JESUS RIVERO EPISTEMOLOGIA DE LA IAP (1)

33  67  Descargar (1)

Texto completo

(1)

CURSO DE METODOLOGÍA INVESTIGACIÓN-ACCIÓN

EPISTEMOLOGÍA DE LA

INVESTIGACIÓN-ACCIÓN

Profesor Jesús Rivero, Coordinador General del Centro de Educación Popular

“Luis Zambrano”

INTRODUCCION

La Investigación–acción es un mecanismo para sistemáticamente ligar la reflexión teórica de una realidad con la acción transformadora de la misma; o sea una metodología para la praxis de una organización. El manejo científico de la investigación- acción requiere de conocimientos de sus bases epistemológicas y metodológicas, así como la claridad en cuanto al marco teórico que guía su

aplicación dentro de una práctica específica. 1

Se considera que la investigación – acción representa una modalidad investigativa de gran interés para la Revolución Popular Sandinista. La conducción del Proceso a Nivel global y en las diversas instancias con tareas revolucionarias específicas requiere de información precisa y confiable muy ligada a la práctica del caso, para orientar la gestión revolucionaria, transformar la realidad, y por medio de éste mismo proceso producir conocimientos que permitan la continua separación y profundización de la praxis revolucionaria.

(2)

El presente ensayo tiene como objetivo revisar la epistemología de la investigación–acción.

Existen posiciones epistemológicas utilizadas en la investigación social contemporánea: el empirismo, el positivismo lógico, el estructuralismo, el pragmatismo y el materialismo dialéctico.

Estas posiciones epistemológicas difieren sobre la investigación–acción, en lo relativo a la relación entre teoría y práctica. Específicamente existe desacuerdo entre ellas acerca de los defectos que el proceso mismo de producción del conocimiento pueda tener respecto a la modificación de la realidad.

Una segunda área de controversia gira alrededor de la investigación teleológica, implicada en la modificación de la realidad. Esta modificación intencional de la realidad, orientada hacia fines específicos, evoca disputas sobre el papel de los valores en la investigación social científica y, particularmente, de aquellos criterios interrelacionados para juicios de valor y juicios sobre los hechos, que llamamos ideologías. Este asunto meta – ético se basa entonces en las discrepancias acerca de la relación entre ideología y ciencia. El objetivo de este ensayo es explorar ambas polémicas.

Este objetivo que supone examinar las relaciones teoría – práctica e ideología – ciencia, así como sus implicaciones para la investigación – acción, requiere un resumen drástico de las diferentes posiciones epistemológicas. Se intenta elaborar este resumen mediante la consideración de las respuestas que las distintas escuelas han formulado frente a cinco preguntas. Las dos primeras

preguntas limitan el campo de la ciencia de la epistemología2, y las respuestas

correspondientes definen las diferencias básicas entre las distintas posiciones epistemológicas. Las últimas tres preguntas se refieren a los objetivos específicos de éste trabajo. Las preguntas son:

1. ¿Cómo produce conocimiento el ser humano?

2. ¿Cómo justifica el ser humano el conocimiento?

(3)

3. ¿Cuál es la relación entre teoría y práctica?

4. ¿Cuál es la relación entre valores o ideología y ciencia?

5. ¿Cuáles son las implicaciones de lo anterior para la investigación – acción?

Para cada Escuela epistemológica se presenta una posición. Evidentemente la posición no existe. Todas las Escuelas están sujetas a diferentes interpretaciones, una situación que se complica aún más por el hecho de que cada una contiene sub-corrientes diversas.

Podría esperarse de un debate sobre investigación – acción, que las opiniones sobre las distintas escuelas compartieran lo que L. WITTGENSTEIN denominó << aires familiares>> comunes. Si las posiciones que se perciben en la polémica sobre investigación – acción son por lo menos << primas hermanas>> creemos que es posible llevar a cabo un debate productivo.

Las interpretaciones que aquí se presentan son aquellas que se consideran como las más representativas de cada Escuela, tal como ésta se ha manifestado en este momento del tiempo. El interés de éste ensayo no consiste en analizar la historia intelectual de las distintas posiciones, ni determinar los pensadores que moldearon su contenido, ni las coyunturas y circunstancias en que se desarrollaron; tampoco se trata de definir su impacto sobre la investigación científica o sobre la sociedad en general. El interés del estudio versa más bien sobre el contenido sustantivo de las posiciones epistemológicas tal como ellas condicionan actualmente a la investigación en la ciencia social.

Antes de aplicar las cinco preguntas básicas a las Escuelas epistemológicas, es necesario definir brevemente los principales conceptos que se han utilizado en este trabajo.

UN MARCO CONCEPTUAL.

(4)

Las políticas abarcan necesidades o intereses, valores y normas, fines y objetivos, planes y programas, recursos y evaluaciones relacionadas a una acción dada o a una acción en potencia. La práctica incluye políticas y acción dentro del contexto de estructuras y procesos determinados, tanto aquellos sobre los cuales se actúa como aquellos que condicionan los resultados de las acciones sobre los primeros.

La investigación puede clasificarse según una tipología a la GUTTMAN, según la cual cada tipo sucesivo se basa en el anterior y asume las características de éste. Así se pueden identificar: la investigación descriptiva, la nomológica, la de formulación de políticas, y la de acción. La investigación descriptiva delimita los fenómenos según tipologías de hechos y eventos. La investigación nomológica trata de explicar y/o predecir fenómenos según las relaciones externas entre un fenómeno dado y una o más variables o constantes; y/o los fines o funciones que los fenómenos realizan o cumplen; y/o las transformaciones internas de los fenómenos en determinadas circunstancias estructurales dados factores condicionantes específicos, (o sea según determinado << modo de explicación>>).

La investigación para formular políticas es la producción de conocimiento que guía la práctica, con la modificación de una realidad dada ocurriendo independientemente del proceso investigativo y generalmente, subsiguiente a él. La investigación – acción es la producción de conocimiento para guiar la práctica, y conlleva la modificación de una realidad dada como parte del mismo proceso investigativo. Dentro de la investigación – acción, el conocimiento se produce simultáneamente con la modificación de la realidad; llevándose a cabo cada proceso en función del otro, o debido al otro.

Guiados por estos conceptos, damos atención ahora a las respuestas que las teorías epistemológicas contemporáneas han otorgado a las preguntas sobre producción y justificación del conocimiento; relaciones entre teorías y práctica, así como entre ideología y ciencia; e implicaciones de lo anterior para la investigación – acción. Las Escuelas que se analizan son: empirismo, positivismo lógico, estructuralismo, pragmatismo y materialismo dialéctico.

(5)

rechazo, mientras que en el caso del pragmatismo y del materialismo dialéctico que sí aceptan la investigación – acción, es necesario presentar las bases epistemológicas de esta actividad especial científica y señalar las diferencias entre estas dos posiciones.

EMPIRISMO.

Los empiristas mantienen que el hombre produce conocimiento por la observación directa y neutral de la realidad. El hombre justifica el conocimiento demostrando su correspondencia con la realidad. El resultado final del proceso de producción del conocimiento constituye <<leves>> que se consideran universales e inmutables en su aplicación, siempre que se den las condiciones para su realización.

La teoría y la práctica no se relacionan en el proceso de producción del conocimiento. La práctica de l observación rigurosa es todo lo que se requiere para producir conocimiento. Se considera que la experiencia sensorial se convierte mecánicamente en percepciones y éstas automáticamente conducen al conocimiento. En esta posición que se resume en la frase << los hechos hablan por sí mismo>> se considera que la apreciación de las conexiones << reales>>, << naturales>> entre los fenómenos, no requieren de elaboración cognoscitiva. Hasta la teoría interpretativa es vista como una proyección de los fines del hombre sobre la naturaleza, de manera de desvirtuar las relaciones reales.

La observación es la medida del conocimiento. Este supuesto implica que el empirismo es una epistemología absolutista en la cual hay una sola realidad y un solo conocimiento verdadero que le corresponde. La teoría abre la puerta a las interpretaciones y en esta forma, al relativismo, con los valores formando necesariamente los criterios para selecciones interpretativas. La ciencia debe ser libre de valores, y al estar basada en criterios de observación directa y neutral de la realidad, puede ser no valorativa.

(6)

requiere criterios valorativos y juicios que señalen los fines y justifiquen la dirección deseada de la modificación. La introducción de valores finaliza el discurso científico según los empiristas.

La investigación – acción para el empirista es simplemente la actividad práctica, sea ésta política, religiosa, social, cultural o educativa; pero sin ninguna relación con la investigación científica.

POSITIVISMO LOGICO.

La producción del conocimiento científico para los positivistas lógicos comienza con la postulación de una hipótesis. Una hipótesis puede tener muy distintos orígenes y no requiere estar basada en investigación científica. La comprobación de una hipótesis tiene lugar cuando se confrontan un marco teórico y la realidad.

Un marco teórico contiene conceptos y sus definiciones operacionales; supuestos teóricos acerca de las interrelaciones que se dan entre los conceptos; preguntas directrices que operacionalizan la comprobación de hipótesis; y un modo de explicación que establece cuál es la lógica y las reglas que determinan la aceptación de respuestas a las preguntas directrices como << verdaderas>>, << acertadas>>, << útiles>>, etc.

La realidad consiste de << hechos>> y << eventos>> relevantes que se identifican mediante los conceptos, supuestos teóricos, y preguntas directrices. En ésta forma, los marcos teóricos hasta cierto punto definen la realidad. Sin embargo, a su vez, dichos marcos se basan en la realidad, en el sentido de que deben ser construidos de acuerdo a investigaciones previas, y a << teorías empíricas>> derivadas de éstas.

(7)

científicas>> son consideradas por el positivista lógico como teorías tentativas sujetas a corrección. También puede existir teorías científicas divergentes para explicar los mismos fenómenos.

La justificación del conocimiento para el positivismo lógico no puede consistir en la << correspondencia con la realidad>>, dada su posición relativistas sobre la posibilidad de más de una teoría científica para explicar los mismos fenómenos. Los criterios de justificación del positivismo lógico se reducen al método mediante el cual se produce conocimiento, se constituye como única justificación del conocimiento en sí mismo. Esta posibilidad de que existan estándares metodológicos diferentes, se convierte así en una de las dos fuentes básicas del relativismo dentro del contexto positivista lógico.

La otra fuente del relativismo en el positivismo lógico se deriva de la relación entre la teoría y práctica. Como los empiristas, los positivistas lógicos quieren basar la producción del conocimiento en observación. Sin embargo el positivismo lógico afirma que la observación reduce el área de lo posible, pero no la agota completamente. Mediante la observación, el hombre puede eliminar lo << manifiestamente absurdo>>, pero la observación no puede resolver todas las controversias. Dentro del campo de lo posible, aún reducido éste por la eliminación de lo manifiestamente absurdo, pueden caber diferentes interpretaciones de la realidad basadas en las mismas observaciones. Esta variabilidad es posible por las diferencias entre conceptos, supuestos teóricos, preguntas directrices y modos de explicación utilizados en la investigación. Ocurre entonces que las variaciones en los marcos teóricos pueden conducir a diferentes interpretaciones aún tratándose de unas mismas observaciones sobre fenómenos idénticos.

(8)

ideologías, generalmente consideradas peyorativamente como la antítesis del conocimiento científico.

Una excepción a esta posición general es aquella situación experimental en la cual la realidad se transforma dentro del proceso de producción del conocimiento. En efecto el científico, trata de controlar, en sus experimentos, todas las variables pertinentes. Sin embargo, la situación experimental para los positivistas lógicos debería corresponder exclusivamente a los intereses de la ciencia y no a los intereses prácticos, no a alguna práctica social corriente, HIMMESTRAND (1977) sostiene además que tales experimentos son empleados por los positivistas lógicos como una forma de investigación – acción reproductiva, en la cual la reproducción de la estructura existente de relaciones sociales ( y su mejoramiento dentro de las estructuras existentes) se considera como una tarea científica y objetiva, mientras que la investigación – acción orientada hacia el cambio se considera como ideológica.

Para el positivismo lógico, el conocimiento científico puede ser diseñado con fines de guiar la práctica, como en el caso de la investigación, requerida para la formulación de políticas; pero la teoría científica y la práctica científica no deben confundirse con la teoría política, o social, o educativa, y su respectiva práctica. Esto sería lo mismo que confundir la ciencia con actividades prácticas no científicas, lo que necesariamente implicaría la introducción de valores inapropiados y aún de ideologías, dentro del discurso científico. Esto vicia la construcción de marcos teóricos científicos y la aplicación rigurosa del método científico, haciendo imposible la justificación del conocimiento producido.

Sobre éstas bases los positivistas lógicos rechazan la investigación – acción.

La investigación para formular políticas, puede producir teorías científicas que guíen la práctica política o social, pero ésta práctica política o social debe ser independiente de la práctica científica del mismo proceso investigativo.

ESTRUCTURALISMO.

(9)

La generalidad I está compuesto de abstracciones elaboradas que pueden provenir de cualquier fuente, aún de la práctica ideológica.

La generalidad II, el modo de producción del conocimiento, consiste de un conjunto estructurado de conceptos que definen problemas desde la perspectiva de la confrontación entre hechos y el mismo conjunto de conceptos. Este proceso conduce a la transformación cualitativa de la Generalidad I en la Generalidad II, la transformación del conocimiento abstracto en conocimiento concreto.

El pensamiento concreto, Generalidad II, produce <<el efecto de conocimiento>>. Este es tentativo y corregible y no debe ser confundido con la realidad concreta.

Los criterios para la justificación del conocimiento se reducen al método.

La Prueba del Pudín no está en comérselo, sino más bien en el mecanismo mediante el cual conocemos que es pudín lo que estamos comiendo. ( ALTHUSSER 1969: 63-64):<< No es el producto final lo que caracteriza y clasifica la reflexión, sino más bien el modo o método de reflexión>> (ALTHUSSER 1968:54).

La relación entre Teoría y práctica opera en dos niveles. Primero, existe la distinción entre conocimiento y realidad que forman dos esferas claramente separadas. El conocimiento sí busca <<apropiarse>> de la realidad pero la realidad misma no constituye el objeto de conocimiento. El conocimiento posee su propio objeto interno. El objeto del conocimiento es la práctica teórica que no debe confundirse con un objeto real. Lo ideal ( conocimiento) y lo material (práctica) siguen su propio curso de desarrollo separado. <<El orden que gobierna las categorías del pensamiento en el proceso de conocimiento no coincide con el orden que gobierna las categorías reales en el proceso de génesis de la realidad histórica actual>> ( ALTHUSSER 1969:52). Los objetos reales existen independientemente del conocimiento aunque sólo pueden ser definidos por éste.

(10)

misma noción de la dicotomía entre teoría y práctica es vista como mito ideológico. No existe la pura teoría, la visión absoluta, ni existe tampoco la práctica totalmente material. Más aún, no existe la práctica en general sino prácticas específicas. Las diversas prácticas se diferencian por el modo de producción con que transforman sus objetos, es decir, materias primas en productos finales. La práctica teórica produce conocimiento y su comprobación no es la práctica ( otras formas de conducta humana intencional), sino el método, como se mencionó previamente, los protocolos internos que definen la validación de la calidad de su producto.

La práctica científica es cualitativamente diferente de otras formas de práctica, en cuanto ocurre enteramente dentro del pensamiento. La ciencia está libre de todos los valores excepto de sus propios valores internos. La ideología es la antítesis de la ciencia. La ciencia no se ubica en la superestructura de una sociedad. Una ciencia puede nacer de una ideología, pero en la << ruptura>> del nacimiento, la ciencia escapa a la unidad de estructura y superestructura. El reducir la ciencia a la historia económica y política es reducir la ciencia a la esencia de la historia; es identificar la teoría de la historia con la historia real; es confundir un objeto de conocimiento con un objeto verdadero; y por lo tanto reducir el materialismo histórico a la ideología empirista ( IBID: 145-6). ALTHUSSER afirma que la historia es una palabra que parece estar llena, pero que en la realidad está teóricamente vacía, debido a que está <<llena de ideología>> (IBID 155-6).

La posición epistemológica estructuralista que se refiere a la separación entre teoría y práctica (excepción hecha de la práctica teórica), y su noción meta-ética de la ausencia de valores, menos de aquellos que son inherentes ciencia, se combinan para formar el rechazo de esta escuela a la investigación – acción.

Este rechazo se basa en las mismas razones básicas formuladas por el positivismo lógico, en cuanto que ésta posición se reduce en gran parte, pero no enteramente, al marco del positivismo lógico, por razones que van más allá del propósito de este ensayo.

(11)

misma y libre también por completo de la ideología. La investigación- acción confunde la práctica real, los objetos de conocimiento con los objetos reales. ALTHUSSER más claramente rechaza la investigación – acción cuando niega la validez de la 11ª. Tesis sobre FEUERBACH de MARX: <<Los Filósofos sólo han interpretado el mundo en forma diferente, pero lo importante es transformarlo, ALTHUSSER, al catalogar esta tesis como anterior a la ruptura epistemológica que determinó la Revolución teórica de MARX, la percibe como si erróneamente colocara en oposición la transformación del mundo con su explicación. Además, afirma que sólo un pequeño paso separa ésta posición de la ideología pragmática. Es posible utilizar la ciencia en la práctica, pero así como ocurre en la investigación dirigida a formular políticas, esta utilización debe ser independiente del proceso mismo de la producción del conocimiento científico. Este proceso tiene lugar por completo dentro del pensamiento, y posee su propio objeto interior, la práctica teórica.

PRAGMATISMO 3

Los supuestos teóricos de la posición pragmática, relativos a la forma como el hombre produce y justifica el conocimiento comienzan con una crítica del pensamiento tradicional europeo. Específicamente, se critica el divorcio entre teoría y práctica, tanto en la variante idealista como materialista de la filosofía tradicional. JOHN DEWEY se pregunta cuales han sido las <<causas>> las <<consecuencias>> de este divorcio.

La <<causa>> de divorcio entre teoría y práctica ha consistido en la búsqueda del hombre para alcanzar seguridad en un Universo cambiante, incierto y lleno de riesgos. Existen dos reacciones humanas frente a la incertidumbre: 1) cambiar el mundo mediante la acción y 2) cambiar el propio ser, o sea, transformar sus emociones e ideas. La primera de estas reacciones implica la ciencia; la segunda implica la religión ( es decir, la emoción) y la filosofía ( es decir, las ideas). El Pensamiento Occidental durante siglos consistió principalmente de la segunda clase de reacciones. El desplazamiento relativo de la religión a la filosofía a través de los siglos consistió principalmente en un

(12)

cambio en el estilo de discurso. El proceso de secularización consistió simplemente en un desplazamiento de un estilo imaginativo, cargado de lo emocional, a un discurso más racional dirigido por los cánones de la lógica. La salvación mediante rituales fue reemplazada por la salvación que proporcionaba el razonamiento abstracto. El efecto neto y el contenido, tanto de la religión como de la filosofía fue el mismo, a saber, el divorcio entre teoría y práctica.

Desde la civilización griega en adelante, el pensamiento europeo distinguió una esfera superior de la realidad inamovible y una esfera inferior de fenómenos cambiantes. La única vía hacia la esfera superior que comprendía la verdad y el valor absoluto y permanente, era el pensamiento puro. Este ofrecía la utopía de lo universal, eterno e inmutable, mientras que la actividad práctica sólo podría proporcionar una probabilidad precaria. El hombre débil y temeroso, agobiado por una carencia de estimación propia y confianza en sí mismo, para hallar la certeza, mediante el pensamiento puro. La verdadera seguridad sólo podía encontrarse en lo universal, invariante y eterno, y ninguno de éstos atributos podía hallarse en la esfera inferior de la actividad humana práctica.

DEWEY concluye que tanto en ARISTOTELES como en PLATON existen una base en común, respecto a la separación entre las esferas superiores e inferiores de la realidad, que constituye el punto de partida para afirmar la separación entre teoría y práctica ( DEWEY 1929:20).

Dentro de esta tradición, lo que se conocía como ciencia también fue sofocado. La ciencia griega estaba más interesada en producir certezas estables que en manejar problemas. Era estética más que analítica, en cuanto a sus categorías eran la armonía, la proporción y la medida, y la simetría. Estas cualidades estáticas de la armonía en la forma y en el modelo, fueron impuestas sobre los fenómenos naturales. Más que buscar el control de la naturaleza, la ciencia griega, y en verdad la ciencia medieval, fue un arte de aceptarlos acontecimientos tal como ellos se gozan y se sufren.

(13)

ser real; y la segunda premisa implica que los objeto del conocimiento, en sentido verdadero, sólo se refieren a fenómenos que preceden a la acción humana. Aquellos acontecimientos que siguen a la acción, aquellos objetos que los seres humanos producen, tienen que ser definidos de modo tal, que se excluya cualquier acción humana que modifique las condiciones que tenga una existencia independiente antecedente.

Tanto el idealismo, con su posición acerca de la unidad que constituyen, en último análisis, la mente y el objeto conocido; como el materialismo basado esencialmente en la doctrina de que el conocimiento es percepción de lo que existe independiente de los seres humanos, se basan en un supuesto común. Ambos sostienen <<que la operación de la investigación excluye cualquier elemento de actividad práctica que participa en la construcción del objeto conocido>> ( IBID: 25). Ninguno de estos sistemas filosóficos permite el pensamiento productivo, reflexivo ( es decir que implique ingerencia y juicio). La prueba de la verdad en ambos sistemas es una realidad antecedente, algún conocimiento inmediato no reflexivo. En verdad, la gestación productiva, la modificación de la realidad antecedente, mediante el pensamiento, es la definición de error en ambos sistemas. Las dos Escuelas difieren básicamente sólo sobre asuntos que se refieren al órgano y naturaleza de un conocimiento directo, previo, mutuamente aceptado. DEWEY denomina el punto de vista anterior, acerca del conocimiento como medida de la realidad, >> la falacia intelectualista>> (IBID).

El problema de las teorías que separan teoría y práctica, y de intentos previos para lograr su unión (como aquello de KANT), es que no hacen preguntas sobre el tema crítico de la relación orgánica entre conocimiento y acción.

(14)

Las teorías tradicionales hicieron aparecer a la naturaleza, es decir, a la esfera práctica inferior de la realidad, como irracional al medirla con base en criterios a priori de racionalidad ( inmutabilidad, eternidad, universalidad, etc.). Sin estos criterios apriorísticos, la naturaleza no es ni racional ni irracional, sino más bien inteligible y comprensible. El Hombre, el hombre pensante, quien se halla, él mismo, enteramente dentro de la naturaleza pude ejecutar operaciones mediante las cuales la naturaleza se convierte en objeto de conocimiento y, además en forma concomitante, sirve a fines humanos. DEWEY afirma: <<Los órganos, instrumentalidades y operaciones del conocimiento se encuentran dentro de la naturaleza, no fuera de ellas. Por lo tanto, constituyen cambios de los que previamente existía;: el objeto del conocimiento es un objeto construido existencialmente producido>> (DEWEY 1929: 201-2).

Después de esta introducción, podemos preguntar cómo concibe el pragmatista el proceso de producción del conocimiento.

La producción del conocimiento comienza con problemas prácticos. La ciencia es una actividad. Es modo de actuar práctico, dirigido. El objetivo de la ciencia es la solución de problemas prácticos. Los valores son fines que guían la conducta hacia la solución de problemas prácticos. Los valores son fines que guían la conducta hacia la solución de problemas. Las acciones que se emprenden para maximizar los valores deseados están guiados por las ideas. La acción conforma la base de la ciencia. Las características básicas de la ciencia se refiere a que ella implica acciones abiertas; que es una actividad dirigida que no sucede al azar; que sus objetos se definen mediante operaciones; y que las consecuencias de operaciones dirigidas forman los objetos que tienen la propiedad de ser conocidos.

Para conocer un objeto, éste tiene cambiar. El hombre científico que utiliza procedimientos experimentales, tiene interés por conocer precisamente cuáles cambios ocurren en un fenómeno dado. En realidad, los problemas del científico se originan en cambios con otros. <<Las constantes y las invariantes relativas existen, pero ellas consisten en relaciones entre cambios y no son los elementos constituyentes de una esfera superior del ser>>. (IBID: 82).

(15)

operacionalismo o instrumentalismo. La idea efectiva consiste de objetos operacionales. Las ideas son acciones a ser ejecutadas. Las ideas que no son susceptibles de operacionalización, no pueden ser justificadas, y por tanto, permanecen fuera del alcance de la ciencia.

La ciencia consiste de acción guiada por ideas instrumentales; comienza con problemas prácticos y la identificación de valores parta resolverlos. El resultado final de este proceso son consecuencias, en el sentido de que toda acción tiene como resultado una consecuencia.

La justificación del conocimiento se juzga por las consecuencias de una operación. Si la acción satisface las predicciones de la idea directriz, maximiza los valores apropiados y resuelve la situación problemática que da lugar a la investigación en primer lugar, entonces se justifica como conocimiento.

El único fin del conocimiento es la solución de situaciones problemáticas. El conocimiento no es un fin en si mismo. Es siempre un medio para el objetivo que consiste en ejercer<<control sobre los valores>>. La s ideas simplemente constituyen actos a ser ejecutados. Son medios más que fines. No sólo esto, sino que son además medios aproximados relativos. Los datos de la ciencia moderna constituyen un conocimiento aproximado. Este simplemente plantea preguntas que requieren una indagación mayor. Las ideas son siempre hipótesis, más que conocimientos definitivos. En términos de las ideas que guían la investigación experimental, puede haber varios conjuntos de ideas que son igualmente plausibles, buenas y válidas. Los resultados de cualquier operación son igualmente válidos si satisfacen las condiciones problemáticas que dieron origen a la investigación.

Este criterio de justificación del conocimiento reconoce que el conocimiento no está basado sobre una realidad antecedente, sino que es más bien contingente respecto de la actividad humana. Por lo mismo, se convierte en reto para aquellas teorías del conocimiento que <<miran desde la barrera>>: <<El conocer es visto como un participante de lo que finalmente se conoce>>. (lbid: 194).

(16)

es actividad intencional, por lo cual los valores forman parte de la investigación científica. Más aún, el fin mismo del conocimiento es el control de los valores, del elemento que orienta la resolución de los problemas.

Los valores guían la acción y no puede existir el conocimiento sin la acción. Los valores no son condiciones personales interiores, sino más bien criterios para el juicio en cuanto a la importancia necesidad de impulsar la existencia de un hecho; o, si este ya existe de mantener su existencia (lbid: 247). Una afirmación valorativa se alcanza mediante la elaboración de juicios sobre las condiciones y los resultados de objetos experimentados. Tiene que existir un juicio de satisfacción donde haya un valor más conocimiento del objeto, la habilidad de apreciar las condiciones que lo producen y sus consecuencias. Los valores y hechos tienen la misma base y son producidos por los mismos procedimientos, aunque sus funciones difieren. Ni los valores ni el conocimiento factual, pueden estar basados en alguna noción de la realidad antecedente. Los valores, en vez de constituir algo que debe ser mirado retrospectivamente, más bien conforman asuntos prospectivos. Los valores no son certezas inmutables sino más bien hipótesis.

En tanto se convierten en guías para la acción, no deberían ser vestigios que se <<escogen casualmente y a los cuales se adhiere rígidamente>> (lbid: 263), como es el caso cuando se intuyen valores antecedentes, universales inmutables.

Valores y hechos están íntimamente relacionados en el proceso de producción del conocimiento. Valores y ciencias, y conjuntos sistemáticos de valores y juicios valorativos (es decir, ideologías) y ciencia, también forman parte de la misma totalidad. los valores como el conocimiento, sólo son posibles por la unión entre teoría y práctica <<Aparte de esta unión, no existen los fines, ni en la forma de actos plenamente realizados, que se tienen en mira, ni como esos fines que denominamos intenciones>> (lbid: 232-33). Sin fines, sin el aspecto intencional de la conducta humana, no existe la ciencia; ya que la ciencia se identifica, precisamente, con la actividad intencional.

(17)

pragmáticas respecto a la unión entre teoría y práctica, y al lugar de valores e ideología en el proceso de producción de conocimiento. En fin, el pragmatismo mantiene que solo la investigación-acción, tal como ella se define operacionalmente en este ensayo, puede realmente producir conocimiento científico.

Hay grandes similitudes formales entre la aceptación de la investigación-acción por parte del pragmatismo que se acaba de resumir y las bases de su utilización por parte del materialismo dialéctico que se presenta en la sección posterior. Sin embargo, estos elementos comunes son formales, ya que las diferencias sustantivas entre las posiciones la vuelven casi diametralmente opuestas. Cabe señalar que la formulación del pragmatismo fue posterior al materialismo dialéctico y que éste fue una de las diversas fuentes de que nutrían muy pragmáticamente por cierto, los fundadores de aquella por lo general y Jhon Dewey en particular.

MATERIALISMO DIALECTICO

Así como en la explicación del pragmatismo, fue necesario criticar al idealismo y materialismo clásicos, en el caso del materialismo dialéctico también es necesario, con el fin de apreciar plenamente su posición respecto a la producción y justificación del conocimiento

La crítica Dialéctica-materialista del idealismo y del materialismo considera que ambas escuela clásicas se originan dentro de un mismo () problemático. Ambas dividen la realidad en una esfera ideal y () ambas insisten en la designación a priori, del sujeto de la existencia ( () de la fuerza activa), y del objeto de la existencia (es decir, de la entidad () ). La principal diferencia entre las dos escuela es que a priori, escogen a objetos diferentes. El idealismo clásico postula un sujeto ideal y material, mientras que el materialismo clásico hace exageradamente lo contrario.

(18)

También rechaza los () crear sistemas idealistas, conceptualizando a la <<conciencia humana>> como a lo ideal, ya que necesariamente tales intentos se reducen a un solipsismo (es decir, a la afirmación solo se que existo).

El solipsismo se considera como una posición manifiestamente absurda. 4

La contribución básica del idealismo clásico fue una noción de que la mente es activa (MARX la Tesis sobre FEUERBACH). La premisa idealista que sostiene que los actos de conciencia influyen sobre el contenido de la conciencia, se considera válida (HOOK 1962: 275).

MARX consideraba a FEUERBACH como el materialista clásico más avanzado y su crítica del materialismo de FEUERBACH, constituye la primera respuesta dialéctico-materialista frente a este tema. MARX criticaba a FEUERBACH por dos razones principales: su noción del papel pasivo del hombre en el proceso de la producción conocimiento, y la utilización de un concepto abstracto-lógico del hombre.

El materialismo, incluida su versión más avanzada, elaborada por FEUERBACH, suscribía la noción empirista del conocimiento, basado directamente sobre la experiencia sensorial que se recibe en forma neutral. De este se consideraba a la mente humana como poco más que una película sobre la cual se imprimen las imágenes. MARX rechazó esta noción de un papel pasivo para el hombre en la producción del conocimiento, y sustentó, en cambio, el punto de vista que presenta a la inteligencia humana como activa, selectiva y creativa (1ª y 5ª Tesis sobre FEUERBACH)

Respecto a la noción materialista de un <<hombre abstracto>>. MARX afirma lo siguiente, tomando como ejemplo a las observaciones de FEUERBACH sobre la religión <<FEUERBACH resuelve la esencia de la religión en la esencia del hombre. Pero la esencia del hombre no es inherente a cada individuo separado. En la realidad constituye el conjunto de relaciones sociales. FEUERBACH, quien no profundiza más en la crítica de la verdadera esencia, se ve entonces forzado a: 1) Abstraer del proceso de la historia, y establecer el temperamento religioso, como algo independiente, y postular un ser humano individual, abstracto, aislado. 2) La esencia del hombre puede ser comprendida

(19)

por tanto, sólo como género, como la interior, latente generalidad, que naturalmente une a los muchos individuos>> (MARX Tesis FEUERBACH). En lugar de visualizar al hombre como una categoría abstracta, Marx trata con el hombre sociohistóricamente. De esta manera, las preguntas teóricas necesariamente tienen que referirse al desarrollo socio-histórico de la especie para su dilucidación.

Este es el caso con la pregunta acerca de la forma en que el hombre produce el conocimiento. No se maneja como una pregunta abstracta-lógica, sino más bien como un asunto socio-histórico. La pregunta entonces se transforma en : ¿Cuál fue el proceso mediante el cual el hombre produjo el conocimiento? Y ¿Cuál ha sido la evolución de los procesos y estructuras relacionados con la producción de conocimiento?. Esta producción del conocimiento, como cualquier otro problema, debe ser abordado con relación con contextos históricos y sociales específicos en la búsqueda de respuestas.

La anterior implica que la posición epistemológica del materialismo dialéctico necesariamente contiene un Marco Teórico, que permite guiar el análisis social. Ese marco esta constituido por el materialismo histórico. La epistemología del materialismo dialéctico se basa sobre conceptos sociales e interrelaciones teóricas del materialismo histórico que, a su vez, se basa sobre las preguntas directrices y el modo de explicación propios del materialismo dialéctico.

El punto de vista antropológico del materialismo histórico, que es el punto partida para el materialismo dialéctico, es homo faber. La sobrevivencia humana no está garantizada. Con el fin de asegurar su sobrevivencia, el hombre tiene que producir su subsistencia. En el proceso de lograr su subsistencia para garantizar su sobrevivencia, el hombre establece relaciones definidas con la Naturaleza ( fuerzas materiales de producción) y con otros hombres ( relaciones sociales de producción).

La Naturaleza moldea al hombre pero, en el proceso de producción el HOMO

(20)

ambientes naturales y sociales que rodean al ser humano dentro de ciertos límites estructurales que a su vez son dinámicos.

Las implicaciones epistemológicas de lo anterior significa que entre lo material (los ambientes natural o social objetivo) y lo ideal ( la inteligencia humana), no hay ni sujetos ni objetos estáticos de la realidad. En cambio, existe la praxis, la unión dialéctica de la práctica basada en los sentidos, y de una inteligencia humana comprometida en actividad social creadora, selectiva y crítica,

Habiendo completado la revisión introductoria de los supuestos teóricos del materialismo dialéctico, se considera ahora la respuesta del mismo respecto a cómo se produce el conocimiento.

Las necesidades humanas, definidas socio-históricamente dentro de contextos concretos, constituyen el punto de partida en el proceso de producción del conocimiento: <<las premisas con las cuales comenzamos no son arbitrarias, ni son dogmas, sino son premisas reales. Son los individuos reales, su actividad y sus condiciones materiales de vida, incluyendo aquellos que existían y aquellos que son producto de su propia actividad.>> (MARX Y ENGELS 1966; 6-7)

La satisfacción de necesidades humanas, definidas socio-históricamente, se intenta mediante la praxis, la unión dialéctica entre la teoría producida por la inteligencia humana activa, crítica y creadora y la práctica, o interacciones humanas, basadas en los sentidos, con el ambiente natural y el ambiente social del hombre.

El modo dialéctico de explicación que forma la base lógica de éste análisis se basa sobre una serie de supuestos oncológicos. Los más importantes pueden resumirse de la manera siguiente:

(21)

proceso acumulativo de cambios cuantitativos puede conducir también al cambio cualitativo. Todos los fenómenos han cambiado, están cambiando y cambiarán. El conocimiento es comprensión del cambio.

El cambio no ocurre al azar. El conjunto de posibilidades de transformación de un elemento determinado, en un punto determinado de su desarrollo, es finita. Los resultados concretos de procesos de transformación dependen de factores

externos que condicionen las transformaciones internas.5 Estos se denominan,

condiciones. Así, aunque las transformaciones se hallan estructuradas, no se encuentran pre-determinadas, en cuanto que los resultados concretos de las posibilidades estructuradas para la transformación, varían según elementos condicionantes externos.

Dentro del análisis dialéctico, uno de los conceptos claves que generan análisis explicativo es <<contradicción>>, la unidad de opuestos. Al nivel subjetivo, el cambio y la estabilidad proveen un ejemplo de conceptos que forman una contradicción. Ellos son opuestos y, sin embargo, forman una unidad, en cuanto no son independientes. En realidad, es imposible conceptualizar el uno o el otro sin tener simultáneamente presente, por lo menos en forma implícita, el concepto del opuesto. Es imposible conceptuar o medir el cambio a no ser que se haga referencia al concepto de la estabilidad y viceversa. Los conceptos forman una unidad en cuanto son interdependientes hasta el punto de que el uno no puede existir sin el otro. forman la misma categoría conceptual básica a pesar del hecho de que son opuestos. Otro ejemplo de una contradicción conforman los conceptos de guerra y paz.

5 Es posible afirmar que existen tres <<modos de explicación>>, <<modos de generalización>> o <<criterios de evaluación>>, utilizados ampliamente en las ciencias contemporáneas. Me refiero con estos términos , sinónimos, a los criterios lógicos mediante los cuales se evalúa el conocimiento cuando se afirma <<X ha sido explicada>>. Lo que interesa es la evidencia presentada para defender esta afirmación, sino más bien la forma en que se presenta, el juicio lógico de lo que constituye una explicación. Los modos contemporáneos de explicación son las causales lineales, cuya forma básica es A influye sobre X y que basa la explicación sobre influencia externas; y el teleológico cuya forma básica es A realiza o ejecuta el fin o la función X, y que basa sus explicaciones sobre los fines o funciones que las estructuras y procesos realizan o ejecutan; además del modo dialéctico de explicación que se describe en el texto.

(22)

No hay ninguna conceptualización posible de la guerra que no haga referencia simultáneamente, por lo menos de modo implícito al concepto paz, y viceversa.

Contradicciones de particular interés epistemológico son: general/particular, deductivo/inductivo, ideal/material, subjetivo/objetivo y abstracto/concreto, entre otras. Cuando se visualizan como contradicciones, estos conceptos se estudian con relación a sus interrelaciones dialécticas, en vez de cómo opuestos independientes, sin relaciones entre sí.

Dados los principios epistemológicos del materialismo dialéctico, el análisis de las contradicciones no produce ningún conocimiento si se restringe al nivel subjetivo. Referentes específicos para los conceptos dialécticos tienen que ser identificados en el nivel concreto de la práctica con el fin de producir conocimiento social. Seria así un ejercicio estéril el analizar la relación entre una unidad de opuestos tales como dominante/dominado, sólo en forma abstracta. Estas categorías producen un avance explicativo cuando se aplican al análisis de la dinámica de las relaciones entre clases sociales concretas en contextos socio-históricos específicos.

Prestaremos atención ahora a las tareas concretas del análisis dialéctico dentro de la praxis. La producción de una explicación dialéctica dentro de una praxis, requiere: la determinación de los parámetros de la construcción analítica relativa bajo estudio, incluyendo un análisis de las contradicciones relevantes; la determinación de la transformación o transformaciones deseadas y un estudio de su viabilidad estructural y factibilidad administrativa; el análisis de las condiciones relevantes y su posible impacto sobre las cambiantes posibilidades de transformación, la elaboración y ejecución de una política flexible para la creación y/o mantenimiento de los factores que son necesarios y suficientes para condicionar a un máximo el resultado deseado, dados los recursos disponibles; y mecanismos para la continua evaluación y ajuste de la praxis social descrita.

(23)

un proceso continuo (<<Where do Correct Ideas Come From?>>, MAO TSE TUNG

1968:135).6 El conocimiento tiene que ser continuamente ajustado por la praxis,

con el fin de crear o mantener resultados deseados, dada la naturaleza dinámica de los objetos de estudio y los factores que condicionan su resultado. En tanto que la realidad es dinámica, el conocimiento también tiene que serlo.

Las influencias externas constituyen la base para el modo de explicación causal –lineal, cuya forma básica se describe en la nota 4. El análisis dialéctico es un modo de explicación combinado, en cuanto que casi cada autor que utiliza la dialéctica hace referencia a condiciones. MAO TSE TUNG afirma, siguiendo <<la dialéctica>> de LENIN, que los factores externos no se excluyen en el análisis dialéctico del proceso de cambio. En cambio se miran como aquellos que proveen las condiciones de cambio, mientras que los factores internos (es decir, la contradicción)forman la base del cambio (LENIN, 1948 <<Sobre la Dialéctica>> MAO 1968:28)

Este hecho tiene numerosas implicaciones metodólogicas que van mas allá del propósito de este ensayo. Sin embargo, puede anotarse que la controversia sobre el papel de las metodologías estadísticas en el análisis dialéctico, se esclarece por la distinción entre transformaciones internas como la base del cambio, y los factores externos como los elementos condicionantes de éste. Una relación dialéctica, es decir, una contradicción, no es susceptible a tratamiento estadístico. Sin embargo, esto no debe ser interpretado -como se hace frecuentemente- en el sentido de que las metodologías estadísticas no tienen ningún lugar en el análisis dialéctico. Por el contrario, constituyen un instrumento fundamental para el estudio de los factores externos que condicionan las transformaciones internas, así como también para describir algunos de los parámetros relevantes de la <<A>> bajo estudio; para la descripción y medición de cambios cuantitativos y para definir y ejecutar los elementos de política (Véase definición del marco conceptual de este ensayo) que forman la base para la administración de la actividad práctica de la praxis.

(24)

actuar intencionalmente, respecto a su medio físico y social. La acción sin pensamiento carece de significado. En resumen, la práctica, la interacción humana, basada en los sentidos, son el ambiente natural y social, es necesariamente intencional y, por lo tanto, guiada por la inteligencia activa, crítica y creadora del hombre. En esta forma, dentro de la conceptualización de los elementos constitutivos de la praxis, teoría y práctica se relacionan dialécticamente, en el sentido que conforman una unidad de opuestos. La una implica necesariamente la otra.

Las relaciones entre valores e ideologías con la ciencia, se definen por los supuestos sociales del materialismo histórico, cimiento del materialismo dialéctico. La ciencia se considera como un elemento subjetivo superestructural, condicionados por las relaciones dialécticas entres estructuras objetivas, ecológicas y sociales, y superestructuras subjetivas. Es parte integrante de la práctica humana corriente, como lo son, por ejemplo, la práctica política educativa o religiosa.

La ciencia es una actividad social. Es intencional. El hecho de que la ciencia tenga fines que la guían constituye una cuestión de valores. Dentro de la praxis, valores y hechos constituyen dos elementos interrelacionados de la actividad humana inteligente, basada en lo sensorial.

Los valores guían la producción de conocimiento en los niveles del sentido común y la ideología, así como en el caso de la ciencia. En la realidad, dentro de ésta posición, no se dan rupturas cualitativas entre sentido común, ideología y ciencia. Todas constituyen formas de producción intencional del conocimiento que implican conceptos, supuestos teóricos (tanto valorativos como factuales), preguntas directrices, y modos de generalización. El hombre produce todas las formas de conocimiento mediante actividades esencialmente semejantes. Las diferencias entre sentido común, ideología y ciencia, son puramente cuantitativas.

El sentido común forma uno de los polos de un continuum y la ciencia el otro,

(25)

para planear la producción de conocimientos y una conciencia máxima respecto a cómo se produce el conocimiento, acompañada de una búsqueda activa por mejorar los mismos mecanismos de producción de conocimiento. La ideología

ocupa el espacio intermedio en el continuum con <<zonas grises>> extensas,

que comparte tanto con el sentido común como con la ciencia.

En resumen, los valores conforman parte de la ciencia, como también cualquier otra actividad humana. La ideología y la ciencia son ambas formas de producción de conocimiento que difieren en grado, no en especie, con referencia a explicitación, rigurosidad, sistematización y conciencia metodológica en el proceso de producción de conocimiento.

Todas las actividades cognoscitivas humanas son parte de la práctica humana en su conjunto, y en sólo en el contexto de esa práctica que se puede comprender el conocimiento y solo con referencia esa práctica que se puede justificarlo: <<El asunto de si la verdad objetiva es un atributo del pensamiento humano no constituye una cuestión teórica, sino práctica. El hombre tienen que comprobar la verdad, es decir, la realidad y el poder, lo acertado de su pensamiento en la práctica. La disputa sobre la realidad o no realidad del pensamiento que se aísla de la práctica es un asunto puramente escolástico>>. (MARX, 2da, Tesis sobre FEUERBACH).

De este modo la famosa undécima tesis sobre FEUERBACH (<<Los filósofos sólo han interpretado el mundo de manera diferente, el asunto es transformarlo>>), es más que una llamada a la acción. Es adicionalmente un principio epistemológico que resume las once tesis sobre FEUERBACH. La única justificación posible del conocimiento ocurre por la transformación del objeto de estudio. La praxis, la unión entre teoría y práctica, arranca al conocimiento humano del mundo sin objetos, creado por la contemplación pasiva, y lo arroja al mundo real del estudio y la acción simultánea sobre la realidad objetiva y subjetiva.

(26)

investigación-acción: <<Es sólo dentro de un contexto social que el subjetivismo y el objetivismo, el idealismo y el materialismo, la actividad y la pasividad cesan de ser antinomias. La resolución de contradicciones teóricas es posible únicamente a través de medios prácticos, solo mediante la energía práctica del hombre. Su solución, por lo tanto de ningún modo se refiere sólo a la tarea de la comprensión, sino que también es una tarea real de la vida, una tarea que la filosofía fue incapaz de desarrollar, precisamente porque vio en ella una cuestión puramente teórica>> (MARX, <<Manuscritos Económicos y Filosóficos, Tercer Manuscrito>> en BOTTOMORE 1963:162)

ANÁLISIS CRÍTICO

(27)

En fin, el materialismo dialéctico es sociológico, histórico, orientado por valores socio-históricos y específico en cuanto a métodos; el pragmatismo es asociológico, no específico en cuanto a valores y abierto con relación a métodos. La diferencia fundamental radica en la inclusión, dentro de la posición epistemológica del materialismo dialéctico, de un marco teórico de análisis social que es el materialismo histórico. A parte del método dialéctico mismo, las otras diferencias resultan precisamente de las orientaciones sociales del materialismo histórico. Esto altera por completo el sentido de la investigación-acción por cuanto el materialismo histórico enraíza el conocimiento en determinados contextos socio históricos y estructurales, o sea con relación a clases específicas. No es reducible a problemas , valores y preferencias teóricas y metodológicas individuales, como es el caso del pragmatismo.

Respecto al papel de la investigación-acción en la ciencia, el materialismo dialéctico, como el pragmatismo, considera que la investigación-acción no sólo es aceptable, sino que constituye el único método científico para la producción de conocimiento susceptible de justificación. Contrariamente al pragmatismo, el materialismo dialéctico considera que éste método sólo es científico cuando está aplicado en un contexto social específico, con una práctica social concreta en un contexto socio-histórico determinado.

Adicionalmente, El pragmatismo, debido a su individualismo, no tiene como proyecto epistemológico alcanzar grados de generalidad superiores. Las aplicaciones del pragmatismo en la investigación suelen ser al estudio de <<caos>>. No hay mayor interés en lograr niveles de conocimiento de mayor generalidad. Máximo interesa lo relevante en otros casos para el caso bajo estudio, pero no hay el intento de producir conocimiento general.

Por el otro lado, el materialismo dialéctico tiene como <<proyecto epistemológico>>la construcción de la ciencia de la praxis. Dialécticamente lo general y lo particular son necesarios para la producción del conocimiento. El logro de mayores niveles de conocimiento general facilita la profundización del conocimiento particular.

(28)

aquello en el materialismo histórico ha determinado que sociológicamente la investigación-acción dialéctico ha estado vinculada a la praxis revolucionaria de las clases dominadas y explotadas en su lucha por la construcción del socialismo, mientras el individualismo y utilitarismo del pragmatismo ha estado combinado con la ideología liberal-burguesa al servicio del capitalismo y el imperialismo.

Las limitaciones del capitalismo e imperialismo en cuanto a su análisis de situaciones estratégicas, contrapasado hasta cierto punto por una fuerte capacidad de análisis de lo táctico con relación a lo puntual, se deben en cierta medida a la naturaleza de las bases epistemológicas del conocimiento burgués. Él énfasis en el caso, la baja capacidad de alcanzar niveles superiores de generalidad en el análisis, la falta de orientaciones teóricas, la carencia de un método analítico mutuamente aceptado (y así de la posibilidad de mejorarlo) produce un conocimiento con graves limitaciones, sobre todo en el campo socio-político. Los intereses de la burguesía precisan de la mistificación de la realidad económica, social, y política y no de su esclarecimiento. Adicionalmente, la falta de reconocimiento de la naturaleza dinámica del conocimiento y de su condicionamiento socio-histórico lleva a la continua crisis del conocimiento convencional burgués, sobre todo en épocas de rápido cambio.

(29)

De lo anterior se puede argüir que el pensamiento burgués no ha logrado superar el divorcio entre teoría y práctica que el pragmatismo crítica pero no resuelve. No lo resuelve porque carece de orientación teórica y de un método explícito. El pragmatismo participa en un sesgo empírico contra la teoría que va más allá de lo <<observable>>. El resultado es una pobreza en la relación entre la teoría social y las prácticas sociales. Inclusive las <<Ciencias Sociales>> están conceptualizadas como disciplinas académico-teóricas y no como el manejo real de los procesos socio-económicos y socio-políticos. Estas son consideradas con la práctica económica o práctica política cotidiana, pero no como actividades científicas, o siquiera potencialmente científicas.

Por el otro lado, la fuerza del análisis social correcto que parte de los supuestos epistemológicos del materialismo dialéctico, o sea del análisis del materialismo histórico, que ha quedado históricamente demostrado en la práctica revolucionaria del Siglo XX, se basa en la práctica política sobre estructuras y procesos sociales reales. En esta praxis la inteligencia humana activa, selectiva, crítica y creativa, que logra comprender inclusive mucho mejor la dinámica de su propia formación y transformación orienta prácticas que transforman la realidad objetiva y subjetiva. Esto por supuesto dentro de límites estructurales objetivos en una realidad estructural y procesal socio-histórica determinada, que es a su vez la base de la estructuración y condicionamiento del conocimiento. Este mismo proceso tiende a abrir progresivamente los, límites estructurales de las posibilidades de comprensión-transformación de la especie. En este proceso se transforma la realidad y se produce el conocimiento simultáneamente, por medio de la unión dialéctica de teoría y práctica mediante praxis.

La incorrecta aplicación del materialismo dialéctico en el proceso investigativo puede llevar a tres posiciones que dejan de hechos de constituir materialismo dialéctico: la <<desviación empirista-positivista>>, la <<pragmática>> y la <<idealista>>.

(30)

similares a positivismo lógico. 7 Analíticamente estas posiciones conducen al

historicismo y economicismo y políticamente al <<pasivismo determinístico>>. Otra ampliación incorrecta es el énfasis en la acción por si mismo, el logro de objetivos inmediatos como si fueran fines autojustificados, sin evaluar estos objetivos ni las acciones para realizarlos a la luz de las orientaciones de los objetivos estratégicos revolucionarios y las políticas relacionadas con los mismos. Con una teoría limitada, producto de <<estudios de casos>>, no se va más allá de la mínima de orientación de <<estudios de casos>>, no se va más allá de la mínima de orientación teórica necesaria para alcanzar modestas metas concretas mediante acciones igualmente limitadas. Por éste procedimiento se divorcia la práctica de la teoría revolucionaria. Esta <<desviación pragmática>> muchas veces se relaciona con la defensa de intereses institucionales o hasta personales en desmedro del proceso revolucionario en su conjunto, o sea con los vicios del <<burocratismo>> y el <<tecnocratismo>>, relacionados estos a su vez con el <<oportunismo>>.

Una tercera aplicación incorrecta no está vinculada en forma real a la práctica ni por medio de la observación pasiva sistemática ni por medio de la acción. Consiste en analizar una realidad determinada básicamente por el manejo de categorías abstractas mediante la especulación cognoscitiva. O sea, se utilizan categorías del materialismo histórico en un discurso abstracto- lógico idealista. El resultado obviamente no puede ser análisis mediante el materialismo dialéctico dada la falta de relación con la praxis revolucionaria. Esto constituye una <<desviación idealista>> que se asocia frecuentemente con posturas políticas <<voluntaristas>>.

7 LENIN en Materialismo y Empírico Criticismo, realiza un análisis exhaustivo y enciclopédico de las polémicas epistemológicas de principios de siglo a la luz del materialismo dialéctico; en lo cual se trata de alguita manera u otra todas las desviaciones señaladas acá, pero con énfasis especial en la <<empirista>> con sus variantes <<positivistas>>

(31)

materialismo dialéctico, el marco teórico guía del análisis e investigación social que completa el arsenal intelectual del socialismo científico.

La Revolución Sandinista ha mostrado una praxis revolucionaria creativa, que ha reunido correctamente la teoría con la práctica que ha logrado profundizar enormemente el nivel de entendimiento de la realidad estructural y superestructural de Nicaragua, América Central, América Latina y orden internacional contemporáneo, así como las tendencias más relevantes se los procesos dinámicos en ellos y sus principales factores condicionantes . Sin la teoría y práctica sandinista en todos estos niveles no hubiera sido posible la Victoria Popular del 19 de Julio. La conducción del pueblo por su vanguardia organizada y armada ha requerido y requiere de la mejor información posible para orientar el proceso decisorio y la gestión de la praxis revolucionaria.

El objetivo de la investigación-acción sandinista debe ser continuamente alimentar el proceso revolucionario con información directamente ligada a la práctica revolucionaria. Esa información debe extender esa praxis y profundizar en las múltiples y diversas áreas que conforman la agenda para la transformación revolucionaria de la sociedad nicaragüense de acuerdo a los objetivos de la Revolución Popular Sandinista.

BIBLIOGRAFÍA:

ALTHUSSER, Louis La Revolución Teórica de Marx. Siglo XXI

Buenos Aires, 1968.

--- Para Leer El Capital. Siglo XXI. Buenos

Aires, 1969.

DEWEY, John The problem of the significance of

(32)

--- The Quest for Certainty: The Study of the relations of Knowledge and action. George Allen & Unwin. Londres. 1929.

FALS BORDA, Orlando <<For Praxis: The problem of how to investigate reality in order to transform it>>.

Ensayo presentado al simposio sobre la investigación-acción y el análisis Científico

organizado por la Asociación Internacional de

Sociología, (Cartagena, Colombia: Abril 18-23, 1997).

HIMMESTRAHD, Ulf. <<Action Reserarch as Applied Social

Science: Scientific Value, Practical Benefits and Abuses>>. Ensayo presentado al

simposio sobre la investigación-acción. Op. cit.

1977.

HOOK, Sidney From Hegel to Marx. University of Michigan

Press Ann Arbor, 1962.

LENIN, V.I <<Sobre la Dialéctica>>. Obras Completas.

Editorial Paz y Progreso. Moscú. 1948.

--- Materialismo y Empiro Criticismo. Obras

Completas. Editorial Paz y Progreso. Moscú. 1948.

MAO TSE TUNG. Four Essays on Philosophy. Foreign

Language Press. 1968.

Marx, Karl. < Economic and Philosophie Manuscripts>

In T.B. Botomore, ed., Karl Marx: Early

(33)

ENGELS, Frederich The German Ideology. International Publishers. Nueva York. 1966.

0PREGUNTAS PARA GUIAR LA LECTURA DEL DOCUMENTO

LA EPISTEMOLOGÍA DE LA INVESTIGACCIÓN-ACCIÓN

 ¿Qué es la investigación-acción?

 ¿Cuáles son las posiciones epistemológicas utilizadas en la investigación contemporánea?

 ¿En que áreas específicas se difieren las posiciones epistemológicas con relación a la investigación-acción?

 ¿Qué es la investigación?

 ¿Qué es la acción?

 ¿Qué áreas abarcan las políticas?

 ¿Qué es la práctica?

 ¿Cuáles son los tipos de investigaciones en la tipología presentada?

 ¿Qué es la investigación descriptiva?

 ¿Qué es la investigación nomológica?

 ¿Qué es la investigación de políticas?

(34)

 ¿Cuál es el criterio empirista en cuanto a como el hombre produce el conocimiento?

 ¿Cuál es el criterio empirista en cuanto a como el hombre justifica el conocimiento?

 ¿Cuál es la posición empirista en cuanto a la relación entre teoría y práctica?

 ¿Cuál es la posición empirista en cuanto a la relación entre valores y ciencia?

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :