in partial fulfilment of the requirements

162  Descargar (0)

Texto completo

(1)

EL CARACTER NARRA'l'IVO DE LA LIRICA DEL REY DON DENIS

by

Francisco Nodar Ma.nso

A thesis submitted to

The :F't.;,cu.l ty of Graduate Studies a:ld Research McGill University

in partial fulfilment of the requirements .for the degree of

Master of Arts,

Department of Hispanic Studies r.:io.rch 1979

(2)

.cl

A Iv1ARIA

(3)

Deseo expresar mi gratitud y recono- cimiento al profesor A. Michalski por sus consejos y constante ayuda.

(4)

0

ABSTRACT

El caracter narrative de la lirica del rey don Denis

Francisco Nodar lVIanso Hispanic Studies

Master of Arts

Los criticos han analizado la lirica gallegoportuguesa desde dos perspectivas antag5nicas. Unos criticos establecen una identidad formal y tematica entre las cantigas de amigo y las de amor; otros consideran que existe una oposici5n con- ceptual y estetica entre ambos generos; y defienden que las

c~~tigas de amigo son aut5ctonas y de inspiracion popular, mientras que consideran a las cantigas de amor imitaciones de las canciones provenzales.

En esta investigaci5n demostramos que las cantigas posean unos rasgos distintivos comunes (paralelismo formal y concep- tual, tonalidad elegiaca, carencia de desarrollo .narrative) que las hacen inconfundibles con el resto de la producci5n 1., .

1.r1.ca europea.

El analisis de las cantigas nos ha permitido demostrar que en la lirica gallegoportuguesa subyacen unas estructuras narra- ti.vas, que hemos ejemplarizado estudiando la obra erotic<:

del rey den Denis como si esta fuese un relate sentimental;

( ; en· esa especie de novela

sentirr~ental

cada uno de los dos gene-

d N f <" .. .(;'"

ros esempena una unc2on especl~l.ca.

(5)

El caracter narrativo de la lirica del rey don Denis (The Narrative Character of King Denis' Lyrics)

Francisco Nodar Manso Hispanic Stud.ies

Master of Arts

Scholars have analyzed the Galician-Portuguese lyrical poetry from two opposing points of view. Some investigators posit a formal and thematic identity between the cantigas. g~

amigo and the cantigas de amQ!. Others believe that there exists a conceptual and aesthetic opposition between the two genres, contending that the f~qtigas de amigo are indigenous and folk-inspired, whereas the cantigas de amor are mere imitations of the Prove:n~al lyr-ical songs.

In the present study we demonstrate that the cantigas have some common distinctive features (formal and conceptual parallelism, elegiac tone, lack of narrative development) which renders them unmistakably different from the rest of European lyrical production.

The analysis of the cant~~ has allowed us to show that, underlying the Ga.lician-Portuguese lyrical poetry, there are narrative structures which we have illustrated in our study of King Denis' love poetry as if it were a senti- mental romance. In this kind of sentimental love story each of the two genres fulfills a specific function.

(6)

ABSTRACT

El caracter narrative de la li.rica del rey don Denis (Le caractere narratif de la lyrique du Roi Denis)

Francisco Nodar Manso

His~anic Studies Master of Arts

La critique a analyse la lyrique galaico-portugaise du

Moyen Age

a

partir de deux points de vue opposes. Quelques cri- tiques affirment qu'il y a une relation formelle et thematique entre les cantigas de amigo et les cantigas de amor. D'autres disent qu'il existe une opposition con(:!eptuel.le et esthetique entre.les deux genres, et postulent que les cantigas de amig.Q sont autochtones et d' inspiration populaire, alors qu • ils con- siderent les cantigas de amor com.tne des imitations de la 1y·ri- que provengale.

Dans notre etude de la lyrique du Roi Denis nous demontrons que les · cantigas ont des caracteristique communes (pa.ra.lleHisme formel et thematique, ton elegiaque, absence de developpement narratif) que les distingu.ent de la production lyrique de l'Eu- rope du 1\Ioyen Age.

L' analyse des .£F-r~tigas nous a perrr:is de demontrer que, . sous- jacentes

a

la lyrique galaico-portugaise' on trouve des struc·~

tures narratives specifiques qu•on ne peut trouver nulle pc<..:ct ailleurs. Nous considerons 1 ~ oe~vre lyrJ.que du Roi Denis comr.:·~

une sorte de roman sentimental dans lequel ces deux genres on~

des fonctions tr~s

(7)

SUMARIO

CAPITULO I

Oposicion e identidad de los dos generos en que se

considera dividida la lirica erotica gallegoportuguesa .•.• l

CAPITULO II

Los factores poeticos que intervienen en las cantigas.

El problema de la inspiracion en lo popular •.•.••...•...•• 18

CAPITULO III

La doble temati.ca de las cantigas, nucleos tematicos y

traye ctoria narra ti va. . . . • • . • • • . •.•...•...•...•• 46

CAPITULO IV

Los temas de las cantigas., . . . F . . . /J • • • • • • • 62

CAPITULO V

La narrati va dionisiana •.•..••...••...•...•...•.. 92

CONCLlJSION • . . . o . . . " . . . , • • • • • • • • • 132

BIBLIOGRAFIA .•... . . • ,. . . . • . . . • . . . 1.)8

(8)

0

CAPITULO I

Oposicion e identidad de los dos g~neros en que se considera dividida la lirica erotica gallegoportuguesa

Las canciones _gallegoportuguesas profanas recopiladas en los Cancioneros de Ajuda, de la Vaticana y en el Colocci- Brancuti1, hoy en la Biblioteca Nacional de Lisboa, fueron compuestas y cantadas2 por juglares :,r trovadores3 desde

finales del siglo XII a mediados del XIV. Estas corr.posiciones no son tematica ni formalmente homogeneas, predominando en ellas la inspiracion erotica 0 la satirica4; cuando ocurre lo primero, se denominan estas canciones cantigas de amigo

. *

y cantJ.gas de amor , cuando lo segundo, cantigas de escarnio

y de rnaldecir.

El t ra ado poe 1co ragmen arJ.o- que precede a -as t #t• f t . ~ 1

composiciones recopiladas en el Colocci-Brancuti define los rasgos distintivos de los dos segme11tos en q_ue se considera

*

E n nues-ra J.nves J.gaclo:t · o'las .1as t . t ' . "' t . - Cl ' t as re eren es a f t 1 as ca.ntigas de amigo y de amol' proc8den de .:!..as ediciones criticas de Jose Joaquim Nunes, 0,tiga::_.£1_:.Am5.gg_ dos T_rovadores Galego- portugueses ( ed. 1928 CoHlbra, ~\iaw York~ Kraus Reprints Co., 1971), II, y Cani~_J_gas g' A;:10Ldos Trovadq_res Galei[Q.::portugueses

(ed. 1932 Coimbra, New York: Kraus Reprints Go., 1971)

(9)

c

0

-2-

dividida la 11rica de caracter erotica:

E, porque ~lglias cantigas hy ha en que falam eles y elas, outrosy porem he bem de entenderdes se som d'amor, se d'amigo, porque sabede que, se eles falam na prim(eir)a cobra e elas na outra,

(he cantiga d') amor, porque se move a rrazom dela, come vos ante dissemos, e, se elas falam na primeira cobra, he outrosy d'amigo, e, se ambos falam en hua cobra, outrosy he se~ndo qual d'eles fala na cobra primeiro •

En oposicion a lo consignado es esta primera normati va conoci··

da de la l!rica gallegoportuguesa, cuyo laconismo en l$ defi- niciones no da pie a que se establezca una oposicion entre las cantigas de amigo y las de amor, la critica inte:resada en el estudio de esta lirica erotica ha tornado como punto de partida de sus investigaciones una oposicion tematica y formal entre las cantigas de amor y las de am5.go, dicotom!a que jus- tifican afirmando que las primeras son composiciones 1.1ricas de acentuado tone cortesano, mientras que en las segundas predomina un substrata l1rico autoctono de caracter eminente- mente popular?. Para F. Wolf, que es el que inicia en 1861 esta postura cr!tica, en la obra lirica del rey don De~is

(1279-132.5), la Kunstpoesie se opone a la Volkspoesie, "dis- tribuant

a

la premiere la monotonie de l'ex:pression amoureuse dans la galanterie conventionnelle, et rtfservant

a

l'autre

le privilege d'un contenu ingenu dens une forme dramatique proche de la vie"8.

La oposici~n entre los dos g~neros ha side la base en que se han apoyado la mayorJ.a de .,. las hip5tesis encaminadas

(10)

c

-3-

a dilucidar el origen de la lirica gallegoportuguesa. Al principio ambos generos se consideran procedentes del sur de Francia: "Dans la premiere partie du moyen age, la France a

domine le monde par toutes les formes de l'imagination. Ses troubadours ont enseigne

a

toute l'Europe romaine la poesie et les metres lyriques"9. Mas tarde se considerar~ solamente a las cantigas de amor coma reminiscencias tard!as de la liri- ca provenzal, pese a que, coma indica E. Lopez Aydillo: "no hay ninguna produccion poetica gallego-portuguesa que pueda considerarse enteramente derivada de otra provenzal"10

. Con respecto a las cantigas de amigo, hasta la publicacion de las

jarchas, han predominado dos posturas r;riticas diferentes:

unos investigadores sostienen que esas cantigas son germina- ciones de una l!rica popular antiquisima y de estirpe gallego- portuguesa; otros, por el contrario, interitan restar importan- cia a este aspecto para poder aproximarlas tambien a la lirica provenzal.

C. Michaelis de Vasconcelos calif'ica a las cantigas de amor de "artificiosas, convencionais e frias, senhorilmente aristocraticas, aceitas embora como preito e homenagem pelas damas da corte nao lhes mereciam por certo a honra de serem ditas e reditas"11; tambien J. Filgueira Valverde les dedica unas palabras muy duras: "Estas otras canciones, ret5ricas, subjeti vistas, tienden a ur:3. escol~stica de distingos sabre

C

el amor, a la conceptual idealizacion de .las cualidades de la

(11)

-4-

mujer amada o a la expresion de la saudade .amorosa" 12 . Este desprecio por la estetica y los valores de estas composicio- nes en parte se explica porque han sido consideradas como meras imitaciones de la 11rica provenzal. J. J. Nunes estra- tifica la l1rica erotica gallegoportuguesa en tres capas para establecer un criteria clasificatorio de las cantigas en fun- cion de la posible influencia provenzal:

Devemos dividir em tres classes as compo- sigoes amorosas ••. isto

e,

em literarias, semi-literarias e populares, pertencendo a primeira aquelas cantigas que sao des- providas de refram ou estribilho, quer

sejam. de amor, em que sobretudo essa circuns- tfi.Q.cia se da, quer de ami go, as q~;.ais os

propios trovadores chaman de mestria; fazendo parte da segunda as que, afora o estribilho, usam de linguagem mais ~ha e portanto mais intelig.i. vel; entrando fiil:almente na terceira as que pel~ medida varia, respective tom e as veces tambem por sua construgao especial,

denunciam origem popularl~

Mas adelante explica el porque de estas categorias del modo siguiente: "Divergem, pois, as tres classes de cantigas amoro-

·Sas entre si de forma bem visivel; as primeiras sobretudo ou de mestria sao de pura convengao, imitadas das provengais •.• ; nas segundas essa imitagao ja

e

menos servil~ as terceiras

sao rigorosamente nacionais, isto

e,

feitas sobre modelos populares" 14 •

En esta fase anterior al desc"..lbriroiento de las jarchas los defensores del caracter autoctono de la l!rica subyacente de las cantigas de amigo utilizan los cancioneros populares con objeto de establecer una relacion coherente entre las

(12)

c

c

-5-

composiciones en ellos recopiladas y las cantigas, metodo que induce a T. Braga a afirmar que las cantigas paralelisticas han sido recogidas por los trovadores gallegoportugueses directamen- te del pueblo1

5;

postura que tambien mantiene E. Monaci: "Io li direi popolari, perche nati dal popolo e dal popolo tramandati nella letteratura••16• · W.

Meyer-L~bke

cri tica la conclusion de E. Monaci en una resena al Canti antichi; en la que dice que

"ces poesies n'ont de populaire que la forme; qu'elles n'etaient pas recueillies de la bouche du peuple puisque nous avons les noms de leurs auteurs; qu'elles pouvaient ~tre devenues popu- laires par la suite, mais qu'elles ne l'etaient pas d'originen~.

A. Jeanroy ira bastante mas alla que la simple negacion del posible paralelo entre la poesia popular cancioneril ·~1 las cantigas de amigo que presentan el paralelismo en su forma ma.s

.Pura, y en las que al mismo tiempo los sentimientos de la don- cella se entrelazan con el baile, la romeria, el agua - en sus manifestaciones de ma.r, rio y .fuente - , las onomatopeyas, que son en realidad las cantigas de amigo que tienen en mente los defensores del origen gallegoportugues de la cancion de rnujer medieval; para el erudite fra~c~s sera Francia la que suplir~

la inspiraci6n de los trovadores del norceste en la voz del pueblo: "Il nous para.it non pas certain,mais probable, que la plupart des th~mes populaires que ncus offre le chanson- nier du Vatican ont passe de Fra.nue en Portugal, et que la poesie portugaise n'a fait q~'en modifier quelques

(13)

0

0

-6-

details"18. El callejon sin salida adonde le conduce esta postura., para nosotros indemostrable y arbitraria, lo indica

el mismo del modo siguiente: "Mais

la

derniere impression

que laisse cette poesie n'est pas nette: en effet, on y trouve

a

cote des genres assez modernes, tels que la pastourelle-et des formes les plus raffinees et les plus recentes de la pas- tourelle-des traits plus archafques qu'en aucun autre pays roman"19. Indiscutiblemente, la impresion que causan ciertos temas de las cantigas de amigo expresados por media de la

versificaci~n paralelistica ha de tenerse muy en cuenta para no tergiversar con miras nacionalistas, como diria E. Asensio, lamas plausible de las multiples soluciones.del origen de la lirica de los Cancioneros medievale~ gallegoportugueses.

En esta direcci5n se orierttan los mas eminentes investigadores de la lirica galaica, a la que consideran coma un reflejo

del modo de sentir del pueblo gallegoportugues, y coma conse- cuencia de este hecho social sus antecedentes yacen en una

lirica anterior fruto "de un factor social comun: raza, lengua, esp!ritu del pueblo, l1erencia cultural o comunidad religiosa, liturgica u20, factores que han sido examinados, mas 0 menos detenidamente, para dilucidar los origenes aut5ctonos de ciertas cantigas de amigo.

Debido a que las cantigas de amigo son "puras imitag'Oes

21 #

doutras que o povo cantava" , que "pertenecen a un genera

"-"-* l " 22 1 t#t• 1 Jl

prlmlGl.Vo, popu ar , a es e lea de amor en e. as expre- sada ha side continuamente ensalzada. Tal vez el que mejor

I~

(14)

0

0

-7-

ejemplariza la belleza y las consecuencias del primitivismo de ciertas cantigas de amigo haya sido M. Men~ndez Pelayo:

"'

Y entre tambi~n en la riquisima corrien- te de la escuela trovadoresca de Galicia y

de Portugal, consti tuyendo lo mas intima, ·la poetico y lo m~s duradero de el.la, la tra- dicion de un cierto lirismo popular y melan-

mas

~1. # -

co 1.co, que procedJ.a sJ.n duda de or1.genes muy remotos, ora se le quiere explicar, coma

algunos hacen, por una antiquisima poesia lirica comun a todos los pueblos del Medio- dia, ora, coma otros quieren, se le haga derivar de obscuras reminiscencias celticas.

Lo cierto es que hay en los grandes cancione- ros galaico-portugueses, cuyo descubrimiento y estudio ha sido uno de los mas gloriosos triunfos de la erudicion moderna, alga y aun mucho que no es provenzal, ni cortesano, sino popular

e

indigena; alga que no nos interesa meramente coma arqueologico, sino que come verda.dera poesia nos conmucve y

llega al alma.23

El cla.ro anta.gonismo que existe en la consideracion de las cantigas de amigo y las de amor ha sido duramente criticado par E. Asensio, para quien estos dos generos estan "menos distanciados de lo que suele suponerse: cantares de amigo, populares, espontaneos, cercanos a la vida, originales; can- tares de amor, cortesanos, artificiales, afectados, remedos de Provenza. Antitesis c6moda, pedagogica, con raioes en una metafisica romantica que halaga lo mismo los sentimientos

democraticos que los nacionalistas"24

El descubrimiento de las jarchas complicara el de par Sl ~

complejo problema de los origenes de la lirica gallegoportu- gu.esa. El entusiasmo del descubrimiento motiva que D. Alonso considere a las cantigas de amigo gallegoportuguesas "leg1-

(15)

-8-

timas descendientes de las canciones de amigo que corr1an por la mozarab!a peninsular"2

5.

Sanchez-Albornoz no admite est os ..,

"Que la. llrica galaica proceda de la hispano- or1.genes:

arabiga es hipctesis de muy dif!cil

prueb~·

26

.

Rodr1.gues Lapa es

,.

directo Sanchez-Albornoz, dice "nao ha

mas que que:

do is, h~. apenas urn lirismo, e ETsse indiscuti velmente galego- portugues"27.

De esta pluralidad interpretativa no se escapa la lirica provenzal hoy en d!.a. Debido a que las jarchas estan documen- tadas desde el siglo XI, le corresponde a la l!.rica hispano- arabiga ser lamas antigua conservada escrita en una leng~a

romance, y como consecuencia de este hecho las investigaciones posterioras a la publicacicn de 11Lss vers finaux en espagnol

da.:ns les muwassah hispano-·hebralques" 28 de S. M. St2rn part en de la l!rica hispano-adibiga para deluci.dar los i:nnumerables problemas que susci ta el estudi.o de la lirica medieval euro- pea, con lo que se difumina el ~nfasis puesto en la poes!a trovadoresca provenzal hasta ese memento, dado que se la con- siderab8. coma el unico date conocido que explicaba la di:fu-

• to 1 . "' 1"' . ] .,..., p I!

s1.on 0.0 C'. expres1.on 1.r1.ca de . amor en .l:!.Uropa. _ ara l\!. Lazar lamas plausible de las hipotesis del origen del 11fin'amor"

es la de la raiz. hispano-arabiga: "I'llais contrairement

a

ce

que l'on affirme depuis des dizaines d'annees, ce n'est pas dans 1 'ceJ.vre d I Ovide' ni dans la li ttarature latine medie~rale,

ni dans la poesie ecclesiastique, que ces troubadou:::-s ont puise 1eur themes amoureu.x. Il n' est plus possible au-

(16)

-9-

jourd'hui de rejeter purement et simplement l'hypothese des origines hispano-arabes de la fin'amor" 29. De muy distinto parecer es I. M. Cluzel, para la que los temas de las jarchas:

"ne sont, nous semble-t-il, ni occidentaux ni orientaux. Ils sont communs aux poetes de l'amour de tous les temps et de tousles pays"; por tanto, "le lyrisme roman des Mozarabes, ou tout au moins celui qui est atteste, semble totalement etranger

a

la conception du 'mirage de Midons I qui se mal'li-

feste pour la premiere fois, en Occident, dans les vers du comte de Poitiers"3°·

Como hemos visto, el problema de los origenes es ante todo una postura critica, cuya identidad con la realidad que pudo haber incitado en resurgir de la lirica medieval europea esta muy lejos de explicar; podemos decir. como R. Barber, que hay "almost as many theories about 'the ori-

gins of courtly love• as there are scholars who have studied it, and the answer can only be very tentative"31 Debido a la imposibilidad de detectar con precision donde se hallan las raices de la lirica medieval europea, el analisis lite- rario de este tipo de poesia ha ido ganando terreno a la especulacion en torno del tema de los origenes. En el area d l e a poes1a amorosa provenza., s1 no nos enganamos, sera # l N Ill' M.·P. Zumthor32 el que senalara nuevas direcciones; en el terreno de la lirica gallegoportuguesa, la critica tambien intentara abrir nuevos horizontes.

De capital importancia para nuestro trabajo es resaltar,

(17)

-10-

dentro de los nuevos enfoques a que se esta sometiendo la

.,·

estetica y la tematica de las cantigas, que la oposicion en- tre los generos, que como hemos expuesto anteriormente era el fulcro en que se apoyaban las distintas hipotesis en torno de la identidad de las cantigas de amigo, es repudiada por esta nueva critica, dado que imposibillta establecer una homogeneidad, como veremos extrema, en las cantigas. Dentro de esta nueva corriente la unica diferencia que se admite en- tre las cantigas de amor y las de arnigo es que las primeras son verbalizadas par el varon mientras que en las segundas es la hembra la que tiene la iniciativa; esto es, toman al pie de la letra el criteria diferencial de los dos generos que establece el tratado poetico del C~locci-Brancuti.

J. M. d'Heur indica:

Ce ne sont pas, en effet, les formes poeti- ques qui sont determinantes dans l'absolu ...

le ton de ces pieces amoureuses est, dans l'ensemble, identique, et, sur le mode de chagrin d'amour, les troubadours developpent

a

l'envi leurs variations que font le charme des deux genres,

a

tel point que la cantiga d'amour pourrait passer pour l'inversion de la cantiga d'amigo, ou vice versa33.

Tambien C. P. Bagley mantiene una postura analoga a la de J. M. d'Heur:

••. the only discernable difference in the themes and attitudes in both genres rests on the fact that one is sung by a girl and the other by a man. Both types of song are written by the same poets, and the same

subjects are dealt in the same way. The can- tigas de amor and the cantigas de amigo seem to be two interwoven threads tracing

(18)

-11-

basiCally the same aspir·ations34 .

. La cr!tica que defiende la existencia de una identidad entre los generos no se limita a fundir las cantigas de ami- go y las de amor, sino que tambien habla de cierta zona de contacto entre la l!rica er~tica y la sat!rica. F. R. Holiday indica que:

Above all it would seem that in these poets we should see rather the desire

for originality in dealing with a some- what hackneyed type of poem than the

conscious intention to create a new genre.

It might be difficult for all but the most gifted poets, such as King Denis, to im- press the "cantiga de amoru with their own personality without introducing into the type elements which would more properly belong elsewhere, above all to the sati- rical wor·ks of the "cantigas de escarnho e maldizer" . Perhaps we should be justified in holding that love and satire are only two facets of the noetic convention of love in the hands

of

some of the poets in the medieval Galician-Portuguese Cancionei- ros35.

Resumiendo lo hasta aqui dicho, la critica que se ha ocu- pado del estudio de la lirica gallegoportuguesa mantiene dos criterios antagonicos, per un lado estan los criticos que es- tablecen una oposici~n entre las cantigas de amigo y las de amor, basada en que las primeras poseen una marcada tonali- dad popular, mientras que las segundas expresan una tematica identica, y en los mismos terminos, a la de la cans~. En el extremo o~~sto se situan los estudiosos que establecen una identidac! e:ntre los generos, argumentando que las cantigas

..

de amigo y las de amor comparten la rnisma tonalidad e iden-

(19)

0

-12-

tica tematica. Dentro de esta ultima corriente hallamos inves- tigadores que defienden·la existencia de una intenci5n sati- rica y parodica por parte de algunos trovadores; hipotesis

.

· que cuesta admi tir, dado que los ataques satiricos volunta- ries y la deformacion parodica de lo cortesano constituyen la otra rama de la poetica gallegoportuguesa: las cantigas de escarnio y de maldecir.

Estos dos modos tan diferentes de considerar a los dos generos descansa en dos bases analiticas opuestas. Los cri- ticos que afirman que las cantigas de amigo son una prueba evidente de la existencia de una lirica anterior, de la que

t/1> t 1 t. . t/1> t -1 . 1 t!l •

es as son a con ~nuac~on, an so o ~ne uyen en sus ani::W-~s~s

1 as compos~c~ones • • con me t. J. vos lt/1> • ~1·~cos .:.a....1. ~ ane ... JOS como e.1. "'

baile, el peregrinaje a santuarios, el agua-en sus manifesta- ciones de rio, mar o fuente-, las onoma-topeyas, mo ti vos ex- presados asimismo par media del paralelismo en su forma ma.s pura. Estas caracter!sticas las hacen extensibles al resto

de las cantigas de amigo, lo que nos parece una falsificacion de este genera, dado que la mayoria de estas cantigas, un

87%

aproximadamente, no contienen estos motives liricos ni su sistema de expresion es el paralelistico en su forma mas depurada. Por el contrario, los criticos que hablan de homo- geneidad, de una clara identidad entre los generos, basan sus conclusiones en el a:.."l8.lisis de las cantigas de amigo ca- rentes de motives liricos de acentuado primitivismo. Esta parcialidad en la se.leccion de .las cantigas ha de ser evitada

(20)

-13-

para que los estudios de la lirica erotica gallegoportuguesa reflejen con cierta fidelidad el espfritu poetico de los Can- cioneros.

Una lectura objetiva de la lirica gallegoportuguesa no justifica estos dos modos tan disparos de concebir a los dos generos. En los ·capitulos siguientes desarrollaremos que las cantigas presentan unas caracteristicas, unos rasgos distintivos que las hacen inconfundibles con el resto de la produccion li- rica erotica del Medioevo europeo. Estas caracteristicas son el paralelismo form~l y conceptual que presentan; el tono ele- giaco en que se expresan los personajes: particularmente el amigo y la amiga; la carencia de desarrollo narrative en el interior de estas composiciones ll.ricas; y la no intervencion del poeta en los discursos liriccs verbalizados por los enamo- rados o por otros personajes directamente relacionados con ellos. Al mismo tiempo, la escuela 11rica gallegoportuguesa forma parte de la corriente poetica europea que ensalza a Eros

a lo largo de la Edad Media, por lo que no debe sorprendernos

el parentesco que existe entre la produccion lirica de los tro- vadores gallegos o portugueses y la que florece en otros pa1-

""'

ses de Europa. El estudio de estos dos factores nos permitira cuestionar los principios basicos en que se apoyan ~as conclu- siones de los defensores de la oposicion entre los g~neros, y tambi€1 indicar que la identidad entre cantigas de amor des- cansa en bases mal cimentadas.

(21)

1

-14- t .

CAPITULO I NOT AS

Vease para colectores, transmision y ediciones de los Can- cioneros: J. Filgueira Valverde, "Lirica medieval gallega y portuguesa11 , Historia eneral de las literaturas his anicas

(Barcelona: Editorial Barna, 19 . 9 , I, p ag;:3.55 - 3; J. M. d 'Heur, Troubadours d'oc ettroubadours raliciens-portugais(Paris: Fun-

da~ao Colouste Gulbenkian, 1973 , pags. 7-52.

2 Vease para la musica gallega: J. Ribera, "De musica y metrica gallegas", Homena,je a Ramon Menendez Pidal, III, 1925, pags. 7-35;

Isabel Pope, "Medieval Latin Background of the Thirteenth Century Galician Lyric", .§.]2, IX, (1943), 3-25; A. Salazar, "Poesl.a y

musica en las primeras formas de versificacion rimada en lengua vulgar", Filosofia y Letras, IV, (1942), 287-349. Para mas infor- macion vease el apartado Miisica de la bibliografia, pag. tt;:r

.3 Vease sobre trovadores gallegoportugueses: Manuel Murguia.

Los trovadores gallegos {La Coruna: Iffiprenta Ferrer, 1905):

J. J. Nunes, "Trovadores e jograis galego-portugueses", Biblos, I, ( 1925), 601-30; M. Garcia Blanco, •• Poes1a juglaresca y jugla- res. Nuevos datos para la biografl.a de Pedro Ami go••, RFE, XXIV,

(1937), )63-71; J. Filgueira Valverde, "Nuevos rastros documen- tales de ju~lares gall egos••, PEG, I, ( 1944), lJJ- 39; R. Menendez Pidal, Poes1a .iuglaresca Y. ori'g'enes de las li te.raturas romanicas,

(Madrid: Institute de Estudios Politicos, 1954}, pags. 14~-96.

4 Vease Kenneth R. Scholberg, Satira e invectiva en la Espana Medieval, "La satira gallego-portuguesa en los siglos XIII y XIV .. (Madrid: Gredos, 1971), pags • .50-1)4.

5 ,.

Vease sobre poetica fragmentaria: J. M. d'Heur, Troubadours.

pags. 72-73·

6 Nunes, I, pag. 1.

7 Un buen estudio sobre la onosicion de los generos es el de J. M. d'Heur, Troubadours, plgs. 53-72.

8.

J. M. d'Heur, Jr£ubadours, pag.

59.

(22)

0

-15-

9 Eugene Baret, Espagne et Provence, ed. 1857 Paris, (Geneve:

Skatkine Reprints, 1970). p~gs. 177-78.

10 E. Lopez Aydi1lo, "Los Cancioneros gallego-portugueses como fuentes historicas••, RH, CXXXII, (1923), J4.

11

J. J. Nunes, Cantigas d'Amigo, I, pags. 87-88.

12 •• Lirica me dieva1" , pag. 576.

13 Cantigas d'Amigo, I, pags. 83-84.

-

14

Cantigas d' Amigo, I, pag.

-

86.

15 Vease A. Jeanroy, Les Ori ines de la Poesie L

au !Vioyen Age, (Paris~ L:i.brairie Honore Campi on, 3£i:.

16 Citado por J. M. d'Heur, Troubadours, pig. 61.

17 Romania, II, (1873), 18.

18 Les Origines, pag. 334.

19 Les Origines, pag. 334.

20 Filgueira Valverde, "Lirica medieval", p. 548.

21 Cantigas d'Amigo, I, pag. 89.

22 Fi1gueira Valverde, "Lirica medieval'', pag. 570.

23

r.i. I\1enendez Pelayo, "La 1irica galaico-portuguesa y sus Can- cioneros", Anto]:.ogia de _12oetas liricos castellanos, ( Santan.der, 1944-45), I, LXXXV-V.

(23)

0

-16-

24 E. Asensio, Poetica y rea1idad en el cancionero peninsular de la Edad MediaJ 2a ed., (Madrid: Gredos, 1970), pag. 10.

25

D. Alonso, "Cancioncillas 'de. amigo mozarabes• ", RFE, XXXII, (1949), 334. En un articulo posterior mantiene un punto de vis- ta diferente: "si esos extraordinarios parecidos entre las can- cioncillas de amigo mozarabes y las cantigas de amigo gallego- portuguesas tienen para mi valor, es porque no se dan en dos paises distintos, sino en una misma epoca y en un mismo pais."

En nun siglo mas para la poesia espanola", De los siglos oscuros al de oro (Madrid: Gredos, 1958), pag. 32. De modo analogo se

hab~a expresado siete anos antes R. 1.\'ienendez Pidal en ''Cantos romanicos andalusies continuadores de una lirica latina", BRAE, XXXI, (1951), 187-270; incluido tambien en Espana~ eslabon-eDtre la cristiandad y el Islam (Madrid: Austral, 1956 , pags. 61-153.

26 C. Sanchez-Albornoz, Esnana, un enigma historico, 2a ed., (Buenos Aires, 1962), I, pag.

415 .

. 27

LiGoes de literatura portuguesa._liRoga medieval, 9a ed., (Coimbra, 1977), pag. 51.

28 Al-An, XIII, (1948), 299-346.

29

M. Lazar, Amour courtois et "fin'amors'' dans la litterature du XIIe siecle (Paris: Klincksieck, 1964), pag.

5. .

30 . ~

I. M. Cluzel, "Les Jaryas e l'amour courtois", CN, (1960), 248.

31 The Knight and Chilvary (London: Cardinal, 19'14), pag. 90.

32 P. Zumthor, Lanm:1e et technicues noetiques

a

1 'epogue ro~

(xre - xrrre slecleSTTParis: Klincksieck, 1963 ) .

33

Troubadours, pag. 56.

34 •• Courtly Love-Songs in Galicia and Provence'', FI'.~LS, II, ( 1966 ), 74; la misma postura la ma.ntiene en "Cantigas de Amigo and Can- tigas de Amor'' , BHS, XLIII, ( 1966), 2l+J.-52.

(24)

0

-17-

35 >

"The Frontiers of Love and Satire in the Galician-Portuguese Medieval Lyric", BHS, XXXIX, (1962), 42. Veanse tambien: F.

Holliday, "Extraneous Elements in the 'Cantigas de amigo • '', RFL, VIII, (1964), 151-160; -'Lelia doura, edoy lelia doura, an Arabic Refrain in a Thirteenth-Century Galician Poem", BHS, XLI,

(1964), l-9. ---

(25)

c

CAPITULO II

1os factores po~ticos que intervienen en las cantigas.

El problema de la inspiracion en lo popular.

Las caracteristicas literarias fundamentales de los dos

g~neros en que se considera dividida la lirica erotica gallego- portuguesa son el paralelismo formal y conceptual,.la tonalidad elegiaca y el caracter no anecdotico. Estos tres rasgos hacen que las cantigas de amigo y de amo:;:.• sean inconfundibles den-

tro de la voluminosa produccion po~tica am·orosa de la Edad Media europea. Debido a que la lirica gallegoportuguesa par- ticipa en el fenomeno estetico y cultural del amor cortes, las caracterf.sticas propias de este movimiento tambi~n est~ pre- sentes en las cantigas de amigo y en las de amor. Estos dos factores se entrelazan, siendo practicamente imposible estable- cer un limite entre los rasgos distintivos de las cantigas y las caracteristicas propias del amor cartes. De estas particulari- dades que hemos indicado tambien participan la.s cantigas de amigo en las que la voz dolorida de la doncella se combina con el baile, el mar, el rio, la fuente, la romeria, las onomato- peyas. La presencia de estos motives lf.riccs no justifica que

(26)

-19-

los juglares y trovadores se hayan ihspirado necesariamente en composiciones populares, sino que la estancia de esos moti- ves l!ricos es debida a que los juglares y trovadores utilizan el simbolismo pagano de cierto l~xico y acciones con fines ar- .t!sticos.

El paralelismo en que se canalizan los sentimientos de la

ami~ fue uno de los argumentos de mayor peso en defensa de la oposicion entre las cantigas de amigo y las de amor. Lo artificial e inadecuado de establecer este criteria para dife- renciar a los dos g~neros lo podemos apreciar, paradojicamente, en uno de los defensores de la oposicion; J. J. Nunes, en nota a pie de p~gina, dice: "Eril sentido lata pode dizer-se que a grande maioria das cantigas trovadorescas, quer de amor, quer de amigo, sao paralel:Lsticas, pois

as

suas estrofes reproduzem sempre a mesma idea com pequena variedade de umas para outras"1.

Par supuesto que existen gradaciones dentro del paralelismo, no obstante estas diferencias no niegan, sino que confirmcn, que el paralelismo es un rasgo distintivo de la 11rica gallegopor- tuguesa.

Las cantigas de amigo y de amor se caracterizan par el tono elegiaco en que se expresan el amigo y la amiga. E.

Asensio, basandose en este rasgo de las cantigas, contrasta las cantigas de amigo con la canso provenzal: "Si el centre de la canso provenzal es el joi, el alma de la cantiga de amigo gallego-portuguesa es la coita ... ", e indica un poco

(27)

-20-

mas adelante: "Notese que nunca aparece la palabra alegria, que dos de los vooablos - solaz y lezer - son transpirenaicos y so- lo se emplean en la rima. La pobreza e imprecision de sinoni- mos para designar el gozo no se debe a que careciese de ellos la lengua literaria, sine a las oscuras tradiciones de la can- cion de mujer"2• Si bien son afortunadas las observaciones he- chas porE. Asensio, nos parece inadecuado que limite la coita al ambito de las cantigas de amigo, dado que las de amor pre- sentan el mismo tone patetico. Pierre Le Gentil, por el contra- rio, reconoce que las cantigas de amor son remarcables precisa- mente por el modo en que en ellas se expresa la coita de amor, -" 1a sou.ffrance d' aimer, qui conduit

a

la folie ou

a

la mort .. 3.

Por ultimo, la cantiga gallegoportuguesa es eminentemente no anecdotica. Sabre este particulc:.r indica E. Asem:do: "En la cancion francesa el sen-timiento se convierte en accion ex- terior, en relate; en la cantiga, la accion o se limita al preambulo o se adivina oblicuamente en el espejo de las emo- ciones. Esta predileccion por la redondez narrativa. por las particularidades sociales del cuadro se nota cada vez que co- tejamos una chanson con una cantiga"4 . A lo largo de nuestra investigacion desarrollaremos las consecuencias literarias de este aspecto fundamental de las cantigas, que no ha side practicamente estudiado todavia por la critica. Come veremos,

debido a la carencia de desarrollo narrative en el interior de las cantigas de amor y de amigo, su· dependencia

(28)

-21-

.de unas situaciones tem~ticas muy concretas es total. Casi todas las cantigas de amor y alguhas de amigo presentan el tema de la conquista amorosa de la doncella desde la perspecti- va femenina o desde la masculina; en el resto de las cantigas impulsan la voz de la doncella, o la del amigo, los temas de la declaracion de amor, el del dolor de la ausencia, el de la alegria del encuentro, el de la despedida al amanecer, el de la partida del amigo a tierras lejanas, el del desengano amoroso de la doncella. Estos grandes temas, o mejor nucleos

tem~ticos, debido a que en su interior tambien se percibe una narrativa propia de cada uno de ellos, describen una trayec- toria marcadamente narrativa, con un principio, un medic y un f'in. Asi, de la fase de la conquista de la amiga se pasa a exponer las dist·intas inquietudes de la doncella moti vadas por la ausencia del amigo o por la preseneia de una serie de impedimentos que dificultan que se vean y que se hablen; por ultimo, el amigo enganar~ a la doncella. El estudio de esta narrativa nos permitira observar que cada genero desempena una funcion especifica dentro del sistema lirico gallegopor- tugues, y que la monotonia de que hablan ciertos criticos se debe a una falta de sensibilidad por su parte, y no a la pesa- dez de la lectura de las cantigas, debido a que cada composi- cion lirica contribuye en algo a la ncvelizacion del ritual amoroso medieval.

Son pues, el paralelismo, el tono elegiaco y el caracter no anecdotico los rasgos distintivos de las cantigas de amigo

(29)

-22-

y de amor gallegoportuguesas. Ahora bien, Galicia y Portugal son dos de los focos europeos donde la canci~n de mujer flo- rece. Los trovadores frahceses, italianos, alemanes, hispano- arabes tambien cantan a Eros en la Edad Media, y por tanto pretender separar el fenomeno lirico gallegoportugues del que surge en el resto de Europa es un error de base de imposible

justificacion, porque el trovador gallego o portugues partici- pa en una misma corriente lirica, se nutre de la misma savia que hace reverdecer la poetica del amor medieval europeo, en consecuencia , las caracteristicas esenciales del amor cartes tambien estan presentes en la lirica gallegoportu~~esa.

Al referirnos al amor cartes, utilizamos una expresi~n

concebida en el siglo XIX por Gaston Paris5 para definir una forma de s.entir y de poetizar el amor el aristocrata medieval.

La expresion es valida para denominar un fenomeno cultural y literario, pero inadecuada para definir el corpus litera- rio tan enorme que ha tratado el tema del amor desde comienzos del siglo XI. Utilizar las distintas sintesis realizadas des- de Andres el Capellan6 hasta nuestros dias de las caracteris- ticas que presenta esta corriente literaria con objeto de medir el provenzalismo de las cantigas de amigo, equivale a acercarse a esa poesia amorosa con un baremo magico, a redu- cir el problema a sumas y restas. A pesar de que los distintos princ:lpios en que se ha sintetizado la poetica provenzal son condensaciones de una l~rica que expresa el punto de vista

(30)

0

-2:3-

masculine ante los distintos impedimentos que halla en su intento de conseguir a la mujer amada, y de que la l!rica gallegoportuguesa enfatiza el punto de vista masculine y el femenino, las caracter!sticas del amor cort~s provenzal for- man parte integrante de loo cantigas. A si, las caracteristicas que da A. J. Den?m1 del amor cort~s estan presentes en las cantigas de amigo y en las de amor:

The novelty of Courtly Love lies in three basic elements: first, in the ennobling force

of human love; second, in the elevation of the beloved to a place of superiority above the lover; third, in the conception of love as ever unsatiated, ever increasing desire.

Of course, the troubadour lyrics were err.- bellished with other conceits, formulae and situations: the nature introduction, the per- sonification of love as a god with absolute power over his army of j_over·,s' the idea of love as a sickness with all its familiar ex- terior manifestations, the ceaseless fears of the lover at losing his beloved, at not being worthy of her, at displeasing her, the position of inferiority of the lover and the feeling of timidity to which that feeling gives rise, the capriciousnes;;:;, haughtiness and disdain of the beloved .•• ?

Estus principios constituyen la materia prima, la filosofia del amor que subyace en la lirica g2~legoportuguesa, pero con frecuencia debido precisamente a las caracter!sticas de las cantigas, las cualidades cortesanas estan subordinadas al paralelismo, al tono elegiaco, a la carencia de narrativa en los discursos liricos del amigo o de la amiga. Esto es, como dice L. Aydillo, el provenzalismo solo comunico "sus inquietudes espirituales, el culto caballeresco rendido a la

(31)

0

mujer, un sentimentalismo depurado del amor y la sutil emocion de sentimentalism~ subjetivos a la vez que le prestaba profu- sion de recursos formales y artificios metricos, pero nunca se confundieron, manteniendo aun en los mementos de mayor intensi- dad las notas diferenciales"8. Debido precisamente a la !ntima relacion que existe entre la amatoria medieval y los principios literarios caracteristicos de las cantigas, pretender edificar una barrera entre ambos generos1 afirmando que en unas predo- mina lo'popular" gallegoportugues yen otras lo "cortesano"

provenza equivale a poner ladrillos en arena movediza.

Los criticos que hablan del popularismo de las cantigas de amigo en las que los trcwadores ensalzan los sentimientos de la amiga apoyandose erj, el baile 1 el .mar 1 el rio, la fuente, el viaje a santuarios1 las onomatopeyas, basan esta conclusion en una lectura bastante superficial de ese corpus liricol y no taman en consideracion que la "enfermedad del enamoramien- to" literario es exclusiva de una clase social aristocratica.

No es la inspiracion popular lo que predomina en esas cantigas1

sino que se trata, como veremos; de una recuperacion de una simbologia pagana1 primitiva, que va a ser adecuada a la men- talidad del auditoria medieval. Este tipo de recuperacion de unos ri tuales y de 1.mos simbolos primi tivos paganos esta pre- sente, de un modo u otro, en la lirica y en la narrativa cor- tesana. Est a simbologi8. pagana, primi ti va, tambH~n la hallamos en la lirica popular cancioneril, con lo que parece logico

(32)

-25-

pensar que los simbolos de un contexto social determinado

afectan al hombre que lo habita con la misma intensidad; ahora bien, el tratamiento artistico, las sutilezas formales y te- maticas que va a utilizar el hombre iletrado y el culto para ensalzar esa simbologia, mantienen muy pocos puntos de con- tacto. Basta comparar una recopilacion de coplas populares con la producci~n literaria que se esta desarrollando simul- taneamente para observar que existe una incampatibilidad entre

. ,

ambos modos de expres1on.

En las cantigas con motivos liricos la doncella expresa sus inquietudes amorosas, sus sentimientos motivados por la au- sencia del amigo, con lo que existe una subordinacion entre el baile, la romer!.a, el agua, las onoma topeyas, y la causa.

que motiva la emocion de la doncella; si bien es importante esta distinci.on entre m.otivo y tema en esas cantigas, de gran importancia es indicar que esta amiga, precisamente por pa- decer la enfermedad del enamoramiento, pertenece a la clase aristocratica, no porque el pueblo llano carezca de la £a- cultad de emocionarse, sino porque la.s unicas emociones li- terarias, los Unicos sentimientos que merecen ser llevados a la literatura medieval son los de la mujer aristocratica;

asi, D. Dodd explica la perfeccion de la mujer de la can- cion provenzal en funcion de su rango social: "The lady is regularly 1:epresented as perfect in all her attributes. The basis of this idea is1 of course, the high social position

(33)

~

-26-

of women"9. K. Whinnom justifica el caracter aristocratico de la enfermedad del enamoramiento del modo siguiente:

Finalmente, pongamos atencion a lo que dice Arnaldo de Vilanova en otro pequeno tratado medico dedicado al amor, De amore heroico; afirma all!, entre otras cosas, que es el alma superior, para Arnaldo la

de linaje noble, la mas sensible a la en- fermedad del amor. Igual dira San Pedro por boca de Deseo: "sienpre me crie entre hcnbres de buena crianga" , y en el lamento de la madre de Leriano (p.l?J):

Bienaventurados los baxos de condici5n y rudos de engenio, que no pueden sentir las cosas sino en el grado que las en- tienden; y malaventurados los que con sotil juizio las tras.cenden, los cuales con el entendimiento agudo tienen el sentimiento delgado; pluguiera a Dios que fueras tu de los torpes en el sen- tir''lO

Por otro lado, en ninguna de las cantigas con motivos liricos se expresan inquietudes sociales, la problematica que presen- taba el trabajo en el mar o en el campo. Los personajes de las cantigas se aman, no trabajan. Esta evasion social es la

caracteristica fundamental de la literatura que eleva a los personajes a un mundo de ensueno, a un universo ideal, di:fi- cil de concebir si este mundo fuese descrito por el pueblo de la Edad Ivledia. Los motivos poeticos del_ agua, del peregrina- je al santuario, del baile,interesan por la simbologia que contienen, y no para expresar ningUn tipo de inquietud que no sea la amorosa.

Nuestra defensa de car&cter aristocratico de la amiga

(j

de las cantigas no puede eludir la co.:1tribucion de P. Dronke,

(34)

-Zl-

que en Medieval Latin and the Rise

European Love-Lyric

complementa las investigaci·ones realizadas con anterioridad por T. Frings11 sobre la cancion de mujer enamorada europea y la

de otros continentes. P. Dronke habla de una cortes!a popular, de una universalizacion de lo cort~s: "For I should like to suggest that the feelings and conceptions of amour courtois are universally possible, possible in any time or place and on any level of society. They occur in popular as well as in learned or aristocratic love-poetry"12; y ofrece muestras de la literatura del antiguo Egipto, de Bizancio, de Georgia, Persia, etcetera, as! como del latfn medieval, para demostrar- lo. No obstante, las investigaciones de T. Frings y de P. Dronke demuestran que cuando un pueblo determinado alca11za.un grado de civilizacion espec!fico, sus hombres y mujeres expresan sus res- pectivos puntos de vista sobre el amor; y esto no da pie a que se considere el amor cort~s y a la cancion de mujer ena- morada como formas expresivas innatas en el hombre y en la mujer; para justificar este aspecto tendrian que demostrar que el hombre y la mujer prehistoricos sisnten las inquietudes amorosas caracteristicas del amor cortes o de la cancion de amigo. Si nos atenemos al contexto social y cultural del Medio- evo europeo, es mucho m~s logie;o creer que las inquietudes cortesanas de la aristocracia fueran imitadas por el pueblo,

"' /

a que la clase privilegiada copiase la cortesla de sus sub- ditos. Entrelazar lo popular con lo cortesan0 es perder de

(35)

-28-

vista un hecho historico fundamental: las preocupaciones de la nobleza eran muy distintas alas del pueblo llano. La lite- ratura espanola nos ofrece dos documentos literarios que demues- tran con claridad este hecho: comparese a la pastora gallego- portuguesa con los pastores de "Mingo Revulgo", y se vera con

toda claridad como lo popular no casa con lo aristocratico.

El enfasis en lo popular que presentan las cantigas con motives 1iricos ha hecho que no se adelantasen posibilidades que justifiquen la existencia de esos motives de un modo mucho mas plausible. Es evidente que ciertos trovadores y juglares han incorporado a sus repertorios cantigas tal vez pertene- cientes a una lirica anterior a la medieval. Una prueba evi- dente es la de las dos versiones de "Las avelaneiras frolidas", que Menendez Pidal interpreta del modo siguiente:

El trovador provenzal, no solo se habia el olvidado por complete del arte juglar~sco,

sine que casi lo habia hecho enmudecer. El . trovador gallegoportugues aspira a hacer~otro

tanto; pero el juglar sabe mantener su perso- nalidad y su influencia, y ·hasta logra que la inspiracion de los poetas cortesanos nun- ea se divorcie completamente de la suya. Una

· bailada popular, la de 'Las avelaneiras fro- lidas', se nos conserva arreglada en dos formas muy semejantes par el clerigo compos- telano Airas Nunes, colaborador del Rey Sabio en las Cantigas sagradas, y por el

juglar Joao Zorro, probablemente portugues, y la obra del trovador clerigo aparece muy poco mas cultificada que la del juglar, ejem- plo notable de una r e f u n d i c i

o

n

t r ad i c i on a l por e s c r i to - asi en el texto - de un tema popular, debido a dos autores no an5nimos. Acabamos de ver que algunas composicion.es de los Cancioneros

(36)

-29-

muestran en sus variantes una r e f u n - d i c i on t r a d i c i o n a l o r a l, y anonima de una poesia de auter conocido.

Los cases mas interesantes de la tradicio- nalidad se ofrecen, pues, en

1esta lirica gallega, de cuando en cuando

3. ·

Pretender justificar que Joao Zorro - en J. J. Nunes cantiga CCCXC - o Airas Nunes se inspiran en el campesinado para cons- truir esta bailada, no casa con la realidad social de la Edad Media. Creemos mucho mas logico que la recuperacion de esta bailada, asi coma las que construyen los trovadores inspiran- dose en motives liricos, obedece a un intento de salvar una simbologia primitiva, pagana, ligada a dos principios basicos presentes a lo largo de la historia del hombre: la magia y la fertilidad. En estas cru'ltiga.s de amigo con moti vos liricos no hallamos, repetimos, inquietudes populares, sino un·os s!.mbolos primitives adecuados a la mentalidad cortesana de los siglos XIII y XIV.

En las dos versiones de "Las avelaneiras frolidas", de las que reproducimos la de Airas Nunes, el baile es un ritual magico que permitira atraer al amigo;

Bailemos n6s ja todas tres, ai amigas, so aquestas avelaneiras frolidas

e quen for velida, como nos velidas, se amig'amar,

so aquestas avelaneiras frolidas verra bailar.

Bailemos so aqueste e quen for

.

.

'

nos Ja todas tres, ai J.rmaas,

. -

so aqueste

ramo d'estas lau9aa, como se amig'amar

avelaas

nos, lou9aas ramo d'estas avelaas

verra bailar.

(37)

Por Deus, ai amigas, mentr'al non fazemos so aqueste ramo frolido bailemos

e quen ben parecer, coma nos parecemos, se amig'amar,

so aqueste ramo so l(o) que nos bailemos verra bailar (CCLVIII, p.2J5).

Si magia es "the action of symbols-ideas expressed in words,

gesture or ritual-upon things at a distance and in the future" 14, es evidente que el baile en esta cantiga cumple con los requi~

sitos de la definici5n de magia que hemos dado: Las doncellas

bailar~n para atraer al amigo - o amigos - ausente. Pero el.

acto de bailar es insuficiente: el amigo - o los amigos - re-

gresar~ s5lo cuando 'el baile se realice debajo del ramo del avellano:

so aqueste ramo so l(o) que no's bailemos verra bailar (vv. 17-18).

. , d .... f' ·11> flit

con lo que el ba~le no solo esempena una unc~on mag~ca, si no

·que en la alusion al ramo y al avellano enfatiza el tema de la fertilidad que subyace en esta cantiga.

El nramo" tiene una multitud de aceptaciones en la cul-

tura gallega, por lo que nos limitaremos tan s~lo a resaltar

su car~cter de catalizador del amor directamente ligado al baile: Carmelo Lison Tolosana indica que las faenas trigueras en Adro despliegan el siguiente ceremonial,

Primero o ramo da sementeira. "Se sementa

0 trigo no sanmartino (noviembre) ••. 0 ul- timo carro do esterco (que sale de la casa) lleva o ramo ... El ramo lo colle un mozo y lo pone diante una moza •.. en lo suco (surco) que se trulla-esto, tiran tierra con una pa- la o trullo sobre el estiercol y el trigo

(38)

-31-

que se ha sembrado- Vailo a poner a la mellor moza, por ejemplo, un ten idea d'aquela que le gusta y se lo pone, ella esta en la leira. Cuando se termina reparten el pan e las tapas. E despues las mozas face- roes otro (ramo) e plantamoslo na mesa (de casa) e cantamos •.. El baile se queda en la leira, pero el otro (el de las mozas) mas garnecido se hace en casa" .••

Segundo: "o d1a das se gas ( siegas) • Lle- vase a pandereta en una cesta y al terminar de segar temos baileoooY ah! en Meirama (Cerceda).oo ah! van con la gaita; antes lo hac!an aqu:L, · hasta que vi vio o o o o ( nombre del gaitero)o Iban a segar al monte e iban ya con el gaitero tocando, y a lo que acaban de segar, bailaban a lo mellore all!. Aqu!

hace ••• poco, que no se hace b<7ile en la siega ••• Si hab!a sitio se hacla el baile donde hab!an segado, si no, en l'eira, junta a la cas a, hasta la una de la noi te •• ,1.?

Como se ha podido comprobar en lo que: este compesino le dijo a Carmelo Lison, el baile y el ramo tienen atin hoy ~n d!a un simbolismo analogo al de la bailada. Todav!a podemos avanzar mas; X. Taboada Chivite dice que el dos de mayo "soense colgar ramos nas casas das mozas que se pretendeni ao non arrincalo ela,

e

sinal de aceptacion~•l6. Seg\i:ri Frazen ''

o

ramo que se colga nas casa das mozas xurde da crenza no poder fertiliza- dor dO espri tu dO arbor€: I !I 17 0

Con respecto al avellano dice P. Dronke, aunque cita la version de Joao Zorro:

The song turns on the age-old association of hazelnuts vli th fertility a:.Yld erotic ful- fillment. It is under the hazelnut tree that love has the best chance of being returned, even by those who have shown no love else- where. In a wide range of proverbial ex-

pressions ing into the hazelnut trees ('in

(39)

-32-

die Haseln gehen', 'aller aux noisettes avec un gar9on') is synonymous with love- making; already in the ancient world sterile women were beaten with hazel twigs to make

th~m fertile! and _hazelnuts were.give~ to !ge brJ.de and brl.degroom on the weddJ.ng-nJ.ght.

Un desarrollo semejante al que hemos realizado con el moti- ve 11rico del baile, as! como del simbolismo que se escuda

detr~s del "ramo" y del "avellano", aplicado a las cantigas con motives l!ricos incidir!a en que juglares y trovadores recuperan esas composiciones 11ricas a que nos hemos referido o construyen cantigas de amigo inspirandose en esos motivos 11ricos, no porque. sean populares, sino por tratarse en ellas una serie de s!mbolos y rituales primitives, paganos. Para nosotros estas cantigas traer!a.."1 al a·i.ldi torio una serie de valores culturales paganos que ho habian sido aun borrados por el Cristianismo; de tal modo, que estas composiciones 11ricas reviv!an una serie de factores culturales en el au-

ditorio y·al mismo tiempo exponian las inquietudes cortesanas propias de la Edad Media europea.

La dualidad cortesana a la que nos hemos referido en el parrafo anterior es caracter!stica de las literaturas ro- mances que en el Medioevo comenzaban a dar los primeros pa- sos. D. de Rougemont ha demostrado con precisi5n que el

!3:.2.!!!@

de Tristan et Iseult es la adecuaci5n de un mito, el de Tristan e Isolda, a la inentalidad cortesana medieval. Los principios que rigen el amor cartes son de tal magnitud que

(40)

-33-

se imponen al codigo etico caracteristico de la sociedad medieval: "Le Roman ne manque pas une occasion de rebaisser l'institution sociale, d'humilier le mari - roi aux oreilles de cheval, toujours si facilement dupe - et de glorifier la vertu de ceux qui s'aiment hors du mariage et contre luin1 9.

Pero el enfasis en lo cortes no impide que en Le Roman no se aprecie en el lexico un simbolismo cuyo rastreo nos pone,

como en el caso del ramo de avellano, en una epoca mucho mas anterior que la que se enfatiza en Le Roman. En el capitulo VI, "Le grand pin", de la version de J. Bedier, el simbolismo pagano del pino - fertilidad, inmortalidad - 20

forma parte in- trinseca de la narraci~n. El primer aspecto, la fertilidad que el pino simboliza, lo hace explicito el narrador al .relacionar el pino, el agua y los dormitories de las mujeres:

Au lieu le plus eloigne du chateau, tout aupres des pieux de la palissade, un pin s'elevait, haut et droit, dont le tronc robuste soutenait une large ramure. A son pied, une source vive: l'eau s'epandait d'abord en une large nappe, claire et calme, enclose par un perron de marbre;

puis, contenue entre deux rives resserrees, elle courait par le verger et, penetrant dans 1' interieur meme d~ lchateau, traversai t les chambres des femmes •

El segundo aspecto, el de la inmortalidad simbolizada por el pino, se nos transmite de forma mucho mas sutil: el rey, Marcos, instigado por los nobles, se sube a la copa del pino para sor- prender a los enamorados, que le son infieles. Pero no logra

~

que Tristan e Isolda delaten su amor aquella noche. Un hecho

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :