No todo es lo que se ve es realidad.pdf

109  Descargar (0)

Texto completo

(1)

La Teta Feliz

Relatos e Historias

© Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin el permiso previo, por escrito, del autor.

(2)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 2

(3)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 3

Yo era feliz, vaya que lo era, lo tenía todo. Ese todo por lo que debes luchar en la vida y te dicen de pequeña que es lo que debes alcanzar y si lo obtienes, entonces estarás….completa, una mujer entera. Había estudiado muchos años para adquirir un titulo y luché algunos otros para obtener un puesto en una compañía reconocida, sólida y profesional. Tenía una casa, un auto y un perro, no solo un perro sino el mejor perro del mundo; suena ilógico, pero el si sabía escuchar, claro sin olvidar el hecho de que no hablaba ese es un punto importante.

A través de mi vida había formado buenas relaciones con los demás, ya saben amigos, compañeros; algunos van y vienen y otros permanecen, sin embargo en general ese círculo de personas a mi alrededor siempre estaba ocupado. Mi familia era un tesoro, mis hermanos y mi mamá, mi padrastro, éramos una familia real a pesar de que mi padre nos había abandonado ya hacía mucho tiempo, cuando tenía dos años para ser exacta y mi mamá se había vuelto a casar. Ya ni recordaba que había tenido un padre que se había ido y la verdad no hacía falta, porque teniendo tres hermanos mayores y un hombre que mi mamá había escogido más como padre que como esposo, aunque era perfecto en ambos roles, no necesitaba de nada más. Ese hombre sin duda era mi padre, había pasado los últimos 25 años junto a él y no necesitaba en pensar en un padre ausente que no

(4)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 4

recuerdo. La ironía de la vida es que me parezco más a mi padrastro que a mi mamá, y es en todo el sentido de la palabra, físicamente somos muy parecidos, nuestras actitudes son exactas y compartimos pensamientos y sentimientos bastantes afines…y yo aunque ya soy toda una mujer soy su pequeña princesa. Pocas personas saben que él es mi padrastro y no mi padre y los que lo saben comentan que tanto parecido debe ser señal de que aunque no llevo su sangre, ni uno de sus espermatozoides luchó por llegar primero, él me procreó con el corazón y la verdad…a mi me funciona esa explicación.

Y para completar mi felicidad tenía un novio de esos de portada de revista, era un buen hombre, tenía todo lo que una mujer desearía para ser feliz. Jorge me amaba, de eso no cabía duda, me había propuesto matrimonio ya hacía algún tiempo y no había respondido afirmativamente, le expliqué que no estaba preparada, que no era el momento. Y ¿Cuál era el momento?, comentó él en esa ocasión, si ya estaba realizada como mujer profesional, había logrado mucho más de lo que esperaba y lo tenía todo, ¿Qué más esperaba?, era el momento de poder realizarme como esposa, madre, compañera y tener una familia…y el tenia razón…si lo tenía todo, ¿Por qué no podía disfrutar del todo?, todos podían soñar con lo que yo poseía porque esa era la felicidad que otros añoraban y ¿Por qué yo no me sentía plena?, ¿Por qué no podía tomar decisiones que me llevaran a comprometerme para siempre en el amor?.

(5)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 5

El hecho que me hablaran de matrimonio e hijos hacia que me diera jaqueca por dos semanas y tres días; suena algo extraño ya que soy una persona comprometida, ahogada en miles de compromisos, pero en mi vida no había espacio para entregarme en cuerpo y alma…al menos no por ahora. Era obvio que algo le quería, ya estaba junto a él casi por dos años y me sentía bien a su lado, pero debo confesar que no era feliz, honestamente no lo era. Lo sabía, estaba segura de ello, pero lo ignoraba, ignoraba ese sentimiento a diario ocupando mi vida con las miles de cosas que tenía que realizar y si no buscaba miles de más para no tener tiempo para analizar mi situación. Mi vida era normal, así que… ¿Por qué no disfrutar de mi normalidad?...

Mi trabajo siempre ha sido mi pasión más desenfrenada y en eso volcaba mi interés, mis pensamientos y mis días, no solo porque me deleitaba sino también porque era una forma de escape segura y menos dolorosa. Era el mejor lugar del mundo hasta…hasta que llegó ella. Si ella, la persona más grosera y egoísta que pude conocer sobre toda las faz de la tierra y si se puede de las constelaciones también. Era prepotente, arrogante, orgullosa, tenía un genio de los mil demonios y era…hermosa, demasiado hermosa para ser real, pero toda esa belleza era opacada por ese compendio de cualidades inaceptables para mí.

Su nombre era Katherina y era mi nueva jefa. Esa joven de tan malos hábitos y de pesadas actitudes

(6)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 6

era la hija del dueño de la compañía, había pasado sus últimos años en España dirigiendo las oficinas sedes en ese país. Ahora que su padre estaba deteriorado de salud ella tomaba las riendas de la empresa. Había escuchado tanto de ella durante estos años, su padre nunca cesaba de hablar de lo orgulloso que lo hacía sentir que ella se haya interesado por el negocio y continuara con los ideales de la familia.

La había visto varias veces antes en actividades de la empresa, cuando venía a visitar a su familia o en las decenas de fotos que decoraban la oficina de mi jefe, pero no había pasado de ser mas que encuentros casuales. Ya me había hecho una imagen completamente opuesta de la mujer que se encontraba ocupando la oficina de su padre. La pensaba idéntica a él, sensible, honesta, humilde, sensata y con un carácter llevadero y dócil, sin embargo eso no fue lo que encontré en ella, ¿La habrían cambiado en España todos estos años?, bueno no lo sé, lo que si sabía es que se me estaba haciendo difícil trabajar con aquella mujer, hermosa e insoportable mujercita…

Todos los días era una nueva aventura con la Srta. Katherina, todo lo que a su alcance estuviese me lo imposibilitaba, todo lo que había hecho bien a través de los años, para ella era un mal diseño, una mala perspectiva, una terrible publicidad. Esta mujer era una real maldita patada en mi trasero. Era como tener agua suspendida de un salten repleto de aceite

(7)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 7

hirviendo…ya anticipaba el cataclismo y no precisamente el de Damocles.

Una noche…tenía que trabajar hasta tarde porque después de cambiarme los diseños cinco veces había perdido suficiente el tiempo como para terminar a la hora acordada. Esa noche había enviado a casa a todos bajo mi supervisión, ya que el trabajo que restaba me competía a mí.

-“Ya voy de salida, ¿Terminaste?” - escuché decir detrás de mí, hasta que el sonido se sus tacones terminó justo a mi lado.

-“Sí, justo” – respondí sin quitar mi vista del trabajo. Moví mis manos para alcanzarle el trabajo finalizado, lo tomó, frunció el entrecejo y con una voz segura dijo:

- “Es uno de los mejores trabajos que he visto” - es cuando alzo mi vista y me encuentro con sus ojos, sus hermosos ojos, eran de unas tonalidades entre marrón y verdes que hacían la combinación perfecta para resaltar sus facciones y sin darme cuenta me perdí en ellos, hasta que ella dijo mirando a los míos:

- “Y hablo de uno de los mejores trabajos aquí o allá, eres una excelente artista, por algo mi padre siempre hablaba de ti con tanta satisfacción.”

(8)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 8

El sonido de su voz me hace apartar mis ojos de los suyos y tan solo decir:

- “Gracias” - no supe que decir a esa mujer que por primera vez en meses era amable conmigo, hasta algo de ternura noté en su voz al decirme esas simples palabras, pero más que eso estaban sus ojos, los que me cautivaron por unos segundos , esos ojos que nunca me había detenido a mirar de tan cerca porque simplemente todo lo demás era agobiante y era tan odiosa que todo lo de ella no era importante en lo absoluto… en cambio esos ojos hablaban más que sus acciones, expresaban mucho más de lo que se escapaba a la vista

- “Es hora de irnos somos las únicas empleadas de

excelente calidad que aún trabajan a estas horas” - su comentario me hizo asomar una tímida sonrisa, tomé mis pertenencias, apagamos las luces y caminamos juntas hasta el ascensor. Bajamos los cinco pisos en silencio y al llegar al estacionamiento, preguntó dónde estaba mi auto y me acompañó hasta el, cuando estoy próxima a entrar dice:

- “Buenas noches, Gabriela, descansa, sabes que me enoja que mis empleados lleguen tarde, así que te veo mañana a primera hora y por favor con café en mano” - terminó con una sonrisa sínica en su rostro y se retiró hasta entrar en su auto.

Y pensé que tanta amabilidad no podía ser cierta o al menos no duraría mucho. Ella tenía una capacidad para hacerme enojar que no le había

(9)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 9

conocido a nadie más, me desubicaba por completo, esa mujer me desencajaba el mundo.

Esa noche fui a casa, me di una ducha revitalizante, me recosté en la cama a leer un libro y me asaltó el pensamiento de ella, como era posible que una mujer como ella fuese tan jodidamente insoportable

para mí; era brillante, segura, imponente,

agobiantemente hermosa y terriblemente sexy, ¿Sexy?, maldita sea, ¿Qué es esto?, eso pensé por Dios…y que hacía yo pensando de esta forma de mi jefa a las 11:30 de la noche cuando debería estar durmiendo y disfrutar mi tiempo sin tener que soportar su irremediable actitud, no lo sabía así que me propuse dormir, planificando en que no apareciera la pervertida en mis sueños…

Mi vida transcurría completamente normal fuera del trabajo; la familia, los amigos y Jorge que aún esperaba mi respuesta a su proposición, sin embargo yo solo me limitaba a no pensar en ello, en realidad no quería pensar en eso, pero el si…

- “Gabi, entiendo que quizás no estás en el momento más adecuado para tomar tu decisión sobre el matrimonio, aún así creo que estas siendo un poco egoísta con todo este asunto, solo estas pensando en ti y no en nosotros.

Lo miré por un largo rato y me hubiese gustado decirle Jorge ‟you suck‟, pero el tenia razón, odiaba que siempre tuviese la maldita razón, estaba siendo egoísta porque yo no quería hacerlo…realmente

(10)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 10

¿No quería hacerlo con él o no quería hacerlo en general?, este asunto me estresaba cada vez que lo dialogábamos y me enojaba conmigo por no tenerle una respuesta, no quería lastimar a Jorge, pero tampoco quería ser una infeliz el resto de mi vida por tomar las decisiones correctas que harían feliz a los demás.

- “Y lo peor Gabriela, es que permaneces callada con el asunto como si no te importara, como si no te interesara ir más allá y aunque no quiero presionarte tampoco quiero esperar una década cuando te sientas preparada o dejes atrás tus miedos…”

-“No permanezco callada porque le reste importancia, tal vez sea porque le doy demasiada importancia y no quiero decir cosas que no resolverían la situación y está bien tienes razón estoy siendo muy egoísta contigo y si debo tomar una decisión, así que disculpa por no haberlo hecho, es solo que…” - puse mis manos sobre mis sienes, suspiré y miré nuevamente a Jorge - “Es sólo que no puedo decidir el resto de mi vida ahora, espero que entiendas eso”.

-“Lo entiendo, pero es el resto de nuestras vidas, que no lo olvides y tienes tu tiempo, sin embargo ese tiempo no es eterno, así que entiéndeme tu a mí” - terminó con voz pausada, acercándose y besando mi frente.

¿Por qué tenía que ser de esta manera?, cualquier mujer en mi lugar abría dicho si antes que el

(11)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 11

preguntara, cualquier mujer estaría feliz que un hombre como Jorge le pidiese que pasara el resto de su vida junto a él, cualquier mujer, pero… yo no soy cualquier mujer, no soy cualquier mujer y ¿Qué mujer soy?, ¿Qué estoy esperando? O ¿A quién estoy esperando?…

Estando en mi oficina, siento la negatividad entrar por la puerta y desordenar mi vida por completo: - “Anderson, pasa por mi oficina” - sonó más a orden que a pedido, me sacaba de onda que fuese tan grosera y arrogante que lo único que salió de mi boca fue:

- “Por favor” - manteniendo la mirada fija en ella con una actitud de total seguridad.

- “Por favor ¿Qué?” - respondió ella con tono desafiante, pero con esa sonrisa sínica que siempre tenía reservada para mí y que no puedo negar que me gustaba porque la hacía ver…interesante diría yo.

Le respondo con mi mano aguantando mi barbilla - “Por favor Gabriela, podría pasar por mi oficina cuando pueda, lo apreciaría mucho”.

Katherina camina hasta mi escritorio pone sus manos en el, dobla todo su cuerpo y se acerca hacia mí lo suficiente para dejar su rostro frente al mío, donde podía verme reflejada en esos ojos, podía

(12)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 12

respirar su perfume y podía sentir su respiración cerca, demasiado cerca diría yo y con la misma sonrisa dice en tono de burla:

- “Gabriela, eres tan amable de deleitarme con tu hermosa presencia en mi oficina, eso me agradaría mucho… ¿Mejor?” - No pude responder porque estaba distraída con los gestos de su cara y me enloqueció el olor de su perfume, ¿O era su olor natural?, no lo sé, sentí que me ardían las mejillas,

supongo que por el sonrojo o por los

nervios…cuando reaccioné ya salía por la puerta y se volteo para decir:

- “Es ahora Anderson que para luego es tarde y tengo millones de cosas más importante que hacer”. - “Maldita mujer, Señor, que hice para merecer esta cruz” - dije por lo bajo, pero aún así sonreí…

Toqué la puerta y escuché cuando dijo que pasara, entré, me pidió que cerrara la puerta y me invitó a sentar.

Esta mujercita me ponía nerviosa, no solo en esa relación de jefa-empleada, o lo imponente que era sino también su cercanía me hacía sentir intimidada, al menos eso pensaba yo. Se sentó a mi lado y no en el escritorio, con unos papeles en la mano que continuaba viendo y comenzó a hablar:

- “Gabriela, este proyecto ha llegado a nosotros y es uno muy importante, es un proyecto internacional y

(13)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 13

hay que crearlo desde cero o sea tenemos el nombre y el dinero, lo demás, presentación, publicidad, arte, concepto…es nuestro problema” - dijo extendiendo su mano y entregándome los papeles. Continuó diciendo, en esta ocasión mirándome a los ojos - “y dirás que eso es lo que hacemos todos los días aquí, allá y mas allá y lo hacemos bien, no obstante la pequeña diferencia es que solo tenemos un mes para realizarlo todo” - ella alzó sus cejas y frunció su boca en señal de disculpa y yo abrí mis ojos en señal de sorpresa.

- “¿Un mes Katherina? eso es….imposible, es

muchísimo trabajo en poco tiempo y….”

Ella se puso de pie y se sentó esta vez sobre su escritorio pasando sus manos por su cabello castaño y rascando su cabeza.

- “No he dicho que si aún, sé que es un trabajo arduo y estamos cortos de tiempo, pero estoy convencida que lo podemos lograr y es importante para continuar abriendo horizontes y dejando nuestro nombre muy bien plantado en otros lugares” - hizo una pausa y dirigió entonces su mirada a mí - “No he aceptado porque la única manera que lo haré es que tú me ayudes con el proyecto, necesito que seas tú quien esté junto a mi enfrente del mismo, si tú dices sí, yo acepto”.

(14)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 14

- “¿Yo?, porque debo ser la persona que esté junto a ti frente al proyecto…Katherina en esta empresa hay excelentes profesionales que pueden con este o con cualquier trabajo, pero ¿Yo?...”

- “Gabriela, precisamente tu eres una de esas excelentes profesionales, ¿No te has dado cuenta?, quizás yo no sea santo de tu divina devoción y nuestra relación no ha sido… ya sabes; sin embargo puedo decir que todo lo que mi padre hablaba sobre ti era mentira porque en la realidad eres mejor de lo que el comentaba…” - se quedó observándome con una mirada que nunca le había reconocido y asomó esa sonrisa que me encantaba diciendo:

- “obviamente eres la mejor después de mi”.

No pude evitar sonreír porque era tan engreída e insoportable, pero había algo en ella, había ciertamente algo en ella que no podía explicarme, que me hacía perder la calma y la concentración, tenía razón con lo que decía que yo era la mejor después de ella porque a su lado yo embrutecía… - “Bien, agradezco tus palabras y claro no me importa ser la segunda mejor” - le sonreí al decir esto - “y más que todo aprecio tu confianza y si es tu deseo acepto el reto doble” terminé diciendo con una mueca casi hecha sonrisa.

De seguro ella entendió el comentario de reto doble; el trabajo más ella, porque dejó salir una carcajada

(15)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 15

que nunca le había escuchado, se bajó del escritorio, se detuvo frente a mí aún sonriendo:

- “Gracias, te lo agradezco mucho, sabía que podía

contar contigo…vamos, ve a casa, descansa que este mes que nos espera será bastante ajetreado, te veo mañana” - me da la espalda y camina hacia su escritorio y permaneciendo así escucho que dice: - “yo también espero sobrevivir el reto doble…”

Y ahí me quedé observando ese cuerpo

hermosamente definido, sonreí mordiendo mi labio inferior inconscientemente y me dije a mi misma, „Gabriela Anderson, estas tan jodida‟ y no solo porque sabía que estaba jodida llena de trabajo sino también porque estaba totalmente jodida pasando más tiempo con esta mujer, algo estaba pasándome que no entendía…o tal vez si entendía y aún así no quería enfrentar… esto sería una tortura.

Transcurrían los días y el proyecto adelantaba vertiginosamente, aunque casi vivía en la oficina y por consiguiente pasaba más tiempo con ella; aunque dentro de mi sabía que era una muy mala idea, que eso estaba cambiando mi vida o de alguna manera la estaba redirigiendo…era evidente que nuestra relación estaba cambiando mientras más tiempo pasábamos juntas, ella era más atenta, más amable, mas compresiva…y yo más idiota, más embrutecida, más hipnotizada y eso me obligaba a preguntarme ¿Qué me pasaba?, ¿Qué me estaba haciendo sentir esa mujer?, por qué si era una

(16)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 16

mujer…su mirada me enloquecía, sus roces me estremecían, su cercanía me descontrolaba y su

presencia alborotaba mis sentidos…

Ese día no habíamos alcanzado ir a dormir porque trabajamos toda la noche, estábamos en la oficina y ella tenía una reunión temprano en la mañana, así que resolvió lavar su rostro, maquillar sus facciones para estar presentable en su reunión. Y como una reacción normal, como por inercia quitó su camisa y me pidió que le alcanzase una que estaba colgando cerca de mí, una sensación de excitación recorrió mi cuerpo, se erizó mi piel y me quedé petrificada. Y allí de pie me quedé observando sus curvas, sus pechos, su belleza, su delicadeza…inmovible, inmutable, ignorando que ella estaba frente a mí observando cada uno de mis gestos…

- “Gabi, estoy esperando, estoy en sostén en medio

de mi oficina y me estoy muriendo de frío” - escuché decir sacándome de mi encantamiento.

- “¿Ah?”, fue la única estupidez que salió de mi boca.

- “Mi camisa Anderson, ya sabes esa que esta a tu

lado colgando, blanca, de botones… ¿Sí?” - dijo ella con una sonrisa pícara y una mirada de satisfacción señalando en dirección de la camisa.

- “Si, cierto tu camisa” - tomé la camisa, caminé hasta ella, se la acerqué y nuestras manos se tocaron en el intercambio y así permanecieron un

(17)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 17

poco más de tiempo del normal, mientras nuestros ojos se encontraron…sentí que la respiración me faltaba, que mi ritmo cardíaco se elevaba, que me fallaban las piernas y que mi corazón me delataría, si alguna otra cosa no había delatado que estaba completamente extasiada por esa mujer que tenía enfrente…ella miro mis labios y yo solo suspiré. Bajé mi mirada hasta nuestras manos y en un reflejo acaricie su mano con mis dedos y la miré a los ojos nuevamente. Me costó un momento, demasiado largo diría yo, retroceder finalmente y cuestioné por mi vacilación de no hacerlo, por un momento había deseado…

- “Voy por un café, quieres uno” - dije al llegar a la puerta y me volteé para verla aún con la camisa en su mano justamente donde la había dejado segundos antes con una sonrisa tan hermosa y yo en la puerta con una vergüenza espantosa.

- “Me encantaría” - le escuché decir y yo salí de la

oficina como alma poseída por un deseo

indescriptible, necesitaba salir de ahí porque si me quedaba me hubiese dejado arrastrar por ese deseo; mientras me alejaba pensaba que en algún momento me había dicho que estaba jodida, pero no, para nada, no estaba jodida lo que estaba era jodidamente jodida y eso es peor de lo que pensé… Tardé una década en ir por café, ni siquiera recordaba a que iba en esa dirección porque lo único que llevaba en mi mente era sus ojos, su delicada piel, mucha piel, demasiada piel, hermosa piel. Ya ni decir que estaba jodida me funcionaba porque tenía

(18)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 18

que aceptar que me gustaba ella y no en la forma de agradar sino en la forma de necesitar escuchar su voz, de añorar su compañía, de disfrutar su aroma, de desear todo su ser… „Es increíble Gabriela, que vergüenza más espantosa con ella, pensará que soy una idiota pervertida o peor una lesbiana psicópata… ¿Lesbiana?...yo lesbiana, ¿Pero qué demonios te pasa Gabriela?‟. Me puse las manos en la cara y agité mi cabeza de un lado a otro y no pude más que decir „Ahhhhhhhhhh por Dios‟, me sentía tan diferente, tenía el pulso acelerado y parecía que todas las estúpidas mariposas habían emigrado a mi estómago, me sentía mareada, mi corazón latía 100 veces más rápido, sentía fiebre y si no fuera porque estaba segura que esos eran síntomas secundarios de mi intoxicación de ella hubiese pensado que me estaba muriendo… „soy tan patética‟, pensé.

Ya más calmada regresé con los cafés, solo pidiéndole a Dios que Katherina se hubiese puesto esa maldita camisa y que no me estuviese esperando en el mismo lugar con ella en las manos porque eso sería una excitante tortura. Entré en la oficina con la mirada baja, no podía mirarle a los ojos porque me sentía avergonzada y ella mejor que nadie sabía qué había pasado en esa habitación... - “Gabi, no solo me dejas semidesnuda con un frío de los mil demonios sino que vas por café y pareciera que fuiste al Starbucks de Madagascar y no suficiente con eso traes una cara como si hubieses visto al mismísimo…” - dijo esto con una risa divertida y señalando hacia abajo - “ya sabes”.

(19)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 19

Sonreí porque ella trataba de manejar la situación para que no me sintiera incómoda y me dije - si claro si lo hubiese visto le hubiese escondido su tridente, pero a ti solo me dieron deseos de arrancarte todo lo que estorbaba para ver tu desnudes… por Dios, está comprobado soy una pervertida

- “No para nada me encontré con…” señalando

irónicamente hacia abajo, - “solo que no había café jefecita, ¿No recuerdas que sólo nosotras las empleadas de excelencia trabajamos hasta la mañana y nadie nos prepara café?” - dije con una sonrisa brillante como quien sale de un aprieto.

Ella se acercó, me quedé paralizada y los nervios regresaron nuevamente, tomó el café de mi mano y me ofreció una hermosa mirada que no supe cómo interpretar solo que me derritió y si puedo ser más pervertida aún me pareció bastante sensual…

- “¿No piensas asearte un poco? Tienes pinta que pasaste toda la noche trabajando, además de que llegaremos tarde a nuestra reunión” - completó retirándose tomando un sorbo de su café y regresando al escritorio.

- “¿Nuestra?” - pregunto entrecerrando mis ojos.

- “Si nuestra, este es nuestro proyecto, no es raro que estés junto a mí, en la reunión, has llevado este trabajo y ha sido excelente así que dejaré que tomes algo del crédito…pero no todo, ehhh”

(20)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 20

- “¿Siempre eres así?”.

- “¿Así cómo?” - se volteó para mirarme.

- “Así tan…odiosamente presumida” - tomando un sorbo de mi delicioso café aunque era solo para disimular mi sonrisa.

“Mmm” - dijo como si estuviese recordando - “No siempre, solo amo ver tu cara cuando me comporto odiosa y presumida.

La observé con leve sonrojo y casi petrificada - “¿Tan transparente soy?”.

- “No, para nada, muy expresiva y quizás un poco fácil de leer”.

- “Bueno eso solo depende de quién me lea” - ¿Qué

estoy haciendo?, ¿Qué rayos estoy haciendo?, ¿Por qué le dije eso?

- “Pues yo soy una lectora asidua”.

- “¿Ah sí? y ¿Te gusta lo que lees?” - tras de pervertida, DESCARADA.

- “Hasta donde me lo he permitido, sí, me mantiene interesada, me fascina, es difícil tan solo dejar de leer; tiene acción, drama, comedia, hasta un poco de misterio…de seguro reconozco un buen libro cuando lo tengo enfrente, este sin duda es uno muy

(21)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 21

bueno…” - comenzó a caminar hacia la puerta y se volteó a verme - “y siempre me gusta llegar al final” - dijo esto mordiendo su labio inferior, se volteó nuevamente - “Anderson, tienes diez minutos para estar preparada para la reunión, te espero” y se perdió por el pasillo.

Hoy sin lugar a dudas ha sido el día del WTF with me!, tuve que cerrar mis ojos y respirar porque si eso no fue lanzarme a mares abiertos sin salvavidas y con tiburones hambrientos a mi alrededor, no sé que fue entonces, ¿Qué si te gusta lo que lees?, Cristo, ¿cómo le dije eso?, ¿ pero estoy loca?, no loca no, a mi llegó la demencia senil…concéntrate Gabi, diez minutos, reunión importante, proyecto en curso, mujer hermosa, sensual, mujer, divertidamente presumida, deliciosamente arrogante, mujer, mujer, mi jefa mujer….irremediablemente apetecible…

La reunión fue un éxito los clientes estaban satisfechos con el trabajo realizado en estas pasadas dos semanas así que autorizaron a continuar con los demás pasos para el desarrollo del proyecto; además de anunciar que nos entregarían nuevos pedidos aunque no con tan rápida fecha de entrega. Era una situación de victoria y de celebración porque la adquisición de estos proyectos resultaba en expandir los dominios de la empresa y dejar establecido, una vez más, la excelencia de nuestro trabajo.

Katherina estaba eufórica por toda la situación, tanto que resolvió dejarme ir a casa a descansar no sin

(22)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 22

antes decir, “Gabi, esto hay que celebrarlo, Srta. Anderson, es tan amable de deleitarme con su tan hermosa compañía a una cena en celebración de este logro tan importante alcanzado por nuestras

capacidades tan genuinas y totalmente

impresionantes”, hizo ademán de estar saludando a la realeza.

- “Wao, Kathy, me halagas, ¿Tú puedes hacer eso?” - “¿La cena?”

- “No lo de pedir algo tan amablemente” - haciendo una señal de estar totalmente sorprendida.

- “Ahhh eso” - alzando la mano en todas direcciones - “si cuando me lo propongo lo logro además de que tengo otras habilidades mejores que esas”.

- “Vaya es bueno saberlo, así no me sorprenderé cuando te vea en plena acción”.

- “Aún así te dejaría con la boca abierta, pero no le digas a nadie me gusta ser totalmente humilde”.

- “Si claro, eso lo tengo bastante claro”. - “Y la respuesta es, ¿Sí?”.

- “A que”. - “A la cena”.

(23)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 23

Cierto cena, ¿Quería que yo fuera a cenar con ella?, esto es un sueño

- “por supuesto, solo si las cámaras de los paparazzi no están por cada esquina y tus fans no están pidiendo autógrafos, eso realmente estropearía la velada” - comenté con tono cínico - “ya sabes con eso que eres una DIVA” - y una diosa…

- “HaHaHa, no te preocupes les daré la noche libre a los paparazzi”.

- “Me parece estupendo entonces”. - “A las 9:00, ¿Estaría bien?”.

- “No hay problema”

- “Llegas a mi casa y de ahí partimos, ¿Bien?”.

- “¿A dónde me llevas?” - comento algo sorprendida. - “Ehh… ¿Siempre eres así?” - puso cara de hastiada.

- “¿Así cómo?”.

- “¿Tan insoportablemente ansiosa?” - “Sabrás, tengo otras habilidades”

(24)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 24

- “Para nada, son mejores….” - y ahí voy otra vez. Con mirada inquisidora

- “¿Si?, ufff ya veo que estas llena de sorpresas…” - “Ni te lo imaginas” - comencé a caminar fuera de la oficina

- “¿A las 9:00, en tu casa?, te veo más tarde”. - “Hecho, es una cita”

Es una cita…es una…cita… ¿es una cita?, traté de cómo pude no pensar en su comentario para poder caminar y respirar a le vez porque de no ser así algo hubiese fallado. Te veo más tarde suspiré, estaba comprobado, estaba perdiendo mi sanidad mental o

simplemente estaba coqueteándole a esa

mujer…cuando estaba con ella me sentía como…si nada más importara.

Resolví ir a casa llevando en mi mente miles de pensamientos que me daban mucho temor, pero aún así conservaba una sonrisa en mi rostro, que si mi madre hubiese visto me diría ‘hija comete un limón

para que quites esa estúpida sonrisa que tienes en tu cara’; mi ma, esa que toda la vida me ha seguido

en todas mis aventuras y locuras más extravagantes y aún así siempre me ha dicho que aunque este chiflada siempre está orgullosa de mi, ¿qué diría de esto?...

(25)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 25

Llegué a su casa y de allí partimos a un restaurante, todo era un hermoso sueño para mí, pero era realidad aunque me costara creerlo, se sentía tan bien compartir con ella fuera del ambiente de trabajo. Había una sensación irreconocible dentro de mí que me hacía sentir en confianza, en plena libertad. Durante la cena hablamos de trabajo, de temas meramente banales, terminada la cena, todo cambio.

- “…España es un lugar fascinante, diría yo hasta mágico, vivir allá es como vivir en un mundo dentro del mundo, todo muy parecido, pero al mismo tiempo particularmente diferente” - completó diciendo en añoranza - “es por esto que después de terminar mis estudios, decido establecerme y tomar el mando de la compañía en este país, pero bueno ya conoces parte de las razones por las que estoy aquí ahora”.

- “Parte… ¿Por qué hay alguna más que la salud de

tu padre?”.

- “Tal vez, siempre hay algo más…siempre lo hay”. - “Supongo que en algún momento regresarás, ya sabes tu vida, el trabajo… ¿Los amores?, porque los españoles deben estar dementes sino enloquecieran con tenerte con ellos” - yo no soy española y ya enloquecí por ti me encontré hablando en mi interior. - “Ni tanto, ¿Sabes?, al parecer he podido alcanzar grandes cosas en diferentes facetas de mi vida, he alcanzado grandes metas y triunfado como mujer

(26)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 26

profesional, pero el amor no ha sido sino un departamento con bajo presupuesto y mala publicidad” - suspiró pudiendo reconocer en sus ojos una tristeza pasajera.

- “¿Estas bromeando, no?, si eres una mujer

hermosísima” - eso fue lo que pensé y lo que no debí decir… ¿Dónde estaba mi botón de mute, Dios mío? - “digo que eres…ya sabes…es que…” - soy una idiota - “cualquier hombre estaría orgulloso de tenerte en su vida”.

- “¿O mujer?”.

Algo se desconectó entre mi cerebro y el resto de mi cuerpo porque mis sentidos me estaban jugando una broma o realmente entendí su comentario. La miré por mucho tiempo y no supe que decir, no me atrevía a hablar…ni siquiera sabía si respiraba. Ella solo me miraba con cara de estar pensando si fue correcto haber dicho ese comentario y yo analizaba si era correcto mirarla con cara de decir…yo podría ser esa mujer…

- “Si quieres nos podemos ir ahora” - dijo

interrumpiendo el silencio. - “¿Qué?”.

- “Lo siento Gabi, no quise…”.

- “¿No quisiste que Katherina?” - la miré alzando mis cejas.

(27)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 27

- “Hacerte sentir incómoda”.

- “No lo has hecho es sólo que…”. - “¿Qué te he sorprendido?”.

- “No, bueno… si, es que…tu sabes, yo…no pensé,

obviamente esto…” - ¡¡mierda!! Esto era peor de lo que pensaba porque sabiendo que esta mujer frente a mi le gustaban las mujeres, todo se complicaba, porque siendo hetero, este sentimiento sería una fascinante fantasía y listo, pero ahora…no estoy tan segura de ello

- “No me hagas caso simplemente no me lo

esperaba, pero no tengo ningún problema con esto si a eso te refieres” - no para nada, no tengo problemas con esto, no, si mi vida toda es un problema desde que llegaste…

- “¿Segura?” - preguntó un poco avergonzada.

- “Totalmente, reformulo mi pregunta, ¿No habrás dejado alguna española con el corazón roto o sí?” - porque aquí me tienes a mi babeando por ti.

- “Para nada, en esos casos soy yo la que siempre

termino con algo roto, y sí, hubo alguien importante en algún momento, en algún lugar, pero asunto terminado para mí…” - suspirando - “y como bien te dije antes acerca del amor, ¿No se puede tener todo en la vida no?”.

(28)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 28

No claro dije en mi mente, eres una profesional, brillante, hermosa, creativa, hermosa, hermosa y

hermosa, deliciosamente hermosa y yo he

enloquecido por ti…y ¿No se puede tener todo en la vida?, yo te quiero a ti.

- “Bueno, no tengo la suerte que tienes tu de tener a alguien con quien compartir…ya sabes la vida”.

- “¿Ahh?” - respondí con un suspiro -

“honestamente no es tan fácil, pareciera serlo, pero créeme que no lo es”.

- “Si, pero siempre es bueno tener a quien amar y quien nos ame, ¿No crees?”.

- “Por supuesto, si es la persona a la que amas en verdad, por la que suspiras, con la que sueñas, ¿No crees?”.

Un silencio prosiguió mis palabras, solo hubo un contacto de ojos como quienes hablan con la mirada y se dicen todo, reconociendo sentimientos no

hablados, respondiendo preguntas

inaudibles…parecía el momento de sincerarnos de alguna manera… ¿Si es la persona que amas en verdad? Nunca me había planteado esa pregunta y nunca tuve pensada una respuesta hasta ahora, hasta este momento, hasta este instante, ¿Era Jorge el amor? o era solo mi excusa para no ver mi realidad, la realidad…que tenía en frente de mi.

(29)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 29

- “¿Quieres salir de aquí e ir a otro lugar?” - interrumpió mis pensamientos con la pregunta.

- “¿Si eso quieres?” - respondí casi sonriendo. - “Sí, ¿y tú?”.

- “Por supuesto”.

¿Por supuesto?, por supuesto, contigo al infinito y mas allá. Ella me había hecho una confesión y ¿Qué tal si le confesaba algo también?…no sería tan valiente, no tenia las agallas, pero ¿Y si lo hacía?, ¿Qué pasaría?...Anderson estás jugando con fuego y te vas a quemar, ¡Oh! Por Dios pero sería tan rico quemarse en sus brasas.

Mi mente estaba entre miles de pensamientos, miles de sentimientos recorrían mi sentir, miles de sensaciones incontrolables invadían cada rincón de mi cuerpo, parecía una adolescente enamorada por primera vez, adolescente no soy, pero ¿primera vez? Estos sentimientos eran nuevos, irreconocibles, una sensación como nunca antes, ¿entonces que era?, si no solo mi corazón estrena sentimientos, sino también mi cuerpo conocía nuevas sensaciones.

Terminamos en una disco y pasamos un rato de ensueño, fue la emoción, la euforia o los tragos, pero me sentía mareada…la verdad fueron los tragos, demasiados tragos para mí no son saludables por mis inhibiciones o mejor dicho por no tener ninguna.

(30)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 30

Salimos del lugar entrada la madrugada y Kathy me pidió que subiera a su casa para prepararme un café, no soy capaz de decirle no a un café, menos a ella y más, aunque estaba algo subidita de copas. Entramos y ella pide que me ponga cómoda y comienza su labor en la elaboración de mi café, me paseo por la casa y observo alrededor tratando de mantener mis sentidos en orden, primero por haber pasado una noche especular y ahora por estar en su casa ebria…tres copas son suficientes para subir mi tono y lo sé, pero en algún momento me olvidé de mi para concentrarme en todo lo demás, en ella. Y ahí estaba tratando de mantenerme de pie, pero era imposible, definitivamente difícil de superar, lo único que me faltaba era ver elefantes rosas bailando, oh por Dios no eran rosas eran naranja. Me senté finalmente e incliné mi cabeza que me daba vueltas y vueltas y vueltas hasta que Katherina se sienta a mi costado y pone una gran taza de café en mis manos de la cual comienzo a ingerir pequeños sorbos.

- “Parece que alguien no es muy fuerte con el alcohol” - dice riendo muy divertida.

- “Para nada… puedo con algo más”.

- “Vamos Gabi tomaste unas tres copas menos que

yo y estas mareada, bueno mareadísima” - nuevamente riendo y esta vez con su ceja derecha arriba.

(31)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 31

- “Mmm…tu…te estás…burlando”.

Una carcajada sonora y la respuesta - “jamás haría una cosas como esa” – Terminó, con su mano en el corazón no pudiendo aguantar lo divertida que estaba con la escena.

- “Naaa….y no estoy…yo estoy…bien, podría

caminar en línea…..” - “¿Recta?”.

- “Eso…haciendo equilibrio” - traté de ponerme de pie, no pudiendo; entonces ella estira su mano para tomar mi taza de café.

- “Si claro, eso dicen todos los ebrios”. - “¿Me llamaste ebria?

- “Si, eso parece”.

- “¿Sabes?, eres agradable”.

- “Si claro me dices eso cuando estás mareada”.

- “Sabes, Kathy…no es…porque estoy algo

marea…da es en general, puede que, ya sabes…cuando llegaste te veía diferente…” - no perdiendo la oportunidad de mirarla a los ojos.

- “Diferente, ¿Cómo?, aún soy la misma” - dijo con cara de curiosidad.

(32)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 32

- “Lo sé…ahora, pero mi percepción es que eras odiosa, arrogante, perdón arrogante, engreída, prepotente…”

- “Ufff, ¿Algo más?” - “Si…insoportable”

- “Oh, vamos mejorando” - tratando de mantener una cara de seriedad que ni su madre le creería.

- “No….Kat…pero ¿Sabes?, yo quizás…tu

sabes…no quería ver que eres amable….sensible,

honesta… hu… milde, sensata…una mujer

brillante…emprendedora, y muy hermosa, sobre todo hermosa, demasiadas cualidades para ser increíble…no se…es que es increíble que una mujer como tu…” - me incliné hacia ella sin dejar de mirar sus ojos hasta que pude sentir su respiración en mi propio rostro, bajé mis ojos hasta su mano, la acaricie y la enlacé a la mía. Una sensación de excitación recorrió todo mi cuerpo por su cercanía, por su tacto, por su aroma, por su mirada… La miré nuevamente a los ojos y la sorprendí mirando mis labios, con la misma necesidad miré los suyos y me acerqué mucho más hasta casi tocar sus labios con los míos.

- “Gabi, no hagas nada de lo que puedas arrepentir

mañana” - dijo como un susurro perdiéndose dentro de mis propios ojos.

(33)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 33

Sentía el calor que emitía su cuerpo, y su respiración tan rápida como la mía

- “No lo haré” - respondí casi inaudible. - “Estás loca”.

- “Tú me vuelves loca…”.

Sus labios callaron cualquier otra palabra que pudiese haber dicho y ya nada más importó. Mis labios vagaron sobre los de ella, eran tan suaves y de tan delicioso sabor que me consumían. Suavemente ella acarició con su lengua mi labio inferior hasta que se encontró con mi lengua dentro de mi boca y sentí como un escalofrío recorría todo mi cuerpo, todo mi ser…cada fibra que no conocía y despertaba con su contacto. Sentí la necesidad de tocarla, de ir más allá; mi mano soltó la suya que llevé hasta su cuello, acaricié todo su brazo hasta llegar a su cintura, acercando su cuerpo más hacia mí.

El beso se intensificaba con cada movimiento de nuestras caricias hasta que ella se detuvo, miró mis ojos con un deseo que nunca le había visto antes y sus labios me regalaban una sonrisa seductora.

Deslicé mi lengua por mis labios recogiendo el sabor de los suyos impregnados en ellos ya extrañando su contacto, ella mordió su labio inferior con una sonrisa, acarició mi rostro y puso sus dedos en mis

(34)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 34

labios acariciándolos suavemente, entonces suave y dulcemente dijo, - “Gabi, esto está mal”.

La miré con un halo de tristeza pensando que cometí un error y que ella no había disfrutado como pensé de ese beso que tanto deseaba todos estos meses, entonces dije:

- “¿Por qué eres mi jefa y yo tu empleada?”

- “No, porque estás ebria y yo sobria” - apartó sus dedos de mis labios, los besó tiernamente, se puso de pie y caminó unos pasos pare luego voltearme a ver - “pienso que deberías pasar la noche aquí en la casa, por nada del mundo te dejaría ir a tu casa en ese estado” - continuó su paso hacia su habitación. - “Uyyy, tendré que cuidarme…que no te quieras, no se…aprovechar de esta indefensa chica” - comento cínicamente y algo confundida con la situación.

Ya Kathy se había perdido en la habitación cuando asoma su rostro por la puerta y dice: - “no te preocupes no me aprovecho de chicas ebrias, solo cuando están sobrias y en sus cinco sentidos” - se adentra a su habitación y nuevamente asoma su rostro para finalizar - “ahhh y tu de chica indefensa no tienes absolutamente nada, ni estando sobria ni ebria, ehhh”.

Suspiré e incliné mi cabeza hacia atrás,

¿Indefensa?, está en lo cierto que indefensa era que prácticamente me lancé sobre ella, soy una

(35)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 35

descarada sin duda, sonreí maliciosamente y pase mis dedos por mis labios recordando el contacto de los suyos, me estremecí de tan solo pensar en su delicioso sabor y su excitante aroma; como deseaba no estar mareada y haber tenido el mismo valor de besarla, obviamente hubiese sido otra la historia…

Abrí mis ojos para encontrarme en una habitación extraña y un segundo después sentí un dolor de cabeza insoportable que me hizo permanecer más tiempo en la cama en donde tuve algunos „flashbacks‟ que me hicieron sentar de repente y poner mi manos en mi rostro, esto debió ser un sueño, Gabriela Anderson, respira…respira, eso es, tranquila no pasó nada, volteo mi rostro a mi costado para ver una camisa de Kathy sobre la cama, la tome entre mis manos y la lleve hasta mi nariz donde absorbo todo ese aroma que me enloqueció y trajo mas recuerdos a mi mente…prometo solemnemente sobre esta camisa y recostada en esta cama no consumir más alcohol en todo lo que reste de mi pervertida y descarada vida y ¿ahora?...muchos

sentimientos, muchos pensamientos, bueno

resolvería que la ebriedad haría su trabajo, muy cobarde de mi parte, pero más seguro ya que estaba caminando sobre arena movediza y si me descuidaba me succionaría sin piedad.

Caminé hasta la cocina donde la encontré en la preparación del desayuno, ¡Ohhh! Dios es tan bella, es irreal, es tan…

(36)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 36

- “Hey, cunetera, ¿Cómo te sientes?” - con una sonrisa de oreja a oreja.

La miré entrecerrando mis ojos - “Ehhhh, cunetera nada, terminé ebria en tu casa no borracha en una cuneta…y bueno me siento como si hubiese boxeado 15 rounds” - puse mis manos en la barra de la cocina y bajé mi cabeza sobre ellas.

- “12” - le escuche decir. - “¿Qué?”.

- “Cariño, son 12 rounds no 15” - bajó la mirada un poco sonrojada al percatarse de haberme llamado cariño y me dio la espalda para continuar con su faena y a mi esa palabra me hizo estremecer todo el cuerpo.

- “Por eso, así me siento como que fueron 15 y lo peor es que perdí, rayos” traté de reír, pero se me partió la cabeza en dos con tan solo intentarlo. ¿Que estaba pensando ella? , acaso diría algo como „Gabriela lo de anoche fue un error y espero que ahí se quede todo este asunto así que no tenemos porque hablar sobre ello‟ y yo solo pensando en lo delicioso que sería sentir sus labios sobre los míos, una vez más, maldita cobarde porque no vas y la tomas en tus brazos y le dices que sientes lo mismo por ella ebria, sobria, de día, de noche, en el trabajo, en la casa, despierta y dormida…

(37)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 37

- “Por favor”.

- “¿Dormiste bien?”. - “Como nunca”.

- “Si lo sé, roncaste toda la noche” Con mirada inquisidora - “No ronque”. - “Si lo hiciste”.

- “Oh, vamos, no lo hice o ¿sí?” - con cara de genuina preocupación.

Con una carcajada sonora dijo: - “Tu cara es de total espanto, la verdad es que fuiste buena compañera de cuarto”.

- “Cuando quieras” - sosteniendo mi cara con mi mano sobre la barra de la cocina le sonreí sin dejar de mirar toda la piel que se escapaba de la poca ropa que llevaba, muy poca ropa diría yo, debería ser un delito andar en esos paños…

Se hizo un silencio eterno entre nosotras como quienes quieren decir tanto y no se atreven a decir nada, yo hacía como que no recordaba nada y ella pensaba lo mismo y así quedamos con nuestras miradas diciéndolo todo y con toda una gama de sentimientos guardados. Me quedé callada, pero estaba segura de algo, estaba…enamorada de esa mujer y por más que luchara en contra de ese

(38)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 38

pensamiento, más acrecentaba el sentimiento, el deseo y la necesidad de ella. Y aunque estaba siendo cobarde con ella tenía que ser valiente en aceptar que ella era el centro de mi vida y era momento de completar lo inconcluso en mi vida.

Quedé con Jorge de encontrarnos en mi casa horas más tarde ese mismo día. Había llegado la hora de dar respuesta a la propuesta que tanto había evitado. Y por primera vez estaba segura de hacer lo correcto para todos, era el momento de hacer las cosas a tiempo sin lastimar a nadie aunque la única que saliera dañada fuera yo.

- “Jorge, yo…necesitamos hablar” - dije con la mirada perdida.

- “Hace mucho Gabriela, hace mucho tiempo que debimos hacer esto”.

- “Lo sé, créeme que lo he intentado con todo mi corazón, con toda mi alma, con todo mi ser”.

- “¿El qué?”.

- “El tomar un decisión y que mi respuesta fuese un sí. Eres un gran hombre, eres extraordinario y…”. - “Y si soy todo eso que dices porque tu respuesta es no, ¿Por qué no quieres casarte conmigo Gabriela?”

(39)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 39

- “Porque no puedo casarme contigo Jorge, porque junto a mi serías el hombre más infeliz del mundo, no podría hacerte feliz como mereces, yo te quiero muchísimo pero…” - Interrumpió con una mirada llena de gran tristeza - “pero no me amas, ¿Cierto?” - se acercó hacia mí y me miró esta vez a los ojos, - “Siempre lo he sabido, pero juré que haría lo posible porque llegaras a amarme, que podría luchar en contra de miles de demonios que no reconozco, pero que estoy seguro llevas dentro… He vivido esperanzado tanto tiempo de ver en tus ojos la llama del amor, que me vieras como el todo de tu vida, que te derritieras por mí, que me desearas” - sonrió con algo que pareció más una mueca - “pero no lo logré”.

Unas lágrimas se apresuraron a recorrer mis mejillas - “Lo siento Jorge, todo esto es mi culpa quizás debí luchar más”.

- “No, sólo debiste hablar antes y expresar tus sentimientos, aún así debo reconocer que estamos a tiempo de ser sinceros y poder ser felices, aunque no sea juntos” - tomó mis manos con un gesto dulce - “Te amo Gabi, pero no puedo obligarte a que tú hagas lo mismo, entonces estaría siendo egoísta porque no eres feliz a mi lado y muy idiota mintiéndome a mí mismo… y me duele, claro que me duele, pero el amor es de dos y en esta situación lamentablemente siempre he sido yo”

(40)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 40

A estas alturas, no podía contener mis lágrimas porque el dolor que sentía dentro era muy punzante, no me había equivocado, Jorge era un hombre extraordinario, aún así no le amaba, no ahora, ni al comienzo, sino nunca, de alguna manera lo engañé todo este tiempo o al parecer no… pero a quien he engañado por mucho es a mí, no sabiendo o no queriendo reconocer mi esencia…

- “Jorge, perdóname, tú no tienes porque pagar por

mis indecisiones y mi cobardía, yo no quería…”

Y me abrasé a él como nunca antes lo había hecho, con la seguridad de que por primera vez en mi vida estaba haciendo lo correcto, por mucho que nos doliera esa era la verdad, Jorge no es y nunca fue el hombre de mi vida, y muchos dirán entonces, ¿Por qué estabas con él?... ¿Por qué era mi mejor opción para no reconocer mi realidad?, ¿Por qué tenía miedo de ver esa realidad?, ¿Por qué no había encontrado el amor?, ¿Por qué pensé que podría luchar mucho y rendirme al amor que él me entregaba?; no lo sé, tantas razones lógicas o ilógicas que llegan a una sola conclusión…no le amaba. Y quizás yo no tenga futuro con ella porque no sé cómo lidiar y como continuar con este sentimiento, pero tampoco tengo futuro con Jorge y ahora que estoy segura de lo que quiero aunque no lo alcance, debía solucionar toda una vida de preguntas, inseguridades y miedos.

Y ¿Ahora qué?... honestamente no sabía cómo proseguir, pero estaba segura que no lucharía mas

(41)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 41

contra mis sentimientos, no estaba lista para nuevas batallas, en esta ocasión me rendiría si era necesario.

Los días continuaban, Kat y yo no habíamos cambiado nuestro trato una con la otra después de aquella noche, pero ahí estaban los sentimientos en silencio, las miradas, los roces, los comentarios pícaros subidos de tono y la necesidad…esa necesidad de tenernos cerca era lo único que nos confirmaba lo que nuestras voces callaban. Aunque me moría por gritarle lo que me enloquecía y esta vez totalmente sobria, pensaba idiotamente que aquella noche ella sólo se dejó llevar, que ni siquiera le había gustado nuestro beso o simplemente no

tenía sentimientos hacia mí… me pude equivocar en

eso…

Nuestros días eran más largos, ya que estábamos en la semana final de la entrega del proyecto, todo era una locura, noches sin dormir, trabajo excesivo. Esa noche estábamos en la oficina de pie una al lado de la otra analizando los artes del proyecto, muy cerca para que nuestros hombros se rozaran, muy cerca para respirar nuestro aroma, muy cerca para sentir el calor que emanaban nuestros cuerpos, muy cerca para mi…en un movimiento torpe o quizás muy consciente de mi parte rocé su mano y la acaricié como aquella primera vez, mucho más diría yo, miré sus ojos que ya buscaban los míos con atención. Sentí que mi corazón se saltaba algún latido y no sé qué fuerza extraña me hizo retroceder y comenzar a caminar en la dirección opuesta a ella.

(42)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 42

No sé qué estaba haciendo, pero tenía mucho

miedo, era obvio que esta vez estaba

completamente sobria y era una cobarde, maldita cobarde, idiota, tonta y... siento una mano que toma mi antebrazo y me gira hacia ella, con una mirada desorbitada dice - “¿adónde demonios crees que vas en esta ocasión?” - acercándome hacia ella sin dejar de mirar mis ojos, ninguna apartó la mirada y yo me sentí desfallecer.

Ella aflojó la presión que tenía en mi antebrazo y bajó una de sus manos hasta la mía y la otra la posó en mi nuca atrayéndome más hacia ella, hasta que ambas respirábamos el mismo aire y como un susurro dijo: - “si no recuerdas yo te haré recordar lo que nunca olvidarás” - y sentí el contacto de sus labios contra los míos tierna, suave, pero sensualmente y… ya no pensé en absolutamente nada más. Solté la mano con la que me sujetaba y la situé en sus caderas hasta que nuestros cuerpos estuvieron presionados uno contra el otro.

Despegué el contacto de sus labios por un segundo, que parecieron horas por la necesidad de cercanía para decir casi inaudible - “Es lo único que he recordado todos estos días… sólo deseando más” - Ella sonrió mordiendo su labio inferior y una mirada tentadora.

Nuestros labios se encontraron nuevamente, esta vez con más intensidad, con más deseo, con más necesidad; sujeté con más fuerzas sus caderas hasta no quedar más espacio entre nuestros

(43)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 43

cuerpos. Sus manos en mi espalda, en mi cuello, en mi trasero…en todos lados, me hacían respirar jadeantemente, su lengua acariciaba la mía y me sentía en el cielo cada vez que sentía su contacto...acerqué mis labios hasta su cuello y respiré todo su aroma embriagador, enloquecedor, lo besé, tracé su contorno con mi lengua mientras ella ladeaba su cabeza hacia un lado y de su boca dejaba salir un gemido que me hizo erizar la piel, subí mi boca hasta su oído - “Por Dios, me vuelves locas”.

Acaricié su espalda, dibujé con caricias su figura, sus curvas, hasta que dejé mis manos en su trasero para atraerla con leves movimientos hacia mí, nuestros gemidos morían dentro de nuestras bocas con cada movimiento de nuestras caderas.

Kat me dirigió hasta el borde del escritorio y me acorraló con su cuerpo contra él, acomodó sus manos en mi trasero y levemente me hizo sentar en el, y como por instinto enredé mis piernas alrededor de sus caderas dando comienzo a roces intensos. La besé nuevamente dejando que mi lengua vagara con libertad dentro de su boca; desesperada, hambrienta de ella. Ella besaba con deseo mi cuello y dejaba tras cada beso la humedad de su lengua hasta llegar a mi pecho y sujetar con sus manos mis senos, para luego subir nuevamente y besar mis labios con desenfreno, un descontrolado gemido murió dentro de su boca.

(44)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 44

Y ya no quería regresar, mi cuerpo ardía en un calor excitante que se extendía a través de cada fibra, estaba extasiada, nunca me había sentido tan fuera de control, tan fuera de mí, tan descontrolada…

-“Srta. Ferre, aún continúa usted aquí” - se escuchó decir al empleado de mantenimiento desde el pasillo, y sentí que mi corazón se paralizó, quedé abrazada a Kat, con una respiración entrecortada y sin mover un solo músculo.

Ella me observaba con sus cejas arriba, tomando aliento y tratando que su voz pareciera la de siempre respondió:

-“Si, Alberto, aquí sigo, me quedaré un poco más” - dijo con sus ojos mirando al cielo y mordiendo su

labio inferior como una niña malcriada - “lo

despediré” - dijo como un susurro.

-“Bien Srta., dejaré las luces del pasillo encendidas, no se quede mucho que ya es tarde, que tenga excelente noche” - se escucharon sus pasos por el pasillo.

-“Gracias Alberto, buenas noches” - exhalando todo el aire que había retenido para ocultar su respiración jadeante.

-“Por Dios, mi corazón era un músculo sano hasta el día de hoy” - dije tratando de tranquilizar todos mis sentidos descontrolados.

(45)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 45

-“Pero necesita acción” - me dice maliciosamente. -“¿Cómo?”

-“Cariño como la canción, „mi corazón es un músculo sano pero necesita acción‟, el tuyo necesita algo de acción”.

Me detuve a mirarla mordiendo mi labio inferior con una sonrisa, abrazada a su cuello y ella sosteniéndome aún por mi cintura sobre el escritorio, me detuve a deleitarme con su hermoso rostro, a

enloquecerme con su exquisita mirada, a

embriagarme con su cercanía.

-“¿Qué?” - se apresuró a preguntar.

-“Nada, sólo que… me gusta cuando me llamas cariño y bueno… tus ojos, y tu mirada, tus labios y lo suaves y deliciosos que son tus caricias y lo increíble que me hace sentir cuando me tocas…” -“¿Algo más?”

-“Si…me gustas tú”

Kat me regala una de esas sonrisas que siempre he amado, acarició mi mejilla delicadamente, terminó posando sus dedos en mis labios y los besó suavemente mientras me abrazaba fuertemente y susurraba en mi oído - “Espero que mañana no hayas olvidado nada de esta noche”.

(46)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 46

Sonriéndole pícaramente le digo - “Bueno siempre estás tú para hacerme recordar, ¿no?”.

-“Cuando quieras” - besó nuevamente mis labios, tomó mi mano para que bajase del escritorio y salimos de la oficina como ninguna otra noche antes…

Ya nada fue igual, ni después de esa noche, ni nunca, no tenía dudas que era ella… era ella por quien había esperado sin saberlo, sin esperarlo; era ilógico y estúpido resistirme a ese sentimiento, era absurdo luchar en contra de mi verdad. Aunque, para ser honesta sentía miedo, no duda, pero si mucho temor, no sólo de lo que sentía sino de mi familia, lo que pensarían, lo que dirían, lo que harían, no me importaba lo que el mundo pensara, si

me juzgaban o despreciaban, pero sería

insoportable que las personas que más amaba me rechazaran. Ese sin duda era mi temor más profundo y desconcertante. Aún así estaba segura que lucharía por el amor que llegó a mi vida, que ya no sería la misma estúpida cobarde de años atrás. - “Hey, cariño llegas temprano” - ofreciéndome una hermosa sonrisa y besando mi mejilla.

- “Si, es que no pude dormir bien”

- “Estoy aquí así que no pases la noches

soñándome” - apartando de mi rostro un mechón de mi cabello y aprovechando para acariciar mi mejilla.

(47)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 47

Con una sonrisa le digo: - “Presumida”. - “Ufff jamás… pero anda niégalo”

- “¿El qué?…que te sueño en la noche y te pienso todo el día, que te extraño, y añoro cuando no estoy junto a ti y que te deseo como una demente…” - Cristo, trágame tierraaaaaaa, me sorprendí del comentario tan explícito, XXX para ser específica. - “Ohh, ¿me deseas como una demente?” - tomando mi mano, enlazándola a la mía y posando su lengua en la comisura de su labio; la sola acción me hizo hervir la sangre.

- “Bueno yo…no quise decir…es que…”

- “Uyy se me sonrojó la Srta. Anderson, me encanta

cuando tartamudeas, pero sólo por mera sádica y mórbida curiosidad, ¿Tanto así me deseas?”.

Inhalé cerrando mis ojos y al abrirlos ella estaba más cerca a mí con su mirada atenta a los míos. - “Nunca he deseado nada más en mi vida con una pasión tan desenfrenada como ahora” - dije aceptando mi realidad.

- “Mmm, ufff, demonios parece que el aire

acondicionando no está funcionando bien” - realizando una acción de estar acalorada - “¿No sientes el calor que emana del alguna parte?” - se detuvo a observarme con una mirada inquisidora - “¿Qué sucede cariño?”.

(48)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 48

- “Es sólo que…no sé Kat, igual me da un poco de miedo…” - dije mirando a nuestras manos entrelazadas.

- “¿Desearme?”.

- “No es eso, es que…bueno, si me da miedo este deseo tan ardiente que nace dentro de mí porque nunca antes me había sentido con una necesidad tan incontrolable, pero yo…nunca…”.

- “¿Tu nunca?” - tomando su mano y alzando mi barbilla para encontrarme con esos hermosos ojos que me enloquecían.

- “¡Ohh”, demonios Kat, nunca he estado con una mujer, tu sabes el…”

- “Hahaha” - fue lo único que alcanzó a salir de su boca.

- “¿Estoy hablando algo serio y tu solo te ríes?, te veo muy divertida con el asunto” - frunciendo el entrecejo.

- “Cariño, no es que no lo tome en serio, es sólo que… ¿Qué piensas?, que cuando hagamos el amor serás un asco, yo me desilusionaré y saldré corriendo en busca de quien satisfaga mis más íntimos y pecaminosos deseos y necesidades sexuales”.

(49)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 49

- “Algo así”

-“Gabi, ¿sabes?” - esta vez completamente seria - “cuando dos personas hacen el amor es eso, hacer el amor, donde se involucra sentimientos, donde la necesidad del cuerpo es la necesidad del corazón, la misma necesidad del alma, donde esperas ser amada en cada fibra de tu ser, en el todo no solo en una necesidad carnal. Es un acto sublime donde aunque, quizás, necesitas saciar un deseo, una llama que te quema, también, es un acto donde dos personas que se aman se entregan sin inhibiciones. Yo te deseo, Dios no sabes cuánto, pero no tan solo deseo poseer ese cuerpo que me paraliza, me enloquece, me calienta; más que eso deseo poseer tu corazón y tu alma, deseo tenerte completa y eso no tiene nada que ver con tu desempeño en la cama, aunque sé que será genial” - dijo esto último mordiendo su labio inferior.- “Cariño yo no quiero que duermas conmigo yo tan solo quiero amanecer contigo”. - Sus palabras me derritieron, me hicieron vibrar, me hicieron sentir ganas de llorar y pensé, Cristo, es tan hermosa, brillante, sensual…y cada día que pasa siento que la amo más… ¿Qué la amo más?...si que la amo…la amo… “yo te…”, la miré profundamente perdiendo el aliento y sintiendo que mi cuerpo desfallecía.

Kat se acercó y me besó dulcemente en los labios - “Esto es paso a paso, juntas de la mano, amor”.

- “Sabes, de la manera en que describes lo que es hacer el amor, llego a la conclusión de que yo nunca

(50)

La Teta Feliz / Sankh ® Derechos Reservados Página 50

lo he hecho, no sé lo que es entregarme, no sé lo que es involucrar el cuerpo, el corazón y el alma, no sé lo que es amanecer con alguien, no logro reconocer esos sentimientos en ninguna parte de mis recuerdos y experiencias”.

- “Cariño, aprenderemos juntas, ¿Te parece?...pero si no quieres…”

- “Oh no, como crees, yo la verdad he pensado en hacerte el amor millones de veces y ha sido

exquisito, mágico, increíblemente fantástico,

jodidamente perfecto”, dije como una confesión.

- “Uh, soy materia dispuesta entonces” - con una mirada tentadora.

- “Rayos, no sabía que fueses tan fácil” - digo pretendiendo estar molesta y atrayéndola por la cintura hacia mí.

Kat sonríe y se dedica a besarme profundamente, intensamente, húmedamente, solo despegó sus labios de los míos para susurrar,

- “solo contigo, mi amor” - para luego pasar su lengua por mi labio, regresar a besarlos con la misma intensidad y ser interrumpidas por el sonido de su móvil, maldito, infeliz e inoportuno móvil.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :