P OR UN D ERECHO C ON D ERECHOS: T RABAJO S EXUAL Y EL R ECLAMO POR L

Texto completo

(1)

 

POR  UN  DERECHO  CON  DERECHOS:    

TRABAJO  SEXUAL  Y  EL  RECLAMO  POR  LEGISLACIÓN  PARTICIPATIVA  DESDE  LAS  BASES.*    

Marisa  N.  Fassi**    

Resumen  

Históricamente   el   trabajo   sexual   implicado   desafíos   jurídicos.   Existen   cuatro   modelos   tradicionales   para   concebir   el   trabajo   sexual/prostitución:   el   prohibicionismo,   el   abolicionismo,   el   reglamentarismo   y   el   de   la   legalidad   laboral.   Este   artículo   analiza   críticamente   estos   modelos   con   el   objetivo   de   enfatizar   la   necesidad   de   legislaciones   participativas   desde   las   bases,   que   prevengan   la   violencia,   la   vulnerabilidad   y   la   explotación.    

Por  un  lado,  el  abolicionismo  y  el  prohibicionismo  relegan  la  actividad  a  la  clandestinidad   y,   al   hacerlo,   estos   modelos   refuerzan   la   vulnerabilidad   de   quienes   ejercen   el   trabajo   sexual.   Al   igual   que   con   otras   actividades   laborales,   la   falta   de   regulación   deriva   en   oportunidades  para  la  explotación.  

Por   otro   lado,   un   análisis   detallado   de   las   regulaciones   del   trabajo   sexual   en   distintas   partes   del   mundo   nos   permite   evaluar   las   complejidades   que   confrontan   estas   legislaciones.   La   división   entre   reglamentarismo   y   legalidad   laboral   puede   diluirse   en   la   práctica.   Estas   legislaciones   contemplan   temas   tales   como:   salud,   registro,   intimidad,   publicidad,  contrataciones,  conducta  policial,  trata  de  personas,  áreas  de  ofrecimiento  del   servicio,  acceso  a  trabajos  alternativos,  entre  otros.  La  forma  en  que  estas  normativas  son   construidas   demuestra   que   la   existencia   de   una   ley   no   necesariamente   implica   mayor   protección  para  quienes  ejercen  el  trabajo  sexual.    

 En   este   sentido,   el   artículo   explora   la   experiencia   de   trabajadoras   sexuales   en   Córdoba-­‐ Argentina   en   su   lucha   por   diseñar   y   promover   una   legislación   de   trabajo   sexual.   Desde   esta   perspectiva   el   trabajo   sexual   es   el   intercambio   voluntario   de   servicios   sexuales   por   dinero   u   otro   beneficio   económico,   el   cual   debe   estar   protegido   por   el   derecho   estatal   a   partir  de  las  necesidades  contextuales  del  sector.  

La  lucha  de  las  trabajadoras  sexuales  organizadas  en  AMMAR-­‐CBA  lleva  más  de  trece  años,   sin  embargo  en  los  últimos  años  se  ha  visto  un  recrudecimiento  de  las  políticas  hacia  el   sector  a  partir  de  una  ola  abolicionista  de  confrontación  que  ha  generado  mayor  violencia   y  vulnerabilidad.    

De   tal   modo,   la   propuesta   de   una   legislación   participativa   desde   las   bases   es   relevante   para  fomentar  políticas  contextualizadas  que  prevengan  –y  no  promuevan-­‐  la  violencia,  la  

                                                                                                               

*  La  versión  en  inglés  de  este  trabajo,  titulada  ‘Legal  is  not  always  right:  sex  work  and  the  claim  for  

grassroots   legislation’,   ha   sido   presentada   y   premiada   en   la   IX   Conferencia   Internacional   IASSCS   (International  Association  for  the  Study  of  Sexuality,  Culture  and  Society),  llevada  a  cabo  del  28  al   31  de  agosto  de  2013  en  Buenos  Aires,  Argentina.  Considerar  a  los  fines  de  su  citación.    

**  Doctoranda  del  Programa  Internacional  ‘Renato  Treves’  en  Derecho  y  Sociedad,  Università  degli  

(2)

vulnerabilidad  y  la  explotación.  Lo  contrario  implica  reproducir  esquemas  jerárquicos  de   desigual  distribución  del  poder  de  decir,  de  decidir,  de  actuar  y  de  proponer.    

   

Abstract  

Sex  work  has  historically  set  legal  challenges.  Those  challenges  have  been  addressed  by,  at   least,   four   models:   abolitionism,   prohibitionism,   reglamentarism   and   labour   legality.   This   paper   critically   assesses   these   models   in   order   to   emphasize   the   need   of   grassroots   legislations  that  can  prevent  violence,  vulnerability  and  exploitation.  In  this  sense,  it  explores   the  experience  of  sex  workers  in  Córdoba-­‐Argentina  in  their  struggle  to  design  and  promote   sex  work  legislation.      

On  the  one  hand,  abolitionism  and  prohibitionism  relegate  the  activity  towards  secrecy  and,   by  doing  so,  these  approaches  re-­‐enforce  sex  workers’  vulnerabilities.  As  it  happens  with  any   other   income-­‐generating   activities,   the   lack   of   regulation   derives   in   opportunities   for   exploitation.    

On  the  other  hand,  a  closer  look  to  sex  work  regulations  around  the  world  help  us  evaluate   the   complexities   sex   work   regulations   confront.   These   legislations   contemplate   issues   such   as:  health,  registration,  intimacy,  publicity,  contracts,  police  behaviour,  slavery,  solicitation   areas  and  access  to  alternative  work,  among  others.  The  way  those  norms  are  constructed   show  us  that  legality  does  not  necessarily  mean  more  protection  for  sex  workers,  and  that  the   division  between  reglamentarism  and  labour  legality  approaches  may  be  blurred  in  practice.   In  this  sense,  grassroots  legislation  becomes  relevant  to  foment  contextualized  policies  that   can   prevent   violence,   vulnerability   and   exploitation.   The   contrary   means   to   continuously   reproduce  schemas  of  hierarchy  that  unequally  distribute  power  to  speak,  to  decide,  to  act   and  to  propose.  

   

***  

 

¿Cómo  abordar  las  aristas  en  relación  al  intercambio  de  servicios  sexuales  por   dinero?   Los   puntos   de   vista   para   abordarla   son   múltiples   y   variados.   Diversas   personas  en  el  ámbito  de  la  investigación,  políticas  públicas,  activismo,  legislación   y  docencia,  la  ciudadanía  en  general  y  las  mismas  personas  trabajadoras  sexuales   han   tomado   postura   en   relación   al   a   la   temática.   La   problemática   es   compleja   e   incluye   planteos   sobre   sexualidad,   salud,   trabajo,   seguridad,   urbanismo,   criminalidad,   explotación,   prácticas   policiales,   violencia   institucional,   legalidad,   economía,  entre  tantos  otros.    

(3)

propuesto   una   distinción   entre:   1)   feminismo   radical,   para   quienes   la   sexualidad   está  en  el  centro  de  la  desigualdad  de  género  y  la  opresión  de  las  mujeres  –autoras   en   esta   línea   son   MacKinnon,   Pateman,   Overall-­‐;   2)   feministas   pro-­‐sexo,   para   quienes  las  personas  trabajadoras  sexuales  tienen  un  sentimiento  de  control  sobre   el   intercambio   de   servicios   sexuales   por   dinero   –autoras   como   Chancer   and   McClintock  pertenecen  a  esta  tradición-­‐,  3)  feminismo  contextual,  para  quienes  el   significado  del  trabajo  sexual  es  empírico  y  debe  ser  entendido  en  su  especificidad   cultural  e  histórica  –autores  en  esta  línea  son  Shrage,  Zatz,  Chancer-­‐.  Agregaría  un   cuarto   tipo   de   discurso,   que   es   4)   feminismo   poscolonial   o   subalterno,   para   quienes  el  conocimiento  colonial  y  neo-­‐colonial  ha  reproducido  el  supuesto  que  las   ‘pobres’   ‘tercermundistas’   mujeres   nunca   consienten   ni   pueden   consentir   el   intercambio  de  dinero  por  trabajo,  estas  representaciones  denigran  a  las  mujeres   al  estatus  de  objeto  y,  por  lo  tanto,  justifica  políticas  intervencionismos  sobre  sus   cuerpos  y  subjetividades  –autoras  que  critican  estas  representaciones  y  sus  efectos   son  Mohanty,  Doezema,  Scoular,  Burton-­‐  (Fassi  2012).    

Estas   perspectivas   han   tenido   variado   impacto   en   los   sistemas   jurídicos   alrededor  del  mundo.  Las  regulaciones  estatales  varían  desde  diseñar  un  régimen   laboral  particular  hasta  considerar  la  actividad  como  un  delito  grave.  Siguiendo  a   Arella   et   al.   (2006),   hay   cuatro   modelos   tradicionales   que   los   sistemas   jurídicos   adoptan:  1)  reglamentarista,  que  regula  el  trabajo  sexual  por  un  sistema  opresivo   de   control   de   enfermedades   venéreas   a   través   de   controles   compulsados   a   las   personas  trabajadoras  sexuales;  2)  prohibicionista,  que  criminaliza  la  actividad  y   su   oferta;   3)   abolicionista,   el   cual   sostiene   que   la   prostitución   debe   ser   abolida   pero  aquellas  personas  que  la  realizan  no  pueden  ser  criminalizadas,  promueve  la   prohibición  de  actividades  relacionadas  a  la  prostitución  y  rechaza  la  posibilidad   de  legalizar  la  actividad  (2006,  46–56);  3)  laboral  o  legalización,  el  cual  promueve   una  regulación  laboral  del  trabajo  sexual  y  ha  sido  impulsado  ampliamente  por  los   movimientos  de  personas  trabajadoras  sexuales    (2006,  57–62).  

(4)

prostitución   en   sí   misma   como   una   violación   a   los   derechos   humanos   –de   las   mujeres–.  Los  movimientos  por  los  derechos  de  las  trabajadoras  sexuales  definen  a   la   represión   estatal   de   las   prostitutas   como   una   violación   de   los   derechos   humanos”  (Alexander  1997,  84).    

Para   explorar   más   en   profundidad   este   rol   del   derecho   y   su   impacto   en   la   población  específica  de  personas  trabajadoras  sexuales,  dividiré  este  texto  en  cinco   partes.   Primero,   abordaré   la   necesidad   de   regulación   en   contraste   con   las   perspectivas   abolicionistas   y   prohibicionistas   que   condenan   la   actividad   a   la   clandestinidad.  Segundo,  mostraré  ejemplos  de  regulaciones  en  diversas  partes  del   mundo  enfatizando  cómo  la  línea  entre  reglamentarismo  y  legalidad  laboral  puede   desdibujarse   en   la   práctica;   para   esto,   detallaré   las   respuestas   que   le   dan   estas   regulaciones   a   los   aspectos   más   problemáticos   y   recurrentes   en   la   temática.   Tercero,   enfatizaré   el   hecho   de   que   puede   que   la   regulación   sea   un   derecho   sin   derechos,   para   esto   exploraré   dos   regulaciones   de   trabajo   sexual   que   han   resultado   ampliamente   problemáticas   desde   una   perspectiva   socio-­‐jurídica.   Cuarto,   me   enfocaré   en   la   experiencia   de   trabajadoras   sexuales   in   Córdoba-­‐ Argentina   para   enfatizar   la   relevancia   de   promover   legislaciones   participativas   y   de  base  para  prevenir  la  violencia,  la  explotación  y  la  vulnerabilidad.  Finalmente,   propondré  una  serie  de  reflexiones  finales  sobre  la  temática.    

 

LA  NECESIDAD  DEL  DERECHO  

El   derecho   ha   demostrado   ser   una   herramienta   tanto   para   la   opresión   como   para   la   emancipación.   El   derecho   es   un   producto   humano;   es   artificial,   plural,   experimentado,   reproducido   y   resistido,   está   moldeado   por   su   contexto,   por   relaciones   actuales   y   patrones   históricos   de   poder.   El   derecho   no   siempre   es   necesario  y  puede  ser  la  causa  de  violencias,  abusos  y  vulnerabilidades.    

(5)

falta  de  regulación  implica  ampliar  los  espacios  para  la  explotación,  los  abusos  y  la   violencia.    

Acudir  al  derecho  como  una  herramienta  emancipadora  ha  sido  históricamente   importante   en   las   luchas   laborales,   el   derecho   era   así   un   mecanismo   para   equilibrar  relaciones  de  poder  desiguales.  La  explotación  laboral  tiene  un  terreno   fértil   cuando   no   hay   regulaciones   ni   control   alguno.   Esto   claramente   se   ha   constatado  en  las  transformaciones  laborales  de  décadas  neoliberales  en  diversas   partes   del   mundo.   El   poder   del   Estado   para   regular   relaciones   laborales   fue   debilitado  causando  la  erosión  de  derechos  laborales.    

No   obstante,   las   perspectivas   abolicionistas   y   prohibicionistas   insisten   en   políticas   cuyo   resultado   implica   clandestinidad.   Según   estas   perspectivas,   el   intercambio  de  dinero  por  servicios  sexuales  debe  ser  erradicado  de  la  variedad  de   relaciones   sociales.   El   supuesto   que   subyace   es   que   quienes   desarrollan   la   actividad  tendrán  su  protección  y  liberación  –salvación-­‐  al  prohibirse  la  actividad   en  sí  o  las  actividades  relacionadas  a  la  misma.    

Tanto   las   perspectivas   abolicionistas   como   las   prohibicionistas   han   sido   ampliamente   criticadas,   y   no   consideran   seriamente   los   efectos   que   la   clandestinidad  genera  sobre  las  personas  trabajadoras  sexuales.    

Relegar  el  trabajo  sexual  a  la  clandestinidad  promueve  y  reproduce  múltiples   violencias.   Primero,   se   ejerce   violencia   cuando   se   borra   la   capacidad   de   estas   personas   de   decisión   sobre   sus   propios   cuerpos.   Someter   a   las   personas   que   ejercen   el   trabajo   sexual   a   la   posición   de   subordinadas   las   inscribe   en   una   identidad   que   desconoce   su   subjetividad;   las   vuelve   objeto   sin   voz   –objeto   de   políticas,  objeto  de  piedad,  objeto  de  disciplinamiento-­‐.  Eso  es  violencia.    

(6)

El  argumento  que  señala  a  la  pobreza  como  una  forma  de  coerción  es  aún  más   violento,  ya  que  no  deja  espacio  posible  para  reconocer  y  validar  las  elecciones  de   mujeres  que  confrontan  oportunidades  económicas  limitadas  (Scoular  2004,  325–   citando   a   Kapur).   A   la   vulnerabilidad   socio-­‐económica   se   le   suma,   así,   la   vulnerabilidad   en   la   participación   democrática   de   sus   intereses   en   el   debate   público.  

Segundo,   la   promoción   de   la   criminalización   de   los   clientes   como   parte   de   la   lucha   por   rescatar   a   estas   “pobres   mujeres   perdidas”   genera   aún   más   vulnerabilidad   y   alimenta   redes   de   trata.   El   objetivo   último   de   esta   pretendida   criminalización  de  los  clientes  es  la  eliminación  del  trabajo  sexual  como  un  todo.   Esta  política  sostiene  que  los  sistemas  legales  simplemente  reflejan  las  estructuras   subyacentes  de  desigualdad  sexual.  No  toma  en  cuenta  que  la  criminalización  del   cliente   es   usada   por   la   policía   para   perseguir   a   cualquier   hombre   o   mujer   que   a   discreción   policial   resulten   sospechosos   o   sospechosas,   y   ésta   es   una   práctica   desproporcionada   que   afecta   directamente   a   grupos   que   ya   están   de   por   sí   marginados  (Zatz  1997,  302).    

Dos   ejemplos   son   relevantes   señalar   los   efectos   nocivos   de   la   clandestinidad.   Por   un   lado,   como   veremos   en   detalle   más   adelante,   en   Córdoba-­‐Argentina   el   aumento   de   políticas   abolicionistas   desde   el   2012   han   impulsado   migraciones   internas   de   personas   que   previamente   desempeñaban   el   trabajo   sexual   autónomamente  y  que  cayeron  en  manos  de  redes  de  trata  al  trasladarse  a  otros   sitios.  Por  otro  lado,  las  políticas  prohibicionistas  de  cuatro  principales  ciudades  de   EEUU   –New   York,   Los   Ángeles,   San   Francisco   y   Washington-­‐   llegaron   al   extremo   permitir   el   uso   de   condones   como   evidencia   para   presentar   cargos   contra   el   ejercicio  de  la  prostitución,  provocando  un  alto  riesgo  de  contagio  de  SIDA  y  otras   infecciones   de   transmisión   sexual   ante   el   miedo   de   llevar   preservativos   consigo   (Human  Rights  Watch  2012).    

(7)

campaña   por   abolir   el   trabajo   sexual.   En   2008,   el   gobierno   sueco   solicita   a   las   universidades   investigar   los   efectos   de   esta   legislación.   El   departamento   de   Sociología   Jurídica   de   la   Universidad   de   Lund-­‐Suecia,   estuvo   a   cargo   de   la   investigación  que  el  gobierno  solicitó  a  la  Universidad  para  conocer  los  efectos  de   la  aplicación  de  la  ley  entre  los  años  2005  y  2010.  Los  resultados  se  volcaron  en  un   trabajo   de   Bergwall   y   Lindqvist1  titulado   “Meta-­‐análisis   de   la   legislación   sueca   contra   la   compra   de   servicios   sexuales.”   Los   resultados   demostraron   que,   desde   que  se  criminaliza  a  los  clientes,  el  número  de  denuncias  policiales  aumentó  en  un   81%;   y   si   bien   se   registra   un   descenso   del   30%   del   número   de   personas   que   realizan   el   trabajo   sexual   en   las   calles,   el   trabajo   sexual   se   expandió   en   otras   nuevas   formas   (casinos,   internet,   etc.).   La   investigación   demuestra   que   quienes   realizan  el  trabajo  sexual  en  las  calles  han  aumentado  su  vulnerabilidad  desde  la   aplicación   de   la   criminalización.   En   las   calles   quedaron   trabajando   las   personas   mayores,  con  menor  estado  físico,  con  mayores  problemas  de  salud  y  vivienda.  Son   estas   las   personas   que   no   han   logrado   adaptarse   a   los   nuevas   formas   de   trabajo   sexual   –principalmente   por   oferta   online-­‐.   Asimismo   demuestra   que   aumentó   significativamente   el   riesgo   de   estas   personas   a   ser   asaltadas   y   violadas.   La   conclusión   de   la   investigación   es   contundente:   la   criminalización   de   clientes   implicó  un  descenso  en  la  visibilidad  del  trabajo  sexual  pero  no  en  el  ejercicio  de  la   actividad  en  sí  misma,  e  implicó  un  ascenso  en  la  vulnerabilidad  de  las  personas   que  siguieron  ejerciendo  la  actividad  en  las  calles.    

No   considerar   el   trabajo   sexual   como   una   opción   laboral   legal   y   legítima   elimina  la  posibilidad  de  que  las  personas  que  lo  ejercen  tengan  mayor  control  y   poder   para   trabajar   en   una   atmósfera   donde   puedan   definir   el   sentido   de   su   trabajo  y  las  condiciones  del  mismo,  todo  lo  cual  permitiría  un  cambio  en  su  status   actual   de   las   percepciones,   bienestar   y   reputación   (Koureskas   1995,   107).   Para  

                                                                                                               

1  Esta  investigación  solo  está  disponible  en  sueco,  la  traducción  del  título  es  “Meta-­‐análisis  de  la  ley  

Sueca  contra  la  compra  de  servicios  sexuales.  ”  Agradezco  particularmente  a  uno  de  los  co-­‐autores   de  esta  investigación,  Peter  Bergwall,  quien  tuvo  la  gentileza  de  traducir  al  ingles  los  antecedentes,   objeto   de   estudio,   pregunta   de   investigación,   marco   teórico,   herramientas   estadísticas   y   metodología   de   la   investigación;   para   que   estas   pudieran   enriquecer   las   discusiones   en   otros   contextos.      

(8)

Zatz,   no   es   el   trabajo   sexual   de   por   sí   lo   que   promueve   valores   opresivos   del   patriarcado   capitalista,   sino   más   bien   es   la   producción   cultural   y   legal   de   la   prostitución  –marginada  y  degradada–  lo  que  asegura  las  características  opresivas   (1997,  290).  Es  decir,  no  es  el  hecho  de  que  una  persona  intercambie  dinero  por   placer  sexual  lo  que  la  oprime,  sino  que  la  oprime  el  hecho  de  que  culturalmente   sea   marginada   y   degradada.   El   error   está,   según   Zatz,   en   evaluar   prácticas   y   significados   desde   los   mismos   sentidos   dominantes   del   sistema   opresivo   que   se   está  criticando;  porque  así,  se  pasan  por  alto  los  esfuerzos  por  resistir,  transformar   o  transgredir  estas  normas  dominantes  (1997,  289).  

 

REGULACIONES  DE  TRABAJO  SEXUAL  EN  EL  MUNDO  

 

El   trabajo   sexual   ha   generado   importantes   desafíos   jurídicos   en   los   distintos   países.  Algunos  sistemas  relegan  la  actividad  a  la  clandestinidad,  mientas  otros  la   regulan.   En   la   práctica,   los   modelos   analíticos   de   ‘reglamentarismo’   y   ‘legalidad   laboral’  pueden  desdibujarse.  Abordaré  críticamente  siete  regulaciones  de  trabajo   sexual  diferentes  en  el  mundo  para  mostrar  varias  formas  de  abordar  la  cuestión.   Me  enfocaré  en  los  aspectos  más  recurrentes  y  problemáticos.  Estas  regulaciones   corresponden  a  jurisdicciones  nacionales,  provinciales  o  municipales,  de  acuerdo  a   las  competencias  propias  sobre  estos  asuntos  en  cada  Estado.  A  los  fines  de  este   análisis,   no   resulta   relevante   si   los   marcos   normativos   se   encuentran   vigentes   o   tan  siquiera  sancionados.  Estas  disposiciones  legales  se  analizan  de  acuerdo  a  su   contenido  sustancial  más  que  a  su  validez  formal.    

(9)

Callao-­‐Perú,  donde  fue  regulado  por  un  decreto  municipal  nº  000008  en  Mayo  de   2001;   g)   Colombia,   donde   el   parlamento   discutió   el   proyecto   de   ley   nº   69/12   en   Agosto  de  2012.    

Cada   legislación   puede   ser   analizada   en   sí   misma   y   podrán   incluso   emerger   inconsistencias  internas.  En  lugar  de  analizar  cada  una  de  ellas,  propongo  hacer  un   análisis   transversal   de   las   cuestiones   a   las   que   estas   regulaciones   dan   respuesta.   Considero   que   estas   cuestiones   pueden   servir   para   guiar   debates   participativos   entre  las  propias  personas  trabajadoras  sexuales  sobre  cómo  regular  la  actividad   en   los   diversos   contextos,   usando   el   método   comparativo   del   derecho   como   un   punto   de   partida   para   la   reflexión.   Las   preguntas   a   las   que   dan   respuesta   estas   legislaciones  son:    

¿Qué  es  el  trabajo  sexual?   En   Uruguay   y   el   Callao   la   ley   define   que   la   persona   trabajadora  sexual  es  aquella  mayor  de  edad  -­‐18  años-­‐  que  regularmente  ejerce  la   prostitución  recibiendo  una  compensación  monetaria  o  similar.  En  Callao,  trabajo   sexual   sólo   se   considera   como   cual   cuando   la   persona   cumple   con   los   requisitos   impuestos   por   la   legislación.   Los   elementos   que   definen   el   trabajo   sexual   son   relevantes  porque  pueden  ser  tan  restrictivos  que  se  vuelva  imposible  acceder  a  la   protección   jurídica.   En   Holanda,   las   personas   trabajadoras   sexuales   deben   ser   nacionales   de   la   Unión   Europea,   lo   cual   excluye   migrantes   legales   e   ilegales   de   fuera  de  la  UE  del  acceso  a  la  protección  legal.    

(10)

deben  agregar  una  foto  en  su  ficha  y  hacer  una  declaración  sobre  si  tienen  hijos  o   hijas  y  si  están  alfabetizados.  En  Callao,  los  registros  son  confidenciales.    

¿Cómo  se  regulan  los  controles  de  salud?   Las   regulaciones   bajo   análisis   tienen   diversas  disposiciones  al  respecto  que  varían  desde  el  control  médico  compulsivo   al  acceso  garantizado  a  la  información  y  tratamiento  médico.  Aquellas  que  obligan   al   tratamiento   médico   compulsivo,   exigen   que   el   control   de   enfermedades   de   transmisión   sexual   sea   cada   seis   meses   (proyecto   colombiano)   o   el   test   del   HIV   compulsivo   mensual   (Nevada).   Luego   del   examen   médico,   Veracruz   exige   la   transcripción  del  resultado  en  la  credencial  de  la  persona  trabajadora  sexual,  debe   registrarse   la   categoría   de   ‘enferma’   o   ‘aparentemente   sana.’   Desde   una   perspectiva   cuestionable,   Veracruz   también   determina   que   las   personas   que   trabajen  en  oficinas  públicas  o  empleadas  que  ayuden  o  sugieran  a  las  trabajadoras   sexuales  de  abortar  perderán  su  empleo.  Contrario  al  examen  médico  compulsivo,   Nueva  Zelanda  promueve  el  acceso  a  la  información  sobre  sexo  seguro  y  el  acceso  a   atención   médica.   Tomando   en   consideración   prejuicios   generalizados,   Callao   promueve   prácticas   antidiscriminatorias   en   los   servicios   de   salud.   En   algunos   contextos  ciertas  exigencias  pueden  tornarse  extremadamente  difíciles  de  cumplir;   por  ejemplo,  Holanda  exige  medidas  de  salubridad  tales  como  lavar  las  sábanas  a   90   grados.   Un   aspecto   importante   es   qué   organismo   se   hará   cargo   de   controlar   estas  disposiciones  sanitarias;  por  ejemplo,  Uruguay  pone  el  control  bajo  la  esfera   del   Ministerio   de   Salud   Pública.   Contrariamente,   Bolivia   –como   veremos   más   adelante-­‐  mantiene  el  control  en  manos  de  oficiales  de  policía,  lo  cual  ha  generado   situaciones  de  violencia.    

(11)

ejerce  el  trabajo  sexual  tiene  un  botón  de  seguridad  directamente  conectado  a  la   policía  en  caso  de  clientes  abusivos.    

¿Tiene  disposiciones  sobre  la  trata  de  personas  con  fines  de  explotación  sexual?   Uruguay  incluye  disposiciones  que  promueven  la  prevención  de  la  trata  personas,   el   Ministerio   del   Interior   está   a   cargo   de   la   prevención   del   tráfico   y   la   trata   de   personas,  mientras  que  el  Ministerio  de  Salud  está  a  cargo  de  lo  relacionado  a  la   salud   de   las   personas   trabajadoras   sexuales.   Ambos   ministerios   pueden   entrar   a   burdeles  y  deben  registrar  en  acta  los  detalles  del  procedimiento.    

¿Qué   derechos   reconoce   la   ley   a   quienes   ejercen   el   trabajo   sexual?   En   Nueva   Zelanda,   el   trabajo   sexual   acarrea   –entre   otros-­‐   el   derecho   a   rechazar   clientes   incluso   cuando   trabajan   en   burdeles.   En   Veracruz,   tienen   el   derecho   a   renunciar   cuando   lo   deseen   temporal   o   definitivamente.   No   obstante,   el   caso   de   Veracruz   resulta   problemático.   Establece   que   el   Estado   tendrá   una   base   de   datos   sobre   bolsas  de  trabajo  para  promover  que  adquieran  nuevos  trabajos  para  ‘alejarlas  del   género  de  vida  al  que  han  caído  y  reintegrarlas  al  seno  de  la  sociedad  por  medio   del  trabajo  honesto;’  esta  regulación  supone  que  la  actividad  en  sí  es  deshonesta  y   quienes  la  ejercen  son  marginales  sociales.  Desde  una  perspectiva  muy  diferente,   Callao   ofrece   medios   para   facilitar   el   acceso   a   otros   trabajos   en   caso   de   enfermedad  o  decisión  voluntaria.    

¿Se  garantiza  el  acceso  a  la  seguridad  social?   El   proyecto   colombiano   y   Callao   promueven   el   acceso   al   sistema   de   la   seguridad   social.   En   Callao,   el   sistema   de   seguridad  se  extiende  a  los  hijos  e  hijas  menores  de  edad.  Esta  disposición  puede   evitar  conflictos  litigiosos  al  garantizar  la  aceptación  automática  a  los  sistemas  de   seguridad   social.   Más   aún,   como   muestra   el   proyecto   de   la   ciudad   de   Córdoba-­‐ Argentina,   el   acceso   se   podría   estipular   para   todos   los   miembros   familiares   a   su   cargo.    

(12)

actividad   salvo   que   cuente   con   una   autorización   expresa   de   la   persona.   Nueva   Zelanda   prohíbe   el   registro   de   policial   de   las   personas   trabajadoras   sexuales.   En   Callao  el  registro  es  confidencial.  

¿Hay   deberes   y   prohibiciones   en   relación   a   la   actividad?   En   Veracruz,   quienes   ejercen   el   trabajo   sexual   no   pueden   estar   embarazadas   o   tener   enfermedades   venéreas  o  dermatológicas  contagiosas,  ni  tuberculosis,  ni  enfermedad  mental,  ni   cáncer;   deben   asistir   a   cursos   sobre   higiene   sexual   y   observar   medidas   profilácticas.    

¿Se   puede   publicitar   los   servicios   en   cualquier   espacio?   En   este   sentido,   el   proyecto   colombiano   prohíbe   todo   tipo   de   publicidad   en   medios   masivos   de   comunicación.  En  Nueva  Zelanda,  sólo  se  limita  a  anuncios  clasificados.    

¿Existen   zonas   restrictivas   de   la   ciudad   para   el   ejercicio   de   la   actividad?   La   zonificación   ha   sido   una   política   histórica   aplicada   tanto   de   facto   como   jurídicamente  en  diversos  sitios.  En  Veracruz,  el  trabajo  sexual  sólo  se  permite  en   áreas  restrictivas,  el  interior  del  edificio  no  puede  ser  visto  desde  el  exterior,  tiene   que   tener   una   habitación   por   persona   dotada   de   elementos   de   higiene,   un   cartel   perfectamente   visible   el   cual   determina   las   reglas   generales   para   prevenir   enfermedades   venéreas   y   por   lo   menos   un   baño   cada   cuatro   personas;   está   prohibido  vender  alcohol,  pasar  música  o  la  presencia  de  proxenetas.2  

Vale   la   pena   mencionar   algunas   regulaciones   muy   particulares   entre   las   disposiciones  analizadas.  Primero,  el  sistema  de  Veracruz  propone  un  interesante   régimen  de  propiedad;  el  mismo  establece  que  la  propiedad  de  los  objetos  de  uso   personal,   de   la   cama   y   otros   objetos   dentro   de   una   habitación   pertenecen   a   la   persona  que  hace  uso  regular  de  los  mismos,  el  resto  de  los  muebles  y  objetos  de   uso  común  pertenecen,  en  propiedad  común,  a  todas  las  personas  que  usan  el  local   para  ofrecer  servicios  sexuales.    

Segundo,  el  proyecto  colombiano  establece  que  los  burdeles  sólo  pueden  tener   una  tarifa  máxima   del   30%   en   compensación   por   los   servicios.   Una   política   que                                                                                                                  

2  En   Australia   y   New   South   Wales   han   dictado   una   normativa   por   la   cual   todo   burdel   debe   estar  

registrado,  y  prohíbe  la  oferta  de  servicios  sexuales  cerca  de  áreas  residenciales,  iglesias,  hospitales   y  escuelas.  

(13)

determine  un  límite  en  este  sentido  es  crucial  para  establecer  las  fronteras  entre   explotación   y   trabajo   sexual.   El   monto   –que   puede   ser   incluso   mucho   menor   al   30%-­‐  estaría  incluyendo  las  expensas  básicas  para  mantener  el  local  e  incluso  un   máximo   de   plusvalía   sobre   las   ganancias   de   las   personas   trabajadoras   sexuales.   Este   límite   garantizaría   que   las   ganancias   de   las   personas   trabajadoras   sexuales   prevalezcan  por  sobre  la  ganancia  de  los  burdeles;  más  aún,  siendo  que  el  máximo   de   tarifa   incluye   tanto   las   expensas   básicas   como   el   máximo   de   plusvalía,   ésta   última  se  convierte  en  el  mecanismo  resorte  para  pérdidas  económicas.  Asimismo,   este  límite  tiende  a  revertir  la  lógica  por  la  cual  cada  persona  trabajadora  sexual   está   trabajando   para   el   burdel   y   propone   un   sistema   más   cercano   al   cooperativismo,  que  por  otro  lado  es  el  sistema  que  los  movimientos  de  personas   trabajadoras  sexuales  promueven.    

Tercero,  en  caso  de  no  cumplimiento  de  las  obligaciones  la  culpa  tiende  a  caer   sobre   las   mismas   personas   trabajadoras   sexuales.   Contrariamente,   Veracruz   establece  que  las  sanciones  en  caso  de  incumplimiento  son  para  oficiales  públicos   y  en  relación  de  dependencia  que  no  cumplan  con  la  aplicación  de  estas  normas,  y   no  para  quienes  ejercen  el  trabajo  sexual.  

En  Nueva  Zelanda  se  demostró  que  el  número  de  personas  dedicadas  al  rubro   no  aumentó  luego  de  que  se  sancionaran  las  reglamentaciones;  más  aún,  el  hecho   que   la   actividad   dejara   de   ser   ilícita   en   el   país   funcionó   como   mecanismo   disuasorio  para  quienes  solicitaban  el  servicio  porque  les  atraía  su  ilegalidad,  estas   personas  solían  ser  más  propensas  a  los  abusos  (Lopes  2006).  

UN  DERECHO  SIN  DERECHOS  

Cómo   se   enfatizó   previamente,   el   derecho   tiene   un   potencial   tanto   opresivo   como   emancipador.   Las   perspectivas   reglamentaristas   y   de   legislación   laboral   apelan  a  la  regulación  del  trabajo  sexual.  Sin  embargo,  la  existencia  del  derecho  no   implica  necesariamente  su  potencial  emancipador  de  relaciones  de  opresión.    

(14)

puramente  en  la  perspectiva  y  apuntar  al  trabajo  sexual  como  foco  de  potenciales   epidemias.  El  derecho  puede  ser  un  derecho  sin  derechos.    

Los   casos   de   ciertas   regulaciones   y   prácticas   en   Ecuador   y   Bolivia   son   relevantes   en   este   sentido.   El   decreto   de   Ecuador   no   prohíbe   la   explotación   del   proxenetismo  ni  a  los  clientes,  no  es  abolicionista  ni  prohibicionista.  El  6  de  mayo   de  1982  se  sancionó  el  decreto  ejecutivo  nº815  (R.O.  No.  237).  El  mismo  declara   que   las   personas   trabajadoras   sexuales   deben   pagar   un   canon   por   controles   sanitarios   y   otro   canon   deben   pagar   los   burdeles.   Los   burdeles   se   clasifican   en:   lujosos,   de   primera   categoría,   de   segunda   categoría,   y   de   tercera   categoría.   El   canon   aumenta   de   acuerdo   al   nivel   del   burdel.   En   este   caso,   el   trabajo   sexual   es   considerado  una  fuente  de  ingresos  para  el  Estado,  sin  concebir  los  derechos  de  las   personas   que   ejercen   la   actividad   ni   tampoco   tiene   un   claro   énfasis   sanitarista.   Funciona  como  una  política  para  recaudar  fondos.  No  corresponde  puramente  ni  a   una  perspectiva  reglamentarista  ni  al  abolicionismo.    

En   Bolivia,   la   implementación   abusiva   de   la   regulación   sobre   trabajo   sexual   generó   la   intervención   de   la   Defensoría   del   Pueblo   en   resolución   nº   RD/LPZ/00059/2000/DH  del  3  de  octubre  del  año  2000.  La  resolución  se  dictó  en   virtud   de   numerosos   reclamos   en   relación   a   la   implementación   de   la   regulación   sobre  trabajo  sexual.    

La  regulación  en  cuestión  determinaba  que  las  personas  trabajadoras  sexuales   debían   registrarse   y   les   daban   una   credencia.   Para   mantener   esta   credencial   debían  pagar  un  canon  mensual  (si  eran  de  un  país  extranjero  debían  pagar  doble),   debían   mostrar   semanalmente   su   tarjeta   de   salud   y   firmar   personalmente   en   la   División  Matrículas  de  la  Policía  Nacional  para  obtener  un  sello  oficial.  El  control   de   credenciales   era   semanal   y   lo   llevaba   adelante   la   División   Matrículas   de   la   Policía.  La  sanción  en  caso  de  incumplimiento  era  el  arresto  o  la  multa.  Asimismo,   se  suspendía  la  credencial  si  tomaban  parte  en  peleas  callejeras  o  si  se  enfermaban.    

(15)

trabajo   social,   psicología   y   educación   estaba   disponible   para   darles   apoyo   en   el   centro   de   salud,   como   así   también   recorrían   los   burdeles   para   corroborar   si   las   credenciales  estaban  actualizadas.    

La   aplicación   de   estas   disposiciones   se   volvió   altamente   problemática.   Un   grupo   de   personas   trabajadoras   sexuales   y   también   miembros   de   la   Universidad   hicieron   un   seguimiento   las   practicas   de   aplicación   de   esta   reglamentación.   A   partir   de   los   resultados,   se   presentó   formalmente   la   denuncia   frente   a   la   Defensoría  del  Pueblo.  En  la  misma,  se  denunciaba  tanto  a  la  policía  nacional  como   al  servicio  de  salud.  

La   Policía   Nacional   fue   denunciada   por   malos   tratos,   corrupción   y   abuso.   Sostuvieron   que   personal   de   la   Policía,   al   realizar   los   recorridos   semanales,   trataban   de   manera   despectiva,   represiva   y   discriminatoria   a   las   personas   trabajadoras  sexuales;  les  pedían  sumas  de  dinero  sin  entregar  recibo  a  quienes  no   tienen   matrícula   o   tarjeta   de   sanidad,   o   simplemente   a   cambio   de   no   pronturariarlas.   La   denuncia   incluyó   el   manejo   indebido   de   la   información   personal;   los   libros   de   registro   con   los   datos   personales   de   las   personas   trabajadoras   sexuales   eran   utilizados   por   funcionarios   policiales   como   medio   de   extorsión,  amedrentamiento  e  intimidación.  

El   Servicio   de   Salud   fue   denunciado   por   corrupción,   abuso,   discriminación   e   incumplimiento   adecuado   de   tareas.   Afirman   que   a)   en   las   consultas   médicas   semanales  les  dispensaban  un  trato  inadecuado  y  discriminatorio,  en  especial  tres   mujeres   profesionales   del   Centro   de   Epidemiología;   b)   durante   el   examen   ginecológico   recibían   un   trato   degradante,   mayor   cuanto   más   vulnerable   es   su   condición  social,  no  se  les  proveía  de  bata,  ni  se  le  realizaban  pruebas,  sino  que  se   limitaba  a  un  exámen  superficial  en  base  a  preguntas;  c)  quienes  se  desempeñan   en   los   servicios   de   salud   les   cobraban   multas   y   pedían   servicios   personales   gratuitos.  

(16)

el  ejercicio  de  la  actividad  de  la  prostitución;  y  por  último,  resolvió  que  se  instruya   al  personal  de  salud  y  de  la  policía  a  que  otorguen  un  trato  digno  y  humanitario  a   las  trabajadoras  sexuales  que  soliciten  el  servicio.  

No  obstante  esta  resolución  de  la  Defensoría  del  Pueblo,  el  día  10  de  octubre  de   2000   se   dictó   la   resolución   ministerial   No.   3357.   Esta   resolución   explícitamente   declara   que   eliminar   el   control   y   el   cobro   de   la   Divisón   Matrícula  afectaría   los   ingresos  de  la  policía  y,  por  tanto,  resuelven  mantenerlo.  

El  caso  en  Bolivia  es  paradigmático  en  varios  sentidos.  Por  un  lado,  demuestra   las  potencialidades  institucionales  de  articular  el  trabajo  de  seguimiento  desde  las   mismas  personas  trabajadoras  sexuales  y  aquellas  pertenecientes  a  la  Universidad.   Por  otro  lado,  deja  al  descubierto  las  redes  de  intereses  económicos  y  de  poder  que   tiene  la  fuerza  policial  en  el  mercado  del  comercio  sexual.  De  aquí  la  importancia   de  limitar  los  poderes  de  la  policía  y  enfocar  el  control  en  el  área  del  Ministerio  de   Trabajo.  Asimismo,  revela  la  manera  en  que  los  prejuicios  contra  el  trabajo  sexual   penetran   en   el   entramado   social   generando   múltiples   violencias   desde   diversos   sectores,  como  lo  puede  ser  también  en  el  personal  de  la  salud  (o  del  ministerio  del   trabajo).   De   allí   la   necesidad   de   una   política   integral   que   concientice   en   el   trato   digno;  como  así  también,  la  importancia  de  articular  mecanismos  de  transparencia   que  incluyan  la  participación  de  la  personas  trabajadoras  sexuales  en  el  diseño  y   articulación  de  los  controles  y  de  las  políticas  del  sector.  

La  ley,  como  producto  artificial  y  humano,  con  sus  potencialidad  para  oprimir  o   emancipar,   puede   tomar   mútliples   formas.   Por   esto   es   preciso   ir   más   allá   del   reglamentarismo,  analizar  íntegramente  la  política,  y  evaluar  los  múltiples  sitios  de   violencia  que  conlleva  el  día  a  día  de  quién  ejerce  el  trabajo  sexual.    

LEGISLACIÓN  PARTICIPATIVA  Y  DE  BASE  

En   diversas   partes   del   mundo   quienes   ejercen   el   trabajo   sexual   se   han   organizado   y   movilizado   para   resistir   situaciones   de   opresión,   para   discutir   políticamente,  para  alzar  sus  voces.3  Se  han  posicionado  y  han  discutido  discursos  

                                                                                                               

3  Ejemplos  de  estas  organizaciones  son:  COYOTE  en  EEUU,  AMMAR  en  Argentina,  Davida  en  Brasil,  

(17)

jurídicos   mostrando   sus   propias   perspectivas   en   cada   uno   de   los   aspectos   que   envuelven  al  trabajo  sexual.  Han  promovido  objetivos  políticos  proactivamente  y   han  presentado  propuestas  de  políticas  públicas  para  el  sector.    

Un   modelo   protector   –capaz   de   captar   las   necesidades   contextuales   para   prevenir   la   violencia,   explotación   y   vulnerabilidad-­‐   debería   dar   cuenta   del   conocimiento   y   reclamos   de   quienes   viven   y   sufrirán   las   consecuencias   de   regulaciones  abusivas:  las  mismas  personas  trabajadoras  sexuales.    

En   lo   que   sigue,   exploraré   la   experiencia   de   la   organización   de   mujeres   trabajadoras   sexuales   en   Córdoba-­‐Argentina.   Para   comprender   sus   reclamos   es   relevante  analizar  previamente  el  sistema  jurídico  y  el  contexto  donde  se  inserta   su  reclamo  por  una  legislación  participativa  y  de  base.    

El  diseño  jurídico  en  contexto    

En  Argentina  el  intercambio  voluntario  de  servicios  sexuales  por  dinero  no  es   delito.4  La  legislación  se  ha  pronunciado  respecto  a  la  actividad  a  nivel  nacional  y   en  las  provincias,  de  acuerdo  a  su  competencia.  A  nivel  nacional,  se  pueden  señalar   dos  hitos  jurídicos  en  relación  al  trabajo  sexual.  

Por   un   lado,   la  ley   de   profilaxis   venerea   (nº   12.331)   del   año   1937.   Como   veremos   en   detalle   más   adelante,   los   discursos   abolicionistas   se   intensificaron   desde   fines   del   2010   en   el   país,   y   han   usado   esta   ley   para   argüir   una   supuesta   postura   abolicionista   en   el   régimen   jurídico   argentino.   Este   argumento   ha   sido   retóricamente  efectivo  pero  es  histórica  y  jurídicamente  falso.  La  ley  de  profilaxis   venerea  fue  sancionada  en  la  llamada  ‘década  infame’  (1930-­‐1943)  en  Argentina,  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

Dominicana,  AMEPU  en  Uruguay,  ONAEM  en  Bolivia,  Sindicato  Ángela  Lina  en  Chile,  REDTRABSEX   en   Ecuador,   Orquídeas   del   Mar   en   El   Salvador,   Mujeres   Unidas   en   Honduras,   Asociación   Miluska   Vida  y  Dignidad  en  Perú,  Hetaira  en  Madrid,  entre  otras.  

4  Lo   que   se   penaliza,   en   cambio,   es:   1)   la   acción   de   promover   la   corrupción   de   menores,   o   de  

(18)

durante  la  cual  el  país  fue  ‘de  facto’  una  colonia  inglesa.5  El  diseño  normativo  sigue   la  lógica  de  la  ley  inglesa  llamada  ‘Contagious  Desease  Act,’  ambas  normas  obligan   al  tratamiento  y  hasta  a  la  hospitalización  forzada  de  personas  contagiosas,  velan   particularmente  por  la  salud  de  personal  de  los  ministerios  de  Guerra  o  la  Marina.   La   ley   inglesa   fue   derogada   en   el   año   1886,   luego   de   una   fuerte   resistencia   por   parte   de   mujeres   victorianas   -­‐lideradas   por   Butler-­‐   que   darían   impulso   a   las   primeras   reivindicaciones   feministas;   de   todas   formas   la   norma   continuó   siendo   aplicada  bajo  un  nombre  diferente  (Doezema  1998,  35).  Fue  éste  grupo  de  mujeres   victorianas   las   que   acuñarían   la   tradición   abolicionista,   ellas   sostuvieron   la   construcción   de   ‘la   prostituta   como   pobre   víctima,’   y   fueron   estas   mujeres   victorianas   las   que   no   se   contentaron   con   realizar   sus   deseos   intervencionistas   para   ‘salvar’   a   sus   compatriotas,   sino   que   extendieron   su   compaña   contra   el   Contagious  Desease  Act  también  a  la  colonia  en  India  (Scoular  2004,  350).    

Es  decir,  resulta  un  contrasentido  histórico  sostener  que  la  intención  de  la  ley   de  profilaxis  venerea  en  Argentina  de  1937  era  adoptar  el  abolicionismo.  Fuera  de   esta  contextualización  histórica,  es  jurídicamente  inconsistente  sostener  que  esta   misma  ley  busca  otra  cosa  que  evitar  epidemias;  la  ley  de  profilaxis  venerea  tiene   un  fin  sanitarista,  encuentra  en  la  actividad  un  riesgo  social  de  epidemia  sanitaria  y   la  clausura  de  locales  se  entiende  en  el  mismo  texto  jurídico  como  la  erradicación   de  focos  de  infección.6  

El   segundo   hito   jurídico   a   nivel   nacional,   es   la  ley   de   prevención,   sanción   y   asistencia  a  las  víctimas  de  trata  de  personas   (nº   26.364   y   modificatorias).   La   ley   originaria,   del   año   2008,   sancionaba   la   captación,   transporte   o   traslado   de   una  

                                                                                                               

5  El   término   ‘década   infame’   lo   acuña   J.L   Torres   (1945)   en   su   libro   homónimo   donde   relata   la  

sucesión  de  infamias,  corrupciones  y  pactos  deleznables  que  realizan  los  gobiernos  de  Argentina  y   Gran  Bretaña  en  la  época.  Luego  de  la  crisis  de  1929,  Gran  Bretaña  decide  privilegiar  a  sus  colonias   en  desmedro  del  comercio  argentino.  Para  revertir  esta  decisión  se  firma  el  Pacto  Roca-­‐Runciman,   mediante  el  cual  los  frigoríficos  ánglicos  controlarían  el  85%  del  comercio  de  Argentina,  se  asegura   un   trato   preferencial   a   las   inversiones   británicas   en   el   país   y   se   crea   un   Banco   Central   Mixto   (de   capitales  públicos  argentinos,  y  privados  ánglicos).  Esta  época  significó  para  el  país  pobreza  y  una   alta   tasa   de   suicidios.   Enrique   Santos   Discépolo   inmortaliza   esta   época   en   su   famoso   tango   ‘Yira…yira’  que  lamenta  ‘la  indiferencia  del  mundo,  que  es  sordo  y  es  mudo.’  

6  Como   veremos   más   abajo,   el   Código   de   Faltas   de   la   Provincia   de   Córdoba   suma   a   la   lógica  

(19)

persona   con   fines   de   explotación,   es   decir   para   reducirla   a   la   servidumbre,   para   extraer  sus  tejidos  humanos  u  órganos,  para  obligarla  a  serivicios  forzados,  para   obtener   provecho   del   comercio   sexual   de   personas   menores   de   edad   o   bien   mayores  de  edad  coaccionadas.  

Esta   ley   posiciona   en   la   agenda   pública   a   la   redefinición   y   persecución   del   tráfico   de   contemporáneo   de   personas.7  Aún   siendo   los   datos   empíricos   sobre   esclavitud   moderna   muy   elevados8,   las   estadísticas   no   estaban   alarmando   a   la   comunidad   previo   al   año   2008   en   Argentina.   No   fue   sino   hasta   ese   año   que   se   sancionó  la  llamada  Ley  Anti-­‐trata  y  empezó  a  haber  una  clara  voluntad  política  de   perseguir  y  prevenir  esos  casos.9    

En   2012   la   ley   fue   modificada   endureciendo   el   abordaje   a   lo   relacionado   a   la   explotación   para   el   comercio   sexual.   La   ola   abolicionista   que   comenzó   a   fines   de   2010  y  la  resonancia  del  caso  ‘Marita  Verón’10  implicaron  a)  la  inclusión  en  la  ley   de  la  pornografía  infantil  y  el  casamiento  involuntario  como  formas  de  explotación;  

                                                                                                               

7  Siguiendo  a  Bales  (2003)  la  diferencia  principal  entre  formas  tradicionales  y  contemporáneas  de  

esclavitud  es  que:  hoy  la  industria  es  más  lucrativa,  no  se  distingue  por  origen  étnico,  las  personas   tienen  un  rol  más  active  en  caer  en  la  esclavitud  desde  que  suelen  ser  atrapadas  mediante  engaño;   por  otra  parte  la  globalización  ha  generado  un  rápido  crecimiento  de  la  industria  de  la  esclavitud   por  la  erosión  del  control  por  parte  de  los  Estados  Nación  y  la  integración  funcional  de  la  actividad   económica.    

8  Bravo  señala  que  existen  27  millones  de  personas  bajo  condición  de  esclavitud  en  el  mundo,  entre  

4   millones   a   800   mil   son   víctimas   de   tráfico   de   personas   entre   países;   más   aún,   esta   es   una   industria  de  entre  5  y  7  billones  de  dólares  al  año  (2007,  209).  Se  estima  que  hay  por  lo  menos  17.4   millones  de  niños  y  niñas  trabajando  en  Latinoamérica  y  el  Caribe,  50%  de  los  cuales  están  en  áreas   rurales;  en  particular  en  Argentina,  se  estima  que  hay  252  mil  niños  y  niñas  trabajando  entre  las   edades  de  10  y  14  años  (ILO-­‐International  Labour  Organization  2002).  

9  Más  aún,  ese  mismo  año  un  juez  federal  argentino  desestimó  una  acusación  contra  tres  directores  

de   compañías   por   tener   a   trabajadores   de   origen   boliviano   en   condiciones   de   esclavitud   en   sus   fábricas   textiles.   El   argumento   fue   que   no   había   explotación   porque   esas   condiciones   de   trabajo   eran  parte  del  patrón  cultural  de  la  comunidad  boliviana  heredados  de  las  poblaciones  indígenas,   por   lo   tanto   no   se   podía   culpar   a   las   compañías.   El   caso   atrajo   la   atención   política   y   el   tema   del   trabajo   esclavo   comenzó   a   escalar   posiciones   en   la   agenda   pública.   El   debate   comenzó   a   ser   más   frecuente   desde   luego   de   la   persecución   de   casos   sospechados   de   esclavitud,   tales   como:   Frutihortícola   S.A   en   Buenos   Aires,   Nidera   S.A   en   Buenos   Aires,   Citrusvil   en   Tucumán,   Vitnik   en   Córdoba.    

10  María   de   los   Ángeles   Verón,     conocida   como   ‘Marita,’   desapareció   el   3   de   Abril   de   2002.   La  

(20)

b)  el  diseño  de  un  andamiaje  institucional  para  el  tratamiento  de  las  víctimas  de   trata;  c)  la  especificación  que  el  consentimiento  expreso  de  la  víctima  no  elude  la   responsabilidad   criminal.   Estas   reformas   no   consideraron   la   situación   de   las   personas  trabajadoras  sexuales  autónomas,  que  no  están  incluidas  en  el  definición   de  explotación  pero  se  las  relega  a  la  clandestinidad.    

Tanto  este  marco  jurídico  nacional  y  el  marco  provincial  en  Córdoba,  generaron   un   impulso   en   la   lucha   por   el   reconocimiento   del   trabajo   sexual   y   sus   derechos   laborales  desde  un  proyecto  participativo  y  de  base.  Repasemos  entonces  el  diseño   jurídico  en  de  la  Provincia  de  Córdoba.    

El   sistema   federal   de   gobierno   en   el   país   habilita   a   las   provincias   a   tener   sus   propios  Códigos  de  Faltas.11  En  relación  al  trabajo  sexual,  el  Código  de  Faltas  de  la   Provincia   de   Córdoba   sigue   una   lógica   santiarista   enlazada   con   políticas   de   seguridad   urbana   desde   los   noventa.   La   falta   se   llama   ‘prostitución   molesta   o   escandalosa,’  (art  45,  ley  nº  9.444),  implica  un  tratamiento  médico  compulsivo  y  el   encierro   de   personas   trabajadoras   sexuales   por   hasta   veinte   días.   En   2012,   Córdoba   incluyó   una   lógica   abolicionista   en   su   política   prohibiendo   wiskerías   y   burdeles  (art.  46  bis,  incorporado  por  ley  nº  10.060).  

La   organización   de   trabajadoras   sexuales   AMMAR-­‐Cba   ha   denunciado   los   efectos  negativos  que  esta  lógica  abolicionista  ha  generado  en  la  cotidianeidad  de   las   personas   que   autónomamente   ejercen   el   trabajo   sexual.   Denuncian   públicamente  que  la  represión  ha  aumentado,  que  la  policía  eleva  sus  números  de   ‘víctimas  rescatadas’  con  quienes  ejercen  la  actividad  de  manera  autónoma,  que  el   aumento   de   la   clandestinidad   a   implicado   un   aumento   en   la   explotación,   la   corrupción   y   los   abusos   policiales   sobre   personas   trabajadoras   sexuales   más   vulnerables,  mientras  que  quienes  se  encuentran  a  cargo  de  las  principales  redes   criminales  de  explotación  se  mantienen  impunes.    

La  organización  de  trabajadoras  sexuales  y  su  lucha  en  contexto  

                                                                                                               

11  Estos   ámbitos   jurídicos   se   conforman,   siguiendo   a   Zaffaroni,   como   sistemas   penales   paralelos.  

(21)

Ammar-­‐   Córdoba   es   una   organización   de   mujeres   trabajadoras   sexuales   que   nace   en   el   año   2000.12  El   proceso   de   construcción   de   la   organización   estuvo   sembrado  de  obstáculos.13  A  través  de  los  años,  han  llevado  una  lucha  persistente   por   redefinir   su   posición   en   la   sociedad   a   través   de   dos   áreas   principales:   educación   (llevan   adelante   cursos   de   alfabetización,   una   escuela   primaria   reconocida   oficialmente,   un   jardín   de   infantes,   guardería,   cursos   de   teatro,   biblioteca,  talleres  de  capacitación  en  computación,  peluquería,  corte  y  confección,   todos  los  cuales  están  abiertos  a  la  comunidad);  y  prevención  en  salud  (que  incluye   campañas   de   prevención   del   VIH,   un   acuerdo   con   hospitales   públicos   para   garantizar   atención   médica   a   quienes   ejercen   el   trabajo   sexual,   análisis   de   ETS   a   través  de  una  organización  voluntaria  de  profesionales  de  la  salud,  y  entregan  más   de  10.000  condones  por  mes  a  las  personas  trabajadoras  sexuales).    

Con   el   objetivo   de   redefinir   su   posición   en   el   derecho,   la   organización   de   trabajadoras  sexuales  ha  tenido  numerosas  reuniones  con  áreas  gubernamentales   y   con   el   jefe   de   la   policía,   han   organizado   marchas,   han   obtenido   el   apoyo   del   Sindicato   CTA,   han   acudido   a   los   medios   y   otras   estrategias   para   visibilizar   su   situación;   han   usado   estrategias   jurídicas   como   pedidos   de   habeas   data,   han   instando   la   modificación   del   Código   de   Faltas   en   la   legislatura   provincial.   Han   reclamado  por  legalidad  frente  a  los  abusos  que  acarrea  la  clandestinidad.    

                                                                                                               

12  Ammar-­‐  Córdoba  comenzó  en  el  año  2000.  La  policía  juvenil  había  contactado  a  una  tradicional  

congregación  de  monjas,  llamadas  ‘Adoratrices’,  para  pedirles  que  les  ayudaran  a  reunir  un  grupo   significativo   de   trabajadoras   sexuales   a   quienes   querían   preguntarles   por   la   situación   de   la   prostitución  juvenil  en  la  ciudad.    

       

En  aquel  momento  las  monjas  estaban  en  contacto  con  trabajadoras  sexuales  porque  les  ofrecían   talleres   de   corte   y   confección   y   de   peluquería   y   las   visitaban   cuando   eran   detenidas.   Cerca   de   cuarenta  trabajadoras  sexuales  fueron  a  esa  reunión.  La  policía  juvenil  comenzó  a  preguntarles  por   la  prostitución  juvenil  pero  las  trabajadoras  sexuales  usaron  la  oportunidad  para  protestar  contra   las   detenciones   constantes,   la   violencia,   la   humillación   y   los   abusos   por   parte   de   la   policía.   Los   reclamos   fueron   tan   persistentes   que   la   reunión   no   pudo   cumplir   su   objetivo   original.   En   aquel   momento,   dos   trabajadoras   sexuales   representantes   de   AMMAR   Buenos   Aires   concurrieron   a   la   reunión  y  les  comentaron  de  su  proceso  de  organización  y  de  los  acuerdos  que  habían  logrado;  se   convirtieron   en   ‘facilitadoras   de   conocimiento’   (knowledge   brokers)   y   promovieron   los   primeros   contactos  para  construir  la  organización  en  Córdoba.              

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...