Ensayo- j.m. Arguedas

10  52  Descargar (0)

Texto completo

(1)

ENSAYO ENSAYO

JOSÉ MARÍA ARGUEDAS: “ENCUENTRO DE DOS

JOSÉ MARÍA ARGUEDAS: “ENCUENTRO DE DOS MUNDOS”MUNDOS”

INTRODUCCIÓN: INTRODUCCIÓN:

José María Arguedas, es uno de esos escritores peruanos que nos pintan cuadros José María Arguedas, es uno de esos escritores peruanos que nos pintan cuadros de la vida rural, campesinas, comunitaria, así como el proceso de adaptación del de la vida rural, campesinas, comunitaria, así como el proceso de adaptación del nativo o indígena afuera de su territorio, es decir su traslado de la sierra a la costa, nativo o indígena afuera de su territorio, es decir su traslado de la sierra a la costa, con el consiguiente cambio de residencia y todo lo que ello implica.

con el consiguiente cambio de residencia y todo lo que ello implica.

En el presente trabajo, intento penetrar en la visión de Arguedas, tomando como En el presente trabajo, intento penetrar en la visión de Arguedas, tomando como materia prima su obra póstuma

materia prima su obra póstuma El Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo El Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo ..

Como objetivo me propongo lo siguiente: Como objetivo me propongo lo siguiente:

1.

1. Entender la concepción de Entender la concepción de Arguedas respecto al proceso de Arguedas respecto al proceso de migración ymigración y acomodación de los migrantes en el nuevo lugar de residencia.

acomodación de los migrantes en el nuevo lugar de residencia. 2.

2. Entender el embate del Entender el embate del proceso de industrialización y proceso de industrialización y del enrarecimientodel enrarecimiento rural, generado precisamente por los movimientos migratorios, y

rural, generado precisamente por los movimientos migratorios, y 3.

3. Ubicar la Ubicar la novelística arguediana novelística arguediana en el en el contexto literario contexto literario nacional.nacional.

Evidentemente que la tarea no es fácil. Los autores que estudian y estudiaron la Evidentemente que la tarea no es fácil. Los autores que estudian y estudiaron la producción de Arguedas, coinciden en señalar la complejidad del mismo, toda vez producción de Arguedas, coinciden en señalar la complejidad del mismo, toda vez que sus producciones giran sobre lo novelesco, la crónica y la interpretación que sus producciones giran sobre lo novelesco, la crónica y la interpretación antropológica de las motivaciones que lo llevan, justamente, a presentar su antropológica de las motivaciones que lo llevan, justamente, a presentar su producción literaria.

producción literaria.

BREVE RESUMEN DE SU BIOGRAFÍA: BREVE RESUMEN DE SU BIOGRAFÍA:

 Arguedas

 Arguedas nació nació en en Andahuaylas, Andahuaylas, departamento departamento de de Apurímac Apurímac es es un un reconocidoreconocido escritor, antropólogo y maestro peruano, Arguedas (1911-1969), calificado como escritor, antropólogo y maestro peruano, Arguedas (1911-1969), calificado como uno de los más altos exponentes de la literatura latinoamericana del siglo XX, vivió uno de los más altos exponentes de la literatura latinoamericana del siglo XX, vivió en carne propia, y de manera muy intensa, el conflicto entre culturas enfrentadas, en carne propia, y de manera muy intensa, el conflicto entre culturas enfrentadas,

(2)

sujetas a unos patrones que dividían el mundo en dos mitades: la dominante, blanca, y la dominada, quechua. Dos mundos que confluyen en la vida y obra del autor, pues Andahuaylas, departamento de Apurímac, se ubica en la sierra del Perú; se hace más difícil su condición, dado que es hijo de padres blancos: su padre era abogado y su madre una figura distinguida en la región.

Sin embargo, la temprana muerte de su madre, cuando él contaba tan sólo tres años, produjo una orfandad que propició un hecho clave en su trayectoria vital: el acercamiento al mundo de los indios quechuas, entre los que se crió en comunidades indígenas del sur de Ayacucho y de quienes aprendió el quechua como lengua materna y la asumió la cosmovisión andina como forma de entender  y vivir la vida.

Sus años escolares iniciales lo hizo en la escuela del pueblo, para posteriormente trasladarse a la ciudad, pero más adelante a Lima. Allí, conjugó su vida entre lo citadino y los rural, y esta experiencia de vida con su trayectoria profesional, que la encauzó hacia la antropología. Fue Catedrático de antropología en la Universidad de San Marcos y en la Universidad Agraria, en las que impartió lengua quechua, antropología y etnología. Fue también Director de la Casa de la Cultura (1963-64) y Director del Museo Nacional de Historia (1964-66).

 Arguedas fue, antropólogo, educador, investigador de la cultura de los pueblos (etnólogo) y como tal dejó sus obras : Formación de una cultura nacional  indoamericana ; Señores e indios ; Indios, mestizos y señores , y Nosotros los  maestros.

Dentro de su producción literaria figuran obras como El Sexto, Agua, Los ríos  Profundos, Todas las Sangres , por mencionar algunos. En los dos últimos se hace

notoria su concepción regionalista y vinculada al campo, a los indígenas, conceptos que los aprendió de niño, cuando convivía con ellos. Remarca su ideología, sus formas de actuar, su entrañable apego a la tierra. Utiliza un lenguaje que pretende demostrar la calidez y profundidad de sus conceptos, pero

(3)

comprueba que con el castellano ello no es tan posible. Es un primer conflicto de comunicación que tiene, el mismo que, al final, lo impulsará a su muerte.

Finalmente, tras diversas crisis nerviosas sufridas a lo largo de su vida, el 28 de noviembre de 1969 intentó suicidarse disparándose un tiro en la cabeza, incapaz de seguir viviendo en un mundo que le dolía profundamente. José María Arguedas murió días después, el 2 de diciembre del mismo año.

EL CONFLICTO ARGUEDIANO

Fue al ingresar como estudiante en la Universidad de San Marcos cuando  Arguedas inició su producción literaria. Al leer a escritores peruanos como Enrique

López Albújar o Ventura García Calderón, considerados como escritores indigenistas, Arguedas sintió que se estaba describiendo al indígena de una forma falsa y deformada, totalmente ajena a la realidad que él había conocido desde niño y que había estudiado como antropólogo.

La manipulación que percibe Arguedas en cuanto a la representación de la cultura andina y sus gentes fue lo que le impulsó a escribir, con la intención de reflejar el mundo indígena que él sí había vivido y conocía de primera mano, a raíz de una convivencia muy directa.

 Arguedas hace uso de su conocimiento etnográfico a la hora de crear obras de ficción en las que se hallan certeras descripciones de ritos, costumbres y modos de pensamiento andinos.

Su narrativa remite a lo vivido, lo visto, lo oído, más que a lo leído, lo enciclopédico. Él mismo afirmaba: “Conozco el Perú a través de la vida”, y se llegó a definir como un “novelista nutrido más de su propia experiencia que de las cuidadosas lecturas”. Pensamos que se hace necesario considerar la producción narrativa del autor de manera paralela a su escritura etnográfica, hasta el punto de

(4)

hablar de ellas como complementarias en más de un sentido. Hay una profunda mirada etnográfica que unifica la obra arguediana, en la que el autor-etnógrafo representa, a la vez, al observador y al observado. Un autor-etnógrafo siempre preocupado por la cultura y sus muchos rostros en un país plural como Perú.

De hecho, la entrega de Arguedas a la reivindicación de la vida cultural andina le llevó a seguir un camino doble: el de la investigación antropológica y el de la literatura. Y no es sólo que la senda literaria y la antropológica estén interconectadas en la obra de Arguedas, sino que verdaderamente no se entiende una sin la otra.

José María Arguedas personifica, como ningún otro, la experiencia vital y artística del hombre desgarradamente situado entre dos mundos: el occidental y el indígena, que conllevan diversas formas de expresión cultural. Él, sin serlo por  nacimiento, se sintió quechua en el alma. Y es eso lo verdaderamente importante para la comprensión profunda de su trayectoria vital y artística, intensamente transcultural. La narrativa arguediana abrió una senda por la cual la realidad andina comenzó a ingresar con dignidad en el campo de la cultura peruana. Este es uno de sus aportes más importantes. Arguedas superó el regionalismo, trascendió el indigenismo literario y sus parámetros, logró crear una narrativa crítica, evolutiva e innovadora, vertebrada por la experiencia vital y la profunda conciencia social. Por ello, Arguedas es sin duda el mejor ejemplo de literatura transcultural en las letras latinoamericanas. Supo fusionar la expresión artística y la realidad del Perú y es uno de los autores más importantes en lo que respecta a la supervivencia de las culturas indígenas en América Latina, en la compleja dinámica entre la tradición y la modernidad. Pues para Arguedas la modernización nunca fue un fenómeno opuesto a la tradición y su supervivencia.

En “No soy un aculturado”, el discurso que pronunció al recibir el Premio Inca Garcilaso en 1968, y que después, por expreso deseo del autor, fue publicado en la edición, ya póstuma, de El zorro de arriba y el zorro de abajo, condensó un

(5)

espléndido resumen en tomo a su vida y su proyecto narrativo, en consonancia con la experiencia cultural que le marcó para siempre y que consideró como infinita fuente de creación: su vivencia entre culturas, sabiéndose parte de ambos mundos y mediador entre ellos.  Afirmó: “Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como un demonio feliz habla en cristiano y en indio, en español, y en quechua”.

“EL ZORRO DE ARRIBA Y EL ZORRO DE ABAJO” 

Es la obra póstuma de Arguedas. Tiene como escenario el puerto costeño de Chimbote, esta novela refleja la desgarrada adaptación de los serranos al mundo costeño, violento, corrupto y ajeno. La novela, quebrada por todos los lados, alterna fragmentos del diario del autor con los capítulos de la escritura que sueña con ser novela. Además, emotivamente, este texto se presenta como la palabra que antecede al silencio de Arguedas: su suicidio.

Chimbote es, en los años sesenta, principal escenario de un boom económico sin precedentes en el Perú, el de la pesca. La concentración de capitales nacionales y extranjeros, que trae consigo la ilusión o la posibilidad de puestos de trabajo y de enriquecimiento rápido, provoca una ola de inmigración impresionante: pescadores, aventureros, predicadores religiosos y, ante todo, decenas de miles de ex-campesinos empobrecidos de la sierra latifundista de ese entonces.

Como antropólogo, y como parte de sus labores investigadoras en la Universidad  Agraria (Lima), Arguedas lleva a cabo una labor de investigación etnográfica en Chimbote (ciudad costeña con multitud de fábricas de harina de pescado), y de ese modo registra el encuentro conflictivo entre gentes de condición social, procedencia geográfica, cultura e idioma distintos. Arguedas empleó sus textos etnográficos para la novela que estaba elaborando, hasta el punto de que en algunos pasajes utilizó las transcripciones de sus entrevistas de campo con informantes chimbotanos. En el texto crea una variedad inmensa de voces y

(6)

discursos que constantemente interfieren entre sí y conforman la textura plural de la novela que pretende escribir.

De hecho, el relato está tiene dos partes y un epílogo, intercalado con cuatro diarios que documentan la crisis existencial de Arguedas y sus esfuerzos para finalizar la novela. Diarios que son una excepcional fuente de documentación personal y de ficción.

En el Primer Diario (10/05/1968) inicia su relato indicando la crisis existencial que vivía. “En abril de 1966, hace ya algo más de dos años, intenté suicidarme... y estuve casi cinco años neutralizado a para escribir . (…) Se me dicho hasta la saciedad que si logro escribir recuperaré la sanidad. (…) Voy a tratar, pues, de mezclar, si puedo este tema que es el único cuya esencia vivo y siento como para poder trasmitirlo a un lector; voy a tratar de mezclarlo y enlazarlo con los motivos elegidos para una novela que, finalmente, decidí bautizarla: “El zorro de arriba y el zorro de abajo”; también lo mezclaré con todo lo que en tantísimos instantes medité sobre la gente y sobre el Perú, sin que hayan estado específicamente comprendidos dentro del plan de la novela”. Así empieza El zorro de arriba y el  zorro de abajo. En su relato muestra, ante todo, una poderosa originalidad en la

composición, que mezcla ficción y realidad a través de dos tipos de enunciados, dos hilos que se entrelazan: por un lado los diarios de Arguedas, textos testimoniales cuyo narrador es el propio autor, que escribe como terapia para superar la crisis que le embargaba en esos momentos, por otro lado, los capítulos narrativos dedicados al bullicioso puerto de Chimbote, donde retrata los cambios económicos y socio-culturales que arrasan al Perú como nación del Tercer Mundo; ciudad , de barriadas marginales y extremadamente pobres, prostíbulos, pescadores de vida dura, empresarios que aprenden modernos modos de producción, locos, tuberculosos y sacerdotes yanquis. Ciudad en la que, pese a las parcas condiciones de vida, los emigrados andinos mantienen, y transforman, parte de su cultura popular, sus bailes y su música.

(7)

En la narrativa, confluyen muchos aspectos de la vida nacional: la industrialización, la degradación humana en situaciones extremas (pobreza, prostitución, locura, enfermedad, muerte), la supervivencia de la cultura popular, la coexistencia de la racionalidad y el pensamiento mítico andino, la pervivencia e interrelación entre lenguas, el neoimperialismo de las grandes potencias. Realidades que van transformando sin pausa y con prisa el rostro cultural de las comunidades indígenas y campesinas que habían podido conservar sus costumbres de manera relativamente estable durante siglos. Y, ante todo esto,  Arguedas creyó en la comunicación intercultural, en la posibilidad de preservar la

cultura, transculturizándola. Junto a su querencia profunda por la cultura quechua, no ignoraba las innovaciones geopolíticas, económicas, tecnológicas y socioculturales.

¿Qué elementos son los que expresan la irrupción de la cultura andina en El zorro  de arriba y el zorro de abajo?  Por una parte, en la novela registra la dolorosa

adaptación de los serranos al mundo de los trabajadores costeños, un mundo violento, en crisis, que busca el diálogo pero halla miseria y enfrentamiento.  Arguedas asienta la narrativa en símbolos de origen quechua, parte indesligable

de la cosmovisión andina, voceados por los campesinos quechuas que han migrado a Chimbote y en ese entorno hostil y extraño deben vivir y trabajar. Los rituales populares quechuas también quedan trasladados a la ficción, especialmente cuando en el tercer capítulo se produce un diálogo entre dos personajes (un visitante misterioso, el zorro Diego, y el ejecutivo harinero don  Ángel Rincón Jaramillo) . En la obra se constata la proliferación casi ilimitada de oposiciones derivadas del sistema dualista andino, pues la narrativa se articula desde la confluencia entre los elementos: arriba y abajo, sierra y costa, oral y escrito, autóctono e importado, pensar mítico y racionalidad, autobiografía e historia, lo trágico y lo cómico, vida y muerte.

 Al escoger un referente costeño y presentarlo a través de discursos representativos de las más variadas capas sociales, especialmente las populares

(8)

y de origen andino, Arguedas realza la estrechez de perspectiva que caracteriza en general a la narrativa urbana peruana de su época.

En su carta a Gonzalo Lozada (Epílogo), Arguedas resalta la conjunción de los dos mundo por el que transita la novela. Dice: “Allí están, por ejemplo, cuatro hombres indohablantes que por la diferencias de sus orígenes y destinos se expresan y llegan a ser en la ciudad puerto industrial distintos castellanos aunque de procreación semejante; y se encaminan, unos más definidos que otros. Y están también, dos ciudadanos criollos, porteños, muy contrapuestos: “libre” el uno, Moncada; amancornado el otro, Chaucato. Así es… Y hay unos cuantos más, a medio hacer; aparte de los Zorros, sus andanzas y palabras.

Su obra se ha actualizado enormemente, pues las ciudades peruanas se han “serranizado” de manera progresiva e imparable con la llegada de grandes cantidades de antiguos campesinos de origen andino que migran a los núcleos urbanos para labrarse un futuro. En las últimas décadas, en la costa y especialmente en Lima, la población bilingüe de origen serrano, alfabetizada en español y perteneciente a las capas populares de la sociedad, ha aumentado considerablemente.

Los diferentes cuadros presentados en la narración confirman el proceso de “integración”. De allí que el mismo Arguedas, en el ¿Último Diario? Afirma “…Quizá conmigo empieza a cerr arse un ciclo y a abrirse otro en el Perú”.

Martin Lienhard, es uno de los estudiosos que ha profundizado en la producción arguediana. En un reportaje publicado en el diario La República (14/08/2011, con motivo del Centenario del nacimiento de Arguedas), dijo: Si uno lee, por ejemplo, El zorro de arriba y el zorro de abajo, no tiene nada que ver con el pasado. Es el presente más presente y visionario. Incluso hoy está totalmente abierto ese presente… uno podría pensar es que, en el fondo, Arguedas es el único rival en el panorama de la literatura peruana. Lienhard destaca que Arguedas añade algo, un

(9)

elemento diferencial que constituye su valiosa aportación: la presencia de lo mítico, distinto a la racionalidad occidental, que proporciona la posibilidad de un orden distinto. Arguedas presenta la realidad urbana de una ciudad del Tercer  Mundo, y ante todo consigna la profunda heterogeneidad que la caracteriza.

 Arguedas elaboró un lenguaje literario experimental en cuyo espacio se refleja la situación del Perú contemporáneo, construido en el legado de dos tradiciones totalmente diferentes: la cultura oral del pueblo quechua y la cultura occidental europea. José María Arguedas, que vivió personalmente esta convivencia, intenta armonizar su carácter conflictivo por medio de su oficio de escritor. Dicho afán se manifiesta no sólo en su obra literaria, sino también en trabajos ensayísticos sobre cultura, etnología y lengua.

En definitiva, en su último texto Arguedas registró, creativa y etnográficamente, la imparable migración indígena y la consiguiente babelización de la ciudad en un país como Perú, culturalmente heterogéneo y con grandes desequilibrios económicos entre unos grupos y otros. Arguedas era realista, conocía de primera mano la cotidianeidad multicultural asimétrica que existía en el Perú; la conocía vivencialmente por su extensos recorridos, distinguía entre el centro (hispano, universitario, blanco) y la periferia (andina, popular, quechua), como antropólogo serio y buen conocedor de su oficio. Y en la observación de la propia realidad,  Arguedas halló reductos de comunicación intercultural: el desarrollo de la

coexistencia en las ciudades peruanas de culturas, etnias y lenguas, no sin conflicto, pero posible. La cultura popular se transforma, pero en ningún caso desaparece: se transculturiza, manteniendo ciertos rasgos, adoptando otros nuevos y creando a partir del encuentro.

Desde esa creencia, Arguedas trató de describir y representar el Perú en toda su compleja diversidad y con todas sus contradicciones, sin marginalizar o excluir a ningún grupo. Podemos aprender mucho de este legado, que, cuanto más tiempo pasa, más coloca a Arguedas en un lugar excepcional.

(10)

CONCLUSIONES

1. Arguedas, en base a su conocimiento de los movimientos poblacionales, las necesidades y el empobrecimiento de los hombres de campo, además de los atractivos de las ciudades, en base al desarrollo industrial, explica el proceso migracional de la sierra a la costa, así como del campo a la ciudad. La situación actual del país, con ciudades costeñas altamente densas, no son sino un reflejo de lo que ya percibía Arguedas por la década de los cincuenta del siglo pasado.

2. El proceso de industrialización, que mayoritariamente se produce en las áreas costeras (en este caso Chimbote), trae consigo una serie de nuevas formas de comportamiento laboral, social, económico, generando en los hombres cambios conductuales desconocidos para muchos. El manejo dinerario, su uso en actividades poco lícitas e inmorales, provocan profundas contradicciones entre los hombres que acostumbrados a vivir en el campo, se nutren de los usos, costumbres, tradiciones ancestrales. Consecuentemente, la industrialización se concibe como un factor de trastorno social en los migrantes, especialmente los provenientes de la serranía peruana.

3. La novela arguediana, en especial El Zorro de arriba y el Zorro de abajo ,

constituye una producción que rompe con el esquema clásico de la novelística mundial. Se observa el uso de un lenguaje literario experimental en cuyo espacio se refleja la situación del Perú contemporáneo, construido en el legado de dos tradiciones totalmente diferentes: la cultura oral del pueblo quechua y la cultura occidental europea. Intenta armonizar su carácter  conflictivo por medio de su oficio de escritor. Dicho afán se manifiesta no sólo en su obra literaria, sino también en trabajos ensayísticos sobre cultura, etnología y lengua.

BIBLIOGRAFÍA:

 ARGUEDAS, José María (2007). El Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo. Lima: EDILIPE JOEAL E.I.L.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :