Los sacramentos de la Iglesia

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Asociación de

Salesianos Cooperadores

Región Ibérica

Septiembre 2011

(2)

2.- Un cristiano

2.1.- La vocación del Hombre.

2.1.1.- En el Bautismo y la Confirmación: Una nueva

Dignidad

2.1.2.- Seguir a Cristo hoy

2.1.3.- Eclesiología Conciliar

2.1.4.- La Iglesia: Pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo

(3)

Región Ibérica

TEMAS DE FORMACIÓN INICIAL

2.-UN CRISTIANO

2.1.-LA VOCACIÓN DEL HOMBRE

2.1.5.-LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

2.1.5.-

Los Sacramentos de la Iglesia

OBJETIVO

- Los sacramentos son signos, símbolos que la Iglesia nos ofrece en el camino de nuestra vida cristiana. Desde que nacemos hasta que morimos en los distintos momentos importantes de nuestra vida, la Iglesia nos ofrece a Cristo y a su Espíritu para que con su ayuda continuemos nuestro camino de seguimiento y aproximación al Reino de Dios. Veamos como.

REFERENCIAS

Bíblicas

Jesús les contestó: “No os toca a vosotros saber en qué día o en qué ocasión hará el Padre las cosas que solamente él tiene autoridad para hacer; pero cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, recibiréis poder y saldréis a dar testimonio de mí en Jerusalén, en toda la región de Judea, en Samaria y hasta en las partes más lejanas de la tierra”.

(Hech 1, 7-8)

Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos en un mismo lugar. De pronto, un gran ruido que venía del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa donde estaban. Y se les aparecieron lenguas como de fuego, repartidas sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen.

(Hech 2, 1-4)

Porque yo recibí del Señor esta enseñanza que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan en sus manos, y después de dar gracias a Dios lo partió y dijo: “Esto es mi cuerpo, entregado a muerte en favor vuestro. Haced esto en memoria de mí.” Así también, después de la cena tomó en sus manos la copa y dijo: “Esta copa es el nuevo pacto confirmado con mi sangre. Cada vez que bebáis, hacedlo en memoria de mí.” De manera que, hasta que venga el Señor, proclamáis su muerte cada vez que coméis de este pan y bebéis de esta copa.

(1 Cor 23-26)

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo; en su gran misericordia nos ha regenerado mediante la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para una esperanza viva, para una herencia que no se corrompe, no se marchita, ni perece»

(4)

PVA

Referencias al PVA: Estatuto: Proemio, 9, 25, 27, 32.

Reglamento: 12

DESARROLLO

Documento para la reflexión

1 ¿Que son los Sacramentos?

Los sacramentos son signos eficaces de la presencia y de la acción de Dios, que recuerdan la Pasión de Cristo, el Espíritu que nos envió y avanzan la gloria futura. Todo ello tiene íntima relación con la vida, pues la muerte y resurrección de Cristo constituye la victoria sobre el poder del pecado y de la muerte, el Espíritu es la vida verdadera ya en este mundo, y la gloria es la plenitud definitiva de la vida.

2 Los Sacramentos

Los tres sacramentos de la iniciación cristiana, "el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía" vienen a ser el inicio, la madurez y el alimento de la vida nueva. Son, por así decirlo, el re-nacimiento del hombre, el don de la adopción divina, el inicio en la tierra de la vocación a la santidad. Estos tres sacramentos apuntan ya al destino final y total del hombre íntegro, destino que es de vida eterna. Bautismo y confirmación se tratan en otro tema (2.1.1)

La Eucaristía verdaderamente es el centro de la vida Cristiana. De la Eucaristía nace y en la Eucaristía culmina toda la vida de la Iglesia. Es Cristo quien se dona a sí mismo para hacer una comunidad nueva principio de una nueva humanidad.

El origen de la Eucaristía es la última cena de Jesús con sus discípulos. El marco de la celebración es una cena compartida en comunidad, de amistad y fraternidad. Pero además era una comida simbólica, pues Jesús invita a tomar aquel pan y aquel vino, que son su cuerpo y su sangre, y al hacerlo se está entregando Él en persona: está expresando su voluntad de entregar su vida por el bien y la salvación de todos los hombres.

La celebración de la Eucaristía no tardó en convertirse en el acto central de la vida de las primeras comunidades, de acuerdo con el encargo de Jesús “haced esto en memoria mía”. La comunidad celebra el memorial de la muerte y resurrección de Jesús, la fuerza de Jesús resucitado, que es presencia salvadora en medio de los suyos.

Los sacramentos de la Reconciliación o Penitencia y de la Unción de los Enfermos constituyen el grupo de los así llamados "sacramentos de la salud, sanación o curación". La Penitencia mira a la reconciliación con Dios y con la Comunidad Eclesial. Es un encuentro con Cristo, un acontecimiento de salvación, donde el hombre se examina y se reconoce pecador, y el sacerdote, en nombre de la comunidad, le reconcilia con ella. No es el único sacramento que perdona los pecados. El Bautismo borra todos los pecados en la incorporación a la comunidad y la Eucaristía también es un sacramento de conversión y reconciliación, de manera diversa. La penitencia queda como el más alto

(5)

Región Ibérica

TEMAS DE FORMACIÓN INICIAL

2.-UN CRISTIANO

2.1.-LA VOCACIÓN DEL HOMBRE

2.1.5.-LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

grado de celebración de la conversión y reconciliación con la comunidad del cristiano pecador.

La Unción de los enfermos presupone que se trata de un cristiano afectado por una enfermedad que pone en peligro su vida, aunque no sea en forma inminente. No es un sacramento para preparar la muerte, sino un sacramento para confortar al enfermo en su enfermedad, es un sacramento de vida.

El Orden comunica la sucesión en el ministerio apostólico, el cual asegura una cierta forma de presencia de Cristo en la comunidad a través del ejercicio de la presidencia del culto litúrgico, y de la conducción' en nombre de Cristo, de la comunidad eclesial. Ahora bien, como la Iglesia peregrina hacia el Reino de los cielos y como esa peregrinación consiste en el seguimiento de Cristo y en su crecimiento en cada cristiano, el ministerio ordenado es un ministerio de vida y de salvación.

El sacramento del Matrimonio tiene el sentido de que la comunidad conyugal refleja la relación esponsal entre Cristo y su Iglesia. El matrimonio cristiano es un sacramento, es decir una realidad del amor de Dios en los esposos y por lo tanto de vida en Cristo. Tarea principal de los esposos cristianos es la de prestarse mutua ayuda en su peregrinación hacia el Señor, en la búsqueda de la santidad. El papel de los esposos cristianos incluye su responsabilidad, que es propiamente "apostólica", hacia los hijos.

Ningún sacramento entra tan de lleno en la existencia humana como el del matrimonio. La ventaja es que Dios se sirve de una realidad profundamente humana para hacerse presente entre nosotros. Pero esto se complica por la multiplicidad de formas en que el matrimonio se muestra en la historia y en el mundo. El matrimonio cristiano se presenta sobre el fundamento de un amor totalizante y de un compromiso único y definitivo. El motivo por el que el Matrimonio es un sacramento es porque los cristianos creemos que Dios ha escogido el hecho humano del amor de pareja para expresar su amor a la humanidad y el amor de Cristo a su Iglesia.

Pautas para la reflexión en grupo

- ¿Que aspectos te parceren positivos y cuales negativos en la preparación y celebración de los sacramentos en tu parroquia?

- ¿Qué debemos hacer para mejorar nuestras celebraciones?

- ¿Cómo podemos favorecer la participación en las celebraciones de jóvenes y adultos?

PARA DOCUMENTARSE – OTROS RECURSOS

Materiales

- Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, n. 11.

- Juan Pablo II, Christifideles Laici, n. 14

(6)

- Comentario Oficial al RVA, págs. 46-47.

Bibliografía

- Esta es Nuestra Fe. Teología para Universitarios, Luis González-Carvajal, Sal Terrae (Pastoral 24), Santander 212010.

- Eucaristía, Dionisio Borobio, BAC (Manuales Sapientia Fidei 23), Madrid 22005.

- Bautismo y Confirmación, Ignacio Oñatibia, (Manuales Sapientia Fidei 22), Madrid 2000.

Documentos

La crisis de la idea sacramental en la conciencia moderna

En una época en la que nos hemos acostumbrado a ver en la materia de las cosas solamente el material del trabajo humano, en la que, dicho brevemente, sólo consideramos al mundo como materia y a la materia como material, no le queda a ésta espacio libre para transparentar simbólicamente la realidad de lo eterno, que es donde se apoya el principio sacramental. Podríamos decir, simplificando y resumiendo, que la idea sacramental presupone una interpretación simbólica del mundo, mientras que nuestra visión actual de él es funcional: consideramos las cosas puramente como cosas, como función del trabajo y la tarea humanos; con este punto de partida es imposible comprender cómo una «cosa» se convierte en un «sacramento». Digámoslo de forma más práctica: el hombre de hoy se interesa plenamente por el problema de la existencia de Dios; también por el de Cristo.

Joseph Ratzinger

El domingo en el año 150.

El día llamado del sol (el domingo) se tiene una reunión de todos los que viven en las ciudades o en los campos, y en ella se leen, según el tiempo lo permite, los Recuerdos de los apóstoles o las Escrituras de los profetas. Luego, cuando el lector ha terminado, el presidente toma la palabra ara exhortar e invitar a que imitemos aquellos bellos ejemplos. Seguidamente nos levantamos todos a la vez, y elevamos nuestras preces; y terminadas éstas, como ya dije, se ofrece pan y vino y agua, y el presidente dirige a Dios sus oraciones y su acción de gracias de la mejor manera que puede, haciendo todo el pueblo la aclamación del Amén. Luego se hace la distribución y participación de los dones consagrados a cada uno, y se envían asimismo por medio de los diáconos a los ausentes. Los que tienen y quieren, cada uno según su libre determinación, dan lo que les parece, y lo que así se recoge se entrega al presidente, el cual socorre con ello a los huérfanos y viudas, a los que padecen necesidad por enfermedad o por otra causa, a los que están en las cárceles, a los forasteros y transeúntes, siendo así él simplemente provisor de todos los necesitados. Y celebramos esta reunión común de todos en el día del sol, por ser el día primero en el que Dios, transformando las tinieblas y la materia,

(7)

Región Ibérica

TEMAS DE FORMACIÓN INICIAL

2.-UN CRISTIANO

2.1.-LA VOCACIÓN DEL HOMBRE

2.1.5.-LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA

hizo el mundo, y también el día en el que nuestro salvador Jesucristo resucitó de entre los muertos.San Justino, 150 d.C.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :