Elección del grado en administración y gestión de empresas

Texto completo

(1)

Elección del Grado en Administración y Gestión de

Empresas

Resumen

El descenso demográfico y la creación del Espacio Europeo de Educación Superior han generado una mayor competencia entre las universidades por la captación de nuevos estudiantes. El objetivo del presente trabajo es averiguar cuáles son los criterios que siguen los alumnos para elegir sus estudios universitarios y su nivel de satisfacción con los mismos. La fuente de datos utilizada ha sido de elaboración propia en base a un cuestionario que se suministró a alumnos del grado en Administración y Gestión de Empresas en la universidad Panthéon-Assas de París II. Por último, se sugieren diferentes pautas de actuación con el fin de que la universidad pueda mejorar la oferta de información para sus estudiantes.

Palabras clave: elección del estudiante, satisfacción, información, grado en AGE

Choice of degree in Business Administration and Management

Abstract

The demographic decline and the creation of the European Higher Education Area have created greater competition among universities for the recruitment of new students. Thus, the aim of this study is to determine what criteria students follow to choose their university and their degree of satisfaction with them. The data source used was specifically designed based on a questionnaire that was provided to students in the degree of Business Administration and Management at the University Panthéon-Assas Paris II. Finally, the paper suggests different patterns of action to enable the university to improve the provision of information for their students.

Keywords: student´s choice, satisfaction, information, degree in BAM

INTRODUCCIÓN

Las universidades europeas se encuentran en un periodo de cambio legislativo y de intensificación de la competencia por captar alumnos debido a la filosofía que subyace en el actual Espacio Europeo de Educación Superior. Esto implica el establecimiento de un sistema de créditos (el sistema ETCs) semejante para las universidades europeas, una estructura fácilmente legible y comparable de titulaciones de cada país, mediante la implantación de un sistema de ciclos similares, así como el desarrollo del Suplemento del Diploma, verdadero pasaporte académico, que deberá facilitar la movilidad de los estudiantes, todo ello con un horizonte temporal muy próximo (conocido ya como Bolonia 2010). En definitiva, este nuevo sistema redundará en un incremento de la competencia (pero también en la necesidad de cooperar) entre universidades europeas para captar a los mejores alumnos y en un número suficiente como para mantener la oferta de titulaciones de la propia universidad.

(2)

universitaria? ¿están satisfechos los estudiantes son dichas decisiones? Dar respuesta a estas preguntas constituye el objetivo del presente trabajo.

La fuente de datos utilizada ha sido de elaboración propia en base a un cuestionario que se suministró a alumnos del grado en Administración y Gestión de Empresas en la universidad Panthéon-Assas de París II. Para alcanzar una mayor representatividad de la muestra, se pasó la encuesta a estudiantes de primer, segundo y tercer curso de dicho grado. En particular, el cuestionario fue suministrado a los 30 estudiantes asistentes a las clases de la materia de microeconomía (primer curso), a los 34 estudiantes asistentes a las clases de economía internacional (segundo curso), y finalmente a los 26 estudiantes asistentes a las clases de economía de la empresa (tercer curso).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

1. Información sobre el grado en Administración y Gestión de Empresas

La elección de la carrera universitaria es una de las decisiones más importantes a las que se enfrenta cada estudiante, dado que para un gran número de ellos, de esto dependerá su futuro. A la hora de elegir la especialidad de AGE, la mayoría de los estudiantes encuestados (82,2%) han recibido algún tipo de información sobre dicha carrera. Entre las diversas fuentes de información disponibles, internet es la más utilizada por los estudiantes (ver gráfico 1). Le sigue la información procedente del instituto en el que se cursan los estudios previos a la universidad. Este último resultado pone de manifiesto el rol tan importante que desempeñan los departamentos de orientación en los institutos en su función de orientar al alumno en la elección de la futura carrera. Resulta destacable señalar que no se han obtenido diferencias significativas respecto al carácter público, concertado o privado del centro.

Gráfico 1: Fuentes de información sobre el grado en AGE

51,1% 8,9%

44,4% 13,3%

4,4%

20,0%

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60%

Otros medios Internet Amigos Instituto Familiar TV, radio, prensa

2. Fuentes que han influido en la decisión de estudiar el grado en AGE

Resulta indiscutible que los distintos medios de comunicación (por ejemplo, Internet, la televisión, la prensa, la radio...) ejercen una gran influencia y son instrumentos que moldean la visión de la realidad que se forman los estudiantes en su interacción diaria con el medio en donde viven.

(3)

fundamentales que se atribuye a la familia es la que concierne a la educación de los hijos. Si bien es cierto que dicho papel educador ha variado a medida que ha ido evolucionando la sociedad, la familia puede ejercer una gran influencia en los estudiantes que se enfrentan ante el gran reto de elegir una carrera (Yumbero & Larrañaga, 1996).

Más de la mitad de los estudiantes eligieron el grado en AGE en base a una decisión personal (ver gráfico 2). Un quinto lo hizo por consejo de sus familiares o amigos. A pesar de ser una fuente esencial de información para el estudiante, el instituto resulta muy poco influyente en su elección de la carrera profesional.

Gráfico 2: Fuentes que han influido en la elección del grado en AGE

20,0% 6,7%

11,1%

68,9%

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80%

Decisión personal Familiar o amigo Instituto Otros

En resumen, la influencia de factores sociales y familiares no son en términos generales de gran relevancia para la elección del grado en AGE. Más bien es el factor personal en el que una mayoría de alumnos basan su elección.

3. Razones para elegir estudiar el grado en AGE

Uno de los elementos más relevantes que provocan que un estudiante decida realizar unos determinados estudios universitarios es sin duda la motivación, considerada en algunos estudios en relación al logro de unas determinadas metas académicas y personales (Valle, Cabanach, Cuevas & Núñez, 1997).

En base a la definición establecida por Grzib (2002), la motivación implica movimiento, un movimiento con un propósito, que puede proceder del propio estudiante o ser inducido por estímulos del ambiente.

(4)

Gráfico 3: Razones para elegir estudiar el grado en AGE

6,7%

17,8% 20,0% 15,6% 13,33%

55,6%

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60%

Perfil profesional Prestigio social Prestaciones del centro Facilidad de empleo Proximidad Otros

4. Satisfacción con la opción elegida Concepto de satisfacción

Para poder conocer la adecuación de la oferta de un producto o servicio realizado a las expectativas de los clientes objetivo, resulta necesario conocer los niveles de satisfacción de estos últimos.

Giese y Cote (2000) identifica a la satisfacción como un concepto complejo y de naturaleza específica. Es por ello que dependiendo del contexto de análisis, resulta muy complicado desarrollar una definición global de qué es satisfacción.

A pesar de la dificultad que plantea su definición, sí que la satisfacción puede considerarse como “un juicio evaluativo de postelección relativo a una decisión de compra específica” (Oliver, 1979, 1980; Oliver & DeSarbo, 1988).

En base a esta última consideración, la satisfacción del cliente dependerá de la diferencia entre la calidad percibida y la experimentada del producto ofrecido (Claver, Llopis & Tari, 1999). Es decir, el consumido restará satisfecho si la calidad percibida es mayor o igual a la esperada; por el contrario, el consumidor estará insatisfecho si la calidad percibida es inferior a la esperada. Dicho de otra manera, la satisfacción respondería a un estado afectivo del cliente como resultado de una evaluación global de todos los aspectos que conforman una relación (Sanzo, Santos, Vázquez & Álvarez, 2003).

Otra definición importante es la proporcionada por Giese y Cote (1999, p.30), quienes definen la satisfacción de un cliente como “una respuesta sumario, efectiva y de intensidad variable, centrada en aspectos concretos de la adquisición de y/o consumo, y que tiene lugar en el preciso momento en que el individuo evalúa el objeto”.

(5)

Satisfacción de los estudiantes

El planteamiento anterior de la satisfacción puede aplicarse al contexto de la universidad, donde la satisfacción experimentada por los estudiantes, quienes ejercen el papel de clientes (Hittman, 1993; Sallis, 1993; Owlia & Anspinwall, 1996; Meade, 1997; Pérez, 1997; Rodríguez, 1997; Siu & Wilson, 1998), incide positivamente en la intención de éstos para recomendar a otros potenciales estudiantes a matricularse en su carrera (Bone, 1995; Mangold, Miller & Brockway, 1999; Tsarenko & Mavondo, 2001). De esta manera constituye un elemento de comunicación muy importante y de nulo coste para la universidad.

Pero en sentido inverso también es aplicable el efecto de la satisfacción. Es decir, resulta esperable que los estudiantes insatisfechos influyan a través de una comunicación interpersonal negativa, generando un descenso en el número de futuros estudiantes matriculados (Dolinsky, 1994; Ugolini, 1999; Walter, 2000).

Para analizar la relación existente entre la satisfacción del alumno y su posterior papel como herramienta de comunicación personal, resulta necesario conocer los aspectos que mayor influencia tienen en la satisfacción del estudiante.

Existen muchos factores que influyen en los resultados del aprendizaje de los estudiantes, tales como el nivel socioeconómico de la familia, el nivel de desarrollo educativo y cultural de la población, los recursos que se invierten en la educación y las características individuales, la formación y desempeño de los profesores, el liderazgo en el aula y el tiempo dedicado a la enseñanza y al estudio. Entre estas variables, resulta destacable la motivación como una de las variables más recurrentes para explicar la satisfacción de los estudiantes en el aula (Arian & Flores, 2005).

Para medir la motivación, se ha preguntado a los estudiantes si el grado en AGE era la primera opción elegida por él en la formalización de su matrícula. Para un poco más de la mitad de los estudiantes, un 52,3%, el grado en AGE respondía a sus preferencias sobre los estudios a realizar. En cuanto al resto de estudiantes, éstos habían elegido como primera opción estudios tales como Derecho, Historia o Comercio Internacional.

Sobre la satisfacción general que tienen los estudiantes con los estudios que están realizando, un 75,6% de los estudiantes encuestados se sienten satisfechos.

Analizando conjuntamente estas dos últimas preguntas, se obtiene que entre los estudiantes que el grado en AGE era su primera opción hay un 82,6% satisfechos, mientras que para el grupo de los que AGE no fue su primera opción este porcentaje es sensiblemente inferior, solo de un 68,2% (ver gráfico 4). En consecuencia, estos resultados apoyan la premisa de que la motivación del estudiante está positivamente relacionada con la satisfacción del estudiante.

Gráfico 4: Satisfacción de los estudiantes clasificados por su opción de estudios

65,2% Satisfechos

30,4% No satisfechos

82,6% Satisfechos

17,4% No satisfechos

(6)

En algunas investigaciones se ha concluido que el sexo es una variable condicionante del resultado académico. En concreto, sus resultados sostienen que las mujeres se encuentran más satisfechas al estudiar una carrera universitaria que los hombres (Cardoza, 1991; Pascarella & Terenzini, 1983). Sin embargo, en el presente trabajo, el hecho de ser mujer no resultó ser una variable positivamente relacionada con la satisfacción con la carrera (ver gráfico 5). Más bien todo lo contrario, entre los hombres que respondieron la encuesta existe un porcentaje de estudiantes satisfechos con los estudios bastante superior al existente entre las mujeres.

Gráfico 5: Satisfacción de los estudiantes clasificados entre hombres y mujeres

9,1% No satisfechos 90,9%

Satisfechos

70,6% Satisfechos

29,4% No satisfechos

5. La información como elemento fundamental de la universidad

La Universidad de París II-Panthéon-Assas como institución de Educación Superior recibe todos los años un elevado número de estudiantes que, en su gran mayoría, son recién ingresados del sistema de bachiller profesional, tecnológico o general. Le corresponde, entonces, a esta institución incorporar estos nuevos estudiantes a sus actividades, espacios y normativas así como al resto de la comunidad universitaria.

Para conseguir una buena incorporación de los estudiantes a la institución, resulta esencial disponer de un buen sistema de comunicación e información (Kreps, 1995; Scheinsohn, 1998).

La información es, en consecuencia, un recurso extremadamente poderoso en el funcionamiento de la universidad y ésta debe cumplir con las necesidades comunicacionales para permitir a los alumnos una buena interpretación de los complejos fenómenos de la misma; evaluar las distintas vías de acción y planificar las estrategias para adaptarse a las condiciones cambiantes de la universidad (Castellano & Ramírez, 2005).

Por lo general, la universidades disponen de un elevado nivel de información en relación a sus planes de estudios y servicios complementarios. Pero no se trata sólo de disponer de mucha información, sino de tenerla asequible a través de un organismo transparente y fiable que facilite a los estudiantes la información necesaria para tomar en cada momento la decisión más adecuada.

Por esto, cuando las universidades no establecen medios efectivos para facilitar la comunicación e información, induce a sus estudiantes a tomar elecciones equivocadas, genera desorganización y descoordinación y favorece que cada quien busca alcanzar sus propias metas personales. En definitiva, esto revierte en que los estudiantes se sientan mal servidos y poco satisfechos.

Por lo tanto, cada Universidad debe desarrollar algún mecanismo de información y comunicación que atienda las necesidades y requerimientos de sus estudiantes que demandan de ella servicios y recursos, que deben ser correctamente administrados, planificados, coordinados y controlados bajo ciertas directrices y políticas institucionales.

(7)

pregunta en la encuesta en la que pedía valorar en una escala gradual de 0 a 10 puntos su nivel de información en relación a una serie de ítems: (i) Plan de Bolonia, (ii) duración media de los estudios, (iii) programa de intercambio, (iv) programa de prácticas, (v) programa de las asignaturas, (vi) departamentos y (vii) plan de estudios. Los valores medios de información para cada ítem y por estudiantes clasificados según el curso académico en el que se encuentran se representa en el gráfico 6.

Como era de esperar, a medida que los estudiantes llevan más tiempo estudiando en la universidad, disponen de un nivel de información mayor. Los estudiantes de tercer curso ofrecen en promedio una puntuación más alta al nivel de información que disponen frente a los estudiantes de segundo curso, y estos últimos respecto a los del primer curso.

En la valoración individual de cada ítem, la duración media de los estudios es el ítem sobre el que los estudiantes manifiestan tener más información. Siguiendo una ordenación de los ítems más valorados a los menos valorados, le siguen los ítems correspondientes al programa de las asignaturas y al plan de estudios, donde cabe destacar que la valoración de los estudiantes de primer curso es bastante inferior a la proporcionada por los estudiantes de los otros cursos. En cuanto a los ítems programa de intercambio, programas de prácticas y departamentos, los estudiantes de segundo y tercer cursos los valoran casi 4 puntos a todos ellos. Al igual que sucedía con los anteriores ítems, la valoración asignada por los estudiantes de primer curso es bastante inferior. Finalmente, y aunque resulte paradójico dado que la universidad de París1 es una de las pioneras en el desarrollo del Plan de Bolonia, los estudiantes señalan estar muy poco informados respecto al nuevo sistema europeo de educación superior. En términos comparativos con los restantes ítems, resulta ser el ítem menos valorado por los estudiantes de los tres cursos.

Gráfico 6: Nivel de información de los estudiantes

0 1 2 3 4 5 6 7 8

Plan de Estudios Departamentos Programas de asignaturas Programas de prácticas Programa de Intercambio Duración media de estudios Plan de Bolonia

Primer curso Segundo curso Tercer curso

En relación a qué mecanismos podría utilizar la universidad para mejorar el nivel de información proporcionado respecto a los anteriores ítems, existe diversidad de opiniones entre los distintos grupos de estudiantes. Los siguientes mecanismos fueron planteados en la encuesta: (i) a través del tutor, (ii) a través de conferencias, (iii) a través de la página web, y (iv) a través de la guía de la universidad.

Entre los estudiantes de primer curso, el ítem correspondiente al tutor ha sido el más elegido. Este resultado está en coherencia con las conclusiones obtenidas en el trabajo

1

(8)

de Rodríguez, Pérez, Arenas, Bilbao y Antomil(2007), quienes argumentan que la función tutorial ha de ser reactivada como medio para estimular, guiar, apoyar y evaluar el desarrollo integral del estudiante. Le sigue la página web, la guía de la universidad y por último las conferencias es el mecanismo que menor número de alumnos de primer curso han señalado como medio para mejorar la información disponible.

Entre los estudiantes de segundo y tercer curso, es la página web y no el tutor, la opción que mayor número de estudiantes ha seleccionado. En particular, el 76,5% de los estudiantes de 2º curso y el 84,6% de los estudiantes de tercer curso la han elegido, lo que pone de manifiesto la relevancia que tiene este mecanismo para este grupo de estudiantes.

Gráfico 7: Instrumentos para mejorar la disponibilidad de información

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% Guía de la Universidad

Página Web Conferencias Tutor

Primer curso Segundo curso Tercer curso

6. Rankings en las universidades

La posición en el ranking de una universidad resume su rendimiento global, aporta información tanto para los estudiantes como para profesores, y refleja el compromiso académico de dicha institución.

Aunque la elaboración de rankings en las universidades tiene más tradición en los países anglosajones, en los últimos estás proliferando las clasificaciones de universidades a nivel europeo.

Ente los rankings de universidades del mundo pueden destacarse el elaborado por la Universidad Jiao Tong de Shangai (China), el realizado por el suplemente educativo de The Times, Higher, y el realizado por la prestigiosa publicación londinense The Economist.

Ahora bien, ¿en qué medida los estudiantes hacen uso de estos rankings? Como se puede observar en el gráfico 8, más de la mitad de los estudiantes de los dos primeros cursos no están interesados en los rankings en las universidades. Y este porcentaje desciende al 23% en los estudiantes del último curso.

(9)

Grafico 8: Rankings en las universidades

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70%

Prensa Internacional Prensa Nacional No me interesa

Primer curso Segundo curso Tercer curso

CONCLUSIONES

El descenso demográfico y la creación del Espacio Europeo de Educación Superior han generado una mayor competencia entre las universidades por la captación de nuevos estudiantes.

Del análisis del grupo de alumnos encuestados se puede inferir en las preguntas analizadas que los aspectos que más interesan a los alumnos en el grado en Administración y Gestión de Empresas están relacionados con los temas afectivos y con su perfil profesional.

Una primera conclusión que podríamos sacar de los datos de este trabajo es que, efectivamente, la mayoría de los estudiantes han elegido el grado en AGE por motivación personal, y la elección de esta carrera les encaja con su perfil profesional y en algunos de ellos les posibilita el encuentro de trabajo. Además, la mayoría de los estudiantes encuestados sienten que ni la familia, amigos y medios de comunicación, constituyen un factor de influencia en su decisión de elegir el grado en AGE:

El análisis del nivel de satisfacción de los estudiantes con los estudios elegidos es de vital importancia si se quiere sobrevivir en los entornos educativos actuales de elevada competencia por captación de alumnos.

En base al estudio realizado por Marzo, Pedraja y Rivera (2004), los alumnos más satisfechos en la universidad son los más proclives a hablar favorablemente de ésta, constituyendo así una fuente de comunicación interpersonal muy importante de nulo coste para dicha institución. De acuerdo con este resultado, sería conveniente que cada universidad analizara qué factores inciden en la satisfacción de sus alumnos y tratar de mejorarlos en la mayor medida de lo posible, ya que la manera más eficiente y eficaz de captar nuevos alumnos es a través de una comunicación interpersonal favorable (Elliot & Healy, 2001).

(10)

centraría en el análisis desagregado de los alumnos que configuran el grupo de los alumnos insatisfechos.

Es indudable que para llevar adelante cualquier proceso de elección, la información es un insumo esencial para que la toma de la decisión sea correcta. En el presente trabajo, se ha analizado qué nivel de información presentan los estudiantes con respecto a diferentes aspectos de la universidad. Finalmente, se sugieren diferentes pautas de actuación con el fin de que la universidad pueda mejorar la oferta de información para sus más importantes usuarios: los estudiantes (y dentro de estos a los de nuevo ingreso).

BIBLIOGRAFÍA

Arian, F. & Flores, Ma. A. (2005). La satisfacción de los estudiantes con su carrera y su relación con el promedio y el sexo. El caso de la carrera de contaduría de la universidad veracruzana en Nogales, Veracruz. Hitos de Ciencias Económico Administrativas, 29, 9, 9-14.

Bloemer, J.M. & Jasper, H. (1995). The complex relationship between consumer satisfaction and brand loyalty. Journal of Economic Psychology,16, 311-329.

Bone, P.F. (1995). Word-of-mouth effects on short-term and long-term product judgments.

Journal of Business Research, 32, 3, 528-540.

Cardoza, D. (1991). College attendance and persistence among Hispanic women: An examination of some contributing factors. Sex Roles, 24, 133-146.

Castellano, L.M. & Ramírez, F. (2005). Comunicación e información de la Universidad del Zulia hacia el sector estudiantil. Quórum Académico, 2, 1, 121-136.

Claver, E., Llopis, J. & Taris, J.J. (1999). Calidad y Dirección de Empresas. Madrid. España: Ed. Biblioteca Civitas Economía y Empresa, Colección Empresa.

Cronin, J.J. & Taylor, S.A. (1992). Measuring service quality: A re-examination and extension. Journal of Marketing, 56, 55-68.

Dolinsky, A. (1994). A consumer complaint framework with resulting strategies: an application to higher education. Journal of Services Marketing, 8, 3, 27-39.

Elliot, M.E. & Heal, M.A. (2001). Key factors influencing student satisfaction related to recruitment and retention. Journal of Marketing For Higher Education, 10, 4, 1-11.

Giese, J.L. & Cote, J.A. (2000). Defining Consumer Satisfaction. Academy of Marketing Science Review (on line), 00, 1, 1-24.

Heskett, J., Jones, T., Loveman, G., Sasser, E. & Schelesinger, L. (1994). Putting the Service-Profit Chain to Work. Harvard Business Review, marzo-abril, 164-174.

Hittman, J.A. (1993). TQM and CQI in Post Secondary Education. Quality Progress, 26, 10, 77-80.

Grzib, G. (2002). Bases cognitivas y conductuales de la motivación y la emoción. Madrid: Centro de Estudios Ramón Aceres.

(11)

Mangold, W.G., Miller, F. & Brockway, G. (1999). Word-of-mouth Communications in the service Marketplace. Journal of Services of Marketing, 13, 1, 73-89.

Meade, D. (1997). El Profesor de Calidad en Apodaca y Lobato (Eds.): Calidad en la Universidad: Orientación y Evaluación. Barcelona: Alertes, S.A. de Ediciones, pp.206-222.

Oliver, R.L. (1979). Product Satisfaction as a Function of Prior Expectation and Subsequent Disconfirmation: New Evidence. In R. Day y H.K. Hunt (eds), New Dimensions of Consumer Satisfaction and Complaining Behavior, Bloomington: Indiana University.

Oliver, R.L. (1980). A Cognitive Model of the Antecedents and Consequences of Satisfaction Decisions. Journal of Marketing Research,17, 460-469.

Oliver, R.L., DeSarbo, W.S. (1988). Response Determinants in Satisfaction Judgements.

Journal of Consumer Research, 14, 495-507.

Oliver, R.L. & Swan, J.E. (1989). Consumer Perceptions of Interpersonal Equity and Satisfaction in Transactions: A Field Survey Approach. Journal of Marketing, 53, 21-35.

Owlia, M.S. & Aspinwall, E.M. (1996). Quality in Higher Education: a Survey. Total Quality Management, 7, 4, 161-171.

Pascarella, E.T., Terenzini, P.T. (1983). Predicting voluntary freshman year persistence/withdrawal behaviour in a residentil university: a path analytic validation of Tinto´s model. Journal of Education Psychology, 75, 215-226.

Pérez, R. (1997). La Calidad como Reto en la Universidad, en Apodaca y Lobato (Eds.):

Calidad en la Universidad: Orientación y Evaluación. Barcelona: Alertes, S.A., de Ediciones. Pp. 223-233.

Reichheld, F. (1996). The Loyalty Effect. Boston, MA: Harvard Business School Press.

Rodríguez, S. (1997). Orientación Universitaria y Evaluación de la Calidad. In Apodaca y Lobato (Eds.): Calidad en la Universidad: Orientación y Evaluación. Barcelona: Alertes, S. A. de Ediciones, pp.23-52.

Rodríguez, M.V., Pérez, B., Arenas Parra, M., Bilbao, A., Antomil, J. (2007). La acción tutorial en la Universidad en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior.

XV Jornadas de ASEPUMA y III Encuentro Internacional.

Sallis, E. (1993). Total Quality Management in Education. Londres: Kogan Page.

Sanzo, M., Santos, M., Vázquez, R., Álvarez, L. (2003). The effect of Market Orientation on Buyer-Seller Relationship Satisfaction. Industrial Marketing Management, 32, 4, 327-345.

Scheinsohn, D. (1998). Comunicación Estratégica. Ed. Machi. Córdoba, Argentina.

Siu, N.Y.M. & Wilson, R.M.S. (1998). Modelan Market Orientation: An Application in the Education Sector. Journal of Marketing Management, 14, 293-323.

(12)

Ugolini, M. (1999). University dropout: a problem and a opportunity. Proceedings of the TQM for higher education institutions conference: higher education institutions and the issue of Total Quality, Verona, 417-436.

Valle, A., Cabanach, R.G., Cuevas, L.M. & Núñez, J.C. (1997). Patrones motivacionales en estudiantes universitarios: Características diferenciales. Revista de Investigación Educativa, 15, 1, 125-146.

Walter, E. (2000). The relationships between student satisfaction and student retention in Higher education. Dissertation submitted to the Faculty of the Graduate School at the University of North Carolina at Greensboro.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...