Tema 7. La comunicación. El lenguaje humano. Las funciones del lenguaje.

15  27 

Loading.... (view fulltext now)

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

C.E.P.A. LA MANCHUELA

PRUEBA DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD PARA MAYORES DE 25 AÑOS

FASE GENERAL -

LENGUA CASTELLANA Y COMENTARIO DE TEXTO Y

DESARROLLO DE UN TEMA

TEMA 7. La comunicación. El lenguaje humano. Las funciones del lenguaje. La lengua oral y la lengua escrita.

1. LA COMUNICACIÓN. EL LENGUAJE HUMANO

En este tema vamos a estudiar algunos conceptos básicos de Lingüística. La Lingüística es la ciencia que se ocupa del estudio del lenguaje. Este primer apartado se dedicará a aclarar algunos conceptos básicos para después entrar a analizar, en el siguiente apartado, el proceso de la comunicación.

1.1 CONCEPTO DE COMUNICACIÓN

Decimos que dos personas se están comunicando cuando, por ejemplo, mantienen una conversación telefónica, se mandan un correo electrónico o cuando se acarician o con la mano se llaman para que se acerquen. Comunicarse es en esencia transmitir una información de unos a otros con el medio que sea.

La etimología de la palabra comunicación nos lleva al vocablo latino communis, que significa “común”. De ahí que comunicar signifique transmitir ideas o pensamientos con el objeto de ponerlos en común con el otro. El ser humano es comunicativo por excelencia, social. Para mantenerse vivo, debe desenvolverse dentro de la sociedad, necesita recibir información y transmitirla dentro de la comunidad en la que vive. El hombre en soledad siempre tiene muchas menos opciones de supervivencia que en sociedad, por eso, desde los orígenes de la humanidad se ha constatado esta tendencia a formar grupo. En el grupo es necesaria la comunicación: la vida social se basa básicamente en la comunicación.

(2)

diferentes comunidades, y generando más tarde, la plasmación escrita de esos signos.

Unimos a ese lenguaje verbal la capacidad de crear e interpretar signos no verbales que aportan matices muy ricos a la comunicación entre humanos.

1.2 DIFERENCIACIÓN ENTRE LENGUAJE, LENGUA Y HABLA

El lenguaje es la capacidad que tiene el ser humano de comunicarse. Nos

comunicamos mediante infinidad de códigos (la mirada, el tacto, las señales de humo, el morse, las palabras, el dibujo y el arte, la postura corporal, Internet, etc. Quizá el código más fructífero y complejo sea el lenguaje verbal, la comunicación verbal. Es la capacidad de comunicarse mediante palabras, privativa de la especie humana. Esas palabras se componen de elementos lingüísticos más pequeños como los monemas o partes de la palabra y los fonemas o sonidos básicos de las diferentes lenguas; a su vez, las palabras se combinan entre sí mediantes unas reglas propias de cada idioma en unidades mayores como los sintagmas, las oraciones y los textos. Con ellos ya es posible una comunicación plena.

La capacidad de comunicarnos con palabras (compuesta otros signos inferiores a ella), se concreta en el uso de una lengua determinada. Cada comunidad ha generado un idioma o una lengua diferente, que conoce y usa en su lugar de residencia. Unos idiomas se generan a partir de otros; unos influyen en otros por cercanía geográfica (el japonés, por ejemplo, copia una parte importante de los caracteres del chino); unos idiomas desaparecen y se crean otros nuevos (por ejemplo el latín, del que nacen el español, el francés, el catalán o el italiano, entre otros). Eso se debe a que los hablantes de un determinado lugar tienen el siguiente problema: nombrar o designar con un nombre las realidades que le rodean. Establecen para ello un acuerdo tácito, para que en Castilla, la palabra “mesa” designe un objeto completo; para en Francia elijan los sonidos de “table” y para que en Inglaterra usen la misma palabra pero adaptada a su pronunciación. Las palabras de un idioma son la elección arbitraria de unos sonidos para designar inequívocamente un objeto con unos significantes determinados. El signo lingüístico se forma con la unión de un significante (los sonidos de la lengua combinados entre sí) y un significado (la realidad que se designa con el significante). De ahí que se diga que los signos lingüísticos sean símbolos: nada hay en el animal llamado “perro” en castellano, “dog” en inglés, o “chien” en francés para establecer un hilo lógico entre el animal en concreto y esos tres significantes tan diferentes. Sí se puede objetar que en lenguas ideográficas que escriben de un modo más icónico, como el jeroglífico egipcio o el chino, hay un mayor acercamiento entre significante y significado, pero, las lenguas tienden a usar signos más simples, abstractos y con menor número de signos, como pasa en las lenguas que usan el alfabeto latino, donde un signo es un sonido y no necesitamos gran cantidad de significantes escritos para escribir una palabra.

El habla es el modo concreto que tiene cada hablante de comunicarse en

(3)

diferente acento (no es lo mismo el habla de un señor nacido en Gerona, que de uno nacido en Cádiz o en Buenos Aires); el nivel cultural de la familia donde se nace o el adquirido por la educación posteriormente genera hablas diferentes; en una misma persona hay diferentes hablas: no usamos la lengua igual cuando estamos con los amigos que cuando estamos pronunciando una conferencia en la Universidad; el contexto en que estamos también influye: no hablamos igual cuando vamos a hacer una transacción bancaria en nuestra oficina que cuando estamos jugando con nuestros hijos; también en una misma personas se produce a veces el fenómeno de la diglosia: en lugares donde el habla es considerada de bajo prestigio, como por ejemplo en Andalucía o Murcia, donde hay hablas muy peculiares se compite con unas hablas más cercanas al español normativo. De ahí que en un mismo hablante de Granada se pueda ver cómo en su pueblo se relaja y usa su habla tradicional, pero cuando viaja a Madrid disimula su acento para acercarlo al que se considera más de prestigio.

1.3 CONCEPTO DE SIGNO Y SUS TIPOS: INDICIO, ICONO Y SÍMBOLO

La idea de signo, se puede explicar como el elemento escogido por una comunidad concreta o por toda la humanidad para significar algo. Se une de modo más o menos aleatorio a un significado (un ser o una idea) a la que queremos distinguir de otro.

Los signos se nos pueden presentar de tres modos:

• Como indicios. Están presentes en la naturaleza y unidos a la realidad que representan. Así, el humo tras unos árboles puede ser indicio de un incendio o de una simple hoguera; la fiebre es indicio de una enfermedad.

• Como símbolos. Representan la realidad nombrada tratando de reproducir su forma. Una fotografía es icono de una persona o de un paisaje; el sobre con el que representamos un correo electrónico es un símbolo; la señal triangular donde hay unos niños con una cartera caminando, también.

• Como símbolos. Sin embargo, el símbolo es el signo que más ha servido a la humanidad. La relación entre el símbolo y su referente es convencional. Esto quiere decir que es artificial: un símbolo ni se parece a la cosa representada (como el icono) ni guarda ninguna relación necesaria con ella (como el indicio). Esto es, a la vez, una ventaja y un inconveniente. ¿Cómo podríamos representar términos abstractos, como la paz? La paz no se parece a nada, y no guarda una relación de necesidad con nada, así que no podríamos comunicar a nadie la idea si no tuviésemos símbolos, como el dibujo de una paloma blanca, o la misma palabra «paz» (todas las palabras son símbolos). Símbolos también son la señal de dirección prohibida, los puntos y las rayas del lenguaje morse, las señales marítimas establecidas con banderas, las letras…

(4)

1.4 CONCEPTO DE GRAMÁTICA

La combinación de los diferentes elementos lingüísticos constituye la Gramática de una lengua. (Los temas anteriores han ido dirigidos a describir esa gramática del castellano en sus diferentes niveles). Las reglas de combinación de los diferentes signos lingüísticos en una comunidad forman la Gramática de esa lengua (un manual de lengua española describe la gramática de esa lengua; un manual de lengua rumana, describe la gramática diferente a la española de esa lengua, con sus características propias).

La Gramática se articula en tres niveles:

• Nivel fónico. Es el nivel básico de la lengua. La unidades básicas son los fonemas o sonidos (en la lengua oral) a las que se corresponden unas letras (en la lengua escrita).

• Nivel morfológico: Las unidades son la palabra y el monema. De la combinación de sonidos mediante unas reglas de formación, aparecen las palabras que se componen de monemas (gat-a-s). Algunos de estos monemas ya aportan un significado (gat-); otros aportan matices diferentes a la palabra (a-s = femenino plural). • Nivel sintáctico: Las palabras se combinan entre sí formando

sintagmas que, a su vez, combinados entre sí, forman oraciones, que ya constituyen mensajes plenos. Estas oraciones, al combinarse forman textos (orales o escritos) que son las unidades máximas de comunicación.

2. EL PROCESO DE LA COMUNICACIÓN. FACTORES QUE INTERVIENEN

El acto de la comunicación es extremadamente complejo, pero se han podido aislar una serie de elementos o factores que enumeramos ahora:

• Emisor: es quien emite el mensaje. • Receptor: quien lo recibe.

• Mensaje: es el contenido del acto comunicativo, lo que se transmite. • Código: es la lengua con la que está construido el mensaje.

• Referente: es el objeto u objetos, seres o ideas externas al lenguaje a los que se refieren los diferentes elementos que forman el mensaje. • Contexto: son los diferentes factores ambientales que confieren al

mensaje una intención comunicativa u otra.

• Canal: el medio a través del que se transmite un mensaje.

• Ruido: elementos que pueden perturbar o incluso impedir la transmisión de un mensaje.

• Codificación: proceso por el cual un emisor elige los elementos lingüísticos que necesita para componer un mensaje combinándolos entre sí para transmitir un mensaje.

(5)

• Retroalimentación: es el proceso de devolución de lo entendido por el cual se invierten los papeles: el receptor se convierte en emisor y viceversa.

El proceso de la comunicación se podría resumir como se explicará a continuación. El emisor quiere comunicar algo a un receptor. Busca el código compartido con el receptor para que la comunicación sea eficaz. Como ambos son españoles, el código elegido será el castellano (es más eficaz al comunicación cuanto más porciones de código se compartan entre emisor y receptor). Con ese código inicia el proceso de codificación eligiendo los elementos básicos y las reglas lingüísticas para crear un mensaje. Una vez creado elige el canal adecuado para ello: cara a cara será el aire, pero en una comunicación a distancia será un teléfono, una carta o un mensaje de whatsapp. Emite el mensaje. En ese instante nos damos cuenta de que hay mucha gente alrededor y mucho tráfico y que tenemos que elevar la voz para hacer llegar al receptor el mensaje. Esos factores perturbadores son los distintos ruidos. El contexto del mensaje influye en la comprensión del mismo. No es lo mismo decir “¡Qué bien estoy!” en una playa, al sol, que decir lo mismo tras haber superado un cáncer. El receptor, una vez recibido el mensaje, inicia un proceso de comprensión del mismo que se denomina “descodificación del mensaje”. El receptor comprende los elementos lingüísticos necesarios para entender el mensaje del código compartido con el emisor. Una vez entendido puede devolver al emisor lo comprendido a modo de respuesta, produciéndose una retroalimentación o feedback que inicia un proceso de respuestas encadenadas que se acaba cuando emisor y receptor decidan finalizar la comunicación.

3. LENGUAJE VERBAL Y NO VERBAL

La comunicación entre las personas ha adoptado muchas formas, pero las más importantes y las que aún predominan las englobamos en comunicación verbal y no verbal. La comunicación verbal representa aquella en la que usamos las palabras, los signos sonoros o los auditivos. Por su lado, la comunicación no verbal es aquella en la que usamos signos visuales que no son palabras, como gestos o el uso escritura. En ambos casos, eso sí, la comunicación se basa en un mismo objetivo, que viene a ser el procesado de un mensaje para que a quien está dirigido lo pueda recibir y lo entienda a través de una de las vías posibles de diálogo. En este sentido, de manera independiente al tipo de comunicación que se adopte, es importante que el mensaje que se manda, esté enviado de una u otra manera, sea fluido y fácil de entender.

3.1 LA COMUNICACIÓN VERBAL

(6)

representación gráfica de signos). La comunicación oral goza de un amplio rango de formas: gritos, exclamaciones, silbidos, risas, lloros, sonidos vocales… Todos ellos pueden expresarse en multitud de ocasiones en substitución del lenguaje formal y articulado (idioma) que es la forma de comunicación oral más desarrollada y clara para entender. El lenguaje articulado son sonidos estructurados que dan lugar a las sílabas, palabras y oraciones con las que nos comunicamos con las demás personas.

Por otra parte, la comunicación escrita tiene, como el lenguaje articulado, un gran nivel de desarrollo. Así, las formas también son muy variadas: alfabetos, siglas, acrónimos, logotipos, iconos, jeroglíficos… En esta inacabable lista podemos encontrar métodos escritos creados en el principio de los tiempos hasta otros originados a día de hoy con el uso de la comunicación electrónica y otros recursos tecnológicos. En referencia a esto último, sabemos que, hoy en día la comunicación verbal se está reformando y ampliando a un sistema más sencillo debido a la innovación que proporcionan los avances informáticos. Esto es algo que representamos a través de recursos como el correo electrónico, el chat y otros medios de transmitir mensajes que se caracterizan por la rapidez y por la eliminación de ciertas partículas básicas de la comunicación.

3.2. LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

La comunicación no verbal se realiza a través de signos: imágenes sensoriales (visuales, auditivas, olfativas…), sonidos, gestos, movimientos corporales, etc. Se dice que la mayoría de la comunicación la hacemos con lenguaje no verbal y no con palabras. Las formas no verbales de comunicación entre los seres vivos incluyen: luces, imágenes, sonidos, gestos, colores y entre los humanos además los sistemas simbólicos: las señales, las banderas y otros medios técnicos visuales.

Cuando conocemos a alguien nuevo tenemos muy en cuenta la información no verbal que obtenemos y emitimos, ya sea de forma consciente o inconsciente. Ser consciente de ello nos ayudará a evitar prejuicios que distorsionen la realidad. El psicólogo Albert Mehrabian llevó a cabo experimentos psicológicos y descubrió que como regla general la comunicación no verbal está sobrevalorada en el mensaje. Solo el 7% de la información se atribuye a las palabras, mientras que el 38% se atribuye a la voz (entonación, proyección, resonancia, tono, etcétera) y el 55% al lenguaje corporal (gestos, posturas, movimiento de los ojos, respiración, etcétera).

3.3. LA COMUNICACIÓN VERBAL Y NO VERBAL: UN CONJUNTO INDISOCIABLE

(7)

ambas destrezas será siempre complementaria y en muchos casos imprescindible, es más es difícil que la comunicación humana se realice solo y exclusivamente de un modo verbal (excepto en buena parte de la comunicación escrita formada solamente por palabras; no así en la que mezcla palabras con otros medios de comunicación audiovisuales como una revista, un vídeo musical, una publicación en Youtube…). La inmensa mayoría de mensajes que emitimos son una mezcla del modo verbal con el no verbal.

La comunicación está en constante desarrollo. Hemos pasado de comunicarnos casi exclusivamente de forma presencial a que predomine la comunicación no presencial en apenas unos años. Además, hoy en día es posible comunicar tanto a grandes grupos como a pequeños al mismo tiempo y está surgiendo una nueva vertiente de comunicación que no es ni verbal ni no verbal, sino gráfica.

De esta manera nos preparamos para un futuro en el cual los medios de comunicación seguirán evolucionando, aunque continuarán teniendo la base en la opción verbal y no verbal, cuyas diferencias permiten que estos métodos sean tan independientes como necesarios.

4. LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE

El lenguaje es el instrumento de comunicación de que dispone el ser humano para comunicarse. Todo cuanto una persona piensa, siente o quiere puede ser convertido en mensajes dirigidos a otras personas. Por lo tanto…

• Hay mensajes en los que predomina el interés del emisor por transmitir una información de lo que le sucede a él, de lo que piensa o siente. Es la función expresiva o emotiva del lenguaje.

• En otros mensajes importa actuar sobre el receptor, provocar una reacción. Es la función apelativa o conativa del lenguaje.

• Por fin, otros mensajes solo pretenden transmitir una información. Es la función representativa o referencial.

Las funciones expresiva, apelativa y representativa son las básicas del lenguaje. Estas tres están relacionadas con tres factores de la comunicación: la función expresiva, con el emisor; la función apelativa, con el receptor; la función referencial con el contexto.

Además, el lenguaje cumple con otras tres funciones según el factor de la comunicación sobre el que se centre: la función fática o de contacto (sobre el canal); la función metalingüística (sobre el código) y la función poética sobre el mensaje.

(8)

4.1. LA FUNCIÓN EXPRESIVA

La comunicación se centra sobre el emisor. El emisor expresa su mundo interior: su ira, su alegría, su tristeza, su opinión sobre un asunto… Por ejemplo, cuando manifestamos nuestra alegría decimos: ¡Estupendo, has vuelto a acertar!; nuestro enfado: ¡Estoy muy disgustado contigo porque has fallado!

Hay marcas de función expresiva que son más habituales que otras. Por marcas entendemos los recursos lingüísticos que tienden a usarse más dependiendo de la función de que se trate. Así las que aparecen con más frecuencia en la función expresiva son:

• La primera persona: Yo, nosotros. Lógico, estamos hablando desde la perspectiva del emisor: Yo no estoy de acuerdo; Espero que todo salga bien.

Oraciones exclamativas: Son las que llevan signos de exclamación:

¡Te felicito!

Adjetivos valorativos. Son aquellos que expresan el punto de vista

del emisor: Es una sucia estrategia del partido de la oposición. En cambio La ropa está sucia no exprese ninguna valoración del emisor sino que transmite simplemente una información objetiva.

Modo subjuntivo. Hay tres modos en el verbo, el indicativo (para lo

(9)

sea su punto de vista. Suele depender de otro verbo: Espero (indicativo) que vuelvas (subjuntivo) pronto.

Oraciones dubitativas. Son las que expresan la duda del emisor: Tal vez nos hayamos perdido.

Oraciones desiderativas. Son las que expresan el deseo del

emisor: ¡Ojalá acertemos! Me gustaría mucho estudiar Magisterio.Interjecciones expresivas. Son palabras que sirven para expresar

una gama muy diversa de sentimientos, emociones o impresiones, de forma repentina y espontánea. Hay infinidad de ellas. Algunas de las más comunes pueden ser: ¡Ah!, ¡Anda!, ¡Arrea!, ¡Ay!, ¡Bah!, ¡Bravo!, ¡Claro!, ¡Cómo!, ¡Dios mío!, ¡Eh!, ¡Hala!, ¡Hola!, ¡Hombre!, ¡Ja, ja, ja!, ¡Oh!, ¡Oiga!... Y muchas otras más, algunas de ellas muy malsonantes y otras de uso muy regional.

4.2. LA FUNCIÓN APELATIVA O CONATIVA

La comunicación se centra en el receptor. El emisor pide la participación del receptor en el acto comunicativo; quiere provocar una reacción en él, una respuesta a una pregunta o una acción concreta que se le propone como ruego o petición o como orden.

Las marcas más frecuentes de la función apelativa son:

• La segunda persona: el tú, el vosotros y, de modo más formal, el usted. No cometáis el mismo error. Circule usted por la derecha. Compra en las tiendas de tu barrio.

• El modo imperativo. Por favor, abre la ventana.

Oraciones imperativas. Son aquellas en las que el emisor

ordena al receptor que haga algo: Sal inmediatamente.

Oraciones interrogativas. Son aquellas en las que el emisor pregunta al receptor para obtener una respuesta de él: ¿Qué hora es?

• El uso de vocativos. El vocativo es un nombre que va aislado por comas del resto de la oración y que se usa para apelar al receptor: Camarero, tráigame un café solo. Acércame el pan, Juan.

Interjecciones apelativas. Aunque la mayoría de las

interjecciones son expresivas, hay algunas que tienen una función de llamada o apelativa: ¡Eh!, ¡Oiga!

4.3. LA FUNCIÓN REPRESENTATIVA O REFERENCIAL

(10)

modo lo más neutro posible, sin que el emisor añada ningún valor emotivo al acto de comunicación.

Hay marcas de la función representativa claramente distintivas:

• La tercera persona: él, ella, ellos, ellas. La biblioteca cerrará a las ocho. Los manifestantes mostraban su repulsa a los atentados.

• El modo indicativo en cualquiera de sus tiempos (presente, imperfecto, perfecto simple, futuro, etc.). El indicativo es el modo de la objetividad, de la realidad: Mi hermano viene (presente) hoy. Mi hermano ha venido (pasado) esta mañana. Mi hermano vendrá (futuro) mañana.

Oraciones enunciativas afirmativas o negativas. Son las que se usan para exponer algo que sucede, ha sucedido o sucederá, para contar acontecimientos, describir objetos…

4.4. LA FUNCIÓN POÉTICA

El emisor pretende producir extrañeza sobre el contenido del mensaje mismo, para así crear un mensaje más bello, para transmitir belleza, en definitiva. La comunicación se centra en el mensaje. Es una función que se usa con frecuencia en la creación literaria (poesía, narrativa), en los juegos de palabras, en los chistes, en las letras de una canción, en la publicidad.

Las marcas de la función poética son el uso de los recursos expresivos. Son variadísimos y afectan a los niveles fónicos y morfo-sintácticos. Esta es una lista de algunos de ellos:

Aliteración: es la repetición de sonidos para crear con ellos un efecto. Así Rubén Darío escribió una vez: Con el ala aleve del leve abanico. En ella se observa cómo la repetición de aes, eles, uves y es trata de imitar el sonido del vuelo del abanico.

Apóstrofe: Nos dirigimos a un personaje real o imaginario, e incluso a objetos inanimados: París, ciudad eterna, pronto estaré allí contigo.

Asíndeton: Consiste en la ausencia de conjunciones en una

enumeración: Corrían los días, los meses, los años (en lugar de Corrían los días, los meses y los años).

Comparación: Se establece una comparación entre una cosa y otra

con la que guarda un parecido. Suele aparecer la conjunción comparativa “como”: El sol lucía como un infierno de luz.

Contraste: Contrapone unos objetos o ideas a otros dentro de una cierta paridad o simetría: Cuando unos duermen, otros comienzan su jornada laboral.

(11)

los cabellos de la mujer amada). Bajo la hipérbole, a menudo, suele haber una comparación o una metáfora. En el ejemplo anterior hay una comparación (como un…).

Interrogaciones retóricas: Hacemos una pregunta no para que se

nos responda, sino para afirmar con más convicción o vehemencia lo que decimos: ¿Qué les está pasando a los perros? ¿Se están rebelando contra sus amos?

Metáforas: Es, tal vez, el recurso más usado, no sólo en la Literatura, sino también en la vida cotidiana. Llamamos a una cosa con el nombre de otra con el que guarda parecido. Un término real se identifica con una imagen. A diferencia de la comparación, los dos términos no están unidos por el nexo comparativo “como”. Son metáforas expresiones como: Estoy navegando por la red (porque se establece un entramado de comunicaciones en Internet que se asemejan a una red). La pata de la silla se ha roto (por similitud con las patas de los animales). El cuello de la botella es muy delgado (porque es similar al cuello de una persona). Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir (por similitud del río con el transcurrir de la vida que desemboca en la muerte = mar).

Se pueden transformar las metáforas en comparaciones: Internet es una red (metáfora) o Internet es como una red (comparación). La diferencia es obvia: la metáfora usa una imagen sin más, sustitutiva del objeto real y la comparación establece una relación de balance o cotejo entre un término y otro pero no los asimila de un modo tan absoluto como lo hace la metáfora.

Metonimias: Consiste en designar un objeto con el nombre de otro

distinto con el que guarda una relación. No hay identificación entre los términos (un elemento no sustituye a otro como en la comparación o metáfora), sino relación: El número diez ha marcado dos goles. (Nos referimos al jugador que lleva ese número a la espalda). La contigüidad que caracteriza a la metonimia puede establecerse de muchas maneras. Algunos tipos más usuales son:

o Efecto por causa: Bebió la muerte con su propia mano (en lugar de: Bebió el veneno que contenía la bebida con su propia mano.

o Causa por efecto: Esa radio va a destrozarme los oídos. En lugar de El ruido que produce esa radio va a destrozarme los oídos.

o Continente por el contenido: Me tomé varias copas. En lugar de Me tomé el vino que contenía la copa.

(12)

o Autor por la obra: El pianista tocó un excelente Chopin. En vez de El pianista tocó unas excelentes piezas de Chopin, el músico polaco.

o Objeto poseído por el poseedor: El corneta de la banda (en vez de el músico que toca la corneta) se quedó afónico.

o La materia por el objeto: Los metales de la orquesta (en lugar de decir Los instrumentos hechos con metal de la orquesta) estuvieron geniales.

o La parte por el todo: Tengo que alimentar tres bocas. En lugar de Tengo que alimentar a tres personas.

Personificación o prosopopeya: Es atribuir a animales o a objetos

cualidades humanas: El río pensaba mientras sus aguas se vertían en el mar. (Un río no piensa; un ser humano, sí).

Polisíndeton: Consiste en la acumulación de conjunciones que

deberían ser sustituidas por comas: Corrían los minutos y los días y los años.

Repetición: Consiste en repetir una misma palabra (al principio de dos o más oraciones o de dos o más sintagmas): La TV ofrece su programación. La TV nos entra en casa. La TV se apodera de nuestro salón.

4.5. LA FUNCIÓN METALINGÜÍSTICA

El centro de interés aquí es el código, o sea, la lengua en la que está escrito el mensaje. El emisor usa elementos del código (palabras) para explicar un elemento del código (una palabra, por ejemplo), o para hablar sobre la Lengua misma (una clase de Lengua está toda ella imbricada por la función metalingüística). Se usa en las definiciones: Un perro es un animal mamífero del orden de los cánidos; también en las traducciones de palabras: Table, en inglés, significa mesa en español. Es una función poco usada en la vida corriente; no así en las clases de Lengua o de Idiomas, donde es la predominante.

En realidad es una variante de la función representativa. Además de las marcas de la función representativa (que comparte) existen otras muy características:

Uso de definiciones. El gato es un animal doméstico.

Traducciones de palabras. “Chaise” significa silla en español.

Uso de tecnicismos lingüísticos. Sintagma, oxítona, apóstrofe,

predicado, sujeto, oración…

4.6. LA FUNCIÓN FÁTICA O DE CONTACTO

(13)

poco uso, que verifica el correcto funcionamiento de los canales de transmisión del m Corrían los días, los meses, los años ensaje.

La marca más común es:

El uso de muletillas: ¿Entendido? ¿Vale? ¿Ok? ¿Me oyes?

Dígame. ¿Verdad?

5. LENGUA ORAL Y ESCRITA. PARECIDOS Y DIFERENCIAS

¿Hay diferencia entre la comunicación oral y la escrita, entre lo que escribo y lo que digo, entre lo que escucho y lo que leo? Evidentemente las hay; y, para que queden más claras, el siguiente apartado entregará las diferencias más significativas.

Para que haya comunicación debe existir una intención comunicativa y la presencia de ciertos componentes que deben interactuar para lograr el objetivo de comunicar. De esta forma, estos componentes se presentan por medio de la situación comunicativa de la siguiente manera:

• El emisor (es quien genera el mensaje) entrega un mensaje (información que transmite el emisor) al receptor (es quien recibe el mensaje). Para esto, se expresan por medio de un código común (conjunto de elementos signicativos y distintivos compartidos) utilizando un canal (medio físico por el cual el emisor envía en mensaje: hoja, ondas sonoras) dentro de un contexto (situacional: entorno donde se realiza el acto comunicativo; o, temático: tema en torno al cual se realiza el acto comunicativo). Es importante la situación ya que de ésta va a depender la comunicación.

• Ejemplo: Así, el Señor W (emisor) envía un mail de agradecimiento (mensaje) a la Señora R (receptor) por Internet (canal) en español (código), por cooperar en la fundación de benecencia que él coordina en Londres (contexto).

5.1. COMUNICACIÓN ORAL

Se caracteriza por utilizar un lenguaje coloquial, informal y lleno de muletillas. Es recurrente la repetición de elementos y la ausencia de la subordinación y la voz pasiva. Generalmente, se usan oraciones no acabadas.

Ejemplo: “Ya po´h, entonces me fui corriendo porque el bus ya venía… no quería que se me pasara o sino iba a llegar retarde a la pega. Al nal el chofer paró mah lejo´h y no lo alcancé.”

5.2. COMUNICACIÓN ESCRITA

(14)

Ejemplo: “Ese día salí temprano para poder tomar el bus a la hora y no llegar tarde a la Cocina. Al salir de casa, me di cuenta de que el bus ya venía, por lo que empecé a correr. Sin embargo, mis esfuerzos fueron en vano ya que el chofer del bus se detuvo demasiado lejos y no lo alcancé.”

5.3. CUADRO COMPARATIVO ENTRE EL LENGUAJE ORAL Y EL LENGUAJE ESCRITO

El siguiente cuadro contiene las diferencias de estos dos tipos de lenguaje, considerando las distintas áreas del lenguaje:

Lenguaje oral Lenguaje escrito

El mensaje es captado por medio del oído.

Existe interacción entre el emisor y el receptor.

Comúnmente, el contenido del mensaje, se refiere a temas generales.

Es momentáneo, dura sólo el instante en que es emitido. Es espontáneo e inmediato y no puede ser borrado.

El lenguaje es informal.

Se crea a partir del contexto y la situación en que se desarrolla el acto comunicativo.

Presencia de recursos no verbales: intensidad de la voz, ritmo, tono. Utilización de vocabulario impreciso. Es redundante, es decir el mensaje puede ser reiterativo y superfluo. Se repiten continuamente las palabras utilizadas (léxico). La información no está bien estructurada y es poco rigurosa. Uso de oraciones simples y cortas. Varía el orden de los elementos de la oración.

El mensaje es captado por medio de la vista.

No hay retroalimentación del receptor del mensaje.

En general, el contenido del mensaje, se refiere a temas específicos.

Es duradero, se mantiene en un formato (libro, revista, etc.).

Puede se corregido las veces que sea necesario.

El lenguaje es formal.

Es creado independiente del contexto.

Presencia de recursos verbales:

tipografía, títulos y subtítulos, signos de puntuación, organización de párrafos. Utilización de vocabulario específico. No es redundante, se entrega la información de una sola vez.

No hay repetición léxica muy evidente. La información está bien estructurada y tiene un orden lógico.

Uso de oraciones más complejas y largas.

El orden de las oraciones es más rígido.

No hay omisiones. Las frases están completas.

(15)

Hay omisiones de palabras y frases inacabadas.

Hay utilización de interjecciones, modismos, muletillas, etc.

Conlleva marcas dialectales (geográficas, sociales).

Entrega información emotiva de parte del emisor.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...