LA DETERMINACIÓN DEL HABLA EN LA CONFORMACIÓN DE LAS IDENTIDADES: EL VOSEO ZULIANO.

16 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Luis Romero luiseromero7@gmail.com

Leyda Alviárez lalviarez@hotmail.com. La Universidad del Zulia. Facultad Experimental de Ciencias.

Recibido: 15/02/2011 Aprobado: 9 / 05 / 2011

Resumen

El presente trabajo tiene por objeto precisar la determinación del habla en la conformación de las identidades, específicamente el voseo zuliano. Los objetivos de la investigación fueron los siguientes: (a) Describir el uso del voseo en la conformación de las identidades en los adolescentes zulianos. (b) Identificar el uso del voseo en los/las adolescentes zulianos (as) de clase media. (c) Identificar el empleo del voseo por parte de los representantes. La muestra estuvo conformada por 32 informantes del sector La Virginia, siendo éstos estudiantes del Colegio Bellas Artes. 16 de los informantes eran del sexo masculino, y 16 del sexo femenino. El análisis de los resultados permite concluir que el habla zuliana es un componente identitario importante en los jóvenes de clase media, marcándose una distancia por parte de las informantes del sexo femenino. Los representantes tienden a evitar el voseo tanto en sus hogares como en su trabajo, pero reconocen que el habla del zuliano es una de los elementos identitarios de mayor rango en la identidad regional.

Palabras clave: identidad, voseo, constructivismo, educación.

THE DETERMINATION OF SPEECH IN THE SHAPING OF IDENTITIES:

VOSEO FROM ZULIA

Abstract

The present research is to clarify the determination of speech in the formation of identities, specifically the voseo from Zulia. The research objectives were: (a) To describe the use of vos in the shaping of identities in adolescents from Zulia state. (B) To identify the use of vos in middle class adolescents from Zulia state. (C) To identify the use of voseo by their parents. The sample consisted of 32 informants in the area of La Virginia, they were all students from Colegio Bellas Artes. 16 of the informants were male and 16 female. The analysis of the results leads to the conclusion that the dialect from Zulia state is an important component within their identity processes in the middle class adolescent , but a distance is marked by the female informants. Representatives tend to avoid voseo both at home and at work, but recognize that the dialect from Zulia is one of the most relevant identity elements.

Keywords: identity, voseo, constructivism, education.

Introducción

En lo cotidiano se tiene la experiencia de la presencia del voseo entre otros aspectos socio-culturales que conforman la identidad de los zulianos; son muchos los especialistas que han abordado el estudio del voseo, sin embargo estos estudios se han hecho poniendo el acento en el

(2)

habla, en lo lingüístico y no en lo cultural, como es el caso de esta investigación, y en esto radica su originalidad.

A pesar de lo dicho en el párrafo anterior, en lo cotidiano es posible percibir situaciones como la que describe Urdaneta (1994) en el siguiente relato:

“Un desempleado maracucho, por la mañana al levantarse, le dice a su mujer:”

“María, vos no habéis visto mis chancletas por ahí”. Presuroso, toma una taza de café y sale a una cita para obtener un trabajo. En el camino se encuentra con un antiguo compañero de estudio de aquellos con los cuales no se tuvo mucha intimidad, y después del ceremonial saludo, le pregunta: Y tú Eusebio ¿qué estás haciendo en la actualidad?”. Después del corto diálogo que sigue, se despide y se dirige al sitio de la entrevista en un típico carrito por puestos, que como todos muestras las huellas del tiempo plasmadas sobre cada punto de la carrocería y asientos. Al fin llega a su destino y frente al jefe de personal de la empresa donde aspira obtener el empleo transforma nuevamente su lenguaje: “Disculpe usted el retraso... es que el transporte hoy está más terrible que nunca.”

Esta es, sin duda, la realidad de muchos zulianos, el uso diversificado de su habla; la misma dependerá de la situación que enfrente. Si bien el voseo es un aspecto, siempre remarcado de la identidad zuliana, en la actualidad pareciera que en la conformación de su identidad regional, la conformación del habla se ha debilitado. El voseo zuliano necesita de un estudio sosegado que vaya más allá de las fronteras lingüísticas puesto que éste es, del mismo modo, un problema estrechamente relacionado con el campo de las relaciones sociales. En esta investigación se estudia este problema en el habla del zuliano, particularmente en las clases medias.

Es importante dejar claramente expresado la relación identidad-habla en este trabajo. García (2003:22) nos presenta una acepción del término identidad y establece que desde la premisa de la Antropología “ningún grupo humano se piensa a sí mismo como grupo sin pensar en sus fronteras con el exterior y sus diferencias con el que vive más allá de aquéllas. Esto quiere decir que, reconocerse, lleva implícito la comparación con el otro y el reconocimiento de las diferencias.” En lo que respecta a nuestro caso estaríamos hablando de compartir una característica exclusiva de los zulianos la cual es el voseo si consideramos la forma como lo usan y las desinencias verbales que se emplean, particularidades éstas que lo hacen diferente de otras formas voseantes no sólo a nivel nacional sino también a nivel internacional pues es harto conocido que el voseo que emplean los falconianos, los trujillanos, los tachirenses presenta diferencias en cuanto a las conjugaciones verbales. Lo mismo sucede en el voseo empleado en Chile y Argentina el cual dista considerablemente en relación al voseo del Estado Zulia en Venezuela.

Por otra parte, García Gavidia (1996) nos dice que la identidad se conforma en la interacción con los otros, de esa interacción que día a día tiene el zuliano con sus coterráneos para ir reinventando, recreando y recomponiendo su identidad hablante que, a pesar de estar en permanente contacto con otras formas pronominales del habla, todavía mantiene esa particular forma de hablar como lo es el voseo.

(3)

En cuanto a la relación identidad-habla se hace perentorio hacer mención de los códigos simbólicos que de alguna manera u otra reproducen o redundan en lo que respecta a la formación de la identidad nacional. Es bien cierto que en nuestro caso el voseo está supeditado a un entorno de identidad regional puesto que el voseo empleado en el Zulia no tiene pares comunes a lo largo y ancho del territorio nacional por las características tan particulares que lo definen. Al respecto García Gavidia (1996:7) acota que existen “códigos que enlazan las diferencias constitutivas internas, tanto biológicas como culturales, a lo “original”, a lo “natural de la unidad territorial” donde los límites entre lo propio y lo extraño pareciera incuestionable e inamovible, pero sin embargo, en algunas oportunidades permite un cruce limitado de esas fronteras sea para evitar las crisis internas o para adoptar o aceptar nuevos miembros del exterior”. En el caso del voseo zuliano podemos hablar de un elemento identitario propio de la región incuestionable e inamovible puesto que, como se mencionó anteriormente, no existen pares idénticos en lo que respecta a este tipo de voseo. Es cierto que éste se ha extendido más allá de sus fronteras adoptando y aceptando otros miembros con algunas características comunes, es decir, otras regiones donde también se emplea el voseo tales como en los estados Táchira, Falcón, Lara y Trujillo pero con diferencias claras que hacen al voseo zuliano único lingüísticamente hablando.

Chela-Flores (1998:39) se refiere al voseo como un rasgo particular del Estado Zulia estableciendo lo siguiente: “lo que es venezolano es el hecho de que el voseo del estado Zulia, con su núcleo voseante en Maracaibo, es el más arcaico del continente al conservar las terminaciones verbales intactas y además, es segundo en intensidad de uso, después del platense.” Nuevamente podemos apreciar la singularidad de esta forma dialectal del español venezolano y tan particular y diferente a las otras formas voseantes de las regiones que conforman el estado venezolano.

Propósito de la investigación

La investigación no pretende de ninguna manera cambiar el habla de los zulianos, máxime si sabemos que los procesos lingüísticos no se dan de un día para otro. De cualquier manera quienes salen favorecidos con la temática que se plantea a lo largo del estudio son los propios zulianos, tanto los pertenecientes a los rangos de la clase media como aquellos que constituyen el resto de las clases más populares ya que los resultados que arroje esta exploración permitirán a los estratos sociales ubicados en la cúspide de la escala social poseer un espectro más amplio (anteriormente desconocidos para ellos) de la relación identidad-habla en lo que respecta al uso del voseo. En otras palabras, se tendrán elementos de juicio para poder hablar con mayor propiedad sobre cuán identificado se encuentra el adolescente zuliano de clase media con el habla que identifica a esta región del occidente de Venezuela y la asiduidad con la que lo hace con los otros miembros de su comunidad y dentro del entorno familiar.

Ahora bien, ¿Por qué se establece que los zulianos de las clases más populares también saldrán con un franco beneficio con esta investigación? Para nadie es un secreto que al zuliano se le ha criticado por su forma de hablar tan “confianzuda”, tan “relajada” y principalmente tan llena de errores gramaticales. Sin embargo es relevante hacer mención de que el resto de los venezolanos e individuos de otras latitudes también cometen estos errores en el día a día de nuestros encuentros

(4)

lingüísticos; esto forma parte del habla, aún más, en ocasiones hemos podido evidenciar que el insistente uso de ciertos patrones gramaticales o de ciertas palabras que hacen que éstos se conviertan en la regla general para luego ser aceptados por la Real Academia Española. Al respecto Pérez (2000) hace mención de una de las peculiaridades usuales en el habla de Maracaibo y entre otras habla sobre el acento o sonsonete en la pronunciación aspecto éste que produce una especie de rechazo para el oyente que no está familiarizado con esta forma dialectal del español.

Por lo tanto, este trabajo no se centra en enseñar a los zulianos a hablar bajo las desinencias propias del tuteo o bajo un correcto uso del voseo, pero si se considera un aporte que muestre los orígenes de esta forma particular de hablar y la forma correcta de hacer las conjugaciones para comparar otras formas de vosear como la de Argentina, Chile, Bolivia, Panamá y otros países y ciudades venezolanas y dar a conocer que nuestra manera de vosear es la que está más cercana a la que originalmente nos dieron los españoles cuando llegaron a nuestras tierras en el siglo XV. Se pretende dentro de esta propuesta investigativa llevar al aula, específicamente a la III Etapa de la Educación Básica venezolana, un compendio que muestre todos los aspectos del voseo zuliano sin menoscabo de las diferentes versiones que existen del voseo. Varela (1999:151) plantea:

“la identidad se adquiere y construye en el proceso de socialización, pero además, a través de la referencia. Esta referencia la aporta, sobre todo, el sistema educativo venezolano y en especial, la enseñanza de la historia. La historia, en la medida que es construcción de lo social, es recuperación de su memoria y de su identidad; es decir, es señalamiento y creación de un sentido de pertenencia y unidad del colectivo.” (El subrayado es propio)

De igual modo, se busca que el docente que ejerza tal profesión en el estado Venezolano respete el empleo que hace el adolescente de sus formas dialectales en cualquiera de los niveles de la Educación Básica o en el nivel de la Educación Media Diversificada y Profesional valorando así sus rasgos identitarios; en nuestro caso, el respeto por su identidad hablante. Todo esto se fundamenta en lo establecido en la Ley Aprobatoria de la Convención Sobre los Derechos del Niño publicada en Gaceta Oficial No 34.541 de fecha 29 de Agosto de 1990, Parte I, artículo 29, literal c, que a la letra dice:

“Los estados Partes convienen en que la educación del niño deberá estar encaminada a: inculcar al niño el respeto de sus padres, de su propia identidad cultural, de su idioma y sus valores, de los

valores nacionales del país en que vive, del país de que sea originario y de las civilizaciones distintas a las suyas” (El subrayado es propio)

El artículo es sumamente explícito pues protege el derecho que tiene el adolescente a expresarse en su idioma natural, en la lengua de su comunidad; en nuestro caso, el adolescente está en su derecho de expresarse por escrito o de manera oral a través del voseo, pues es ésta la forma lingüística que adquiere desde el momento que empieza a tener contacto con ese mundo exterior que

(5)

le va a proporcionar una lengua con la que se comunicará diariamente pero que cuando llega a la escuela empieza a observar los límites que ésta le impone en cuanto al uso del voseo. Estamos conscientes que el papel de la escuela es formar al niño en todas las facetas posibles, pero que esto se haga sin afectar los elementos identitarios que él adquiere desde el momento en que nace.

Este trabajo no pretende poner a un lado el acto de tutear, muy por el contrario, lo que se persigue es, fortalecer ambos casos, de manera tal, que el zuliano se encuentre en libertad de poder utilizar cualquiera de las formas que crea conveniente, según la situación a la que se enfrente, pero que lo haga de una manera efectiva sin vergüenza de sí mismos. Progresivamente y dentro de la escuela, se corregirían los tan criticados errores que se le atañen al voseo zuliano. El acto de tutear se fortalece de manera natural a través de los diferentes medios de comunicación, los textos que enseñan las particularidades relacionadas con la lengua castellana, y a través de las situaciones comunicacionales que afrontará en su día a día. En lo que respecta al acto de vosear, el adolescente sólo tiene el contacto diario que le ofrecen sus pares y semejantes cuando se comunica con ellos, la mayoría de las veces, de manera oral.

Antes de comenzar a presentar los argumentos de este aparte es necesario mencionar lo que el diccionario enciclopédico Grijalbo define como “etnia” (1997:723): “agrupación natural de individuos con características propias. Son criterios determinantes la lengua, la conciencia étnica, las diferencias religiosas, culturales, políticas económicas y sociales, así como determinadas contingencias históricas.” (El subrayado es propio) Por otra parte Cardozo (1987:112) nos habla específicamente de la etnicidad zuliana y nos plantea lo siguiente:

“Una de estas identidades regionales (refiriéndose a las identidades regionales que se formarían en Venezuela) se construirá alrededor de la realidad histórica, de la formación económico-social que capitaliza la ciudad de Maracaibo, una identidad regional, un sentimiento de reconocimiento interior y de diferenciación que llamaremos etnicidad zuliana. Etnicidad no como sinónimo de agrupación tribal, cono concepto que solamente cabe para grupos fuertemente diferenciados con respecto a las modernas sociedades industrializadas, tales como son considerados el mundo indígena americano y el negro africano; etnicidad sí como concepto que engloba el sentido de diferenciación y particularidad de un conglomerado humano respecto a otros,...”

En relación a lo anteriormente planteado por Cardozo, específicamente lo señalado sobre etnicidad e identidades, el artículo 30 de Ley Aprobatoria de la Convención Sobre los Derechos del Niño establece a la letra: “En los Estados donde existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas... no se negará a un niño que pertenezca a tales minorías... el derecho que le corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, ... o a emplear su propio idioma”. Nuevamente se establece la necesidad de buscar el equilibrio identitario que por derecho tiene el niño con respecto a su lengua. Dentro del Estado Zulia podemos decir que somos una agrupación natural de individuos con una característica, entre otras, que nos hace diferente a los demás y es ese uso particular del voseo.

(6)

Evidentemente, esta forma tan exclusiva de hablar se estableció por determinadas condiciones socio-históricas, culturales y geográficas tales como aquellas que se presentaron cuando fuimos colonizados, lingüísticamente hablando, por los españoles. Cardozo (1987:133) acota que esta etnicidad zuliana conjugará elementos disímiles, entre otros, la persistencia del voseo como habla regional, mientras que el resto de Venezuela evoluciona hacia el tú y el usted.

El profesor Franco, en el diario de circulación regional, Panorama (2001: 3/3) expone que “lo que se impone en el habla es el uso. No se puede evitar el voseo en esta región cuando representa lo que más se mantiene. No obstante llegado a este punto en el aula se debe enseñar al alumno sobre el uso de la lengua en una situación determinada de la comunicación.” Lo que el profesor Franco establece anteriormente va de la mano con una propuesta pedagógica que esta investigación pretende llevar a cabo: lograr la implementación a nivel del área de Sociales en la II Etapa de la Escuela Básica de un ensayo que permita dar luces sobre los aspectos más resaltantes del voseo incluyendo, además, detalles que la mayoría de los zulianos y en general que los venezolanos desconocemos.

Esta propuesta pedagógica ayudaría a orientar todo aquello que se relaciona con el voseo zuliano puesto que se hace necesario resaltar esta parte identitaria del Zulia. Valdría la pena profundizar sobre los efectos que tendría esa pérdida de identidad por parte del adolescente zuliano de clase media. Mosonyi (1982) establece que “cuando no se tiene conciencia clara de la identidad de un pueblo o grupo humano, se crea inmediatamente un vacío que será llenado por una serie de ideas inconexas que sustituirán una identidad real por una identificación falsa y postiza, muy alejada de lo real, y expresada por imágenes y estereotipos superficiales, equívocos y las más de las veces dañina.” Tomemos conciencia de este elemento de identidad que es parte de la cultura del zuliano y sumemos los mayores esfuerzos para lograr la apertura hacia la consolidación de su identidad hablante. La participación de todos los sectores, sobre todo el sector educativo, servirá para guiarnos hacia ese norte que estamos negados a perder. Leal (2005:201) apoya la postura anteriormente mencionada al establecer que:

“En tanto refiere a procesos de interiorización de roles y estatus las identidades son moldeadas por instituciones de la sociedad y pueden inducirse o negociarse mediante estrategias de negociación, resistencia, dominación o adaptación. Es en este sentido que se explora el papel de la escuela en la construcción de identidades.” (El subrayado es propio)

Para concluir este segmento podemos afirmar que estamos muy cerca de la realidad con lo que se ha pretendido investigar aquí como objeto de estudio puesto que las interrogantes y expectativas que se esbozan más adelante van de la mano con lo que plantea Kottak (1994) en cuanto al campo de estudio de la socio-lingüista señalando que esta “investiga las relaciones entre la variación social y la variación lingüística, o el lenguaje en su contexto social. ¿Cómo utilizan la misma lengua diferentes hablantes? ¿Cómo se correlacionan los rasgos lingüísticos con la estratificación social?” En esa dirección va esta investigación para dar luces a estos aspectos antropológicos que se esconden dentro del voseo.

(7)

El habla desde el ángulo de la identidad

La lengua, como se dijo anteriormente, constituye el rasgo identitario más representativo de una comunidad específica. Molina (1997) la define como “lo que constituye la columna vertebral de la unidad poblacional como rasgo de identidad, de diferencias con las otras”. Evidentemente este rasgo va emparentado con los otros rasgos, y costumbres que van a enriquecer los elementos identitarios y otros aspectos culturales determinantes de dicha comunidad. Esta unidad social conforma un ajustado entramado de relaciones sociales que el individuo expresa de muchas formas; el lenguaje se convierte en la principal fuente de expresión de todas y cada una de las manifestaciones culturales que la conforman. La comunidad es entonces ese espacio donde el habla y la cultura se encuentran y de donde fluyen otros matices culturales que darán una expresión vívida de esa colectividad.

Chomsky va un poco más allá en cuanto a la relación identidad-habla estableciendo la marcada relación que existe entre estos dos términos señalando que “hemos planteado que lo que somos, nuestra identidad personal, es una construcción lingüística, una historia que fabricamos sobre nosotros mismos, sobre la dirección de nuestras vidas en el futuro, y sobre nuestro lugar en una comunidad y en el mundo.” (Chomsky, 1994) Desde este punto de vista chomskiano, vemos como se fortalece la relación identidad-habla haciendo notar que ésta va de la mano con los postulados antropolingüísticos que se mencionan en las diferentes teorías de este campo del saber. Chomsky resalta aquí que las construcciones lingüísticas constituyen, en gran parte, los fundamentos de la identidad personal.

En una reseña sobre el voseo en el diario Panorama (2001:3/3) la profesora Maryluz Domínguez, señala que “algunos padres y maestros han estigmatizado el uso del voseo en nuestro contexto, comparándolo con algo feo, vulgar e incorrecto. Pero realmente el voseo es una reliquia: se trata de un rasgo muy antiguo que todavía se mantiene en nuestra habla.” Dentro del mismo artículo que hace referencia al voseo zuliano, el profesor Chela-Flores explica que negar el uso del vos o sentirse ofendido por su inserción en el modo de conversar alcanza los niveles de vergüenza nacional, debido a que el voseo representa una señal de identidad, de orgullo regional. “Por eso hay que estar consciente de lo que es nuestro y defenderlo. Se trata de lo primero, de lo que nos identifica” acota este notorio lingüista. Para dar más señales de lo importante de esta forma dialectal, el profesor Carlos Paredes de la Escuela de comunicación Social de LUZ señala en Panorama (2001:3/3) que “muchos marabinos consideran que hablar de vos resulta ordinario. Y desprecian a la gente que lo emplean, tal vez porque han vivido fuera de Maracaibo. Pero hay que hacer énfasis en que el voseo no es sinónimo de incultura e ignorancia”.

“Uno de los signos más importantes de la identidad colectiva es la lengua. Hablar la misma lengua, o una variedad de dicha lengua, es una manera simple y efectiva de identidad y solidaridad; hablar una lengua diferente, o una variedad de esa lengua diferente, es igualmente una manera efectiva de distinguirse uno mismo de otros individuos o grupos”. (Burke, 1996:91) En el caso del zuliano podemos ver que éste se encuentra bajo el esquema de hablar una variedad (el voseo) de una lengua como lo es el español. Obviamente el hablar esta variedad lingüística lo hace diferente del

(8)

otro, marcándose así la alteridad, es decir, se exhibe un rasgo identitario que lo muestra diferente del otro, estableciendo así matices propios de esta comunidad lingüística tan particular del estado venezolano.

Para la nación catalana la lengua forma parte de la “espina dorsal” del eje identitario. Para esta sociedad la lengua como rasgo identitario fue vital al momento de recuperar su autonomía en el año 1978 y es cuando se introduce el catalán en todos los centros de estudios incluyendo las universidades como lengua oficial. Castells (1999) plantea que “la identidad de cataluña es, en buena medida, lingüística y cultural. ... Hay muchos componentes en nuestra identidad, pero la espina dorsal son la lengua y la cultura.”

Kottak (1994) plantea que “mediante cambios en la superficie, las lenguas se ajustan a los cambios rápidos. Sin embargo, el núcleo de una lengua, su estructura profunda, puede permanecer virtualmente intacto mientras se revolucionan las vidas de sus hablantes.” Las condiciones geográficas del estado Zulia han permitido, de alguna manera, que el núcleo del voseo haya permanecido intacto por tanto tiempo teniendo de esta manera la forma más arcaica que se pueda conocer en las zonas voseantes de Latinoamérica.

Klor de Alva (1992) concibe la identidad como una reconstrucción parcial y continua producto del intercambio con el hecho histórico, aspecto éste que une al voseo zuliano no sólo con la llegada de los colonos a las tierras amerindias sino también con los cambios lingüísticos que se suscitaron en la España del siglo XVI en adelante y que de alguna manera brindó ciertos matices particulares a las diferentes regiones dialectales del actual estado venezolano en oposición al habla que se gestaría en la futura España. Esto debido a los cambios lingüísticos que gradualmente se gestaron entre los siglos XVI y XIX y que fueron contrarios a los que se quedaron de manera definitiva en el estado Zulia. En segundo lugar Klor de Alva plantea el hecho identitario como “un fenómeno sujeto a una constante negociación y reinvención”; en el caso particular de la identidad hablante, que ocupa nuestra investigación, podemos hablar de una negociación y reinvención que se plantea en los diferentes estratos sociales que conforman la sociedad zuliana al momento de establecer que forma pronominal emplear cuando se está con un interlocutor B con determinadas características y que le indicarán al otro interlocutor A, por naturaleza, voseante, como actuar desde una perspectiva pronominal.

Mato, Montero y Amodio (1996) plantean que las tendencias globalizantes “más obvias y renombradas son seguramente la invasión y ocupación europea de la masa continental luego denominada “América”, las Cruzadas y el Imperio Romano”. En lo que respecta a la “invasión y ocupación europea” se puede asumir que ésta trajo consigo procesos sociales donde estuvo presente la interconexión de organizaciones sociales geográficamente distantes entre sí y donde algunos de los rasgos mayormente abarcados fueron los relacionados con la cultura y evidentemente la lengua que es el caso que hoy nos ocupa en esta investigación como lo es el voseo.

Paradigma y Método de Investigación

El estudio se realizó bajo el paradigma positivista, el cual sostiene que la realidad es objetiva y externa al ser cognoscente. Ésta puede ser aprehendida tal cual es. Se basa en los principios del

(9)

empirismo lógico y tiene como finalidad explicar, predecir los fenómenos y verificar teorías. Plantea Meza (2002) que el positivismo supone que la realidad está dada y que puede ser conocida de manera absoluta por el sujeto cognoscente, y que por tanto, de lo único que había que preocuparse es de encontrar el método adecuado y válido para “descubrir” esa realidad. En particular, asume la existencia de un método específico para conocer esa realidad y propone el uso de dicho método como garantía de verdad y legitimidad para el conocimiento.

Asimismo, según Chávez (2001), esta tendencia sigue un enfoque que se orienta al método empírico. Sostiene la autora que fuera del ser humano no existe una realidad social externa y objetiva ya concebida, y que su objetivo se basa en manifestar la realidad existente, considerando a su vez que todo enunciado tiene sentido si es verificable. Por consiguiente en esta investigación, se asume tal método empírico porque permite analizar la realidad existente del habla en la conformación de las identidades, específicamente el voseo zuliano. La selección de este enfoque epistemológico hará posible al investigador determinar la naturaleza del problema, dentro de una metodología que permita recolectar, verificar y analizar cuantitativa y cualitativamente el conjunto de los datos pertinentes sobre la variable del estudio.

Considera en este sentido Tamayo y Tamayo (2003), que la investigación debe efectuarse a través de procesos sistemáticos para lograr el desarrollo de los objetivos formulados al inicio. En el presente estudio se utiliza el método empírico de investigación, como se indicó, cuyo fundamento radica en la percepción directa del objeto de estudio como lo es el habla voseante en la conformación de la identidad del zuliano.

Nivel de Investigación

Según Hernández Sampieri (1991) los estudios exploratorios se efectúan, normalmente, cuando el objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado o que no ha sido abordado antes; es decir, cuando la revisión de la literatura reveló que únicamente hay guías no investigadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de estudio.

Por otro lado los estudios explicativos van más allá de la descripción de conceptos o fenómenos o del establecimiento de relaciones entre conceptos; están dirigidos a responder a las causas de los eventos físicos o sociales. Como su nombre lo indica, su interés se centra en explicar por qué ocurre un fenómeno y en qué condiciones se da éste.

El presente trabajo se centra en una investigación exploratorio-explicativa. Exploratoria ya que el voseo, como identidad dialectal del adolescente zuliano de clase media, ha sido muy vagamente estudiado o apenas señalado en el campo de la antropología. El voseo ha sido ampliamente abordado desde una perspectiva lingüística, es decir, poniendo el acento en el habla y no en lo cultural. Esta investigación pretende realizar su estudio desde una perspectiva antropológica y en esto radica su singularidad. La literatura hasta ahora señalada y la que ha sido escudriñada no ha mostrado detalles significativos sobre el tema en cuestión.

Por otra parte, es explicativo ya que responde a un evento antropológico que se produce en el habla del estado Zulia; dicho de otro modo este trabajo intentará abordar el por qué está ocurriendo,

(10)

entre otras cosas, un vacío en la identidad dialectal del adolescente zuliano de clase media; la razón del por qué las jóvenes adolescentes zulianas de clase media no se vosean entre ellas mismas, etc.

Técnica de investigación

Con el fin de recolectar la mayor información posible en cuanto a la identidad dialectal del adolescente zuliano de clase media, y que esto nos permita lograr los objetivos formulados en esta propuesta investigativa, y la verificación o rechazo de las hipótesis planteadas, se establecerán los siguientes instrumentos:

1. Los informantes mantendrán conversaciones espontáneas de cualquier tema de su interés, para de esta manera poder determinar la asiduidad con la que éstos vosean. Las mismas serán grabadas en un mini grabador SONY, modelo m-430; tendrán una duración de 10 minutos y la presencia de observadores no será necesaria porque lo que se busca es que el adolescente se sienta en la mayor libertad posible para expresarse con sus compañeros. Dada la característica de la investigación, los informantes sólo sabrán el verdadero motivo de la grabación al finalizar la misma. Se realizará de esta manera en vista de que el informante se vería tentado a vosear o a tutear de manera forzada.

2. Se realizarán charlas abiertas con los informantes donde se tratará el tema de la identidad y el voseo. Se tomarán notas de éstas y luego serán analizadas para llegar a determinadas conclusiones relacionadas con el tema.

3. La encuesta será otro de los instrumentos de recolección de información que se emplearán en esta investigación. Las mismas intentarán determinar la relación identidad-habla del adolescente zuliano de clase media. Los padres y representantes de los adolescentes involucrados en la muestra recibirán, del mismo modo, una encuesta que determinará la relación identidad-habla de éstos y luego se contrastará con los resultados obtenidos a través de los otros instrumentos ya mencionados.

Población y muestra

El presente estudio pretende hacer énfasis en la zona geográfica de La Virginia, ubicada en el municipio Maracaibo del Estado Zulia. La población residente en este sector está ubicada en los estratos sociales correspondientes a las clases media baja, media, y media alta. Los terrenos que hoy ocupan los grandes edificios de la zona pertenecían a los empresarios, ingenieros, y técnicos que laboraban para las empresas petroleras de la época.

El estudio se centrará en la recopilación de muestras de habla en textos orales significativos para el informante ya que esto, como se mencionó anteriormente, permitirá la espontaneidad en el uso del lenguaje. En el caso que nos ocupa, se pretende tener el mayor cúmulo de información posible en cuanto al voseo y su relación identitaria. Las edades de los informantes estarán comprendidas entre los 12 y 17 años; se obtendrán textos orales de 16 adolescentes del sexo masculino y 16 adolescentes del sexo femenino.

(11)

Las charlas abiertas se mantendrán con alumnos pertenecientes a las 4 secciones de los dos últimos años de la Educación Media Diversificada y Profesional.

Para poder tener un concreto acceso con adolescentes que habiten en La Virginia, que sean de ambos sexos, y que pertenezcan al estrato social anteriormente mencionado, se selecciona el Instituto privado “Colegio Bellas Artes”. Es importante mencionar que los informantes deben haber nacido en el Zulia y tener por lo menos 10 años de residenciados en La Virginia.

Para finalizar y poder tener una visión más amplia de la determinación del habla zuliana en la conformación de las identidades, se realizará una encuesta a 20 representantes pertenecientes al tercer grado de la Escuela Básica.

Síntesis de los resultados

El abordaje que se estima realizar de manera general sobre los resultados expresados en los tres métodos para recolección de la información (grabaciones realizadas a los alumnos, charlas abiertas, y la encuesta a los representantes), debe mantener una estrecha conexión que permita ofrecer resultados más objetivos sobre la determinación del habla en la conformación de las identidades en la clase media. Trabajarlos de manera individual podría distorsionar importantes elementos que se vinculan con la identidad regional, y el voseo como uno de los factores identitarios de mayor relevancia.

En primer lugar, es necesario relacionar los resultados de las grabaciones hechas a los alumnos y las respuestas de los representantes del tercer grado de la primera etapa de la Escuela Básica, en el Colegio Bellas Artes. Sobre este particular se puede observar que a pesar de existir limitaciones por parte de los representantes en cuanto al empleo del voseo como parte de su identidad hablante, se presenta un amplio uso de esta forma dialectal por parte de los adolescentes cuyas conversaciones fueron grabadas para esta investigación.

Lo anteriormente planteado conduce a señalar que los jóvenes que participaron en esta investigación, mantienen firme su identidad hablante en contextos como la escuela, donde el nivel de confianza es elevado, aún cuando se tiene como hándicap la presión de sus padres, quienes no vosean en la intimidad y que tampoco lo hacen en otros contextos diferente al del hogar. Sin embargo el hecho de que no corrijan a sus representados cuando emplean el voseo (65%), se puede asumir como una libertad que tienen estos jóvenes para dar rienda suelta a su identidad hablante.

Ahora bien, para los alumnos de las 4 últimas secciones del ciclo diversificado, el uso del voseo dentro del aula no se concibe como parte de la cotidianidad comunicacional escolar. Se permite fuera del aula, mas dentro de ella debe ser “aislado” (el voseo), permitiendo solamente la forma tuteante y el ustedeo al momento de dirigirse al docente. El 45% de los representantes mostró su aceptación a la enseñanza formal del voseo, aspecto éste que añadiría favorables matices para la determinación del habla voseante en el zuliano de clase media.

Por otra parte, el cúmulo representativo de respuestas contrarias al empleo del voseo en el aula, no implica que éstas vayan en detrimento de su identidad hablante. La misma se defiende en el plano conversacional de la intimidad, de la relación con el otro, pues así lo revelaron las conversaciones sostenidas con sus pares. Lo que ellos rechazan es que el aula se convierta en un

(12)

escenario de “intimidad hablante” en vista de que es allí, en ese importante espacio de aprendizaje, donde la formalidad debe prevalecer.

Del mismo modo, se presenta otro factor a favor de esta identidad hablante y es el reconocimiento por parte de los representantes de la misma. Tal premisa se suma al hecho del empleo desabotonado de los alumnos de la forma voseante. Sin embargo es importante señalar que las grabaciones realizadas a las adolescentes orientan hacia una baja referencia en relación al habla del zuliano, puesto que ellas prefieren asumir la forma tuteante por encima de la predominante en el Zulia, y particularmente, por encima de la preferencia pronominal que hacen sus pares masculinos, es decir, el voseo.

Un punto al que no pueden escapar ninguno de los jóvenes cuyas conversaciones fueron grabadas, es el hecho de mantener la entonación del habla del zuliano, aún si se trataba del empleo de formas tuteantes. El estar en contacto permanente con una comunidad cuyo dialecto es el voseo, conduce a la gran mayoría de sus integrantes a adoptar ciertos rasgos que pertenecen a ese dialecto, en este caso nos referiremos a la entonación del habla del zuliano.

Sobre este punto, Molina (1997:112) plantea que el habla posee muchas peculiaridades tales como las “lexicales, fraseológicas, morfosintácticas; siendo descollante la entonación y el voseo. Al vecino del lago lo delata la entonación aunque se esté expresando en un idioma que no es el castellano.” (el subrayado es propio)

Cabe destacar el trabajo realizado por Chela-Flores (2006:7) en relación a la memoria corpo-vocálica donde se presentan bases internas y externas para dar explicación, entre otros aspectos del habla, a la entonación del dialecto zuliano, tratada en esta investigación.

En ese trabajo, Chela-Flores muestra como el estatus social es marcador de ciertos elementos audibles durante el proceso de fonación, señalando así sobre el habla del zuliano lo siguiente: “In the case of the parameters mentioned for the Maracaibo variety, one sees that their audible effects are a strident type of voice and a strong nasal quality, the second closely linked to the speaker’s social status.” Chela-Flores (2006:7)

En referencia a la entonación que se observó en todas las conversaciones grabadas, se puede, entonces, dar una explicación con fundamentación teórica a este fenómeno; ésta se basa en el modelo de la memoria corpo-vocálica sugerido por Chela-Flores, específicamente en la zona correspondiente a la base externa, donde los procesos audibles como la fonación tienen lugar. En lo que a esta investigación respecta, se puede afirmar que la entonación constituye un elemento fonológico del habla zuliana, opuesto así a las diferentes descripciones dialectales de otras regiones del país.

Sobre la base del modelo anteriormente señalado se puede inferir que, aún si el 75% de las informantes cuyas conversaciones fueron grabadas no emplearon la forma voseante, dejaron muy claramente establecido, que la entonación es un rasgo ineludible del proceso de fonación del habla zuliana. En otras palabras, a pesar de que las informantes solamente emplearon la forma tuteante, la entonación, como base externa audible de la fonación (MODELO DE LA MEMORIA CORPO-VOCÁLICA), no va a depender del estatus social de la persona. Del mismo modo, Chela-Flores (2006:8) agrega que en datos recogidos en investigaciones realizadas en Maracaibo, la estridencia

(13)

no dependía del estatus social. Son entonces, tanto la entonación, como la estridencia plateada por Chela-Flores, rasgos de la identidad hablante del zuliano presentes en los ciudadanos de clase media.

Conclusiones

La identidad hablante conforma uno de los principales elementos de una sociedad en particular; en el estado Zulia el voseo es una marca de identidad insoslayable al referirnos a esta región del occidente de Venezuela. Éste marca la diferencia en nuestro país donde el tuteo se presenta como la parte dominante en casi todo el territorio nacional.

En la investigación realizada y específicamente direccionada a los estratos de clase media se puede apreciar que existen ciertas limitantes en lo que respecta a la identidad hablante. Esto puede tener una clara respuesta si consideramos que en la pirámide social, quienes están sujetos a una menor presión, son los individuos que ocupan la base de esa pirámide. Esto conlleva a un relajamiento de las formas canónicas, es decir, las formas estandarizadas del habla. En consecuencia la comunidad correspondiente a la clase media recibe esa presión social que le conduce a emplear las formas estandarizadas de la lengua empleada a nivel nacional, por encima de lo que representa su identidad regional, particularmente lo que corresponde a su identidad hablante. Este aspecto también se puede observar en el acento neutro que asumen algunos locutores de los medios de comunicación regional, pues consideran más apropiado utilizar el español que generalmente se habla a lo largo y ancho del territorio venezolano.

En el plano educativo se puede apreciar que tanto los docentes, como los representantes van en contra de esa identidad hablante. Pareciera existir un divorcio entre el ámbito educativo y los elementos identitarios de los pueblos, específicamente en el Estado Zulia, desconociéndose el hecho de que el voseo zuliano enriquece la interacción social, contrariamente a lo que se piensa en las escuelas. El voseo zuliano es una marca de la identidad hablante y es contra natura mancillar la identidad de los pueblos.

Considerando lo planteado en el párrafo anterior, vale entonces la pena destacar la importancia que puede tener un compendio pedagógico para la enseña del voseo como parte de los programas de estudio de la Escuela Básica, máxime si existen disposiciones oficiales que llaman al rescate de la historia y geografía del Zulia. El voseo es un elemento importante de la historia de este Estado que bien valdría la pena considerar. Son los docentes, los comunicadores sociales (como profesionales) quienes deben constituirse en guardianes de la identidad regional; en el caso que nos ocupa, guardianes de la identidad hablante.

En consecuencia no hay que avergonzarse del voseo, hay que situarlo en su contexto pues marca la identidad lingüística. El zuliano tiene la particularidad de poder expresarse a través de tres formas pronominales: tú, usted, y vos. Esto enriquece el habla y en consecuencia crea la plataforma de la identidad regional.

El futuro de la lengua es un futuro brillante, al igual que nuestro futuro como seres humanos. La globalización no va a debilitar la lengua. En el caso del voseo podría suceder lo contrario, si

(14)

observamos cuan marcada está la identidad hablante en Argentina. El conocer más ampliamente sobre el voseo nos conducirá a un afianzamiento de nuestra identidad hablante.

El abordaje que se ha hecho del voseo en esta investigación, desde la perspectiva antropológica, y sobre la consideración de las comunidades de clase media, muestra un ángulo de lo que a este nivel social puede apreciarse de su identidad hablante. Existe una especie de cerco lingüístico por parte de los representantes de dicho nivel social en relación al empleo del voseo como parte de su identidad.

Sin embargo, estas amarras que se tratan de aplicar van en contra de la corriente avasallante de sus propios hablantes, incluyendo la de sus propios descendientes, pues así ha quedado demostrado en esta investigación.

Recomendaciones

Hacer recomendaciones cuando se trata de factores relacionados con la identidad no es una tarea fácil pues las identidades representan una reconstrucción parcial y continua, producto del intercambio con el hecho histórico y con su propio entorno, en la relación del yo con el otro, desde la alteridad y la otredad. La identidad hablante no escapa de las verdades expresadas en esas premisas. No obstante, si vale la pena formular algunas consideraciones que puedan optimizar la identidad hablante desde la perspectiva antropológica y en el plano educativo:

1. Promover la participación ciudadana a través de la escuela, como lazo comunicante, en lo que respecta a la discusión, análisis, y fomento de la identidad hablante del zuliano.

2. Valorar otras experiencias que nos puedan nutrir en cuanto al rescate de los elementos identitarios de otras regiones, como los referidos a los Nichos Etnolingüísticos en el Amazonas, específicamente las culturas originarias Baniva y Baré.

3. Crear grupos multidisciplinarios en el ámbito escolar donde se establezcan objetivos que promuevan la valoración de la identidad hablante. La participación de todos los miembros de la comunidad escolar es muy importante.

4. A través de la Licenciatura y la Maestría de Antropología de la Facultad Experimental de Ciencias, crear escenarios que coadyuven a desarrollar temáticas sobre la identidad hablante como actividades de extensión, y como parte del servicio comunitario que señala la ley para los estudiantes de pregrado. El carácter multidisciplinario del Departamento de Ciencias Humanas es una ventaja académica para el desarrollo de los escenarios que se puedan plantear.

5. Buscar centros pilotos que permitan llevar a la práctica un compendio pedagógico presentado en esta investigación, para su posterior evaluación por los maestros en la segunda Etapa de la Escuela Básica, con la participación de los representantes.

6. Presentar ante las autoridades regionales del Estado Zulia, específicamente la Secretaría de Educación, los resultados de esta investigación, y en especial, un compendio pedagógico para la enseñanza del voseo, como parte de la identidad hablante del zuliano.

7. El modelo que sustenta la memoria corpo-vocálica se presenta a sí mismo como una herramienta que puede asistir el docente al momento de explicar aspectos dialectales del habla zuliana. El abordaje de las bases externa, tanto las audibles (entonación), como las

(15)

visibles (proximidad) se pueden incorporar al estudio en profundidad de la identidad hablante del zuliano.

8. Incorporar a los medios de información como la prensa escrita, la radio, y las televisoras regionales a la difusión de la importancia de la identidad hablante del zuliano, y la valoración del voseo en los diferentes entornos sociales del estado Zulia.

9. En vista de que la música juega un rol importante dentro de cualquier comunidad, proyectar a través de la gaita esta identidad hablante tan propia del marabino o maracucho, como lo es el voseo.

10. Por último, y no menos importante, propiciar escenarios que coadyuven a la investigación de otros aspectos que puedan ser abordados desde la Antropología Lingüística. Estos estudios no sólo se realizarán en el ámbito académico universitario. La escuela se puede convertir en un gran centro de investigación, pues es allí donde se vivencia el contacto cercano con los hijos del Zulia.

Referencias

Burke, P. 1996. Hablar y Callar. Primera Edición.Traductor: Alberto L. Bixio. Editorial Gedisa. España. Páginas consultadas: 34, 91

Cardozo, A. (1987). Proceso Histórico de Venezuela.Tomo I. Ediciones S.G. c.a. Caracas, Venezuela. 112-194

Castells, M. 1999. La Era de la Información. Primera Edición. Traductora: Carmen Martínez Gimeno. Siglo XXI editores. España.

Chávez, N. (2001). Introducción a la Investigación Educativa. Maracaibo, Venezuela: ARS Gráfica. Chela Flores, G. 1998. Orígenes y estado actual del Español en Venezuela. Universidad del Zulia.

Academia venezolana de la lengua.

Chela Flores, G. 2006. A look at a Forgotten in Dialectal Description: Articulatory Settings or Corpo-Vocal Memory. Dialectogia et Geolinguistica. Number 14. Pages 3-11.

Chomsky, N. (1994). Los Actos Lingüísticos Básicos. Ediciones siglo XXI. México.

Congreso de la República de Venezuela. “Ley Aprobatoria de la Convención Sobre los Derechos del niño ”Tabla de los derechos del niño. (1990) Caracas, Venezuela. Gaceta Oficial Extraordinaria No. 34.541. 29 de agosto de 1990. Página consultada: 139.

Diccionario Enciclopédico Grijalbo. 1997. Grijalbo Mondadori

Domínguez, M; Paredes, C; Chela-Flores, G. (2001, Abril 23). El voseo, una joya lingüística. Diario PANORAMA Página 3, cuerpo 3.

García, N. 1996. Consideraciones Generales sobre los Códigos utilizados en la Invención, Recreación y negociación de la Identidad Nacional.Revista Opción. Año 12. No.20

García, N. 2003. El uso de símbolos indígenas en la invención de la identidad nacional.Revista Opción. Año 19. No. 40. Página consultada: 13.

Hernández S, R; Fernández, C; Baptista, P. (1991) Metodología de la Investigación. Editorial Mc Graw Hill. Mexico.

Klor de Alva, J; Gutiérrez, M; León, M; Gossen, G. 1992. De palabra y obra en el nuevo mundo. Encuentros Interétnicos. Primera Edición. Traductores: Corniero, María; Tejada, Paloma; Urrea,

(16)

Beatriz; Villalba, Alberto. Madrid. España. Editorial Siglo XXI de España. Página consultada: 457.

Kottak, C. 1994. Antropología: Una exploración de la diversidad humana. Sexta Edición. Traductor José C. Lisón Arcal. Madrid. España. McGraw-Hill / Interamericana de España, S.A. Páginas consultadas: 387, 397.

Leal, M. 2005. Antropología, Cultura e Identidad.Ediciones de la Maestría en Antropología. Division de Estudios para graduados de la Facultad Experimental de Ciencias. Ediluz. Morelva Leal y Johnny Alarcón compiladores.Página consultada: 201.

Mato D; Montero, M; Amodio, E. (1996). América Latina en tiempos de globalización: procesos culturales y transformaciones sociopolíticas. Universidad Central de Venezuela. UNESCO. Caracas, Venezuela.

Meza, L. (2002). El Paradigma Positivista y la Concepción Dialéctica del Conocimiento. http:/www.cidse.itcr.ac.cr/revistamate/ContribucionesV4 n22003/meza/pag1.html Consult 19/07/2008

Mosonyi, E. (1982). Identidad Nacional y Culturas Populares. Primera Edición. Caracas. Venezuela. Serie Identidad Nacional. Editorial La Enseñanza Viva. Página consultada: 167. Pérez, F. (2000). Incursiones de lingüística zuliana. Primera Edición. Maracaibo. Venezuela.

Universidad Católica Cecilio Acosta. Colección “El Nombre Secreto”. Página consultada: 72 Tamayo y Tamayo, M. (2003). El Proceso de la Investigación Científica. Cuarta Edición. México:

Limusa Editores.

Tinoco, A; Gollo, A; Cardozo, G; Suzzarini, M; Lombardi, A; Molina, R; Nava, M; Arreaza, E; Bohórquez, C. 1997. Identidad Regional. Primera Edición. Maracaibo, Venezuela. Colección identidad. Páginas consultadas: 94, 112-114.

Urdaneta, Y. 1994 . Diario La Columna. 5ta Edición Aniversaria.

Varela, L. 1999. Del vínculo entre la política, la psicología política y la historia (o de la enseñanza de la historia en la construcción de identidad)Hacia la Antropología del siglo XXI. ULA. Mérida.

Los autores: Romero Neces, Luis Enrique

Licenciado en Educación, mención Idiomas Modernos; Magíster Scientiarum en Lingüística y Enseñanza del Lenguaje. Trabajo de grado en Doctorado en Ciencias Humanas ya entregado, LUZ. Trabajo: La Universidad del Zulia. Línea: Investigación en lenguas extranjeras e identidad hablante.

luiseromero7@gmail.com. 04263661014. Dirección postal. D.Postal 4001.

Alviárez, Leyda

Doctora en Ciencias de la Educación, Magíster en Lingüística y Enseñanza del Lenguaje. Áreas de investigación: Enseñanza y aprendizaje de lenguas modernas, paradigmas y enfoques de enseñanza y aprendizaje. lalviarez@hotmail.com. Teléfonos: (0261) 7916898 / 0414-6374919. Dirección de trabajo: Facultad Experimental de Ciencias. Av. Universidad, Sector Grano de Oro, Departamento de Ciencias Humanas. Apartado Postal 526. Maracaibo, Estado Zulia.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :