• No se han encontrado resultados

La presencia de Cosima Wagner en los escritos de juventud de F. Nietzsche.

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2020

Share "La presencia de Cosima Wagner en los escritos de juventud de F. Nietzsche."

Copied!
15
0
0

Texto completo

(1)

1

La presencia de Cosima Wagner en los escritos de juventud de F. Nietzsche.

NIETZSCHE CON WAGNER, NIETZSCHE CONTRA WAGNER VI CONVEGNO INTERNAZIONALE

PISA, 4-6 GIUGNO 2013 Università di Pisa, Polo Carmignani.

Cuando nos planteamos la cuestión Nietzsche con Wagner y/o Nietzsche contra Wagner, hay un matiz en esta relación que a veces pasa desapercibido. Se trata del enigmático papel que juega Cosima Wagner en esta amistad, un papel de mediación muy activo que se aprecia cuando se lee la Correspondencia de Cosima con Nietzsche y sus Diarios. Estos, que son una continuación de la biografía de Wagner y que abarcan desde 1869 hasta la muerte del músico en 1883, nos proporcionan claves importantes para comprender la importancia de Cosima en la primera época de Nietzsche.

El análisis de esta relación es complejo, pues nos falta un elemento esencial que pudiera restablecer un equilibrio entre las dos perspectivas: las cartas de Nietzsche a Cosima, cerca de 92 destruidas, probablemente, por su hija Eva Wagner, después de la publicación de los escritos de Nietzsche contra Wagner. La propia Cosima para justificar tal destrucción ante la hermana de Nietzsche, Elisabeth, le confesaba que en Wahnfried, su residencia en Bayreuth, se destruía siempre toda correspondencia.

No obstante, con los datos que tenemos, podemos constatar ese papel de mediadora y el papel decisivo que juega en el que ella llama el “primer Nietzsche”, es decir, en los primeros años de su carrera académica. Franz Beidler, nieto de Cosima e hijo de Isolda1, no duda en señalar la fascinación que Nietzsche siempre tuvo por su abuela: “cada aparición femenina en la vida de Nietzsche, siempre tuvo como referencia el tipo de mujer que representaba ella”. Y Curt P. Janz, en su cuidada biografía sobre Nietzsche, llega a decir que “Cosima se convirtió en la mujer más importante en la vida de Nietzsche y que no nos resulta fácil tomar conciencia de la importancia y el peso de una relación tan decisiva”.

(2)

2

hablar de la tragedia de la vida humana, de los griegos, de los alemanes, de planes y aspiraciones. Nunca, ni antes ni después, he vuelto a encontrar en la conversación de tres personas tan diferentes una armonía tan maravillosa como esta; cada uno tenía sus propias notas, su propio tema, y lo acentuaba con todas sus fuerzas, y ¡qué armonía tan maravillosa! Cada una de estas naturalezas singulares estaba en las alturas, iluminaba en su propio resplandor, y ¡ninguno hacía sombra al otro”!1

Estos testimonios plantean, sin embargo, de entrada algunos interrogantes: ¿Nietzsche vio en Cosima la puerta de acceso hacia el gran genio? ¿Encontraba en ella una interlocutora más afín a su sensibilidad que el terror reverencial que sentía el discípulo por el maestro? ¿Se aprovechó Cosima de Nietzsche tratando de ganárselo para la causa de Bayreuth? ¿Fue Nietzsche un hombre subyugado al servicio de los planes de los Wagner? 2¿El llamado “Idilio de Tribschen”3 fue en realidad un idilio o un encuentro de conveniencias, de intercambio de ideas en el que todos tenían mucho que ganar?

Es un hecho, que en el marco de la época de Tribschen se gestaron muchas de las ideas de Nietzsche y de Wagner de aquel momento, por ejemplo las que aparecen en El nacimiento de la tragedia del primero y en el Beethoven del segundo. Cuando en Ecce Homo hace Nietzsche un balance de aquella época no duda en poner Tribschen como uno de los momentos más importantes en su vida: “Poco valen el resto de mis relaciones humanas; mas por nada en el mundo quisiera sacar yo de mi vida los días de Tribschen, días de confianza, serenidad, de azares sublimes de instantes profundos4.

Nietzsche fue en 23 ocasiones el huésped privilegiado5 de los Wagner y allí pasó “los mejores y más sublimes instantes” de su vida.6 La intimidad y la confianza que le tributaron sus anfitriones tienen algo de excepcional. Cosima tuvo que ser consciente desde el principio del atractivo que ejercía sobre Nietzsche. Es posible que en aquellos momentos de aislamiento, Nietzsche fuera para ella un motivo de liberación y al mismo tiempo la

1

Elisabeth Föster-Nietzsche, Der junge Nietzsche. Leipzig: Kröner, 1913, p. 256. Ver también la monografía de Elisabeth Nietzsche sobre la relación Nietzsche-Wagner: Wagner und Nietzsche zur Zeit ihre Freundschaft. Erinnerunsgabe zu Friedrich Nietzsche 70. Geburstag den 15. October 1914.

(3)

3

ocasión para poder expresar libremente sus pensamientos frente a un joven profesor al que trataba de proteger. Ese sentimiento de protección se puede apreciar, por ejemplo, en uno de los momentos tal vez más significativos de esa alianza afectiva, cuando Nietzsche parte para la guerra franco-prusiana7. El desgarro emocional que le embarga esa decisión tan personal, y los recursos persuasivos para que desista de esa idea, son un claro exponente de ese sentimiento protector. que proyectó Cosima desde el principio sobre él.

Desde el punto de vista intelectual se convirtió, en los años de Basilea de Nietzsche, en su más directa confidente en relación a sus proyectos y sus escritos. En sus cartas Cosima comenta pormenorizadamente los trabajos que le va enviando Nietzsche, le hace observaciones, le sugiere lecturas, analiza con Wagner sus escritos. Es cierto que Nietzsche le abre a ella el fascinante mundo griego, un mundo de hombres heroicos, que Cosima le agradece diciéndole: “Su intuición sobre las cosas griegas se ha convertido para mí en el hilo conductor de un mundo, que de otro modo hubiera sido un eterno laberinto irreconocible”8. El propio Wagner se hace eco de esa familiaridad hasta el extremo de que llega a confesar en un tono adulador que9: “Según las palabras exactas de mi mujer, usted es el único beneficio que me ha proporcionado la vida”.

Cosima estuvo también próxima a los problemas cotidianos de Nietzsche. Por ejemplo, la preocupación por el estado de su salud se hace ostensible también desde el principio, hasta el punto de llegar a relacionar su estado anímico con la influencia de Schopenhauer: “Por la tarde carta del Pr. Nietzsche, que nos alegra, puesto que su estado de ánimo nos había preocupado. Respecto a esto R. dice que teme que la filosofía de Schopenhauer pueda a la larga ser una mala influencia para la gente joven de esta clase, porque aplican su pesimismo, que es una forma de pensar y de contemplación, a su misma vida, y de ello se deriva una forma activa de desesperación”10. Pocos días después una carta de Cosima11 dirigida a Nietzsche recoge esa misma preocupación. Años más tarde, como veremos, ella establecerá una relación de causa y efecto entre su estado anímico y sus ideas.

(4)

4

novelas, libros de filosofía, etc. Cosima y Richard Wagner son los primeros críticos de Nietzsche, comentan y leen una y otra vez sus escritos y se convierten de esa forma en los primeros testigos de la evolución de las ideas del joven Nietzsche. Ese intercambio de ideas y de manuscritos será una constante en este periodo, de tal manera que se puede decir que todos los escritos de Nietzsche de su primera época, antes de Humano demasiado humano pasaron por las manos de Cosima. La mayoría de las veces fueron el regalo de Nietzsche para ella, en su cumpleaños y en navidad. Pero también Wagner quiso contar en esta época con la opinión de Nietzsche. Además de ofrecerle sus “Obras completas”, le envía los manuscritos de sus futuras obras, como por ejemplo Über Statt und Religion (“Sobre estado y religión”): “Así leí ayer un manuscrito que él me había confiado

Sobre el Estado y la religión12, un ensayo muy profundo, destinado a iluminar a su ‘joven amigo’ el pequeño rey de Baviera sobre su posición interior respecto al Estado y la religión”, escribe a su amigo Gersdorff13. Lo mismo hizo con el Beethoven14, “El arte de dirigir la orquesta”15 o “Sobre la definición de la ópera”16, e incluso le dejó revisar su propia autobiografía17, que en esos momentos le dictaba a Cosima. Nietzsche envió a Cosima libros de autores tales como Semper, Gervinus, Hartmann, Burckhardt, Hasse, etc., libros que luego comentaban, y que Cosima interpretaba desde su perspectiva culta pero no especializada.

(5)

5

Este intercambio de manuscritos nos permite, por lo tanto, seguir la evolución de los primeros escritos de Nietzsche, los distintos avatares, su intencionalidad y algunos comentarios fundados. Cosima se había convertido en su primera interlocutora, la que intuía el impacto de sus ideas y la que le motivaba para ir en una u otra dirección. No es extraño, por eso, que las cerca de veintitrés visitas que realizó a Tribschen, a la llamada por él “la isla de los bienaventurados”20, sean valoradas como “los resultados más apreciables” de su docencia en Basilea, considerada entonces su “nueva patria”, en la que había encontrado un padre y había descubierto en Cosima “la mujer que nunca más volvió a encontrar”.

2.- El nacimientode la tragedia. Primera contribución al proyecto wagneriano.

La publicación de El nacimiento de la tragedia, un libro que trata de legitimar científicamente las teorías del Maestro, Richard Wagner, y que necesariamente iba a tener consecuencias frente a los filólogos de la época por su heterodoxia, fue un acontecimiento en Tribschen y el punto más álgido de su amistad. El propio Nietzsche no duda en comunicar a su amigo Gersdorff aquella experiencia casi sublime: “Soy feliz de haber como petrificado para mí mismo en mi libro aquel mundo de Tribschen.”21. La acogida que tuvo en Tribschen la obra fue exultante. Cosima recoge en sus

Diarios cómo Wagner, con aire adulador y exagerado, proclamaba que era “el libro que yo hubiera deseado para mí”22, pues –dice - “no he leído nunca nada más bello que su libro”23. La propia Cosima se deshace en elogios:

¡Oh, qué hermoso es su libro! ¡Qué hermoso, qué profundo y qué audaz! […] No acierto a decirle el efecto sublime que me produce su libro, cuando usted constata con tanta simplicidad y veracidad lo trágico de nuestra existencia. […] ¡Usted ha encontrado las palabras más justas para las cuestiones más difíciles!24.

(6)

6

que él estaba en condiciones de juzgar la profundidad de unas ideas que las había visto aflorar ante sus ojos. Cosima está convencida de que “en él se ve a un hombre muy influido a su manera por las ideas de R.”26. Desde su perspectiva la obra era el primer resultado de esa alianza que se había establecido entre Wagner y Nietzsche, y que con el tiempo se rompería en aras de la libertad del propio Nietzsche. Sin embargo, Wagner, en un arranque casi profético, insistiría poco tiempo después en 1873 en el valor que tenía para él el contenido de la opera prima de Nietzsche: “llegará el tiempo en el que yo tendré que defender su libro contra usted. – He vuelto a leer el libro, y le juro por Dios, que creo que usted es el único que sabe lo que yo quiero”27.

Tantos elogios parecían algo esperado, pues al fin y al cabo, la obra de Nietzsche suponía la legitimación, desde instancias académicas, del drama musical wagneriano y una puerta abierta al destino de Bayreuth. Cosima describe en su Diario con todo lujo de detalles y con gran satisfacción la reacción de Wagner cuando recibió el libro, excitado y eufórico: “está feliz de haber vivido esto; dice que después de yo viene Nietzsche y luego Lenbach, quien pintó su retrato y observa que qué yerma hubiera sido su vida, si hubiese muerto hace diez años”28. Hasta tal punto Wagner considera importante el libro para sus ideas que exclama: “¡éste es el libro que he estado anhelando!”29. Todo ello demuestra la importancia que tenía Nietzsche para los Wagner en la época de Tribschen como su máximo valedor ante el mundo intelectual de la época: “nuestro amigo Nietzsche –confiesa Cosima- significa mucho para nosotros”30.

Por su parte, Nietzsche expresaba sus verdaderos sentimientos en la carta escrita a Wagner, que adjunta con el libro, y que viene a completar afectivamente el prólogo de su escrito: “En cada página encontrará que sólo intento agradecerle todo lo que me ha dado: sólo me atemoriza la duda de si he recibido siempre adecuadamente lo que usted me dio. Quizá algunas cosas podría hacerlas mejor alguna vez ‘más adelante’: y con ‘más adelante’ entiendo aquí el tiempo del ‘cumplimiento’, el periodo cultural de Bayreuth. Entretanto me siento orgulloso de haber quedado señalado y de que a partir de ahora se me relacionará para siempre con usted. Que Dios tenga compasión de los filólogos si no quieren aprender ahora31

(7)

7

Pocos meses después, en abril de 1872 los Wagner se trasladan a Bayreuth y dejan Tribschen, “donde nació El nacimiento de la tragedia, y muchas otras cosas que no volverán quizás jamás”32, dice enigmáticamente Cosima. La marcha supuso el comienzo de una cierta lejanía o distanciamiento y el comienzo de la emancipación intelectual de Nietzsche del círculo de Wagner. A través de la correspondencia con Nietzsche se puede apreciar la melancolía y la tristeza de Cosima al tener que dejar el que había sido “el lugar más placido de su vida, alejado de todos y de las turbulencias del mundo”. Posiblemente dejar Tribschen era también todo un simbolismo. Es indudable que este acontecimiento supone una inflexión en la vida de Nietzsche. Sus cartas reflejan la tristeza y melancolía de una despedida que parecía algo más que un adiós.

“ Estos tres años que he pasado junto a Tribschen, - a Gersdorff - donde he ido 23 veces, ¡cuánto significan para mí! ¡Si me faltaran, qué sería de mí!33. Cosima recordaría ese momento, después de la muerte de Nietzsche en 1900, interpretándolo retrospectivamente como uno de los momentos difíciles en la vida de Nietzsche: “Un día se acercó a mí y me dijo, completamente abatido, que le parecía como si todo aquello en donde se movía ahora fuera falso, a lo que le repliqué con una evasiva: ¡Alabado sea Dios! Es usted helenista, siga con eso, nuestra amistad no va a disminuir en absoluto por eso, y así usted se cambia a un camino seguro. […] Cuando en 1872 dejamos Tribschen, sufrió una violenta conmoción por ello y me dijo: verá usted cómo esto termina mal conmigo34.

Sin embargo, Cosima ya insinúa perspicazmente en las anotaciones de sus Diarios la inquietud y las dudas del impacto de la obra para la causa wagneriana, y se pregunta si un libro como este alcanzaría realmente a una amplia audiencia, y si el gran público lo llegaría a entender. Pero lo que verdaderamente conmociona el entusiasmo por el libro es el panfleto de U. von Wilamowitz-Möllendorff, “¡Filología del Futuro!”35.

(8)

8

libro le abría la esperanza de fundar sólidamente su arte en el modelo de la antigüedad griega. ”Lo que esperamos de Usted -así termina la carta- sólo puede ser tarea de toda una vida, de la vida de un hombre del que tenemos extrema necesidad”37.

Cosima expresa su profundo disgusto por esa situación y las noticias sobre el ánimo de Nietzsche la “trastornan”, hasta tal punto que incluso piensa que su amigo ha sido académicamente excomulgado y es necesario tomar medidas urgentemente: “estamos profundamente afectados por ello, pues es un asunto muy serio y pone a nuestro amigo en una situación imposible. Nosotros hemos pensado en ideas extravagantes y planes para enviar estudiantes a Basilea; forzar de Bismarck una cita en Berlín, toda clase de cosas imposibles. R. espera que de su viaje pueda salir algo: ‘Este sería un caso en el que la aristocracia tendría que intervenir’”38. A pesar de todo, su dedicación a los temas filológicos y a la antigüedad griega continuó unos años más, conservando todavía una cierta reputación como filólogo, a pesar de la sentencia de Wilamowitz y de la incomprensión de sus detractores.

3.- Contribución de Nietzsche al proyecto de Bayreuth.

(9)

9

no renuncie a la idea, pero indirectamente censura su forma de expresarse41.

En este marco de suspicacias hay que situar también las Consideraciones intempestivas42, que bajo el título genérico de “Consideraciones desde el horizonte de Bayreuth” debían de comprenderse como la lucha contra los “filisteos de la cultura”, entre los que figuraba en primer lugar David Strauss, y contra todos los enemigos del proyecto wagneriano. Por eso, la primera Intempestiva contrasta con el estilo de El

nacimiento de la tragedia, y no le produce a Cosima las mismas

sensaciones. Es significativo el comentario de Wagner que recoge en sus

Diarios: “la glorificación del filisteísmo está copiada de los ingleses”43, y tampoco deja de ser sorprendente la alusión que hace Cosima a la “desagradable impresión” que causó el escrito a Malwida von Meysenbug. Esta primera reacción de los Wagner frente a la primera Intempestiva va a marcar una posición nueva frente al estilo y al modo de interpretar Nietzsche las cosas. Parece claro que todo aquello que no supusiera una defensa directa de los intereses del proyecto de Bayreuth no era del agrado de Cosima. Lo mismo se puede decir de la segunda consideración Intempestiva, Sobre los perjuicios y utilidad de la historia para la vida, escrito que Cosima recibe el 22 de febrero de 1874. Este escrito de Nietzsche causa una extraña “sorpresa” en Bayreuth. Cosima le censura que comience de una manera tan “abstracta”44 y que sea un escrito poco accesible para el público en general. De una manera muy diplomática se censura también el estilo, y algunas “negligencias” y “arbitrariedades”, y causa asombro, sobre todo, “el humor ácido con el que está escrito”. El propio Wagner emite un juicio crítico de esta Intempestiva recogido por Cosima: “Es la obra de un hombre muy importante, […] pero todavía es muy inmadura. Le falta plasticidad, porque nunca da ejemplos tomados de la historia, y hay muchas repeticiones y no tiene una verdadera planificación. Este escrito se ha publicado con demasiadas prisas. No conozco a nadie a quien pudiera dárselo para que lo lea, porque ninguno podría seguirlo. Las ideas principales las ha expresado ya Schopenhauer, N. habría hecho mucho mejor enfocándolas desde el punto de vista pedagógico”45.

(10)

10

este escrito Cosima vuelve a experimentar las mismas sensaciones que tuvo con El nacimiento de la tragedia, hasta el punto de que lo que más le ha maravillado de esa obra son “los sentimientos, las ideas, el conocimiento, la capacidad y el saber que esconde”, pero lo que le “ha conmovido hasta llorar” es la descripción de los tres peligros46 a los que el genio se encuentra expuesto y el haber sondeado la naturaleza más íntima del genio.47 Estas manifestaciones de Cosima son un claro exponente de que Schopenhauer era importante para Bayreuth, porque ayudaba a comprender la tarea y la misión de Richard Wagner, de la que también ella formaba parte.

La publicación de la cuarta consideración Intempestiva, Richard Wagner en Bayreuth, que estuvo a punto de no salir, es considerada por el propio Nietzsche un “sermón bayreuthiano”48. Indicaba tanto a Wagner como a Cosima, que el discípulo con este escrito había cumplido su cometido. No sería algo exagerado decir que este escrito de Nietzsche era una obra de agradecimiento y de despedida. Montinari decía que este trabajo era en realidad “un trabajo de mosaico, muy hábil, de citas de los escritos wagnerianos”, es decir, que en realidad la cuarta intempestiva no era más que el exponente de la autoconciencia de Wagner. En este escrito, y en las ideas que expone, se puede observar cómo Nietzsche había dependido de alguna manera de Wagner en sus escritos anteriores, o mejor dicho, cómo Nietzsche dialogaba con las ideas de Wagner como interlocutor de sus tesis principales.

Cuando el 23 de julio de 1876 llegó Nietzsche a Bayreuth, estaba convencido de que esta Intempestiva era un “riesgo”, era “casi como si me

(11)

11

Esto no era más que un síntoma de que el sumo sacerdote y principal propagandista de Bayreuth dejaba de tener una función especial en el gran proyecto cultural. Con ello el tiempo de Wagner parecía terminar. A partir de ahora comenzaba el tiempo de Nietzsche, como heraldo de una nueva humanidad futura y de un hombre nuevo que no tendrá su centro de irradiación en el genio, sino en el Freigeist. La atrevida metáfora de comparar a Wagner y su obra con un insecto lo dice todo: el insecto, “en su figura definitiva, se dedica a salvaguardar sus huevos y provisiones para las crías cuya existencia jamás verá: deposita los huevos allí donde está seguro que encontrarán vida y alimento, y muere consolado”52.

En junio de 1879 Nietzsche deja la cátedra de filología, en parte por su enfermedad, y en parte por la falta de apoyo que recibió de sus colegas. Wilamowitz había tratado de interpretar esa renuncia como la aceptación de la invitación, que le hizo al final de su ¡Filología del Futuro!, a “bajar de la cátedra en la que tiene que enseñar ciencia”. De todas las maneras era el final de un proceso en el que había fracasado la posibilidad de unir la filología con la filosofía, el arte con la ciencia. Ya en 1875, un conjunto de sentencias no publicado, Nosotros los filólogos53, había marcado el fin de su dedicación activa al helenismo, en contra de la voluntad de Cosima: “la imitación [de la Antigüedad] no puede crear nada. Es solamente como creadores como nosotros seremos capaces de asimilar algo de los griegos”. Años más tarde volvería de nuevo a enfrentarse de una forma crítica con la obra que había marcado su propio destino. A la tercera edición de El Nacimiento de la Tragedia (1886) le añade un Ensayo de autocrítica, una reflexión y reinterpretación de su primera experiencia desde la perspectiva de su pensamiento maduro. “¡Qué libro tan imposible!... Construido sólo con vivencias propias y prematuras, pero demasiado verdes, tiene todos los defectos de la juventud”54. Era una obra cargada de romanticismo wagneriano y sin un “lenguaje propio” capaz de expresar sus intuiciones, “mal escrito, torpe, penoso, con muchas imágenes que incitaban a la confusión, sentimental, […] con un tempo dispar, sin voluntad de limpieza lógica... eximiéndose de cualquier demostración”55. El que hablaba entonces era una memoria rebosante de secretos y de preguntas, “una voz

(12)

12

La publicación de Humano, demasiado humano, (“Un libro para espíritus libres”), en octubre de 1878, cinco años antes de la muerte de Wagner, supuso un cambio radical en las relaciones de Cosima con Nietzsche. Él dedica esta vez el libro a Voltaire, al que Wagner despreciaba y reprobaba su carácter anticristiano, y no cita ni una sola vez el nombre de Wagner, presente en todos sus escritos anteriores. Esta actitud se ve reflejada en el comentario que hace Cosima en sus Diarios: “Firme decisión de no leer el libro de Nietzsche, cuya extravagancia parece a primera vista completamente perversa”2. La reacción tanto de Wagner como de Cosima tiene el perfil de una “venganza”. Cosima le tacha de “traidor” al haber dedicado el libro a Voltaire. A pesar de la brecha que abrió esta publicación entre ambos, la muerte de Richard Wagner en Venecia el 13 de febrero de 1883 supuso, sin embargo, un profundo golpe emocional para Nietzsche. Aunque escribiese sin embargo a Köselitz56 diciéndole que su muerte era “el mayor alivio que podía ocurrirle en estos momentos”, no dejaba de reconocer lo duro que había sido ser durante seis años “el enemigo de aquel a quien tanto había adorado”. La noticia le produjo tal impacto que permaneció enfermo en Rapallo durante varios días. Los sentimientos que afloran en el borrador de la carta que dirige a Cosima son conmovedores57. Es el último intento de aproximación, desesperado y doloroso, a su antigua amiga, “la mujer más venerada de mi corazón”, “la mujer más admirable que pueda existir en mi corazón”. Nietzsche quiere desdramatizar la ruptura de su relación, insinuando que su enfrentamiento había sido por “cosas pequeñas” y que lo que importaba ahora realmente era el ideal que había dejado Wagner y que en esos momentos se encarnaba en Cosima: “no es lo que usted pierde sino lo que posee ahora, lo que debe estar presente en mi alma”. En cierto sentido, Nietzsche se vuelve a sentir vivamente el “heredero” de la herencia wagneriana junto a Cosima, pues seguía creyendo, “como antiguamente, en el ideal en el que creí”. Años más tarde, sin embargo, en 1887, en una anotación, Nietzsche se desahoga en voz alta acusando a la propia Cosima, a pesar de su “gran estilo”, de su ruptura con Wagner: “La señora Cosima Wagner es la única mujer de gran estilo que he conocido; pero le imputo que haya corrompido a Wagner. ¿Cómo ha podido pasar? Él no ‘merecía’ una tal mujer: para agradecérselo, sucumbió a ella. — El Parsifal de

2

(13)

13

Wagner fue ante todo y desde el inicio una condescendencia de su gusto ante los instintos católicos de su mujer, la hija de Liszt, una especie de gratitud y humildad por parte de una criatura más débil, múltiple y sufriente hacia otra que se sabía dedicada a proteger y a alentar, es decir, hacia otra más fuerte y más limitada: — finalmente incluso un acto de esa eterna

cobardía del hombre ante todo ‘eterno-femenino’. — ¿Acaso todos los grandes artistas que ha habido hasta ahora no han sido corrompidos por mujeres que los han adorado? Cuando estos monos insensatamente vanidosos y sensuales — que es lo que son casi todos — experimentan por vez primera y en íntima cercanía el culto a los ídolos que la mujer en tales casos sabe tributar con todas sus apetencias, tanto las más bajas como las más elevadas, entonces viene el final bastante pronto: se ha esfumado el último vestigio de crítica, de autodesprecio, de modestia y de vergüenza ante la grandeza superior: — desde ese momento son capaces de toda

degeneración.”58 Después de la muerte de Wagner, Cosima quiere

apartarse del mundo, incluidos todos sus amigos, y no quiere volver a leer carta alguna. Sin embargo, ante el peligro en que se encontraba Bayreuth, tomó la dirección con tal energía y fuerza que ante todo el mundo apareció como una mujer de carácter como Nietzsche siempre la había reconocido en sus conversaciones privadas. Hasta su muerte se convirtió en la “señora y guardiana” de la herencia de Wagner, aceptando el evangelio de la nueva cultura, “el quinto evangelio” del que hablará Nietzsche en su Zaratustra.

Pero seguía pensando que para ella, a la que Nietzsche se dirige en sus últimas notas de la locura como “la princesa Ariadna mi amada”, el verdadero Nietzsche sería siempre el “primer Nietzsche”, el de los primeros escritos, maravillosos, que vieron la luz en la “isla de los bienaventurados”, Tribschen.

1

Ver Franz Wilhelm Beidler, Cosima Wagner-Listz. Der weg zum Wagner-Mythos. Augewälhlte Schriften des ersten Wagner-Enkels und sein uneröffentlicher Briefwechsel mit Thomas Mann. Ed. por Dieter Borchmeyer. Bielefeld: Pendragon,

2

R. G. Hollingdale, cree que Cosima se interesó por Nietzsche porque podía ser útil para los intereses del proyecto wagneriano: Nietzsche. Londres: Ark, 1985, p. 70. Ver también las tesis que sostiene Joachim Köhler en todo su libro: Friedrich Nietzsche und Cosima Wagner. Der Schule der Unterwerfung.

Hamburgo: Rowohlt, 2002.

3

Das Tribschener Idyll.F. Nietzsche, Cosima und Richard Wagner. Edición de D. Borchmeyer, Frankfurt a. M.: Insel Verlag, 1998.

4

Ecce homo, “Por qué soy tan inteligente”, § 5.

5

(14)

14

6

Carta a R. Wagner, 22-5-1860, CO II 57-58, n. 4. (Después de la primera visita).

7

Carta de Cosima, 16-8-1870, KGB II/2, 239, n. 120.

8

Carta de Cosima, 18-6-1871, KGB II/2, 389-392, nº 197.

9

Carta de Wagner, 25-6-1872, II/4, 29, n. 333.

10

Diarios : 17-2-1871, ver p. +++

11

Carta de Cosima, 20-2-1870, II/2, 151-154, n. 77.

12

Luego publicado en Gesammelte Schriften und Dichtungen Richard Wagners (de ahora en adelante citado como GSD), Leipzig, 1873, pp. 5-37.

13

Carta a Gersdorff 4-8-1869. CO II 78, n. 19.

14

Escrito entre el 20 de julio y el 11 de septiembre de 1870.

15

Artículo publicado en el Neue Zeitschrift für Musik, en noviembre y diciembre de 1869.

16

Leipzig, 1871. Conferencia pronunciada en la Real Academia de las Artes, en Berlín, el 28-4-187.

17

Richard Wagner, Mi vida. 1813-1869. Edición de Martin Gregor-Dellin, trd. esp. A. F. Mayo. Madrid: Turner, 1989. (En esta edición se recogen también los Anales 1864-1868.)

18

Diarios: 26-12-1870. Ver p. +++.

19

Diarios: 5-1-1871. Ver p. +++

20

Ecce Homo, “Humano demasiado Humano”, sec. 2.

21

Carta a Gersdorff, 1-5-1872, CO II 286-288, n. 214.

22

Diarios: 6-1-72. Ver p. +++

23

Carta de agradecimiento de Wagner por el envío del libro de comienzos de enero de 1872, II/2, 43, n.256.

24

Carta de Cosima, 18-1-1872, II/2, 513, n. 265.

25

Diarios: 3-1-1872. Ver p.

26

Diarios: 5-4-1871. Ver p. +++

27

Carta de Wagner, 21-9-1873, II/4, 293, n. 458.

28

Diarios: 6-1-1872. Ver p. +++

29 Ibid. 30

Diarios: 21-1-1872. Ver p. ++

31

Carta de Nietzsche a Wagner, 2-1-1872,CO II 254, n. 186.

32

Carta de Cosima, 18-1-1872, II/2, 512, n. 265.

33

Carta a Carl von Gersdorff, 1-5-1872, CO II 286-288, n. 214.

34

Carta de Cosima a Seidl, 14-11-1900, ZWL, p. 551-552. Ver p. ++

35

Ulrich von Wilamowitz-Möllendorff, ¡Filología del Futuro! En Nietzsche y la polémica sobre El nacimiento de la tragedia. Edición y traducción de Luis Enrique de Santiago Guervós. Málaga: Ágora, 1994, pp. 65-97. Cf.también Diarios: 4-6-1872. Ver p.+++

36

E. Newman, The Life of Richard Wagner, vol. 4. Cambridge: Cambridge University Press, 1976, p.369. J. P. Stern al comentar la observación de Newman señala que “él mismo [Nietzsche] anticipó el ‘daño’ desde el principio, y el daño fue después de todo autoinfligido”. (M. S. Silk/J. P .Stern, Nietzsche on Tragedy. Cambridge: Cambridge University Press, 1990, p.97).

37

Op. cit., p. 106.

38

Diarios: 9-11-1972. Ver p. ++

39

Diarios: 3-1-1873. Ver p. +++. Sobre cómo se gestó este escrito es interesante leer las cartas que Nietzsche dirige a sus amigos Carl von Gersdorff 10-1873, CO II 417, n. 318) y Erwin Rohde (18-10-1873, CO II 419, n.319)

40

KSA I 891-897. OC I 621ss.

41

Carta de Cosima, 28-10-1872. Ver carta n.75

42

En realidad el nombre era una reminiscencia de las Consideraciones actuales del opositor de Wagner, Theodor Uhlig.

43

Diarios, 8-8-1873. Ver p. +++

44

Carta de Cosima 20-3-1874. Ver carta n. 83.

45

Diarios: 9-4-1874. Ver p. +++

46

Sec. 3.

47

Carta de Cosima, 26-10-1874. Ver carta n. 89.

48

“Bayreuther Festspredigt”. Así la llama Nietzsche en carta a Wagner de julio 1876, CO III 162, n. 536.

49

Carta de Nietzsche a R. Wagner y Cosima, julio de 1876. Carta n. 100.

50

(15)

15

51

Ver Diarios: 1/12-7-1876.

52

R. Wagner en Bayreuth, OC I 851.

53

F. Nietzsche: KSA V 9ss.

54

Ensayo de Autocrítica, 2, en El Nacimiento de la Tragedia. OC I 329.

55

Ibid., 330.

56

Carta de Nietzsche a H. Köselitz, 19-2-83, CO IV 323-324.

57

Nietzsche escribió a Cosima, tal y como él comenta en otras cartas de esa misma época, pero sólo se conserva el borrador que se recoge en la carta CCN 236s de mediados de febrero de 1883.

58

Referencias

Documento similar

d) que haya «identidad de órgano» (con identidad de Sala y Sección); e) que haya alteridad, es decir, que las sentencias aportadas sean de persona distinta a la recurrente, e) que

La siguiente y última ampliación en la Sala de Millones fue a finales de los años sesenta cuando Carlos III habilitó la sexta plaza para las ciudades con voto en Cortes de

información que el individuo puede procesar por su sistema nervioso, y los factores relacionados van a influir en las habilidades y destrezas sociales, que pondrá al uso al

En la parte central de la línea, entre los planes de gobierno o dirección política, en el extremo izquierdo, y los planes reguladores del uso del suelo (urbanísticos y

La Ley 20/2021 señala con carácter imperativo los procesos de selección. Para los procesos de estabilización del art. 2 opta directamente por el concurso-oposición y por determinar

Sanz (Universidad Carlos III-IUNE): "El papel de las fuentes de datos en los ranking nacionales de universidades".. Reuniones científicas 75 Los días 12 y 13 de noviembre

(Banco de España) Mancebo, Pascual (U. de Alicante) Marco, Mariluz (U. de València) Marhuenda, Francisco (U. de Alicante) Marhuenda, Joaquín (U. de Alicante) Marquerie,

The part I assessment is coordinated involving all MSCs and led by the RMS who prepares a draft assessment report, sends the request for information (RFI) with considerations,