REZO DEL VÍA CRUCIS. S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Texto completo

(1)

REZO DEL VÍA CRUCIS

S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Jesús, nos encontramos ante Ti para revivir los momentos de tu Pasión. Queremos hacerte compañía en tu soledad, queremos darte consuelo en estas horas amargas.

Vía crucis es camino de amor, de sufrimiento, de entrega redentora

ORACIÓN:

Señor Jesucristo,

colma nuestros corazones con la luz de tu Espíritu Santo, para que, siguiéndote en tu último camino,

sepamos cuál es el precio de nuestra redención y seamos dignos de participar

en los frutos de tu pasión, muerte y resurrección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

1

PRIMERA ESTACIÓN: Jesús cena con sus

discípulos antes de padecer

S. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos

T. Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 22, 14-17) Cuando llegó la hora se puso

Jesús a la mesa con los apóstoles y les dijo: ¡Cuánto he deseado cenar con vosotros esta Pascua antes de mi Pasión! Porque os digo que nunca más la comeré hasta que tenga cumplimiento en el Reino de Dios”

S.- Señor, enséñanos a desear comer en tu mesa y tomar fuerza para vivir la

vida con pasión. Canto: Juntos como hermanos, miembros de una Iglesia,

(2)

2

SEGUNDA ESTACIÓN: Jesús en el Huerto de los Olivos

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura: del Evangelio de Marcos (Mc 14, 32-36)

Fueron a un huerto llamado Getsemaní. Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, y les dijo: “Me muero de tristeza; quedaos aquí velando”. Y adelantándose un poco, se postro en tierra pidiendo que, si era posible, se alejase de Él aquella hora; y dijo; “¡Abba! (Padre), tú lo puedes todo; aparta de mí este cáliz. Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”

S.- Señor, danos sensibilidad para acompañarte siempre en los hermanos,

especialmente en los que sufren.

Canto: Perdón, Oh Dios mío. Perdón e indulgencia. Perdón y clemencia. Perdón y piedad.

3

TERCERA ESTACIÓN: Judas entrega a Jesús con

un beso

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 22, 47-48)

Aún estaba hablando cuando apareció gente; el llamado Judas, uno de los Doce, iba en cabeza y se acercó a besar a Jesús. Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso entregas a este Hombre?

S.- Señor, te pedimos fidelidad en el amor y verdad en la palabra. Líbranos de la

traición y el engaño.

Canto: Tu palabra me da vida, Confío en Ti, Señor. Tu Palabra es eterna, en ella esperaré.

(3)

4

CUARTA ESTACIÓN: Jesús ante el Sanedrín

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 18, 12-14)

La patrulla, el comandante y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a casa de Anás, porque era suegro de Caifás, el sumo sacerdote del año aquél. Era Caifás el que había dado a los judíos aquél consejo: -conviene que muera uno por el pueblo-.

S.-Señor, que sepamos respetar al pueblo, que no lo utilicemos para justificar

nuestra debilidad y falta de justicia.

Canto: El Señor es mi luz y mi salvación, el Señor es la defensa de mi vida. Si el Señor es mi Luz, a quién temeré, quién me hará temblar

5

QUINTA ESTACIÓN: Jesús es negado por

Pedro

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 18, 17 25-27)

La criada que hacía de portera le preguntó a Pedro: -¿no eres tú también discípulo de ese hombre? Pedro

contestó: Yo no.

Simón Pedro estaba de pie calentándose, y le preguntaron: ¿no eres tú también discípulo suyo? Él lo negó.

Un criado del sumo sacerdote, pariente del otro a quien Pedro lo cortó la oreja, le dijo: ¿no te he visto yo con Él en el huerto? Pedro volvió a negar y enseguida cantó el gallo.

S.- Señor Jesús, que tus ojos bondadosos se crucen con los nuestros para ser

sinceros y fuertes.

(4)

6

SEXTA ESTACIÓN: Pilato se lava las manos

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Mateo (Mt 27, 24-46)

Al ver Pilato que todo era inútil y que, al

contrario, se estaba formando un tumulto, pidió agua y se lavó las manos cara a la gente diciendo: -soy inocente de esta sangre, allá vosotros-. El pueblo entero contestó: Nosotros y nuestros hijos

respondemos de su sangre. Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de mandarlo azotar, lo entregó para que lo crucificaran.

S.- Señor, líbranos de la hipocresía de lavarnos las manos ante la injusticia de

los hermanos, sobre todo de los más débiles.

Canto: Un mandamiento nuevo nos dio el Señor: que nos amáramos todos como Él nos amó

7

SÉPTIMA ESTACIÓN: Jesús es azotado, atado

a la columna

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 19, 1-3)

Entonces Pilato mandó azotar a Jesús. Los soldados

trenzaron una corona de espino y se la pusieron en la cabeza, lo vistieron con un manto de púrpura y, acercándose a Él le decían: “¡Salve, rey de los judíos! Y le daban de bofetadas.

S.- Señor, danos el saber aprender de tu calma ante los azotes e insultos atado

a la columna, y así, de esta forma, ni flagelemos ni coronemos a los hermanos con nuestras espinas.

(5)

8

OCTAVA ESTACIÓN: Jesús carga con la Cruz

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 19, 17-18ª)

Y con esto se hicieron cargo de Jesús. Él, llevando a cuestas su Cruz, salió para un lugar que llamaban la Calavera (en arameo Gólgota”)

S.- Señor, Jesús, Maestro desde la Cruz, enséñanos a ser discípulos tuyos,

llevando con sabiduría la cruz de cada día, y así entender que es necesaria para

la gloria. Canto : Danos un corazón, grande para amar…

danos un corazón fuerte para luchar

9

NOVENA ESTACIÓN: Jesús es ayudado por el

Cireneo a llevar la Cruz

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 23, 26)

Mientras lo conducían, echaron mano de un tal Simón de Cirene que volvía del Campo, y le cargaron la Cruz para que la llevase detrás de Jesús.

S.- Señor Jesús, por cargar con la Cruz de todos los hombres, tuviste que ser

ayudado por el Cireneo. Enséñanos a llevar la Cruz y haz que nunca dejemos tirados en el camino de la vida a los hombres con sus cruces.

Canto: Tú has venido a la orilla, no has buscado ni a sabios ni a ricos.

Tan solo quieres que yo te siga.

Señor, me has mirado a los ojos, sonriendo, has dicho mi nombre. En la arena he dejado mi barca, junto a Ti, buscaré otro mar.

(6)

10

DÉCIMA ESTACIÓN: Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 23, 27-29) Lo seguía gran gentío del

pueblo. También muchas mujeres que se golpeaban el pecho y gritaban

lamentándose de Él. Jesús se volvió y les dijo: -Mujeres de Jerusalén, no lloréis por mí: llorad mejor por vosotras y por vuestros hijos-

S.- Señor Jesús, que miras con amor y te compadeces de todos. Haz que

sepamos llorar la sequedad de nuestras vidas y podamos ofrecer frutos de amor sincero.

Canto: Madre de todos los hombres, enséñanos a decir Amen. Cuando la noche se acerca y se oscurece la fe, Madre de todos los hombres, enséñanos a decir Amén.

11

UNDÉCIMA ESTACIÓN: Jesús clavado en la Cruz

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 23, 32-34)

Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con Él. Cuando llegaron al lugar llamado “La calavera” crucificaron allí a Él y los dos malhechores, uno a su derecha y otro a su izquierda. Jesús decía: -Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen-.

S.- Señor Jesús, crucificado por nuestros delitos, exaltado sobre el Calvario de la

Cruz, te reconocemos, te bendecimos, te adoramos, porque el patíbulo es signo de victoria y de triunfo. Señor, que sepamos aceptar y vencer nuestras cruces.

Canto: Victoria, tu reinarás, Oh Cruz, tú nos salvarás (bis)

(7)

12

DUODÉCIMA ESTACIÓN: En el Calvario, Jesús promete su Reino al Buen Ladrón

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Lucas (Lc 23, 39-43) Uno

de los malhechores crucificados lo encarnecía diciendo: ¿no eres Tú el Mesías?, Sálvate a Ti y a nosotros. Pero el otro lo increpó: ¿Ni siquiera tú, sufriendo la misma pena tienes el temor de Dios? Y la nuestra es justa, nos dan nuestro merecido, en cambio éste no ha hecho nada malo. Y añadió: -Jesús, acuérdate de mí cuando vuelvas como Rey- . Jesús le respondió: - Te lo aseguro: Hoy estarás conmigo en el Paraíso-.

S.- Señor Jesús, crucificado en compañía de gente sin amor, insultado y a la vez

suplicado en la agonía; te pedimos que no nos olvides ni nos abandones, para poder llegar a la casa del Padre.

Canto: Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acerca a Él Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él

13

DÉCIMO TERCERA ESTACIÓN: Jesús en la

Cruz, la Madre y el discípulo

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 19, 26-27) Jesús, al ver

a Su Madre y a su lado el discípulo preferido dijo: -Mujer ahí tienes a tu hijo. Y luego dijo al discípulo: Esa es tu Madre. Desde aquél momento el discípulo la tuvo en casa.

S.- Señor Jesús, tu gran donación la haces a última hora. Por eso hoy te damos

gracias por la madre Dolorosa, nuestra verdadera herencia. Y te pedimos estar

junto a la Cruz, como Juan, sufrir junto a Dios que es cosa de valientes.

Canto: Sálvame, Virgen María, óyeme, te imploro con fe. Mi corazón en Ti confía, Virgen María, sálvame, Virgen María sálvame, sálvame.

(8)

14

DÉCIMO CUARTA ESTACIÓN: Jesús muere en la Cruz

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Marcos (Mc 15,33-34, 37-39) Al llegar el mediodía toda aquella tierra quedó en tinieblas hasta la media

tarde. A media tarde gritó Jesús con voz potente: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Jesús, lanzando un fuerte grito expiró y la cortina del Santuario se rasgó en dos, de arriba abajo. El capitán, que estaba frente a Él, al ver que había expirado dando aquél grito, dijo: -Verdaderamente Éste hombre era Hijo de Dios

S.- Señor Jesús, desde Tu muerte ya tiene sentido nuestra muerte. Enséñanos a

saber vivir como Tú, para saber morir como Tú.

Canto: Victoria, Tú reinarás, Oh Cruz, tú nos salvarás…(bis)

15

DÉCIMO QUINTA ESTACIÓN:

Jesús depositado en el Sepulcro.

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 19, 38 41.42)

Después de esto, José de Arimatea, discípulo de Jesús, pero clandestino por miedo a los judíos, le pidió a Pilato que le dejara quitar el cuerpo. Pilato lo autorizó. Él fue y quitó el Cuerpo de Jesús. En el sitio donde lo crucificaron había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo donde todavía no habían enterrado a nadie. Como para los judíos era día de preparativos y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

S.- Señor Jesús, Tu cuerpo estrena sepulcro. Todo se hace silencio, terrible

silencio. Silencio de Dios. Pero llegados a tu sepulcro no nos quedamos en él, seguimos atentos y en la gran espera.

(9)

16

DÉCIMO SEXTA ESTACIÓN: Jesús Resucita, lleno de Vida.

S. Te adoramos, Cristo y te bendecimos

T. Porque por tu santa cruz redimiste al mundo

Lectura del Evangelio de Juan (Jn 20, 1-18) El primer

día de la semana, fue María Magdalena al sepulcro y vio la losa quitada. Fue corriendo adonde estaba Simón Pedro con el discípulo preferido de Jesús, y le dijo:

-Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.- Pedro y el otro discípulo salieron para el sepulcro. Los dos corrían juntos, pero como el otro discípulo corría más que Pedro , se le adelantó y llegó primero; asomándose al sepulcro vio las vendas en el suelo, pero no entró. Simón Pedro llegó detrás, entró en el sepulcro y vio las vendas en el suelo; el sudario en que le habían envuelto la cabeza no estaba en el suelo con las vendas sino

enrollado aparte. Entonces entró en el sepulcro el discípulo que había llegado primero: vio y creyó, porque hasta entonces no habían entendido lo que dice la Escritura: que tenía que resucitar de la muerte.

S.- Señor Jesús, después de la oscuridad del sepulcro y el silencio del sábado,

nos das alegría de la Resurrección. Danos fe para vivir la alegría de la

resurrección en nuestras vidas y alegrar la de los demás.

Canto: Resucitó, Resucitó, Resucitó, Aleluya. Aleluya, Aleluya, Aleluya, Resucitó.

(10)

ORACIÓN FINAL:

S.-Señor y Dios nuestro, rico en misericordia y fuente de todo consuelo,

hemos acompañado a tu Hijo por el camino de la cruz; hemos revivido con Él los momentos de su Pasión.

Concédenos la gracia de que este Vía Crucis nos ayude a identificarnos con Cristo y a ser corredentores con Él, a semejanza de María.

Que siguiendo sus pasos, lleguemos a resucitar con Él.

R. Amén

S. Por las intenciones del Santo Padre: Padre Nuestro, Ave María y Gloria Canto final:

Amante Jesús mío, oh cuánto te ofendí, perdona mi extravío, y ten piedad de mí, y ten piedad de mí

S. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

R.-Amén.

VÍA

CRUCIS BÍBLIC

O

Parroquia “Santiago A p óstol” Santiago de la R ibera

20 15 16 estaciones

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...