de prueba para el ius trium liberorum25.

22R. Martini, Mercennarius. Contributo allo studio dei rapporti di lavoro in diritto romano, Milán, 1958. 23Esta es la opinión general. Véase Th. Mommsen, Droit pénal romain, París, 1907 (ed. original, Leipzig, 1899),

p. 18 n. 3 ; P. de Francisci, «La reuocatio in seruitutemdel liberto ingrato» en Mélanges dediés a Georges Cornil, vol. I, París, 1926, p. 297-323, en p. 303; C. Cosentini, Studi sui liberti, Catania, 1948-50, p. 98; A. Wilinski, «Intor-no all’accusatioereuocatio in seruitutemdel liberto ingrato» en Studi Volterra, vol. II, Milán, 1971, p. 559-569, en p. 564-565 y G. Boulvert y M. Morabito, «Le droit de l’esclavage sous le Haut-Empire» ANRWII, 14 (1982) p. 98-182, en p. 114.

24Así lo demostró Francisci, op. cit. (véase también M. Kaser, “Die Geschichte der Patronatsgewalt über

Freige-lassene“ ZRG58 (1938) p. 88y ss. ) contra Mommsen, Droit pénal,cit. , vol. III, p. 183.

(9)

Tras este rápido sumario, queda claro que la ley Elia Sencia, contra lo que a menudo se cree, no limitó la capacidad de los dueños para manumitir a sus esclavos, no limitó en modo alguno las manumisiones, salvo en el caso del menor de veinte años. Por ese motivo, no vale como explicación afirmar que la ley tenía el propósi-to de obligar a los dueños a utilizar esta capacidad con cierpropósi-to cuidado y criterio, libe-rando únicamente a los esclavos que hubieran demostrado merecerlo26. La libertad

seguía siendo indiscriminada, sólo la ciudadanía quedaba más protegida que antes. La explicación debemos buscarla en otra parte, y esto nos lleva de nuevo a los problemas que se habían planteado por las distribuciones gratuitas de trigo, los cua-les continuaron después del 56 a.C. César, como dictador, ordenó elaborar una lista detallada con todos los que tenían derecho a percibir el trigo público y con eso logró reducir su número, de 320. 000 que eran, para dejarlo en 150. 000. Para el futuro, dispuso que se recurriese al sorteo, con el fin de que se fuesen cubriendo las plazas que quedaran vacantes (Suet. Iul, 41, 5). Con todo, la solución no fue definitiva y bajo Augusto volvieron las manumisiones provocadas por la expectativa de nuevos repartos (D. H. 4, 24, 5). Ahora ya no se trata de manumisiones informales porque Suetonio, refiriéndose a un congiarium, dice que los liberados se incorporaban al grupo de los ciudadanos: cum proposito congiario multos manumissos insertosque ciuium numero comperisset, negauit (Augustus) accepturos quibus promissum non esset (Suet. Aug. 42, 2).

La solución adoptada fue regresar a la lista cerrada (recensus), como en tiempos de César, seguramente en el 2 a.C.(RG15, 4 con D.C. 55, 10 y Suet. Aug. 40, 2) o poco después. En este punto, creo que las conclusiones de C. Virlouvet están bien funda-das27. Discrepo de ella, sin embargo, cuando sostiene que sólo los ingenuipodían

figu-rar en esa lista cerrada, salvo una pequeña minoría de libertos, a quienes, como recom-pensa por los servicios prestados, se les permitía participar en el sorteo para cubrir las plazas vacantes28. A mi entender, todos los ciudadanos romanos, ingenui an libertini,

residentes en Roma, tenían derecho a tomar parte en las frumentationes, pero a la vez, puesto que era una lista cerrada, sólo se podía entrar en ella comprando la tessera o participando en un sorteo, para ocupar el lugar de quien lo había perdido, por falleci-miento u otras causas. El derecho que tenían los libertos ciudadanos romanos a parti-cipar lo enuncia explícitamente el escolio a Persio Sat. V, 73-75: Romae autem erat 26K. Bradley, Slavery and Society at Rome, Cambridge U. P. 1994, p. 10. En p. 156 Bradley afirma, errónea-mente, que la ley Junia concedió a los latinos junianos la facultad de disponer de su propiedad por testamento. En realidad, como hemos visto, se la retiró por completo.

27C. Virlouvet, Tessera frumentaria. Les procedures de la distribution du blé public à Rome, École Français de Rome, 1995, 224-241. Plin. Paneg. 25, 3 es suficientemente explícito en cuanto a la existencia de una lista cerra-da. Por el contrario, D. van Berchem sostuvo que todos los ciues Romani domo Romatenían derecho a la frumen-tatio. A su juicio, para evitar que la plebs frumentaria siguiese creciendo, Augusto limitó las manumisiones e impu-so la origocomo criterio, porque se heredaba por línea masculina de modo que quienes trasladasen su residencia a Roma no pudieran ser incluidos: su origoseguía siendo el de su lugar de procedencia. Cfr.Les distributions de blé et d’argent à la plèbe romaine sous l’empire, Ginebra, 1939 (= 1975 Arno Press), p. 52-54.

28Virlouvet, op. cit. p. 236. Virlouvet reacciona, con razón, contra la interpretación de J. M. Carrié, según la cual los libertos entraban automáticamente en la lista de quienes recibían el frumentum publicummientras que los inge-nuitenían que acudir al sorteo, es decir, que estos últimos se encontraban en peor posición, lo que resulta inverosí-mil. J. M. Carrié, “Les distributions alimentaires dans les cités de l’Empire romain tardif” MEFRA87 (1975) 995-1101.

(10)

consuetudo, ut omnes qui ex manumissione ciues Romani fiebant, in numero ciuium Romanorum frumentum publicum acceperent. Este derecho sólo llegaba a materializar-se obteniendo la preciada tessera, seguramente por compra, tal y como lo indican algu-nos pasajes del Digestocomo 5, 1, 52, 1(Ulpiano), un fideicomiso en el cual el testa-dor encarga que se compre tesserae frumentariae para sus libertos; o 31, 87pr. (ex causa lucratiua) otambién 32, 35pr. (Escévola), donde el patrono encarga a su here-dero que compre una tribu (es decir, en este caso, el derecho a percibir el trigo público y otras liberalidades) para su liberto: patronus liberto statim tribum emi petiebat.

Puesto que estos pasajes de Ulpiano y Escévola contradicen su hipótesis, según la cual los libertos estaban excluidos de los repartos de grano, Virlouvet subraya que los tes-tadores legan, no una plaza en la plebs frumentaria, sino una cantidad de dinero con el que comprar el derecho a participar en las distribuciones de trigo29. Sin embargo, el

legado resultaría por completo absurdo y sin sentido si el liberto que lo recibiera, por su condición de antiguo esclavo, no pudiese tomar parte en las frumentationes. Añadamos, por último, que en las distribuciones de trigo que se hacían en Oxyrhynco, que imitaban en muchos aspectos a las de la propia Roma, no se requería ser ingenuo30.

La sátira quinta de Persio viene a decir lo mismo que su escoliasta. Su tema es la paradoja, bien conocida, que quiere que sólo los sabios estoicos sean verdaderamen-te libres. Para desarrollarlo elige como contrapunto a un esclavo miserable y menti-roso, llamado Dama. Manumitido uindicta por el pretor (vv. 88-90), obtiene tribu (Velina), la tessera para tomar parte en las frumentationes, un praenomen (Marcus)

y la posibilidad de pedir dinero prestado o de estampar su firma en unas tablillas: esto es lo que proporciona el pilleus (vv. 73-82).Dama se considera libre, salvo las limi-taciones que para su condición de liberto le imponen las leyes, pero seguirá siendo esclavo de sus miedos y de sus pasiones: uindicta postquam meus a praetore reces-si/ cur mihi non liceat, iussit quodcumque uoluntas, / excepto si quid Masuri rubrica uetat (vv. 88-90)31. El primer verso es espléndido, la uindictahace que el esclavo

obtenga por primera vez la propiedad sobre su propia persona: “ya soy mío”, dice. De lo dicho hasta ahora, retengamos el derecho de los libertos ciudadanos roma-nos –en igualdad de condiciones con los ingenui– a obtener, por compra, sorteo u otro procedimiento, la preciada tessera. La ley Elia Sencia le arrebató ese derecho a la mayor parte de los manumitidos, pues sólo los ciudadanos romanos podían parti-cipar en las frumentationes(no los latinos junianos). En efecto, el frumentum publi-cum, tamquam ciui non tamquam bono datur (Sen. De ben. 4, 28, 2). Tenemos una confirmación de este extremo en una de las Sententiae Hadrianae, donde el empe-rador tiene que habérselas con un latinus (sin duda, Iunianus) que alegaba tener derecho al congiarium por haber obtenido la ciudadanía mediante matrimonio (la

anniculi probatioregulada por la ley Elia Sencia): los junianos, pues, no tenían dere-cho al frumentum publicum(CGLIII, p. 35 Goetz).

29C. Virlouvet, “Le plèbe frumentaire à l’époque d’Auguste» en A. Giovannini, ed., Nourrir la plèbe. Actes du

colloque en hommage à D. van Berchem, Kassel, 1991, F. Reinhardt. 30Cfr. J. Rea, The Oxyrhynchus Papyri vol. XL, Londres, 1972.

31La alusión se refiere a Masurio Sabino, jurisconsulto de época de Tiberio. Según sugiere C. Masi Doria, se puede ser más concreto, se referiría a un escrito de Sabino (Gell. 5, 19, 11-12) contrario a que la adrogatiode un liberto por un ingenuusle confiriese al primero los derechos propios de los nacidos libres (C. Masi Doria, “Un hipó-tesis sulla Masuri rubrica di Pers. Sat. 5, 90” Index34 (2006) 427-438).

(11)

Toda la política augustea está teñida de un hondo propósito de regeneración moral, que se persigue restableciendo costumbres antiguas ya obsoletas, pero también legan-do otras nuevas, dignas de imitación, para las generaciones futuras (Res Gestae8, 5). Las guerras civiles las había provocado la pérdida de valores y ahora, una vez restau-rada la república, debían retornar también las virtudes que la sostenían. Claro que la restauración de la república no suponía un puro regreso al pasado. Augusto era cons-ciente de que los tiempos no eran los mismos, hacían falta soluciones nuevas, aunque vestidas con viejos y severos ropajes. Uno de los aspectos que más le preocupó fue la ciudadanía. Roma no podría perdurar, no sería eterna como le habían anunciado los dioses a Eneas, si el número de ciudadanos decrecía. Por eso el emperador leyó en el senado e hizo divulgar entre el pueblo el discurso de Q. Cecilio Metelo Macedónico (censor en 131 a.C.) “sobre que ha de aumentarse la prole” (Suet. Aug. 89, 2). En el año 18 a.C. y en el 9 d.C. hizo aprobar dos leyes (Iulia de maritandis ordinibus y

Papia Poppaea) que establecieron todo un sistema de incentivos para aumentar la natalidad con severas sanciones para quienes no se casaban o no tenían hijos.

Debemos situar las leyes augusteas sobre manumisión dentro de este propósito de regeneración moral. La intención del emperador era preservar al pueblo romano de toda contaminación, ya fuese de sangre servil o extranjera: magni praeterea existi-mans sincerum atque ab omni colluuione peregrini ac seruilis sanguinis incorruptum seruare populum, et ciuitates Romanas parcissime dedit et manumittendi modum ter-minauit (Suet. Aug. 40, 3). Después de indicar que Augusto les negó a Livia y a Tiberio la ciudadanía romana que solicitaban la una para un galo y el otro para un griego, Suetonio entra en detalles respecto de las manumisiones (40, 4): seruos non contentus multis difficultatibus a libertate et multo pluribus a libertate iusta remouis-se, cum et de numero et de condicione ac differentia eorum, qui manumitterentur, curiose cauisset, hoc quoque adiecit, ne uinctus umquam tortusue quis ullo libertatis genere ciuitatem adipisceretur. Aquí, iusta libertases la ciudadanía romana, de modo que, según Suetonio, Augusto alejó a los esclavos de la libertad, y, aún más, de la ciu-dadanía romana, en probable referencia a la condición de los latinos junianos, crea-da por él. Lo del número (cum et de numero… curiose cauisset) evidentemente alude a la ley Fufia Caninia, pero donde Suetonio se detiene especialmente es en la condi-ción de esos serui in turpidudineque, si eran liberados, pasaban a encontrarse in dedi-ticiorum numero: jamás podrían llegar a ser ciudadanos romanos.

Dionisio de Halicarnaso publicó su Historia antigua de Roma en el 7 a.C., es decir, once años antes de la promulgación de la ley Elia Sencia. A su entender, el mejor logro de los dirigentes romanos es el carácter integrador de Roma frente al exclusivismo de las póleisgriegas32. Por ese motivo, la manumisión constituye un

tema central en su historia, y el autor le atribuye a Servio Tulio un largo discurso, ante unos renuentes patricios, para defender la concesión de la ciudadanía romana a los esclavos liberados. Después, introduce una digresión donde da abiertamente su pare-cer sobre lo que ocurría en su propio tiempo. Otorgar la ciudadanía romana a los esclavos liberados, opina él que sigue siendo una medida beneficiosa, pero reconoce que hay que introducir cambios, porque ahora la manumisión se ha convertido más

32E. Gabba, Dionysius and “The History of Archaic Rome”Berkeley, 1991, univ. of California Press, cap. I y (sobre las manumisiones), p. 87 n. 36.

(12)

bien en un premio para los malvados (4, 24, 5-6). Su propuesta (4, 24, 8) consiste en que los censores o los cónsules examinen a quienes van a ser manumitidos: de entre ellos, a quienes encuentren dignos, los inscriban en las tribus, pero expulsen de la ciu-dadanía a ”la gente abominable y corrupta, asignándoles, a modo de pretexto, el nom-bre de colonia”33. Para entonces, en el año 7 a.C., ya se había seguramente aprobado

la ley Junia, por la que los esclavos manumitidos informalmente se convirtieron en latinos coloniarios, esto es, fueron expulsados de la ciudadanía asignándoles el nom-bre falso de colonia. Lo que propone ahora Dionisio de Halicarnaso es extender esa medida a “la gente abominable y corrupta”. Sin embargo, cuando finalmente se apro-bó la ley Elia Sencia, no se les confirió, como quería Dionisio de Halicarnaso, la con-dición latina sino otra inferior, la de los dediticios.

El testimonio de Dionisio de Halicarnaso, quien vivía en Roma desde el 30 a.C.muestra que el debate estaba vivo en la capital del imperio, que había cobrado fuerza la necesidad de replantearse la venerable identidad entre libertad y ciudadanía. Augusto, el conservador, fue quien acabó con ella. La ley Junia negó la ciudadanía romana a esclavos que nunca la hubieran obtenido, porque su manumisión no reunía las formas requeridas, pero la Elia Sencia fue más allá: esclavos correctamente manu-mitidos, por primera vez, no obtuvieron la ciudadanía romana junto con la libertad. Dionisio de Halicarnaso y Suetonio ponen todo el énfasis en el caso de los esclavos que habían cometido delitos, pues era, sin duda, el más defendible, el que mejor jus-tificaba una medida radical y sin precedentes, pero no fue el más importante, en tér-minos numéricos. La ley, como sabemos, vetó el acceso a la ciudadanía a todos los menores de treinta años, una barrera objetiva que nada tenía que ver con el carácter o los merecimientos del esclavo. Uno de los motivos de esta medida, como vimos, estuvo en el deseo de expulsar a los libertos –a la mayor parte de ellos-, de la plebs frumentaria34. En segundo lugar, Augusto extrajo las conclusiones pertinentes de la

guerra social: Roma ya no necesitaba incorporar a los antiguos esclavos para obtener soldados y colonos. Los censos que Augusto ordenó realizar demostraban que por ese lado no había gran cosa que temer. Así pues, decidió que la preciada ciudadanía romana, quienes no la tuviesen por nacimiento debían merecerla. Los méritos reque-ridos ya no irían refereque-ridos a los dueños a los que estos esclavos habían servido sino a la entera comunidad que iba a acogerlos en su seno. Casarse y tener un hijo era sufi-ciente, a juicio del emperador (anniculi probatio).

C. LEY FUFIA CANINIA

Según nos dice Gayo en sus Instituciones(1, 42-43):

42. Praeterea lege Fufia Caninia certus modus constitutus est in seruis testamento manu-mittendis. 43. Nam ei, qui plures quam duos neque plures quam decem seruos habebit, usque ad partem dimidiam eius numeri manumittere permittitur; ei vero, qui plures quam X neque

33 to_ de_ miaro_n kai_ a)ka/qarton fu=lon e)kbalou=sin e)k th=j po/lewj, eu)prepe_j o!noma tw|== pra=gmati

tiqe/ntej, a)poiki/an(D. H. 4, 24, 8).

(13)

plures quam XXX servos habebit, usque ad tertiam partem eius numeri manumittere permitti-tur. At ei, qui plures quam XXX neque plures quam centum habebit, usque ad partem quartam potestas manumittendi datur. Nouissime ei, qui plures quam C habebit nec plures quam D, non plures manumittere permittitur quam quintam partem; neque plures quam D habentis ratio habetur, ut ex eo numero pars definiatur, sed praescribit lex, ne cui plures manumittere liceat quam C. Quod si quis unum seruum omnino aut duos habet, ad hanc legem non pertinet, et ideo liberam habet potestatem manumittendi.

La ley debió de tener bastante repercusión, si juzgamos por un modelo para hacer testamentos que nos ha llegado de Egipto, en donde el testador declara saber, como pura fórmula, que no puede sobrepasar los límites marcados por la Fufia Caninia35.

Diversos senatus consultaextendieron los límites fijados por la ley a las manumi-siones mortis causa (ya fuesen uindicta o inter amicos) y a las fideicomisarias36.

Además, la ley obligaba a que se indicase el nombre de los esclavos manumitidos o se los identificase con suficiente claridad, pues ya no serían válidas indicaciones vagas como “sean libres todos los esclavos que asistan a mi funeral”. En otro lugar, he defendido que esta ley no responde a un prejuicio contra la manumisión en sí misma, más bien su intención era la de proteger a los herederos que, por esta vía, podían verse privados de una parte importante del caudal hereditario: los esclavos. La ley Fufia Caninia, si esta interpretación es válida, compartía objetivos con la Falcidia (41 a.C.), que limitaba la cantidad de la que podía disponer el testador mediante legados para evitar que el heredero sólo lo fuese en el nombre37. Desde el

momento en que sólo se limitan las manumisiones testamentarias, queda claro que no se intentan limitar las manumisiones en sí mismas, puesto que las realizadas inter uiuos, quedan fuera de la regulación.

2. LA POLÍTICA IMPERIAL SOBRE MANUMISIONES

El estudio de las constitutionesimperiales relativas a la manumisión resulta frus-trante. Se apoya en las recogidas en el Codex Iustinianio aludidas por algún jurista en el Digesto38. Esto significa que, necesariamente, las normas que fueron abolidas

por algún emperador hasta llegar al propio Justiniano pueden haber desaparecido de la compilación. En segundo lugar, las citas que hacen los juristas son muy vagas, las más de las veces se limitan a indicar el nombre del emperador y nada más, por lo que, a menudo, no es posible determinar si distintas citas se refieren a una sola cons-titutioo bien a varias. En tercer lugar, el hecho de que los juristas traten con prefe-rencia una determinada cuestión no implica que los emperadores le dedicasen una

35Cum autem sciam mihi non licere per testamentum <amplius> quam quod in lege Fufia{m} Caninia

conpre-hensum sit man[um]it[ere]. . . (P. Hamb. I, 72 = CPLnº 174 ll. 5-7). 36Impallomeni, manomissioni mortis causa, p. 231 y ss.

37Véase P. López Barja, “Las leyes augusteas sobre manumisión” XXX Colloque GIREA (Besançon, 2005), en prensa.

38Para rastrear estas constitutionesse han utilizado A. Gualandi, Legislazione imperiale e giurisprudenza, Milán, 1963, Giuffrè, 2 vols. y A. Honoré, Emperors and Lawyers, Oxford U. P. 1994, 2ª ed. (accesible también en

(14)

atención parecida. Podemos extraer conclusiones equivocadas si adoptamos un enfoque puramente cuantitativo o si asumimos que lo que ha llegado a nosotros es una muestra fiel de la legislación imperial sobre manumisiones. A título meramente informativo, señalemos que los únicos juristas que, al parecer, escribieron alguna monografía específica sobre esta cuestión son los cuatro siguientes: Gayo (activo c. 160-180): de manumissionibus libri III; Paulo (c. 200): ad legem Aeliam Sentiam libri III y de libertatibus dandis liber singularis; Ulpiano (activo c. 211-222): ad legem Aeliam Sentiam libri IV; y Herenio Modestino (c. 250): de manumissionibus liber singularis.

Advertencias hechas, veamos el número aproximado de de constitutionessobre manumisiones por emperador:

TABLA 1: la columna 1 (const. sobre manumisiones) es elaboración propia, utilizando tanto el Digestocomo el Codex Iustiniani. Las columnas 2 y 3 están tomadas de M. Morabito, Les realités de l’esclavage d’après le Digeste, París,

1981, p. 27. Const. sobre manumisiones (Dig. +CJ) Constitutiones sobre esclavitud (Digesto) Número total de constitutiones (Digesto) Augusto 2 2 12 Tiberio 0 1 2 Claudio 2 4 7 Vespasiano 1 1 5 Tito 0 0 4 Domiciano 1 2 3 Nerva 0 2 4 Trajano 2 8 29 Adriano 14 40 135 Antonino Pío 35 70 240 Marco Aurelio 44 60 222 Cómodo 1 3 8 Pértinax 1 1 3 S. Severo 31 62 245 Caracala 15 20 73 Alejandro Severo 39 1 4

(15)

Evidentemente, la mayor parte corresponden al periodo mejor representado en la compilación justinianea, pero dentro de esa tendencia general, está claro que Marco Aurelio (con una media de 2, 3 por año de reinado) y Alejandro Severo (con una media de 3) son los que más atención prestaron a esta materia. Como hipótesis, mantengo que sobre todo en el caso de Marco Aurelio, la desviación se debe al hecho de que este emperador introdujo novedades significativas, que provocaron a su vez un cierto número de rescriptos imperiales, necesarios para aclarar algunos puntos oscuros y precisar mejor el alcance de las innovaciones. Si nos fijamos, a modo de contraste, en las constitutionescitadas por algún jurista y recogidas en el

Digesto, vemos que las referentes a la esclavitud suman porcentajes, respecto del total de constitucionescitadas (entre el 25 y el 30%), que son muy similares en todos los emperadores entre Trajano y Caracala, con la excepción de Cómodo y Pertinax, con cifras en ambos casos demasiado bajas como para ser significativas39. Quiere

esto decir que (ateniéndonos sólo al Digesto, repitámoslo) los emperadores entre el 98 y el 235 d.C. mantuvieron una atención constante, sin grandes cambios, puesta sobre las cuestiones relativas a la esclavitud, pero que Marco Aurelio y Alejandro Severo se detuvieron especialmente en la manumisión.

Vamos a centrarnos en las principales innovaciones legislativas, con el fin de sacar a la luz, en la medida de lo posible, las aportaciones de cada emperador. A. CLAUDIO-VESPASIANO

La norma sobre la esclava vendida ne prostituaturse remonta a algún emperador anterior a Vespasiano, que la asume como ya existente40. Vespasiano se limita a

decretar que si el comprador la vende de nuevo a su vez sin incluir la cláusula ne prostituatur, se entiende que persiste ésta y la esclava se hace por lo tanto libre, si bien no ciudadana romana sino latina juniana41. Luego Adriano, en un caso

ligera-mente distinto, dispuso que si el vendedor no quiere hacer cumplir la condición que él mismo había impuesto, el praefectus Urbiordenará conducir a la esclava ante el pretor encargado de la causa liberalispara que instruya el asunto (CJ5, 56, 1). B. TRAJANO

Su principal aportación se refiere al fideicomiso de libertad, es decir, al ruego que hace el testador a alguno de los que van a lucrarse con la herencia para que manu-mita a un esclavo determinado. Puesto que ni la ley Elia Sencia ni la Fufia Caninia se refieren, aparentemente, a estos fideicomisos, debemos aceptar que no eran de obligado cumplimiento en aquel momento (4 d.C.). Después, un senatus consultum, de época de Trajano, vino a establecer el derecho del esclavo a obtener su libertad, pues se procedía ex legeen ausencia del fiduciario, que era quien estaba obligado a

39M. Morabito, Les réalités de l’esclavage d’après le Digeste, París, 1981, p. 27. 40Buckland, RLS, p. 603.

(16)

manumitir42. Se trata del SC. Rubriano (103 d.C. ) por el cual, si el obligado a

manu-mitir no comparece, sin justa causa, ante el pretor y éste reconoce que procede la manumisión, se tendrá al esclavo como manumitido en el testamento, esto es, como liberto orcino (Dig. 40, 5, 26, 7; 40, 5, 33, 1; 40, 5, 36). Después, en una fecha no determinada, tal vez ya bajo Adriano el SC. Dasumiano vino a completar lo dispues-to en el Rubriano, para los casos en que la ausencia del fiduciario estuviese justifi-cada. Al esclavo se le considera manumitido ex causa fideicommissiy, a diferencia del caso anterior, se conservan los iura patronatus(Dig. 40, 5, 5; 40, 5, 22, 2; 40, 5, 51, 4-5).

A tenor de lo dicho, considero probable que los fideicomisos de libertad, aun siendo válidos, no fuesen exigibles hasta el SC. Rubriano, pues el esclavo no tenía modo alguno de exigirle al fiduciario que cumpliese la voluntad del testador, aun-que tal vez sí pudiese hacerlo un tercero. Lógicamente, las inscripciones propor-cionan poca información sobre este tipo de manumisiones, salvo excepciones muy contadas como ésta: Daphnus, Claudi Flaui heredum libertus an(norum) LX hic s(itus) est, s(it) t(ibi) t(erra) l(euis). S[y]nethe, conliberto et sibi. Según Momm-sen, se trata de un esclavo manumitido por los herederos en cumplimiento de un fideicomiso (apud CILII, 2486). Sin embargo, hay una sostenida atención legal, en forma tanto de senatus consultacomo de constitutiones, de manera que parece una forma de manumisión bastante utilizada. El motivo de que fuese así probable-mente fue el siguiente. En una manumisión directa, el esclavo, como sabemos, se hace liberto orcino, y por tanto, sin patrono, los herederos no sólo pierden al escla-vo sino que tampoco se convierten en patronos del nueescla-vo liberto. Los descendien-tes varones del patrono conservan, como sabemos, los mismos derechos que él sobre la herencia del liberto, pero esto servía de poco cuando no había hijos vivos. Ante esta situación, la flexibilidad del fideicomiso presentaba obvias ventajas. Al confiar la manumisión a uno o a varios se les convertía, de hecho, en patronos de ese liberto, de manera que el testador podía regular de manera más precisa el futu-ro destino de su esclavo. Podemos comparar esta situación con la adsignatio liber-torum regulada por el senatus consultum Ostorianum, del 47 d. C43. Gracias a esta

norma el testador podía elegir a uno de sus hijos, o a varios, para que fuera éste quien heredase, en detrimento de sus hermanos, todos los derechos de patronato de uno o de varios libertos (manumitidos en el mismo testamento o ya con anteriori-dad, inter uiuos)44. En ausencia de adsignatio, todos los hijos eran, por igual,

here-deros de los libertos paternos. La asignación de libertos venía a desempeñar una función semejante al del fideicomiso de libertad: el testador elegía al que le suce-dería como patrono de sus libertos.

42 Buckland, RLS p. 611 y ss. y G. Impallomeni, Le manomissioni mortis causa, Padua, 1963, Cedam, p. 60-109 y 231 y ss.

43Sobre el SC. Ostoriano, véase Dig. 38, 4 (en especial, 38, 4, 1 donde se nos ha facilita su tenor literal) y C. Cosentini, Studi sui liberti, Catania, 1948-50, p. 101 ss.

44Dig. 40, 9, 30, 5 (Ulp. ): Si pater libertum uni ex filiis adsignauerit, solum eum accusare posse, Iulianus

(17)

C. ADRIANO

Adriano, al comienzo de su reinado, se ocupó de algunos aspectos menores rela-tivos a la manumisión fideicomisaria, promulgando tres senatus consulta:

— SC. Vitrasiano (122?), acompañado de un rescripto de Antonino Pío: sobre el caso de un esclavo con varios dueños, si uno de éstos es menor (D. 40, 5, 30, 6, Ulp. ).

— SC. Articuleyano (123?): se dispone que la competencia judicial depende del lugar donde resi-da el esclavo, no, como hasta entonces, de donde viviese el fideicomisario (Dig. 40, 5, 51, 7). — SC. Iunciano (127): se extiende lo dispuesto por los senatus consultaRubriano y Dasumia-no al caso del esclavo que Dasumia-no fuese propiedad del testador.

Adriano fue, curiosamente, el emperador que alteró radicalmente la regulación sobre fideicomisos, prohibiéndolos, pero esto nos obliga a abrir un pequeño parénte-sis. Se entiende por fideicomiso el ruego hecho en el testamento, o bien en un codici-lo, a una persona (el fiduciario) para que haga algo determinado, como por ejempcodici-lo, manumitir a un esclavo, pero también transmitir determinados bienes o incluso toda la herencia a un tercero. La persona a la que se le hace el ruego puede ser cualquiera que reciba dinero o algún bien material del testamento. Los fideicomisos no tuvieron rele-vancia alguna hasta que se volvieron obligatorios, cosa que sucedió en época de Augusto (Inst. Just. 2, 23, 1 y 2, 25pr. ), pues hasta entonces no eran exigibles. Gayo (2, 285) nos aporta, además, un dato precioso, al afirmar que el origen de los fideico-misos estuvo en permitir heredar a los peregrini, lo cual era imposible por otra vía, puesto que, por carecer de testamenti factio, no podían ser designados herederos ni legatarios. El problema importante que subyace aquí es el cambio de ciudadanía, pues desde el momento en que uno se hacía ciudadano romano, si sus hijos u otros parien-tes no lo eran igualmente, éstos perdían la posibilidad de heredar. El fideicomiso fue, por tanto, el camino para que estos nuevos ciudadanos romanos no se vieran perjudi-cados y pudiesen transmitir sus bienes con unas mínimas garantías. Este problema seguramente no afectaba a los latinos, porque tenían ius commercii(Ulp. Reg. 19, 4) y, por tanto, disfrutaban de testamenti factiode todas formas. La propia ley municipal (lex Salp. -Irn. caps. 21-23) puso mucho cuidado en evitarles otras consecuencias des-agradables derivadas del cambio de ciudadanía, respetándoles sus derechos sobre sus libertos –que obviamente eran latinos, pues así lo dispone el capítulo 28– y conservan-do potestas, manus, mancipium, como si no se hubiese producido un cambio de ciu-dadanía. La tabula Banasitanaes un ejemplo mejor, porque no está implicado el ius Latii: en ella se recoge la concesión de la ciudadanía romana saluo iure gentis a Juliano, princeps gentium Zegrensium. Como lo señaló Sherwin-White, la expresión

ius gentisno tiene paralelos claros, pero ha de referirse a que Juliano y su familia man-tenían todos los privilegios y deberes: sacerdotes, honores, praemia, munera45, pero

también ha de significar que, en sus relaciones con los miembros de su tribu se apli-cará la ley local, no el derecho romano46. Este era un problema agudo, del que se hace

(18)

eco Plinio el Joven en su Panegírico a Trajano. Plinio se refiere a los nuevos ciuda-danos, entendiendo por tales a quienes hubieran adquirido la ciudadanía romana bien por ius Latiio bien por concesión del emperador. Estos nuevos ciudadanos, si no habí-an obtenido, juntamente con la ciudadhabí-anía, los iura cognationis, sufrían un grave que-branto en lo relativo a su parentesco. Las consecuencias eran dramáticas, pues a par-tir de ese momento, los noui ciues“eran considerados completamente ajenos de aqué-llos de quienes más cercanos habían estado” (alienissimi habebantur, quibus coniunc-tissimi fuerant,Paneg. 37, 3). A pesar de todo, prosigue Plinio, había personas tan deseosas de alcanzar la preciada ciudadanía que la solicitaban aún a costa de la pérdi-da jurídica de sus lazos de parentesco más íntimos (37, 5).

Podemos ya cerrar el paréntesis y regresar al punto en el que nos encontrábamos, esto es, la invalidez de los fideicomisos, decretada por Adriano y que se mantuvo hasta que la revocó Antonino Pío: durante ese periodo, en los fideicomisos que beneficiaban a peregrinos sin testamenti factio, el fisco se apoderaba de la herencia (Gayo, Inst. 2, 285). Pausanias describe bien la situación: “todos los súbditos que eran ciudadanos romanos y cuyos hijos eran de nacionalidad griega tenían que legar su dinero, de acuerdo con una determinada ley, a los que no eran parientes suyos o incrementar la riqueza del emperador. Pues bien, Antonino les permitió dejar a sus hijos su herencia” (8, 43, 5 trad. de Mª Cruz Herrero, BCG). Esos cambios en la legislación fueron la causa de la atención que le prestaron los jurisprudentes, pues no es casual que todas las monografías sobre este tema conocidas se escribieran en un breve lapso de veinte años, entre el 145 y el 165 d.C.47, esto es, en los veinte años siguientes al

levantamien-to de la prohibición (Anlevantamien-tonino Pío subió al trono imperial en el 138 d.C.).

No debemos perder de vista, por tanto, que la aparente popularidad del fideicomi-so se debió precisamente a esto: a que vino a refideicomi-solver los problemas causados por el cambio de ciudadanía. Así, en el testamento se nombraba heredero a un ciudadano romano (por tanto, con testamenti factio), pero se le pedía que transfiriese la herencia a un tercero, de condición peregrina, indemnizándole por las molestias. Para el caso específico del fideicomiso de libertad, estas cuestiones de ciudadanía eran muy rele-vantes, como lo indica el siguiente texto: alieno seruo dari potest per fideicommissum libertas, si tamen eius sit, cum quo testamenti factio est (Dig. 40, 5, 31pr. Paulo). Buckland (RLSp. 526) no ve la razón de esta regla, porque el dueño del esclavo no tiene nada que ver con el testamento, de modo que resulta irrelevante si posee o no tes-tamenti factio. Sin embargo, creo que la situación de la que se trata es una en la que el fiduciario (ciudadano romano), obedeciendo el ruego del testador, compra el esclavo a un peregrinusy lo manumite, con lo que el esclavo se hace ciudadano romano. Esto es lo que se trataba de evitar, que alcanzasen la ciudadanía romana de este modo un tanto irregular esclavos de peregrinos.

En todo caso, cuando Adriano dispuso que el fisco reclamase los fideicomisos, las manumisiones fideicomisarias probablemente no se invalidaron48. Sólo así se

46Inscriptions antiques du Maroc, vol. II, París, 1982, nº 94.

47M. Abellán Velasco, Los fideicomisos a través de la literatura específica de los juristas romanos, Madrid, 1982, univ. Complutense, p. 31.

48De igual modo, Antonino Pío y Pertinax decidieron que en las herencias reclamadas por el fisco mantuvieran su validez las manumisiones concedidas por el testador (Dig. . 40, 5, 12, 2)

(19)

pueden explicar el sc. Iuncianum y un rescripto de Adriano en el que dispuso que el manumitido ex causa fideicommissino debía operae(Dig. 38, 1, 7, 4 Ulp. ). Adria-no, además, mermó significativamente los derechos patronales, pues dispuso que los libertos manumitidos en virtud de fideicomiso no debiesen operae. Tampoco en tales casos sus patronos podían acusarlos de ingratitud, como lo recordó Caracala (CJ6, 7, 1. del 214).

Además de la cuestión del fideicomiso, Adriano tomó una medida concreta para favorecer al soldado que estuviese bajo la autoridad paterna, el filius familias miles: el esclavo al que manumitiese se haría liberto suyo, no de su padre. Lógicamente, el emperador tuvo que ocuparse también de algunos aspectos menores derivados de este cambio en las premisas49.

D. ANTONINO PÍO

La atención de Antonino Pío se centró en diversos aspectos relativos a la manu-misión testamentaria y fideicomisaria. Dispuso, por ejemplo, que la mora del fidu-ciario en cumplir el fideicomiso no había de perjudicar al esclavo o esclava ni a los descendientes de ésta, que debían ser considerados ingenuos si el nacimiento se pro-ducía cuando su madre ya tenía que haber sido liberada (Dig. 40, 5, 26, 2 y 4).

Dos medidas relativas a la tortura de los esclavos: por un lado ordenó que se extremase el cuidado antes de torturar a los esclavos a los que se había manumitido por fideicomiso (Dig. 29, 5, 1, 5), pero por otra, autorizó la tortura del esclavo que había sido manumitido para escapar a ella (Dig. 48, 18, 1, 13).

E. MARCO AURELIO

Marco Aurelio concedió la posibilidad de manumitir a los collegialícitos (Dig.

40, 3, 1). Un SC. de Juvencio Celso y de Neracio Marcelo (129 d.C. ) había exten-dido a provincias la autorización para que los municipios manumitiesen a sus escla-vos públicos, obteniendo éstos las ciudadanía romana. Hasta entonces esto sólo podía hacerse en Italia, en virtud de una ley cuyo nombre está corrompido en CJ7, 9, 3: lex uetti libici. Halkin opinaba que esta misteriosa ley debía situarse bajo el gobierno de Trajano50, pero esto no es probable en absoluto, porque ya Varrón nos

habla de libertini a municipio manumissi(de lengua lat. 8, 41). La ley en cuestión ha de ser republicana incluso aunque no admitamos la corrección que propuso Mommsen de lex uetti libici en lex ueteris reipublicae51. El capítulo 72 de la ley

Irnitana recoge el procedimiento para la manumisión de los esclavos municipales. Esto nos obliga a concluir que, al menos desde Domiciano, y hasta el SC. Neratia-49Dig. 38, 2, 22 (Salvio Juliano consideraba que el filius familias miles que manumite a un esclavo lo hace liber-to de su padre, pero Adriano decidió que se hiciese liberliber-to del hijo, no del padre); en el mismo sentido Dig. 37, 14, 8pr.;Dig. 38, 2, 3, 8 (es verdadero patrono), Dig. 49, 17, 19, 3 (el hijo soldado puede manumitir al esclavo del peculio castrense) y Dig. 49, 17, 13.

(20)

num, en provincias, los municipios latinos podían manumitir a sus esclavos, que se convertían en latini, mientras que a las colonias y municipios de ciudadanos roma-nos no se les permitía hacer lo mismo. Por esa razón, en la ley Irnitana (cap. 72) basta con el acto realizado por el duouir, respaldado por un decreto decurional, mientras que, cuando se trata de res publicae de ciudadanos romanos, se exige la ratificación del gobernador provincial (CJ7, 8, 1-2). Algo parecido ocurría con los esclavos privados, pues un ciudadano romano, si quería que su liberto fuese también ciudadano romano –y no latino juniano– tenía que presentarse ante el gobernador provincial o su legado, mientras que a un ciuis Latinus le bastaba con acudir al

duouirde su municipio (Salp. -Irn.28).

Mucha importancia tienen las constitutionesde Marco Aurelio relativas al escla-vo suis nummis emptusy al vendido ut manumittatur. Dieron pie a un gran número de reflexiones y comentarios por parte de los juristas, probablemente porque las reglas que se introducían eran nuevas, se apartaban de manera muy nítida de lo que había sido habitual hasta entonces. Marco Aurelio dispuso la libertad ex legesi el comprador no satisface la condición de manumisión pactada o no manumite pese a haber comprado al esclavo con el dinero que éste mismo le dio. Esto quiere decir que le reconoció al esclavo el derecho a la manumisión incluso contra los deseos de quien en ese momento fuese su dueño. En un caso se trata de la constitutio diuorum Marci et Commodi ad Aufidium Victorinum (CJ4, 57, 2). En otro es una de los diui fratres ad Urbium Maximum(D. 40, 1, 4pr.)52.

Por decisiones de Trajano y Adriano, las manumisiones fideicomisarias eran exi-gibles y el fiduciario, aunque era patrono, perdía el derecho a operae. Marco Aurelio continuó con esta vía, aunque más radicalmente. Prácticamente hizo desaparecer los derechos patronales de quien ha comprado un esclavo con la condición de manumi-tirlo o bien empleando un dinero que le había dado el propio esclavo. El fundamen-to de esta decisión, a mi juicio, fue la consideración de la manumisión como un

beneficium. Ya vimos que era doctrina estoica sobradamente conocida que en el terreno de la obligación no podía haber beneficium. Puesto que estas manumisiones eran obligadas por ley, el manumisor no confería beneficium alguno al esclavo y por tanto, no debía convertirse en su patrono.

Este requisito de contar con una voluntad libre en el momento de manumitir, Marco Aurelio lo aplicó asimismo a una circunstancia muy concreta, la de quien manumite a uno de sus actores de teatro, durante la representación, obligado por la presión popular: la manumisión no es válida, se tiene por no realizada y el esclavo retorna a su antigua condición53. El dueño ha dado su consentimiento no de manera

51Cfr. Buckland, RLS, p. 588.

52La constitutiodirigida a C. Aufidio Victorino se fecha (según PIRI2, 1393) después de que éste fuese procón-sul de África hacia el 173, esto es, entre 174 y 180 (muerte de Marco Aurelio), siendo entonces Victorino praef. Urbipor primera vez (la segunda, mejor atestiguada, bajo Cómodo).

53Dig. 40, 9, 17pr. (Paulo): si priuatus coactus a populo manumiserit, quamuis uoluntatem accomodauerit,

tamen non erit liber: nam et diuus Marcus prohibuit ex adclamatione manumittere. La norma aludida es la del CJ

7, 11, 3: diuo Marco auctore amplissimus ordo censuit, ne quis spectaculo, quod edatur, actores suum alienumue seruum manumitteret et, si factum esse, pro infecto haberetur”. Probablemente es una costumbre de origen griego, la llamada manumisión e)n a)gw=ni(Syll3.389, lín. 14). En el siglo IV, se hizo habitual que los cónsules procedieran a manumitir esclavos durante los ludi circenses(Amm. Marc. 22, 7, 2: consulado de Mamertino, 362 d.C.).

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Las leyes particulares III