EL SIGNO DE LOS CUATRO

Texto completo

(1)

Arthur Conan Doyle

Ilustraciones de Enrique Flores

EL SIGNO

DE LOS CUATRO

TUS LIBROS

SELECCIÓN

© Grupo Anaya, S. A., Madrid, 2002 Tus Libros Selección

Trabajo realizado por: Mario Tormo y Olivia Pérez Coordinadora del proyecto: Isabel Morueco

(2)

TUS LIBROS SELECCIÓN

EL SIGNO DE LOS CUATRO

Mientras Sherlock Holmes se queja de la inactividad y la rutina de la vida cotidia-na al doctor Watson, aparece Miss Mary Morstan con una carta y algunas perlas de gran valor que despiertan el interés del investigador.

Además de esos objetos, le entrega un plano en el que aparece una cruz pintada con tinta roja y el signo de los cuatro, pistas que están relacionadas con la de-saparición y supuesta muerte del capitán Morstan, su padre, y que forman parte de un misterio que Holmes se encargará de desentrañar a lo largo de su investiga-ción.

En la mansión Pondicherry encontrarán el cadáver de Bartholomew Sholton, her-mano de Thadeus, la persona que les lle-va hasta allí y ha enviado a la señorita Morstan las perlas y la carta. Pero justo antes de la llegada de la policía, a la que avisan tras el descubrimiento del cadá-ver, la perspicacia del detective pone al descubierto parte de la trama en cuanto analiza la escena del crimen.

En esta mansión se escondía el tesoro traído desde la India por el mayor Shol-ton, padre de Thadeus.

La aparición de la huella de una pata de palo y las pisadas de unos pies de adulto extremadamente pequeños, complicarán y a la vez aportarán un toque de exotis-mo al caso.

El signo de los cuatro es la segunda

entre-ga de las aventuras del detective más fa-moso de la literatura: Sherlock Holmes. Por todos conocido, la fama de este per-sonaje es tan grande, que incluso ha lle-gado a ensombrecer la figura de su crea-dor y el resto de sus obras.

Pero además, Sherlock Holmes se con-vierte en una figura difícil de delimitar, pues en muchas ocasiones se le conoce más por otros medios como el cine o la televisión que por la obra original.

Pero en cualquier caso, siempre se man-tienen presentes en él los rasgos caracte-rísticos y casi estereotipados que le en-clavan como personaje en la más espléndida tradición literaria británica de relatos de misterio.

En cuanto a esta obra en concreto, des-de sus primeras páginas podes-demos com-probar que su forma de conectar con el lector no solo le atrapa por lo enigmáti-co de los hechos que presenta y las prue-bas que van surgiendo en el desarrollo de estos, sino también por la excentrici-dad de los personajes retratados. Efecti-vamente, estos contribuyen a enriquecer el argumento de la novela a través de sus sólidas y variopintas personalidades. Y junto a ellos, el preciosismo a la hora de describir ambientes, que nos sitúa de lleno en el Londres victoriano, recrean-do una atmósfera en la que se ponen de

(3)

manifiesto los bajos fondos de la ciudad. Aunque por encima de todo destacará en el recuerdo del lector el curioso paradig-ma de la sagacidad protagonizada este personaje de fuerte personalidad, y que encontrará el contrapunto en su insepa-rable compañero el doctor Watson, na-rrador de sus peripecias.

❑ Dar la palabra se nos presenta en estas páginas como el más sincero y fuerte compromiso que una persona puede ad-quirir con otra. A lo largo de la novela vamos viendo así cómo los distintos per-sonajes solicitan la palabra de otro como garantía de su respuesta en el asunto que les ocupa. Tal es el caso del cochero que lleva a los protagonistas hasta la casa de Thadeus Sholton, cuando pide a la seño-rita Morstan que le asegure que los caba-lleros que la acompañan no son policías. O en el juramento de Small a sus compa-ñeros la noche en que se apoderan del te-soro de Agra.

Sin embargo no todo el mundo mantiene su palabra, ni mucho menos, y la prueba está en el mayor Sholton, que rompe el acuerdo verbal adquirido en la prisión de las islas Andamán para apoderarse del tesoro.

❑ El compañerismo aparece en estas no-velas encarnado sobre todo en el fiel doctor Watson, que acompaña a Holmes hasta en las circunstancias más peligro-sas, hasta el punto de que llega a arries-gar su propia vida con el fin de ayudar a su amigo. Y también movido por dicho compañerismo, manifiesta seriamente su sincera preocupación por la adicción de Holmes a las drogas.

❑ La modestia es también un valor exhi-bido por Holmes a lo largo de la histo-ria, y queda patente sobre todo a la hora de adjudicarse los éxitos que va cose-chando. En realidad, incluso parece que le molesta la popularidad, no solo por-que esta le impide pasar inadvertido por las calles de Londres, sino porque en el fondo lo único que él busca es la satis-facción personal al solucionar los dife-rentes misterios.

Holmes nunca pretende llevarse los lau-reles que al final coronan la cabeza de Athelney Jones; al contrario: él mide su perspicacia y dotes deductivas con el fin de aportar la solución a los enigmas. Ese es el aspecto de la investigación que le interesa, la fama se encuentra pues en un relegado segundo plano.

TUS LIBROS SELECCI

ÓN

EL SIGNO DE LOS CUATRO

(4)

¿C

ONOCES A

S

HERLOCK

H

OLMES

?

Aunque nuestros alumnos nunca hayan leído ninguna novela de la serie escrita por Conan Doyle sobre el famoso inves-tigador, seguro que les suena el nombre de Sherlock Holmes: tal vez hayan visto alguna película sobre sus casos en el cine o la televisión, o quizá hayan oído ha-blar de él a sus padres o amigos.

Pues bien, para situarnos en el personaje que nos ocupa, en esta primera actividad les pediremos un pequeño esfuerzo para recordar aquellas características que les parezcan más relevantes de este persona-je tan famoso. Sería interesante que entre todos indicaran algunas pistas sobre: ❑ Su forma de vestir.

❑ Los elementos que con los que siempre se le ha relacionado.

❑ Esa famosa frase que se le atribuye («Elemental...»), y que no aparece en las novelas de Doyle, al menos en esta. ❑ Su fiel compañero y amigo de fatigas. ❑ La época en la suceden sus aventuras. ❑ La ciudad en la que reside, y que

tam-bién se convierte en protagonista de las historias.

❑ Algunos casos que puedan recordar solucionados por él.

❑ Y cualquier otro dato relacionado con este personaje universal.

¿E

S LA

I

NDIA UN MISTERIO PARA NOSOTROS

?

Como se puede ir viendo a lo largo de la lectura, en esta apasionante novela apa-recen numerosos personajes y reseñas de lugares que corresponden a una de las zonas geográficas más interesantes del mundo: la India. Aunque tal vez noso-tros no conozcamos demasiados datos sobre ella...

Para solucionarlo y que nos resulte más sencillo situarnos en la lectura y com-prender lo que nos cuenta, procedere-mos de forma parecida a la actividad anterior. Pero en esta ocasión no solo contaremos con nuestra memoria: tam-bién podemos buscar datos en enciclo-pedias, libros diversos y a través de in-ternet. Y para que resulte más rápido y sencillo, nos repartiremos la tarea entre toda la clase.

Nos dividiremos en grupos de cinco, y cada uno de ellos estará encargado de documentarse sobre un tema relacionado con la zona: cultura, fauna, accidentes geográficos, monumentos, su gente... Una vez que cada grupo tenga definidas unas cuantas características sobre su tema, expondrá en público sus conclu-siones. Así, de un modo ordenado, po-dremos dar paso a un coloquio en donde cada uno muestre sus curiosidades y du-das sobre este país.

De este modo, sabremos algo más sobre una de las cunas más importantes de la cultura universal. También sería intere-sante mostrar algunas fotografías para

EL SIGNO DE LOS CUATRO

TUS LIBROS SELECCI ÓN

A C T I V I D A D E S

ANTES

D E L A L E C T U R A

(5)

EL SIGNO DE LOS CUATRO

TUS LIBROS SELECCIÓN

ilustrar los datos que vayamos aportan-do, e incluso podemos decorar con ellas la clase, para recordarnos este escenario mientas leemos la novela.

U

N CLÁSICO CON PROBLEMAS MUY ACTUALES

Una vez leída la novela, un texto de más de cien años, nos centraremos en algunos de los temas tan actuales que trata. Y un buen ejemplo de ello es la primera esce-na, que nos muestra a un Holmes desco-nocido, adicto a la cocaína, algo que po-siblemente ninguno hubiera sospechado antes de su lectura.

En relación con esta idea, retomaremos el texto de la página nueve para entablar un debate sobre el tema, en el que cada uno exprese de manera libre y espontá-nea sus opiniones.

Para ello, seguiremos un hilo conductor dirigiendo a la clase las siguientes pre-guntas:

❑ ¿Habíais imaginado que el famoso in-vestigador fuese adicto a la cocaína? ❑ ¿Qué imagen teníais hasta el momento

de Sherlock Holmes?

❑ ¿Se parece en algo a la imagen habi-tual que se pueda tener de un cocainó-mano?

N

OS CONVERTIREMOS EN INVESTIGADORES

Dividiremos la clase en varios grupos; cuatro sería lo ideal. Una vez compuestos los equipos, cada uno recreará por escrito un acto delictivo, ya sea un asesinato o un robo, lo que se prefiera. El caso es re-crear el aspecto que mostraría la escena del crimen o robo. Para ello puede inspi-rarse en casos conocidos o presenciados en películas o series de televisión.

Una vez elegido nuestro delito, pensare-mos el móvil, los motivos que han lleva-do al culpable a cometer este acto. A continuación, detallaremos el modo en que ha sido cometido y los rastros que el culpable ha dejado tras de sí. Cuando tengamos claras estas cosas, nos pondre-mos manos a la obra.

Lo primero será especificar los detalles que componen la escena del delito: si hay huellas, si encontramos cerraduras forza-das, ventanas rotas, restos de cabellos o fibras ajenas al lugar del crimen, si apa-rece algún objeto que el delincuente haya dejado olvidado y que nos facilite pistas para la resolución del misterio... Y así, todos aquellos detalles que sirvan para concretar al máximo el «decorado». Por último, pensaremos en posibles testi-gos y presuntos culpables: familiares, amigos, enemigos... En fin, todo aquello que rodea un verdadero caso para un de-tective.

La finalidad de esta labor preparatoria será realizar una dramatización de la es-cena en clase. Para ello, todos los grupos

DESPUÉS

(6)

EL SIGNO DE LOS CUATRO

TUS LIBROS SELECCIÓN

excepto uno saldrán del aula; el que per-manezca dentro recreará el escenario del delito que ha tramado. Una vez plasma-dos los detalles del caso en la escena, se hará pasar a los demás grupos. Cada uno de ellos, observando las pistas, apuntará su hipótesis sobre lo sucedido, intentando averiguar el máximo posible de detalles. Así comprobaremos las diversas lecturas que un sagaz investigador puede realizar ante el escenario del delito.

M

ÉTODOS DE UN ASESINO

Aunque no pretendemos que los alum-nos se pongan en la piel de alguien que asesina a otra persona, con esta activi-dad pretendemos despertar su interés so-bre uno de los lados más oscuros del ser humano: el crimen.

Para ello, en primer lugar tendrán que extraer de la novela los fragmentos que reflejen los asesinatos que en ella se rela-tan. Con ellos realizaremos una breve puesta en común donde se expongan aquellos que han resultado más curiosos o han llamado más la atención.

A continuación, les pediremos que echen mano de la memoria y recuerden todos aquellos modos de matar sobre los que alguna vez hayan leído o visto en el cine. Para ello podrán acudir a noticias de los periódicos, por ejemplo, y extraer los da-tos más relevantes que reflejen. Acto se-guido, los clasificarán según los siguien-tes apartados:

❑ Asesinatos sofisticados: esos que apa-rentemente no dejan huella.

❑ Asesinatos con artilugios históricos: aquellas armas que se empleaban en el pasado.

❑ Asesinatos legales: formas de ejecu-ción que utilizan la ley o los gobier-nos.

❑ Asesinatos violentos: suelen ser los más frecuentes a nuestro alrededor, con armas actuales.

❑ Asesinatos masivos: aquellos ejecuta-dos por los ejércitos en acontecimien-tos bélicos.

Por último, entre todos haremos una pe-queña reflexión sobre la violencia: ¿así se soluciona algo?

S

OLUCIONAD EL MISTERIO

P

ONDICHERRY

La mansión Pondicherry, donde vivió y fue asesinado Bartholomew Sholton, perteneció a su padre, el mayor Sholton. Pondicherry es una ciudad del sureste de la India, puerto marítimo e industrial, antigua capital de la India francesa. Fue adquirida por Francia en 1674, y ocupa-da por el ejército holandés en 1693, has-ta su devolución en 1697. Los británicos la ocuparon tres veces en el siglo XVIII,

pero de nuevo fue recuperada por Fran-cia. Otra vez Gran Bretaña la tomó en 1803, hasta 1814.

Finalmente Francia abandonó Pondi-cherry en 1954, y fue cedida definitiva-mente a la India en 1956. Durante un tiempo formó parte del estado de Ma-drás, pero en 1962 se incorporó al Terri-torio de Pondicherry.

(7)

TUS LIBROS SELECCIÓN

EL SIGNO DE LOS CUATRO

Con estos datos, y tras haber leído la no-vela, comprobaremos que algunos de los hechos de la historia guardan cierto pa-recido con los acontecimientos históricos de la ciudad. Así pues, intentaremos lle-gar al fondo de este paralelismo:

❑ ¿Por qué creéis que se ha elegido para la mansión el nombre de la ciudad? ❑ ¿Qué ha querido destacar el autor con

ello?

❑ ¿Qué relación hay entre la historia de la ciudad y los acontecimientos que suceden en la mansión?

❑ ¿Qué historia arrastran los personajes?

¿H

AN CAMBIADO MUCHO LOS INVESTIGADORES

?

Según Holmes, un detective tiene que contar con tres facultades esenciales: ca-pacidad de observación, deducción y co-nocimientos.

Pero los investigadores que contempla-mos hoy en día a través de las novelas o el cine no encajan exactamente en el per-fil de Holmes, tal vez porque su figura se ha ido adaptando a las necesidades de los tiempos que corren.

Si os gustan las novelas o las series de policías y detectives, podéis comentar si estáis de acuerdo con esa opinión de Holmes, y hasta qué punto sigue siendo válida en nuestro tiempo:

❑ ¿Son necesarias esas tres facultades para rastrear un misterio?

❑ Y ¿son suficientes?

❑ ¿Qué otras características destacaríais en los investigadores de hoy en día? ❑ ¿Creéis que Holmes y su manera de

actuar ante un caso tendrían cabida en una investigación actual, con métodos y delincuentes modernos?

Precisamente, para comprobar cuánto han cambiado los tiempos, pediremos a los alumnos que se reúnan en grupos de cuatro o cinco para realizar una simula-ción actual del caso de esta historia. ❑ En primer lugar, extraerán los datos

básicos que componen el misterio de Pondicherry.

❑ A continuación, los trasladarán a nuestra época.

❑ Después, con técnicas actuales, se con-vertirán en un Holmes con métodos modernos.

¿Cómo se desarrollaría entonces su in-vestigación? ¿Qué otros ingredientes po-drían añadir al desenlace de la historia? ¿Qué nuevo final inventarían para ella? Una vez elaboradas las distintas simula-ciones, los portavoces de cada grupo las presentarán ante el resto de la clase. ¿Ha cambiado mucho la historia una vez trasladada al siglo XXI?

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :