Texto completo

(1)

EDITOR !AL

Entramos en 1959, año en que ocurrirá la fecha que señala los diez primeros de la fundación del Instituto Filosófico de BaLmesiana.

En efecto, se inauguró el día 8 de octubre de 1949 «en la int•- midad de los amigos de Balmesiana y de cuantos se interesan por una cultura católica superior», según se decía en el programa.

Este sencillo acto de inauguración fué como la primera vibración vital después de la cual continuó sin cesar año tras año el desarrollo que dentro de nuestras posibilidades nos era dado sostener.

En el curso 1949-1950, primero de s-q_ fundación, fueron invitados a dar conferencias en el Instituto cuatro Profesores extranjeros, Doc- tores Michele Federico Sciacca, Richard Patee, Ivo Hé:Hlhuber, Frede- rik Copleston, de Italia, de Estados Unidos, de Austria e . Inglatert,a respectivamente; tves españoles, los Dres. P. Azpiazu, Font Puig y P. Laburu; se inició un curso «Fundamentos de Filosofía Cristiana»

abierto para todo público, con cuarenta y dos clases, dos por se- mana, desde noviembre hasta fin de mayo; se inició con el cursillo

«Fundamentos de Sociología Cristiana» una actividad que después fué ampliada en organización aparte, desgajada de nuestro Instituto;

en fin, se tuvo una serie de diez conferencias sobre temas de filo- sofía española y filósofos españoles.

Durante el curso 1950-1951 se repitio la exposición de «Funda- mentos de Filosofía Cristiana» condensando las clases desde octubre hasta diciembre; disertaron dos profesores universitarios en noviem- bre y octubre; en enero cuatro Profesores desarrollaron cuatro temas, antropológico, cosmológico, metafísico e histórico; en marzo se tu- vieron cuatro conferencias sobre ,estética, arte y sus relaciones con la moral; en abril cinco reuniones entr,e Profesores de Filosofía; una c·onferencia sobre el neo-liberalismo y para clausurar el curso otra sobre el ideario filosófico del famoso físico Max Planck

Algo se cambió en el curso de las actividades durante el año 1951-1952, pues empezando con una conferencia inaugural del Profe- sor de la Universidad de Zaragoza, D. Eugenio Frutos Cortés, se tuvo a continuación un cursillo sobre filósofos españoles contemporáneos, a cargo de cuatro profesores del Instituto; a continuación cuatro con- ferencias del Dr. Jaime Bofill, con ocasión de la entonces reciente En-

(2)

'

t.

DIEZ AIÍIOS DE VIDA 3

cíclica «Humani Generis»; otra innovación de este año académico fué un cursillo de Lógica matemática y Lógica clásica, por el P. ,Juan Roig Gironella, con nueve clases de noviembre a diciembre; d~pués de Navidad disertó el conocido historiador de la India· Rdo P. Enri- que Heras; seguido del cursillo de «Cuestiones Selectas de Filosofía»

en enero y febrero, con ocho clases; dos profesores universitarios, uno de Valencia y otro de Barcelona, disertavon en el-mes de marzo;

y para clausurar las actividades del curso, el italiano Profesor Sciacca nos brindó una interesante disertación.

El nuevo año académico 1952-1953 se inauguró con un cursillo de

«Introducción psicológica a la Pedagogía», con nueve clases dadas por siete Profesores; un cursillo de «Introducción a la Vida Intelectual»

para alumnos universitarios, con ocho clases a cargo de siete Profe- sores, atrajo a multitud de jóvenes preuniversitarios; una conferencia sobre «El espíritu filosófico en la época socrática» estuvo a cargo del Dr. Sanmartí; ya en enero de 1953 se tuvo un cursillo de «Cuestionles selectas de Filosofía», por ocho Profesores y temas de Filosofía y Ciencia, Metafísica, Filosofía y Cultura, Etica y Existencialismo, en marzo una conferencia puso de relieve las relaciones entre 1os inte- lectuales J' los movimientos católicos del momento presente; de nuevo una conferencia del Prof. Sciacca, otra del Dr. Alcorta sobre «El sen- tido de la vida en la literatura de hoy. y luego las reuniones de Pr(1~

fesores con tre3 conferencias sobre la misión del intelectual en Es- paña clausuraron el curso.

Para inaugurar el curso 1953-1954 fué invitado el Catedrático de la Central Don Antonio Millán Fuelles, que disertó sobre «La estru:c..;

tura ontológica de la historicidad humana»; después de lo cual se re- pitió el mismo cursillo del año anterior para preuniversitari·os, «In- troducción a la Vida Intelectual» y luego otro de Metafísica, expuesto desde octubre a diciembre con un total de catorce clases'. Innovación de este año fué el concurso para premiar el mejor trabajo escrito con ocasión del aniversario de Kant. Se tuvo una conferencüi de Psicolo,.

gía de la Escritura antes de Navidad; luego fué el argentino Dr. Oc- tavio N. Derisi quien nos habló para dar lugar a continuación al cursillo de «Cuestiones Selectas de Filosofía» que este año estuvieron a cargo de seis Profesores y ofr.ecier-on otros tantos temas de su e¡¡- pecialidad; en marzo hablaron cuatro conferenciantes sobre temas filosófico-jurídicos; las reuniones filosóficas de otros. años convoca- ron esta vez a cuatro Profesores con temas relacionados con la Psi- quiatría; como clausura tres· conferencias sobre temas sociales.

Se abrió el curso 1954-1955 con una conferencia del Profesor de la Universidad de Comillas, actualmente de la ·universidad Grego- riana en Roma, sobre un tema histórico; fué especialmente concu- rrido un cursillo de Metafísica que se dió de octubre a noviembre con diez clases, sobre la Verdad, la Bondad y la Belleza; con él ;a]L- ternó otro cursillo, como años anteriores, sobre «Introducción a la Vida Intelectual» con siete clases; luego aunque de un modo inciden-

(3)

4 DIEZ A~OS DE VIDA Í4]

tal, se tuvieron cuatro sesiones sobre temas de información acerca de la mentalidad protestante, que en aquel momento afectaba de un modo especial por la propaganda que se ejercía sobre España; si- guió un~ interesante conferencia del Dr. N. Ancochea sobre Psico- análisis; después de Navidad se anunciaron dos cursill'J, uno de

«Cuestiones Selectas de Filosofía» .con siete clases a cargo de cinco Profesores; otro de Historia de la Filosofía, con seis clases y tam- bién seis Catedráticos que las profesaron; ,en febrero el Rdo. P. Se- bastiár. Bartina tuvo dos conferencias sobre el transformismo; y como clausura del año las acostumbradas reuniones filosóficas con dos temas sobre Filosofía Cristiana, que agruparon a un buen número de

~studiosos.

El cursillo de «Introducción a la Vida Intelectual» fué substituído por otro titulado «Para ayudar al joven universitario» al empezar el curso 1955-1956, con seis clases y cinco disertantes; otra novedad fué la iniciación de un curso completo de toda la Filosofía (aungue sólo con sus tesis principales) que se planeó para tres añ.os, de suerte que se empezó en 1955 con las materias del primero, con halagü'eño éxito y distribuido en clases bisemanales desde octubre hasta mar- zo; en este mes de marzo con la ya habitual fórmula de «Cuestioa$s:

Selectas de Filosofía» disertaron cinco Profesores sobre temas muy variados, las de la especialidad e investigación de cada Profesor:

Habiendo de llegar de América el filósofo argentino P. Ismael Quiles fué invitado a disertar sobre «Presente y futuro de la Filosofía en Hispanoamérica»; conferencia a la cual siguieron otras tres en abril, para celebrar el centenario de Menéndez Pelayo, a cargo del Dr. Mu- fioz Alonso, del Rdo. P. José Sola y del Dr. Alejandro Sanvisens Mar- full; por último para clausurar las actividades del curso, el Dr. Fran- cisco Canals Vidal disertó sobre un tema culturalista.

Un conocido hispanista francés, Profesor de la Universidad de Toulouse, Dr. Alain Guy, abrió el curso 1956-1957 disertando sopte

«Las orientaciones espiritualistas de la Filosofía Francesa contem- poránea», después de lo cual se tuvo todavía otra vez el cur~illf>' titulado «Para ayudar al joven universitario>>, con seis clases dadas por cinco profesores, desde ,octub:ve a diciembre; el curso de Filoso- fía iniciado· el año anterior prosiguió con notable asistencia a propó- sito de las materias propias del segundo afio, que fueron Ontología, Cosmología, Teo1ogía Natural e Historia de la Filosofía medieval, con veinte clases, desde octubre a diciembre, dadas por cuatro Profeso- res del Instituto Filosófico; con ocasión de los trágicos sucesos de Hungría que conmovieron al mundo civilizado, el Profesor Alejan- dro Sanvisens expuso «El pensamiento cristiano frente a los hechos de Hungría»; y para clausurar los actos conmemorativ,os del centena.a ria de Menéndez Pelayo se tuvieron dos sesiones, una el 23 de ánero, con la presidencia del Eminentísimo Sr. Cardenal de Tarragona, en que disertó el P .. León Lopetegui y el Sr. Octavio Saltor; otra el día 24, bajo la presidencia del Excmo. Sr. Arzobispo-Obispo de Baroel-Oll¿¼,

(4)

[5]

DIEZ A~OS DE VIDA

s

con las disertaciones del Sr. Federico Udina y Dr. Joaquín Carreras Artau; en marzo el cursillo de «Cuestiones Selectas de Filooofía•

versó sobre temas de Criteriología, dos de Metafísica y dos de Etica;

fueron expuestas por cuatro Profesores del Instituto Filosófico.

Muy interesante fué la conferencia con que el Rdo. P. Sebastián Bartina inauguró el curso 1957-1958, con el título de «Geografía y paisaje de. la Grecia filosófica» durante la cual, recordando su viaje por oriente y exhibiendo proyecciones de sus fotografías, nos hizo revivir los lejanos días de la Grecia filosófica; siguió desp~

el curso de Filosofía iniciado en los dos años anteriores, en el que se expusieron las materias propias del tercero y último año, que fue- ron Psicología racional y experimental, Etica e Historia de la Filoso- fía Moderna, a cargo de los Profesores Alejandro Roldá;n, José M.a Vida! Folch, Rdo. Juan Ventosa, Alejandro Sanvisens y José M.a V.élez Cantaren; en noviembre oímos la disertación del nuevo Doctor P. Joaquín Aragó Mitjans, «Raíces psicológico-ontológicas de la Filosofía de Nikolai Hartmann» y· en diciembre la del Dr. Rafael Vida! Folch, sobre un tema tan interesante para la Pedagogía, como es una encuesta sobre los daños que reciben en su formación los ni- ños por la lectura de ciertas revistas ilustradas; llegado ya el mes de enero, ocupó la atención de los asistentes a nuestras aulas un!

cursillo sobre la Fe, de cuatro, clasea, en que el Rdo. P Francisco Solá tocó el aspecto teológico de la cuestión en una clase, y el Rdo. Pa- dre Juan Roig Gironella el aspecto piscológico y humano de la mis- ma; en marzo el cursillo de «Cuestiones Selectas de Filosofía» ,a

cargo de cuatro Profesores del Instituto versó esta vez sobre un tema de Metafísica, uno de Filosofía moderna, otro de Etica y el último de Cosmología; en abril fué nuestro amigo y distinguido co- laborador el Profesor italiano Michele Federico Sciacca, quien di- sertó una vez más sobre un tema de Psicología o Fenomenología de hoy; a lo cual siguió en mayo la conferencia de clausura del P. Juan Roig Gironella sobre «Un tema de actu,alidad, europeización o africa- nización», que expuso las nociones filoaóficas que deben tenerse en cuenta para razonar sobre la vida de las sociedades y en particuLa¡í:

de España; después de la cual se inicia con el año académico actual,•

1958-1959, el paso al año en que se cumplirán los diez. de vida d,e!

nuestro Instituto.

Si a estas actividades se añaden la publicación de la revista Es- PIRITU; la edición de interesantes obras, que han tenido el más ha:..;

lagüeño ,éxito; y la labor de atender en particular a consultas y dar orientaciones a quienes nos las pedían, se tendrá en sus líneas fun..:

damentales el marco exterior de las actividades del Instituto Filosó- fico de Balmesfana en sus diez primeros años de vida.

* * *

(5)

6 DIEZ Afilos DE VIDA [6]

A este marco exterior le corresponde, como es obvio, un resultado ºinterior, que por quedar en los espíritus no es visible sino indirecta-

mente y sólo en parte; pero no por ello es menos real. · Este resultado es indudablemente la disposición que ha producido en muchas personas que por cualquier titulo han entrado en contacto con el Instituto Filosófico y sus actividades, ya como Profesores, ya como amigos y colaboradores, ya como bienhechores, ya como asig..:

tentes a sus conferencias, ya como alumnos o · lectores.

Ante todo nuestro Instituto ha contribuido en algo a despertar la conciencia de que una sociedad cristiana bien desarrollada' y flore- ciente, ha de cultivar la Fiiosofía Cristiana. No basta con los centl'o¡s eclesiásticos (Seminarios, Universidades Pontificias, Facultades Ecle- siásticas) que se dirigen sólo a clérigos, por lo menos de hecho, sino que se requieren centros abiertos de cara al público general. No bastan las Universidades del Estado, cuya misión no es específica,- mente la elaboración y difusión de la Filosofía Cristiana, por más que sus Profesores y docencia estén conformes con ella. Ni bastan los organismos oficiales, como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, institución benemérita ciertamente, pero cuyo cometido tampoco es el de un organismo dirigido de modo inmediato por la Jerarquía Eclesiástica para coadyuvar en la magna empresa del cultivo, investigación y difusión de las ideas de la Filosofía Cristiana.

Ahora bien, por modesta que haya sido nuestra actuación, es inne- gable que algo, por poco que sea, ha contribuido a crear en nuestro pueblo la conciencia de que ha de atender a este aspecto cultural de vital importancia.

Además de esta misión de despertar en nuestra ,sociedad la con- ciencia de tan alto deber y las ventajas ._que le reportará un cultivo serio de la Filosofía Cristiana hasta mirando su mayor estabilidad y firmeza social, queda la labor positiva de instrucción y dij usión de las grandes directrices de que nuestra tradición filosófica de siglos es portadora. Si es verdad que Menéndez Pelayo escribió que «pueblo que no sabe historia es pueblo condenado a irrevocable muerte»; si es verdad que Torras y Bages dejó escrito que «tota edificació ~cial o política reclama per base la tradició» y «la terminació de la vida d'un poble ve quan aquest ha perdut son esperit vivificant i carac- terfstic»; de modo semejante puede afirmarse que aquella sociedad cristiana en la que no se cultiva el sentido de la tradición doctrinla!

de que ha nacido,;-,está constantemente expuesta a sucumbir ,ante cualquier moda intelectual, ante cualquier movimiento destructor que ataviado con los oropeles del prestigio nos venga de fuera. Si nos asalta por ejemplo una filosofía materialista, como la marxista, pero .nues- tras clases dirigentes sumidas en la ignorancia, están desprovistas ~e medios para reaccionar, ¿qué podemos esperar sino una 'infiltración fatal del morbo ideológico? Digámoslo claramente, en nuestra socie- dad no pocas veces hasta las personas responsables de nuestros esta..:

mentos rectores, tienen una ignorancia casi total en Filosofía Cris..:

(6)

[7) DIEZ AÑOS DE VIDA

7

tiana y en Teología. Absorbidos por la técnica unos, preoeup~

otros por los factores económicos (que no se pueden despreciar, pues son una condición necesaria para el desarrollo social), arrebatados muchos más por la ligereza de la vida moderna, superficial y de placer, sólo conocen las cosas de su Fe, sólo conocen las ideas su- premas de la Filosofía Cristiana (que sin embargo influyen en toda la marcha del organismo social y en su legislación), sólo las conocen, decía, a través de un artículo que han leído ocasionalmente en el periódico, o por una novela de fondo doctrinal, o por un guión de cine, o por una escena de televisión, pues lo que aprendieron cuando niños, de memoria y en grado elemental, les es claramente insuficiente para sus exigencias de personas formadas. Por ello la labor que rea- liza el Instituto Filosófico de Balmesiana, por modesta que sea, es de alta importancia, y ojalá pudiera multiplicarse por cien y hubiera den instituciones similares en nuestra patria.

Es verdad que nuestro Instituto no ha dedicado todavía sus activi- dades a zonas que son del may,or interés, como promover la investi- gación, apoyar todas las iniciativas para que ninguna vocación se ma- logre, tanto en sus inicios, como en la dificil encrucijada del momento de la floración, al alcanzar la madurez. Y con ello otros sectores muy importantes, que no han sido todavía abordados por n:>sotros. Sí Dios dispone que algún día nuestros escaso.s recursos económicos alcancen a esto, entonces podremos suscitar más en nuestra sociedad la con- ciencia de una iabor hoy día imprescindible, de cuyo olvido sólo, puede reportar lamentos tardíos e ineficaces. Pero entretanto, queda por delante lo que ya se ha realizado. Abrir camino a hachazos e:ntr¡e los l}brojos de una ,selva, no es ciertamente contar ya con una autor pista; pero _tampoco es nada: es un paso adelante.

* * *

Al entrar, pues, en ,este año 1959, décimo desde su fundación,._ el Instituto Filosófico de Balmesiana mira con complacencia la labor que el Señor nos ha concedido realizar, para darle ante todo gracias a El. dador de todo bien. Expresa asimismo el agradecimiento a los instrumentos que han colaborado en esta obra, tanto los que con su amistad y aliento han dado no po::a ayuda, comio a los que han ¡apo,r- tado su sacrificio; tanto a lm que han asistido a los cursos y ,con- ferencias, como a los que han trabajado abnegadamente dándol$.

Por breve que sea el lapso de diez años, es al fin una espe.r:apza y una promesa de pervivencia más fecunda para el futuro.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :